clubforenses.com

clubforenses.com

Delincuentes sexuales online desde una perspectiva de adicción a Internet (I). Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, os presentamos un resumen del interesante artículo “Understanding Sexually Deviant Online Behavior from an Addiction Perspective” de Kimberly Young, en donde se explica el comportamiento de los delincuentes sexuales online desde la perspectiva de la adicción al sexo en Internet. En esta primera parte trataremos el contexto y la motivación de estos delincuentes, y en un segundo artículo hablaremos sobre la comparativa entre el comportamiento de los delincuentes sexuales online y los delincuentes sexuales del entorno físico, ambos desde un enfoque de delincuencia sexual infantil.

Este artículo examina el fenómeno emergente de la delincuencia sexual virtual, basado en un estudio de 22 entrevistas forenses, describiendo un marco para comprender este tipo de delincuente sexual desde una perspectiva clínica. Específicamente, este estudio examina el papel de la adicción al sexo en línea en el desarrollo de la delincuencia sexual virtual y describe cinco etapas desde el inicio hasta el encarcelamiento que sigue el delincuente sexual virtual. Más importante aún, este documento diferencia los patrones de comportamiento en línea de los delincuentes sexuales virtuales que sugieren que son usuarios de fantasía que incursionan en temas pedófilos en comparación con los delincuentes sexuales “clásicos” que buscan a los niños para la gratificación sexual.

Las estadísticas más actuales muestran un fuerte aumento en el número de depredadores sexuales que usan Internet como herramienta de búsqueda de niños vulnerables, para contactar con ellos y ganarse su confianza con fines delictivos. Aunque las cifras son difíciles de documentar, estos delincuentes son claramente parte de la ola de crímenes de la era de Internet. Dada la falta de restricciones en el ciberespacio y su subcultura sexual, los depredadores tienen un nuevo medio no solo para buscar potenciales contactos con niños, sino también para unirse y sindicalizarse con otros usuarios de una manera que les permita validar y normalizar sus tendencias sexuales. Por ejemplo existen salas de chat en el ciberespacio con nombres como “Daddy4daughter”, “Men for Barely Legal Girls” y “Family Fun”. Si bien estas salas tienen el nombre de salas de chat de “fantasía solamente” y requieren que los participantes tengan más de 18 años, es difícil descifrar qué es un hecho y qué es una fantasía, basado en los diálogos de chat en dichas comunidades virtuales. No está claro, a partir de la discusión, si los usuarios están describiendo historias ficticias, fantasías sexuales e historias sobre actividades pasadas o planes para el futuro. A diferencia del mundo físico, los mensajes convencionales sobre el comportamiento sexual son generalmente ignorados en el ciberespacio. Los usuarios son “libres” (en cuanto a la posibilidad de ser anónimos y no controlados) de explorar temas pedófilos dentro del entorno sexualmente desinhibido de Internet. De esta forma, el ciberespacio se convierte en un habilitador que permite a los usuarios crear contenido personalizado sin limitaciones que les brinde una salida para explorar el comportamiento sexual en línea desviado.

Los primeros estudios sobre la sexualidad en Internet, o “cibersexo” distinguieron varias motivaciones para la comunicación erótica de la computadora, desde flirteos leves hasta la búsqueda y el intercambio de información sobre servicios sexuales y discusiones sobre conductas sexuales desviadas específicas. Postularon que el cibersexo le permite a una persona desarrollar fantasías sexuales que de otro modo habrían sido extinguidas si no fuera por el refuerzo de la retroalimentación inmediata proporcionada por las interacciones en línea. A medida que Internet ganó popularidad, los investigadores comenzaron a identificar patrones similares en los aspectos adictivos de la comunicación en línea. La adicción a Internet, como suele llamarse, es una preocupación patológica con el uso de Internet, y puede ocasionar problemas ocupacionales, sociales, familiares y psicológicos significativos.

En uno de los estudios más grandes de sexualidad en línea, (“Sexuality on the Internet from sexual exploration to pathological expression” de Cooper, Scherer, Boies y Gordon, en 1999), con una muestra de 9.177 encuestados, 86% de ellos hombres, se encontró que las interacciones más poderosas y potencialmente problemáticas ocurrieron en las salas de chat en línea. Según el estudio, esto parece corroborar una asociación de comportamiento sexualmente compulsivo o adictivo con aislamiento social. También se descubrió que los compulsivos sexuales en línea se aislaban socialmente cada vez más cuando se retiraban a un mundo de fantasía sexual dentro de la computadora. La mayoría de estos casos involucraban a hombres que previamente no tenían antecedentes de adicción sexual, no tenían antecedentes de alquilar películas para adultos, ni visitaban clubes de striptease, pero su único problema con el sexo provenía del uso de Internet. Los usuarios pueden explorar partes más oscuras de su sexualidad usando el contexto anónimo e ilimitado de Internet, cambiando su nombre, edad, ocupación o descripción física. Una mujer puede fingir ser lesbiana en línea o un hombre de mediana edad puede pretender ser un semental joven y caliente cuando habla con mujeres en una sala de chat en línea. Young se refirió a estos individuos como “usuarios de fantasía” que utilizaban salas de chat en línea y mensajes instantáneos con el propósito expreso de jugar rol en el chat de fantasía en línea. Los usuarios de fantasía a menudo progresaban hacia un diálogo sexualmente más explícito como una novedad creada a través del ciberespacio, y dentro del contexto anónimo de estos entornos virtuales, experimentaban gradualmente con tipos de chat más explícitos. Los usuarios de fantasía ocultan sus interacciones en línea a los demás y, a pesar de los posibles sentimientos de culpa o vergüenza, suelen seguir participando en tales actos. Basado en un análisis de estudio de caso, el artículo que resumimos en esta entrada examina la perspectiva psicológica de los delincuentes sexuales en línea y el papel del ciberespacio en el desarrollo de la conducta desviada. Específicamente, este artículo describe cómo estos “usuarios de fantasía” en línea pueden ser evaluados desde una perspectiva de adicción, y utilizando el modelo de cinco etapas de Young se explica el desarrollo de la compulsividad sexual en línea, examinando cómo los usuarios de fantasía progresan desde las conductas sexuales desviadas en línea con adultos hasta las conductas sexuales desviadas en línea hacia niños.

Para el estudio participaron 22 clientes atendidos a través del Centro de Adicción en línea. El Centro para la adicción en línea se estableció en 1995 y brinda educación, apoyo y tratamiento a las personas preocupadas por la adicción a Internet. En todos los 22 casos, los clientes fueron arrestados por conducta sexual inapropiada con menores a través de Internet. En cada caso, esta fue una primera ofensa y los clientes no tenían antecedentes penales o antecedentes sexuales con niños. Los clientes tenían edades comprendidas entre 34 y 48 con una media de 38. El 58% trabajaban como ingenieros, médicos o abogados; el 17% eran trabajadores obreros, a menudo trabajando en fábricas o en la industria manufacturera, 15 % estaban desempleados, y 10% estaban en discapacidad. En diez casos, se encontraron grandes colecciones de imágenes pornográficas descargadas de Internet, en tres casos, las imágenes contenían pornografía infantil, y en un caso, el cliente tenía una larga historia de conocer a mujeres en Internet para tener relaciones sexuales.

En el momento del arresto, el 47% de los clientes sufría de depresión o ansiedad, el 39% tenía antecedentes de alcoholismo o dependencia de drogas, el 19% tenía antecedentes de adicción al sexo y el 10% tenía antecedentes de abuso sexual. En todos los casos, los clientes se involucraron en salas de chat para adultos pedófilos, sin saberlo, charlando con un agente federal o un agente de policía que presentaba en línea como menor de edad. El agente encubierto estableció una personalidad en línea de una niña o un niño pequeño, y las conversaciones en línea condujeron a una reunión concertada en la vida real. En diez de los casos, los clientes llegaron al lugar de reunión designado, pero al ver al señuelo de la policía (alguien haciéndose pasar por un menor), no hicieron ningún intento de acercarse al menor y fueron arrestados en la escena. En nueve casos, los clientes fueron detenidos inmediatamente al llegar al lugar de reunión designado. En dos casos, el cliente nunca se presentó a la hora acordada y fue arrestado en su casa por intentar cometer una conducta sexual inapropiada con un menor a través de Internet. En un caso, el cliente se sentó con el señuelo de la policía y luego fue arrestado.

Los patrones de comportamiento en línea se analizaron en cada caso mediante entrevistas clínicas y materiales de descubrimiento disponibles, como informes psicológicos, notas de progreso de los terapeutas que tratan actualmente al individuo, informes previos a la sentencia, órdenes judiciales o declaraciones juradas de los investigadores y transcripciones de los diálogos de la sala de chat. A los clientes también se les administró la “Internet Addiction Scale” desarrollada por Young, un cuestionario de ocho ítems que examina síntomas de adicción a Internet, como la preocupación del usuario por el uso de Internet, la capacidad de controlar el uso en línea y la necesidad de usar Internet para estos fines a pesar de sus posibles consecuencias. Este instrumento de evaluación modificó los criterios de DSM para juegos patológicos y evaluó el uso no esencial de la computadora o de Internet del cliente (es decir, el uso no comercial o académico relacionado). Los clientes se consideran usuarios adictos al responder “sí” a cinco (o más) preguntas durante un período de seis meses (salvo que según el DSM la desviación responda más claramente a un episodio maníaco).

En los 22 casos estudiados, los clientes cumplieron con los criterios básicos de adicción a Internet. Al igual que un alcohólico consume mayores niveles de alcohol para lograr la satisfacción, los clientes rutinariamente pasaban una gran cantidad de tiempo en línea. Los clientes hicieron todo lo posible para enmascarar la naturaleza de sus actividades en línea, principalmente para ocultar el alcance y la naturaleza del comportamiento. En la mayoría de los casos de trastorno por control de impulsos, la compulsividad de un individuo a menudo se asocia con estados de tensión y agitación cada vez más dolorosos que se alivian al completar el acto. El comportamiento compulsivo sirve para reducir la tensión emocional subyacente y sirve como recompensa por el comportamiento futuro. Por ejemplo, un alcohólico a menudo se ve obligado a beber en momentos de estrés excesivo o momentos de tensión; del mismo modo, los clientes informaron que encontraron que recurrieron a Internet para encontrar alivio de los momentos de tensión mental y agitación presentes en sus vidas. Es decir, su uso de Internet no se trataba tanto de usarlo como una herramienta de información, sino cómo una forma de encontrar un escape psicológico para hacer frente a sus problemas.

En el próximo artículo hablaremos sobre la comparativa entre los delincuentes sexuales infantiles del entorno físico y los delincuentes sexuales infantiles del entorno virtual, y resumiremos, usando la “Escala de Adicción a Internet” de Young, las 5 etapas por las que pasan los delincuentes sexuales online desde una perspectiva de adicción, desde que descubren una sala de chat o web de adultos, hasta la fase de desesperación y arrepentimiento.

2 Comentarios

  1. Excelente artículo. Buen trabajo. A que se refiere el artículo con DSM?

    • Javier Sanz Sierra

      30 diciembre, 2017 at 7:08 pm

      Hola Patricia, ¡Gracias por tu comentario!. El DSM es el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales. En ese manual vienen recogidos los diferentes trastornos mentales (clasificados por categorías como pueden ser trastornos de infancia, de estado de ánimo, relacionados con sustancias, etc) con todos aquellos criterios diagnósticos relativos a cada uno de los trastornos. Por ello, sirve como manual de consulta clínica y como herramienta de diagnóstico.

      Si estás interesada en el estudio de los trastornos mentales te recomiendo que consigas acceder al Manual DSM ya que es realmente interesante.
      ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*