Utilización de la Tomografía computarizada multicorte en la investigación médico forense. Club del Lenguaje no Verbal.
La Tomografía computarizada multicorte en la investigación médico forense.
Club de las Ciencias Forenses.

Estimados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, hoy disfrutaremos de la lectura de los beneficios que nos proporcionan el uso de  las nuevas tecnologías en las investigaciones forenses, en concreto, el uso de la  tomografía computarizada multicorte  en tres dimensiones (3D-MSCT: Multi-slice computer tomografy).  Así, en el presente artículo, publicado por T. Colard, Y. Delannoy, V. Hedouin, C. Marechal (todos ellos pertenecientes a la Universidad de Lille Nord de France), F. Bresson (Instituto Nacional de la Policía Científica, Laboratorio de Lille en Francia) y J.S. Raul (Instituto de Medicina Forense del Hospital Universitario de Estrasburgo), se analizan diferentes investigaciones post mortem, que están cada vez más a menudo, asistidas por la tomografía computarizada multicorte  en tres  dimensiones (3D-MSCT). Actualmente, la MSCT se ha vuelto más asequible para su uso por parte de patólogos forenses.

Hace casi 40 años que Hounsfield y Cormack nos introdujeron en el concepto revolucionado de la imagen médica de la tomografía computarizada (TC). La TC ha avanzado muchísimo a lo largo de estos años, sobre todo en lo relativo a las técnicas de grabación, helicoidales y sensibles, mejorando velocidad y precisión y reduciendo la radiación emitida.

En los casos de heridas por arma de fuego, la 3D-MSCT puede proporcionarnos una descripción precisa de la ubicación de la bala, de las fracturas óseas, y lo que es más interesante, una visión clara de la trayectoria intracorpórea. Estos exámenes médicos forenses se pueden combinar con reconstrucciones tridimensionales de la trayectoria de la bala, creados por expertos en balística forense. En los estudios que tratan de averiguar la causa de la muerte, sobre todo en los casos de heridas de bala, la 3D-MSCT ha sido revolucionaria, utilizándose dentro de la “autopsia virtual” o “virtopsia”, que no es más que un complemento no invasivo para la autopsia clásica. El potencial de la TC multicorte es muy alto, ya que además de lograr localizar la bala (o sus fragmentos) dentro del cuerpo, permite una reconstrucción 3D de la pista de la bala en el cuerpo de la víctima. Andenmatten y sus colaboradores (2008), demostraron que los exámenes médico forenses mejoraban mucho con la utilización de esta técnica. Hoy en día, el estudio de  las heridas de bala con la 3D-MSCT, sobre todo si ha afectado a la cabeza, es fundamental. Así, los escáneres 3D, y el software desarrollado para la investigación, se utilizan para la reconstrucción en 3D de la escena del crimen, presentando principalmente dos ventajas:

  1. Científica: proporciona una mucha mejor comprensión de los hechos ocurridos.
  2. Comunicativa: ofrece una forma clara y concisa de explicar una situación concreta que ha acontecido, sustituyendo complicadas exposiciones con fotos y matrices de datos.

En el presente artículo, los investigadores nos presentan varios casos prácticos en los que han estudiado el uso de la 3D-MSCT.  En uno de los casos, se analiza su aplicación sobre un cadáver de 32 años encontrado en un vehículo quemado. El cuerpo se encontró en el asiento del conductor, reclinado el tronco y la cabeza sobre el asiento del pasajero. Se realizó una exploración completa del cuerpo antes de ser trasladado al instituto forense, en donde, a través de la autopsia, se observó una intensa carbonatación sobre la superficie del cuerpo, con gran destrucción torácica y abdominal, y exposición de vísceras. Se recuperó un proyectil del cuerpo, y este presentaba un pequeño aplanamiento de la punta, atribuible a un impacto contra la superficie rígida y no dúctil (como podría ser la ventana lateral del vehículo). La reconstrucción 3D mostró una trayectoria en el plano horizontal, de derecha a izquierda. La duda era si dicha herida podría haber sido realizada por un tirador situado en el exterior del vehículo. Si bien, la reconstrucción 3D de la escena, junto con la reconstrucción 3D de la trayectoria dentro de la cabeza, permitió la elaboración de un escenario consistente con el hecho de que el disparo proviniese desde fuera del vehículo. Esta reconstrucción resultó ser una poderosa herramienta para la investigación de la escena.

No cabe duda que las imágenes de rayos X convencionales son ampliamente utilizadas como complemento de la autopsia. Permiten localizar el proyectil, sus fragmentos así como el punto de entrada y salida. Sin embargo, las imágenes obtenidas mediante TC multicorte, nos permiten multitud de opciones de análisis computacional, incluyendo la reconstrucción 3D, por lo que podemos observar una presentación clara de la aplicación de los métodos tridimensionales y sus resultados en la reconstrucción de la escena del crimen, destacando el valor de la colaboración entre los expertos policiales y los institutos de medicina forense, así como el uso fundamental de la aplicación 3D-MSCT en la comunicación visual de los expertos ante tribunales de justicia.

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Club de las Ciencias Forenses, 2014

[corner-ad id=1]