clubforenses.com

clubforenses.com

La validez de los perfiles criminales. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Analysing criminal profiling validity: Underlying problems and future directions” de Ribeiro, R. A. B. y Soeiro, C. B. B. M. (2021), en el que se analiza la validez de los estudios sobre la perfilación criminal.

La elaboración de perfiles criminales o delictivos es una técnica de análisis del comportamiento utilizada para ayudar a identificar determinadas características de un agresor, como patrones conductuales y de personalidad, mediante el análisis de la escena del crimen, el modus operandi y la victimología. Otro método consiste en analizar las características comunes a los delincuentes más violentos. No obstante, se han realizado relativamente pocos estudios que evalúen su validez.

La mayoría de los estudios realizados sobre esta técnica se han realizado sobre delitos sexuales, homicidios e incendiosprovocados, ya que son los ámbitos en los que se han utilizado con más frecuencia. En contraposición, existe cierta controversia en cuanto al uso de perfiles criminales para delitos, por ejemplo, de hurto, teóricamente más simples y comunes. Algunos apoyan su uso, mientras que otros lo refutan, dada la dificultad para identificar características de comportamiento comunes utilizadas en la elaboración de perfiles.

Al elaborar dichos perfiles, es importante tener en cuenta la existencia de dos enfoques diferentes. El enfoque idiográficoconsidera los rasgos específicos de los delincuentes para determinar las características distintivas. Se enfoca en información fáctica basada en el razonamiento deductivo combinado con un método basado en la evidencia forense. Con este enfoque, se desarrolla un perfil criminal analizando un caso (o casos) particular, cometido por un solo delincuente.

En contraste, el enfoque nomotético examina las características comúnmente inferidas de grupos de delincuentes. Este enfoque estudia lo abstracto, subrayando el razonamiento inductivo y un proceso estadístico, comparativo y/o correlacional. Parte de la premisa de que, si ciertos delitos son similares pero cometidos por diferentes delincuentes, entonces estos delincuentes pueden compartir rasgos de personalidad comunes. En este enfoque se pueden identificar dos métodos principales diferentes de elaboración de perfiles criminales: el método clínico frente a los métodos estadísticos.

Estos son solo algunos de los métodos de perfilación criminal existentes. Teniendo en cuenta las cuestiones de validezrelativas a la elaboración de perfiles delictivos, los autores realizaron una revisión sistemática. Dicha revisión sistemática examinó artículos publicados entre 1995 y mayo de 2020 sobre la validez de perfiles criminales de múltiples bases de datos. Finalmente, se seleccionaron un total de 8 artículos.

En general, los estudios se distribuyen en Australia (3), América (3) y Asia (2). Cinco estudios utilizaban métodos cuantitativos y cualitativos; los tres restantes utilizaban métodos retrospectivos. En cuanto a participantes y muestras: dos estudios se basan en información recopilada por agentes de policía, dos por estudiantes universitarios y un estudio realizado por profesionales forenses de salud mental. Los tres estudios restantes, que empleaban métodos retrospectivos, versaban sobre casos de homicidio. En cuanto a los tipos de validez explorados, cinco artículos se centran en la validez aparente, tres en la predictiva y uno analiza la validez de constructo.

En general, los resultados muestran que la elaboración de perfiles delictivos aún requiere más investigación sobre su validez. No obstante, se identificaron algunos problemas, con respecto a los que los autores sugieren una guía para abordarlos. Un hallazgo interesante es la confusión entre precisión y validez, lo que lleva a algunos autores a considerar estos dos conceptos diferentes como idénticos. Mientras que la precisión mide la exactitud de un instrumento (ausencia de errores), la validez evalúa el objetivo subyacente del instrumento (midiendo si, de hecho, evalúa lo que pretende).

No obstante, cabe señalar que ambos son fundamentales para que la elaboración de perfiles delictivos se convierta en una herramienta sólida de investigación científica. Teniendo esto en cuenta, es importante que los estudios futuros sobre psicometría de perfiles delictivos aclaren con precisión qué se está evaluando (validez, precisión, etc.) y que recurran a definiciones consensuadas y empíricas.

La validez predictiva es el segundo tipo de validez más discutido en los estudios de perfiles criminales. Esto es de gran importancia, ya que la validez predictiva evalúa si la elaboración de perfiles criminales tiene éxito en la predicción de las características de los futuros delincuentes. Algunos autores evaluaron la elaboración de perfiles delictivos para casos de homicidio utilizando métodos estadísticos (modelos de regresión multivariante). Sus estudios indican que, aunque existe validez predictiva, podría mejorarse teniendo en cuenta variables de la escena del crimen. Aun así, estos estudios fueron innovadores y probaron estadísticamente la validez de la elaboración de perfiles criminales para los infractores de homicidio japoneses.

Con respecto a la evaluación de los modelos de perfiles criminales, se ha encontrado que el modelo de Keppel y Walter para asesinatos y/o asesinos sexuales tiene problemas estructurales empíricos y, como tal, no es posible validarlo. Este intento de validación es, sin embargo, importante ya que utiliza un enfoque estadístico (escala de proximidad) para validar la elaboración de perfiles criminales por asesinatos sexuales.

Cuanto más se acerque la elaboración de perfiles criminales a la validación estadística, mayor será la posibilidad de que sea reconocida como una herramienta empírica que contribuya a las investigaciones penales.

Aunque puede que no sea posible probar todos los tipos de validez de los perfiles criminales, pueden esbozarse algunas sugerencias. Así, sería prudente desarrollar categorías para evaluar las características de las variables de la elaboración de perfiles, que luego deberían someterse a pruebas mediante determinados procedimientos estadísticos.

Para mejorar la validez de la elaboración de perfiles criminales, los autores proponen también la elaboración de una lista de verificación con variables basadas en teorías y modelos adaptados a tipos específicos de delitos violentos (por ejemplo, homicidio, delitos sexuales e incendios provocados).

Esto debería facilitar la evaluación de diferentes tipos de validez y contribuir a una metodología más rigurosa de elaboración. Por tanto, se sugiere un modelo integrador que incluya varios procedimientos estadísticos comparativos y confirmatorios, junto con un enfoque inductivo basado en modelos psicológicos y teóricos.

Si quieres saber más sobre Perfilación Criminal y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Muerte por insulina, ¿el crimen perfecto? Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Is insulin intoxication still the perfect crime? Analysis and interpretation of postmortem insulin: review and perspectives in forensic toxicology” de Bottinelli, C.; Cartiser, N.; Bévalot, F.; Fanton, L. y Guitton, J. (2020), en el que se analiza la insulina en muestras biológicas y la interpretación de sus concentraciones en la situación de las investigaciones de muerte relacionadas con insulina.

La insulina es una hormona anabólica esencial para la homeostasis de la glucosa. La desregulación de su secreción o de la respuesta celular a esta hormona pueden provocar diabetes. El tratamiento de los pacientes diabéticos tiene como objetivo prevenir la hiperglucemia y sus complicaciones a corto y largo plazo. La terapia con insulina es necesaria para la supervivencia en la diabetes tipo 1 y en muchas de tipo 2, después de unos años.

Más allá de los accidentes terapéuticos, la terapia con insulina puede ser mal utilizada, como en el dopaje o con fines suicidas o delictivos. Indudablemente, se subestima la tasa de administración de insulina exógena como causa de muerte.

De hecho, el uso de la insulina en la muerte es difícil de detectar, y aún más difícil de probar en un tribunal. La intoxicación por insulina sigue siendo difícil de reconocer debido a los síntomas inespecíficos del inicio de la hipoglucemia, el retraso en la ocurrencia de la muerte, la falta de hallazgos anatómicos en la autopsia y las dificultades para encontrar marcas de agujas. Entonces, ¿sigue siendo la intoxicación por insulina el crimen perfecto?

La insulina humana es una hormona involucrada en el metabolismo de carbohidratos, lípidos y proteínas. En las células hepáticas y musculares, la insulina humana estimula el almacenamiento de glucosa (azúcar) e inhibe su degradación. Sin estimulación, la insulina humana se secreta a un ritmo bajo, lo que se conoce como secreción basal o constitutiva.

Después de la distribución a los tejidos sensibles y la acción a través de receptores de insulina específicos, la insulina humana se elimina rápidamente, respondiendo así a los cambios en el nivel de glucosa en sangre. La insulina humana secretada por una persona sana tiene una vida media de, aproximadamente, 5 minutos. Todas las células que presentan receptores específicos de insulina pueden degradar la insulina humana. Aunque el hígado y los riñones son los principales lugares de depuración de la insulina, otros tejidos, como el muscular, desempeñan también un papel importante.

La terapia con insulina se prescribe a pacientes diabéticos como reemplazo de la deficiencia parcial o total de la secreción de insulina humana o la resistencia a la insulina. La inyección subcutánea sigue siendo la más común. El lugar de la inyección debe cambiarse con regularidad, ya que sino podría terminar por retrasarse la absorción. El principal mecanismo de intoxicación por insulina es la hipoglucemia, que conduce a hallazgos neurológicos. Los síntomas se dividen en dos categorías. Los síntomas principales están relacionados con la hiperactividad parasimpática: sudoración, temblores, taquicardia, ansiedad y hambre.

La neuroglucopenia induce manifestaciones neurológicas como confusión, mareos, dolor de cabeza, visión nublada, pérdida de la motricidad fina y alteración del habla, convulsiones y pérdida del conocimiento. Estos síntomas pueden estar asociados con cambios de comportamiento, como irritabilidad, ira irracional y agresividad.  Finalmente, se desarrolla encefalopatía, con coma hipertónico, caracterizada por una dilatación pupilar y baja reactividad, palidez y respiración profunda. Si la hipoglucemia persiste, puede producirse la muerte o secuelas neurológicas. El inicio tardío del tratamiento es un factor importante que influye en el resultado. Se han descrito algunas formas atípicas de intoxicación por insulina: agravamiento de una condición psiquiátrica, edema pulmonar e infarto de miocardio.

La intoxicación por sobredosis de insulina puede ser accidental, por un error en la dosis o tipo de insulina. Pero puede ser también intencional; esto es, suicida o criminal. En sujetos vivos, la sobredosis se diagnostica fácilmente por hipoglucemia asociada con una concentración inadecuada de insulina en sangre. En una situación post mórtem, estas demostraciones se complican por la relativa falta de fiabilidad del ensayo de glucemia, incurriendo en una serie de dificultades.

Así, los autores del artículo, tras una revisión literaria, proponen un diagrama lógico de dos pasos para la evaluación post mortem de la sobredosis de insulina.

El primer paso analítico destaca la importancia de conocer la técnica de ensayo. El inmunoanálisis es el método más utilizado. Pero, aparte de la insulina humana fisiológica y su precursor, la proinsulina, otras moléculas y, particularmente, los análogos de la insulina, pueden interferir en esta técnica. Por tanto, el inmunoanálisis mide una concentración de insulina correspondiente a todas las moléculas que reaccionan con los anticuerpos del kit.

Dependiendo de la selectividad de los anticuerpos, el resultado puede referirse a insulina humana libre o análogos, productos de degradación y metabolitos, o moléculas similares. Así, para la interpretación es indispensable un buen conocimiento de la reactividad cruzada de un kit específico. Una diferencia en los hallazgos entre un kit específico de insulina humana y uno que interactúa con análogos puede sugerir la presencia de uno o más análogos, aunque sin determinar el tipo o la proporción.

El segundo paso del diagrama lógico se refiere a la interpretación de los resultados de la insulina en sangre. El riesgo de descartar falsamente una sobredosis radica en la determinación post mortem de una concentración considerada fisiológica o terapéutica, o en la no detección de insulina a pesar de la sobredosis.

Es decir, producirse una subestimación. También debe tenerse en cuenta la posibilidad de degradación de la insulina e, incluso, sus análogos. Por tanto, es importante tener en cuenta la posible degradación in corpore durante el intervalo entre la muerte y la toma de muestras. También la degradación in vitro debida a hemólisis de la muestra, o a las malas condiciones de almacenamiento.

Cuando la muerte ocurre después de una intervención médica por intoxicación, puede ser útil analizar muestras anteriores a la muerte, menos afectadas por la degradación y el metabolismo. Otra posible fuente de error es una patología o tratamiento médico que aumenta el nivel de insulina humana en sangre. La evidencia de la investigación y la buena comunicación entre los diversos actores clave (investigadores, médicos forenses y toxicólogos) son clave.

Establecer la sobredosis como causa de muerte parece requerir ir más allá de los simples hallazgos del análisis, teniendo en cuenta las circunstancias de la muerte, los datos de la autopsia, el estado diabético de la víctima y la sensibilidad a la insulina y glucémica en el momento de la muerte. Determinar la muerte debida o relacionada con la sobredosis de insulina sigue siendo un desafío. No obstante, los avances en las técnicas están haciendo que el “crimen perfecto” sea cada vez más difícil de cometer mediante el uso de la insulina.

Si quieres saber más sobre delincuencia, toxicología, medicina forense y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

¿Que impactos tiene el ciberacoso en la salud mental? Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Cyber Stalking, Cyber Harassment, and Adult Mental Health: A Systematic Review” de Stevens, F.; Nurse, J. y Arief, B. (2020), en el cual se analiza el impacto del acoso y el ciberacoso en la salud mental de víctimas adultas.

Internet y las aplicaciones online se han convertido en componentes fundamentales de la sociedad actual. Y, si bien han supuesto beneficios indiscutibles, su aparición también presenta amenazas. Entre estas, ha de destacarse el ciberacoso.

El ciberacoso y el acoso tradicional (offline) se han asociado con causar una gran cantidad de impactos negativos en la salud mental de las víctimas, como ansiedad, depresión, pesadillas o, incluso, pensamientos suicidas. En consecuencia, es fundamental reflexionar periódicamente sobre las investigaciones existentes referentes a la salud mental de las víctimas. Esto permite examinar, a su vez, qué investigaciones faltan en el campo de la ciberpsicología.

Por ejemplo, los autores sostienen que aún no se ha realizado una revisión sobre el impacto del acoso y el ciberacoso en la salud mental de las víctimas adultas (mayores de 18 años). Estas experiencias de abuso cibernético pueden diferir de las de los niños y adolescentes.

Por ello, los autores realizaron esta revisión, a fin de profundizar en la materia. La búsqueda de artículos para la revisión la realizaron entre diciembre de 2019 y enero de 2020. El número de artículos seleccionados fue de 38. No obstante, se realizó una segunda búsqueda de estudios recientes, en 2020, que produjo un total de 43 artículos más, suponiendo un total de 81 artículos. Los resultados referentes al fenómeno del ciberacoso fueron los siguientes.

Por un lado, la variedad de definiciones presentadas demuestra la ausneica de una comprensión universal de qué constituye un acto de acoso y/o, sobretodo, ciberacoso. Esto puede ser problemático con respecto a las tasas de prevalencia. Esta ausencia de coherencia en las definiciones también da como resultado que las personas que han experimentado tales formas de abuso no necesariamente lo reconozcan como tal. Cuando las víctimas no identifican sus experiencias como abuso, esto puede hacer que la victimización continúe.

Los problemas de percepción relacionados con lo que realmente es el ciberacoso también pueden surgir cuando las personas deliberan si deben contar su experiencia y denunciar oficialmente. Esto es un desafío cuando se analizan los impactos en la salud mental, ya que las mediciones son inconsistentes o no se usa ninguna escala. Consecuentemente, se basa en la autoevaluación.

Las encuestas fueron el método más común para realizar investigaciones, y la mayoría se realizaron online. Sin embargo, la revisión sistemática descubrió que las víctimas de ciberacoso, a veces, se alejan de la tecnología como mecanismo de supervivencia. Las muestras de los 43 artículos destacan la necesidad de una gama más amplia de participantes, en lugar de mujeres predominantemente caucásicas de países occidentales.

Cuando las muestras carecen de diversidad, es posible que las circunstancias del abuso no se comprendan íntegramente. Factores como la raza, el origen étnico, el género, la sexualidad y las discapacidades podrían condicionar la forma en que las personas experimentan el abuso de diferentes maneras. El único estudio con una muestra representativa a nivel nacional, realizado en Canadá, en el que los resultados se pueden generalizar, encontró que la experiencia era muy similar entre los dos géneros.

De los 10 estudios publicados más recientemente (2019-2020), solo 5 enumeraron las plataformas que usaron los perpetradores, sin incluir las salas de chat, aunque los participantes las enumeraron en varios artículos. Además, ningún artículo mencionó los dispositivos inteligentes; no obstante, las sociedades están presenciando un aumento de esta forma de abuso. Las investigaciones futuras deberían tener en cuenta esto. También puede ser difícil hacer inferencias sobre si el impacto en la salud mental difiere según la tecnología que eligió el perpetrador.

La desconfianza de las víctimas hacia la tecnología debe abordarse y reducirse para facilitar relaciones más saludables con ella en el futuro; aislarse de la tecnología puede resultar más perjudicial. Esto ilustra la necesidad de educar sobre el uso de la tecnología, para ayudar a evitar que las personas se conviertan en víctimas o sean revictimizadas. Además, debe reflexionarse sobre cómo educar a los adultos que no están en la universidad, sino a un espectro más amplio de la población.

El ciberacoso y el acoso offline afectan de manera adversa a las personas psicológica, social, física e, incluso, financieramente (cuando se produce la pérdida del empleo o la interrupción académica). Los impactos van desde la angustia, la vergüenza y el pánico hasta la ansiedad, las autolesiones e intentos de suicidio. Esto afecta a la vida de las víctimas en el momento de la victimización y posteriormente. Es preocupante que las investigaciones ilustren cómo las víctimas no han recibido el apoyo adecuado. O, al menos, cuántas víctimas no se han sentido apoyadas adecuadamente.

Asimismo, 42 de los 43 estudios revisados ilustran el impacto negativo que dicha victimización ha tenido en la salud mental de las víctimas. El bienestar de los adultos se ve afectado por estos abusos, resultando en una amplia gama de daños psicológicos. Se entiende ampliamente que el acoso offline, tradicional, es un problema importante de salud pública. No obstante, el ciberacoso también debería tratarse como tal, pues sus consecuencias dañinas son similares al abuso offline.

Las investigaciones futuras deben buscar la concreción de una definición o medición ampliamente aceptada del ciberacoso. Esto podría lograrse preguntando a las víctimas qué consideran que es el ciberacoso y sus definiciones.

También sería beneficioso involucrar al personal gubernamental pertinente, las organizaciones benéficas y las organizaciones no gubernamentales. Además, las escalas y medidas utilizadas para evaluar los impactos emocionales, incluida la depresión y la ansiedad, deben tener uniformidad para mejorar la validez de estos hallazgos.

Del mismo modo, deberá prestar suficiente atención a las plataformas utilizadas por los agresores para comprender mejor dónde está ocurriendo la victimización. Esto también ayudaría a la formación de programas educativos para adultos con respecto al uso más seguro de la tecnología.

Si quieres saber más sobre ciberacoso, delitos cibernéticos y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

El tejido esquelético como alternativa de análisis. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Skeletal tissue, a viable option in forensic toxicology? A view into post mortem cases” de Vandenbosch, M.; Rooseleers, L.; Van Den Bogaert, W.; Wuestenbergs, J.; Van de Voorde, W. y Cuypers, E. (2020), en el cual se estudia la viabilidad de utilizar el tejido esquelético como matriz alternativa para evaluar el consumo de xenobióticos.

En toxicología forense, la sangre y la orina son las muestras estándar para realizar análisis, pues se dispone de mucho material de referencia. Esto hace muy factible la identificación inequívoca y la determinación cuantitativa de fármacos. A veces, sin embargo, en los casos en que el cuerpo está extremadamente putrefacto, la sangre y orina no están disponibles, por lo que se requieren alternativas.

Aunque en los últimos años se investigan muchas muestras alternativas para detectar la presencia de drogas u otras sustancias toxicológicas, se ha prestado muy poca atención al uso de tejido esquelético. De hecho, se ha demostrado que este es un depósito para ciertos medicamentos. El tejido esquelético también resiste la putrefacción mejor que muchas otras muestras. Así, este tipo de tejido consta de dos partes: el tejido óseo y la médula ósea.

Específicamente, las partes del hueso que contienen más tejido óseo trabecular parecen tener una concentración más alta en comparación con el tejido óseo cortical, más compacto. Aparte de la variación observada dentro de un solo hueso, también se observa una gran variación en la concentración de fármaco que se encuentra dentro de los diferentes huesos del esqueleto. Los huesos largos tienden a dar concentraciones más altas en comparación con los huesos pequeños e irregulares.

Por su parte, la médula ósea tiene la ventaja de que está bien protegida de cualquier contaminación siempre que el hueso esté intacto, lo que incluye casos de descomposición extrema. Algunos estudios han comparado la capacidad de detectar sustancias entre la médula ósea y la sangre. No obstante, llegaron a conclusiones diferentes según el analito, la dosis y el intervalo entre la muerte y la administración. Por el momento, la ausencia de datos de referencia de las concentraciones de fármaco en el tejido esquelético humano plantea un problema para realizar pruebas toxicológicas de manera significativa y confiable en material esquelético humano.

Entonces, ¿se pueden detectar todos los xenobióticos en la médula y el tejido óseo? ¿Los niveles de fármacos encontrados en los huesos o la médula ósea son representativos de los niveles encontrados en sangre en el momento de la muerte?

En el estudio de los autores se evaluó la capacidad para detectar fármacos de interés forense en hueso (médula), así como la idoneidad del hueso como muestra válida para análisis toxicológico. En una primera etapa, los especímenes se compararon con respecto a su capacidad para detectar drogas en un cribado rutinario estándar. En la segunda etapa de la investigación, se aplicaron métodos validados a estas muestras para cuantificar las siguientes drogas: citalopram, clomipramina, metadona y sus metabolitos.

Se obtuvieron muestras post mortem humanas de 11 casos en Bélgica desde abril de 2018 a septiembre de 2019. Los casos se seleccionaron después de detectar metadona, citalopram o clomipramina en sangre. El hueso de la clavícula se eligió como muestra de elección debido a su alta accesibilidad durante la autopsia. Los huesos se limpiaron de tejidos blandos con un bisturí y una máquina lijadora. Tras cortar del hueso un anillo, el interior de este se limpió aún más de los rastros de médula ósea. También se tomó una muestra de sangre.

Cabe señalar que los procedimientos de recolección de tejido esquelético para el análisis de medicamentos no se han estandarizado. En la mayoría de estudios publicados, las muestras se obtienen de ubicaciones aleatorias. Los autores, sin embargo, tomaron las muestras de forma estandarizada, como es recomendable para el desarrollo de una base de datos de referencia. Esto se debe a que la ubicación anatómica influye en las concentraciones de fármaco encontradas.

Aunque la médula ósea mostró intensidades más altas de varios elementos, la mayoría de las sustancias se detectaron usando sangre. En algunos casos, los metabolitos estaban ausentes en la sangre pero se detectaron en la médula ósea. Como explicación podría observarse que el alto contenido de grasa de la médula influye en el número de compuestos detectados. En cualquier caso, el 80,5% de las veces la médula ósea demostró ser una alternativa válida para el análisis de sangre.

Al comparar los resultados de la precipitación de proteínas de la sangre con los resultados de la extracción de hueso, se detectaron menos compuestos en el tejido óseo. Este menor rendimiento del tejido óseo para detectar fármacos podría explicarse por el método de extracción. Los huesos se extrajeron durante 72h a temperatura ambiente, lo que podría provocar la degradación de determinadas sustancias no estables a temperatura ambiente. Otra explicación podría ser que estos medicamentos simplemente no se incorporan al tejido óseo.

Solo se detectó una sustancia (bromazepam) en el tejido óseo que no estaba presente en la sangre o la médula ósea. No obstante, un método altamente sensible desarrollado para las benzodiazepinas mostró que esta sustancia también está presente en la sangre. Esto significa que todos los fármacos que se detectaron en el tejido óseo también se detectaron en la sangre. Así, los hallazgos muestran que, al detectar estas sustancias en el tejido óseo, podría haberse producido una ingesta reciente de dicha sustancia.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que las drogas estudiadas fueron la metadona, citalopram y clomipramina. Estos medicamentos deben tomarse crónicamente para mantener un estado estable. Por tanto, los compuestos detectados en el tejido óseo pueden representar un uso crónico de sustancias. Esto confirmaría la hipótesis de que el tejido óseo sirve como depósito de drogas para casos de abuso crónico de sustancias. Lamentablemente, se carecía de antecedentes médicos del individuo en los 11 casos.

Así, se identificaron con éxito múltiples fármacos en todas las matrices de la muestra. Se detectaron menos sustancias en los huesos que en la sangre, pero se confirmó que el tejido esquelético es una alternativa válida cuando no hay sangre disponible. En especial, la médula ósea mostró un gran potencial.

En conclusión, bajo las condiciones experimentales del estudio de los autores, se reveló una indicación de que el tejido esquelético puede usarse para estimar las concentraciones en sangre de metadona y citalopram. Por ende, tanto el hueso como la médula ósea son de gran interés potencial y pueden ser útiles para determinar la posible implicación de fármacos en casos de toxicología forense.

Si quieres saber más sobre Antropología y Toxicología Forense y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

La información contextual en Toxicología Forense. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “The effect of contextual information on decision-making in forensic toxicology” de Hammett, H. J. y Dror, I. E. (2020), en el que se describe la importancia de la información contextual a la hora de tomar decisiones en el ámbito de la toxicología forense.

La toxicología forense consiste en el análisis de fluidos biológicos en busca de drogas, alcohol o venenos. El fin consiste en evaluar el papel de estas sustancias en casos de actuación humana, muertes súbitas y casos penales.

Aunque a menudo se percibe como “objetiva”, muchos aspectos de la toxicología forense implican la interpretación y toma de decisiones subjetivas que dependen del examinador forense. Por tanto, es importante comprender el papel de los factores humanos cognitivos en la configuración de las decisiones en esta disciplina. El sesgo cognitivo puede surgir de diferentes fuentes. Algunas de estas fuentes pueden estar relacionadas con el caso en cuestión, como materiales de referencia o información irrelevante del caso. Otras no tienen nada que ver con el caso en cuestión, sino más bien con el examinador.

Tres aspectos clave de un caso de toxicología pueden verse afectados por el sesgo cognitivo: la selección de las pruebas o estrategia del caso; la identificación de una sustancia durante la detección de drogas; y la interpretación de los resultados de las pruebas.

Por ejemplo, la selección de pruebas puede verse influenciada por el sesgo de frecuencia esperada. Si el toxicólogo basa incorrectamente sus decisiones en experiencias pasadas y suposiciones sobre las personas involucradas en el caso, entonces el tratamiento del caso está sesgado. Durante la detección de drogas, las comparaciones pueden verse afectadas si, por ejemplo, el analista recibe información contextual sobre el caso. La interpretación en toxicología forense a menudo es subjetiva; se basa en el toxicólogo individual específico que realiza el trabajo, su propio conocimiento y experiencia personal. Esto puede crear expectativas que conduzcan a sesgos de confirmación o visión de túnel.

Sin embargo, a excepción de los autores, ningún estudio ha examinado empíricamente los posibles sesgos en la toma de decisiones de toxicología forense. El inmunoensayo se utiliza en toxicología forense para examinar rápidamente muestras biológicas en busca de grupos o “familias” de fármacos. Los resultados no proporcionan evidencia inequívoca de la presencia de un fármaco. Así, cualquier hallazgo positivo debe ser confirmado por otra técnica más sofisticada. Esto se debe a que se sabe que los inmunoensayos pueden presentar falsos positivos.

Los inmunoensayos son pruebas simples de cambio de color. En el penúltimo paso de la prueba se observa la intensidad del color producido por la muestra y se convierte a un valor numérico. Al igual que muchas pruebas en toxicología forense, el cribado de inmunoensayos se realiza en lotes. Esto es, se analizan varios casos juntos, a veces con repeticiones de muestras de cada caso, así como muestras de control positivas y negativas. También es común que el analista que realiza el inmunoensayo sea diferente al toxicólogo que informa e interpreta el caso.

Por tanto, al igual que con otras disciplinas forenses, los métodos utilizados en toxicología forense pueden producir datos ambiguos. Para los toxicólogos que deciden sobre las pruebas, puede haber un marco existente dentro de la organización que pueda guiar la elección de los análisis. Esto es más común en los laboratorios acreditados. En otros laboratorios no existe un conjunto estándar de pruebas de detección y las decisiones se toman ad hoc, caso por caso. En este escenario, la elección de las pruebas es subjetiva y, en consecuencia, puede verse afectada por el sesgo de frecuencia esperado.

Teniendo estos datos en cuenta, los autores investigaron en su estudio el efecto de la información contextual en el análisis de los datos producidos durante una prueba de inmunoensayo, concretamente para opiáceos. El estudio se centró en la elección de pruebas de drogas para cinco casos post-mortem. Los participantes fueron 58 estudiantes de tercer año de Ciencias y Química Forense. Recibieron capacitación para analizar datos de inmunoensayos y determinar la estrategia del caso antes de completar las tareas. Estos completaron la tarea de inmunoensayo (experimento 1); de estos, 53 participantes completaron la tarea de estrategia de caso (experimento 2).

Los resultados muestran que los participantes eligieron diferentes formas de abordar el siguiente paso de la prueba a partir de los mismos datos cuando contaban con diferente información contextual irrelevante.

En el experimento 1, la presencia de información del caso provocó una disminución en la precisión al analizar los datos brutos de los inmunoensayos. Esto fue incluso cuando el contexto reforzó la decisión matemáticamente correcta. Esto podría deberse a la carga cognitiva general de la tarea. Así, el acceso a la información del caso afecta a la toma de decisiones.

Aunque la respuesta matemáticamente correcta es clara, se sabe que el inmunoensayo produce tanto falsos positivos como falsos negativos. Dado esto, una estrategia científica válida podría ser repetir o confirmar todos los casos límite. No obstante, esto solo debería hacerse si es un procedimiento pre-documentado en el laboratorio, no si depende de que los resultados sean los ‘esperados’ o no.

Sin embargo, lo que es más probable que ocurra es que el analista derive el caso a un toxicólogo experimentado. Este leería las circunstancias del caso para tomar la “mejor” decisión. En este curso de acción encontramos tres problemas.

El primero es que analizar los datos de los inmunoensayos es una decisión científica, la cual debe tomarse sobre la base de criterios científicos. La exposición a la información del caso compromete esta independencia científica. La información contextual se utiliza para “llenar los vacíos” de pruebas difíciles. El segundo problema son las consecuencias de una confirmación innecesaria; esto puede hacer perder tiempo y recursos, generando costes innecesarios. En el peor de los casos, podría destruir una muestra limitada, dando un resultado incorrecto. El tercer problema son las consecuencias de que, al no producirse la confirmación, no se detecte una sustancia que está presente.

En el experimento 2, se demostró que la información demográfica (edad y origen étnico) afecta a la elección de las pruebas realizadas para los casos post-mortem, aún cuando las circunstancias entre casos son idénticas. En el estudio, las diferencias en la elección de las pruebas por parte de los participantes se basaron en sus experiencias personalespasadas, suposiciones o percepciones sobre el uso de drogas entre ciertos grupos de edad y/o etnias.

En consecuencia, no se aboga por limitar el acceso a la información contextual. En su lugar, buscar un enfoque coherente y documentado para elegir las pruebas reduciría los sesgos en estas decisiones. Los límites de edad se utilizan comúnmente en los laboratorios de toxicología forense cuando se toman decisiones sobre las pruebas, para minimizar la carga de trabajo. No obstante, es importante que estos se basen en pruebas científicas fiables y actualizadas sobre el uso de drogas en determinadas poblaciones, no en las experiencias pasadas o percepciones del toxicólogo.

Por lo tanto, los autores proponen que, cuando sea posible, los laboratorios de toxicología forense utilicen un marco coherente para elegir las pruebas, así como que las variaciones o decisiones de cada caso se documenten y justifiquen debidamente.

Si quieres saber más sobre Toxicología Forense y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

La impresión 3D en el ámbito forense. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “An Overview of 3D Printing in Forensic Science: The Tangible Third-Dimension” de Carew, R. M. y Errickson, D. (2020), en el cual se estudia la utilidad potencial de las impresiones 3D en el ámbito forense.

A pesar del desarrollo de la impresión 3D, hay muy pocos ejemplos de su aplicación en escenarios forenses en la literatura publicada. Sí se ha observado su aplicación en otros ámbitos como, por ejemplo, la medicina. En las ciencias forenses, gran parte del modelado 3D que se ha realizado está en formato virtual. Inicialmente, esto se debió a la inaccesibilidad de la tecnología de impresión 3D. Sin embargo, en general, es evidente que la creación de réplicas 3D en el ámbito forense puede ser beneficiosa.

La impresión 3D utiliza capas sucesivas de un material para construir un objeto en tres dimensiones. También se puede conocer como fabricación aditiva, debido al proceso de adición de materiales o creación rápida de prototipos. Hay varias fases para pasar de un modelo digital a una réplica impresa, que incluyen: adquisición y procesamiento de imágenes, creación de modelos 3D y traducción de los datos del modelo al lenguaje de la impresora 3D.

Así, las aplicaciones potenciales de las reconstrucciones impresas en 3D en la ciencia forense son numerosas. Las réplicas podrían utilizarse en todo el proceso de la ciencia forense: en las escenas del crimen, recopilación de inteligencia, análisis e interpretación de materiales, en las investigaciones policiales y en la presentación de pruebas en los tribunales. Además, las réplicas en 3D podrían ser beneficiosas para la enseñanza de las ciencias forenses y la divulgación pública. Para que la impresión 3D se utilice en la ciencia forense, particularmente en los tribunales de justicia, la disciplina necesita una base de evidencia reconocible que respalde su confiabilidad y aplicabilidad.

Los diferentes métodos de impresión 3D se estandarizaron en siete grupos. La selección del método dependerá del uso deseado y del aspecto visual de la réplica, las propiedades del material requeridas y las limitaciones de la impresora. El modelado de deposición fundida es generalmente una técnica popular, debido a su asequibilidad y la simplicidad del método. Por el contrario, el material jetting es un método muy preciso, pero también el más caro.

Así, encontramos diversas aplicaciones forenses en potencia de la impresión 3D en este ámbito. La documentación de las escenas del crimen mediante un escáner láser terrestre no es un concepto nuevo. Sin embargo, la literatura sobre la impresión de estos modelos es limitada. La creación rápida de prototipos puede ayudar a crear un modelo reducido de una escena, que podría ilustrar información compleja. Estos podrían aplicarse tanto a escenas interiores como exteriores. Por ejemplo, Liscio, en 2013, imprimió en 3D un accidente de coche que ayudó a visualizar su posición final en relación con otros objetos.

La reconstrucción de las trayectorias de las balas también ha progresado. Pueden generarse utilizando una variedad de técnicas de imágenes digitales (como el escaneo láser) como parte de una reconstrucción virtual de la escena del crimen. Las trayectorias dentro de un cuerpo humano, tanto vivo como fallecido, también se pueden modelar para mostrar lesiones, o comprender una secuencia de eventos.

Ahora bien, no hay evidencia de que esto se extienda a la impresión 3D. Sin embargo, es perfectamente factible que la trayectoria de una bala pueda imprimirse como una fuente alternativa de visualización. Además, esto no se limita a las trayectorias de las balas, y se puede aplicar un flujo de trabajo similar en el análisis de patrones de manchas de sangre para demostrar su distribución; sin embargo, esta noción aún no se ha explorado.

Como evidencia de rastreo, el uso de la impresión 3D se ha centrado en hacer coincidir las marcas de trazas o herramientas con las lesiones. Un ejemplo de esta aplicación se encuentra en el uso de marcas en huesos mediante la impresión 3D. Asimismo, esta tecnología podría aplicarse a la documentación in situ de marcas de trazas en objetos procedentes de una entrada forzada a una casa o una caja fuerte. Esto podría preservar las estrías antes de que se hayan aplicado los medios de yeso.

Por otro lado, se ha discutido el concepto de impresión 3D de una huella dactilar a mayor escala. Sin embargo, se cree que imprimir una huella dactilar latente (de una superficie) sería, posiblemente, más difícil que hacerlo con una huella natural, obtenida directamente de la yema de los dedos. La recuperación óptica del calzado se ha discutido en profundidad.

Esto también ha incorporado la documentación de alta resolución de las impresiones de los neumáticos. Así, se ha demostrado que la impresión 3D permite ilustrar características que no se pueden ver en un caso tradicional. Para la interpretación, esto es importante ya que las pequeñas características se visualizarán mejor. A su vez, el modelo impreso en 3D podría ampliarse para demostrar estas características en un juicio.

Asimismo, el uso de la impresión 3D en arqueología forense es extremadamente novedoso, pero tiene el potencial de complementar las prácticas arqueológicas forenses. Supone una herramienta útil para demostrar visualmente características que, desde entonces, han sido destruidas o eliminadas mediante excavaciones. Del mismo modo, las impresiones 3D son útiles para documentar los cambios internos y externos de los tejidos blandos y los huesos. La impresión 3D anatómica no solo supone una ayuda para la enseñanza y formación. Existen numerosos beneficios para el uso de la impresión 3D en la medicina forense; sin embargo, existen implicaciones éticas que también deben tenerse en cuenta.

Por su parte, la antropología forense es una de las pocas áreas de la ciencia forense (fuera de la medicina) donde la aplicación de la impresión 3D está comenzando a explorarse por completo. Cuando esta se combina con imágenes volumétricas, las estructuras óseas internas que normalmente no serían visibles pueden imprimirse para su análisis. Del mismo modo, también podría ser útil realizar análisis en impresiones 3D si los elementos del esqueleto no son inmediatamente accesibles, como cuando el tejido todavía está presente.

Además, referente a la impresión 3D de restos humanos, existe la posibilidad de crear un modelo impreso “multicapa”, el cual podría tener capas o piezas removibles para ayudar a demostrar los procesos tafonómicos. Dichas réplicas serían beneficiosas para la enseñanza, la divulgación pública o las demostraciones en los tribunales.

Más recientemente, la impresión 3D está comenzando a aplicarse en odontología forense. Una gran ventaja es que las réplicas de huesos y dientes humanos se pueden imprimir en 3D con métodos sencillos. Dentro de la odontología forense, podría aplicarse para el análisis de marcas de mordidas, reconstrucciones faciales, estimaciones de edad o para la identificación de personas. La impresión 3D ha sido un desarrollo útil en las reconstrucciones faciales forenses con cráneos impresos en 3D, utilizados en lugar de los métodos tradicionales basados en arcilla o yeso. Finalmente, la ingeniería forense y la reconstrucción de accidentes pueden involucrar tipos de muestra como edificios, estructuras grandes y vehículos.

En consecuencia, la incorporación de la impresión 3D en el ámbito forense presenta múltiples ventajas, como la interacción física, la visualización de objetos y escenas transitorias, su demostración o recreación en los tribunales, o una mayor comprensión del objeto o áreas de estudio. Por otro lado, existen cuestiones como la posibilidad de que las pruebas se vuelvan inadmisibles. La discusión sobre la precisión y representación es, por tanto, necesaria. Con el creciente potencial de la impresión 3D y su aplicación en las ciencias forenses, deberán crearse pautas de buenas prácticas que, a su vez, incrementen el uso futuro de esta técnica.

Si quieres saber más sobre investigación delictiva y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Identificación textil: el caso de los patrones en jeans. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Assessing the reliability of a clothing-based forensic identification” de Nightingale, S. J. y Faird, H. (2020), en el que se investiga la validez de la identificación forense por medio del análisis de tejidos de la ropa, concretamente los “jeans” o pantalones vaqueros y sus patrones textiles.

En 2006, un comité de expertos evaluó el estado de la ciencia forense, haciendo recomendaciones para mejorar el desarrollo y uso de técnicas forenses. El informe que emitieron argumentó que los forenses ofrecían, con demasiada frecuencia, pruebas basadas en técnicas forenses que habían demostrado ser inválidas o poco fiables. Asimismo, también alegaron que muchos examinadores forenses exageraban su testimonio, inflando la fiabilidad de sus métodos y conclusiones.

Por tanto, es evidente que se requiere de más investigación para examinar la fiabilidad de la evaluación humana de la evidencia forense. Un marco útil para este examen es la jerarquía de desempeño experto, que identifica ocho niveles de desempeño que deben probarse para cada tipo de técnica forense.

Una de las técnicas forenses que podemos encontrar es el análisis e identificación de tejidos. Por ejemplo, un examinador del FBI analizó las imágenes de un robo y testificó que las similitudes en las marcas de desgaste a lo largo de las costuras de los pantalones jeans, vaqueros, usados ​​por el perpetrador coincidían con las de unos encontrados en posesión del acusado. Esta identificación de mezclilla también se utilizó en 1997 para identificar a los sospechosos de una serie de delitos violentos en Washington. Este análisis llevó a la conclusión de que uno de los pares encontrados en casa de un sospechoso, los cuales coincidían con los usados por uno de los atacantes.

Esta identificación se describió en un documento técnico en el que el autor, examinador del FBI, describió un análisis de patrón fotográfico para identificar los vaqueros de mezclilla a partir de características —supuestamente— distintas a lo largo de las costuras que resultan del proceso de fabricación y el desgaste posterior. No obstante, no hubo resultados o juicios concluyentes. Hasta donde sabemos, en las dos décadas intermedias, no se ha informado previamente de un análisis exhaustivo de la confiabilidad o reproducibilidad de esta técnica forense.

Dada la importancia del análisis original de los vaqueros de mezclilla como técnica forense aceptada por los tribunales, y como precedente para la introducción de otras técnicas fotográficas de coincidencia de patrones, es fundamental que comprendamos mejor esta técnica.

Así, los autores llevaron a cabo su propia investigación para analizar la fiabilidad de la técnica. Para ello recolectaron imágenes de 211 pares de vaqueros y extrajeron un patrón de desgaste a lo largo de las costuras verticales izquierda y derecha, e interiores y exteriores. Asimismo, describieron el carácter distintivo de estos patrones entre diferentes vaqueros de mezclilla, así como la reproducibilidad de estos patrones dentro de múltiples imágenes del mismo par de vaqueros. Estas dos medidas se combinan para proporcionar las tasas de falsas coincidencias esperadas (que coinciden incorrectamente con dos costuras distintas) según el patrón de desgaste de las costuras.

La distinción es la distribución de las diferencias mínimas basadas en píxeles entre diferentes pares de vaqueros o jeans “denim” para las costuras interiores y externas de la longitud variable. Así, estas distribuciones se colapsan en las costuras izquierda y derecha, ya que las seminas individuales y las desviaciones estándar de las costuras izquierda y derecha son casi indistinguibles.

Con respecto a la independencia, si las diferencias entre las costuras son independientes, entonces sería posible combinar múltiples análisis de costura para mejorar la precisión general. Para determinar si las diferencias de cualquiera de los pares de costuras (izquierda/derecha e interna/externa) son independientes, los autores midieron la correlación entre las diferencias de pares de todos los pares de costuras. Además, la reducción del patrón de costura original a crestas y valles discretas no altera las características del material. De hecho, la señal completa no contiene información más identificable que las crestas y los valles.

En consecuencia, los autores demostraron que el patrón de desgaste en las costuras de los vaqueros de mezclilla no es tan distintivo como se ha argumentado previamente. Contrariamente, alegan que es muy variable debido a la no rigidez inherente del material de mezclilla. Incluso en las condiciones de imagen casi ideales del análisis, en un entorno controlado y uniforme, y empleando imágenes bien iluminadas, de alta resolución y calidad, se apreció una combinación de la falta de distinción entre los vaqueros y la falta de consistencia dentro de estos.

En conclusión, los resultados parecen sugerir que la identificación basada en vaqueros hechos de textil de mezclilla debe usarse con extrema precaución, si es que se usa.

Además, es razonable esperar que la confiabilidad de esta técnica pueda degradarse al trabajar con imágenes del mundo real. Esto es, con poca luz, baja resolución, distorsión de la perspectiva, distorsiones del material… condiciones que surgen naturalmente cuando se usan vaqueros, a diferencia de aplanar el tejido sobre una superficie rígida, como fue el caso de la investigación.

No obstante, puede darse el caso de que la confiabilidad de esta técnica mejore con información adicional, como la marca y el tamaño del vaquero, junto con otras marcas identificativas como roturas y rasgaduras, así como otras prendas de vestir. Sin embargo, sin una evaluación a gran escala, es imposible determinar si este es el caso.

Un componente fundamental de la unidad de análisis fotográfico del FBI es la identificación de personas a partir de imágenes de vigilancia. Cuando no es posible realizar un reconocimiento facial estándar, los analistas examinan otras características potencialmente identificativas, como la ropa y otras marcas distintivas. Ahora bien, dados los resultados sobre la falta de carácter distintivo del patrón en los vaqueros de mezclilla, es natural considerar si otras técnicas de identificación forense sufren el mismo problema de precisión y reproducibilidad.

Se han utilizado marcas supuestamente distintas en ropa, manos y rostros para identificar a las personas a partir de las imágenes de vigilancia. Pero los errores en estas identificaciones son costosos.

Por ello, los autores abogan por que todos y cada uno de los análisis de patrones fotográficos forenses se sometan un análisis riguroso. Incluso recomiendan que estos estudios sean realizados por grupos independientes, en vez de por las instituciones descritas.

Si quieres saber más sobre investigación delictiva y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Comportamiento financiero y literatura financiera. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Financial literacy and fraud detection” de Engels, C.; Kumar, K. y Philip, D. (2019), en el que se analiza si tener conocimientos sobre la literatura financiera sirve a las personas para detectar fraudes.

Dado que los sistemas automatizados de detección de fraudes no siempre los reconocen, los bancos hacen hincapié en que sus clientes detecten y denuncien fraudes en sus cuentas.

Esto hace plantearse, ¿cuánta importancia tienen la educación financiera, la capacidad de procesar información económica y tomar decisiones financieras informadas para la detección de fraudes?

El conocimiento financiero puede proporcionar las habilidades para distinguir mejor la información genuina de la fraudulenta, hacer que alguien esté más atento al riesgo de fraude, reducir su ignorancia al respecto y permitirles cultivar una mayor efectividad en la detección de fraudes. Por tanto, un comportamiento financiero prudente puede reducir la exposición de un individuo a ser blanco de fraude.

Existe una creciente evidencia de que existe una fuerte relación entre la educación financiera y los resultadoseconómicos. Por ejemplo, se observa que las personas con conocimientos financieros son más conscientes de los productos y servicios financieros, se involucran mejor en las actividades de gestión financiera cotidiana. Así, el conocimiento financiero puede proporcionar las habilidades necesarias para mejorar la atención de las personas a las prácticas fraudulentas, aumentar sus capacidades de detección y capacitarlas para disuadir el fraude.

Con el fin de ahondar en esta cuestión, para analizar la relación entre la educación financiera y la detección de fraudes, los autores utilizaron la información de 5.698 encuestados estadounidenses de la Encuesta Nacional de Bienestar Financiero (NFWBS en inglés), realizada en 2016, diseñada para ser representante de la población adulta de EE.UU. Además de la información socioeconómica y demográfica, la encuesta preguntaba si han experimentado fraude en el pasado. La encuesta también captura la educación financiera de los encuestados, el uso de productos financieros y la información sobre el comportamiento financiero.

Los resultados de la estimación muestran que el conocimiento financiero juega un papel importante en la detección del fraude. Este hallazgo se mantiene incluso después de controlar el nivel de uso de productos financieros por parte del individuo. Aunque faltan datos, los resultados apoyan la conjetura de que un mayor uso de productos financieros alternativos expone a las personas a más incidentes de fraude.

Entre los atributos demográficos, observamos que la educación y los ingresos juegan un papel importante en la detección del fraude. Teniendo en cuenta el estado civil de los encuestados, los solteros detectan relativamente menos fraude financiero, en comparación con las personas casadas. Con respecto a las ubicaciones geográficas de los encuestados, ninguna tenía un impacto significativo en la capacidad de detectar el fraude financiero, lo que sugiere que no son importantes en la era digital.

Asimismo, los resultados indican que las personas con el comportamiento financiero más alto autoinformado detectan el fraude solo cuando su conocimiento financiero también es alto. Por otra parte, los resultados sugieren que, en general, la gestión eficiente del dinero a través de un buen comportamiento financiero es inadecuada para detectar el fraude. El fraude al consumidor es complejo y sus incidencias son inesperadas. Por lo tanto, es necesario un cierto grado de sofisticación financiera a través del conocimiento financiero para detectar dicho fraude cuando ocurre.

Así, los hallazgos descritos establecen una fuerte asociación entre el conocimiento financiero y la detección de fraudes. Las personas con tales conocimientos tienen las habilidades para detectar mejor el fraude cuando ocurre. Sin embargo, los individuos con niveles más bajos (más altos) de bienestar subjetivo generalmente estarán menos (más) atentos a sus necesidades generales de bienestar y tendrán menos (más) capacidad cognitiva para detectar el fraude.

Esto es: el bajo bienestar subjetivo debilita la relación positiva entre el conocimiento financiero y las propensiones a detectar el fraude. En contraposición, con niveles más altos de bienestar subjetivo observamos que el conocimiento financiero emerge como un determinante significativo de la capacidad del individuo para detectar el fraude. Curiosamente, sin embargo, también observamos que en estos niveles puede romperse la relación entre el conocimiento financiero y la detección del fraude.

En este caso, las personas parecen demasiado positivas y optimistas para realizar una detección eficaz del fraude. Así, cuando se trata de detectar fraudes, vale la pena no ser demasiado optimista. Consecuentemente, el bienestar subjetivode un individuo juega un importante papel moderador en la relación entre el conocimiento financiero y la detección del fraude.

En cualquier caso, los resultados indican que cuanto más informado financieramente es un individuo, mayor es la detección del fraude. Esto corrobora la conjetura de que, con conocimiento financiero, las personas se vuelven más hábiles para detectar fraudes cuando ocurren. El conocimiento financiero proporciona la sofisticación financiera necesaria para detectar el fraude.

Asimismo, cabe señalar que, por conductas de administración del dinero, nos referimos a establecer y perseguir metas financieras; establecer y consultar un presupuesto; si las facturas se pagan a tiempo y se revisan en busca de errores, etc. Pero, como se ha expuesto, los resultados sugieren que la gestión eficiente de las finanzas no se correlaciona directamente con una mayor eficacia para detectar comportamientos fraudulentos.

De hecho, es el conocimiento financiero en sí el que proporciona el grado de sofisticación necesario para poder detectar el fraude.

El efecto positivo del conocimiento financiero en la detección del fraude sigue siendo un factor de gran influencia, incluso tras tener en cuenta los niveles de uso de las personas en productos y servicios financieros tradicionales y alternativos.

Además, tampoco debe olvidarse que, como recalcábamos, el bienestar subjetivo juega un papel moderador importante en la relación entre el conocimiento financiero y la detección del fraude. Los niveles más bajos de bienestar subjetivo pueden reducir la atención a los casos de fraude debido a una mayor carga cognitiva y, por lo tanto, atenuar dicha relación entre conocimiento financiero y detección del fraude.

Si quieres saber más sobre prevención y conductas de gestión del fraude, y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Análisis de Conducta en Gestión del Fraude o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Geomorfología: su utilidad para detectar entierros clandestinos. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Testing Application of Geographical Information Systems, Forensic Geomorphology and Electrical Resistivity Tomography to Investigate Clandestine Grave Sites in Colombia, South America” de Martin, C.; Wisniewski, K. D.; Drake, J.; Baena, A.; Guatame, A. y Pringle, J. K. (2020), en el cual se exponen los beneficios de emplear la geomorfología forense y la geofisica para identificar lugares de entierro clandestinos.

En muchos países de América del sur, hay un número significativo de personas tanto desaparecidas como víctimas de desapariciones forzadas.

Particularmente en Colombia, en los últimos 15 años, las autoridades encontraron 14 personas desaparecidas que fueron identificadas positivamente, todas enterradas en pequeñas fosas comunes. Sin embargo, dada la falta de comunicación entre las organizaciones gubernamentales y las técnicas de búsqueda deficientes ha significado que la localización y recuperación exitosa de personas desaparecidas en estas áreas sigue siendo baja. Los equipos de búsqueda han utilizado, cada vez más, métodos geocientíficos para detectar y localizar materiales clandestinos enterrados de interés forense.

Las búsquedas de entierros clandestinos a menudo comienzan con métodos a gran escala, como sensores remotos, fotografía aérea y ultravioleta, imágenes térmicas u observaciones visuales de cambios en la vegetación a nivel del suelo. También es posible observar cambios en la geomorfología de la superficie, tipo de suelo, estudios de excavación y sondeo de áreas anómalas, entre otros, antes de remover la capa superficial del suelo y finalmente realizar excavaciones controladas y recuperación de restos.

El radar de penetración terrestre es el método geofísico más común para la búsqueda forense, aunque se ha planteado que la mejor práctica radica en un enfoque por fases de múltiples métodos. Los métodos de búsqueda difieren en todo el mundo. No todos los países utilizan un enfoque muy metódico y estandarizado. Las búsquedas colombianas a menudo se basan en el testimonio de testigos para identificar áreas de interés, seguidas del despliegue de pequeños equipos de búsqueda para evaluar visualmente, investigar y cavar pozos de prueba. A veces se utilizan métodos geofísicos, pero se han publicado pocos estudios en Colombia al respecto.

Los sistemas de información geográfica se pueden utilizar para vincular datos geoespaciales (ubicación) y otros (topografía, cobertura vegetal, uso de la tierra y redes de transporte) con otra información descriptiva. Entre esta, encontramos la contaminación acústica, la conservación animal y el registro de delitos. Esta tecnología ya está ayudando a predecir delitos futuros mediante la inteligencia. También ha tenido éxito para determinar la ubicación de entierros clandestinos.

Dichos sistemas se han aplicado en casos forenses para rastrear y analizar datos sobre delitos que pueden revelar patrones, incluida la reincidencia. Por ejemplo, utilizando Sistemas de Información Geográfica fue posible establecer la relación espacial entre la ubicación de los secuestros, las zonas de intersección entre las rutas de transporte público y las áreas territoriales de pandillas y sitios de depósito de cadáveres.

Así, los autores llevaron a cabo su propio estudio en la materia. El modelado espacial y estadístico predictivo (MESP) utiliza el software de modelado de máxima entropía, una técnica de aprendizaje automático. En el estudio se utilizó para predecir las ubicaciones probables de las personas desaparecidas.

Para ello, se emplearon los siguientes pasos. Primero, se utilizó la base de datos colombiana existente para centralizar, compilar y triangular información relevante sobre personas desaparecidas, actividades y/o ubicaciones delictivas y paramilitares conocidas y búsquedas anteriores e información de exhumación. Asimismo, se realizó una actividad paralela para recopilar información de la familia de la víctima (principalmente el lugar de la desaparición si se conoce, testimonios de testigos y las actividades sociales del individuo).

Estos dos pasos se utilizaron luego para procesar, clasificar, analizar y visualizar dos ubicaciones previstas para la investigación del terreno en la misma provincia colombiana.

La primera ubicación se corresponde con el área de Chameza, identificándose un posible sitio de entierro. El sitio se encontraba a una altitud de 2018 m sobre el nivel del mar, con terreno boscoso, escarpado y estrecho. A pesar de no encontrarse fotografías históricas del sitio, la ubicación aislada y la vegetación madura bien establecida sugirieron pocos cambios con respecto a cuando se pensaba que había ocurrido el entierro, hace 14 años.

Como segunda ubicación se identificó un posible sitio de entierro cerca de Teguita Alta. Esta área estaba ubicada alrededor de una escuela ahora en desuso, que fue un campamento paramilitar durante los 80 y 90. Los testimonios de los supervivientes y las familias de las víctimas, que habían estado detenidos allí, ayudaron a identificar el área de estudio para investigaciones más detalladas.

Los resultados fueron los siguientes. Aunque se realizaron experimentos previos sobre tumbas simuladas, este fue el primer estudio de caso publicado que utilizó métodos de geociencia forense (modelado espacial, geomorfología forense y geofísica cercana a la superficie) para intentar localizar fosas clandestinas en Colombia.

Dado el terreno montañoso y boscoso de Chameza, las encuestas y subsiguientes investigaciones no tuvieron éxito, aunque eso no es inusual en tales casos. La segunda área de estudio presentó resultados exitosos, ya que se identificó una depresión topográfica superficial. Así, se recopilaron datos geofísicos que identificaron una anomalía de resistividad. Esta se investigó y se encontró que era un pozo de entierro, aunque contenía animales bovinos. Muchas tumbas clandestinas descubiertas se encuentran cerca o dentro de estructuras construidas y, por lo tanto, vale la pena priorizar su investigación.

Las depresiones del suelo se vuelven más pronunciadas cuando las cavidades del tórax de los cadáveres subyacentes colapsan, con las correspondientes depresiones en la superficie del suelo. Por ello, las depresiones de la superficie son importantes durante las inspecciones visuales. Los estudios geofísicos simulados y de cementerio han demostrado que las tumbas más antiguas son cada vez más difíciles de localizar por métodos geofísicos cercanos a la superficie. En ambos lugares del estudio, la edad de las tumbas sospechosas (14 años) significó que habría una respuesta geofísica reducida, en comparación con las tumbas relativamente recientes.

Así, utilizando datos de entrada relevantes, el uso de estos métodos puede ser fundamental para reducir las áreas de búsqueda potenciales. Para búsquedas de sitios específicos, la geomorfología forense también puede identificar rápidamente áreas sospechosas para una investigación posterior, geofísica en este caso.

A este respecto, los futuros estudios podrían investigar otros sitios en Colombia y otros países de América Latina, profundizando en esta estrategia de detección de lugares de entierro, la cual solo puede mejorar a medida que se recopile y utilice más información para definir mejor los métodos de búsqueda detallados y efectivos.

Si quieres saber más sobre geomorfología forense, técnicas de investigación criminal y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Inteligencia artificial: nuevos horizontes criminológicos. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Artificial intelligence and crime: A primer for criminologists” de Hayward, K. J. y Maas, M. M. (2020), en el que se analiza la potencial aplicación de la inteligencia artificial al ámbito criminológico.

Recientemente, en la criminología han surgido nuevos campos de actuación como la criminología digital, computacional y de la era del Big Data. También un creciente cuerpo de investigación sobre el cibercrimen que involucran cifrado, criptomonedas, comercio ilícito, “dropgangs” en la web oscura, etc.

Así, la inteligencia artificial es, a grandes rasgos, la inteligencia de máquinas u ordenadores diseñados para llevar a cabo determinadas acciones que emulan a la inteligencia humana.

En la última década, tres desarrollos —avances en “Big Data”, potencia de procesamiento e innovaciones algorítmicas— han precipitado el surgimiento del aprendizaje automático (en inglés, machine learning), que es un enfoque de la inteligencia artificial más dinámico y menos frágil. El aprendizaje automático implica que el sistema se enseñe, gradualmente, a sí mismo las reglas correctas o útiles que necesita para realizar las tareas de manera eficaz.

Un tipo específico de aprendizaje automático, responsable del auge actual de la inteligencia artificial, es el aprendizaje profundo (en inglés, deep learning). Este implica redes neuronales profundas, una técnica de inteligencia artificial inspirada en cómo las neuronas se comunican entre sí en los cerebros biológicos.

Es importante destacar que la forma en que se entrena una determinada inteligencia artificial depende del tipo específico de algoritmo de aprendizaje automático y del tipo de datos utilizados por los desarrolladores. Hay una serie de enfoques distintos en uso. Estos son: aprendizaje supervisado, aprendizaje no supervisado, aprendizaje reforzado y redes generativas de confrontación. Mediante las últimas, una red neuronal se entrena para generar datos falsos, eventualmente indistinguibles de los datos reales.

Esto no significa que la inteligencia artificial no tenga límites. Actualmente existe una serie de condiciones previas para la aplicación eficaz de la inteligencia artificial a un problema determinado. Estos incluyen principalmente el acceso a grandes conjuntos de datos, pero también cuestiones pragmáticas relacionadas con el hardware, el talento humano y la disponibilidad de inversión.

Primeramente, la inteligencia artificial suele ser propensa a la incapacidad de transferir fácilmente el aprendizaje de un contexto a otro. En segundo lugar, la inteligencia artificial es susceptible a datos diseñados para alterar la forma en que el sistema procesa los estímulos. En tercer lugar, los sistemas de inteligencia artificial no tienen sentido común. No es raro, por ejemplo, que un programa de inteligencia artificial resuelva técnicamente un problema, aunque no de la manera esperada.

Con respecto al ámbito propiamente criminológico, la inteligencia artificial puede servir como una potente herramienta para el uso delictivo, expandiendo y cambiando la naturaleza de las amenazas existentes, o al introducir nuevas amenazas por completo.

Uno de estos usos es propagar las amenazas de phishing y malware existentes. Los investigadores ya han desarrollado nuevos malwares capaces de pasar por los filtros de seguridad. Otro uso es la ampliación de los ciberataques de ingeniería social. Hoy en día, el 91% de los delitos o ataques cibernéticos comienzan con un correo electrónico de phishing, invitando a alguien a acceder a un enlace que, luego, lo lleva a un sitio web que permite a los delincuentes obtener información personal confidencial con fines de robo de identidad o fraude. Hasta la fecha, la mayoría de correos electrónicos de phishing son genéricos y, por tanto, los filtros de spam los detectan fácilmente o no son convincentes para todos.

En comparación, los ataques de phishing más personalizados (“spear phishing“) son hasta cuatro veces más efectivos. Sin embargo, requieren de más elaboración, ya que deben adaptarse a personas o grupos demográficos específicos. No obstante, con la inteligencia artificial “DeepPhish“, los sistemas pueden aprender automáticamente y combinar funciones de otros ataques de phishing, evitando así los filtros de spam y mejorando su éxito.

Al mismo tiempo, la inteligencia artificial también puede desempeñar un papel en la mejora de la defensa. El sistema de inteligencia artificial ‘Panacea’, desarrollado recientemente, utiliza el procesamiento del lenguaje natural para responder a los correos electrónicos fraudulentos entrantes. Esto involucra a los atacantes en conversaciones para obtener información sobre su verdadera identidad, haciendo que, a su vez, pierdan el tiempo.

Los delitos contra la inteligencia artificial (inteligencia artificial como superficie de ataque) implican ataques que explotan y realizan ingeniería inversa de las vulnerabilidades del sistema, en un intento por engañar a los sistemas de inteligencia artificial.

Los delitos cometidos por inteligencia artificial (inteligencia artificial como intermediario) se refieren al posible uso indebido de esta como escudo o intermediario criminal (por ejemplo, una botnet que compra drogas en la Deep web). Ya se ha sugerido la posibilidad de que ya sea posible otorgar a determinados algoritmos cierta apariencia de personalidad jurídica. Específicamente, el uso de la inteligencia artificial como intermediario criminal independiente plantea serias dudas sobre los estándares legales vigentes.

Con respecto a los usos policiales de la inteligencia artificial, tanto para los delitos tradicionales como nuevos, ¿cómo pueden aprovecharse estos avances?

Podría compararse esta situación con avances pasados, por ejemplo, en análisis de huellas dactilares o de ADN. Ciertos aspectos de la tecnología funcionan de manera autónoma, pero aún requieren información y análisis humanos, como los algoritmos de predicción de delitos.

A medida que el impacto de la inteligencia artificial en el ámbito policial y criminológico, los castigos, sentencias y la criminalidad continúan creciendo, la necesidad de que los criminólogos se involucren plenamente con la tecnología y su complejidad no solo es deseable, sino esencial. Así, las nuevas tecnologías están redefiniendo los contornos del orden liberal existente, con profundas implicaciones para el crimen y el castigo.

La criminología debe adaptarse si quiere seguir siendo relevante. Esto, por supuesto, implicará volver a imaginar nuevos horizontes teóricos y metodológicos, revisando los existentes en la materia. De lo contrario, podría significar arriesgarse a que la criminología, tal y como la conocemos, pueda llegar a quedar obsoleta.

Si quieres saber más sobre ciberdelincuencia, nuevas tecnologías y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

« Siguientes entradas