clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Programas de tratamiento de violencia

Detectar el suicidio en los rasgos faciales. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Detecting Suicidality From Facial Appearance”, de los autores Sela Kleiman y Nicholas O. Rule, de la Universidad de Toronto, que estudian los rasgos faciales asociados a la conducta suicida. 

El suicidio es la primera causa de muerte no natural en España. Dificultad para concentrarse, desprenderse de sus pertenencias, cambios repentinos de comportamiento, pérdida de interés en sus actividades, dificultades en el trabajo, modificación de los hábitos alimentarios o de sueño, conductas autodestructivas o consumo de drogas o alcohol. Hay muchas señales y a pesar de todo, no somos capaces de verlo venir. Es difícil estar atento a tantas señales que a veces pueden achacarse a otros factores… Pero, ¿y si pudiéramos preverlo con un simple vistazo?

Un equipo canadiense plantea la posibilidad, a lo largo de varios estudios y experimentos, de que haya algún tipo de patrón detectable en la cara de los suicidas que nos pueda dar la pista de que van a cometer un suicidio en breve. Lo cual sería una valiosa herramienta en la prevención.

Para este experimento se cogieron fotos de personas fallecidas por suicidio y de personas vivas de sus anuarios del instituto y la universidad. Fueron un total de 80 fotos, 40 de cada tipo (12 mujeres y 28 hombres), que se emparejaron por sexo y raza y se recortaron para mostrar únicamente el rostro. Además se pusieron en escala de grises para tratar de homogeneizarlas entre sí.

En la primera fase del estudio, se pidió a 33 participantes que observaran las 80 fotos y determinaran rápidamente, basándose en su “intuición”, si creían que las personas de las fotografías se habían suicidado o si estaban vivas. Sin importar si el participante ni el individuo representado en la foto eran hombre o mujer, los participantes fueron capaces de identificar con éxito a aquellos que se habían suicidado a un nivel significativamente por encima del azar.

En la siguiente fase, los investigadores querían estar seguros de que el peinado o la forma de la cara no estaban afectando las decisiones. Así que se recortó las fotos más para mostrar sólo “características faciales internas”. 30 participantes examinaron las fotos y, de nuevo, fueron capaces de identificar a las personas que se habían suicidado por encima del azar.

Posteriormente se consiguieron otras 25 fotos de suicidas que posaban mirando a la cámara de entre 14 y 19 años y se emparejaron de nuevo con la misma cantidad de fotos coincidentes en sexo y raza. Esta vez también se tuvieron en cuenta otros detalles al emparejarlos como llevar gafas, por ejemplo. Y, para mayor fiabilidad, realizó el emparejamiento una persona ajena a la investigación para evitar posibles sesgos. Una vez más se recortaron para mostrar sólo los rasgos faciales internos y se presentaron a 29 participantes, que de nuevo acertaron por encima del azar.

Para un segundo estudio, 161 estudiantes de calificaron las fotos de la primera fase del estudio anterior en medidas de depresión, desesperanza, satisfacción con la vida o impulsividad. Las víctimas de suicidio fueron vistas como más impulsivas y más deprimidas, pero no se observaron diferencias en los otros factores. Por lo tanto, las inferencias de la depresión e impulsividad contribuyen a las percepciones sobre el suicidio, pero sólo las inferencias sobre impulsividad realmente pueden predecir si un individuo se suicidará.

En un tercer estudio, pidieron a 133 participantes que evaluaran cada cara sobre la probabilidad de que pensaran que la persona representada podría hacer una compra impulsiva, participar en un comportamiento sexual impulsivo (relaciones sexuales sin protección) o participar en un acto violento impulsivo (una pelea en un bar). Los suicidas fueron juzgados con mayor probabilidad de estar involucrados en un altercado violento, pero no se les veía más propensos a participar en relaciones sexuales sin protección o a realizar una compra impulsiva.  Con lo cual, los investigadores concluyen que, como el suicidio constituye un acto violento contra el yo, hay algún tipo de señal en la apariencia facial que indica la posibilidad violencia impulsiva para el observador.

En conclusión, parece que es posible que haya algún tipo de lenguaje no verbal que ponga en evidencia la ideación suicida. Sería importante aprender a evaluar esos rasgos concretos y detectarlos como una importante medida de prevención.

Minorías sexuales: La discriminación mata. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Structural stigma and all-cause mortality in sexual minority populations”, de los autores Mark L. Hatzenbuehler, Anna Bellatorre, Yeonjin Lee, Brian K. Finch, Peter Muennig y Kevin Fiscella, en un estudio conjunto de las universidades de Nueva York, Nebraska y Pennsylvania, que analizan cómo la discriminación acorta considerablemente la esperanza de vida.

Tras un intenso debate social, el 30 de junio de 2005 se aprobó en España la ley que permite a los homosexuales casarse y adoptar. En marzo de 2007 se aprobó, además, una ley que permite a las personas transexuales cambiar su nombre y la definición legal de su sexo sin necesidad de una sentencia judicial ni una operación quirúrgica previa. Andalucía dio un paso más en junio de 2014 al aprobar una ley que reconoce el derecho de la libre autodeterminación del género sin necesidad de diagnóstico. Sin embargo, sólo 63 países tienen legislaciones específicas que prohíben y persiguen la discriminación por razón de orientación sexual y sólo en 22 se reconoce el matrimonio homosexual mientras que en 72 países la homosexualidad sigue criminalizada y perseguida y en 8 aún se castiga con pena de muerte.

Y el problema no radica sólo en la ley, sino también en la propia sociedad. Estigmatizar a individuos, ya sea por su orientación sexual, su raza/etnia o incluso su aspecto físico, conlleva un aumento en el riesgo de padecer deterioro en la salud física y mental. Es por ello que el objetivo de este estudio es demostrar cómo afecta a la esperanza de vida vivir en una sociedad altamente prejuiciosa frente a una tolerante cuando se es una minoría sexual.

Para este estudio se analizaron los datos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud y la Encuesta Nacional de Exámenes de Salud y Nutrición, todas ellas y otras más recogidas en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud que recoge los datos referentes a este tema en la población estadounidense. Los años estudiados fueron de 1988 a 2002 (dado que antes de esa fecha no estaban disponibles los datos de las minorías sexuales). De los 21045 encuestados evaluados, 914 (4,34%) mantuvieron relaciones con personas de su mismo sexo.

Por un lado se midieron las actitudes contra las minorías sexuales a través de cuatro ítems: (1) “Si algunas personas en su comunidad sugirieran que un libro a favor de la homosexualidad se sacara de la biblioteca pública, ¿favorecería usted la eliminación de este libro o no?”; (2) “¿Debería permitirse a un hombre que admita que es homosexual enseñar en un colegio o universidad o no?”; (3) “Supongamos que un hombre que admite ser homosexual quisiera hacer un discurso en su comunidad. ¿Debería permitirse que hablara o no?”; (4) “¿Cree usted que las relaciones sexuales entre dos adultos del mismo sexo siempre son algo malo, casi siempre son algo malo, son malas sólo a veces, o no son malas en absoluto?”.  Luego se evaluaron variables de las minorías sexuales que fallecieron en esos años como nivel de ingresos, nivel educativo, percepción subjetiva de la salud, raza, sexo, edad y lugar de nacimiento.

Los resultados mostraron que había una diferencia significativa entre vivir en una comunidad con alto nivel de prejuicios y estigmatización y en una tolerante: la esperanza de vida se reducía una media de 12 años para las minorías sexuales.  Además, era tres veces más probable morir por asesinato en estas comunidades y que se cometiera suicidio con más frecuencia y a una edad mucho más temprana de lo habitual.

Aunque sería interesante ampliar este estudio en otras poblaciones y evaluando también los últimos quince años, los datos no son nada desdeñables. Es importante prevenir y concienciar en la sociedad en contra de los prejuicios y la estigmatización para evitar que el odio siga matando, incluso cuando no lo haga de forma física sino psicosocial.

Experiencias traumáticas en la infancia y criminalidad adulta. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Adverse Childhood Experiences and Adult Criminality: How Long Must We Live before We Possess Our Own Lives?”, de los autores James A Reavis, Jan Looman, Kristina A. Franco y Briana Rojas, de la clínica de salud mental Intrapsychic en San Diego (California, Estados Unidos), que analiza cómo las experiencias traumáticas en la infancia afectan a la vida adulta.

De tal palo, tal astilla. Es un refrán popular que hace referencia al parecido entre padres e hijos. Por desgracia, esa filosofía parece poder aplicarse también a las conductas antisociales. Maltrato físico, sexual, emocional… Cualquier tipo de abuso que sufra un niño es una secuela permanente que poco a poco irá conformando a un adulto disfuncional.

El maltrato infantil es, pues, la acción, omisión o trato negligente que no se produce de manera accidental, y que priva al niño de sus derechos y su bienestar, que amenaza o interfiere su ordenado desarrollo físico, psíquico y social, y cuyos autores de estos hechos pueden ser personas, instituciones o la propia sociedad.

El objetivo de este estudio fue demostrar cómo, en comparación con la población normal, podemos encontrar que los criminales de hoy son los niños maltratados, violados y hostigados de ayer.

La muestra se compuso de 151 delincuentes varones adultos que por orden judicial iban a recibir tratamiento psicológico posterior a su condena. Los crímenes por los que habían sido juzgados estaban asociados a la violencia doméstica, el acoso, el abuso infantil, la violencia y la desviación sexual. De estos sujetos, 35 (23,2%) cometieron abuso infantil no sexual; 45 (29,8%) fueron acusados de violencia doméstica; 61 (40,4%) fueron catalogados como delincuentes sexuales, y 10 (6,6%) eran acosadores. Las categorías no se superpusieron en ningún caso.

Se dividió a los participantes en dos grupos: los que puntuaron alto en el Cuestionario de Experiencias Infantiles Adversas y los que puntuaron bajo. Luego se analizó la correlación entre esa puntuación con la pertenencia a los distintos grupos de delincuencia y las puntuaciones normativas estandarizadas.

Se encontró que en la población normal, tan sólo un 12,5% de la gente puntuaría alto en el cuestionario de Experiencias Infantiles Adversas, mientras que en la muestra puntuaban así un 48,3%, casi la mitad. De todos los eventos por los que se preguntó, se encontró mucha más prevalencia en el grupo de delincuentes que en la población general, duplicándolo en casos como el abuso sexual y llegando a ser hasta siete veces más alto como en el caso del abuso psicológico. Lo cual evidencia que la acumulación de experiencias traumáticas en la infancia disminuye la capacidad de formar relaciones normales y sanas como adulto. Un claro ejemplo es cómo los chicos que sufrieron abusos sexuales de niños tenían 45 veces más posibilidades de maltratar a sus parejas en la adolescencia.

En conclusión, los datos evidencian que en muchos casos la criminalidad de hoy es fruto de un pasado traumático. Es importante prevenir las experiencias traumáticas en niños y, cuando éstas sucedan, tratarlas adecuadamente para prevenir el daño psicológico que devendrá en muchas más víctimas en el futuro.

La credibilidad en casos de agresión sexual cuando se es obeso. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Effects of Obesity Myths on Perceptions of Sexual Assault Victims and Perpetrators’ Credibility”, de los autores Niwako Yamawaki, Christina Riley, Claudia Rasmussen and Mary Cook, de la Universidad Brigham Young, que abordan como afecta la obesidad a la credibilidad en casos de agresión sexual.

Los derechos humanos de las mujeres han mejorado a lo largo de los años. Sin embargo, la violación y la agresión sexual siguen siendo una amenaza común para las mujeres en todo el mundo. En Estados Unidos, aunque los incidentes reportados han disminuido, se estima que una de cada seis mujeres es víctimas de violación cada año. Además, aproximadamente el 64% de las agresiones sexuales no se informa a las autoridades. Por lo tanto, la violación y las agresiones sexuales cometidas contra las mujeres continúan siendo graves preocupaciones sociales y de derechos humanos, ya que siguen siendo altamente infravaloradas independientemente de las recientes disminuciones en la prevalencia.

Pero otra preocupación que merece atención y examen es la subutilización de los recursos apropiados por las víctimas. Se calcula que sólo una de cada cuatro víctimas de agresión sexual o violación recibe ayuda o asesoramiento. Esta subutilización y falta de denuncia puede atribuirse a la victimización secundaria, que se refiere a un proceso en el cual las actitudes y reacciones negativas de los demás hacia las víctimas las disuaden de buscar ayuda. Ocurre tanto en entornos formales (por ejemplo, hospitales o comisarías) como en entornos informales (entre familiares y amigos), se culpa a la víctima, se excusa al agresor y se minimiza el incidente. En consecuencia, la victimización secundaria intensifica los efectos psicológicos negativos sobre las víctimas de violación y de agresión sexual, y este proceso de re-victimización es, de hecho, más severo que el trauma original.

Para entender la victimización secundaria, se han estudiado en diversas investigaciones algunas características relacionadas con las víctimas y los agresores y qué características del observador que pueden influir en las actitudes negativas de un individuo hacia las víctimas de violación. Los investigadores encontraron que algunas características del observador son predictores significativos de las actitudes negativas hacia las víctimas de violación. Por ejemplo, se ha encontrado diferencias raciales (se culpa más a la víctima cuando es de una raza diferente a la de su agresor), sexuales (se culpa más a la víctima cuando es un hombre), sobriedad (se las culpabiliza más si habían tomado alcohol previamente), la relación (si se conocían de antes se culpabiliza menos al agresor por haber “malinterpretado” la relación entre ambos) o la clase social (si el agresor es de clase alta se minimiza el suceso).

Otro factor importante pero a menudo ignorado que puede influir en gran medida las actitudes negativas de un observador hacia las víctimas de violación es la obesidad y ese fue el objetivo de este estudio. Una de cada cinco personas en España tiene obesidad, porcentaje que asciende a una de cada tres en Estados Unidos, no es una población despreciable y menos cuando hay datos de que ser obeso afecta la credibilidad en casos de agresión sexual. Además, este estudio quería demostrar que tener ciertas ideas preconcebidas o mitos sobre la obesidad nos lleva a juzgar más duramente a este colectivo cuando realizan una denuncia de este tipo.

Para este experimento se creo un escenario de violación heterosexual. Una chica, Janet, acusaba a su compañero de estudio de haber abusado de ella mientras estudiaban juntos en el dormitorio de él. Janet afirmaba estar dolida ya que ella protestó y se negó y aun así fue forzada por su amigo. Por el contrario, el chico, Mark, afirmaba que había sido consentido y que de hecho fue Janet la que inició la aproximación sexual, y decía estar sorprendido y dolido por la acusación de su amiga. Esta historia se les presentaba a los ciento sesenta y cinco estudiantes universitarios que participaron de este estudio en el que se les dividía en tres grupos. La diferencia entre los grupos residía en el físico de los personajes: en una Janet era obesa y Mark, no; en otra, era Mark el obeso y no Janet; y en la última lo eran ambos. Posteriormente se pasaba un cuestionario que tomaban tres medidas: atribución de la culpa a las víctimas, una escala de credibilidad sobre los testimonios de ambos y una escala de mitos sobre la obesidad (como, por ejemplo, que los obesos buscan llamar la atención o que no les importa que se aprovechen de ellos).

Los resultados muestran que la obesidad afecta a la credibilidad: La gente veía más creíble la versión del agresor cuando la víctima era obesa y él no, y menos creíble cuando el obeso era él y no ella o cuando eran obesos los dos. En contraste, la credibilidad de la víctima no variaba: no importaba si ella era obesa o no, o si lo era su atacante; lo que varía es la credibilidad que damos al agresor. Sin embargo, sí que se encontró que la obesidad afectaba a la credibilidad de la víctima cuando el observador creía en los mitos sobre la obesidad, pero únicamente cuando la víctima es la obesa y no su agresor. Se especula el porqué de este hallazgo y los investigadores creen que es posible que se deba a que de por si una queja por violación siempre parece menos creíble si no hay violencia o armas y se pone en duda que siendo más corpulenta la víctima no pueda defenderse del agresor. También es posible que se apoyen en mitos como que “nadie se siente atraído por una persona obesa” o “las personas obesas están desesperadas por llamar la atención”, de manera que se toma menos en serio a la víctima e incluso se la culpabiliza, ya no sólo de que la agresión fuera consentida, sino de haber buscado ellas mismas que sucediera. Los hombres resultaron creer esos mitos más que las mujeres.

En muchos casos de agresión sexual no hubo testigos o pruebas fiables para probar el sexo no consensuado, por lo tanto, durante el procesamiento legal, la credibilidad de la presunta víctima y de su agresor se ha convertido en un factor crucial para convencer a los miembros del jurado. Este estudio muestra que la credibilidad se ve afectada por el peso y es importante concienciarnos de que los mitos sobre la obesidad pueden llevarnos a ver menos creíbles ciertas denuncias y no dar el apoyo y la ayuda necesaria a las víctimas.

El “acoso romántico”: Actitudes que normalizan y minimizan el acoso. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “ʻIt’s Not Really Stalking If You Know the Personʼ: Measuring Community Attitudes That Normalize, Justify and Minimise Stalking”, de los autores Bronwyn McKeon, Troy E. McEwan y Stefan Luebbers, de la Universidad de Monash (Australia), que aborda la confusión entre romanticismo y acoso, principalmente en los hombres.

Llamadas amenazantes de una expareja. Fotos comprometidas en internet. Alguien que te sigue por la calle o te espera frente a tu casa hasta que salgas. Hay muchas formas de acoso y algunas se ven más claras que otras. Por definición, entendemos como acoso un patrón de contactos reiterados y no deseados que son experimentados como intrusivos por parte del destinatario y le hacen sentir angustia o miedo. Sin embargo, hay situaciones que, debido a la cultura en la que hemos crecido, nos cuesta más distinguir como acoso.

Por lo general, se tiende a ver como una amenaza a los acosadores desconocidos, pero no a los que son cercanos a la víctima. Y, sin embargo, la investigación nos demuestra que los extraños tienen menos tendencia a persistir en el acoso y son mucho menos propensos a utilizar la violencia. Un exnovio que no ha superado la ruptura o un conocido que trata de “conquistar” a la víctima son vistos como algo legítimo en la mayoría de los casos, lo que conlleva que las víctimas no reciban la ayuda necesaria e incluso que ni siquiera la pidan porque saben la respuesta legal y social que les espera.

Algunos estudios anteriores han demostrado que los hombres y las mujeres entienden por igual el acoso cuando se trata de violencia hacia la víctima, de forzarla o de acecharla. Sin embargo, difieren cuando las conductas pueden disfrazarse de “romanticismo” como el envío de regalos o preguntar información acerca de ellas. Debido a este problema de confusión entre el cortejo y el acoso se propuso indagar las actitudes y creencias de la población al respecto para ser capaces de hacer campañas educativas contra el acoso y programas de tratamiento para los acosadores y las víctimas.

Para este estudio contaron con 524 participantes (244 personas de la población general y 280 miembros del cuerpo de policía), con cierto predominio masculino en la muestra (61% de hombres en la población general y 73% en la de policías). El rango de edad fue entre 20 y 84 años, con una edad media de 43, mientras que la media entre los policías fue de diez años menos y sólo hasta los 63 años. Se envió a los participantes un paquete que contenía una carta explicativa con las instrucciones, un cuestionario demográfico, una viñeta que describía una situación de acoso, una copia de la ley contra el acecho y el acoso, un cuestionario relativo a sus percepciones sobre el acoso que se ve en la viñeta, el Cuestionario sobre Actitudes Relacionadas con el Acoso (SRAQ) y un sobre en el que renviar sus respuestas.

El SRAQ es un cuestionario con 34 preguntas tipo Likert que deben valorarse de 1 (absolutamente falso) a 7 (totalmente cierto) e indican acuerdo con mitos o estereotipos sobre el acoso. 15 de los artículos son específicos para un agresor masculino y una víctima femenina (ej: “A un hombre se le debe permitir perseguir a una mujer hasta cierto punto, si es parte del romance”). Las otras 19 son sin género (ej: “No es realmente acoso si conoces a las personas y ellas te conocen a ti”). Sobre las escenas de acoso, había seis en total pero cada participante recibía sólo una al azar que consistían en situaciones de acoso entre un agresor masculino y una víctima femenina que persistía durante varias semanas e involucraban acercamientos e intentos de comunicación no deseados. La variante entre las escenas era la motivación para acosar a la víctima: intentar conseguir una cita, delirio romántico, tratar de reanudar una relación, venganza o trastorno sexual. No hubo problema con utilizar distintas imágenes ya que pertenecían a otro estudio sobre el acoso y no hay diferencias estadísticas entre ellas.

Según el estudio, se encontraron tres creencias o actitudes latentes sobre el acoso en la muestra que minimizan la gravedad del acoso y lo normalizan: “el acoso no es algo serio”, “el acoso es romántico” y “la culpa es de las víctimas”. Además, se encontró que los hombres apoyaban las creencias sobre el acoso más que las mujeres y disculpaban al acosador, así mismo, los miembros de la policía apoyaban estos mitos en menor medida que el resto de la población. En términos generales, este estudio apoya la idea de que existen actitudes en la población que influyen en si se toman en serio o no a las víctimas de acoso y del nivel de apoyo y ayuda que reciben. Es posible que la diferencia de percepción de este problema entre la población general y los miembros de la policía sea por la formación adicional que estos reciben sobre el tema, lo cual es esperanzador, ya que podría significar que con la intervención adecuada podría concienciarse al resto de la población (y principalmente a los hombres) de la importancia y gravedad de este problema, dismitificándolo fuera del amor romántico.

Asesinatos en masa. Club Ciencias Forenses.

Asesinatos en masa. Club Ciencias Forenses.

Asesinatos en masa. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les ofrecemos un resumen del artículo “Asesinatos en masa: lo que sabemos y hacia dónde vamos”, de los autores Michael Eskey de la Park University (EE. UU.), Tom O’Connor de la Austin Peay State University (EE. UU.), Jeff Rush de la Troy University (EE. UU.) y Frank Schmalleger de la University of NC (EE. UU.), que trata sobre los numerosos asesinatos en masa que se han producido en los últimos tiempos en EE. UU.

En los últimos tiempos, ha habido una serie de tiroteos masivos en EE. UU. El FBI lo define como un ataque en el que un mínimo de cuatro víctimas son asesinadas y los asesinatos se producen próximos unos de otros. La cobertura de los medios de comunicación e Internet, y las redes sociales han reavivado estos sucesos. Lo cual ha tenido un impacto en la percepción y temores de la opinión pública. Los tiroteos masivos no han aumentado, tal y como aseguran los medios de comunicación, sino lo contrario, se han estabilizado. Cabe señalar que estos asesinatos en masa se diferencian de otros tipos de muertes en muchos aspectos. Por lo general, los asesinos mueren en la escena del crimen. Y, más de la mitad se sabe que han sufrido un trastorno mental antes del ataque. Los asesinos suelen planificar cuidadosamente sus ataques. No se trata de “actos aleatorios pasionales”. El tirador tiende a estar motivado por un profundo agravio personal teñido de sentimientos de persecución y humillación, real y percibida. Los tiradores suelen ser cobardes; casi todos los tiroteos en masa ocurren en lugares donde las víctimas no pueden defenderse. ¿Qué motiva o disuade a los “tiradores masivos”? Quieren hacer una declaración en contra de un “blanco” o un grupo, o una clase. Apenas ocurren estos sucesos, ya están planteando propuestas y soluciones a este problema. En un primer momento, los expertos tienden a centrarse en las armas de fuego y el control de armas. Otros se centran en la necesidad de ampliar los servicios de salud mental; y, otros apuntan a la necesidad de aumentar los niveles de seguridad en las escuelas, instalaciones militares, centros comerciales, teatros, iglesias, etc. Este artículo incluye publicaciones de expertos y demás colaboradores acerca de este tema. Existen una serie de teorías criminológicas y sociológicas que pueden explicar el fenómeno de los tiroteos masivos. La mayoría de las teorías tienen un modelo secuencial de tres etapas que constan de variables antecedentes (historial), que pueden remontarse a traumas infantiles. Por lo general, los investigadores se centran en variables de rango medio conocidas como variables intermedias y se puede observar que los crímenes menos complejos suelen tener una o dos variables intermedias destacables. Sin embargo, tipos particulares de delincuencia, como el terrorismo o el tiroteo masivo, tienen múltiples variables intermedias; por lo tanto, hay muchas cajas negras que tener en cuenta para el análisis. Una de las teorías que se aplican a la mayoría de los tiradores masivos, es la Teoría general de la frustración de Agnew, que se compone de tres grupos variables principales: (1) fracaso en el logro de objetivos valorados positivamente; (2) pérdida de estímulos positivos; y (3) presentación de estímulos negativos. Por otra parte, la Teoría del Control, introducida por Travis Hirschi, cuenta con cuatro dimensiones: las relaciones sociales, la estructura de oportunidades, la implicación y las creencias. Por último, la Teoría del Aprendizaje de Ronald Akers utiliza pares de variables como facilitadores. Por otro lado, existen otras teorías como: las teorías psicológicas de Yacov Rofe, las teorías de la personalidad de Smirnoff, teorías de la realidad, otras teorías de la personalidad antisocial, narcisismo, psicosis, traumas infantiles, etc.

¿Cómo se pueden prevenir los asesinatos en masa? El hecho de privar a los asesinos de lo que quieren (publicidad y notoriedad) ayudará a prevenir estos crímenes. Schulman afirmó que las autoridades y los medios de comunicación nunca deberían publicar o divulgar los manifiestos de propaganda, notas, otras proclamas o incluso información básica sobre los tiradores. Ocultar los nombres de los asesinos y ocultar sus rostros. No mostrarles en la televisión, los periódicos o en Internet. No revelar sus biografías o especular sobre sus motivos. Minimizar las acciones específicas y los detalles sangrientos de los sucesos. Por tanto, es importante tener en cuenta la minimización de los detalles específicos. Alguien podría pensar en imitar el crimen, o al menos considerar imitarlo. Los medios de comunicación deben, por supuesto, hablar de las víctimas, los heridos o los fallecidos. Sin embargo, deben reducir al mínimo la descripción e identidad del asesino. Relegar la historia a la última página del documento, en lugar de incluirlas en primera plana. En resumidas cuentas, para detener el espectáculo de los asesinatos en masa, hay que evitar que se conviertan en espectáculos de masas. Una cuestión interesante en relación con los tiroteos masivos es que después de que se produzcan, la primera respuesta es…el control de armas. Existe una creencia subyacente de que las armas son malas y hay que prohibir las armas de fuego; y, al prohibirlas, los tiroteos y los que están en contra de la prohibición de armas de fuego se detendrán. Sin embargo, aún hay millones de armas de fuego en los Estados Unidos, 270 millones y el 88 % de los ciudadanos las posee. La idea de que de alguna manera, el control de armas resuelve el problema no está justificada. Lo que actualmente está cobrando más sentido son los factores culturales. ¿Podría ser que una comprobación de los antecedentes mantuviese las armas fuera del alcance de criminales peligrosos? ¿De los tiradores de masivos? La respuesta es no. ¿Por qué? Esto no va a funcionar porque; normalmente los tiradores masivos no tienen nada en sus historiales que pueda imperdirles la compra de un arma. Además, tampoco cuentan con un historial de enfermedades mentales. No se les podría impedir comprar un arma de fuego legalmente. Por lo tanto, es una propuesta que podría ayudar, pero no va a resolver el problema de los asesinos en masa. A menudo se dice que ese acto atroz fue cometido por un individuo que estalló de repente. Se ha intentado determinar si existe un conjunto de factores o características que deban abordarse. Además, se presume que matan de forma indiscriminada. Sin embargo, el hecho de que estallen de forma súbita, es algo infundado. ¿Qué provocaría eso? La planificación, la fijación de la hora, del lugar, las armas y los objetivos, realmente no parece encajar con un individuo que de repente revienta. Los asesinos en masa no suelen ser enfermos mentales. Entonces, ¿cuál es el motivo? Los asesinos en masa se ven a sí mismos como víctimas, como alguien que ha sido maltratado, tratado injustamente. Por lo tanto, se vengan. Fundamentalmente, los tiradores masivos matan a personas concretas por razones específicas. Tal vez se necesiten más tratamientos mentales y mejores. Sin embargo, es muy probable que no lleguen a los individuos que cometen este tipo de crímenes. Además, ellos piensan que los demás tienen la culpa. No quieren recibir tratamiento, no sienten que lo necesiten. Desgraciadamente, el sistema de salud mental se niega a encargarse adecuadamente de los enfermos peligrosos, ya sea por su propia protección o para la protección de la sociedad en su conjunto. Aun así, se pueden tomar medidas para mantener las armas fuera de las manos de los enfermos mentales. ¿Se puede realizar un perfil del tirador masivo? Por supuesto. El problema con los perfiles generados para “predecir” un suceso tan excepcional como un asesinato en masa es que las predicciones simplemente terminan “sobreprediciendo”. Muchos individuos encajan en el perfil de la ira, frustración, problemas, resentimientos, celos, complejos, etc.; pero muy pocos llegan realmente a cometer un asesinato y mucho menos un asesinato en masa.

Así pues, se ha hecho referencia a distintas políticas, métodos, prevenciones y tratamientos en relación al control de armas, los servicios de salud mental y la seguridad en las escuela, pero han tenido una capacidad muy limitada para prevenir los tiroteos masivos. Esto no quiere decir que no se deban tratar. Hay que seguir intentándolo. Los asesinatos en masa son sucesos extremadamente excepcionales cometidos en cualquier lugar, a menudo cuando menos se esperan. Las restricciones de armas de fuego, el control de armas, la seguridad de las armas, etc., no pueden detener a los asesinos en masa, pero pueden mejorar el bienestar de millones de estadounidenses. Se han abordado muchas causas, puntos de vista, áreas y conjeturas acerca de los tiroteos masivos en EE. UU. y, a falta de medidas extremas y acuerdos rigurosos entre las principales instituciones hay que asumir que los asesinatos en masa son un precio por la libertades personales.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses.

Traducción y edición: Leticia Moreno

Prevenir futuros crímenes. Club Ciencias Forenses.

Prevenir futuros crímenes. Club Ciencias Forenses.

Prevenir futuros crímenes. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, en esta ocasión les proponemos un resumen del artículo “La prevención de futuros crímenes: identificación de marcadores de tentativas reales y falsas”, de los autores Pär Anders Granhag de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) y del Norwegian Police University College (Noruega) y Erik Mac Giolla de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), sobre la veracidad y falsedad de las tentativas criminales y su posible identificación.

El PreCrime en Washington DC, es una unidad policial especializada que detiene a los criminales antes de que ejecuten sus ataques. Esta unidad de gran éxito actúa en base a informes sobre el conocimiento psíquico previo de las intenciones criminales. En este artículo se lleva a cabo una revisión de la investigación empírica acerca del estudio psico-jurídico de las intenciones. La investigación en psicología social define la intención como el estado mental que precede a una determinada acción. Así pues, en un interrogatorio, se puede decir que una intención real es la declaración de un sospechoso sobre sus propios futuros actos que realmente tiene la intención de llevar a cabo. Una falsa intención, por el contrario, es una intención manifestada que no se va a llevar a cabo. Por lo tanto, la investigación debería centrarse en la identificación de marcadores de intenciones reales y falsas.

Numerosos estudios han analizado el uso de técnicas fisiológicas de medición para distinguir las intenciones. Entre las diferentes técnicas examinadas se encuentran la toma de imágenes térmicas, el seguimiento del movimiento ocular y la medición de la conductancia de la piel y los ERP (Potenciales Relacionados con Eventos). La toma de imágenes térmicas podría ser un método apropiado para una exploración rápida y fiable de las intenciones, ya que los mentirosos suelen evidenciar un calentamiento instantáneo alrededor de los ojos. Del mismo modo, la temperatura de la piel de los mentirosos aumenta significativamente durante el interrogatorio. No obstante, dadas las discretas tasas de precisión de esta técnica, no resulta muy adecuada. Por otro lado, se ha querido probar la creencia popular, derivada de “la programación neuro-lingüística”, de que cuando se miente los ojos se mueven hacia la derecha, ya que se crea la mentira en ese lado del cerebro. Sin embargo, los resultados no apoyan tal afirmación. En otro estudio realizado, se analizó el contacto visual establecido por individuos que mienten e individuos que dicen la verdad. Así pues, los mentirosos establecen más contacto visual que los que dicen la verdad. Sin embargo, no existen diferencias significativas respecto al acto de apartar la mirada. Respecto al CIT (Concealed Information Test), su propósito es distinguir entre la ausencia y la presencia de información en la memoria a largo plazo de un sospechoso. Al sospechoso se le presenta una lista de elementos (por ejemplo: un listado de las posibles armas homicidas), siendo sólo uno de ellos relevante al caso. Se prevé, por lo tanto, que el culpable reaccione de manera diferente en comparación con los elementos irrelevantes. Los CIT basados en ERP (CIT basado en la P300), se han extendido asimismo a las intenciones con resultados prometedores.

El aIAT (Autobiographical Implicit Association Test) se centra en recuerdos de acontecimientos autobiográficos en lugar de en las actitudes. La investigación muestra que el aIAT puede distinguir con éxito entre dos manifestaciones autobiográficas contrarias, una verdadera y otra falsa. El aIAT consiste en comparar esas declaraciones contrarias desconocidas con manifestaciones verdaderas o falsas conocidas. De este modo, deberían darse tiempos de respuesta más rápidos (RTs) en las comparaciones congruentes (declaración verdadera conocida/declaración verdadera desconocida), que en las comparaciones incongruentes (declaración verdadera conocida/declaración falsa desconocida). A pesar de que los estudios sobre el aIAT y las intenciones carecen del elemento forense, se podrían considerar las posibles aplicaciones de este enfoque. En cuanto a la posibilidad de falsear el IAT, las primeras investigaciones sugieren que es bastante resistente a la falsificación, al menos cuando no se tiene información acerca de los principios básicos de la prueba. Sin embargo, estudios más recientes, ponen en duda estos resultados iniciales, demostrando que son suficientes unas sencillas instrucciones para poder falsearlo. Por otra parte, los objetivos influyen en cómo nos involucramos e interaccionamos con nuestro entorno. Al relacionar intenciones y objetivos se ha desarrollado un nuevo enfoque para el estudio de las intenciones basado en el comportamiento dirigido a un objetivo. Dado que una verdadera intención implica el deseo y compromiso de llevar a cabo una futura acción, una intención real implica la activación de un objetivo de conducta. Las falsas intenciones, sin embargo, no van a ser realmente llevadas a cabo. No hay compromiso de realizar la futura acción. Por lo tanto, no se genera ningún objetivo de conducta. En cuanto al SLT (Sheffield Lie Test), conlleva la manipulación de la compatibilidad estímulo-respuesta, donde los ensayos compatibles producen tiempos de respuesta más rápidos y los ensayos incompatibles producen tiempos de respuesta más lentos.

La entrevista estratégica ofrece una alternativa viable a las medidas fisiológicas e implícitas vistas hasta ahora. En los últimos años, se han aplicado asimismo los métodos de entrevista estratégica a las intenciones reales y falsas con resultados prometedores. Hasta la fecha, se han evaluado dos técnicas: el Uso Estratégico de la Evidencia (SUE) y la estrategia de las preguntas inesperadas. La técnica SUE se basa en estrategias de contra-interrogatorio. Los que dicen la verdad se mostraran más comunicativos durante la entrevista, mientras que los mentirosos serán más cautelosos. En cuanto a la estrategia de las preguntas inesperadas, está diseñada para realizar preguntas que el entrevistado no tenía planeadas. Estas preguntas están diseñadas de manera que los que dicen la verdad pueden recurrir a su memoria para recordar una respuesta, mientras que los mentirosos tienen que fabricar las respuestas sobre la marcha. El objetivo es aumentar la carga cognitiva de los mentirosos, para diferenciar las declaraciones reales de las falsas. Por otra parte, uno de los objetivos principales de los estudios realizados es la planificación. La planificación es una parte inherente de muchas intenciones. Por lo tanto, se asume que las personas con verdaderas intenciones han planificado hasta cierto punto su declaración. Otro interesante complemento a los métodos estratégicos de entrevista consiste en el uso de indicaciones sutiles. Se trata de preguntas estratégicamente formuladas, pensadas para estimular las tendencias que son más propias de los que dicen la verdad. Según el concepto de “cerebro prospectivo”, la información almacenada en el cerebro se puede utilizar para imaginar, simular y predecir posibles acontecimientos futuros. El concepto de pensamientos episódicos futuros (EFT), se refiere a la capacidad para simular mentalmente hipotéticos escenarios futuros, centrándose en las imágenes mentales que los acompañan. Es importante destacar que los EFT están estrechamente vinculados a las intenciones. Son además concurrentes con la planificación y, como se ha señalado anteriormente, la planificación se considera una parte inherente de muchas intenciones (reales). La formación de verdaderas intenciones debería implicar más EFT en comparación con la formación de falsas intenciones.

La revisión de la investigación psico-legal existente sobre intenciones reales y falsas muestra una gran variedad de enfoques a nivel teórico. La investigación sobre las metas/objetivos ofrece al menos dos direcciones para el estudio de las intenciones. La primera se refiere a los distintos indicadores de comportamiento dirigido a un objetivo y cómo las intenciones activan esos objetivos conductuales. El segundo enfoque se refiere a la investigación acerca de la consecución de logros que se ha centrado en la denominada falta de conducta intencional. Una línea de investigación actual muestra un ejemplo apropiado de cómo el desarrollo de la teoría puede ayudar a la investigación sobre intenciones verdaderas y falsas. El punto de partida fue el hallazgo de que el cumplimiento de las intenciones es menos probable que se produzca cuando no existe un objetivo relacionado. Esto condujo a examinar si la existencia del cumplimiento de las intenciones podría ser utilizado como un indicador de veracidad: es decir, ya que únicamente los que dicen la verdad tienen un objetivo, deberían ser más propensos que los mentirosos a poner en práctica sus intenciones. Hasta la fecha, el foco principal de la investigación ha sido encontrar maneras de discriminar declaraciones veraces que relatan una actividad futura no criminal de declaraciones que relatan una actividad lícita que oculta un futuro acto criminal. Así pues, los resultados de la investigación pueden ser útiles tanto en la fase previa a la investigación como en la fase de investigación. Se podrían asimismo combinar algunos de los métodos revisados de forma secuencial. Es importante señalar que es poco probable que la investigación sobre intenciones reales y falsas proporcione herramientas de diagnóstico con perfectas capacidades de discriminación. Más bien, el objetivo es crear métodos basados en la evidencia que se puedan aplicar. Es complicado que este enfoque más modesto de aplicación de la investigación desarrolle técnicas para hacer juicios de veracidad inequívocos, pero puede aumentar la probabilidad de hacer evaluaciones correctas. Esto a su vez debería aumentar la calidad general de las operaciones de seguridad con importantes beneficios a largo plazo.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club Ciencias Forenses.

Traducción y edición: Leticia Moreno

Familias desestructuradas y violencia. Club Ciencias Forenses.

Familias desestructuradas y violencia. Club Ciencias Forenses.

Familias desestructuradas y violencia. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les sugerimos un resumen del artículo “Familias disfuncionales en la infancia y violencia en los adultos: Un análisis de los moderadores y mediadores”, de los autores Delphine Theobald del King’s College (RU), David P. Farrington de la Universidad de Cambridge (RU) y Alex R. Piquero de la Universidad de Texas Dallas (EE.UU.), acerca de las causas de la violencia.

Uno de los temas más estudiados por las teorías criminológicas es el papel de la familia en la socialización de los niños. En este trabajo se analiza el efecto de la ruptura familiar a causa de la separación/divorcio (hasta los 14 años de edad) en los hombres y su impacto en una posterior conducta criminal violenta. Dicha investigación es relevante para la investigación existente debido a la falta de investigaciones longitudinales sobre los efectos a largo plazo de las familias desestructuradas en adultos, sobre todo en relación al comportamiento criminal violento y puede ayudar a entender los mecanismos implicados. Este vínculo entre familias disfuncionales y delincuencia se ha establecido a lo largo de varias décadas a partir de datos de algunos estudios longitudinales importantes. Estudios más recientes han descubierto que el 60% de los niños que fueron separados de sus padres en su décimo cumpleaños fueron condenados a la edad de 50 años, en comparación con el 36% restante. Juby y Farrington (2001) señalaron que los índices de delincuencia eran mayores entre los niños que provenían de una familia desestructurada, antes de los 15 años, comparados con los que venían de familias “normales”, y los resultados fueron similares en sentencias condenatorias de menores, delincuencia juvenil autoinformada o sentencias condenatorias de adultos. Es importante destacar que estos autores concluyeron que gran parte de la investigación en este campo es “incompleta y poco concluyente”. Es posible que la estabilidad familiar después de un divorcio sea un factor importante. Según Mednick et al. (1990) un divorcio seguido de cambios en las figuras parentales predice el mayor índice de delincuencia en niños (65%) en comparación con un divorcio seguido de estabilidad (42%) y sin divorcio (28%). El proceso de desestructuración familiar puede ser un indicador importante de los resultados. Si el hecho se produce entre el nacimiento y los 4 años será especialmente predictivo de delincuencia, mientras que si la ruptura se produce en la adolescencia el efecto no será tan fuerte. Así pues, la evidencia plantea que las familias monoparentales podrían tener dificultades para mantener un entorno familiar estable en el que se fomente una buena relación padres-hijos.

Se han propuesto distintas perspectivas criminológicas acerca de los posibles mecanismos por los que una familia desestructurada puede afectar a la delincuencia. Las Teorías del ciclo vital se centran en el efecto perjudicial que una familia disfuncional puede tener sobre el apego de los padres que, a su vez, puede poner en peligro una socialización eficaz por parte de estos. Las Teorías de la selección argumentan que las familias desestructuradas producen niños delincuentes debido a las diferencias preexistentes con otras familias, como conflictos entre los padres, padres criminales o antisociales, bajos ingresos familiares o pobres métodos de crianza. Las Teorías del estrés/trauma plantean que la ruptura de la unidad familiar conduce a otros factores de estrés, como los conflictos entre los padres, la pérdida de estos, y la reducción de ingresos económicos, que producen una serie de emociones negativas que pueden provocar un comportamiento antisocial. Por lo tanto, existe una relación entre la exposición a la violencia parental y la victimización en la infancia y el posterior comportamiento antisocial y la delincuencia. Más recientemente, la investigación genética biosocial y conductual ha surgido como un prometedor mecanismo teórico que examina la relación entre familia y conducta antisocial. A continuación, se revisan tres de los mecanismos más sólidos identificados: las familias disfuncionales, el bajo autocontrol y los compañeros delincuentes. El entorno familiar puede ejercer un impacto significativo en el desarrollo conductual y emocional del individuo. Fergusson y Horwood (1998) encontraron que ser testigo de conflictos violentos entre los padres predice de manera significativa la violencia y los delitos contra la propiedad, incluso después de haber controlado otros factores de riesgo familiares tales como el abuso de sustancias y la criminalidad, tener una madre joven, el castigo físico y los bajos ingresos familiares. Un bajo control parental es un importante predictor de delincuencia. La manera en que los individuos aprenden a reaccionar ante los demás dependerá del modelo de conducta observado en la infancia. Otros han sugerido que la frustración conduce a la agresión. En cuanto al autocontrol, los niños que tienen temperamentos difíciles y problemas de comportamiento son a menudo agresivos y antisociales en casa y en la escuela, y es probable que sigan siéndolo en su adolescencia y en la edad adulta. El bajo autocontrol es uno de los rasgos más estables asociado con la conducta antisocial. Los individuos con bajo autocontrol suelen enfrentarse a los conflictos de manera agresiva y tienen dificultad para prever las consecuencias negativas de sus acciones/comportamientos. Por otro lado, según algunos investigadores los niños que sufren conflictos familiares tienen más probabilidades de asociarse con compañeros delincuentes. Suelen ser más susceptibles a la presión de los compañeros porque desean algo de seguridad en el grupo o pueden decidir, debido a los conflictos en el hogar, involucrarse en conductas desviadas como reacción a su inestabilidad familiar.

En este trabajo se han analizado los datos de un estudio longitudinal sobre el desarrollo de la conducta antisocial y se han valorado varios de los posibles mecanismos que pueden influir en el posterior comportamiento criminal violento de un niño tras sufrir la ruptura matrimonial de los padres en la infancia o en la adolescencia. Las preguntas clave que deben ser examinadas son: (1) ¿Puede la disfunción familiar, debida a una ruptura matrimonial de los padres, predecir una futura sentencia condenatoria después de haber controlado otros factores clave que predicen la delincuencia?; (2) ¿Está el efecto de una familia desestructurada, en un futuro comportamiento criminal violento, moderado por importantes factores de la infancia?; y, (3) ¿Tiene una familia disfuncional, debido a la ruptura matrimonial de los padres, un efecto directo o indirecto sobre una sentencia condenatoria? Las principales conclusiones de esta investigación sobre la relación entre familia desestructurada y violencia indican que, si se sufre antes de los 14 años, será predictiva de una sentencia condenatoria a los 50 años. El impacto de una familia disfuncional está mediado por diversas variables, siendo las más importantes la percepción subjetiva de la violencia y la hiperactividad, ambas medidas a los 14 años. Sin embargo, deben tenerse en cuenta varias limitaciones. En primer lugar, el análisis cuenta con un pequeño número de niños que provienen de una familia desestructurada a causa de la ruptura matrimonial. Por lo tanto, sería necesario replicar el estudio para evaluar la posibilidad de generalizar las conclusiones. En segundo lugar, futuras investigaciones deberían considerar más variables teóricas, incluyendo factores biosociales/genéticos que pueden ser importantes mediadores/moderadores de la relación entre familia disfuncional y criminalidad. En tercer lugar, no se pudo contar con ninguna medida sobre lo que sintió el individuo (como niño) cuando se produjo la desintegración de la familia. En cuarto lugar, puede haber algunos casos en que la ruptura familiar sea en realidad un hecho positivo. Los resultados del estudio también tienen igualmente implicaciones para las perspectivas teóricas que pueden ayudar a explicar la relación entre familia desestructurada y delincuencia. Otro enfoque teórico relevante es el probable papel que los factores biosociales/genéticos pueden jugar en la relación familia desestructurada y delincuencia. Existen evidencias acerca del papel que la biología y los genes desempeñan en el comportamiento humano en general, y en el comportamiento antisocial en particular. Con respecto a las implicaciones políticas, es bien sabido que un ambiente familiar conflictivo puede tener efectos muy negativos en los niños (absentismo escolar, abandono escolar, relaciones con amigos delincuentes, etc.). Así pues sería conveniente facilitar el acceso a los servicios de apoyo y asesoramiento para ayudar a resolver las tensiones familiares debidas al conflicto marital y la separación. En consecuencia, nunca es demasiado pronto para poner en marcha tales medidas de prevención, puesto que tal y como han demostrado varios estudios, los primeros programas de formación para familias/padres no sólo ayudan a los padres a socializar de manera más adecuada a sus hijos, sino también ayudan a los niños en los diferentes ámbitos de la vida.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno

Violencia de género: Tipologías de maltratadores y tratamiento. Club de las Ciencias Forenses.

Violencia de género: Tipologías de maltratadores y tratamiento. Club de las Ciencias Forenses.

Violencia de género: Tipologías de maltratadores y tratamiento. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, esta semana os ofrecemos un resumen del artículo “La violencia de pareja: generación de una tipología de maltratadores basada en los datos e implicaciones para el tratamiento” de los autores Olga Cunha y Rui Abrunhosa Gonçalves de la Universidad de Minho (Portugal) que trata sobre la violencia de género.

Diferentes estudios han propuesto que los maltratadores de género pueden ser clasificados en función de la psicopatología, la severidad de la violencia y la frecuencia. En este caso, se planteó un estudio de campo con el objetivo de definir una tipología del maltratadores basada en la evidencia y sus implicaciones para la rehabilitación y la reinserción. Para ello se evaluó a 187 varones condenados por violencia de género, de los que 111 cumplían condena en prisión y 76 en servicio a la comunidad.

La violencia doméstica es transversal a todas las culturas, sociedades y estatus sociales y tiene un impacto significativo en muchos aspectos. Se pretende reducir los problemas y consecuencias asociados con la violencia doméstica estableciendo programas de tratamiento de maltratadores. Sin embargo, existe un alto índice de abandono y reincidencia en maltratadores que han sido tratados. Una posible explicación es que muchos de los programas de tratamiento están estandarizados y se aplican de manera uniforme sin tener en cuenta los diferentes factores de interacción. La clasificación de maltratadores ha surgido como un campo de investigación para estudiar esta cuestión. La categorización de maltratadores aporta un práctico y exitoso método para planificar y diseñar intervenciones eficaces. La tipología más prominente fue desarrollada por Holtzworth-Munroe y Stuart (1994). Su análisis reveló que los hombres que son violentos con sus parejas mostraban heterogeneidad en características individuales relacionadas con tres dimensiones teóricas: a) severidad y frecuencia de la violencia marital; b) generalidad de la violencia y c) psicopatología. De este modo identificaron tres subtipos de maltratadores: generalmente violentos/antisociales (GVA), disfóricos/límites (borderline) (DB), y sólo familiares (FO). En una posterior prueba empírica de su tipología, se encontraron cuatro tipos: los tres mencionados previamente y uno adicional, el grupo antisocial bajo. Los maltratadores tipo FO están implicados únicamente en violencia marital y mostraron lo niveles más bajos de abuso sexual y psicológico, y ausencia de, o menor, psicopatología. Los hombres tipo DB están implicados en violencia marital de moderada a severa, aunque también manifiestan algunas conductas violentas fuera del domicilio. Son asimismo los más psicológicamente angustiados, experimentan celos delusorios y no toleran la separación. Los maltratadores tipo GVA son predeciblemente el subtipo más violento. Alcanzan niveles moderados a severos de violencia marital y extra familiar y generalmente poseen antecedentes penales. Tienen igualmente más probabilidad de presentar características del trastorno antisocial de personalidad o psicopatía. Finalmente, el tipo antisocial de nivel bajo (LLA), obtiene una puntuación moderada en conducta antisocial, violencia marital y violencia en general.

Sin embargo, las investigaciones en este campo presentan algunas limitaciones. En primer lugar, están basadas principalmente en muestras clínicas y forenses, con solo unos pocos estudios con reclusos. En segundo lugar, los investigadores tratan repetidamente de validar empíricamente las tipologías de maltratadores usando las mismas medidas y diseño. En este contexto, se ha diseñado un trabajo de campo, aplicando procesos similares a investigaciones previas, para analizar si las tipologías de maltratadores pueden extenderse a una muestra variada y a un conjunto diferente de medidas. Como era de esperar, se identificaron tres subtipos de maltratadores a partir de los datos empíricos: maltratadores no-patológicos (NP), trastornados (DB) y antisociales/violentos (AV). Estos resultados apoyan la heterogeneidad en los hombres que infligen violencia sobre sus parejas y la consistencia en lo que respecta a las tipologías estudiadas desde una perspectiva multicultural. Los análisis muestran que el grupo de maltratadores AV se caracteriza por ejercer violencia física y psicológica, por tener un comportamiento antisocial, estilo de vida desviado, antecedentes penales, violencia interparental y abuso de drogas. Los maltratadores DB muestran comportamientos de violencia psicológica, agresión física y hostilidad, así como sintomatología clínica (somatización, depresión, ansiedad, ideación paranoide), antecedentes penales, comportamiento antisocial y un estilo de vida socialmente desviado. Finalmente los maltratadores NP no se caracterizan por ninguna de las variables relacionadas con la criminalidad y la reincidencia.

Este estudio demuestra que, aun con un conjunto diferente de medidas, con una muestra diferente de maltratadores, y con distintos niveles de violencia, se puede hallar un patrón similar en las tipologías. En consecuencia, estos resultados avalan una consistencia relativa entre tipologías de maltratadores. Por otro lado, los hallazgos revelan que incluso con una brecha cultural de estudios anteriores, se pueden encontrar patrones semejantes en los tipos de maltratadores. Los resultados sugieren del mismo modo, que los maltratadores condenados a penas de prisión o servicios a la comunidad poseen unas características comunes que deben ser consideradas a la hora de tomar las posibles decisiones judiciales. Para concluir, estos hallazgos muestran que aunque el uso de una muestra variada puede cubrir un gran número de casos y ofrecer una mayor comprensión del fenómeno, aun así puede no conducir a resultados variables. Las tipologías de maltratadores dan por hecho que dado que los maltratadores son un grupo heterogéneo, los programas de rehabilitación deberían adaptarse al tipo de maltratador y a sus necesidades y carencias. Además, es necesaria una rigurosa evaluación de cada maltratador con el fin de identificar todas las carencias para mejorar la eficacia del tratamiento y adaptar el diseño de la intervención a sus características y necesidades. De hecho, está demostrado que diferentes maltratadores responden de manera distinta al mismo tratamiento. Los resultados relativos a los maltratadores DB revelaron que poseían un fuerte componente psicopatológico diferencial y requieren una intervención clínica específica. Es más, la psicopatología al ser considerada un importante factor de riesgo de violencia en general, los maltratadores con trastornos psicopatológicos no solo deberían participar en programas de rehabilitación, si no también someterse a terapia clínica con el objetivo de corregir la probabilidad de recaída/reincidencia. Se pueden establecer las mismas conclusiones para el grupo antisocial/violento. Consecuentemente, algunos autores argumentan que los maltratadores antisociales podrían beneficiarse de una intervención integral con un enfoque multimodal, un planteamiento cognitivo y conductual, y enfoque multinivel, dirigido al maltratador y a otras áreas relacionadas con la violencia sobre la pareja. Por último, al no presentar rasgos antisociales, los maltratadores NP son más proclives a la rehabilitación y probablemente tengan un mejor pronóstico. Con lo cual, deberían ser tratados por separado, no solo porque sus necesidades sean diferentes, si no también por el riesgo de contaminación por otros delincuentes con rasgos antisociales. Por consiguiente, la identificación de tipologías de maltratadores puede llevar a detecciones, evaluaciones de riesgo e intervenciones más precisas con el fin de reducir la violencia en el seno de la pareja y de este modo mejorar la protección de las víctimas de violencia doméstica.

Para concluir, cabe mencionar algunas de las lagunas que presenta la investigación actual. En primer lugar, la encuesta no lleva a cabo ninguna comparación con otro grupo no violento. Además, los estudios de tipologías usan un conjunto limitado de medidas para obtener grupos, basados esencialmente en un modelo intraindividual. No obstante, los resultados indican que los investigadores necesitan seguir atendiendo al sentido práctico de sus resultados empíricamente extraídos y que en futuras investigaciones sería necesario evaluar la precisión de estos perfiles de maltratadores.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses

Traducción y edición: Leticia Moreno

Programas de tratamiento eficaces para los adolescentes violentos: retos programáticos y características prometedoras. Club de las Ciencias Forenses.

Programas de tratamiento eficaces para los adolescentes violentos: retos programáticos y características prometedoras. Club de las Ciencias Forenses.

Violencia en la adolescencia. Club de las Ciencias Forenses.

Estimados seguidores del Club de las Ciencias Forenses, hoy nos toca abordar un tema extremadamente preocupante para nuestra sociedad, como es la búsqueda de programas  adecuados para paliar la violencia de ciertos adolescentes. Este artículo se lo debemos a Michael F. Caldwell  integrante  del Centro Mendota de Tratamiento Juvenil en Madison (EE.UU.) y a Gregory Van Rybroek de la Universidad de Wisconsin en Madison (EE.UU). Efectivamente, la búsqueda de programas de tratamiento eficaces para adolescentes infractores violentos ha producido a lo largo del tiempo más preguntas que respuestas y solo un puñado de ellos ha demostrado ser eficaz. Este documento analiza las similitudes de los cuatro programas que han demostrado ser eficaces en la reducción de la reincidencia en adolescentes infractores. Todos conforman un enfoque integral, utilizando un sistema de tratamiento multidimensional para trabajar con los jóvenes y sus familias, y comparten filosofía, marco teórico y estructura. Estas características comunes proporcionan una práctica plantilla para facilitar el avance de la programación futura y la investigación.

La búsqueda de un tratamiento claramente eficaz y generalizable que pueda reducir la delincuencia grave y persistente en los delincuentes juveniles ha sido el santo grial de la investigación sobre justicia de menores durante muchos años. La evidencia de una intervención eficaz con adolescentes infractores violentos es muy limitada (Tate, Reppucci y Mulvey, 1995). Como resultado, se genera un sentimiento constante de que el tratamiento de los menores violentos, un esfuerzo que a priori parece poco atractivo y desagradable, supone un área de escaso desarrollo.

Por lo general, los menores que han participado en actos de violencia están bajo la supervisión de un tribunal o de un departamento social. Una amplia gama de factores influye en el impacto y en los resultados de los tratamientos. Los individuos más perturbadores o agresivos, por ejemplo, se retiran con frecuencia del tratamiento o son más propensos a abandonarlo. Además, la mayoría de las investigaciones sobre la eficacia del tratamiento en adolescentes violentos se basa en estudios cuasi-experimentales o de observación, a menudo comparando individuos que completan o concluyen el tratamiento de aquellos que no lo hacen.

Algunos de los escasos enfoques de tratamiento que han demostrado ser eficaces en la reducción de la violencia criminal grave en adolescentes son la terapia familiar funcional, mediante la modificación de patrones desadaptativos a través de una terapia individualizada; la terapia multisistémica, basada en la orientación familiar y en la relación con la escuela, la comunidad, los miembros de la familia y otros actores del entorno del joven; el tratamiento multidimensional de cuidado de crianza, en el que mientras el joven permanece en hogares de acogida la familia biológica lleva a cabo tratamientos paralelos dirigidos a que se produzca una reunificación posterior de una familia ya sana; y la terapia en un centro especial de tratamiento, a través de la cual el adolescente queda apartado de la comunidad bajo custodia segura en un centro penitenciario correccional. Este último programa (MJTC) se basa en una versión de la Teoría de Aprendizaje Social (Bandura, 1977) y en la Teoría de Sistemas (Von Bertalanffy, 1969) y funciona de una manera similar a una unidad de psiquiatría para adolescentes.

Cada uno de los enfoques descritos trabaja con jóvenes que tienen problemas de conducta, aunque cada uno se desarrolla en un entorno diferente.  Ninguno de ellos es la panacea y la aplicación de cada uno, sin duda, presenta sus propias dificultades. La cooperación de los participantes, el apoyo del personal administrativo y de gestión, una adecuada dotación de profesionales cualificados y la financiación son los problemas más comunes que surgen y se plantean. Cada tratamiento requiere de la coordinación de los servicios sociales existentes y/o de los sistemas de justicia juveniles vigentes. Además de las similitudes filosóficas y teóricas, cada uno de estos enfoques emplea componentes similares para prestar los servicios, asegurar la integridad del tratamiento y poder evaluar los procesos y los resultados de los mismos, definiendo los problemas objetivos en términos claros. Se incluye, además, una amplia variedad de servicios o intervenciones potenciales altamente flexibles e individualizados en función de las necesidades de los jóvenes y de sus familias. Los servicios se adaptan a las circunstancias, a los aspectos emocionales y al comportamiento de todos los implicados en el proceso. Cada una de estas intervenciones incorpora componentes que permitan controlar continuamente el progreso del joven delincuente y de su familia y cada programa emplea los estudios de los resultados de una manera particular para comprender mejor las formas en que dicho programa es eficaz y para determinar si se están consiguiendo los resultados previstos. Está concienzudamente estudiada la forma de intervenir, qué servicios son apropiados y cómo se prestan los mismos. Todo se basa en una cuidadosa selección, formación, seguimiento y supervisión de la prestación de dichos servicios.Además, el personal profesional debe estar altamente formado ​​en la filosofía y los principios rectores del programa y llevar a cabo una correcta supervisión del mismo.

Las características comunes de los programas descritos aquí proporcionan una idea de la dirección futura más prometedora para los proyectos de tratamiento para adolescentes violentos. Si bien estos enfoques han producido algunos avances, no se han producido resultados fructíferos en aquellos adolescentes más agresivos. Es razonable especular que el tratamiento efectivo es un tratamiento integral, con lo que no es de extrañar que los programas que han demostrado mayor eficacia en esta población son los sistemas multidimensionales. En la práctica, cada uno de los enfoques que se describen aquí se basa en una evaluación constante de los resultados deseados. Esto incluye datos sobre el progreso de casos específicos, pero también sobre los resultados de estudios relacionados con la eficacia general del programa. Cada programa utiliza también una supervisión intensiva por parte de profesionales altamente capacitados para garantizar el cumplimiento del modelo de tratamiento. El estudio de las características clave de un sistema de tratamiento integral, y en particular cómo los implicados interactúan para producir un cambio en los planes de tratamiento individualizados, es una tarea de enormes proporciones.Sin embargo, si se pueden desarrollar métodos para recoger la complejidad de estos sistemas, puede ser posible diseñar futuros enfoques de tratamiento. Las múltiples características de dichos enfoques podrían combinarse y adaptarse a un entorno y población a tratar en particular.

Esta revisión indica que los sistemas de tratamiento que han demostrado eficacia en el tratamiento de adolescentes agresivos comparten una serie de características filosóficas, estructurales y prácticas comunes. Sin embargo, también presentan diferencias significativas. Es posible que las características comunes aparentes de estos programas no sean la clave de su eficacia; cada uno puede mostrarse eficaz para diferentes razones. Aun y todo, estas características comunes ofrecen el terreno más fértil para el cultivo de futuros programas que puedan dar sus mejores frutos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar