clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: julio 2015

El Estado Islámico Emergente. Club Ciencias Forenses.

El Estado Islámico Emergente. Club Ciencias Forenses.

El Estado Islámico Emergente. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les sugerimos un resumen del artículo “El Estado Islámico emergente: el terror, la territorialidad y el programa de transformación social”, del autor Yosef Jabaree del Instituto Tecnológico de Israel (Israel), sobre los efectos del surgimiento del Estado Islámico en el medio oriente.

Recientemente, el mundo ha sido testigo de la aparición de un nuevo fenómeno geopolítico: la declaración de los Estados islámicos por organizaciones islámicas específicas. Este fenómeno tiene el potencial de transformar radicalmente la configuración geopolítica del Medio Oriente y de tener efectos de largo alcance a nivel global. El más destacado, sin embargo, ha sido sin duda la declaración en junio de 2014 de la organización del “Estado Islámico” como un “Califato” que cubre grandes áreas de Siria e Irak. Originalmente establecido en 2006, el Estado Islámico goza de gran popularidad entre un gran número de musulmanes en Europa, Oriente Medio y otros países musulmanes. El Estado Islámico ha sido la más poderosa organización de este tipo que ha surgido hasta el momento, y sus éxitos territoriales y su absoluta brutalidad han atraído la atención internacional. El objetivo de este artículo es examinar los aspectos territoriales del Estado Islámico y discernir lo que lo hace único y excepcional en comparación con las muchas otras organizaciones políticas islámicas que han surgido en los últimos años. Este artículo se basa en la premisa de que la territorialidad genera espacios socioespaciales, políticos y “poblados de ideologías”, y lejos de ser “meros contenedores físicos”. Con el fin de facilitar una mejor comprensión de la territorialidad, se distinguen aquí dos grandes dimensiones: concepciones de territorialidad y tácticas de territorialidad. La concepción de territorialidad se refiere a la manera en que los Estados y todas las demás entidades políticas conciben la territorialidad. Tales representaciones de territorialidad son siempre abstractas y conceptuales e incorporan la ideología y el conocimiento, que se proyecta sobre la realidad social y el territorio con el fin de transformarlos. La segunda es la dimensión táctica, que son las tácticas utilizadas para alcanzar la territorialidad concebida. Refleja principalmente la subordinación de los recursos para fines políticos, con el objetivo de dar forma, producir, reproducir y controlar los territorios específicos. En este artículo, se sostiene que el Estado Islámico plantea un desafío tanto para las dimensiones conceptuales y tácticas del territorio actual como para la territorialidad de los estados modernos. Sin embargo, aunque su concepción de territorialidad puede ser ampliamente compartida por otras organizaciones políticas islámicas, su singularidad radica en sus tácticas y estrategias. De hecho, son las brutales tácticas del Estado Islámico lo que no aceptan muchos musulmanes de todo el mundo, no su concepción política, que goza de un considerable apoyo.

El análisis de la territorialidad del Estado Islámico se puede dividir en los siguientes tres principales temas: La Ummah imaginada y el retorno del califato. El Estado Islámico invoca una imaginación utópica específica de la resurrección de la ummah musulmana (nación) y el Califato (imperio islámico). Rechaza el estado-nación moderno y los estados creados durante el período colonial y en su lugar pide un retorno del Califato de la ummah islámica, que trasciende el nacionalismo y la raza. En este contexto, miles de musulmanes “yihadistas” de todo el mundo se han unido para participar en el establecimiento de un nuevo “Estado Islámico” con un programa social, territorial y político. El Estado Islámico rechaza el nacionalismo y el tribalismo en favor de la ummah utópica del islam. Rechaza firmemente el nacionalismo árabe. Los períodos coloniales y post-coloniales que siguieron el Califato se perciben por los pueblos árabes y musulmanes como una era de destrucción y humillación. Por esta razón, muchas organizaciones islámicas, desde los inicios de la época colonial a principios del siglo XX, han planteado el renacimiento de esta “imaginada ummah de los musulmanes”, el retorno del califato y el gobierno islámico basado en la sharia como principales objetivos geopolíticos de su programa político. El estado seguiría la ley de la sharia islámica, que abarca todos los asuntos de los individuos y la sociedad en general, de la administración del gobierno, los derechos y deberes de los ciudadanos, el sistema judicial, las leyes de la guerra y de la paz y las relaciones internacionales. En este sentido, el Estado Islámico reformula y recuerda estos objetivos. No los crea. Desterritorialización y reterritorialización del patrimonio geopolítico colonial. El Estado Islámico considera las fronteras que fueron establecidas por las potencias occidentales a principios del siglo XX en el Medio Oriente y África “fronteras imaginarias” que deben ser “destruidas” y desmanteladas. El Estado Islámico ha logrado ocupar grandes extensiones de Irak y Siria. Transformación social y prácticas cotidianas. Para lograr la transformación social que busca, el Estado Islámico utiliza un lenguaje y una terminología específicos y se esfuerza por afectar profundamente a la vida cotidiana de las personas en el territorio que controla. La idea fundamental de sus prácticas de gobierno hasta ahora ha sido la de instituir costumbres cotidianas basadas en la ley islámica (La Sharia) según la interpretación del Estado Islámico. Desde la perspectiva del Estado Islámico, abarcan todos los aspectos de la vida social, cultural, espiritual y económica, desde el nacimiento hasta la muerte. La Sharia es un plan de vida completo y un orden social generalizado en el que nada es superfluo y nada falta. El análisis del enfoque táctico y estratégico de territorialidad del Estado islámico se puede dividir en los siguientes dos temas: La conquista de los estados fallidos. Una estrategia territorial fundamental del Estado Islámico ha sido la conquista de Estados fallidos en la región. Al igual que Al-Qaeda, el Estado Islámico se ha aprovechado de las condiciones ruinosas estatales y de gobierno en Irak para establecer el control sobre gran parte del país. Jihad y violencia brutal. El Estado Islámico promueve el uso de una violencia excesiva y actos de terror contra las personas y las comunidades en el nombre de la Yihad y la institución de un gobierno islámico. La violencia excesiva y el terror que el Estado Islámico ha estado imponiendo en las zonas bajo su control se ha cobrado la vida de miles de personas, y la gran mayoría de sus víctimas han sido musulmanes. Esta estrategia de horrorizar a individuos y comunidades y aterrorizarlos con decapitaciones y asesinatos en masa es exclusiva del Estado islámico. Muchas organizaciones islámicas han querido transformar políticamente regímenes políticos, pero nunca han llegado a aterrorizar a la gente de esta manera.

Este artículo sostiene que la concepción de territorialidad del Estado Islámico no es excepcional cuando se compara con otras organizaciones políticas islámicas. De hecho, es compartida por los muchos otros partidos políticos islámicos y organizaciones establecidas desde las primeras décadas del siglo XX. Desde el surgimiento de estas organizaciones, las concepciones del califato (el estado), la sharia (la ley), y la ummah (la nación del Islam) han dominado la literatura política islámica. En efecto, son “conceptos orgánicos” compartidos y profundamente adoptados por la mayoría de las organizaciones políticas islámicas modernas. El retorno del califato implica la desterritorialización y el desmantelamiento de los límites actuales (coloniales) y la re-territorialización de las tierras en poder de todos los países musulmanes y más allá. Según el Estado Islámico y otras organizaciones políticas islámicas, se cree que la Sharia engloba la totalidad de los asuntos humanos. En este sentido, la excepcionalidad del Estado islámico no se deriva de su concepción general, sino más bien de sus tácticas de brutalidad y violencia excesiva, que han sido hasta ahora ejercidas principalmente contra los musulmanes. Asimismo, es excepcional en su estrategia de beneficiarse de los estados fallidos y llenar su vacío con una seguridad y administración eficaces. En principio, el Estado Islámico plantea un desafío para el territorio y la territorialidad de los estados modernos, tanto en la concepción como en la táctica. En su concepción de territorialidad, rechaza las fronteras. No limita sus actividades a las fronteras específicas o incluso a las generales, sino más bien aspira a seguir ampliando el califato islámico hasta abarcar el mundo entero. Por otra parte, rechaza igualmente la existencia de “otros” con diferentes actitudes y creencias religiosas. Con el tiempo, la territorialidad del Estado Islámico busca la transformación global del territorio y la sociedad. Con el fin de cumplir su misión, aterroriza a la gente y lleva a cabo actos de violencia extrema. Igual de preocupante son las consecuencias que tienen los objetivos y tácticas brutales del Estado Islámico para el pueblo de Irak y Siria y para la estabilidad de la región como la posible trascendencia para los países con minorías musulmanas significativas en otras partes del mundo.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno

La Autopsia Psicológica. Club Ciencias Forenses.

La Autopsia Psicológica. Club Ciencias Forenses.

La Autopsia Psicológica. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Aplicación de la Autopsia Psicológica para la Investigación en muertes sospechosas: Un estudio de caso”, de los autores Deepti Puranik de la Universidad de Mumbai (India) y, Priscilla Paul y Rukmani Krishnamurthy de Helik Advisory Limited (India), sobre el uso de la autopsia psicológica como herramienta para la investigación criminal.

La Psicología Forense se encarga de aplicar los principios de la conducta humana y la cognición al sistema legal civil y penal. Es asimismo la disciplina científica que trata de entender los factores que desembocan en la manifestación de la conducta violenta y legalmente inaceptable. Un psicólogo forense siempre trata de entender las causas de la conducta criminal. No obstante, su trabajo está también relacionado con la victimología o la psicología de la víctima. La investigación de una muerte sospechosa es de lejos el trabajo más exigente y quien lo lleva a cabo precisa una amplia información sobre la víctima y las circunstancias que rodean su desaparición antes de emitir una opinión. El conocimiento acerca de la personalidad y comportamiento de la víctima es fundamental para el análisis. El objetivo de la investigación no es probar la causa de la muerte, sino aclarar si se trata de un homicidio, un suicidio o un accidente. La autopsia psicológica es una construcción retrospectiva de la vida del fallecido para comprender mejor la causa de su muerte. Se utiliza para determinar el estado de ánimo de la víctima, a través de entrevistas y análisis de documentos para reconstruir el comportamiento, la personalidad, el estilo de vida, los hábitos y la historia antes de su muerte. La autopsia psicológica es una herramienta de investigación que está más allá de los conocimientos profesionales y la práctica, que requiere unas habilidades, experiencia y formación para evaluar una variedad de factores, incluyendo el comportamiento, los pensamientos, los sentimientos y las relaciones de un individuo que ha fallecido. Hay dos tipos de Autopsia Psicológica: la Autopsia Psicológica por Suicidio (APS) y la Autopsia Psicológica por Muerte Sospechosa (APMS). La APS sirve para identificar qué factores psicosociales han contribuido al suicidio y se realiza cuando la causa de la muerte es indudablemente un suicidio; mientras que la APMS se realiza cuando la causa de la muerte todavía no está muy clara. Las autopsias psicológicas son muy útiles y han sido utilizadas por los sistemas judiciales y las compañías de seguros desde hace años, y ha habido un reciente incremento de su uso por familias a las que su compañía de seguros les ha negado el cobro de una póliza tras la muerte de un familiar. Este artículo trata de resaltar la importancia de la técnica de la autopsia psicológica en el caso de la muerte sospechosa de una joven que se certificó inicialmente como un suicidio, sin embargo fue investigada de nuevo como homicidio debido a las diversas controversias aparecidas.

Una joven de 26 años de edad, fue encontrada colgada del ventilador de techo por su madre. El caso fue declarado inicialmente como suicidio. Sin embargo, su familia insistió en que se trataba de un homicidio y no de un suicidio. Se recurrió entonces a una Autopsia Psicológica por Muerte Sospechosa para comprender mejor el caso y para comprobar las líneas de investigación. El método de la autopsia psicológica implica la reconstrucción de la biografía del fallecido a través de la información psicológica obtenida de documentos personales; registros policiales, médicos y forenses; y relatos en primera persona, ya sea mediante declaraciones o entrevistas con familiares, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de la universidad y médicos.
Datos personales: la Srta. XYZ era una mujer de 26 años que vivía sola en Mumbai. Sus padres se separaron cuando ella tenía 5 años y ambos se volvieron a casar. Ella se quedó con su madre durante su infancia y su vida adolescente. Completó su educación secundaria en Australia. Después decidió seguir su carrera en la industria de la moda y de ahí llegó a la India para proseguirla. Se hizo muy famosa en la industria de la moda y recibió varios premios. Estaba considerando también la posibilidad de volver al extranjero para realizar otros cursos. Era una bebedora social, aunque no de forma habitual y nunca había sobrepasado los límites. Además, no había constancia de enfermedad médica significativa. No obstante, se había sometido a un aborto pocos meses antes de su muerte.
Historial psiquiátrico: No se reseñó enfermedad psiquiátrica o enfermedad mental alguna. Tampoco había sufrido nunca una depresión clínica ni tomaba medicación para tratarla. A veces ingería pastillas para dormir.
Factores estresantes del pasado:
Carrera: pasó por muchos altibajos a lo largo de su carrera. En la industria de la moda, las condiciones de trabajo son extremadamente desafiantes y el trabajo puede prolongarse a veces durante 18 a 20 horas. Además, hay que enfrentarse a muchos desafíos y múltiples frustraciones. A pesar de todo, esta joven se enfrentó al mundo sin caer en la depresión o huir de las situaciones.
Relaciones: tuvo anteriores relaciones y pasó por algunas rupturas. Nunca hubo intentos de suicidio. Sin embargo, su actual relación con un aspirante a político era motivo de preocupación. Hubo muchos conflictos y la chica fue verbal, física y sexualmente agredida en varias ocasiones. Incluso fue engañada por su actual novio. Este llegó incluso a forzarla para que abortase.

EL DÍA DEL INCIDENTE:
– Tuvo un buen día y se fue de fiesta con sus amigos. Volvió a casa contenta y se suponía que debía ir a otra cena con otra diseñadora de moda. Se comportó de manera normal durante todo el día.
– Sin embargo, por la noche discutió con su novio por teléfono. Después de un rato fue a casa de este, pero regresó ya que no pudo verle, a pesar de que se encontraba en su casa y ella se dió cuenta.
– Volvió a casa, se puso el pijama y se quitó el maquillaje, media hora más tarde fue encontrada colgada del ventilador de techo en su dormitorio.

ESPECULACIONES:
– Es pertinente señalar que esta joven había pasado por muchas situaciones traumáticas en su vida: la violación, el abuso verbal y físico y el aborto. Sin embargo, se enfrentó a esas situaciones con valentía y se recuperó de ellas demostrando una gran resiliencia. No hay informaciones sobre intentos de suicidio en el pasado.
– No había antecedentes de depresión. Aunque estaba deprimida como se desprende de su diario.
– Con relación a su carrera, según su familia, era feliz y estaba pensando en proseguir estudios superiores. Lo que refleja un pensamiento racional.
– Con respecto a sus relaciones, tuvo dos relaciones serias en el pasado pero ninguna salió adelante y estuvo afligida por ello. En ninguna de esas ocasiones intento suicidarse.
– Con respecto a su relación actual, se la tomaba muy en serio y quería que se estabilizara. No obstante, tuvo muchos disgustos, especialmente cuando fue abusada mental y físicamente y cuando fue forzada a abortar. A pesar de todo, se enfrentó a todas esas situaciones con valentía.
– En relación con el día de los hechos, parecía estar contenta ya que salió de fiesta con sus amigos.
– Podría haber ocurrido alguna situación estresante la noche que tuvo lugar el conflicto entre la pareja. Sin embargo, no existen evidencias de que las consecuencias fueran tan graves como para cometer un suicidio.
– También es importante entender y observar que el motivo para cometer un suicidio todavía no está claro. No parecía estar deprimida, sin duda estuvo deprimida y disgustada muchas veces en su vida, pero jamás intentó suicidarse.
– Además, si realmente se tratase de un caso de suicidio, podría ser un acto impulsivo puesto que: no se encontró nota de suicidio. Por otro lado, si hubiera querido suicidarse por lo sucedido en casa de su novio, lo hubiera hecho inmediatamente después de volver a casa. Sin embargo, cabe señalar que se puso el pijama y se quitó el maquillaje, lo que no encaja con alguien que esté pensando en suicidarse.
– Teniendo en cuenta las cuestiones anteriores, no se puede descartar por completo el homicidio.

Así pues, la autopsia psicológica es una importante y valiosa herramienta de ayuda para la investigación. Este informe proporciona información detallada acerca de la muerte de una persona utilizando diversas fuentes y destapando nuevos puntos que podrían haberse pasado por alto durante la investigación inicial. Esta técnica proporciona a los investigadores una dirección en las muertes sospechosas, tratando así de hacer justicia para la víctima.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno

Perfil del incendiario forestal español. Club Ciencias Forenses.

Aplicación de la técnica del perfil criminológico.

Perfil del Incendiario Forestal Español. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les sugerimos un resumen del artículo “Perfil del incendiario forestal español: aplicación del perfilamiento criminal inductivo”, de los autores Andrés Sotoca y José Luis González de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil (España) y, Santiago Fernández, Dominique Kessel, Olga Montesinos y Miguel Ángel Ruíz de la Universidad Autónoma de Madrid (España), sobre la aplicación de la técnica del perfil criminológico.

El incendio forestal, entendido como “el fuego que se extiende sin control sobre combustibles forestales situados en el monte”, afectando a vegetación que en principio no estaba destinada a arder, supone uno de los problemas ecológicos más importantes en España. La mayoría de los estudios que han abordado este problema ecológico se han centrado, por un lado, en conocer su impacto medioambiental o económico y, por otro, en conocer las causas ambientales (i.e., precipitaciones, temperatura, etc.) que pueden favorecer su aparición. Sin embargo, pocas investigaciones se han ocupado de profundizar en las causas humanas. De hecho, no se conoce mucho acerca de los autores de los incendios forestales, a pesar de que se estima que en nuestro país el 60% de ellos puede tener una causa intencionada (originados por la mano del hombre) y por tanto susceptibles de tratarse de delitos que pueden llegar a ser condenados con penas de hasta veinte años de prisión. Según la Fiscalía General del Estado (FGE), durante el año 2012 los Cuerpos policiales sólo llegaron a identificar a 552 presuntos autores, revelando cifras de esclarecimiento policial muy bajas en comparación con otros tipos de delitos, lo que indica la gran dificultad de identificar a los incendiarios, por lo que cualquier ayuda al respecto es bienvenida. Una de esas ayudas puede obtenerse aplicando la técnica del perfilado criminal, consistente en inferir características identificativas (conductuales, criminológicas, socio-demográficas y de personalidad) de un delincuente analizando las evidencias obtenidas en la escena del delito que ha cometido. A lo largo de su historia, la práctica del perfilamiento se ha enfocado en cuatro grandes modalidades: el enfoque de la investigación criminal (desarrollado en la Unidad de Ciencias de la Conducta del FBI, de tipo principalmente inductivo con aplicaciones a casos individuales), el análisis de las evidencias de conducta (cuyo máximo representante es B. Turvey, de carácter deductivo y aplicado sólo al caso individual), el de la práctica clínica (también principalmente deductivo, a cargo de perfiladores individuales del entorno de la salud mental) y el enfoque estadístico (o claramente inductivo). Habría que añadir asimismo el perfilamiento geográfico. Una buena línea de trabajo consiste en la creación de tipologías (el tradicional perfilamiento de tipo inductivo), de modo que estudiando las características de numerosos hechos criminales esclarecidos y de las personas que los hayan perpetrado se pueda ver si existen tipos de personas que cometen con más probabilidad determinados tipos de hechos. Si es así, cuando el agente policial se enfrente a un nuevo crimen, conociendo su tipología podrá hacerse rápidamente una idea de la persona a la que tiene que buscar, orientando así su investigación. Hoy en día, con el empleo de las técnicas estadísticas multivariantes se pueden construir tipologías con relativa facilidad procesando eficientemente los datos complejos recogidos en variables categóricas habituales en el entorno criminal. En España también se han llevado a cabo estudios al respecto en los últimos años, tratando de construir las tipologías de incendios y de incendiarios propiamente forestales nacionales que mejor puedan ayudar a los investigadores criminales. Para ello se analizarán los datos del año 2011 buscando el número de tipos de incendio (conglomerados) que sea más fácilmente interpretable por los agentes policiales y luego se comprobará si el modelo encontrado se puede validar con los datos de los incendios de años anteriores. En caso positivo se detallarán las características de los autores que estén significativamente asociadas a esos tipos de hechos. De este modo se pretende proporcionar a los agentes unos indicadores que les permitan clasificar los nuevos incendios que se produzcan conforme a una tipología empírica, que llevará asociada, además, el conjunto de características psicosociales del tipo de autor que con mayor probabilidad suele perpetrar cada tipo de incendio.

La muestra utilizada para el estudio es de tipo incidental y está compuesta por 138 incendios forestales cometidos durante el año 2011, en los que se pudo identificar policialmente a su autor. Para recopilar la información relevante tanto del incendio como de sus autores se elaboró un cuestionario “ad hoc”, tras un análisis de las principales variables implicadas en la investigación de incendios y de las características que podrían ayudar a la identificación más rápida de sus autores. Para finalizar, se calcularon los perfiles con todos los cuestionarios recopilados entre los años 2009 y 2011 (401 incendios), cuyas principales características se resumen a continuación:
1. Agrícola. Estos incendios suelen producirse por imprudencias punibles. El autor que suele dedicarse al sector agrícola permanece en el lugar de los hechos cuando llegan los servicios de extinción. El fuego se inicia en un camino, senda o en un área de cultivos cercanos a una zona agrícola, que es la que termina ardiendo. La persona que comete este tipo de incendio suele estar jubilada, por lo que suele tener más de 60 años. Suele ser el propietario de los terrenos y, cuando no es así, los conoce porque suelen ser de familiares o compañeros de trabajo. En la detención suele asumir la responsabilidad del fuego pero no del incendio, porque no tenía voluntad real de provocar un siniestro. Este tipo de persona no suele contar con antecedentes por incendio ni por ningún otro delito.
2. Ganadero/interfase. La motivación de este incendio suele ser también la imprudencia punible, aunque no habría que descartar la venganza. La superficie cercana al inicio del fuego suele ser un matorral o una zona urbana y la zona afectada de uso ganadero o interfase forestal-urbana y ocasionalmente de uso recreativo. El autor de este tipo de incendios suele ser joven (menos de 34 años) y frecuentemente está empleado en el sector de la industria. Normalmente vive en una ciudad y no tiene relación con el propietario de los terrenos. Puede contar con antecedentes penales.
3. Forestal. La motivación más frecuente de los incendios forestales es cometerlos sin sentido aparente, fruto de algún trastorno. Suele prender más de un foco y el punto de inicio más probable suele ser una carretera o un camino cerca de masa forestal, que será la zona que finalmente terminará ardiendo. Normalmente no se encuentran vestigios. Este tipo de autores suelen ser jóvenes (menos de 34 años) que trabajan de manera esporádica y en ocasiones en algo relacionado con el sector forestal. Frecuentemente es analfabeto. El siniestro puede cometerlo bajo el efecto de sustancias, alcohol principalmente. No suele conocer al propietario y ante la detención suele mostrarse asustado y nervioso. Finalmente asumirá su responsabilidad. Suele prender el fuego con un mechero y no habría que descartar incendios en serie.
4. Forestal desde pista. Al igual que el otro tipo de incendio forestal, la motivación suele ser sin sentido aparente o fruto de algún trastorno. El incendio frecuentemente se inicia de noche desde una pista o en el interior de masa vegetal próxima a la masa forestal que es sobre la que se produce el siniestro. La edad del autor suele estar comprendida entre 46 y 60 años, soltero y desempleado o, en caso de trabajar, con mala adaptación al trabajo. No suele haber recibido tratamiento psicológico y el incendio suele producirlo en la misma localidad de su domicilio y/o lugar de trabajo. Probablemente, conoce al propietario de los terrenos y el medio de ignición puede ser un artefacto artesanal. Puede contar con antecedentes penales.
5. Agrícola/cinegético. La motivación más frecuente de este tipo de incendio será la obtención de algún beneficio. Suelen llevarse a cabo con mayor probabilidad en verano y en un día laborable. Normalmente suele prender un solo foco y el autor no permanece en la escena cuando llegan los servicios de emergencia. La edad del autor suele ser de 34 a 46 años, desempleado o trabajador de la construcción. Puede ser analfabeto y su rendimiento académico suele haber sido malo. Puede abusar de sustancias. Suele conocer al propietario de los terrenos porque puede ser su vecino. Ante la detención suele adoptar una postura arrogante, sin asumir su responsabilidad. Puede no tener antecedentes pero sí haber cometido incendios en serie.

En este trabajo se ha propuesto como alternativa el análisis de conglomerados bietápico y análisis de contingencia, que ofreció un modelo de cinco perfiles muy sencillo de entender para el investigador de incendios, destinatario final de esta herramienta. Por otro lado, los cinco perfiles encontrados en esta investigación han mostrado estabilidad con el aumento de nuevos casos y es sencilla la exportación del modelo a dispositivos informáticos (ordenador, tabletas, teléfonos, etc.) por lo que sería plausible su utilización en casos reales sin esclarecer, puesto que el investigador sólo tendría que ir completando las preguntas referidas al hecho delictivo y el dispositivo indicaría las características de la persona que con más frecuencia se asocian a ese tipo de incendio, orientando así sus actuaciones policiales. No obstante, se considera necesario realizar mayor número de estudios puesto que la muestra todavía es pequeña. Por otro lado, no conviene olvidar que aunque estadísticamente se hayan encontrado asociaciones entre determinadas características personales y algunos tipos de incendio, esto no quiere decir que en las investigaciones concretas los autores vayan a reunir todos esos rasgos. Habría que utilizar el perfil de modo semejante al retrato robot, es decir, para que policialmente se tenga una idea aproximada y global sobre como es el incendiario. Finalmente, existen algunas limitaciones a la aplicación de esta técnica: es sólo una técnica descriptiva, ofrece siempre una solución aunque no exista una estructura natural en los datos, el orden de los casos influye en el modelo final y la generalización de la solución va a depender de distintos factores (variables, medida de distancia y método de aglomeración), por lo que sería conveniente explorar en el futuro el rendimiento de otras técnicas de clasificación y segmentación.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno