clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: febrero 2016

Personajes Famosos y Suicidio. Club Ciencias Forenses.

Personajes Famosos y Suicidio. Club Ciencias Forenses.

Personajes Famosos y Suicidio. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, esta semana les ofrecemos un resumen del artículo “Tensiones psicológicas encontradas en los suicidios de 72 celebridades”, de los autores Jie Zhang de la Universidad Shandong (China) y de la Universidad Estatal de Nueva-York (EE. UU.), Jiandan Tan de la Universidad Central de Finanzas y Económicas (China) y David Lester del Richard Stockton College de Nueva Jersey (EE. UU.), acerca del estudio de las tensiones psicológicas presentes en las notas de suicidio de celebridades.

La teoría de la tensión del suicidio postula que una tensión psicológica suele preceder un comportamiento suicida. La frustración resultante de las tensiones psicológicas pueden conducir a una violencia hacia la sociedad en forma de desviación y delincuencia o hacia uno mismo a través del suicidio. El presente estudio fue desarrollado para probar la teoría de la tensión del suicidio con los datos obtenidos de las biografías de 72 celebridades que se suicidaron, incluyendo personajes como Sigmund Freud (1856-1939) y Ernest Hemingway (1899-1961). A la hora de explicar el riesgo de suicidio, la teoría de la tensión psicológica del suicidio integra cuatro dimensiones. Cada uno de los cuatro tipos de tensiones se deriva de causas específicas. Una fuente de tensión debe constar de dos, y al menos dos, hechos sociales contradictorios. Si los dos hechos sociales no son contradictorios, no debería haber ninguna tensión. La primera causa de tensión son los Valores Opuestos, lo que sucede cuando dos valores sociales o creencias opuestos están compitiendo en la vida diaria del individuo, como la cultura dominante frente a las creencias religiosas de un miembro de una secta. Cuando los dos valores opuestos son igualmente importantes en la vida de la persona, esta experimenta una gran tensión. Cuando un valor es más importante que el otro, entonces no hay tensión. La segunda causa de tensión se encuentra en la Ambición vs Realidad, donde existe una discrepancia entre las aspiraciones de un individuo y la realidad que le toca vivir, como desear ser rico frente a una situación social desfavorecida que bloquea el camino hacia el éxito. Si la realidad está lejos de la ambición, la persona experimenta tensión. Cuanto mayor es la discrepancia entre la aspiración y la realidad, mayor será la tensión. La Privación Relativa, es la tercera causa de tensión, se centra en la privación comparada con una referencia, como la pobreza relativa en la que una persona pobre vive, sabiendo que otras personas con un origen similar llevan una vida mucho mejor. Una persona que vive en la pobreza absoluta, donde no hay comparación con los demás, no necesariamente se siente mal, triste o privada. Una mayor percepción de privación genera una mayor presión. Una Conducta Adaptativa Deficiente, la cuarta causa de tensión, es cuando un individuo carece de la capacidad de afrontar una crisis vital. Las crisis, como la pérdida de dinero, la pérdida de estatus, la pérdida de prestigio, un divorcio, la muerte de un ser querido, etc., pueden dar lugar a tensiones graves en la persona que no sabe cómo hacer frente a estos acontecimientos negativos de la vida. La falta de experiencia en el afrontamiento de las consecuencias genera tensión cuando aparece una crisis. Investigar la historia personal de un suicidio, el origen social, la posición económica, las situaciones vitales previas, la salud mental, las relaciones interpersonales y los hechos del día del suicidio puede ayudar a entender las causas del suicidio. Aún más, permite identificar las tensiones experimentadas en los suicidios. El presente estudio, mediante el análisis de biografías, analiza en qué medida se relacionan las tensiones identificadas en la teoría con los suicidios. Es difícil investigar la vida de aquellos que mueren por suicidio por la falta de información sobre ellos. La técnica más común es la autopsia psicológica, mediante una entrevista estandarizada o cuestionario a los que han sufrido la pérdida de un pariente cercano, amigo o compañero por suicidio. Existe una gran fuente de información sobre personajes famosos que han muerto por suicidio y acerca de los cuales se ha escrito una biografía detallada.

La teoría de la tensión del suicidio se ha visto respaldada por los casos de suicidio de 72 personajes famosos utilizando el análisis del contenido de las biografías de las celebridades seleccionadas. Todos salvo uno de los casos de suicidio sufría al menos una tensión psicológica antes del suicidio. Es más común que exista una tensión por ambición en las celebridades incluidas en la muestra. Las celebridades son por lo general más ambiciosas que la mayoría de las personas de la población general, a menudo aspiran a metas más altas en la vida y en su carrera, y por lo tanto, es más probable que puedan verse afectados por la discrepancia entre realidad y aspiración. Como se ha observado en estudios anteriores, una fuente de tensión de valores son las creencias sociales y religiosas. Aquellos individuos que han tenido un conflicto entre los valores de una religión minoritaria y los valores sociales dominantes tienden a experimentar frustración psicológica, y cuanto mayor es el nivel de internalización de los dos valores, más fuerte será la tensión de valores. Esa podría ser una razón por la cual las celebridades religiosas puntúan mucho más alto en la tensión de valores que las no religiosas entre los 72 casos de suicidios. Cuando sus carreras van cuesta abajo, por ejemplo, por la pérdida de un trabajo, la finalización de un contrato, la paralización de una producción, o la quiebra, muchos de ellos necesitan ayuda psicológica.

Sin embargo, este estudio cuenta con varias limitaciones. En primer lugar, la biografía original puede no haber descubierto toda la información necesaria para probar una hipótesis psicológica. Únicamente se seleccionó una cantidad limitada de información de las biografías. Por otro lado, los biógrafos originales no estaban probando ninguna hipótesis psicológica sobre el suicidio cuando escribieron las biografías. Por lo tanto, es muy probable que los datos, cuando se codificaron para el análisis, no estuvieran sesgados a favor o en contra de cualquier hipótesis. Otra limitación es que, para contar con una biografía escrita acerca de alguien (ya sea un suicidio o no), debe ser un personaje famoso. Así pues, la limitación en el estudio de suicidios de personajes famosos se compensa con la gran cantidad de información que se tiene de ellos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses.

Traducción y edición: Leticia Moreno

El perfil del incendiario forestal español. Club de las Ciencias Forenses.

Perfil del incendiario español - club de las ciencias forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, en esta ocasión les proponemos un resumen del artículo “Perfil del incendiario forestal español: aplicación del perfilamiento criminal inductivo”, de los autores Andrés Sotoca y José Luís González, de la Unidad Técnica de Policía Judicial de la Guardia Civil (España), y Santiago Fernández, Dominique Kessel, Olga Montesinos y Miguel Ángel Ruíz, de la Universidad Autónoma de Madrid, sobre el desarrollo del perfil de los incendiarios españoles a través de la técnica conocida como perfilamiento inductivo.

La técnica del perfilado criminal consiste en la inferencia de características identificativas (conductuales, criminológicas, socio-demográficas y de personalidad) de un delincuente a través del análisis de las evidencias obtenidas en la escena del delito que ha cometido. Lejos de la concepción ficticia extendida por los largometrajes cinematográficos y series de televisión, se han tratado de desarrollar procedimientos rigurosos y científicos que sean verdaderamente útiles en las investigaciones criminales reales. En el nuevo marco teórico actual, se propone abordar los análisis a través de la creación de tipologías (perfilamiento inductivo), de modo que estudiando las características de numerosos hechos criminales esclarecidos y de las personas que los hayan perpetrado se pueda ver si existen tipos de personas que cometen con más probabilidad determinados tipos de hechos.

Es precisamente a través de estos presupuestos bajo los que esta investigación se plantea utilizar la técnica estadística de escalamiento multidimensional para poder analizar y generar tipologías (o perfiles) del comportamiento de incendiarios en España. Para ello, se seleccionó una muestra compuesta por 138 incendios cometidos durante el año 2011, en los que se pudo identificar al autor (304 individuos), completando un cuestionario social sobre el mismo para la investigación.

En primer lugar, se analizaron las variables relacionadas con el acto para comprobar si era posible establecer empíricamente distintos tipos de incendio. Así, los distintos perfiles de incendio fueron clasificados según su punto de inicio, el uso de la zona afectada y el tipo de superficie cercana al punto de inicio del incendio, siendo en total 5 tipos distinto: agrícola, ganadero, forestal, forestal en camino/carretera y agrícola/cinegético.

En segundo lugar se analizaron las variables de las personas para ver qué características de los autores se asociaban con frecuencia a cada uno de los tipos de incendios. Para ello, se cruzaron los datos característicos de cada tipología de incendio con los datos de los individuos que los provocaban, aprovechando además (y dado que existían distintas investigaciones previas) para utilizar la muestra de la presente investigación como medio para validar los datos. Finalmente, se obtuvieron  las siguientes tipologías:

  1. Agrícola: suelen producirse por imprudencias punibles, cometidas durante la mañana. El fuego suele iniciarse en un camino o área cercana al área agrícola, que es la que termina ardiendo. El autor que suele dedicarse al sector agrícola permanece en el lugar de los hechos, normalmente está jubilado y suele tener más de 60 años. En caso de estar trabajando suele dedicarse al cultivo, aunque en ocasiones puede trabajar como hostelero o comerciante. Sus ingresos son inferiores a 600 euros mensuales. No hay historial llamativo en la infancia ni antecedentes. Probablemente vive con su pareja y tiene muchos amigos. Normalmente no ha recibido tratamiento psicológico (aunque puede tener otros problemas de salud). Suele ser el propietario de los terrenos, o los conoce de manera cercana. Suele asumir la responsabilidad del fuego pero no del incendio, dado que no tenía voluntad real de provocarlo.
  2. Ganadera: suele producirse por imprudencias punibles, aunque no debe descartarse la venganza. Suele iniciarse en matorrales o zonas urbanas, afectando a la zona de uso ganadero o interfase forestal-urbana. El sujeto acude en turismo, siendo posible encontrar vestigios de esto. Suele ser joven (menos de 34 años), y suele estar empleado en la industria. Normalmente vive en una ciudad y no tiene relación con los propietarios. Puede tener antecedentes penales.
  3. Forestal: no suele haber una motivación aparente, siendo frecuentes los trastornos. Suelen prender más de un foco, y el punto de inicio suele ser un camino cerca de la masa forestal que terminará ardiendo. No se suelen encontrar vestigios. Suelen ser autores jóvenes (menos de 34 años), con trabajos esporádicos y en ocasiones relacionados con el sector forestal. El trabajo no es cualificado y suelen faltar al mismo regularmente, siendo su rendimiento muy bajo. Suelen ser analfabetos, con suspensos frecuentes si han estado escolarizados. Su infancia y crianza han sido difíciles, con problemas en la familia, en la que podría haber habido algún trauma. Suelen vivir con los padres en el momento del incendio, teniendo pocos amigos. El siniestro puede cometerlo bajo el efecto de sustancias (principalmente alcohol). Su trabajo suele estar en un radio máximo de 10 km del incendio. No suele conocer al propietario y ante la detención suele mostrarse asustado y nervioso. Finalmente asumirá la responsabilidad. Suele prender el fuego con mechero, y no habría que descartar que provocase incendios en serie.
  4. Forestal desde pista: suele no tener motivo aparente, o ser fruto de un trastorno. El incendio se suele iniciar de noche cerca de una pista o en el interior de una masa vegetal próxima a una masa forestal. La edad del autor suele estar comprendida entre los 46 y los 60 años, siendo soltero y desempleado (o con trabajos en los que no se adapte bien). Puede dedicarse a la pesca. Suele tener estudios primarios, aunque los acabase con dificultad. Su crianza fue normal, y suele vivir con sus padres en un pueblo. Suele tener pocos amigos, disfrutando la soledad. No suele haber recibido tratamiento psicológico. El incendio suele producirse en la misma localidad de su domicilio y/o lugar de trabajo. Puede conocer al propietario del terreno, y tener antecedentes penales. El método de ignición puede ser un artefacto casero.
  5. Agrícola/cinegético. La motivación suele ser obtener algún beneficio. Suele llevarse a cabo en verano y en días laborables. Suele prender un solo foco, no permaneciendo el autor mucho tiempo en la escena. El fuego se inicia muchas veces en casas cercanas a dehesas, matorrales o pastizales, dedicados al aprovechamiento agrícola o cinegético. La edad del autor suele comprenderse entre los 34 y los 46 años, siendo desempleado o trabajando en la construcción. Puede ser analfabeto o tener mal rendimiento académico. Suele vivir con personas que no son ni su pareja ni su familia. Puede abusar de sustancias. Suele conocer al propietario de los terrenos. Suele adoptar una postura arrogante, sin asumir la responsabilidad, durante el arresto. Se desplaza a pie hasta el lugar del incendio. Puede no tener antecedentes pero sí haber cometido diversos incendios en serie.

Lobos solitarios: el perfil de un terrorista independiente (III). Club de las Ciencias Forenses.

Lobos solitarios - el perfil de un terrorista independiente (III). Club de las Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, en esta ocasión les proponemos un resumen del artículo “Bombing Alone: Tracing the Motivations and Antecedent Behaviors of Lone-Actor Terrorists”, de los autores Paul Gill, de la University college of London, John Horgan, de la University of Massachusetts, y Paige Deckert, de la Pennsylvania State University, que analiza las motivaciones, el perfil y las conductas de los conocidos como terroristas solitarios o “lobos” solitarios. Este artículo se divide en tres partes, de las cuáles en esta tercera y última parte estudiaremos las diferencias a nivel conductual entre los diversos subtipos de lobo solitario.

  • Comparación por ideología: las tres ideologías más comunes entre los terroristas solitarios estudiados fueron las de extrema derecha, las relacionadas con temas aislados (derechos animales, antiabortistas, etc.), y las relacionadas con la ideología de Al-Qaeda.

Relacionados con al-Qaeda: los individuos con esta ideología eran de media 10 años más jóvenes que los de los otros dos grupos. También resultaron tener más nivel académico que los otros grupos (muchos de ellos tenían experiencia o una carrera en la universidad). A su vez, habían cometido menos actos delictivos pasados, y apenas tenían experiencia en prisión. Dada su ideología, no es de extrañar que la mayoría fueran conversos, así como que justificasen sus actos a través de la religión o de sus líderes.

En su mayoría, todos aprendían a través de internet sus métodos. Adquirían su ideología mientras vivían lejos de su hogar, y mantenían contactos con el grupo terrorista base. Era menos común que vivieran en Estados Unidos, respecto a otros grupos. En pocas ocasiones sus actos tenían éxito, y rara vez se unían a grupos o movimientos sociales.

Relacionados con extrema derecha: comparado con los otros grupos, tenían menos experiencia a nivel académico. A su vez, trabajaban mucho menos, rara vez eran conversos religiosos y no estaban viviendo lejos de su hogar al adquirir su ideología extremista. En muchas ocasiones estaban empleados en la construcción al llevar a cabo sus actos terroristas, mientras vivían en ciudades pequeñas. También era común que se unieran a grupos sociales antes de la acción terrorista. Obtenían con mayor frecuencia el material por sí mismos para sus ataques. Además, rara vez demostraban a la gente de su alrededor su ideología, o buscaban legitimización en figuras de autoridad.

Relacionados con temáticas aisladas: comparativamente con otros grupos, tenían una mayor tendencia a ser parte de una relación (muchas de sus parejas se relacionaban con el activismo político), tener hijos, vivir en Estados Unidos o haber estado en prisión previamente. Más de la mitad tenían un historial de enfermedades mentales. No solían aprender a través de internet, y siempre trataban de avisar antes de cometer un acto, aunque apenas avisaban a otros durante la planificación del mismo.

En el resto de variables, apenas hubo diferencias entre los grupos.

  • Comparación por conexión a una red: para esta investigación resultó interesante comparar la conexión de los lobos solitarios y una red mayor de activistas. Comparado con los terroristas que actuaban en pareja, y aquellos con dirección y control sobre sí mismos, los individuos sin conexiones tenían mayor experiencia militar, convicciones criminales, vivían en Estados Unidos, y tenían ideología de extrema derecha o relacionada con temáticas aisladas. A su vez, se encontraban socialmente más aislados, y tenían normalmente un historial de enfermedades mentales. Por otro lado, comparado con otros grupos, apenas aprendían a través de las redes virtuales, no solían incrementar su religiosidad antes del evento, no se unían a grupos sociales de presión, no intentaban reclutar a otros individuos,  y no tenían conocidos y familiares en el mundo del crimen.Como es de esperar, a su vez, tenían menos contacto con redes mayores o ayudantes para llevar a cabo sus actos. Por último, sus actos resultaban significativamente más exitosos que los de otros grupos.

    Las parejas aisladas apenas mostraron diferencias con otros grupos. Los elementos reseñables fueron que muchos tenían un doctorado, tenían a intentar reclutar a otros individuos, y recibieron menos entrenamiento práctico.

  • Comparación por éxitos o fracasos: aquellos terroristas que tuvieron éxito en sus ataques apenas mantenían relaciones con redes de contactos, y apenas trataban de reclutar a otros individuos. Apenas aprendían a través de las redes sociales, no tenían manuales de fabricación de bombas y apenas consumían propaganda relacionadas con otros lobos solitarios o grupos. Sin embargo, la mayoría tenía experiencia universitaria, se encontraban socialmente aislados, tenían un historial de enfermedad mental o habían sido rechazados de grupos o movimientos mayores.

Lobos solitarios: el perfil de un terrorista independiente (II). Club de las Ciencias Forenses.

LOBOS SOLITARIOS - EL PERFIL DE UN TERRORISTA INDEPENDIENTE (II) - CLUB DE LAS CIENCIAS FORENSES

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, en esta ocasión les proponemos un resumen del artículo “Bombing Alone: Tracing the Motivations and Antecedent Behaviors of Lone-Actor Terrorists”, de los autores Paul Gill, de la University college of London, John Horgan, de la University of Massachusetts, y Paige Deckert, de la Pennsylvania State University, que analiza las motivaciones, el perfil y las conductas de los conocidos como terroristas solitarios o “lobos” solitarios. Este artículo se divide en tres partes, de las cuáles en esta segunda parte estudiaremos las conductas de estos individuos relacionadas con el evento terrorista en sí, así como sus relaciones con la sociedad y los grupos afines a ellos.

Tal y como resumíamos en la primera parte de esta investigación, el objetivo de realizar este estudio está centrado en evaluar los aspectos conductuales de los criminales. Si bien ya se evaluaron los aspectos genéricos del perfil de la muestra de 119 terroristas en prisión, a continuación se muestra el resultado del análisis de los elementos más complejos de su conducta:

  • Conocimiento de las intenciones por parte de terceros: en la mayoría de los casos (58.8%), el delincuente había producido cartas o declaraciones antes de que el evento terrorista tuviera lugar sobre sus creencias. En el 79% de los casos, otros individuos eran conscientes de la implicación del individuo con ideologías extremistas. En el 63.9% de los casos, la familia y amigos estaban al tanto de la intención del individuo de llevar a cabo un acto terrorista.
  • Actividades pre-evento terrorista: una quinta parte de la muestra (20.2%) se convirtió a otra religión antes de preparar el evento (en el caso de los empujados por motivaciones religiosas). Esto ascendió al 30% en el caso de los terroristas relacionados con Al Qaeda. La mitad (50%) cambiaron de dirección menos de 5 años antes de organizar el evento terrorista. Un tercio de la muestra (32.8%) cambió de dirección en el año inmediatamente previo. Por otro lado, aproximadamente el 40% estaba desempleado en el momento del arresto o del atentado, muchos de ellos de manera crónica. El 56.6% experimentó problemas financieros en el año anterior a llevar a cabo el evento terrorista. De hecho, muchos de ellos (32%) se encontraban sometidos a un elevado nivel de estrés debido a numerosas razones (muertes en la familia, problemas financieros, etc.), la mayoría de ellos siendo diagnosticados un año antes del evento (74.3%). Por último, un 12.6% de ellos aumentó su actividad física y excursiones en el último año.
  • Aislamiento social: más de un cuarto (26.9%) adoptaron su ideología radical viviendo lejos de su hogar. Un 37% vivían solos al planear el ataque, pero un 26.1% vivía con otros (del resto no se tienen datos). El 31% experimentó problemas en las relaciones personales próximas.
  • Comportamientos dentro de una red: uno de cada seis (16.8%) buscaron legitimación religiosa, política, social o cívica en ciertos líderes. El 33% de ellos se habían unido recientemente a un grupo más grande, que llevaba a cabo políticas polémicas. Un 31% de ellos habían sido recientemente expuestos a nuevos movimientos relacionados con el terrorismo a nivel de social media.
  • Enlaces a una red más amplia: un tercio (36.1%) tenían familiares o amigos que habían participado en eventos criminales o violencia política. Casi la mitad (47.9%) interactuó cara a cara con alguno de estos individuos, y un 35% lo hizo de forma virtual. En el 68% de los casos hay evidencia de que los individuos consumieron literatura o propaganda de un movimiento más amplio. En un 34.5% de los casos, el lobo solitario intentó reclutar un grupo antes del evento. En el 57.7% de los casos, otros individuos poseían información sobre el evento terrorista antes de que tuviese lugar. En una cuarta parte (23.5%) de los casos, los individuos estaban involucrados en la adquisición de armamento o tecnología.
  • Conductas relacionadas con la trama y el ataque: un 21% de la muestra recibió algún tipo de entrenamiento práctico, mientras que el 46% aprendió a través de fuentes virtuales. En la mitad de los casos (50.4%), los investigadores encontraron evidencias de manuales para fabricar bombas dentro de la propiedad del delincuente. Casi el 30% de ellos participaron, a su vez, en simulacros del ataque. El 57.1% realizaron simulacros o viajes preparatorios un año antes del ataque. En términos de objetivo, el 41% se centró en personas, 12% en propiedad, y un 32% en una combinación de ambos. Los objetivos principales fueron civiles 827.7%), individuos del gobierno (23.5%), empresas (17.6%), elementos religiosos (8.4%) y objetivos militares (6.7%). La mayoría de tramas terroristas fueron concebidas para realizarse en sitios públicos (58%), habiendo estado relacionados los terroristas con este sitio en un 25% de las ocasiones. Un poco más de la mitad tuvieron éxito en su atentado (51.2%), utilizando la mayoría su vehículo para desplazarse (61.2%). Por último, en un 21% de los casos hubo arrepentimiento por parte de los lobos solitarios tras el evento. De estos casos, un 44% cambiaron de creencias religiosas.