clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: enero 2018

¿Qué relación existe entre los rasgos psicopáticos y el racismo? Un enfoque teórico. Club Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Is There a Relationship Between Psychopathic Traits and Racism?”, de los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson, que exponen, desde un punto de vista teórico , y posteriormente a través de una investigación, la relación existente entre los rasgos psicopáticos y el racismo. En esta primera publicación resumiremos los aspectos teóricos, centrándonos en los resultados de la investigación en el próximo artículo.

La psicopatía tiene una larga historia tanto en la investigación de la psicología forense criminal como en la práctica clínica, con una amplia gama de actitudes y comportamientos antisociales que coexisten regularmente con la psicopatía. Las actitudes racistas se consideran antisociales y comparten muchas similitudes con los rasgos de personalidad psicopáticos, incluso en su desarrollo y su manifestación. Tanto la psicopatía como el racismo tienen impactos perjudiciales significativos y penetrantes en la sociedad; mejorar la comprensión de cada construcción y las posibles formas de reducir su impacto social, por lo tanto, sería útil.

Las características distintivas de la psicopatía incluyen encanto superficial y egocentrismo, las características afectivas incluyen niveles superficiales e impredecibles de emoción y deficiencias en la culpa, empatía y remordimiento, y las características conductuales incluyen la participación en actividades erráticas, negligentes, de riesgo y de búsqueda de sensaciones que violan las normas sociales y legales, asi como una incapacidad para mantener relaciones a largo plazo y la explotación indiferente y deliberada de otros. Los investigadores además han relacionado la psicopatía con un rango de comportamiento antisocial violento y no violento y con conductas de alto riesgo.

En cuanto a la estabilidad de la psicopatía, la investigación empírica sugiere que la psicopatía en la infancia y la adolescencia es igualmente estable y se presenta de manera similar a la psicopatía en la edad adulta, y que las características de la psicopatía adolescente muestran una estabilidad moderada de los componentes afectivos, incluida la falta de empatía y remordimiento, emociones superficiales, egocentrismo y engaño a lo largo de la transición de la adolescencia a la adultez. Esta constancia sugiere que la psicopatía infantil puede convertirse en un factor estable y duradero de rasgos de personalidad.

El desarrollo de la psicopatía se ha relacionado con los déficits individuales en características como el temperamento y la inhibición conductual, el desarrollo moral y emocional, el procesamiento sociocognitivo y la disfunción emocional y cognitiva general, por ello es esencial comprender cómo se nutren tales características. Dichos déficits se ven considerablemente afectados por la crianza de los hijos, lo que sugiere posibles asociaciones entre el desarrollo de la psicopatía y una gama de variables parentales pobres. Apoyando esta proposición, niveles más altos de síntomas de Trastorno de Personalidad Antisocial, que abarcan rasgos psicopáticos, han sido vinculados a una gran cantidad de variables parentales que incluyen maltrato infantil, menores niveles de cuidado paterno y materno, mal vínculo parental, y abusos físicos, psicológicos o sexuales.

Pues bien, el desarrollo de actitudes racistas ha sido explorado de manera similar. Investigaciones recientes propusieron que tanto el racismo como el sexismo son dos formas interrelacionadas de actitudes discriminatorias vinculadas a través de creencias de jerarquías sociales, que pueden ser atribuibles a los rasgos subyacentes de la personalidad. Por ello, similar al cultivo de la psicopatía, también se han establecido vínculos entre la crianza estricta y rígida, el desarrollo de la personalidad y las consecuentes actitudes racistas. No es sorprendente que comportamientos y actitudes indeseables como el racismo se desarrollen en niños que experimentan una crianza negativa, dado el significativo poder del rechazo y aceptación de los padres al moldear nuestras personalidades como niños y adultos, aunque el enfoque en la crianza autoritaria como la causa de las actitudes racistas en los niños ha sido reemplazado por una mayor comprensión sociocognitiva.

En contraste, la crianza positiva, que incluye el uso de técnicas de empatía, parece disminuir los comportamientos antisociales y limitar el desarrollo de los rasgos de personalidad psicópata y las actitudes racistas. De manera similar, los niveles de empatía parecen estar relacionados con las actitudes racistas y son un moderador importante de tales actitudes. Como la empatía es un antecedente clave del comportamiento prosocial y del desarrollo moral, estos vínculos son aún más importantes en una investigación de actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopática. Además, el desarrollo del comportamiento intimidatorio se ha relacionado con el comportamiento antisocial posterior, la criminalidad y la violencia, lo que podría incluir el desarrollo de actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopática.

