clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: noviembre 2014

Programas de tratamiento eficaces para los adolescentes violentos: retos programáticos y características prometedoras. Club de las Ciencias Forenses.

Programas de tratamiento eficaces para los adolescentes violentos: retos programáticos y características prometedoras. Club de las Ciencias Forenses.

Violencia en la adolescencia. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, hoy nos toca abordar un tema extremadamente preocupante para nuestra sociedad, como es la búsqueda de programas  adecuados para paliar la violencia de ciertos adolescentes. Este artículo se lo debemos a Michael F. Caldwell  integrante  del Centro Mendota de Tratamiento Juvenil en Madison (EE.UU.) y a Gregory Van Rybroek de la Universidad de Wisconsin en Madison (EE.UU). Efectivamente, la búsqueda de programas de tratamiento eficaces para adolescentes infractores violentos ha producido a lo largo del tiempo más preguntas que respuestas y solo un puñado de ellos ha demostrado ser eficaz. Este documento analiza las similitudes de los cuatro programas que han demostrado ser eficaces en la reducción de la reincidencia en adolescentes infractores. Todos conforman un enfoque integral, utilizando un sistema de tratamiento multidimensional para trabajar con los jóvenes y sus familias, y comparten filosofía, marco teórico y estructura. Estas características comunes proporcionan una práctica plantilla para facilitar el avance de la programación futura y la investigación.

La búsqueda de un tratamiento claramente eficaz y generalizable que pueda reducir la delincuencia grave y persistente en los delincuentes juveniles ha sido el santo grial de la investigación sobre justicia de menores durante muchos años. La evidencia de una intervención eficaz con adolescentes infractores violentos es muy limitada (Tate, Reppucci y Mulvey, 1995). Como resultado, se genera un sentimiento constante de que el tratamiento de los menores violentos, un esfuerzo que a priori parece poco atractivo y desagradable, supone un área de escaso desarrollo.

Por lo general, los menores que han participado en actos de violencia están bajo la supervisión de un tribunal o de un departamento social. Una amplia gama de factores influye en el impacto y en los resultados de los tratamientos. Los individuos más perturbadores o agresivos, por ejemplo, se retiran con frecuencia del tratamiento o son más propensos a abandonarlo. Además, la mayoría de las investigaciones sobre la eficacia del tratamiento en adolescentes violentos se basa en estudios cuasi-experimentales o de observación, a menudo comparando individuos que completan o concluyen el tratamiento de aquellos que no lo hacen.

Algunos de los escasos enfoques de tratamiento que han demostrado ser eficaces en la reducción de la violencia criminal grave en adolescentes son la terapia familiar funcional, mediante la modificación de patrones desadaptativos a través de una terapia individualizada; la terapia multisistémica, basada en la orientación familiar y en la relación con la escuela, la comunidad, los miembros de la familia y otros actores del entorno del joven; el tratamiento multidimensional de cuidado de crianza, en el que mientras el joven permanece en hogares de acogida la familia biológica lleva a cabo tratamientos paralelos dirigidos a que se produzca una reunificación posterior de una familia ya sana; y la terapia en un centro especial de tratamiento, a través de la cual el adolescente queda apartado de la comunidad bajo custodia segura en un centro penitenciario correccional. Este último programa (MJTC) se basa en una versión de la Teoría de Aprendizaje Social (Bandura, 1977) y en la Teoría de Sistemas (Von Bertalanffy, 1969) y funciona de una manera similar a una unidad de psiquiatría para adolescentes.

