clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Documentoscopia (página 1 de 2)

Nota suicida y autopsia psicológica. Parte II. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, como comentábamos la semana pasada, les presentamos un resumen del artículo “Nota suicida y autopsia psicológica: Aspectos comportamentales asociados”, de los autores Mª Patricia Acinas, José I. Robles y M. Ángeles Peláez-Fernández, en un estudio del SEPADEM (Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias), que analiza con detalle el suicidio y la autopsia psicológica. Por su extensión, lo partimos en dos secciones y hoy abordaremos la segunda parte, la autopsia psicológica.

La conducta suicida consumada es cada vez más prevalente, llegando a superar las muertes por accidente de tráfico. La autopsia psicológica ayuda a diferenciar una muerte suicida de otra muerte violenta (homicidio, simulación de suicidio cuando es un asesinato…) y facilita las gestiones médicas y el llegar a conclusiones más fiables con mayor eficiencia y efectividad. En la autopsia psicológica, la nota suicida es uno de los documentos que se emplean para clarificar la situación. El análisis de los elementos que rodean a la nota suicida (tipología, intencionalidad, etc.), los peritajes y análisis grafológicos, se convierten en piezas clave fundamentales de la autopsia psicológica para reconstruir y conocer el estado mental de la persona de manera previa al suicidio. Por ejemplo, una persona depresiva podría emplear frases o palabras casi inconexas, que emanen tristeza, un trazo lento, torpe, con poca presión sobre el papel, con psicomotricidad fina alterada, hipotonía en los dedos que hacen pinza para la escritura, etc.

La autopsia psicológica es un método de investigación retrospectivo e indirecto sobre las características de la personalidad que tuvo el individuo en vida para poder acercarse a las circunstancias de su muerte. La autopsia psicológica es una peritación, un instrumento procesal y, por este motivo, debe realizarse con las garantías que estipula la Ley Procesal, bien porque le interese a la Autoridad Judicial competente o a las partes interesadas en el procedimiento. Es un aspecto importante que es éticamente incompatible que realice este procedimiento el mismo profesional de la salud mental que haya atendido en consulta a esa persona.

Si se considera la posibilidad de suicidio, se buscarán entrevistas con familiares, pero debe actuarse con rigurosa delicadeza para que la familia no se sienta invadida ni cuestionada, tratando de no incurrir en una victimización secundaria (conductas y actitudes que culpabilizan a las víctimas). Se realizará también, previa autorización judicial, el estudio y análisis de efectos personales como diarios personales, cuadernos de notas, correspondencia, emails, mensajes en móviles… Por tanto, la autopsia psicológica puede facilitar el esclarecimiento en casos de muerte dudosa: Valorando los factores de riesgo, el estilo de vida, el estado mental en el momento de la muerte, las áreas de conflicto y motivacionales, el perfil de personalidad, señales de preaviso suicida; y en los casos de otras muertes violentas puede delimitar el círculo de sospechosos.

Hay varios modelos para sistematizar la tarea:

  • MAPI (Modelo de Autopsia Psicológica Integrado). Es el más usado en el área iberoamericana (México, Chile, Honduras, Costa Rica…). Se aplicó a víctimas de suicidio, homicidio y accidentes. Es muy estructurado y sistematizado con respuesta cerrada que disminuye los posibles sesgos y la subjetividad del entrevistado. Es uno de los más completos; abarca 59 categorías con numerosas subcategorías y va acompañado de instrucciones para los aplicadores y respuestas a las dudas que puedan surgir en el proceso, además de requisitos para seleccionar las fuentes de información que deben explorarse.
  • ARMY. Este modelo se aplicó dentro del ámbito militar para poder elaborar planes preventivos; clasifica los suicidios en tres grados:
    • Intención clara de suicidio.
    • Impulsivo, no premeditado.
    • Intención no suicida (casos de suicidio por negligencia como los acaecidos por juegos de riesgo, abuso de sustancias…).
  • NAVY. Modelo del Servicio de Investigación Criminal de la Marina estadounidense.
  • Modelo sistematizado que plantea cuatro pasos a seguir:
    • Examen cuidadoso de la escena de los hechos (fotos, grabaciones).
    • Estudio de documentos disponibles, declaración de testigos, reporte de autopsia médica y toxicología.
    • Documentos que informen de la vida de la víctima antes de la muerte (notas escolares, visitas al médico, centros de salud mental, información laboral).
    • Entrevista con personas relevantes.

La autopsia psicológica se inicia con la aparición del cadáver y los métodos policiales y forenses, pero continua luego con otros especialistas y métodos (como técnicas de Entrevista Cognitiva para personas especialmente afectadas y/o con problemas de memoria; y cuestionarios más cerrados para informadores de referencia). Algunos autores recomiendan entre uno y seis meses después de ocurrido el hecho, porque aún se conserva la nitidez del recuerdo y la información obtenida es confiable. El tiempo promedio de la entrevista será de dos horas aunque puede extenderse un poco más.

La elección de los informantes es crucial: en suicidios de adultos se escoge a cónyuges o parientes de primer grado, además de informantes secundarios, como amigos, compañeros de trabajo, compañeros de piso, médicos, dependientes de tiendas, bares o lugares frecuentados por la persona. Cuando el suicidio es cometido por un adolescente, la información se extrae de padres, hermanos, amigos… (Con la autorización de padres o tutores de los menores), profesores, que pudieron detectar signos de aviso en alguna circunstancia. En ancianos, se amplía el rango de informantes para poder averiguar presencia de enfermedad física subyacente, medicación, circunstancias socioeconómicas… por lo que se podría entrevistar a trabajadores sociales, farmacéuticos, vecinos.

La autopsia psicológica, considerada como método de trabajo ante muerte dudosa o posible suicidio, tiene como objetivos: Aumentar la exactitud de las certificaciones; ofrecer indicaciones que el investigador puede emplear para evaluar el propósito letal de personas vivas; y postvención o función terapéutica con los familiares.

La AP debe responder, por tanto, al menos a tres cuestiones distintas:

  • ¿Por qué lo hizo el individuo? (explicar las razones del acto o descubrir qué llevó a él, reconstruyendo las motivaciones del difunto).
  • ¿Cómo murió el individuo y cuándo, o sea, por qué en ese momento particular? (aclarar las razones sociopsicopatológicas por las que murió en ese momento).
  • ¿Cuál es el modo de muerte más probable? (cuando el modo de muerte es equívoco, establecer con cierta probabilidad lo que pudo ocurrir).

Nota suicida y autopsia psicológica. Parte I. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Nota suicida y autopsia psicológica: Aspectos comportamentales asociados”, de los autores Mª Patricia Acinas, José I. Robles y M. Ángeles Peláez-Fernández, en un estudio del SEPADEM (Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias), que analiza con detalle el suicidio y la autopsia psicológica. Por su extensión, lo partiremos en dos secciones y hoy abordaremos la nota de suicidio.

Hasta pronto, amigo mío, hasta pronto, querido mío, te llevo en el corazón. La separación predestinada promete un nuevo encuentro. Hasta pronto, amigo mío, sin gestos ni palabras, no te entristezcas ni frunzas el ceño. En esta vida el morir no es nuevo y el vivir, por supuesto, no lo es.

Los últimos versos del poeta ruso Serguéi Esenin fueron escritos con su propia sangre antes de ahorcarse en su habitación de hotel en San Petesburgo. Aquellos versos eran su carta de suicidio.

Una nota de suicidio puede ser un elemento fundamental a la hora de clarificar una muerte de la que no se conocen las causas, indicando un suicidio donde, de otra manera, se vería un accidente. Aunque también pueden falsificarse para encubrir homicidios. Esta probabilidad es remota y suele aclararse tras la investigación policial. Aun así, la nota nos aporta las últimas palabras del suicida, sus últimos sentimientos ya fueran de soledad, rabia, desesperación, culpabilidad… de cómo había llegado hasta ahí, en definitiva. Son importantes porque nos aportan gran información sobre el suicida: conocimiento de las circunstancias, intencionalidad, posibles llamadas de atención o deseo de ser encontrado antes de la consumación, etc. Por otro lado, implica premeditación: un suicidio impulsivo no daría tiempo a una nota. Y, finalmente, permite desde lo médico-legal calificar la muerte como sospechosa o como suicidio.

Mediante el análisis de las cartas suicidas publicadas en los últimos 25 años, los autores han realizado una clasificación de los tipos según intenciones y objetivos, aunque no es extraño que una misma nota se clasifique en más de una categoría:

  • Despedida: Suele estar asociada a agradecimientos a las personas cercanas y a desculpabilizarlas ante la decisión que la persona ha tomado de quitarse la vida.
  • Instrucciones: La persona indica lo que quiere que hagan con su cuerpo o pertenencias tras la muerte, o cómo desea que arreglen sus diferencias a la hora de repartir testamento. O incluso como petición de últimos deseos. En algunos casos, las instrucciones de la nota suicida van dirigidas al médico que certifique la muerte, aunque esta circunstancia es bastante inusual porque las notas suicidas suelen ir dirigidas a personas queridas.
  • Acusaciones: Cuando intenta culpabilizar a otros; en ocasiones como intento manipulador de cargar a otros con la culpa de su muerte.
  • Petición de perdón: La persona no suele querer hacer sentir mal a otros de su decisión suicida y trata de disculparse por el sufrimiento causado en el pasado o por el sufrimiento que va a causar la noticia de su muerte. Por ejemplo: “Siento decepcionaros…”.
  • Justificación del propio suicidio: Obedece a cuestiones de honor, aspectos culturales arraigados, o cuando la persona considera que las circunstancias le han obligado. El suicida explica lo que ha ocurrido. No suele haber explícitos componentes de culpabilidad ni de petición de perdón.

El papel es el soporte qué más suele utilizarse para las notas suicidas, aunque existen otros como el espejo del baño pintado con lápiz de labios o en la propia ropa. También hay casos en los que se han pintado en la propia piel o en formato electrónico. El uso de mensajería instantánea nos da pistas sobre si quería ser rescatado o no. En cuanto al tamaño del papel, suele ajustarse al tamaño del mensaje que desea dejarse y por una sola cara. Suelen ser manuscritas, dejando constancia de su voluntariedad. Una nota a ordenador denota vergüenza o que considera que su caligrafía no será entendida, aunque también puede ser un indicio de nota falsa.

El útil de escritura más utilizado es el bolígrafo, aunque también la barra de labios y la propia sangre, como en el caso del poeta Sergei que comentábamos antes. Las notas suelen dejarse en el domicilio en un alto porcentaje de los casos (80%) y suelen estar dirigidas, por orden de importancia, a hermanos, policía, la pareja, amigos, padres, u otro familiar.

El contenido de las notas suicidas se refiere a cuestiones de ruina económica, enfermedad terminal, enfermedad crónica invalidante, desempleo, soledad, vejez, disminución de calidad de vida, pérdida de un ser querido, enfermedad mental, desarraigo, vergüenza por cambio en la imagen social tras un hecho acaecido. Incluso en algunos casos también se aprecia que la nota ha sido escrita durante un brote psicótico.

En definitiva, cuando se produce una muerte en circunstancias traumáticas, ambiguas, desconocidas o inciertas, cabe pensar en la posibilidad del suicidio. En muchas ocasiones, una nota junto al cuerpo nos ayuda a aclarar los aspectos necesarios y, así mismo, contribuyen en el estudio psicológico de la persona y las circunstancias que la llevaron a la muerte.

Notas de suicidio reales y falsas: un análisis de contenido. Club de las Ciencias Forenses.

nota-suicidio-falsa-club-ciencias-forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Genuine and simulated suicide notes: An analysis of content”, de los autores Maria Ioannou y Agata Debowska, de la International Research Centre for Investigative Psychology, donde se analizan las diferencias en el contenido entre notas de suicidios reales y simuladas.

“Lo siento. Ya no puedo más.
Lo he intentado, de verdad que sí, pero ya no puedo más.
Adiós”

¿Verdadera o falsa? Detrás de cada nota de suicidio hay una pregunta, la diferencia entre una despedida y un asesino que queda en impune. Y no sólo eso, las cartas siempre están dirigidas a alguien, reflejan la necesidad de ser comprendidos: son un acto social. El estudio de las notas de suicidio nos permite ahondar en la mente perturbada y ayudarnos a comprenderla.

Con este objetivo se analizaron sesenta y seis notas: treinta y tres notas pertenecientes a personas que cometieron suicidio y treinta y tres notas falsas. Para homegeneizar la muestra, las cartas se agruparon por parejas de una real y una falsa haciéndolas corresponder en edad, sexo y nivel ocupacional de sus autores. Las cartas falsas se obtuvieron de voluntarios a los que se les pidió que escribieran la nota que dejarían en caso de cometer suicidio.

Se encontró que se podían clasificar los temas que figuraban en las notas de suicidio en: reales, falsos y neutros (los que se encuentran por igual en ambos tipos de nota).

  • Las notas auténticas son muy emocionales y plantean problemas interpersonales complejos. Por otro lado, podemos encontrar tanto emociones positivas como negativas, a veces incluso entremezcladas a lo largo de la carta. Los temas más comunes son identificar a los familiares, dejar instrucciones, morir por un ideal, relacionar eventos con el suicidio, relación amorosa compleja, autodesprecio, sarcasmo, ira y despedirse. Así mismo, también se señalan algunos temas menos comunes pero que raramente se encuentran en notas falsas: Fecha y firma del escritor, decisión difícil, no escriben en tiempo futuro, adicción, soledad, cuidar de los seres queridos desde el más allá, lamentar el pasado, dar las gracias, despreciar a otros y falta de resentimiento.
  • Las notas falsas se caracterizan por un enfoque más cognitivo que emocional y un habla más metafórica, no abordan directamente las razones para cometer suicidio y hablan de nobles ideas a veces no relacionadas. Los temas falsos más significativos fueron la autonomía, ser una carga y la injusticia.
  • Los elementos que se pueden encontrar en ambos tipos de notas, es decir, los catalogados como neutros, son los asuntos médicos o psiquiátricos, el esfuerzo, la duración de los problemas y ser un mártir.

Además se encontró que algunos elementos se utilizaron en más del 40% de todas las notas y, por lo tanto, no se pueden utilizar para diferenciar entre notas genuinas y simuladas. Éstos son: disculpas (45,5%), razones inespecíficas de suicidio (43,9%), construcción positiva de la pareja (42,4%) y expresiones de amor (40,9%).

La escritura refleja el estado psicológico del escritor y eso nos adentra en la mente suicida. De modo que podemos utilizar los temas del contenido de las notas de suicidio para diferenciar las notas genuinas de las falsas con bastante fiabilidad.

Determinación del género a través de las huellas palmares. Club Ciencias Forenses.

Determinación del género a través de las huellas palmares. Club Ciencias Forenses.

Determinación del género a través de las huellas palmares. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, esta semana les ofrecemos un resumen del artículo “Determinación del género a través de las impresiones de huellas latentes de la palma de la mano presentes en los documentos”, del autor Amit Chauhan de la Universidad Amity (India), que trata de la identificación de sospechosos a través de las huellas palmares latentes presentes en los documentos.

Las marcas (dedos y palma de la manos) genotípicamente determinadas y únicas e imborrables por naturaleza, son consideradas uno de los mejores recursos para identificar un individuo con absoluta certeza. Las huellas de la palma de la mano son muy características y lo son igualmente si son halladas en la escena de un crimen y en documentos cuestionados. Se han llevado a cabo estudios con el fin de determinar el autor de un documento, pero no para determinar el género de un individuo. La identificación de un sujeto a través de las huellas de la palma de la mano es infalible, y si la determinación del género pudiera realizarse por medio de las huellas latentes de la palma de la mano sería de gran ayuda para los expertos forenses y para los investigadores a la hora de atrapar a un sospechoso. Así pues, dado que los dedos/palma de la mano tienen líneas y surcos elevados con poros de sudor que mantienen las crestas húmedas, y por lo tanto al tocar la superficie de escritura, se prevé que deje su impresión (huella) de forma latente en la superficie de escritura o en los papeles. En concreto, cuando firmamos, la parte inferior de la palma (área hipotenar) toma contacto con la superficie de escritura. Por otra parte, puesto que al parecer el sudor es un líquido incoloro, las impresiones que deja tras de sí no son visibles a simple vista; por lo tanto se debe incrementar la visibilidad de las impresiones por medio de distintas técnicas. En este trabajo, la relación inherente de las firmas con las huellas de la palma de la mano conduce a la determinación del género del sospechoso, e incrementa asimismo la fiabilidad del análisis de los documentos cuestionados. El análisis concienzudo de las huellas palmares reveladas y los parámetros obtenidos sobre los datos de los detalles particulares (radio de curvatura, distancia de curvatura de la línea de escritura, ángulo del centro de la curvatura de la línea de escritura, y la interdistancia de curvaturas) proporcionan valores estadísticamente significativos (P <0,05). En consecuencia, estos resultados indican que la determinación del género es posible.

Para este estudio, se utilizó una muestra de 60 personas, 30 hombres y 30 mujeres. La selección de los sujetos se realizó de forma aleatoria. Después de pedir su consentimiento, se les pidió a los sujetos que estamparan su firma en una hoja de papel blanco de buena calidad (papel bond) con un bolígrafo. Para revelar las huellas latentes recientes, se utilizó polvo negro, que por lo general se considera el mejor revelador para muestras frescas. El objetivo del estudio es determinar el sexo de un individuo a partir de la información recopilada por la obtención de las huellas reveladas de la palma de la mano. En primer lugar, hay que asignar los tres centros de curvatura en las huellas palmares reveladas y correlacionarlos con la línea de escritura donde se efectuaron las firmas. Se prevé que la imagen latente de las impresiones de la palma aparecerá bajo esa firma o en la línea de escritura. Claramente, identificar un individuo con absoluta certeza se ha convertido en una necesidad. Las huellas de la palma de la mano, sin duda, son más fiables y son evidencias aceptadas en los tribunales de justicia. El actual estudio se llevó a cabo para determinar el sexo de un individuo a través de las huellas palmares latentes en documentos. Es muy poco probable que en los documentos no aparezcan huellas latentes de la palma de la mano y muy difícilmente creíble que cuando escribimos, nuestra mano o parte de la palma no se apoye en el papel. El hecho de que no parezcan huellas latentes en los papeles puede ser debido al uso de guantes en las manos. De este modo, una vez que se ha firmado o empleado cualquier útil de escritura en un documento, entonces junto con la escritura el individuo también deja su identidad en forma de impresión latente de la palma de la mano.

Los resultados de este estudio muestran diferencias concluyentes entre los géneros. Por consiguiente, mediante el análisis de las huellas palmares reveladas y su relación intrínseca con la firma se puede llegar a determinar el género de un sospechoso. Al realizar el examen de los parámetros de los detalles particulares, se observa que las variaciones de los parámetros de ambos géneros son claras. Estas variaciones en los detalles particulares entre mujeres y hombres son significativos de la determinación del sexo, lo que esencialmente permite la determinación concluyente del sexo de un individuo. La determinación del género proporciona igualmente una pista importante sobre el sospechoso durante la investigación, lo que disminuye el plazo de resolución y su papel exacto en el caso. Así pues, los resultados del estudio indican que se puede utilizar esta técnica con el fin de minimizar la lista de sospechosos hallando valores similares para el género de los sospechosos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses.

Traducción y edición: Leticia Moreno

Grafología y Grafología Forense. Club Ciencias Forenses.

1-clínicaEstimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, esta semana les presentamos un resumen del artículo “Grafología y Grafología Forense”, de los autores Nursel Yalçin y Filiz Gürbüz de la Universidad de Gazi (Turquía), que trata acerca de la relación entre un texto escrito y su autor.

La Grafología no es sólo una disciplina que analiza la personalidad a través de la escritura manuscrita, sino también una disciplina científica que utiliza la escritura en distintos campos. A pesar de ser históricamente un método antiguo, ha sido aceptado como disciplina científica edesd 1970. La grafología se emplea en muchos ámbitos, como los sistemas biométricos de seguridad en tecnologías de la información, el análisis de personalidad en psicología, la selección de personal en las organizaciones, la autentificación e identificación de delincuentes en las ciencias forenses, los servicios de orientación y prácticas similares en educación. La Grafología se basa en el movimiento de la psicología experimental. Aunque ha sido definida como una disciplina que analiza la personalidad a través de la escritura manuscrita, es un método de observación que analiza científicamente la relación entre un texto y su autor, y examina el texto como una expresión de la personalidad de su autor. La escritura es una habilidad motora compleja basada en la neurología y la fisiología. Al igual que la personalidad, la escritura también se va desarrollando. Así pues, la infancia, la adolescencia y la edad adulta se reflejan en la escritura.

En el análisis grafológico es importante identificar los hábitos de escritura. Existen diferentes alfabetos con distintos signos gráficos. Estos hábitos deben tenerse en cuenta en el análisis de la escritura manuscrita. De lo contrario, las características de la muestra pueden ser percibidas como las características personales del autor del texto. Por este motivo se examinan las características estructurales e individuales en el análisis forense de un documento. En el acto de escribir están implicados muchos factores externos que afectan a la escritura. Uno de ellos es el estado de ánimo del individuo. El estado de ánimo afecta a la escritura y puede producir cambios como la regularidad en la escritura, la mala escritura, etc. Otro de los factores que afectan a la escritura son las condiciones físicas. Por ejemplo, una persona no puede escribir de la misma manera cuando hace mucho frío o mucho calor. Incluso el estilo de expresión puede cambiar bajo estas circunstancias. La escritura revela los rasgos de la persona, y estas características no cambian a menos que varíen las condiciones físicas o psíquicas de la persona. A pesar de los múltiples campos de aplicación de la grafología, se han estudiado dos ramas generales. Por un lado, la grafología forense que analiza la autenticidad de un texto o firma y su autoría, y por otro la grafología psicológica que es capaz de determinar los rasgos y el estado mental y físico de un individuo a través de su escritura manuscrita. Aunque ambas ramas examinan las características del autor de un texto, existen diferencias entre la grafología forense y otras áreas de aplicación de la grafología en relación a los factores considerados.

La grafología forense es una de las disciplinas que más se emplea dentro de la Grafología. La grafología forense trata de determinar si un texto o firma es auténtico o quien es el autor de un texto o una firma en un documento. Al escribir un texto o al realizar una firma, los individuos actúan de manera diferente y bajo el efecto de muchos factores como la anatomía de la mano y el brazo, el movimiento de la mano, la estructura de los caracteres, la ocupación y la frecuencia con la que se escribe o firma. Al analizar estas diferencias (o semejanzas), por lo general, se puede determinar quien es el autor del texto o firma examinado o si ha sido ejecutados por la misma mano a través de distintas muestras de escritura o firmas. En los casos presentados ante las autoridades legales, se puede detectar la falsificación de una firma en un documento, en documentos utilizados en relaciones comerciales (letras de cambio, recibos, etc.), en testamentos, en contratos de alquiler de inmuebles, y muchos otros documentos privados y oficiales. Asimismo, la identificación de la autoría de un documento gana importancia en los casos que se someten a las autoridades judiciales y a las fuerzas del orden público, como cartas de suicidio, amenazas o testamentos. En los casos de secuestro o de notas de rescate, delimitar la identificación del sospechoso puede ser fundamental para las fuerzas del orden público, y esta rama de la ciencia puede emplearse en estos casos. La información acerca del género del autor de un documento escrito, para determinar la autoría en Grafología Forense, parece ser importante en la investigación criminal. Del mismo modo, es igualmente importante poder determinar la edad del autor del texto. La determinación del género se aborda discretamente en las investigaciones grafológicas. Pero resulta más complicado determinar la edad que el género. Por otro lado, para determinar la antigüedad de la tinta se tiene que calcular el tiempo transcurrido desde la realización del texto hasta el momento del análisis, pero en estos estudios no se tienen en cuenta las propiedades grafológicas. Se consideran las propiedades de la tinta utilizada en la redacción del texto.

En resumidas cuentas, la grafología es la rama de la ciencia que investiga la relación entre la escritura y su autor, y el análisis de cualquier tipo de relación entre el texto y su autor se encuentra dentro del ámbito de aplicación de esta rama. Se utiliza mayoritariamente en las ciencias forenses. El desarrollo de programas capaces de analizar los manuscritos como lo hacen las técnicas tradicionales, son extremadamente útiles para ahorrar tiempo. Los datos que revelan la relación entre el texto y su autor son muy valiosos para llevar a cabo las investigaciones con mayor rapidez en casos legales. En consecuencia, en estos casos sería necesario desarrollar sistemas biométricos de alta fiabilidad capaces de restringir el número de muestras de escritura a analizar entre las que pertenecen a la persona sospechosa.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno

Rasgos de personalidad y Análisis de la escritura. Club Ciencias Forenses.

Rasgos de personalidad y Análisis de la escritura. Club Ciencias Forenses.

Rasgos de personalidad y Análisis de la escritura. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, esta semana les ofrecemos un resumen del artículo “La falta de pruebas para la evaluación de los rasgos de personalidad mediante el análisis de la escritura”, de la autora Barbara Gawda de la Universidad María Curie-Sklodowska (Polonia), que trata sobre la evaluación de los rasgos de personalidad a través del análisis de la escritura.

El análisis grafológico se utiliza en la selección de personal, sin embargo, la investigación científica relacionada con el análisis de la escritura ha generado datos controvertidos, y esta es la razón por la que la evaluación de la personalidad a través de la escritura sigue siendo cuestionable. La creencia de que la personalidad se refleja en la escritura manuscrita se ha visto reforzada por teorías grafológicas. El origen de las hipotéticas conexiones entre la personalidad y la escritura está relacionado con el concepto de individualización de los movimientos gráficos (gestos). Este concepto explica que los gestos gráficos son únicos, individualizados y distintivos. Todavía no existe una teoría que explique la asociación entre escritura y personalidad. Los esfuerzos científicos encaminados a identificar una relación entre ellas han revelado resultados ambiguos. La investigación correlacional se refiere al examen de la fuerza de la asociación entre las características de la escritura manuscrita y los resultados de un cuestionario de personalidad. La extra-introversión es uno de los rasgos de personalidad más analizados en relación con la escritura. A pesar de los distintos estudios que han abordado este rasgo de personalidad, es imposible confirmar la asociación. Existe asimismo un grupo de estudios que presentan el uso del análisis de la escritura en la selección de personal, las evaluaciones de competencia de trabajo en mujeres de éxito o la predicción del éxito académico. No obstante, la investigación sobre personalidad y escritura manuscrita tiene limitaciones significativas. Así pues, el propósito de los dos estudios presentados en este artículo es demostrar si existe o no una relación entre rasgos de personalidad y características de escritura manuscrita.

En el primer estudio, se empleó el cuestionario NEO-FFI para evaluar la personalidad. El NEO-FFI mide los siguientes cinco rasgos de personalidad: neuroticismo, extraversión, amabilidad, responsabilidad y apertura. Las muestras de escritura fueron analizadas por expertos forenses en documentoscopia y pericia caligráfica. No se recurrió a grafólogos, sino a expertos forenses en documentoscopia, con el fin de evaluar los parámetros gráficos de la escritura con objetividad, sin la influencia de conceptos grafológicos. Cada participante completó el NEO-FFI y un cuestionario para determinar las características relevantes para el análisis del movimiento de la mano, como edad, nivel educativo, ocupación, habla, visión, deficiencias motoras, enfermedades neurológicas, etc. Luego, cada individuo debía escribir el mismo texto en una hoja de papel sin líneas dictado a una velocidad media, con el fin de estandarizar las condiciones. El propósito de este estudio es establecer la asociación entre escritura y rasgos de personalidad. Las puntuaciones más altas en neuroticismo se relacionan con una frecuencia menor de letras de tamaño medio, presión media, tamaño medio de la zona media, e impulso de palabra. Las puntuaciones más altas en extraversión se correlacionan con una mayor frecuencia de letras de tamaño medio, presión media y tamaño medio de la zona media. La amabilidad se asocia con el tamaño medio de letras, presión media, y tamaño de la zona inferior. La responsabilidad se correlaciona con el tamaño medio de letras, presión media y dirección horizontal de la línea base. Las puntuaciones en apertura se relacionan con la forma lineal de las letras “m” y “n”, presión media e impulso de sílabas. En el segundo estudio se utilizó el cuestionario EPQ-R para evaluar las siguientes tres grandes dimensiones de personalidad: extraversión, neuroticismo y psicoticismo. Se analizaron las mismas características de escritura manuscrita que en el primer estudio y se recurrió a los mismos expertos. El procedimiento fue el mismo que en el anterior estudio, aunque se analizó una muestra diferente. Se comprobó si alguna característica de escritura se asocia con los rasgos de personalidad medidos por el EPQ-R. Las correlaciones entre la escritura y las escalas del EPQ-R no fueron significativas. No se encontró ninguna correlación estadísticamente significativa entre psicoticismo, extraversión y parámetros de escritura manuscrita. Únicamente se encontró una correlación relativamente significativa entre neuroticismo y línea base sinusoidal.

Los resultados sistematizan la diversidad de datos grafológicos en la relación entre escritura y personalidad. No se han encontrado características específicas en la escritura de individuos con extra-introversión, neuroticismo, psicoticismo, agradabilidad, responsabilidad o apertura. La investigación actual se realizó de acuerdo a las reglas científicas. Los requisitos metodológicos fueron estrictos. Se controló un conjunto de variables importantes que pueden tener impacto en la escritura manuscrita, incluyendo la lateralidad, la edad, el deterioro motor o neuropsiquiátrico, etc. Además, el análisis de la escritura se realizó con los criterios objetivos. Los resultados muestran un pequeño número de características gráficas relacionadas con los principales rasgos de personalidad. Por tanto, estos estudios mostraron que existe alguna relación entre rasgos de personalidad y escritura manuscrita, aunque no se pueden evaluar los rasgos de personalidad en base a estos parámetros gráficos. Los presentes hallazgos confirman los resultados de los estudios que planteaban la escasa utilidad del análisis de la escritura para la evaluación de la personalidad. Las correlaciones entre el cuestionario Big Five y las evaluaciones grafológicas no confirman la capacidad del análisis de la escritura para medir los cinco grandes rasgos de personalidad. La interpretación probable de estos resultados es que la personalidad y el gesto motor son independientes. La personalidad es muy difícil de explicar a nivel neuropsicológico. En consecuencia es imposible interpretar los rasgos de personalidad del Big Five a través del análisis de la escritura. No se han encontrado características específicas de escritura para cada rasgo de personalidad medido por el EPQ-R. Así pues, los estudios presentados no pueden confirmar que los rasgos de personalidad, como neuroticismo, psicoticismo, extraversión, amabilidad, responsabilidad y apertura, puedan reflejarse en la escritura manuscrita de una persona.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno

Coleccionistas: Delincuentes sexuales en serie que conservan pruebas de sus crímenes. Club de las Ciencias Forenses.

Coleccionistas: Delincuentes sexuales en serie que conservan pruebas de sus crimenes. Club de las Ciencias Forenses.

Coleccionistas. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, una vez más, es un placer poder mostrarles un artículo que despierta  nuestro interés y curiosidad, como en este caso el realizado por Park E. Dietz, Robert R. Hazelwood y Janet I. Warren de la Universidad de Virginia (EE.UU.) que versa sobre el terrorífico mundo de los delincuentes sexuales que coleccionan recuerdos de sus víctimas.

Un comportamiento coleccionista es contrario a la intuición, ya que representa una prueba irrefutable de la responsabilidad de un sujeto en la comisión de un delito grave. El proceso de reunión de estos artículos y el hecho de mantenerlos juntos cerca del delincuente parece suponer una experiencia psicológica fundamental para la motivación a la hora de cometer los crímenes.

Entre los comportamientos asociados a las parafilias se encuentra la búsqueda de la estimulación a través de imágenes y materiales adquiridos hasta conformar una colección personal. Los delincuentes sexuales en serie que cumplen sus deseos parafílicos (conocidos por la policía como delincuentes sexuales rituales) no son una excepción a esta regla. En la investigación de este tipo de delincuentes se ha observado un fenómeno extraordinario: algunos intencionalmente graban, conservan y archivan numerosos detalles de sus crímenes sexuales. Sus métodos incluyen grabación en vídeo, cintas de audio, fotografías, dibujos, redacciones en diarios, cartografía, anotaciones en calendarios, largas descripciones y conservación de ropa interior, joyas u otros objetos pertenecientes a la víctima, incluso líquidos y/o partes de su cuerpo.¿Qué mueve a los delincuentes a preservar las pruebas fehacientes que confirman sus crímenes, algo que amenaza su libertad y su vida? Se ha encontrado un patrón de conservación de artículos de los crímenes en serie entre asesinos sádicos sexuales, asesinos, violadores, necrófilos y pederastas. Los delincuentes utilizan una variedad de modalidades para la grabación y archivo de sus crímenes y algunos de ellos utilizan más de una modalidad. Esto no constituye una tipología de los delincuentes, ya que dichas modalidades no son ni mutuamente excluyentes dentro del repertorio ni recoge todas las posibilidades existentes.

Algunos delincuentes acumulan material a modo de catálogo de posibles futuras víctimas. Esto les proporciona una fantasía pre-delito, además de identificar a un grupo de víctimas que pueda estar disponible cuando se decidan a actuar. La búsqueda incesante de una nueva adquisición les genera entusiasmo, ansiosas expectativas y emoción. Este proceso de seleccionar víctimas potenciales tiene el doble objetivo de crear un catálogo entre las que elegir y generar una fantasía de oportunidades y conquistas sexuales interminables. Poseer algo que pertenece a la víctima, que simboliza a la víctima, valida su conquista o victoria sobre ella a modo de trofeo. Los objetos cumplen una función de enlace, manteniendo al delincuente psicológicamente conectado con la víctima a pesar de la terminación del delito o incluso de la muerte de la víctima. Por otra parte, las colecciones permiten revivir la experiencia, refinar futuros delitos sexuales y generar pornografía para uso personal o para compartir con otros. Una vez que la víctima se añade a su archivo, el crimen se vuelve interminable y la víctima es capturada en un perpetuo estado de victimización.

La importancia psicológica de las colecciones de los delincuentes sexuales en serie es extraordinaria para ellos, ya que arriesgan sus vidas y su libertad mediante la preservación de las pruebas de sus crímenes. Hay un impulso para mantener la colección a mano y disponible para poder verla y manejarla a su antojo, vincularla a sus víctimas y disfrutar de los beneficios psicológicos de la misma (captura, posesión, fantasía sexual, recuerdo y poder). Desde una perspectiva más amplia, estos hechos ilustran la multiplicidad de trastornos parafílicos demostrados por delincuentes sexuales violentos y la conexión entre la conducta fetichista y los asesinatos en serie. Esta es una conexión documentada hace muchos años en varios estudios de asesinos en serie en los que se refleja la conexión entre los asesinatos en serie, el travestismo y otras formas específicas de conducta fetichista.

Este hallazgo también tiene relevancia para los profesionales del orden público, la salud mental o la comunidad forense, que deberían considerar si un delincuente sexual o una persona que presenta parafilias, a priori inofensivas, podría tener en el futuro impulsos y conductas más peligrosas. Deberán estar especialmente vigilantes sobre aquellos que tienen un historial de actos criminales, trastornos de la personalidad, enfermedad mental, abuso de sustancias o trauma sexual personal. La probabilidad de reincidencia en delincuentes en serie es muy alta y no existe ningún tratamiento capaz de reconstituir sus personalidades con el fin de hacerlas inocuas. En 1930, Wilhelm Stekel, en su obra Las aberraciones sexuales, argumentó que este tipo de delincuente debe ser “entregado a un especialista para un tratamiento después de un examen preliminar”. Desgraciadamente, no existe antídoto alguno para erradicar las perversiones violentas junto a trastornos de personalidad. Por lo tanto, la rápida identificación y aprehensión es lo mejor que puede hacerse ante el estado actual de conocimiento.

Seríamos negligentes si no resaltáramos que solo porque algunos delincuentes en serie amasen una colección de materiales de fantasía no significa que todos los que tengan colecciones de este tipo vayan a delinquir. Existen individuos no delincuentes cuyas colecciones están disponibles para el estudio y recogen gran cantidad de, por ejemplo, pornografía especializada. Estas colecciones son obviamente de naturaleza sexual, pero no están asociadas a la violencia, al menos hacia una víctima real. Sin embargo, existe un riesgo claro de que las personas que no entiendan bien la naturaleza del deseo o de las parafilias inocuas confundan una colección de material de fantasía con un catálogo de posibles víctimas.

Existe una obvia relación entre la parafilia, teniendo en cuenta el factor secreto de este comportamiento sexual, y una colección inanimada que ayude a preservar las experiencias de su propietario. En conclusión, esta tendencia que se da entre algunos delincuentes parafílicos en serie constituye una importante área de estudio psicológico y criminológico. Gracias a ello se revela parte de la motivación del delincuente y su fantasía sexual esencial y puede corroborar su asociación con la víctima, que a menudo ha fallecido antes de que se descubra la colección.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

La posesión de armas de fuego: ¿protectoras o productoras de violencia? Club de las Ciencias Forenses.

Posesión de armas de fuego y muerte violenta: una revisión crítica. Club de las Ciencias Forenses.

Posesión de armas de fuego. Club de las Ciencias Forenses.

Apreciados amigos del Club de las Ciencias Forenses, el artículo elaborado por Wolfgang Stroebe de la Universidad de Utrecht (Países Bajos), que hoy les ofrecemos, constituye una revisión crítica de la investigación empírica sobre la asociación entre la posesión de armas de fuego y el suicidio y el homicidio. Tanto el suicidio como el homicidio reflejan un comportamiento intencional con el objetivo de matar, bien a uno mismo o a otra persona. Se puede esperar que la tasa de posesión de armas de fuego se relacione positivamente con las tasas globales de suicidios y homicidios. El fácil acceso a las armas de fuego aumenta el riesgo de morir por causas violentas. Con muy pocas excepciones, diferentes estudios han encontrado la propiedad de armas como positivamente relacionada con los suicidios y los homicidios causados por ellas. Las personas primero deben tener el objetivo de matar y segundo, tener acceso a un arma de fuego con el fin de lograr este objetivo mediante el uso de dicha arma.

La mayor parte de los estudios utilizan comparaciones de corte transversal, con lo que una asociación positiva puede ser parcial o totalmente debida a la causalidad inversa, es decir, que las personas que quieren suicidarse saldrán, por ejemplo, a comprar armas. Diferentes estudios de casos han encontrado la propiedad de armas asociada significativamente a un aumento sustancial de las tasas globales de suicidio. Dado que las armas son solo un medio a utilizar para llevar a cabo un propósito determinado, sería posible que los suicidios con armas fueran simplemente sustituidos por otras formas de acabar con la propia vida.

Los investigadores han ofrecido tres explicaciones para plantear una relación positiva entre la posesión de armas y los homicidios. La hipótesis de la instrumentalidad de las armas asume que una relación positiva sería debida a la mayor letalidad de armas de fuego, esto es, las armas proporcionan uno de los medios más eficaces para matar a otras personas. Las personas que, por ejemplo, viven en ambientes donde las armas están fácilmente disponibles son más propensas a ser asesinadas, porque los asesinos potenciales suelen tener un arma y por tanto es más sencillo matar a una víctima potencial en un ataque concreto. Esta es la posición generalizada de “a más armas más crímenes”.

 Existen dos posibles explicaciones para la asociación negativa entre la prevalencia de armas y la aparición de la violencia:

– En entornos en los que hay armas, la víctima potencial también puede poseer una. Y puesto que se supone que las armas sirven para proporcionar un medio eficaz para la defensa de uno mismo contra los ataques violentos, puede inferirse que las personas que poseen armas de fuego son menos propensas a ser asesinadas.

– Por otra parte tenemos la hipótesis de la disuasión, a través de la que puede argumentarse que el conocimiento de que todo el mundo posee un arma podría disuadir a los delincuentes de planificar crímenes.

 Se dan dos posibles explicaciones ante el fracaso a la hora de encontrar una relación entre la prevalencia de armas y el homicidio, a saber, que no existe una relación entre estas dos variables o que los dos procesos opuestos se anulan mutuamente.

En diferentes estudios se ha visto que las personas que viven en una casa con un arma de fuego tienen casi tres veces más probabilidades de ser asesinadas que las que viven en un hogar limpio. La mayoría de las víctimas son asesinadas por un familiar o un amigo y solo muy pocos fueron asesinados por un desconocido.  De todos modos, únicamente la mitad de estos homicidios fueron cometidos con un arma de fuego. La gran mayoría de los hallazgos sobre la asociación de la disponibilidad de armas de fuego y el suicidio o el homicidio es consistente con la hipótesis de que el fácil acceso a las armas de fuego aumenta el riesgo de morir por causas violentas. Con pocas excepciones, los estudios han encontrado que la propiedad de armas está positivamente asociada con suicidios y homicidios por armas de fuego. Dado que apenas existen estudios que encuentren una relación negativa entre la disponibilidad de armas y los homicidios, se puede rechazar la hipótesis de la legítima defensa y la disuasión. Por lo tanto, se puede concluir claramente que la existencia de más armas se asocia a más muertes violentas. Por otra parte, también hay evidencia de que las armas no sólo sirven como sustitutas de otros medios de matar, sino que aumentan las tasas globales de suicidio y homicidios. Aunque los hallazgos en esta revisión son consistentes con la hipótesis de que el acceso a un arma de fuego aumenta el riesgo de suicidio u homicidio (por ejemplo, a partir de estudios a nivel individual), también aparece el apoyo a la hipótesis de que la asociación positiva se debe en parte a la causalidad inversa. Debido a que las armas son un medio eficaz de suicidio, las personas que planean suicidarse a veces compran un arma para hacerlo. Del mismo modo, mientras que el acceso a las armas hace que sea más fácil cometer un asesinato, las personas que viven en zonas de alta criminalidad suelen comprar armas para su propia protección. Estas dos interpretaciones no son incompatibles. Con respecto a las tasas de homicidio, es probable entrar en un círculo vicioso: el fácil acceso a las armas de fuego aumenta la tasa de homicidios y el aumento de las tasas de homicidio lleva a motivar a la gente a comprar armas para su propia protección. Esta necesidad de auto-protección es probable que sea una de las raíces más profundas de la resistencia de los norteamericanos a la aprobación de leyes de armas más estrictas, algo difícil de entender desde una perspectiva europea.

La mayoría de los europeos no podría pensar en tener un arma para su protección personal. Entonces, ¿por qué los estadounidenses se sienten con la necesidad de poseer armas? Una razón obvia sería la relativa alta tasa de homicidios que se produce en aquel país. Para reducir esta necesidad se podría, por lo tanto reducir aún más las tasas de homicidios. Otra estrategia sería la de convencer a la gente de que la posesión de un arma de fuego supone, finalmente, más peligro que protección.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Programas de tratamiento eficaces para los adolescentes violentos: retos programáticos y características prometedoras. Club de las Ciencias Forenses.

Programas de tratamiento eficaces para los adolescentes violentos: retos programáticos y características prometedoras. Club de las Ciencias Forenses.

Violencia en la adolescencia. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, hoy nos toca abordar un tema extremadamente preocupante para nuestra sociedad, como es la búsqueda de programas  adecuados para paliar la violencia de ciertos adolescentes. Este artículo se lo debemos a Michael F. Caldwell  integrante  del Centro Mendota de Tratamiento Juvenil en Madison (EE.UU.) y a Gregory Van Rybroek de la Universidad de Wisconsin en Madison (EE.UU). Efectivamente, la búsqueda de programas de tratamiento eficaces para adolescentes infractores violentos ha producido a lo largo del tiempo más preguntas que respuestas y solo un puñado de ellos ha demostrado ser eficaz. Este documento analiza las similitudes de los cuatro programas que han demostrado ser eficaces en la reducción de la reincidencia en adolescentes infractores. Todos conforman un enfoque integral, utilizando un sistema de tratamiento multidimensional para trabajar con los jóvenes y sus familias, y comparten filosofía, marco teórico y estructura. Estas características comunes proporcionan una práctica plantilla para facilitar el avance de la programación futura y la investigación.

La búsqueda de un tratamiento claramente eficaz y generalizable que pueda reducir la delincuencia grave y persistente en los delincuentes juveniles ha sido el santo grial de la investigación sobre justicia de menores durante muchos años. La evidencia de una intervención eficaz con adolescentes infractores violentos es muy limitada (Tate, Reppucci y Mulvey, 1995). Como resultado, se genera un sentimiento constante de que el tratamiento de los menores violentos, un esfuerzo que a priori parece poco atractivo y desagradable, supone un área de escaso desarrollo.

Por lo general, los menores que han participado en actos de violencia están bajo la supervisión de un tribunal o de un departamento social. Una amplia gama de factores influye en el impacto y en los resultados de los tratamientos. Los individuos más perturbadores o agresivos, por ejemplo, se retiran con frecuencia del tratamiento o son más propensos a abandonarlo. Además, la mayoría de las investigaciones sobre la eficacia del tratamiento en adolescentes violentos se basa en estudios cuasi-experimentales o de observación, a menudo comparando individuos que completan o concluyen el tratamiento de aquellos que no lo hacen.

Algunos de los escasos enfoques de tratamiento que han demostrado ser eficaces en la reducción de la violencia criminal grave en adolescentes son la terapia familiar funcional, mediante la modificación de patrones desadaptativos a través de una terapia individualizada; la terapia multisistémica, basada en la orientación familiar y en la relación con la escuela, la comunidad, los miembros de la familia y otros actores del entorno del joven; el tratamiento multidimensional de cuidado de crianza, en el que mientras el joven permanece en hogares de acogida la familia biológica lleva a cabo tratamientos paralelos dirigidos a que se produzca una reunificación posterior de una familia ya sana; y la terapia en un centro especial de tratamiento, a través de la cual el adolescente queda apartado de la comunidad bajo custodia segura en un centro penitenciario correccional. Este último programa (MJTC) se basa en una versión de la Teoría de Aprendizaje Social (Bandura, 1977) y en la Teoría de Sistemas (Von Bertalanffy, 1969) y funciona de una manera similar a una unidad de psiquiatría para adolescentes.

Cada uno de los enfoques descritos trabaja con jóvenes que tienen problemas de conducta, aunque cada uno se desarrolla en un entorno diferente.  Ninguno de ellos es la panacea y la aplicación de cada uno, sin duda, presenta sus propias dificultades. La cooperación de los participantes, el apoyo del personal administrativo y de gestión, una adecuada dotación de profesionales cualificados y la financiación son los problemas más comunes que surgen y se plantean. Cada tratamiento requiere de la coordinación de los servicios sociales existentes y/o de los sistemas de justicia juveniles vigentes. Además de las similitudes filosóficas y teóricas, cada uno de estos enfoques emplea componentes similares para prestar los servicios, asegurar la integridad del tratamiento y poder evaluar los procesos y los resultados de los mismos, definiendo los problemas objetivos en términos claros. Se incluye, además, una amplia variedad de servicios o intervenciones potenciales altamente flexibles e individualizados en función de las necesidades de los jóvenes y de sus familias. Los servicios se adaptan a las circunstancias, a los aspectos emocionales y al comportamiento de todos los implicados en el proceso. Cada una de estas intervenciones incorpora componentes que permitan controlar continuamente el progreso del joven delincuente y de su familia y cada programa emplea los estudios de los resultados de una manera particular para comprender mejor las formas en que dicho programa es eficaz y para determinar si se están consiguiendo los resultados previstos. Está concienzudamente estudiada la forma de intervenir, qué servicios son apropiados y cómo se prestan los mismos. Todo se basa en una cuidadosa selección, formación, seguimiento y supervisión de la prestación de dichos servicios.Además, el personal profesional debe estar altamente formado ​​en la filosofía y los principios rectores del programa y llevar a cabo una correcta supervisión del mismo.

Las características comunes de los programas descritos aquí proporcionan una idea de la dirección futura más prometedora para los proyectos de tratamiento para adolescentes violentos. Si bien estos enfoques han producido algunos avances, no se han producido resultados fructíferos en aquellos adolescentes más agresivos. Es razonable especular que el tratamiento efectivo es un tratamiento integral, con lo que no es de extrañar que los programas que han demostrado mayor eficacia en esta población son los sistemas multidimensionales. En la práctica, cada uno de los enfoques que se describen aquí se basa en una evaluación constante de los resultados deseados. Esto incluye datos sobre el progreso de casos específicos, pero también sobre los resultados de estudios relacionados con la eficacia general del programa. Cada programa utiliza también una supervisión intensiva por parte de profesionales altamente capacitados para garantizar el cumplimiento del modelo de tratamiento. El estudio de las características clave de un sistema de tratamiento integral, y en particular cómo los implicados interactúan para producir un cambio en los planes de tratamiento individualizados, es una tarea de enormes proporciones.Sin embargo, si se pueden desarrollar métodos para recoger la complejidad de estos sistemas, puede ser posible diseñar futuros enfoques de tratamiento. Las múltiples características de dichos enfoques podrían combinarse y adaptarse a un entorno y población a tratar en particular.

Esta revisión indica que los sistemas de tratamiento que han demostrado eficacia en el tratamiento de adolescentes agresivos comparten una serie de características filosóficas, estructurales y prácticas comunes. Sin embargo, también presentan diferencias significativas. Es posible que las características comunes aparentes de estos programas no sean la clave de su eficacia; cada uno puede mostrarse eficaz para diferentes razones. Aun y todo, estas características comunes ofrecen el terreno más fértil para el cultivo de futuros programas que puedan dar sus mejores frutos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Evaluación estadística de la influencia de la postura de las personas a la hora de firmar. Estudio del impacto del tiempo. Club de las Ciencias Forenses.

Influencia de la postura de las personas al firmar. Club de las Ciencias Forenses

Influencia de la postura de las personas al firmar. Club de las Ciencias Forenses.

Apreciados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, el artículo elaborado por A. Thiéry, R. Marquis e I. Montani pertenecientes a la Escuela de Justicia Criminal de la Universidad de Lausanne (Suiza), que hoy tenemos el placer de ofrecerles analiza la influencia de la postura que adoptan las personas cuando firman. Así, el objetivo de este estudio era investigar la influencia de posturas inusuales, adoptadas cuando alguien firma, en comparación con una posición estándar de escritura. Se pidió a diez personas que estampasen su firma en seis ocasiones, en cuatro posiciones de escritura diferentes, incluyendo la estándar. Con el fin de tener en cuenta el posible efecto de la variación en el día a día, este mismo proceso se repitió en más de 12 sesiones, con un total de 288 firmas obtenidas por sujeto. Las firmas se recogieron de forma simultánea tanto en papel como de manera online, empleando un bolígrafo y una tableta respectivamente. Se tuvieron en cuenta diversas variables unidimensionales (altura, anchura o desplazamiento en el aire), así como variables dependientes del tiempo (por ejemplo la presión o los ángulos establecidos). Para las variables unidimensionales, el efecto de la posición se evaluó mediante las pruebas de contraste ANOVA y Dunnett. En cuanto a las variables dependientes del tiempo, las firmas se compararon mediante la distorsión del tiempo dinámico y el efecto de la posición, a través de la clasificación mediante un análisis discriminatorio lineal.

Ambos tipos de variables proporcionaron resultados similares: variaban en función del sujeto. Por su parte, la variación del día a día pareció tener un efecto mayor que el factor de posición sobre las variables de firma estudiadas. Los resultados de este estudio sugieren la necesidad de establecer una serie de directrices para desarrollar mejores prácticas en el ámbito de la comparación de firmas, ya que queda demostrada la importancia de emplear un procedimiento específico de recogida junto a un número adecuado de sesiones de toma de muestras y a un número suficiente de muestras efectuadas en cada sesión.

Escribir o firmar en una posición desacostumbrada puede ser más difícil para la persona, ya que necesita concentrarse en variables que normalmente no requieren de su atención, como por ejemplo la estabilización y la búsqueda de una manera de firmar en una postura de su mano diferente a la utilizada normalmente. El impacto de la posición de la persona a la hora de escribir o firmar ha sido estudiado por varios autores. Se ha observado la variación en la fluidez de los movimientos hechos con el brazo extendido o en una postura con la mano invertida, entre otros. Se ha podido concluir que algunas de las mayores diferencias han sido observadas en firmas obtenidas en diferentes posiciones, en particular en su dimensión. Por su parte, la variación de la escritura fue estable y no se modificó significativamente a pesar de adoptarse posturas diversas.

El objetivo de esta investigación fue determinar si una posición inusual, teniendo en cuenta la variación natural y lógica en el tiempo, tenía una influencia mensurable sobre la firma de una persona. Las firmas se recogieron de forma simultánea de modo on-line y off-line en cuatro posturas diferentes. Los resultados de esta investigación pretenden ayudar al examinador de escritura a mano en la adquisición de una mejor comprensión de lo que puede esperarse de las firmas escritas en posiciones inusuales de escritura y, por lo tanto, ayudan a evaluar la evidencia en el trabajo de casos concretos. También se quería determinar si la diferencia se notaba entre las firmas escritas en las diferentes posiciones. Un gran número de muestras de firmas se tomaron de 10 personas en 12 días diferentes (durante un período de un mes), a fin de evaluar la posible variación diaria.

Los resultados del ANOVA muestran que la importancia del factor de la posición varía en función del escritor y la variable. A la luz de estos resultados, se intuyen variaciones con respecto al tamaño de la firma y al tiempo que se tardó en firmar. Sin embargo, no existe una única posición inusual responsable de la diferencia significativa; además, sólo un escritor presentó una diferencia notable entre cada posición inusual y su posición estándar.Los resultados de la clasificación de las variables dependientes del tiempo confirman los resultados obtenidos a partir del ANOVA. De hecho, las tasas de clasificación no muestran ninguna tendencia general en cuanto al impacto del factor de la posición sobre las variables dependientes del tiempo. Estos resultados deben ser interpretados con cautela, ya que pueden darse altos falsos positivos.

A pesar de que los autores expresaron numerosas limitaciones, llegaron a la conclusión de que las diferencias significativas entre las posiciones se podían extraer. Todos los resultados del presente estudio muestran que el impacto del factor de sesión incluye el impacto imputable al factor de posición. Estos resultados han sido corroborados por las representaciones visuales y dan fe de la importancia de un procedimiento de muestreo de la firma que cubra un período de tiempo adecuado. La principal conclusión del estudio, por tanto, muestra la importancia de la recogida de muestras de firmas durante un cierto período de tiempo y con un número suficiente de firmas por sesión de muestreo, a diferencia de las firmas recogidas en una única sesión. Esto constituye una validación objetiva de las pautas recomendadas para el trabajo de casos prácticos.

Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar

Antiguas entradas