Debido a los vínculos inversos entre la empatía y los problemas de conducta, las actitudes racistas y los rasgos psicopáticos, así como las similitudes en los caminos del desarrollo del racismo y la psicopatía, se esperaría una relación entre los rasgos psicópatas y las actitudes racistas. Los fuertes vínculos entre la psicopatía y varias conductas antisociales violentas y no violentas añaden más peso a esta idea, pero aún no se han realizado investigaciones que exploren esta relación propuesta.

Para poder demostrar de un modo empírico esta relación entre los rasgos psicopáticos y el racismo, los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson realizaron una investigación con 402 participantes cuyo objetivo principal fue examinar la relación explicada anteriormente, y cuyo objetivo secundario fue explorar la consistencia de esta relación entre adolescentes y adultos. La metodología, resultados y conclusiones podrán consultarse en el siguiente artículo del Club Forenses.

Estilos interpersonales entre negociadores de crisis y pacientes forenses hospitalizados. Club Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Interpersonal Style and Complementarity Between Crisis Negotiators and Forensic Inpatients”, de los autores Lindsay H. Dewa, Carol A. Ireland y Neil Gredecki, que exponen la influencia del estilo interpersonal y complementariedad entre los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados.

Un negociador de crisis intenta resolver un incidente crítico mediante la negociación con una persona o grupo de personas en crisis. El propósito de la investigación que resumimos a continuación fue establecer el estilo interpersonal de los negociadores de crisis y la interacción interpersonal entre ellos y pacientes hospitalizados forenses.

La negociación de crisis se ha utilizado como la principal táctica para intervenir y resolver incidentes críticos en todo el mundo. En situaciones de crisis, como la toma de rehenes, el enfoque principal de un negociador de crisis es determinar un resultado seguro para todos los involucrados. Se entiende por tanto que una comunicación efectiva y correcta es uno de los componentes más importantes para lograrlo, y que se puede lograr una comunicación efectiva como resultado de una correspondencia complementaria entre el estilo interpersonal del negociador y el del perpetrador.

Un incidente crítico puede definirse como un “evento significativo que interrumpe negativamente las funciones de la vida cotidiana y que requiere la atención y la experiencia de aquellos que están especialmente capacitados para manejar estos eventos” (Vecchi). Los incidentes críticos suelen provenir de individuos con altos niveles emocionales y se manejan a través de la facilitación de la negociación de crisis utilizando estrategias de comunicación verbal. Los incidentes críticos que involucran al negociador y perpetrador de la crisis pueden definirse bajo dos términos separados: ‘conflicto alto’, donde el perpetrador involucrado es de una mente racional y usualmente tiene un objetivo claro o un resultado para obtener de la situación; o “situación de crisis”, donde el individuo es irracional y no tiene intención de resolver la situación. Al aplicar esto al desorden mental, la comunicación efectiva es uno de los componentes más importantes para lograr un resultado seguro tanto para el negociador de crisis como para el perpetrador mentalmente desordenado. Pero, ¿qué sucede cuando los negociadores de crisis deben tratar con delincuentes con trastornos mentales?

Este estudio de investigación intenta investigar la relación interpersonal entre el negociador y el paciente forense con trastorno de personalidad en un entorno seguro (hospital), y busca determinar el estilo interpersonal del negociador de crisis y si es diferente del estilo interpersonal del personal clínico.

Para comprobarlo, participaron un total de 90 personas en el estudio. El estudio seleccionó a 31 negociadores entrenados en crisis que trabajan en un hospital forense de alta seguridad y 32 empleados no clínicos del mismo hospital. Además, 27 estudiantes de psicología de pregrado fueron seleccionados al azar de una sala de conferencias al solicitar informalmente voluntarios para completar el proyecto de investigación. A los tres grupos (n = 90) se les dieron ocho viñetas que detallaban diferentes estilos interpersonales. Las viñetas solo difieren en el estilo interpersonal del paciente: dominante, dominante hostil, hostil, sumiso-hostil, sumiso, amistoso-sumiso, amistoso, y amistoso-dominante.

Se pidió a los participantes que estudiasen ocho viñetas que describen un estilo interpersonal de un paciente involucrado en un incidente de rehenes, basado en las definiciones interpersonales de sumiso, amistoso-sumiso, hostil, hostil, amistoso, dominante, hostil-dominante y amistoso-dominante. Se evaluó la percepción de la capacidad de trabajar con el paciente mostrando las posibles respuestas en una escala de Likert de siete puntos que va desde extremadamente difícil (1) a extremadamente fácil (7).

Un ejemplo de la viñeta dominante para el estudio es la siguiente: El paciente A es un paciente forense que reside en un hospital seguro. Actualmente está involucrado en un incidente de crisis (por ejemplo, toma de rehenes / situación de barricada). El paciente A es autosuficiente, permanece tranquilo, se afirma a sí mismo, persuade a los demás, se hace cargo, instruye y da consejos, y defiende a los demás. “¿Qué tan fácil es trabajar con este paciente involucrado en un incidente de crisis?” Esto se repitió para los ocho estilos interpersonales.

Los resultado mostraron que la diferencia entre los grupos (negociadores de crisis, trabajadores clínicos y estudiantes) en estilos interpersonales dominantes, hostil dominante, hostil, hostil-sumisa y amigable-dominante no fue significativa. Sin embargo, se mostraron diferencias estadísticamente significativas en el estilo interpersonal sumiso en los tres grupos participantes; los estudiantes fueron más sumisos que los trabajadores clínicos o los negociadores de crisis. También existió una diferencia estadísticamente significativa al tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso entre grupos entrenados y no entrenados, demostrando que era estadísticamente más probable que los negociadores de crisis tuvieran un estilo interpersonal amistoso y sumiso. Un análisis de una vía de la varianza mostró que la diferencia entre los participantes con un estilo interpersonal dominante y los pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso no fue significativa, y asimismo un análisis de varianza de otra vía mostró que no hubo diferencias significativas entre los participantes con estilo interpersonal sumiso y el estilo interpersonal de pacientes hospitalizados forenses dominantes, indicando así que los participantes dominantes no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses sumisos.

También se planteó la hipótesis de que los participantes con un estilo interpersonal amistoso serían más optimistas sobre el trabajo con pacientes internos forenses con un estilo interpersonal amigable. Se realizó un análisis de varianza de una vía que muestra que hubo una diferencia no significativa entre los participantes con un estilo interpersonal amistoso y los pacientes forenses con un estilo interpersonal amistoso, mostrando así que los participantes amigables no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses amistosos. En cuanto a los negociadores de crisis, un análisis de varianza de una vía mostró que la perspectiva de los negociadores de crisis con un estilo interpersonal sumiso que trabaja con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante no fue significativamente optimista, al igual que de la forma contraria el análisis de varianza de otra vía reveló que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante no informaron percepciones significativamente más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso.

Resumimos por tanto de estos resultados que el estilo interpersonal sumiso demostró una diferencia entre los negociadores de crisis, los trabajadores clínicos y los estudiantes. El estilo interpersonal amistoso-sumiso fue diferente en los tres grupos participantes, mientras que los estilos interpersonales restantes no fueron significativamente diferentes entre los grupos. El entrenamiento en la negociación de crisis fue predictivo para tener un estilo interpersonal amistoso y sumiso en comparación con los grupos no entrenados. El análisis posterior reveló que los individuos dominantes no mostraron juicios positivos al trabajar con pacientes forenses forenses sumisos. Del mismo modo, las personas sumisas no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

Los negociadores de crisis dominantes eran más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante, mientras que los estilos amistosos y hostiles no mostraron una complementariedad con los estilos interpersonales correspondientes de los pacientes forenses hospitalizados. Todos los participantes eran más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal amigable que cualquier otro estilo, incluido el hostil.

La investigación muestra que la amabilidad es común en todos los individuos y con frecuencia sucede independientemente del estilo interpersonal de la otra persona. Es probable que la razón de que no haya una complementariedad correspondiente entre el estilo interpersonal hostil, y el estilo interpersonal amistoso, sea que se observó que la amabilidad era más prominente que la hostilidad. Esto indica que los participantes que mostraron un estilo interpersonal amistoso fueron amables independientemente del estilo interpersonal del paciente forense. En consecuencia, controlar la amabilidad puede hacer que la influencia de la complementariedad sea más visible. El estudio actual encontró que los negociadores entrenados en crisis son más propensos a tener un estilo interpersonal amigable en comparación con los otros estilos; sin embargo, los negociadores de crisis tenían aún más probabilidades de tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso que los otros participantes, lo que estaba de acuerdo con la hipótesis original. Sin embargo, los trabajadores clínicos y los estudiantes también eran más propensos a tener un estilo interpersonal amistoso y amistoso-sumiso que cualquier otro estilo interpersonal.

En cuanto al optimismo, los participantes en general fueron más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso que con estilo dominante. Sin embargo, se produjo un resultado inesperado que desafió la teoría de la complementariedad. Los negociadores dominantes de crisis se mostraron optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante determinado por las definiciones de estilo interpersonal. Este resultado fue en contra de la teoría de la complementariedad; en su lugar, apoyó la hipótesis de “similitud” con énfasis específico en cómo los individuos con la misma personalidad “gustan” a individuos con las mismas características que ellos. Es posible, por lo tanto, que contrariamente a la visión de complementariedad de que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante sean más optimistas sobre trabajar con pacientes forense con un estilo interpersonal sumiso, los negociadores de crisis dominantes sean más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

De todos modos, hay que tener en cuenta que este ha sido el único estudio encontrado referente al estilo interpersonal, la interacción y la complementariedad de los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados. Por lo tanto, los resultados de este estudio son exclusivos de la investigación actual y en función de 90 resultados, lo que si bien puede servir de referencia, sigue resultando una muestra pequeña. Una investigación con una muestra mayor podría ser útil para comprobar si es recomendable o no emparejar estilos interpersonales similares (negociador-sujeto problemático) para determinar el resultado más seguro en una situación de crisis. En general, se requiere más investigación para apoyar o negar la teoría de la complementariedad y la hipótesis de “similitud”.

No debemos de olvidar que con independencia del estilo interpersonal, todo negociador de situaciones en crisis debe de ser formado correctamente, siendo posible formarse, por ejemplo, a través del Máster Online de Perfilación de Personalidad y Negociación de Behavior & Law.

Delincuentes sexuales online desde una perspectiva de adicción a Internet (II). Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, os presentamos la segunda parte del resumen del interesante artículo “Understanding Sexually Deviant Online Behavior from an Addiction Perspective” de Kimberly Young, en donde se explica el comportamiento de los delincuentes sexuales online desde la perspectiva de la adicción al sexo en Internet. En esta segunda y última parte mostramos las diferencias entre el comportamiento de los delincuentes sexuales online y los delincuentes sexuales del entorno físico, y todas las etapas por las que pasan los primeros.

A diferencia de los delincuentes sexuales infantiles clásicos que exhiben patrones crónicos y persistentes de conducta sexualizada hacia los niños que suelen comenzar en la adolescencia temprana, cada uno de los 22 casos que explicamos en el anterior artículo fueron delincuentes por primera vez sin antecedentes de delincuencia sexual hacia los niños. Sus ofensas parecían estar relacionadas por completo con las salas de chat en donde realizan juegos de roles de fantasía sexual en línea. Usando como base el modelo de adicción de Young, los usuarios de fantasía siguen cinco etapas de desarrollo: descubrimiento, exploración, escalada, compulsión y desesperanza o arrepentimiento. Las etapas resaltan cómo los usuarios utilizan Internet como medio de escape progresivo como parte de un ciclo de adicción. Usando el modelo de Young para analizar los estudios de caso, cada una de las etapas se describe con más detalle para discutir su comportamiento desde una perspectiva de adicción.

1 – Descubrimiento

En la etapa de descubrimiento, los usuarios hacen el descubrimiento inicial de que los sitios web para adultos y las salas de chat sexualmente explícitas existen y están disponibles en Internet. Un hombre que hace investigación en línea puede tropezar accidentalmente con un sitio web pornográfico o una mujer ingresa a una sala de chat social y conoce a un hombre que la incita a ‘hablar sucio’ con él. En cualquier caso, la persona descubre la emoción sexual del acto, lo que abre la puerta a una mayor exploración. Muchos proveedores de servicios de Internet (ISP) permiten que existan salas de chat orientadas sexualmente con nombres que indiquen claramente los tipos de prácticas sexuales que serán habladas por los participantes. Esas prácticas van desde la más común hasta la más desviada. En los 22 casos, los clientes comenzaron como usuarios “de fantasía” participando en diálogos eróticos en salas de chat de orientación sexual a menudo conocido como “cibersexo”, en el que dos (o más) usuarios en línea intercambian discursos privados sobre fantasías sexuales y el acto puede ir acompañado de autoestimulación sexual. No es raro encontrar temas pedófilos en la sala de chat que permiten a los usuarios intercambiar fantasías relacionadas con temas sexuales que involucran interacciones entre adultos y niños (aunque este tipo de salas de chat se encuentran con más frecuencia en la Dark Web). Para los clientes, el tema de fantasía comienza como una novedad creada a través de las salas de chat del ciberespacio y su disponibilidad anónima.

2- exploración

En la etapa de exploración, pueden comenzar a experimentar, explorar nuevos sitios web como sitios de pornografía o juegos de azar, o pueden ingresar a una sala de chat por primera vez. Cualquiera que sea el comportamiento, para la persona que se vuelve adicta, por lo general es algo nuevo y algo tentador, y generalmente no es algo que hubieran hecho si pensaban que alguien estaba mirando. En el caso de Jack (uno de los ejemplos que muestra el estudio), una vez que descubrió uno de estos chat, comenzó a usar Internet para buscar otros sitios web para adultos. “Lo hice un par de horas a la semana al principio, luego aumentó a más. Empecé a quedarme hasta tarde en el trabajo y llegar los fines de semana solo para mirar porno. Me odié a mí mismo. Me aburrí de la pornografía y comencé a chatear con otras mujeres. Tuvimos sexo por teléfono, algunos me mostraron sus cámaras web y estaban desnudos, e incluso algunos se masturbaban para mí “. Muchas personas secretamente comienzan a experimentar en línea sin temor a ser atrapadas. Se sienten alentados por la aceptación de la cultura del ciberespacio, especialmente cuando están ocultos detrás del anonimato de la pantalla de la computadora, y muchos se sienten menos responsables de sus acciones a través de Internet. Dentro del contexto anónimo del ciberespacio, se eliminan los mensajes convencionales sobre el sexo, lo que permite a los usuarios representar fantasías sexuales ocultas o reprimidas en un laboratorio privado. Además, las experiencias en línea a menudo ocurren en la privacidad del hogar, oficina o dormitorio de uno, lo que facilita la percepción de anonimato y el uso de Internet es personal e imposible de rastrear. Para cualquier persona que alguna vez haya tenido curiosidad acerca de una fantasía particular oculta o desviada, el ciberespacio ofrece una forma anónima de explorar y disfrutar de esas fantasías.

3- escalada

En la etapa de escalada, el comportamiento aumenta cuando los usuarios sienten que tienen que buscar nueva pornografía cada vez que están en línea, tienen que hacer otra apuesta en un casino virtual, o tienen que ingresar a la sala de chat y ver quién más está en línea. Cruzan la línea del uso de Internet como una herramienta productiva para desarrollar un hábito recurrente. El usuario se siente obligado a conectarse, se siente más obsesionado con estar en línea y el comportamiento se vuelve más arraigado y ritual. Disfrutan de sitios particulares, establecen relaciones en línea con un conjunto regular de usuarios con los que tienen cibersexo, tienen sexo telefónico o se reúnen para tener sexo en la vida real. Jack comenzó a navegar por sitios de chat en busca de mujeres. “Fue tan erótico escuchar acerca de sus fantasías más salvajes, cosas en las que nunca pensé“, explicó. “Me dije que era inofensivo. Racionalicé mentirle a mi esposa sobre la necesidad de trabajar hasta tarde y empecé a perder fechas límite en el trabajo, pero después de 20 años de matrimonio es emocionante reavivar algo sobre mi propia sexualidad. Discutí lo que dijeron estas mujeres. Todo fue solo una fantasía. Eran todas las edades y antecedentes, me sentía como un Playboy virtual, pero todo parecía estar bien, siempre y cuando solo estuviera en línea, no parecía estar mal.” El riesgo de experimentar fantasías en línea desviadas sexualmente es que el delincuente sexual virtual comienza distorsionar lo que es el sexo normal “Me masturbo todas las noches con pornografía en línea desagradable y pervertida“, explicó un cliente. “Lo que más me excita son los aspectos tortuosos de ver fotos que de otro modo serían inaccesibles. Ahora, el sexo con mi esposa parece tan aburrido en comparación. Cuando tengo relaciones sexuales con mi esposa, siempre fantaseo con las imágenes que vi recientemente en la Web. Esto está destruyendo mi matrimonio. Ahora estamos durmiendo en camas separadas y estoy solo toda la noche con mi ordenador en lugar de ella. Sé que esto está enfermo. Quiero dejar de hacerlo, pero me siento demasiado débil para parar “. A medida que el alcohólico requiere dosis cada vez mayores de la droga para lograr la misma sensación y placer de la experiencia, el delincuente sexual virtual se aburre con fantasías rutinarias y ahora se ve para la próxima gran emoción virtual. En la etapa de escalamiento, el comportamiento se vuelve más crónico y pronunciado de tal forma que los usuarios de fantasía se saturan con un flujo continuo de contenido sexual que puede tomar formas más arriesgadas y riesgosas. En los casos de delincuentes sexuales virtuales, comienzan a participar en fantasías sexuales pedófilas.

Para lidiar con la doble vida que ocurre, el usuario de fantasía a menudo racionaliza el comportamiento y rechaza lo que dice o hace en línea con auto declaraciones como, “Es solo una fantasía de computadora” o “Esto no es lo que realmente soy“. Se separan de la experiencia sexual en línea y perciben su mundo secreto de fantasía como una vida paralela que está completamente separada de quienes son en la vida real. Sin embargo, estas racionalizaciones son temporales y eventualmente se descomponen a medida que se vuelve cada vez más disgustado por sus acciones en línea y experimenta episodios de desesperación, ya que las promesas de parar se rompen y los intentos de dejar de hacerlo fracasan. También pueden progresar hacia temas más desviados sexualmente que normalmente encontrarían reprobables y que con el tiempo se vuelven aceptables a medida que se vuelven cada vez más “insensibles” a la experiencia.

4- Compulsividad

El comportamiento habitual se vuelve una obsesión compulsiva. En esta etapa, la vida se vuelve inmanejable, ya que las relaciones o carreras se ponen en peligro debido a la conducta compulsiva. Patrick Carnes explica mejor la compulsividad sexual: “La experiencia sexual es la fuente de nutrición, foco de energía y origen de la emoción. La experiencia se convierte en un alivio del dolor y la ansiedad, la recompensa por el éxito y una forma de evitar abordar otros problemas emocionales en la vida de la persona. La adicción es realmente un estado alterado de conciencia en el que el comportamiento sexual “normal” palidece en comparación en términos de emoción y alivio de los problemas asociados con el sexo “. Jack a menudo describió sus sesiones en línea como un” aumento de las drogas “. Sintió una realidad alterada, como si la persona que estaba en línea no se superpusiera con la persona que era en la vida real. Es un tema común entre los 22 participantes. Cada uno de ellos describió su uso de Internet, ya sea en las salas de chat de sexo o en la pornografía en Internet, como una avalancha o un ataque que experimentaron mientras estaban en línea. Sentían como si Internet se tratara menos de usar como herramienta de información, sino como forma de escape psicológico. De la misma manera, la experiencia sexual en línea del usuario de fantasía produce un estado alterado de conciencia que se asocia con la reducción de la tensión y muestra una retirada progresiva en el uso de la computadora como un medio para evitar las complicaciones y responsabilidades de la vida. En esta etapa, el usuario se ve impulsado en gran medida por estados de tensión y agitación cada vez más dolorosos, al igual que un alcohólico se ve obligado a beber en momentos de estrés excesivo o una persona que come demasiado se ve obligada a comer en momentos de tensión. Exhibe patrones adictivos y continúa participando en la actividad a pesar de sus riesgos potenciales conocidos, incluido el arresto y el encarcelamiento. Después de su arresto, Jack explicó, “después de un tiempo supe que estaba mal, sabía que estaba al borde de un gran problema y ¿para qué? Mi vida se convirtió en un lío aislado y solitario. Me di cuenta de que podría perder mi trabajo, mi matrimonio y el respeto de todos los que amo si me atraparan. Tengo dos hijas y nunca pensaría en hacer algo inapropiado con ellas, pero no pude evitar detenerme a pesar de conocer todas las consecuencias de mis acciones “.

5- Desesperación

En la etapa de desesperación, el adicto golpea ese “fondo rocoso” metafórico solo para darse cuenta de la magnitud del daño infligido a causa de su adicción. Se desarrollan sentimientos de impotencia, especialmente cuando se da cuenta de lo descontrolada que se ha vuelto la vida. En esta etapa, el adicto se da cuenta del exceso no saludable del comportamiento solo para intentar la abstinencia total. A menudo cancelarán su servicio de Internet, desconectarán los routers o instalarán un software de filtrado para intentar detener el comportamiento compulsivo. El adicto tiene problemas para mantenerse “limpio”, y se siente desesperado por volver a encauzar su vida. Dado que la recaída está a solo un clic del mouse, el adicto vuelve a los patrones anteriores y comienza el ciclo una vez más. Dado que el adicto carece del control adecuado de los impulsos, es más probable que incursione en material sexual inapropiado o desviado, que es fácilmente accesible a través de Internet. Esto es especialmente problemático cuando el adicto experimenta en salas de chat con temas pedófilos e incesto. Si bien estas se etiquetan como salas de chat de “solo fantasía”, es difícil descifrar qué es un hecho y qué es una fantasía, según los diálogos de chat. En estos 22 casos, cada cliente describió sentimientos de baja autoestima, haciendo declaraciones: “Me odio a mí mismo”, “Soy débil”, “Soy defectuoso“, o “Soy asqueroso por mi hábito sucio“. Hicieron repetidos intentos de abstinencia y tuvieron repetidas incidencias de recaída. Han continuado de esta forma durante meses o años antes de su arresto y con frecuencia esperan ser atrapados. Lo ven como una manera de aliviarse de sus vidas en línea secretas y como una forma de detenerse finalmente.

Con todo esto concluimos que con la proliferación de salas de chat sexualmente explícitas, grupos de noticias y sitios web, Internet ofrece una salida para la exploración inicial de una persona curiosa, y el ciberespacio, con su falta de restricciones, crea acceso inmediato a salas de chat sexualmente explícitas consideradas ofensivas, incluyendo intereses infantiles. La mayoría de las personas aún no se dan cuenta de que existe un riesgo al involucrarse en actividades sexuales en línea. Si bien de alguna manera puede parecer algo aislado que nunca le sucedería a la gente que conocemos, las conductas sexuales en línea pueden ocurrir en el ambiente familiar, reduciendo así la sensación de riesgo y permitiendo conductas aún más aventureras. La variedad y el alcance de estas fantasías habilitadas por ordenador son ilimitadas y aún están evolucionando. En la era de Internet, las salas de chat nuevas, la nueva tecnología y los nuevos usuarios en línea ayudan a construir nuevas experiencias de fantasía sexual. Desde la perspectiva legal, dada la proliferación de contenido sexualmente explícito en Internet, los psicólogos forenses, las fuerzas del orden público y el sistema judicial en general deberían considerar el papel de Internet y su potencial para la adicción en el desarrollo del comportamiento sexual en línea inapropiado o desviado, especialmente en lo que se refiere a intereses pedófilos.

Dada la permisividad sexual de la subcultura del ciberespacio, las evaluaciones forenses deberían examinar la conducta que diferencia a los delincuentes sexuales clásicos de los delincuentes sexuales virtuales o los adictos a la fantasía que participan en temas pedófilos, en el contexto de cómo utilizan Internet. Desde una perspectiva clínica, las evaluaciones forenses de delincuentes sexuales virtuales también deberían evaluar si el usuario exhibe síntomas de uso compulsivo de Internet. ¿El cliente demuestra una pérdida significativa y regular de control de impulso? ¿El cliente muestra una preocupación por Internet? ¿El cliente continúa participando en la actividad sabiendo sus posibles consecuencias?.

También es importante evaluar si el cliente informa intentos fallidos de autorregulación y la incapacidad de controlar el comportamiento en línea. La adicción a Internet y la participación de personas que por lo demás son pro-sociales y respetuosas de la ley en el comportamiento sexual ilegal en línea con los niños han aumentado de manera alarmante a medida que ha aumentado la disponibilidad de Internet.