Cada uno de los enfoques descritos trabaja con jóvenes que tienen problemas de conducta, aunque cada uno se desarrolla en un entorno diferente.  Ninguno de ellos es la panacea y la aplicación de cada uno, sin duda, presenta sus propias dificultades. La cooperación de los participantes, el apoyo del personal administrativo y de gestión, una adecuada dotación de profesionales cualificados y la financiación son los problemas más comunes que surgen y se plantean. Cada tratamiento requiere de la coordinación de los servicios sociales existentes y/o de los sistemas de justicia juveniles vigentes. Además de las similitudes filosóficas y teóricas, cada uno de estos enfoques emplea componentes similares para prestar los servicios, asegurar la integridad del tratamiento y poder evaluar los procesos y los resultados de los mismos, definiendo los problemas objetivos en términos claros. Se incluye, además, una amplia variedad de servicios o intervenciones potenciales altamente flexibles e individualizados en función de las necesidades de los jóvenes y de sus familias. Los servicios se adaptan a las circunstancias, a los aspectos emocionales y al comportamiento de todos los implicados en el proceso. Cada una de estas intervenciones incorpora componentes que permitan controlar continuamente el progreso del joven delincuente y de su familia y cada programa emplea los estudios de los resultados de una manera particular para comprender mejor las formas en que dicho programa es eficaz y para determinar si se están consiguiendo los resultados previstos. Está concienzudamente estudiada la forma de intervenir, qué servicios son apropiados y cómo se prestan los mismos. Todo se basa en una cuidadosa selección, formación, seguimiento y supervisión de la prestación de dichos servicios.Además, el personal profesional debe estar altamente formado ​​en la filosofía y los principios rectores del programa y llevar a cabo una correcta supervisión del mismo.

Las características comunes de los programas descritos aquí proporcionan una idea de la dirección futura más prometedora para los proyectos de tratamiento para adolescentes violentos. Si bien estos enfoques han producido algunos avances, no se han producido resultados fructíferos en aquellos adolescentes más agresivos. Es razonable especular que el tratamiento efectivo es un tratamiento integral, con lo que no es de extrañar que los programas que han demostrado mayor eficacia en esta población son los sistemas multidimensionales. En la práctica, cada uno de los enfoques que se describen aquí se basa en una evaluación constante de los resultados deseados. Esto incluye datos sobre el progreso de casos específicos, pero también sobre los resultados de estudios relacionados con la eficacia general del programa. Cada programa utiliza también una supervisión intensiva por parte de profesionales altamente capacitados para garantizar el cumplimiento del modelo de tratamiento. El estudio de las características clave de un sistema de tratamiento integral, y en particular cómo los implicados interactúan para producir un cambio en los planes de tratamiento individualizados, es una tarea de enormes proporciones.Sin embargo, si se pueden desarrollar métodos para recoger la complejidad de estos sistemas, puede ser posible diseñar futuros enfoques de tratamiento. Las múltiples características de dichos enfoques podrían combinarse y adaptarse a un entorno y población a tratar en particular.

Esta revisión indica que los sistemas de tratamiento que han demostrado eficacia en el tratamiento de adolescentes agresivos comparten una serie de características filosóficas, estructurales y prácticas comunes. Sin embargo, también presentan diferencias significativas. Es posible que las características comunes aparentes de estos programas no sean la clave de su eficacia; cada uno puede mostrarse eficaz para diferentes razones. Aun y todo, estas características comunes ofrecen el terreno más fértil para el cultivo de futuros programas que puedan dar sus mejores frutos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Asesinos en serie: Subtipos, patrones y motivación. Club de las Ciencias Forenses.

Asesinos en serie. Albert Fish.

Albert Fish. Club de las Ciencias Forenses.

En esta ocasión, queridos seguidores del Club de la Ciencias Forenses, les ofrecemos el artículo elaborado el Dr. Laurence Miller, psicólogo de la policía del Departamento de Policía de West Palm Beach y profesor de la Universidad Atlántica de Florida (Estados Unidos) en el que se analiza el comportamiento de los asesinos en serie, tipología, sus patrones y los diferentes motivos que los lleva a delinquir.
Martin y colaboradores (2009) observaron y analizaron la forma que tiene el tiburón blanco de acechar y de matar a sus víctimas y señalaron interesantes similitudes con los asesinos en serie, a través del análisis del perfil geográfico. Fue en 1866 cuando Richard von Krafft-Ebing publicó su clásico Psychopathia Sexualis, siendo considerado como el primer tratado sobre el homicidio sexual en serie en la edad moderna. Contiene muchas características que los investigadores analizan, también hoy en día, para realizar perfilaciones. Entre estas características observamos la tendencia a mentir, manipular, llevarse objetos como recuerdo de la escena del crimen, usar ligaduras, prolongar la tortura para una mayor excitación sexual… entre otras. Además, Krafft-Ebing describió la firma, representada a través de aspectos especiales en la escena del crimen que reflejan la personalidad y la psicopatología del autor.

El término asesino en serie fue acuñado por el agente especial del FBI Robert Ressler, durante la investigación de los asesinatos cometidos por “El Hijo de Sam”, en la ciudad de Nueva York, en la década de 1970. Hasta ese momento había menos de 10 asesinos seriales identificados en Estados Unidos. En los años 80 el FBI calculó 35 asesinos en serie activos en EEUU y en la actualidad se estima que existen entre 200 y 500, que representan entre 2000 y 3500 asesinatos al año. Más del 10% del total de los asesinatos anuales que se perpetran en EEUU.

La definición operativa de asesino en serie que maneja el FBI es aquel que, solo o con un cómplice, mata al menos a tres personas durante un periodo de tiempo, con periodos de enfriamiento entre los asesinatos, lo que parece indicar premeditación. El perfil del asesino en serie es el de un hombre blanco, de unos 20 a 40 años. Los casos de edad más avanzada se ven en aquellos asesinos que han escapado de las autoridades durante muchos años. Suelen ser solitarios, aunque también hay casados o que viven en relaciones relativamente estables. A menudo aparece ante los demás como inteligente y encantador. Dedica una cantidad tremenda de energía e inteligencia para la planificación y ejecución de sus ataques. Muchos de los asesinos en serie están fascinados por el trabajo policial, siendo lectores habituales de abundantes libros sobre criminalística. Normalmente no suelen tener antecedentes penales, aunque hay estudios que afirman que el 50% de los detenidos por asesinato serial sí que tienen una historia criminal en el pasado. En estos casos, los delitos más frecuentes son los de robo y agresión sexual. Las víctimas de los asesinatos en serie son en su mayoría mujeres, blancas y adultas jóvenes. La mayor parte de los crímenes son de naturaleza intrarracial. Los homicidios sexuales en serie tienen lugar hasta dos veces más con víctimas extrañas o desconocidas.

Muchos asesinos en serie recogen trofeos de la escena del crimen que guardan como recuerdo. Estos pueden ser joyas o ropas, aunque también se han encontrado casos en los que se han llevado órganos internos u otras partes del cuerpo. Un número significativo de asesinos en serie manipulan el cuerpo tras el fallecimiento, a través de rituales de mutilación o canibalismo. Albert Fish o Jeffrey Dahmer son ejemplo de ello. Algunos comportamientos característicos de los asesinos en serie pueden implicar una o varias parafilias, como el fetichismo (preocupación sexual con las partes del cuerpo, objetos inanimados o actividades extrañas), travestismo (vestirse con ropas del sexo opuesto), exhibicionismo (exhibiciones sexuales públicas) o voyerismo (observación de la actividad sexual de otros). Según Holmes (1989), puede considerarse frecuente el fetiche de los asesinos en serie de vendar los ojos a sus víctimas. El motivo puede estar relacionado con inyectar terror adicional en la víctima, que no puede ver qué está pasando, además de deshumanizar a la víctima evitando su mirada. La enucleación (sacar los ojos), es una firma frecuente, también, en los asesinos en serie, antes de la muerte o postmorten.

