clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: noviembre 2017

Relación entre la salud mental, los problemas del comportamiento y los problemas de juego entre adolescentes

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Identifying the Relationship Between Mental Health Symptoms, Problem Behaviors and Gambling Among Adolescents ”, de los autores Jérémie Richard y Jeffrey Derevensky, del Centro Internacional para Problemas Juveniles de Juego y Comportamientos de Alto Riesgo, de la Universidad McGill. En el presente estudio investigan la relación existente entre los síntomas de salud mental, problemas de comportamiento, y problemas de juego (ludopatía) entre adolescentes.

La adolescencia representa un período de desarrollo social y psicológico significativo que puede conducir a la experimentación con múltiples comportamientos de alto riesgo. Aunque las asociaciones con el problema de los juegos de azar en la juventud se han establecido en la literatura de investigación, hay una falta de coherencia en los resultados y las medidas utilizadas para evaluar estos constructos al tiempo que se considera el impacto del género y la edad.

El juego es un problema de salud pública y mental prevalente y creciente entre los adolescentes. Además, aunque los adolescentes a menudo comienzan a apostar de vez en cuando y con fines recreativos (es decir, juegos de azar sociales), pueden progresar más rápidamente que los adultos del juego social al juego problemático o desordenado. Las tendencias en los comportamientos de juego destacan que entre los jóvenes y adultos, la tasa de problemas de juego es dos veces mayor entre los hombres en comparación con las mujeres. En comparación con las mujeres, los hombres informan un mayor riesgo, comienzan a apostar más temprano, dedican más tiempo y dinero a apostar, apuestan con mayor frecuencia y experimentan mayores tasas de problemas relacionados con el juego. Como los juegos de azar desordenados pueden estar estrechamente relacionados con comportamientos de externalización y consumo de sustancias en los hombres, entre las mujeres el juego desordenado parece asociarse más estrechamente con los síntomas de depresión y los estilos de afrontamiento de evitación.

La adolescencia marca un período importante de desarrollo psicológico y social que a menudo va acompañado de eventos de transición positivos y negativos. La salud mental y los problemas de comportamiento son bastante comunes en los adolescentes, con altas tasas de prevalencia de depresión, ansiedad, uso de sustancias y trastorno de la conducta. De importancia, un estudio reciente mostró cómo los problemas de internalización y externalización pueden surgir en la primera infancia y permanecer presentes a lo largo de la vida. Además, los jóvenes a menudo tienen más responsabilidad, autonomía y libertad durante la adolescencia , lo que a menudo conduce a una mayor experimentación con una variedad de comportamientos de alto riesgo (incluidos los juegos de azar, el consumo de drogas y el comportamiento sexual sin protección).Finalmente, los adolescentes también tienden a manifestar altos niveles de impulsividad y generalmente son más vulnerables a la presión social. Combinados, estos factores de riesgo aumentan la probabilidad de un compromiso adolescente excesivo en las actividades de juego.

El juego durante la adolescencia se ha asociado con una amplia gama de resultados psicológicos, sociales y académicos negativos. Por ejemplo, se ha informado que las tasas de ansiedad, depresión, baja autoestima, delincuencia y consumo de sustancias son significativamente más altas en los adolescentes que juegan. El juego desordenado también se ha asociado con mayores tasas de problemas de conducta, comportamientos antisociales, trastorno por déficit de atención e hiperactividad y trastornos de internalización en los jóvenes. Para dar cuenta de esto, se ha sugerido que los juegos de azar podrían servir como un mecanismo de adaptación inadaptada en el que los adolescentes participan en el juego para disociarse o escapar de los acontecimientos estresantes de la vida. Si estas estrategias de afrontamiento desadaptativas no se reconocen en las primeras etapas de la adolescencia, el comportamiento continuo del juego podría conducir al desarrollo de problemas médicos o psiquiátricos graves más adelante en la vida. Dadas las consecuencias generalizadas asociadas con los juegos de azar adolescentes desordenados, una mejor comprensión de la relación entre los síntomas de salud mental, las conductas problemáticas y el juego apoyarían los esfuerzos futuros de prevención e intervención con los adolescentes.

Por todo esto, la investigación de la que hablamos en este artículo busca identificar los síntomas de salud mental (ansiedad, depresión…) y los problemas de comportamiento (agresión, delincuencia…) asociados con el riesgo de desarrollar un problema de juego y una mayor frecuencia de apuestas.

Este estudio utilizó datos de la Junta de Servicios de Salud Mental, Alcohol y Drogas, y la Encuesta del Centro de Servicios de Educación del Condado de Wood sobre el Consumo de Alcohol y Otras Drogas entre adolescentes en secundaria y preparatoria en Wood County, Ohio. Las encuestas se administraron a todos los estudiantes de escuelas públicas de séptimo a duodécimo grado. Para garantizar el consentimiento informado y el anonimato en la encuesta, se proporcionó a cada director de la escuela un formulario de consentimiento que se le entregó a los padres informándoles de la importancia de la encuesta. Luego, los estudiantes completaron las encuestas administradas por sus respectivos profesores de aula, se les informó que las encuestas eran completamente anónimas, y pudieron retirarse de la participación en cualquier momento sin penalización.

Un total de 6,818 adolescentes de entre 10 y 19 años de edad de las escuelas públicas de Wood County Ohio participaron en el estudio.

Se realizaron medidas sobre comportamientos problemáticos y salud mental, utilizando la Escala de gravedad del problema de Ohio Scales for Youth (OSY). Se desarrolló sobre la base de cuatro fuentes de información: Los comportamientos problemáticos basados ​​en el DSM-IV, problemas comunes de jóvenes con trastornos emocionales, consultas con proveedores de servicios de cuidado infantil, y artículos de instrumentos de uso común que evalúan la psicopatología.

Se midió también la participación en el juego (A los participantes se les preguntó con qué frecuencia participaban en diferentes actividades durante los últimos 12 meses en una escala de 5 puntos que variaba de 0 (nada) a 5 (diariamente). La frecuencia del juego se recodificó según si realizaban juegos de azar frecuentes (participación más de una vez al mes) y juegos sociales / sin juego (participación menos de una vez al mes o no participar en absoluto).).

Por último, se midieron también los problemas de apuestas en riesgo, evaluando 17 items sobre la gravedad de los juegos de acuerdo con criterios del DSM-IV sobre el juego patológico.

Las respuestas mostraron que un 6,7% de los participantes (n=458) estaban en riesgo por un problema de juego (316 hombres y 142 mujeres). El 13,1% (n=891) se clasifican como jugadores frecuentes (más de una vez al mes). Además, el 32% de los hombres y el 47,1% de las mujeres que indicaron un problema de ansiedad alto tenían un mayor riesgo de un problema de juego. Análisis adicionales revelaron que había un patrón similar para individuos con problemas depresivos altos, donde el 38.2% de los hombres y el 59% de las mujeres con problemas depresivos altos tenían un mayor riesgo de un problema de juego.

Además, el 50,6% de los hombres y el 64,1% de las mujeres con problemas de alta agresividad eran jugadores frecuentes. Los resultados también mostraron que los hombres y las mujeres con puntuaciones altas de ansiedad y de depresión tenían una probabilidad significativamente mayor de apostar con frecuencia. Por último, este análisis reveló que el 26.6% de los hombres y el 32% de las mujeres con altos problemas delincuentes / antisociales eran considerados jugadores frecuentes.

En cuanto a los resultados según edades: las personas de 13 a 15 años y de 16 a 19 años, todos los problemas de salud mental y las conductas problemáticas se relacionaron significativamente con los riesgos de adicción al juego y la frecuencia de los juegos de apuestas. Para los niños de 10-12 años, los problemas de ansiedad y delincuencia alta no se relacionaron significativamente con el riesgo de adicción al juego, aunque estos problemas de salud mental y de conducta se relacionaron con una mayor frecuencia de participación en actividades de juego. En cuanto a los problemas depresivos y agresivos, los niños de 10-12 años tenían una probabilidad significativamente mayor de estar en riesgo de desarrollar adicciones al juego o de ser jugadores frecuentes cuando estos problemas eran de gran gravedad.

En conclusión, los hallazgos del estudio destacan la relación entre las conductas de juego y una variedad de síntomas de salud mental y conductas problemáticas en jóvenes adolescentes. Esto es de vital importancia ya que los altos niveles de problemas agresivos, de ansiedad, depresivos o antisociales ponen a los adolescentes en riesgo, no solo en términos de su bienestar psicológico y social, sino también aumentando su riesgo de comportamientos de juego problemáticos y desordenados. Dado que el juego es fácilmente accesible y se ha vuelto más aceptado socialmente, debe prestarse mayor atención a los comportamientos y síntomas que aumentan la probabilidad de participación juvenil en el juego. Este estudio fortalece nuestra comprensión actual de estos síntomas y, como tal, puede ayudar en el desarrollo de futuros programas de intervención dirigidos a conductas problemáticas de juego de una manera holística. Es decir, prestar atención no solo a las conductas de juego, sino a las secuelas psicológicas y sociales asociadas.

 

Las agresiones físicas y los rasgos de ira en sujetos con trastornos antisociales y de personalidad límite.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Trait Anger, Physical Aggression, and Violent Offending in Antisocial and Borderline Personality Disorders”, de los autores Nathan J. Kolla, Jeffrey H. Meyer, R. Michael Bagby, y Amanda Brijmohan, que investigan si existen diferencias entre los rasgos de ira y hostilidad asociados a agresiones físicas y violentas en sujetos con trastornos de personalidad límite y antisociales y en sujetos clínicamente sanos.

El trastorno de personalidad antisocial y el trastorno de personalidad límite son condiciones comunes en entornos forenses que presentan altas tasas de violencia. Los rasgos del modelo de “BIG FIVE” de neuroticismo y amabilidad han mostrado una relación con la agresión física en muestras no clínicas y psiquiátricas generales (la agresión humana es un fenómeno de comportamiento al menos parcialmente impulsado por las características de la personalidad del individuo). Recordamos que el modelo BIG FIVE es un patrón en el estudio de la personalidad que examina la estructura de ésta a partir de cinco elementos amplios o rasgos de personalidad: Neuroticismo, Responsabilidad, Extraversión, Apertura a la experiencia y Amabilidad. Así, se sabe que los niveles altos de neuroticismo y bajos de amabilidad están vinculados a la agresión física en casos no clínicos.

El objetivo de la investigación que presentamos en este artículo fue comprobar la vinculación existente entre estos rasgos de personalidad y los actos de violencia y agresión en casos de personalidad antisocial y trastorno de personalidad límite. Así, esta investigación cuenta con la  hipótesis de que los rasgos de personalidad del neuroticismo y la amabilidad vinculados a la agresión física en casos no clínicos, también están vinculados a la agresión física en los casos clínicos de personalidad antisocial y de trastornos de personalidad límite.

Para realizar la investigación (aprobada por la Junta de Ética en Investigación para Sujetos Humanos en el Centro de Adicción y Salud Mental de Toronto, Canadá), cada participante dio su consentimiento por escrito después de que explicarles los procedimientos del estudio. Un total de 71 sujetos participaron en el estudio: 20 hombres con trastorno antisocial, 27 mujeres con trastorno de personalidad límite y 24 controles sanos. Todos los participantes eran no fumadores y proporcionaron pruebas negativas de toxicidad en orina para sustancias ilícitas.

Todas las mediciones se hicieron usando el método NEO PI-R. El NEO PI-R es una medida autoevaluativa extensamente validada y confiable de la personalidad adulta que se basa en el BIG FIVE y proporciona puntajes dimensionales basados en pruebas de referencia normativa para el calculo de los rasgos de personalidad, capturando características de personalidad normales y anormales. Se evaluaron específicamente los rasgos de personalidad con apoyo empírico relativos a la agresión o violencia. Estos incluyen rasgos relacionados con neuroticismo (ira / hostilidad, ansiedad, impulsividad, autoconciencia) y rasgos indexados por la dimensión de amabilidad (ternura, cumplimiento y altruismo). Todos los sujetos completaron el NEO PI-R.

También se usó el “Aggression Questionnaire” (AQ). Se trata de un cuestionario ampliamente utilizado que evalúa la agresión, la hostilidad y la ira. La subescala de agresión física incluye nueve elementos que indexan comportamientos relacionados con la violencia física hacia otros y la destrucción de la propiedad. Todos los sujetos completaron la subescala de agresión física del AQ.

Además de realizar NEO PI-R y AQ, todos los participantes realizaron el “Wechsler Test of Adult Reading – Revised”, útil para proporcionar una estimación del CI total.

Los resultados de la investigación fueron los siguientes:

Como se esperaba, el grupo de trastorno de la personalidad exhibió mayores tasas de enfermedad psiquiátrica comórbida, y los resultados se vincularon a rasgos superiores relativos a la agresión física, presentando niveles más altos de ira / hostilidad, ansiedad, impulsividad y autoconciencia; y niveles de responsabilidad más bajos. El hallazgo principal del estudio es que el rasgo de ira / hostilidad predijo la agresión física en una muestra clínica de sujetos con trastorno de personalidad antisocial y trastorno de personalidad límite. Aunque esta investigación muestreó una gama de rasgos de personalidad empíricamente relacionados con el comportamiento agresivo, el rasgo de ira / hostilidad surgió como el único predictor de la agresión física. Estos resultados son importantes para comprender la relación entre los rasgos de personalidad inadaptados y la agresión física en los sujetos con trastorno de la personalidad y para explorar la utilidad clínica de la evaluación de la personalidad como un componente de la evaluación general del riesgo.

Los psiquiatras y psicólogos forenses son llamados regularmente para ofrecer evaluaciones del riesgo de violencia futura. Aunque algunos enfoques de juicio profesional estructurados para la evaluación de riesgos guían a los evaluadores a considerar rasgos de personalidad desadaptativos relevantes para la ira, estas herramientas no proporcionan una medida del funcionamiento de la personalidad en términos cuantitativos, y en este estudio se muestra como los participantes con trastorno de personalidad antisocial presentan una medida continua en el rasgo de ira / hostilidad que fue capaz de predecir el número de condenas violentas, por lo que son datos importantes teniendo en cuenta además que los inventarios de personalidad utilizados para realizar estas mediciones son inventarios económicos y fáciles de administrar que podrían proporcionar información suplementaria a los enfoques de evaluación de riesgos clínicos existentes.

La oreja como método biométrico de identificación. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Human Ear Recognition Using Geometrical Features Extraction”, de los autores Asmaa Sabet Anwar, Kareem Kamal A.Ghany, y Hesham Elmahdy, de la facultad de Informática e Información de la Universidad del Cairo, que presentan un novedoso algoritmo para el reconocimiento de las orejas basado en la extracción de características geométricas de la misma.

Los métodos tradicionales de identificación personal se basan en lo que conoce la persona como PIN, contraseñas, tarjetas de identificación y claves específicas. Estos métodos tienen muchas desventajas, como dificultad para recordar, fácil de perder, falta de seguridad, las tarjetas y las claves a menudo se roban y las contraseñas se pueden descifrar. Debido a la desventaja de los métodos tradicionales de identificación, en los últimos años el reconocimiento biométrico ha recibido una mayor atención por parte de las personas gracias a los avances tecnológicos. Como ya sabemos, la biometría es una tecnología de identificación o verificación basada en el reconocimiento de una característica física e intransferible de las personas, como por ejemplo, la huella digital, el reconocimiento del patrón venoso del dedo o el reconocimiento facial. En general, se cree que la biometría se convertirá en un componente importante de la tecnología de identificación.

En el presente estudio, los investigadores presentan un algoritmo que permite la identificación biométrica a través de las orejas. La oreja humana es una fuente perfecta de datos para la identificación pasiva de personas, ya que es visible, sus imágenes son fáciles de tomar y la estructura de la oreja no cambia radicalmente con el tiempo, además satisface las características biométricas: Universalidad (toda persona tiene orejas), distintividad (no hay dos iguales), permanencia (no cambia en el tiempo) y capacidad de colección (se puede medir cuantitativamente).

La forma de realizarlo es a través de las fases de preprocesamiento, detección de la oreja, detección de bordes, post-procesamiento, extracción de características y finalmente clasificación.

Durante la fase de preprocesamiento, se cambia el tamaño de las imágenes a 272×204 píxeles (dimensiones de las imágenes de la base de datos) y se aplica a la imagen técnicas de alisamiento usando el filtro gaussiano. Posteriormente, se realiza la detección de la oreja especificando todos aquellos puntos de control referentes a elasticidad, rigidez, tamaño, bordes y terminación (registrando un total de siete valores). Se realiza posteriormente una detección de los bordes de la oreja, fase en la cual se detectan los bordes fuertes y débiles, e incluye los bordes débiles en la salida solo si están conectados a bordes fuertes. Finalmente en el post-procesamiento, se eliminan todos los píxeles no deseados y se cierran los contornos y bordes que puedan afectar a la detección.

Una vez ha sido procesada la imagen, en la fase de extracción de características, se detecta el objeto más grande y se obtiene la distancia euclidiana mínima entre cada píxel y todos los píxeles, obteniendo así los límites. El centroide del objeto más grande y la media de la imagen del oído también se toman como valores de características para garantizar la singularidad entre las imágenes del oído, y posteriormente se agregan valores adicionales que mejoran la precisión del reconocimiento.

Para la creación y prueba de este algoritmo, se creó la base de datos del “IIT Delhi Ear” , con fotografías de orejas tomadas a sujetos con edades entre 14 y 58 años. Usando esta base de datos, se realizó el experimento con 50 personas usando para ello 3 imágenes de sus orejas. Los resultados fueron exitosos: 49 casos fueron identificados como verdaderos y tan solo uno de ellos como falso (no se produjo reconocimiento). Esto indica una precisión de reconocimiento de un 98%, tratándose de unos resultados experimentales muy positivos que pueden abrir un camino hacia la posibilidad real de usar la oreja como identificación biométrica en un futuro.