Sewall y sus colegas (2013) han señalado recientemente que los crímenes de los asesinos sexuales se producen con frecuencia en el contexto de una larga y variada historia criminal, que implica una variedad de delitos menores y de violencia. Así, proponen la clasificación en tres subtipos de delincuentes: delincuentes desfavorecidos, delincuentes psicopáticos y delincuentes sádicos.

Al igual que con los crímenes violentos en general, los asesinos en serie varones superan en número a las asesinas en serie mujeres, que engloban el 15%. A diferencia de la mayoría de los asesinos masculinos que matan por rabia o lujuria depredadora, los motivos que están detrás de los homicidios en serie cometidos por mujeres tienden más hacia el beneficio económico o la búsqueda de atención. Suelen empezar con una edad más avanzada que los hombres (sobre los 30 años) y utilizan con frecuencia el veneno, sobre personas que conocen como familiares, cónyuges (“viudas negras”) o personas dependientes a su cargo (“ángeles de la muerte”).

Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Estimación de la edad dental en niños españoles. Club de las Ciencias Forenses.

Edad dental infatil. Club de las Ciencias Forenses.

Edad dental infatil. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados amigos del Club de las Ciencias Forenses, la investigación realizada por Gonzalo Feijóo, Elena Barbería, Joaquín De Nova y José Luís Prieto, todos miembros de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), que presentamos en este artículo, aborda un tema de gran interés para la antropología forense, como es el conocimiento de la edad cronológica a partir de la estimación de la edad dental.

El objetivo de este estudio fue el de aplicar el método de cálculo de edad dental propuesto por Demirjian a una muestra de niños españoles, seguido de una comparación entre sus edades dental y cronológica. Este estudio también se propuso crear diversas tablas para plasmar la edad dental específica, utilizando los datos de madurez obtenidos en la muestra.

El presente estudio se realizó sobre una muestra de 1.010 ortopantomografías tomadas a niños españoles (485 niños y 525 niñas) de entre 2 y 16 años de edad. Se encontró que la edad dental estimada media superó la cronológica, tanto en los niños como en las niñas, con diferencia de medias de 0,87 y 0,55 años, respectivamente. Finalmente, se adaptó el método de Demirjian a esta muestra de estudio para obtener las tablas y las curvas de conversión específica. Todas las radiografías fueron tomadas en la Facultad de Odontología de la UCM y el protocolo del estudio fue aprobado previamente por el Comité de Ética de la UCM en el Comité de Investigación Clínica.

En los niños participantes en el estudio, se halló que la edad dental media establecida por el método de Demirjian fue mayor que la edad cronológica media para todos los grupos de edad, con diferencias de 0,87 años. Las diferencias encontradas fueron estadísticamente significativas para todos los grupos, a excepción de los niños de 12 y 13 años de edad. En el caso de las niñas, la edad dental media determinada fue superior a la edad cronológica real de todos los grupos, a excepción de los de 3 y 15 años de edad. Las diferencias fueron estadísticamente significativas para todos los grupos, excepto para los de las edades de 3, 13, 14 y 15 años. En general, si nos fijamos en las niñas en todos los grupos de edad, la edad media estimada dental fue 0,55 años mayor que la media de la edad cronológica.

Existen dos parámetros macroscópicos fundamentales que deben ser considerados como indicadores de la edad biológica de una persona: el desarrollo óseo (estudiando el cierre de la epífisis) y la edad dental. Numerosos autores han demostrado que la madurez ósea está decisivamente influenciada por factores externos, ambientales, nutricionales u hormonales, por lo que a veces puede darse una falta de correspondencia entre el hueso y la edad cronológica. En contraste, la odontogénesis parece ser un indicador muy útil de la madurez y, por lo tanto, de la edad biológica, ya que el desarrollo del diente está menos influenciado por factores externos.

Desde el punto de vista forense, el estudio del desarrollo dental es a veces la única aproximación fiable de la edad cronológica de un individuo, una pieza fundamental de información para los procesos de escolarización y de adopción, así como para la identificación de los niños desaparecidos y fallecidos. Se han propuesto diferentes métodos para evaluar la madurez dental y estimar la edad dental con base en dichas evaluaciones. La mayoría se basan en la observación de las diferentes etapas de la formación, que se define por los diferentes autores a través de los registros radiográficos. En este estudio se optó por utilizar el método propuesto por Demirjian debido a su simplicidad y a que se basa en ortopantomografías, que permite una estandarización mucho más fiable. Además, se trata de uno de los métodos más utilizados y muestra una óptima reproducibilidad y concordancia. Sin embargo, numerosos estudios han puesto de manifiesto la necesidad de adaptar este sistema de puntuación, debido a la costumbre de aplicar las normas elaboradas en la población francocanadiense original a poblaciones de origen europeo. Por ello, uno de los objetivos de este estudio fue el de aplicar los estándares de madurez propuestos por Demirjian a una muestra de población española para poner a prueba su fiabilidad.

Después de analizar los resultados obtenidos tanto para niñas como para niños, se constata que la edad media estimada utilizando el método de Demirjian fue mayor que la edad cronológica legal de la muestra para la mayoría de los grupos de edad estipulados. Entre los varones, la diferencia media entre la edad cronológica y estimado fue de 0,87 años. En las niñas la diferencia media fue de 0,55 años. Estos datos son una indicación indirecta de que el desarrollo de nuestra población se produce antes de lo que lo hace en la muestra estudiada por Demirjian. Calculando así la edad dental en nuestra población, utilizando las directrices propuestas por este autor, el estudio arrojará datos inexactos ya que la edad dental estimada no se corresponderá con la edad cronológica.

Esta discrepancia es consistente con los hallazgos de otros autores, quienes coinciden en que la aplicación directa del método de Demirjian para el cálculo de edad dental se traducirá en una estimación incorrecta de la edad cronológica. Existen resultados que apoyan estos datos tras la realización de una serie de estudios llevados a cabo entre españoles, británicos, polacos, indios, noruegos, turcos, australianos, árabes, malasios e iraníes, entre otros.

Todo lo anterior lleva a considerar la necesidad de adaptar el método de Demirjian a la población en nuestra área geográfica. El elenco de datos se plasmó en curvas específicas de madurez y, basándose en ellas, en tablas de conversión, con el fin de que la puntuación de la edad dental Demirjian pudiera ser adaptada a la muestra española. Por lo tanto, estas tablas permitirán el cálculo de la edad dental de los niños españoles utilizando el sistema propuesto por Demirjian.

Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Evaluación estadística de la influencia de la postura de las personas a la hora de firmar. Estudio del impacto del tiempo. Club de las Ciencias Forenses.

Influencia de la postura de las personas al firmar. Club de las Ciencias Forenses

Influencia de la postura de las personas al firmar. Club de las Ciencias Forenses.

Apreciados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, el artículo elaborado por A. Thiéry, R. Marquis e I. Montani pertenecientes a la Escuela de Justicia Criminal de la Universidad de Lausanne (Suiza), que hoy tenemos el placer de ofrecerles analiza la influencia de la postura que adoptan las personas cuando firman. Así, el objetivo de este estudio era investigar la influencia de posturas inusuales, adoptadas cuando alguien firma, en comparación con una posición estándar de escritura. Se pidió a diez personas que estampasen su firma en seis ocasiones, en cuatro posiciones de escritura diferentes, incluyendo la estándar. Con el fin de tener en cuenta el posible efecto de la variación en el día a día, este mismo proceso se repitió en más de 12 sesiones, con un total de 288 firmas obtenidas por sujeto. Las firmas se recogieron de forma simultánea tanto en papel como de manera online, empleando un bolígrafo y una tableta respectivamente. Se tuvieron en cuenta diversas variables unidimensionales (altura, anchura o desplazamiento en el aire), así como variables dependientes del tiempo (por ejemplo la presión o los ángulos establecidos). Para las variables unidimensionales, el efecto de la posición se evaluó mediante las pruebas de contraste ANOVA y Dunnett. En cuanto a las variables dependientes del tiempo, las firmas se compararon mediante la distorsión del tiempo dinámico y el efecto de la posición, a través de la clasificación mediante un análisis discriminatorio lineal.

Ambos tipos de variables proporcionaron resultados similares: variaban en función del sujeto. Por su parte, la variación del día a día pareció tener un efecto mayor que el factor de posición sobre las variables de firma estudiadas. Los resultados de este estudio sugieren la necesidad de establecer una serie de directrices para desarrollar mejores prácticas en el ámbito de la comparación de firmas, ya que queda demostrada la importancia de emplear un procedimiento específico de recogida junto a un número adecuado de sesiones de toma de muestras y a un número suficiente de muestras efectuadas en cada sesión.

Escribir o firmar en una posición desacostumbrada puede ser más difícil para la persona, ya que necesita concentrarse en variables que normalmente no requieren de su atención, como por ejemplo la estabilización y la búsqueda de una manera de firmar en una postura de su mano diferente a la utilizada normalmente. El impacto de la posición de la persona a la hora de escribir o firmar ha sido estudiado por varios autores. Se ha observado la variación en la fluidez de los movimientos hechos con el brazo extendido o en una postura con la mano invertida, entre otros. Se ha podido concluir que algunas de las mayores diferencias han sido observadas en firmas obtenidas en diferentes posiciones, en particular en su dimensión. Por su parte, la variación de la escritura fue estable y no se modificó significativamente a pesar de adoptarse posturas diversas.

El objetivo de esta investigación fue determinar si una posición inusual, teniendo en cuenta la variación natural y lógica en el tiempo, tenía una influencia mensurable sobre la firma de una persona. Las firmas se recogieron de forma simultánea de modo on-line y off-line en cuatro posturas diferentes. Los resultados de esta investigación pretenden ayudar al examinador de escritura a mano en la adquisición de una mejor comprensión de lo que puede esperarse de las firmas escritas en posiciones inusuales de escritura y, por lo tanto, ayudan a evaluar la evidencia en el trabajo de casos concretos. También se quería determinar si la diferencia se notaba entre las firmas escritas en las diferentes posiciones. Un gran número de muestras de firmas se tomaron de 10 personas en 12 días diferentes (durante un período de un mes), a fin de evaluar la posible variación diaria.

Los resultados del ANOVA muestran que la importancia del factor de la posición varía en función del escritor y la variable. A la luz de estos resultados, se intuyen variaciones con respecto al tamaño de la firma y al tiempo que se tardó en firmar. Sin embargo, no existe una única posición inusual responsable de la diferencia significativa; además, sólo un escritor presentó una diferencia notable entre cada posición inusual y su posición estándar.Los resultados de la clasificación de las variables dependientes del tiempo confirman los resultados obtenidos a partir del ANOVA. De hecho, las tasas de clasificación no muestran ninguna tendencia general en cuanto al impacto del factor de la posición sobre las variables dependientes del tiempo. Estos resultados deben ser interpretados con cautela, ya que pueden darse altos falsos positivos.

A pesar de que los autores expresaron numerosas limitaciones, llegaron a la conclusión de que las diferencias significativas entre las posiciones se podían extraer. Todos los resultados del presente estudio muestran que el impacto del factor de sesión incluye el impacto imputable al factor de posición. Estos resultados han sido corroborados por las representaciones visuales y dan fe de la importancia de un procedimiento de muestreo de la firma que cubra un período de tiempo adecuado. La principal conclusión del estudio, por tanto, muestra la importancia de la recogida de muestras de firmas durante un cierto período de tiempo y con un número suficiente de firmas por sesión de muestreo, a diferencia de las firmas recogidas en una única sesión. Esto constituye una validación objetiva de las pautas recomendadas para el trabajo de casos prácticos.

Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar