clubforenses.com

clubforenses.com

La importancia de motivar a los jóvenes en prisión para mejorar su comportamiento. Club Ciencias Forenses

Uno de los mayores desafíos que enfrentan los profesionales de los centros penitenciarios es motivar a los delincuentes a participar en el tratamiento correspondiente, y posiblemente uno de los grupos más difíciles de convencer para cumplir con los regímenes penitenciarios son los jóvenes en prisión de entre 15 y 17 años. Si bien se ha investigado el interés en la motivación por el tratamiento de los delincuentes adultos, se ha prestado poca atención a la motivación en los menores encarcelados. Por ello, a continuación presentamos el resumen del artículo “Motivating young people in prison to improve behaviour” de Susan Jearney y Joselyn Lizal, en donde explican la adaptación de la herramienta existente de mejora motivacional para adultos: el Inventario de Inquietudes y Aspiración Personal para Delincuentes (PACI-O), para usar con una población joven y explorar el efecto motivacional del PACI-O- YPV (versión para jóvenes) en jóvenes.

Antes de continuar el resumen del presente artículo es necesario recordar a los lectores de España que las Instituciones Penitenciarias ofrecen tratamientos individualizados a los presos en función no solo del delito cometido sino de la personalidad y necesidades del delincuente, por lo que la información recogida en este artículo relativo al programa PACI-O se recoge como una fuente alternativa de información relativa a este programa (como muchos otros que existen en diferentes países), con independencia de los programas de tratamiento utilizados en España o en otros lugares.

Los jóvenes cometen una cantidad significativa de crímenes, y la alta prevalencia de conductas delincuentes en la adolescencia está bien documentada. De hecho, la curva del delito por edad en la que el comportamiento delictivo aumenta rápidamente en la adolescencia temprana es uno de los temas más conocidos en la criminología.

Las estadísticas del Ministerio del Interior sugieren que la edad media para delinquir ocurre entre las edades de 16 y 17 años en hombres jóvenes. Una intervención exitosa en esta etapa podría evitar carreras criminales de por vida y por lo tanto hace que la participación terapéutica temprana con esta población sea esencial. Sin embargo, uno de los mayores desafíos es la falta de motivación de los delincuentes para participar en actividades penitenciarias en general y programas de tratamiento en particular. La importancia de mantener la motivación durante cualquier intervención para los delincuentes es crítica, ya que la finalización del programa está asociada con una menor reincidencia. Por el contrario, la falta de cumplimiento del tratamiento se ha asociado con una mayor reincidencia, lo que coloca a algunos delincuentes en mayor riesgo de reincidencia que los controles no tratados.

Por todo esto es fundamental comprender, evaluar y mejorar la motivación utilizando una perspectiva de objetivos. Las personas naturalmente se esfuerzan por alcanzar objetivos que son intrínsecamente gratificantes, promueven el bienestar y construyen un sentido de propósito en sus vidas.  Si bien hay que tener en cuenta los factores de riesgo dinámicos como una base fundamental para los programas de tratamiento, es importante incorporar procesos diseñados para proporcionar a las personas habilidades relevantes que les ayuden a alcanzar sus objetivos y “bienes humanos primarios”. La construcción de los Bienes Humanos Primarios se describe como las cosas, estados de ánimo, características personales, actividades o experiencias buscadas por sí mismas y que probablemente aumenten el bienestar psicológico si se logran. Además, los “bienes secundarios” podrían describirse como el medio a través del cual los individuos obtienen o se esfuerzan por obtener sus bienes humanos primarios, como el trabajo o las relaciones.

El Programa PACI-O se basa precisamente en el acercamiento a esos bienes humanos primarios y esos objetivos del sujeto, es decir, busca potenciar la motivación del preso. Además de una medida de motivación, el PACI-O ha revelado el potencial como un procedimiento motivacional en sí mismo, ya que la motivación puede mejorarse a medida que el proceso de entrevista utiliza objetivos individualistas en lugar de objetivos preconcebidos; los delincuentes han respondido positivamente al PACI-O, ya que afirman que les ha ayudado a descomponer lo que parecían ser problemas insuperables en objetivos manejables más pequeños, ayudándoles a sentirse más capaces de cambiar. Hasta hace poco, el PACI-O y sus predecesores solo se habían probado con delincuentes adultos. Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue examinar si el PACI-O ayudaría a motivar a jóvenes condenados a mejorar el comportamiento institucional y mejorar el bienestar general. Por lo tanto, la hipótesis es que los jóvenes que participen en la entrevista PACI-O mostrarán un comportamiento mejorado evidenciado a través del esquema de recompensas y sanciones y un mejor bienestar, medido por una satisfacción con la escala de vida.

Para comprobarlo, los autores contaron con 18 participantes, todos hombres jóvenes tanto sentenciados como en prisión preventiva en una Unidad de Personas Jóvenes en el Reino Unido, todas con edades comprendidas entre 16 y 17 años. Se excluyó a los jóvenes menores de 16 años, ya que por ley no podían proporcionar un consentimiento informado independiente. Nueve participantes fueron asignados a cada una de las dos condiciones, experimental y control. Con el fin de obtener una muestra representativa de las normas de comportamiento, los participantes fueron reclutados en todo el rango de regímenes penitenciarios. El régimen del régimen penitenciario interno funciona en el formato de estado de régimen de oro, plata o bronce (recordamos de nuevo que no estamos hablando de centros penitenciarios españoles, cuyo régimen es diferente). A cada joven se le asigna un estatus plateado al ingresar a la unidad y, mediante un comportamiento bueno o malo, puede subir o bajar de la escala recibiendo o perdiendo beneficios, que incluyen tiempo de asociación, dinero o acceso al gimnasio. Tres participantes en el básico (bronce), tres en el estándar (plata) y tres en el régimen mejorado (oro) fueron seleccionados para cada condición, haciendo seis en total para cada estado de régimen (3 control y 3 experimental en cada grupo).

El PACI-O es una entrevista semiestructurada realizada en forma individualizada. Requiere que los encuestados consideren las aspiraciones y los objetivos en diferentes áreas de vida. Tiene ocho índices de calificación, dos preguntas categóricas y una sección sobre los obstáculos para el logro de los objetivos. Aunque el PACIO se ha desarrollado como una evaluación de la motivación para el compromiso y el cambio de comportamiento, Campbell y otros han sugerido que puede tener utilidad como una breve intervención motivacional. Algunas de las razones para esto son las siguientes:

Facilita la consideración de los costos-beneficios de la reincidencia contra los objetivos de la vida; ayuda al encuestado a considerar los obstáculos al logro de los objetivos; y proporciona un enfoque individualizado para la evaluación. Todos los asuntos que argumentan son consideraciones importantes desde una perspectiva terapéutica.

Además del PACI-O, existe otra herramienta capaz de evaluar y trabajar con la motivación del sujeto. La “escala de satisfacción con la vida” (conocido como “SWLS”) es una escala de cinco elementos diseñada para evaluar la satisfacción con la vida como un todo. El SWLS es una escala ampliamente utilizada para la medición del bienestar subjetivo y tiene una gran cantidad de evidencia que demuestra su fiabilidad y validez. Además de demostrar una buena estabilidad temporal, el SWLS ha mostrado suficiente sensibilidad como para ser una medida valiosa adecuada para detectar cambios en la satisfacción con la vida durante el curso de la intervención clínica.

Contando por tanto con PACI-O y SWLS ¿cómo se pudo evaluar la modificación de comportamiento y motivación de los jóvenes? Lo explicamos detalladamente en el siguiente artículo.

La influencia del entrevistador en la precisión de las respuestas de los niños. Club de Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Effects of interviewer behavior on accuracy of children’s responses” de Jessica Sparling, David Wilder, Megan Boyle y Jennifer Kondash,  en donde explican como influye el comportamiento del entrevistador en la precisión de las respuestas de los niños.

La evaluación de la precisión de los informes de los niños se ha convertido en un tema importante de estudio. Algunas investigaciones sobre entrevistas con niños se han centrado en cómo la conducta del entrevistador influye en la declaración de los niños. Diferentes investigadores sugirieron que las entrevistas impropias tienen el potencial de evocar información falsa de los niños y describieron cuatro amplias categorías de técnicas inadecuadas de entrevista: preguntas sugestivas (por ejemplo, preguntando “¿La tocó de forma íntima?” cuando un niño ha reconocido ser tocado pero no ha mencionado ningún toque inapropiado), influencia (por ej., decirle al niño lo que ha dicho o ha visto sobre un tema), refuerzo y castigo (es decir, la entrega de declaraciones de aprobación y desaprobación dependientes de un informe del niño), y la eliminación de la experiencia directa (por ejemplo, invitar a un niño a especular sobre lo que pudo haber ocurrido).

Se examinaron los efectos de las preguntas sugestivas, la información de vacilación, las declaraciones de aprobación y desaprobación, y la solicitud (es decir, la presentación de una pregunta después de una respuesta inicial) sobre la precisión de los niños en las entrevistas. Los niños estuvieron expuestos a las cinco técnicas anteriores o solo a preguntas sugestivas durante las entrevistas sobre la visita. Los niños expuestos a las cinco técnicas de entrevista tenían más probabilidades de responder preguntas de forma incorrecta; sin embargo, no fue posible determinar cuál de las cinco técnicas tuvo el mayor efecto en la respuesta de los niños. En un estudio de seguimiento, se examinaron los efectos de las declaraciones aprobadas, la información de la actitud agresiva y el cuestionamiento sugestivo sobre la precisión de los niños. Los niños respondieron incorrectamente con mayor frecuencia cuando el entrevistador entregó declaraciones aprobadas supeditadas a que el niño proporcionara información inexacta.

Para el experimento participaron tres niños: Matthew (4 años), Owen (5 años) y Abby (8 años). Todos los niños tenían habilidades lingüísticas apropiadas para su edad, no tenían discapacidades o diagnósticos psiquiátricos, y estaban en clases de educación general en sus escuelas. Todas las sesiones se llevaron a cabo en una universidad en una sala que contenía un ordenador (para mirar videos) y una mesa y dos sillas. Los videos se obtuvieron de varios recursos en línea y consistieron en clips de dibujos animados para niños (por ejemplo, Scooby Doo) de 3 a 5 minutos de duración. Hasta 20 preguntas y respuestas correctas correspondientes basadas en eventos en cada video fueron preparadas por adelantado. Los videos fueron asignados aleatoriamente a las diversas condiciones de los estudios; es decir, cada video tenía la misma probabilidad de ser utilizado en cada condición de cada estudio. Para garantizar que la exposición repetida a un video no afectara la respuesta, los participantes vieron cada video solo una vez.

La variable dependiente fue la precisión de las respuestas de los participantes a las preguntas del entrevistador. Los participantes fueron entrevistados en sesiones que tuvieron lugar durante varios días. Las respuestas precisas se definieron como respuestas “sí” o “no” a una pregunta que requería la respuesta correspondiente. Las respuestas inexactas se definieron como una respuesta “sí” o “no” a una pregunta para la cual la respuesta opuesta sería apropiada. Si un participante respondió “No sé” a una pregunta, esa pregunta y respuesta se excluyeron del análisis (se excluyeron de una a dos preguntas por sesión). En el Experimento 1, el refuerzo se definió diciendo “bueno” y sonriendo. El castigo se definió diciendo “eso no está bien” y frunciendo el ceño. Una respuesta neutral se definió como un asentimiento rápido y decir “bien” sin inflexión vocal. Las preguntas generales, que se usaron en ambos experimentos, se definieron como preguntas afirmativas o negativas que contenían información sobre eventos en los videos (por ejemplo, preguntando si Scooby Doo se había caído). En el Experimento 2, las preguntas sugestivas se definieron como preguntas afirmativas o negativas que contenían información sobre eventos que no ocurrieron en los videos (por ejemplo, preguntando “¿No cayó Scooby?” Cuando no lo hizo). La información de co-testigo se definió como una pregunta precedida por la frase “Alguien me dijo que…”.

Al comienzo del Experimento 1, se les dijo a los participantes que miraran de cerca todos los videos porque les harían algunas preguntas. Para cada sesión, a los participantes se les mostró el video (descrito anteriormente) y posteriormente fueron entrevistados por el experimentador. Las entrevistas fueron precedidas por la dirección “Voy a hacerle algunas preguntas. Responda ‘sí’ o ‘no’ y hágalo lo mejor que pueda”. Se implementaron cuatro condiciones diferentes: control, refuerzo para respuestas imprecisas, castigo por respuestas precisas y refuerzo más castigo. El entrevistador, que era la misma persona en ambos experimentos, llevaba una camisa de diferente color para cada condición para ayudar a los participantes a discriminar entre las condiciones.

Se hicieron preguntas generales durante todas las condiciones, con un total de 12 preguntas por sesión para Matthew y Abby (debido a limitaciones de tiempo) y 20 preguntas por sesión para Owen. En la condición de control, se entregó refuerzo para cada respuesta, independientemente de la precisión de la respuesta. Por lo tanto, uno esperaría ver niveles más bajos (pero no inexistentes) de respuestas inexactas en esta condición que en las otras condiciones. En el refuerzo para las condiciones de respuesta imprecisas, todas las respuestas precisas fueron seguidas por una respuesta neutral y las respuestas inexactas fueron seguidas por el refuerzo, como se definió anteriormente. En el castigo por la condición de respuesta precisa, todas las respuestas precisas fueron seguidas por el castigo, como se definió anteriormente; las respuestas inexactas fueron seguidas por una respuesta neutral, como se definió anteriormente. En el refuerzo más las condiciones de castigo, el refuerzo se entregó dependiendo de respuestas inexactas y el castigo se aplicó a respuestas precisas.

En cuanto a los resultados del Experimento 1 los niveles más altos de inexactitud ocurrieron durante el refuerzo y las condiciones de castigo para todos los participantes. Además, la condición de control produjo niveles relativamente bajos de inexactitud para todos los participantes. Matthew respondió incorrectamente a una media de 33% (rango, 8% a 50%) de las preguntas en la condición de refuerzo y castigo y una media de 8% (rango, 0% a 17%) de las preguntas en la condición de control. Owen respondió incorrectamente a una media del 53% (rango, 37% a 65%) de las preguntas en el refuerzo más las condiciones de castigo, y una media del 20% (rango, 10% a 39%) de las preguntas en la condición de control. Abby respondió inexactamente a una media de 58% (rango, 25% a 92%) de las preguntas en la condición de refuerzo más castigo y una media de 17% (rango, 8% a 25%) de las preguntas en la condición de control.

Estos resultados sugieren que ambos antecedentes (es decir, la estructura de las preguntas) y las consecuencias (es decir, el refuerzo y el castigo) pueden influir en la precisión de la respuesta de los niños a las preguntas de un entrevistador. Además, la respuesta diferencial observada entre los participantes sugiere que algunos niños pueden ser más o menos sensibles a técnicas específicas de entrevistador. Esto es importante porque la mayoría de los estudios previos sobre este tema no se han llevado a cabo de una manera que permita dicho análisis. Finalmente, en estudios previos, ni el cuestionamiento sugestivo ni el suministro de información sobre la agresividad aumentaron sustancialmente la imprecisión. En contraste, los resultados del presente estudio sugieren que estas dos técnicas pueden aumentar la imprecisión en algunos niños. Las diferencias metodológicas entre el estudio actual y la investigación previa pueden explicar este hallazgo.

De todos modos, los niños en este estudio tenían edades comprendidas entre 4 y 8 años. Es probable que existan algunas diferencias de desarrollo en las habilidades del lenguaje en este rango de edad que puedan afectar la precisión. De hecho, las directrices de la entrevista forense reflejan esto; las recomendaciones para los niños más pequeños requieren preguntas más específicas que para los niños mayores. La investigación futura debe investigar las diferencias adicionales relacionadas con la edad en la sensibilidad a las técnicas del entrevistador.

Los diferentes factores de delincuencia entre hombres y mujeres menores. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Battle of the sexes: The Nature of Female Delinquency” de Bruce Gross,  en donde se recoge la influencia de los factores de riesgo en la delincuencia de menores en función de los sexos.

El análisis del contenido de la cobertura periodística de la delincuencia juvenil en diferentes países como Inglaterra, Estados Unidos y Canadá muestran sorprendentes similitudes en cuanto a la forma de mostrar esta información. Los periódicos han exagerado constantemente la frecuencia y gravedad del crimen juvenil, especialmente el de los delitos violentos. La cobertura tiende a ser un extremo sesgado y ejemplos atípicos de crímenes que, si bien son perpetrados por unos pocos, son retratados como el comportamiento característico de todos los jóvenes. Tanto las noticias como los medios de entretenimiento generalmente sobreestiman las tasas de reincidencia asociadas con la delincuencia juvenil, a la vez que subestiman el rango de posibles sanciones y los castigos reales impuestos para determinados delitos.

La mayoría de los adultos confían en los informes de los medios de comunicación como vía principal de conocimiento del crimen. Como resultado de la forma en que los medios informan al público, las encuestas de opinión sobre delincuencia juvenil realizadas en varios lugares durante décadas obtienen resultados sorprendentemente similares. Consistentemente, cada generación tiende a creer que los niños y adolescentes se “comportaban mejor” aproximadamente “hace 20 años”. En esos “buenos días”, se pensó que los padres habían hecho un mejor trabajo controlando el comportamiento de sus hijos, la aplicación de la ley era más efectiva y los tribunales impusieron los castigos apropiados a los infractores juveniles. En comparación con sus creencias sobre “en aquel entonces”, cuando los “valores familiares” eran manifiestamente respetados, los encuestados creían que el crimen juvenil es ahora mucho peor y que se requieren castigos más severos para frenar el creciente problema.

Independientemente de cómo las noticias y los medios de entretenimiento presenten el crimen juvenil y la violencia, el hecho es que, en general, el crimen juvenil es menor hoy de lo que era hace años. Si bien el crimen juvenil no es peor, definitivamente es diferente de lo que era hace 20 o incluso 10 años. Quizás la diferencia más notable está en el área de la delincuencia femenina.

Históricamente, la mayoría de los arrestos juveniles han sido de hombres, sin embargo, en los últimos años el número de arrestos de adolescentes ha aumentado. Desde principios hasta mediados de la década de 1980 hasta mediados de la década de 1990, las tasas de arrestos de ambos sexos aumentaron constantemente, con una tasa masculina muy superior a la de las mujeres. A mediados o finales de la década de 1990, comenzó un cambio en el que, aunque hubo una disminución general en las tasas de arrestos tanto para chicos como para chicas, la disminución para las mujeres fue menor que para los hombres. Según informa el estudio que resumimos, en 1996 aproximadamente 2.9 millones de jóvenes fueron arrestados, el 25% de los cuales (o 723,000) eran mujeres, mientras que en 2006, el número de arrestos juveniles se redujo a aproximadamente 2.2 millones, pero la tasa de arrestos femeninos aumentó a 29% (o 641,000).

En algunas categorías específicas de delitos, la tasa de arrestos femeninos aumentó más que la masculina; en otras categorías, la tasa masculina disminuyó mientras que la de las mujeres aumentó. Entre estos años, la tasa de arrestos masculinos por asalto agravado aumentó en un 13%, mientras que la tasa de mujeres aumentó en un 94%. Durante ese mismo período, las detenciones masculinas por asalto simple se duplicaron, pero casi se cuadruplicaron para las mujeres menores de 18 años. En cuanto a los arrestos masculinos por delitos violentos, estos disminuyeron un 22%, mientras que las mujeres disminuyeron solo un 12%. En 2006, las tasas de arrestos de adolescentes varones por crímenes violentos disminuyeron en un 22%, pero solo en un 12% para las mujeres. Dentro de los crímenes violentos, las tasas de arrestos por asaltos agravados y simples disminuyeron 24% y 4% respectivamente para los hombres. Por el contrario, la tasa de arresto femenino solo disminuyó en un 10% por asalto agravado y en realidad aumentó un 19% por asalto simple. Las detenciones por crímenes con armas aumentaron un 5% para las mujeres, mientras que disminuyeron un 11% para los hombres.

Entre 1996 y 2006, las detenciones por delitos contra la propiedad disminuyeron para ambos sexos, pero más aún para los hombres. En 2006, las mujeres representaban el 32% de todos los arrestos por delitos contra la propiedad. Durante el mismo período, las detenciones de hombres por el uso indebido de drogas disminuyeron un 14%, mientras que la tasa de arrestos femeninos aumentó un 2%, y las mujeres representaron el 16% de todas esas detenciones en 2006. Las detenciones de mujeres acusadas de conducta desordenada aumentaron un 33% durante el mismo período de tiempo. En otras categorías de delitos, en 2006, las mujeres representaron el 41% de los arrestos por hurto, el 33% de los arrestos por falsificación, el 34% de los arrestos por fraude y el 45% de los arrestos por malversación.

El aumento en las tasas de arrestos para las mujeres se ha atribuido a un cambio en el comportamiento de las adolescentes y / o un cambio en cómo las fuerzas del orden responden a las adolescentes sospechosos. Los resultados de varios estudios (realizados conjuntamente con la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia) destinados a comprender mejor la naturaleza de la delincuencia femenina determinaron que el aumento de arrestos femeninos se debe principalmente a un cambio en los patrones y procedimientos de arresto. Estos incluye umbrales reducidos para reportar y clasificar crímenes, políticas obligatorias y pro-arresto, y las prácticas de “cero tolerancia” implementadas dentro de los distritos escolares. Si bien parece que estos cambios deberían afectar a las tasas de arrestos de hombres y mujeres por igual, los cambios en los estatutos relacionados con crímenes contra la familia y los niños afectan más a las mujeres, ya que una mayor proporción de mujeres se relaciona con problemas familiares.

Si bien el mayor porcentaje de arrestos de adolescentes mujeres es por delitos contra la propiedad, una proporción cada vez mayor de mujeres están siendo arrestadas por delitos de violencia. En 2006, el 31% de los ataques juveniles fueron cometidos por mujeres; de todas las agresiones de adultos, solo el 25% fueron perpetradas por mujeres. Dentro de la categoría de agresiones, las mujeres cometieron el 31% de todos los asaltos juveniles contra conocidos y el 21% de los extraños. En las agresiones domésticas, las mujeres cometieron el 37% de esos delitos contra la familia y los niños, incluido el 41% de los ataques de los padres y el 35% de los ataques contra un niño.

Así como la tasa de arrestos de mujeres jóvenes ha aumentado, también lo ha hecho la tasa de delincuencia femenina. Entre 1985 y 2005, el número de casos de delincuencia femenina aumentó de 223.800 a 464.700, o un 108%, mientras que el número de casos de hombres aumentó solo en un 32% (de 937.700 a 1.233.200). Aunque el número de casos de delincuencia masculina excede por mucho el de las mujeres, el porcentaje de mujeres en el sistema de justicia juvenil creció significativamente más rápido. El número de casos femeninos era el 25% del de hombres en 1985, pero había crecido al 40% en el caso de los hombres en 2005. En todas las categorías de delitos, el número de mujeres superó el de los hombres cada año entre 1985 y 2005, y las áreas más importantes crecimiento en persona (por ejemplo, asalto, robo, homicidio), orden público y delitos relacionados con drogas.

Las tasas de casos de delitos contra la propiedad y las drogas tienden a aumentar según la edad de las mujeres hasta los 17 años, mientras que la tasa de delitos contra las mujeres y el orden público aumenta de forma constante hasta los 16 años, seguido de un ligero descenso. Entre 2001 y 2005, los casos de ofensas personales para mujeres entre 10 y 12 años disminuyeron en un 8%, aumentaron en un 8% para las mujeres de 13 a 15 años y aumentaron un 15% y un 16% para las mujeres de 16 y 17 años, respectivamente. Entre 1991 y 2005, la tasa de casos de delitos de drogas aumentó continuamente para las mujeres de todos los grupos de edad, incluido un aumento del 255% para las edades 10-12, 306% para los 13-15, 304% para los mayores de 16 y 281% para mujeres de 17 años. En comparación con delitos delincuenciales, entre 1995 y 2005, las ofensas femeninas (es decir, casos formalmente manejados por absentismo escolar, huida, ingobernabilidad, violaciones al toque de queda o violación a las leyes de consumo de alcohol) aumentaron un 33% (mientras que el número de casos masculinos aumentó un 25%). Durante el mismo período de tiempo, los casos de absentismo escolar femenino superaron en número a todos los demás tipos de delitos de estatus femenino.

No solo hay una diferencia en la manifestación de la delincuencia entre hombres y mujeres, sino también en su etiología y prevención. En un esfuerzo por identificar los factores internos y externos que protegen a los jóvenes de tomar malas decisiones personales e interpersonales, se realizó una encuesta en 2003 de aproximadamente 150,000 estudiantes de 202 ciudades en 27 de los Estados Unidos. El estudio reveló 40 características o factores que diferencian a los jóvenes que toman buenas decisiones de vida de aquellos cuyas elecciones son más destructivas para ellos y para otros.

Los factores se dividieron en dos categorías principales. Los activos internos incluyen “compromiso con el aprendizaje” (motivación de logro, compromiso escolar, tarea, vinculación a la escuela y lectura por placer), “valores positivos” (cuidado, igualdad y justicia social, integridad, honestidad, responsabilidad y moderación) “competencias sociales “(planificación y toma de decisiones, competencia interpersonal, competencia cultural, habilidades de resistencia y resolución pacífica de conflictos) e” identidad positiva “(poder personal, autoestima, sentido de propósito y visión positiva del futuro personal). Los factores externos incluyen “apoyo” (apoyo familiar, comunicación familiar positiva, otras relaciones adultas, vecindario solidario, clima escolar solidario y participación de los padres en la educación), “empoderamiento” (sentirse valorado por su comunidad, tener un rol útil en la comunidad, servicio a los demás y seguridad), “límites y expectativas” (familia, escuela y límites del vecindario, modelos adultos, influencia positiva de compañeros y altas expectativas) y “uso constructivo del tiempo” (3 o más horas dedicadas a actividades creativas).

El grado en que los factores estaban presentes o ausentes en la vida de un niño se relacionó con un comportamiento negativo o problemático, así como con actitudes y comportamientos positivos o pro-sociales. Cuantos más factores positivos posee un menor, es menos probable que se involucren en el consumo de drogas o alcohol, el alcohol y la conducción, o la actividad sexual ilícita. Eran menos propensos a tener problemas en el colegio, participar en conductas antisociales o comportarse violentamente. Con base en los resultados de su estudio, los investigadores determinaron que los jóvenes que poseen 3 o más factores positivos experimentaron mayor beneficio en el desarrollo psicosocial.

Se concluye por tanto que la evidencia empírica demuestra que cuanto menos factores de riesgo y más factores de protección experimentan los menores en contextos múltiples (hogar, escuela, vecindario, lugar de trabajo, programas extracurriculares, institución religiosa, con pares), más conductas positivas se promueven y realizan. Estos indicadores de “éxito de desarrollo” incluyen cosas tales como mantener una buena salud, tener éxito en el colegio, exhibir liderazgo, valorar la diversidad, superar la adversidad y una tendencia a ayudar a los demás. Por tanto, el desarrollo de un factor de protección (o la resolución o mejora de un factor de riesgo) en la vida de un menor puede tener un efecto positivo profundo y duradero.

¿Existe relación entre la reincidencia criminal de mujeres y los trastornos mentales?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Risk of repeat offending among violent female offenders with psychotic and personality disorders” de Hanna Putkonen, Mark Eronen y Erkki Kormulainen,  cuyo objetivo fue examinar la tasa de reincidencia criminal entre mujeres delincuentes evaluadas por psiquiatras forenses, comparar esta tasa con la de otras delincuentes violentas y analizar las variables explicativas de la reincidencia.

Aunque los delincuentes violentos y su amenaza futura son preocupaciones actuales, hay poca información sobre la reincidencia entre las mujeres delincuentes. Un estudio encontró que delincuentes delictivos en el Centro de Detención de Winnipeg eran reincidentes en el 73% de los casos, y que los problemas de alcohol o de drogas se relacionan con la reincidencia. La asociación entre los trastornos mentales y el homicidio y la reincidencia también se ha estudiado y discutido ampliamente. Este estudio se centra en cuestiones de reincidencia criminal para todas las mujeres referidas para evaluación psiquiátrica forense antes de la sentencia por homicidio o intento de homicidio en Finlandia. Los objetivos del estudio fueron investigar la tasa de criminalidad antes y después de la ofensa, comparar esto con delincuentes violentos sin enfermedad mental, y analizar las asociaciones estadísticas de reincidencia con variables explicativas.

Durante el período de recolección del estudio, más del 90% de los homicidios en Finlandia se resolvieron cada año. Las mujeres respondían aproximadamente al 10% del total de los casos de homicidio. La práctica establecida en Finlandia es que los infractores de homicidios se sometan a un examen psiquiátrico forense detallado antes de la sentencia o que al menos sean evaluados por un psiquiatra para ayudar al tribunal a decidir si se necesita o no ese examen. Este estudio se centró en las 132 mujeres que recibieron una evaluación psiquiátrica forense después de haber sido condenadas por homicidio o intento de homicidio; 22 habían cometido un asesinato, seis habían sido acusados ​​de intento de asesinato, 55 habían cometido homicidio, 42 habían sido acusados ​​de intento de homicidio y siete habían cometido un delito de homicidio neonato. Todos los sujetos eran caucásicos finlandeses y la edad media fue de 33 años.

Se recopiló información sobre la actividad delictiva antes de la ofensa de los informes de exámenes psiquiátricos forenses, y se recopiló información sobre la actividad delictiva antes y después de la ofensa. La información se analizó como una variable de por vida para producir una visión general del historial de delitos de los sujetos y las estadísticas de supervivencia. Se incluyen en el estudio todas las ofensas y se condifican de acuerdo con la gravedad. Los delitos violentos incluyen homicidio, intento de homicidio o cualquier ataque.

En Finlandia, el tribunal decide si se requiere o no un examen psiquiátrico forense para evaluar la responsabilidad penal de un perpetrador de homicidio. Lo realiza un psiquiatra forense, que siempre es un funcionario del estado (es decir, el psiquiatra es pagado por el estado y se espera que sea lo más objetivo posible). El examen es muy minucioso e incluye una evaluación psiquiátrica exhaustiva; pruebas psicológicas estandarizadas, evaluación de la condición física, incluidas las pruebas de laboratorio y la observación constante del delincuente por parte del personal hospitalario que dura normalmente de 4 a 8 semanas. Se recomienda al psiquiatra forense que calcule los trastornos mentales más graves (psicosis> trastornos de la personalidad> trastornos de ansiedad o distimia), si los hubiera, de los que sufrió el delincuente durante la ofensa. Después del examen, el psiquiatra forense presenta un informe detallado con el diagnóstico. El informe es luego examinado por al menos dos psiquiatras independientes y por al menos un abogado. Para mejorar aún más la fiabilidad de los diagnósticos, también se permite que otro psiquiatra forense independiente reevalúe los datos de diagnóstico. En 127 de 132 casos (96.2%), los psiquiatras estuvieron de acuerdo.

Para el estudio, se clasificaron los diagnósticos de la siguiente manera: trastornos psicóticos (28%), trastornos de la personalidad (61%) y ningún trastorno (11%). De las 37 mujeres con trastornos psicóticos, 14 también tenían un diagnóstico de trastorno comórbido de la personalidad, pero solo se clasificaron en trastornos psicóticos según la convención. También se incluyeron el diagnóstico de dependencia del alcohol o las drogas (45%) como variable de fondo. El tiempo medio de seguimiento para los delincuentes reincidentes fue de 4 años.

Los resultados mostraron lo siguiente: Después de la ofensa, 31 (23%) de 132 habían cometido ofensas repetidas, 15% de las cuales eran violentas. De estos delincuentes reincidentes, 25 (81%) de 31 tenían un trastorno de la personalidad, 10% tenían un trastorno psicótico y 90% habían cometido delitos antes de la ofensa. De todas las 132 mujeres, 74 (56%) habían cometido algún delito antes de la ofensa, el 33% de las cuales eran violentas. De estos, 58 (78%) de 74 fueron diagnosticados con un trastorno de la personalidad, y el 18% fueron diagnosticados con un trastorno psicótico.

Dos mujeres cometieron un nuevo homicidio después de su homicidio inicial, y dos habían cometido homicidio antes del homicidio estudiado. Todas tenían desórdenes de personalidad. Otras cinco mujeres fueron condenadas por intento de homicidio después de su delito principal, y cuatro fueron condenadas por intento de homicidio antes de su delito principal. Trece mujeres cometieron delitos violentos después y 35 antes de su delito principal.

La repetición de la ofensa ocurrió temprano durante el período de seguimiento; El 48% cometió otra ofensa dentro de los primeros 2 años del evento. Hubo dos grupos de reincidencia: uno poco después de la ofensa y el otro poco después de la liberación de la prisión. De los delincuentes reincidentes, el 80% cometió su delito dentro de los primeros 2 años después de la liberación de la prisión o el hospital. Once mujeres cometieron su ofensa de seguimiento antes de ser liberadas: tres en prisión, una en el hospital, cuatro días después de su delito pero antes del arresto, dos en libertad y en espera de sentencia, y una después de escapar de prisión. La edad joven y la dependencia del alcohol o las drogas aumentaron el riesgo de que los sujetos sean reincidentes.

Concluimos por tanto que de las mujeres con trastornos de la personalidad, el 31% eran reincidentes, y todas las reincidentes de homicidio tenían trastornos de la personalidad, por lo que se entiende que la reincidencia violenta, incluido el homicidio, está asociada con el trastorno de personalidad antisocial. Solo tres (8%) de los sujetos psicóticos cometieron ofensas repetidas.

¿Cómo se deben estudiar los diferentes tipos de acoso?. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Stalking: why do people do it?” de Rajesh Nadkarni y Don Grubin,  que explican los tipos de acoso existentes y la importancia de un trabajo multidisciplinar para enfrentarse a este problema.

Aunque está asociado con el acoso, el acto de “stalking” abarca una amplia gama de comportamientos, no solo el acoso. La mayoría de las definiciones de acoso incluyen la persecución repetida de una víctima específica con acoso o seguimiento, pero el límite entre el cortejo legítimo y el acoso puede difuminarse. En general, para ser definido como acecho, el comportamiento debe ser no deseado e intrusivo.

El rango de comportamiento involucrado en el acoso puede agruparse ampliamente en tres categorías. En primer lugar, hay seguidores que incluyen frecuentar lugares de trabajo y hogares, mantener la vigilancia y diseñar “coincidencias”. En segundo lugar, comunicarse por teléfono, cartas, tarjetas, graffiti, regalos y, cada vez más, por correo electrónico e Internet (“ciberataque”). A menudo, el acosador pedirá bienes y servicios en nombre de la víctima. Finalmente viene la agresión o la violencia, en la que los acosadores amenazan a sus víctimas, acosan a sus familias, dañan sus bienes, hacen acusaciones falsas sobre ellos y causan lesiones físicas o sexuales.

La cobertura de los medios de acoso tiende a centrarse en las víctimas de las celebridades acechadas por un fanático “enloquecido”. Sin embargo, estos casos son minoritarios, y la mayoría de las víctimas son ciudadanos comunes. La mayoría de los acosadores son hombres y la mayoría de las víctimas son mujeres. Los acosadores suelen estar desempleados o subempleados en el momento del acecho y con mayor nivel educativo que otros delincuentes.

Las clasificaciones del comportamiento de acoso han tendido a concentrarse en la relación acosador-víctima. Quizás el más frecuentemente mencionado es el de Zona et al, que se basa en su estudio de 74 casos manejados por la policía de Los Ángeles. Clasifican a los acosadores en un simple grupo obsesivo, donde el acosador y la víctima tenían una relación previa; un grupo obsesivo del amor, donde no había relación previa; y un grupo erotomaníaco, donde el acosador desarrolló una falsa ilusión de que la víctima estaba enamorada de él o ella. El grupo obsesivo simple es el más común y se informa que es el más propenso a recurrir a la violencia.  Los acosadores famosos generalmente se encuentran en el grupo obsesivo amoroso, una gran proporción de los cuales padecen enfermedades psicóticas. Aquellos en el grupo erotomaníaco generalmente son mujeres, con sus víctimas siendo hombres mayores de un estatus socioeconómico más alto.

Aunque esta clasificación es útil, tiene sus limitaciones. En particular, ignora en gran medida la motivación del delincuente. Tampoco está claro con qué fiabilidad se pueden distinguir los dos últimos grupos, qué tan bien la tipología diferencia entre el cortejo persistente y el acecho, y si tiene alguna validez predictiva. Se cree que el acoso se comprende mejor a través de un modelo multidimensional que involucra la relación del acosador con la víctima, la motivación del acosador y la severidad del comportamiento de acecho. Tal enfoque proporciona una base para la evaluación de riesgos.

El manejo exitoso del acoso requiere la cooperación entre profesionales de la salud y otros en el sistema de justicia penal. Debe incluir una evaluación integral de riesgos que aborde la motivación, la persistencia y la probabilidad de violencia. Algunas personas suspenderán el comportamiento después de un período de detención o si se les amenaza con arrestarlo. Los factores que pueden aumentar el riesgo, como el uso indebido de sustancias, pueden abordarse por derecho propio, mientras que la medicación neuroléptica puede tener un papel si los síntomas psicóticos son evidentes, y las dosis bajas de neurolépticos pueden ser eficaces incluso en ausencia de psicosis. De manera similar, los pensamientos intrusivos sobre la víctima pueden mejorar después del tratamiento con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Los profesionales de la salud mental pueden, por lo tanto, apoyar a otras personas involucradas en la gestión de riesgos.

Las víctimas de los acosadores pueden consultar a los médicos generales. Los médicos deben ser conscientes de las secuelas psicológicas de ser acosado y de las protecciones legales disponibles para las víctimas y poder dirigirlas a los grupos de apoyo locales. Los efectos de los acosadores en sus víctimas pueden provocar una gran morbilidad psiquiátrica.

Diferencia de homicidios típicos y atípicos, y el papel del perfilador criminal. Club Ciencias Forenses.

En este artículo abordaremos la diferencia entre los homicidios típicos y los homicidios atípicos. Los investigadores de homicidios, incluso aquellos que en grandes agencias manejan docenas de homicidios cada año, dedicaron la mayoría de sus carreras a investigar homicidios típicos. Estos incluyen homicidios en los que el perpetrador tiene una relación con la víctima; la víctima se dedica a la actividad de drogas; o la víctima es un objetivo, espectador o participante en otra actividad ilegal. Los homicidios atípicos son aquellos que no caen en una de estas áreas; incluyen crímenes en serie.

Los investigadores veteranos pasan sus carreras en agencias como Detroit, Baltimore, Nueva Orleans y otros departamentos que investigan literalmente cientos de homicidios cada año. Los homicidios de rutina son para el trabajo policial lo que diagnosticar y tratar la gripe es para un médico. Los médicos de práctica general pueden diagnosticar la gripe de manera eficiente y rápida, pero la mayoría de los médicos rara vez ven enfermedades exóticas. Para diagnósticos atípicos, los médicos suelen consultar a un especialista. Los homicidios son similares. La mayoría de los homicidios que estos investigadores ven son el equivalente de la gripe. El homicidio típico a menudo involucra a personas con un historial de violencia y cuando los detectives llegan a la escena, no es raro que conozcan tanto a la víctima como al perpetrador.

La diferencia entre los homicidios que los investigadores están acostumbrados a ver y los que los detienen es la diferencia entre los típicos y atípicos homicidios. Muchos investigadores toman atajos cuando investigan homicidios típicos. Estos accesos directos ayudan a agilizar el proceso y pueden ahorrar dinero y tiempo. Investigar a fondo todos los homicidios sería una pérdida de recursos para un investigador experimentado, pero los accesos directos dejan los casos que faltan por investigar para el perfilador.

La mayoría de los homicidios se cometen principalmente por uno de los tres tipos de perpetradores: (1) la víctima tiene una relación con el perpetrador: amantes, cónyuges, hijos, vecinos o compañeros de trabajo; (2) la víctima se dedica al uso, compra, venta, almacenamiento o distribución de drogas ilegales; o (3) la víctima es un objetivo inocente (es decir, un empleado de una tienda) o está involucrado en actividades socialmente marginales (es decir, prostitución, comportamiento de pandillas). Estos son homicidios típicos. Los casos que atormentan a los investigadores son aquellos que no encajan en el modelo de investigación por el cual han sido entrenados. Una vez que se les acaban los sospechosos y siguen todos los pasos hacia su fin lógico, no saben qué hacer: su capacitación y experiencia no los han preparado para investigar homicidios que no encajan en una categoría típica.

Los homicidios cometidos por asesinos en serie, asesinos psicóticos o perpetradores que no encajan en uno de los tres tipos principales enumerados anteriormente se consideran homicidios atípicos. Estos homicidios constituyen una minoría de los homicidios que se cometen, pero cuando los investigadores abordan los homicidios atípicos como lo harían con los homicidios típicos, se topan con un callejón sin salida. En este punto, sus casos se han enfriado y es difícil o imposible adquirir la evidencia necesaria, evidencia que podría haberse recopilado fácilmente desde el principio. Estos casos permanecerán inactivos hasta que nuevas pruebas salgan a la luz; es posible que nunca estén cerrados. Pero los casos también se enfrían cuando los investigadores simplemente se quedan sin pistas. En los homicidios típicos, las investigaciones se parecen más a las películas. Hay un grupo finito de sospechosos y es probable que el perpetrador sea uno de ellos. Esas reglas no funcionan con los homicidios atípicos. Hay un número infinito de posibles sospechosos, así como un número infinito de motivos. Si los investigadores no reconocen esta diferencia al comienzo de la investigación, pronto se encontrarán dando vueltas.

Con los homicidios típicos sería una pérdida de mano de obra y esfuerzo realizar entrevistas exhaustivas con testigos tangenciales o parientes, establecer trayectorias de cuerdas o llevar a cabo otros procesos caros y lentos. La búsqueda del caso se puede centrar de manera mucho más eficiente en un sospechoso específico y probable. La mayoría de los investigadores no tienen los lujos de tiempo, dinero o mano de obra. Lo más probable es que lleven varios homicidios u otros casos simultáneamente. Por lo tanto, los atajos y la heurística funcionan bastante bien y, a menudo, conducen a condenas exitosas. Sin embargo, cuando un homicidio atípico es investigado de esta manera, cuando los investigadores se dan cuenta de que han estado siguiendo el camino equivocado, los testigos han desaparecido y la evidencia valiosa e insustituible ha desaparecido. Del mismo modo, los vecinos han olvidado lo que pudieron haber visto o escuchado y sus recuerdos están manchados por la cobertura de los medios.

Los perfiladores criminales reciben casos que otros profesionales e investigadores ya han intentado resolver. Estos casos a menudo han pasado por las manos de varios investigadores diferentes a lo largo de un tiempo. Durante ese tiempo, el material se pierde o se pasa por alto información importante. Es por ello fundamental la figura del perfilador criminal, que cuenta con los conocimientos científicos necesarios para poder ofrecer luz a esos casos sin salida aparente. Para las personas interesadas en la figura del perfilador criminal, podéis comprobar los campos tratados en el Master de Criminal Profiling de Behavior & Law.

La importancia de proporcionar información antes y después de la autopsia a un ser querido. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Importance of explanation before and after forensic autopsy to the bereaved family: lessons from a questionnaire study” de Ito, Takako; Nobutomo, Koichi; Fujimiya, Tatsuya y Yoshida, Ken-ichi,  que explican la importancia de una buena explicación a los familiares antes y después de realizar la autopsia a un ser querido.

Las autopsias del forense tienen como objetivo revelar la causa y la forma de las muertes no naturales. La información de la autopsia se revela a la familia en el duelo. En Japón, la policía o el fiscal solicita a los forenses que realicen una autopsia en las universidades para investigar crímenes, y para mantener los secretos relacionados con la investigación del delito, la ley ha restringido la divulgación de la información de una autopsia forense. En este artículo se realiza un estudio en Japón que tiene como objetivo investigar si las familias en duelo recibieron una explicación suficiente antes y después de una autopsia forense y cómo se sintieron acerca de la explicación.

En el estudio se tuvo en cuenta a 403 familias en duelo que solicitaron certificados de defunción de sus familiares a los Departamentos de Medicina Forense de las universidades de Tokio y Yamaguchi. Se envió una carta de presentación, un cuestionario anónimo y un sobre prepago a estos sujetos y a algunos miembros de la Asociación Nacional de Familias Supervivientes. El cuestionario incorporó 19 cuestiones sobre la calidad de la información dada antes y después de una autopsia, y las percepciones de la explicación sobre el procedimiento y el resultado de la autopsia forense.

De los 403 cuestionarios enviados, 122 familias respondieron. Los encuestados perdieron a sus familiares por homicidio o lesión en 45 casos, accidentes de tráfico en 26 casos, muerte asociada a la práctica médica en 11 casos y muerte relacionada con el trabajo en cuatro casos. De los 122 encuestados, el 52.4% expresaron sentimientos positivos, 37.6% negativos y 9.8% indiferentes sobre la autopsia.

Aunque en Japón no se requiere el consentimiento para una autopsia forense, el oficial de policía avisó de forma previa al 81.5% de los encuestados. Entre los encuestados, el 42.3% y el 36.5% percibieron la calidad de la información en la autopsia como inadecuada y deficiente, respectivamente, y solo el 21.2% la consideraron suficiente. Muchas familias (70,7%) no estaban dispuestas a dar su consentimiento debido a la insatisfacción o falta de explicación por parte de los policías. El 36,4% solicitó información más detallada sobre el propósito, la institución y los procesos relacionados con una autopsia forense.

Dos tercios (65.2%) de los parientes fueron informados de los hallazgos de la autopsia de los oficiales de policía. De los 105 encuestados a las preguntas sobre la calidad de la información ofrecida, el 70.0% consideró que fue suficiente y comprensible. Sin embargo, muchos (82%) parientes deseaban recibir información de la persona que realizó la autopsia.

Esta investigación estudió si las familias se frustraron y enojaron debido a las explicaciones insuficientes de los hallazgos de la autopsia. Entre las familias que se frustraron y enojaron después de la autopsia, el 75.5% aún no había sido informado de los hallazgos de la autopsia más de 2 años después de la autopsia. Por lo tanto, la falta de información después de la autopsia durante mucho tiempo había cambiado significativamente los sentimientos del pariente en una dirección negativa. Por el contrario, entre los encuestados que no tuvieron reacciones negativas a la autopsia forense, no hubo mucha diferencia entre los que estaban informados (56.5%) y los que no (43.5%) después de la autopsia. Sin embargo, aquellos que no tuvieron reacciones negativas no se vieron afectados por la información de la autopsia, probablemente porque fueron resignados a información restringida sobre la autopsia dirigida por la policía.

También se examinó si una explicación insuficiente o una baja satisfacción sobre la calidad de la explicación antes de la autopsia hacía que las familias se sintieran frustradas o enojadas. Entre las familias que se sintieron más frustradas y enojadas después de la autopsia, las tres cuartas partes no estaban satisfechas con la explicación antes de la autopsia. El cuestionario mostró que la mayoría (86.4%) de los encuestados consideraba que las explicaciones eran inapropiadas o indiferentes a los sentimientos de los familiares. Las reacciones negativas después de una autopsia se correlacionaron con percepciones negativas tales como explicación insuficiente o baja satisfacción con la calidad de la explicación antes de la autopsia. Estos resultados sugieren que una explicación insuficiente o deficiente sobre los procesos de preautopsia y hallazgos posteriores a la autopsia habría dejado a muchas familias demasiado frustradas y enojadas.

Se resume por tanto que las familias se frustraron y enojaron cuando no se les había informado adecuadamente el propósito y el proceso de la autopsia de antemano. La explicación insuficiente sobre los hallazgos de la autopsia también empeoró sus sentimientos. Estos datos por tanto demuestran que una explicación más temprana y suficiente del propósito, proceso y hallazgos relacionados con una autopsia forense realizada por personas que realizan autopsias y un oficial de enlace de la policía contribuiría a una mejor comprensión y aceptación de la autopsia forense por parte de familias afligidas. La información sobre autopsias forenses y el nombramiento del oficial de enlace ayudaría enormemente a mejorar la calidad de los servicios orientados a ayudar a las familias en su proceso de duelo.

La importancia del estudio de la victimología en la investigación de crímenes. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Focus on the victimologial issues” de Preetam Upadhyay,  que explica la importancia del estudio de la victimología en las investigaciones de los crímenes.

La victimología es importante en el proceso de investigación general de delitos porque no solo nos dice quiénes fueron las víctimas, su salud y su historia personal, sus hábitos sociales y su personalidad, sino que también ofrece ideas sobre por qué fueron elegidos como víctimas. La victimología en su forma más simple es el estudio de víctimas o víctimas de un ofensor en particular. Se define como el estudio exhaustivo y el análisis de las características de la víctima, y también se lo puede llamar “perfil de la víctima”.

La víctima es una parte tan importante del crimen como la escena del crimen, las armas y los testigos presenciales. La víctima ha sido tradicionalmente descuidada en la investigación policial. Esto no debe interpretarse en el sentido de que ningún servicio policial utiliza la información de la víctima, sino hasta hace poco tiempo, muchos han descuidado considerar el pasado de la víctima como importante. A menudo, la mejor manera de acercarse a un perfil es a través de la victimología, y es una de las herramientas más beneficiosas para clasificar y resolver un crimen violento. De hecho, la información de la víctima debería estar disponible para los perfiladores de las víctimas antes de que comiencen a trabajar en el caso; información tal como rasgos físicos, estado civil, estilo de vida personal, ocupación, educación, historial médico, justicia penal, sistema historia, últimas actividades conocidas, incluyendo una línea de tiempo de eventos, diarios personales (si se conocen y disponibles), mapa de viaje antes de la ofensa, historial de drogas y alcohol, amigos y enemigos, antecedentes familiares, historial de empleo y estos conducirán no solo a algunas respuestas sino también a más preguntas, que también deberían abordarse.

Hay algunas preguntas importantes que deben acompañar a cualquier estudio de la víctima; ¿Por qué esta persona en particular fue víctima? ¿Cuáles son las posibilidades de que la persona se convierta en una víctima al azar? ¿Cómo se dirigió a la persona? ¿O fue la persona una víctima de la oportunidad? ¿Qué riesgo tomó el delincuente para cometer el crimen? ¿Cómo se acercó y / o atacó a la víctima? ¿Cuál fue la reacción probable de la víctima al ataque?

En algunas investigaciones criminológicas se encuentra claramente que la víctima ha sido la principal causa del crimen. Por lo tanto, para determinar la causa del delito, la víctima debe ser considerada.

La provocación de la víctima tiene una parte definida en la etiología de la victimización. Por ejemplo, si una persona no ha actuado con razonable autoprotección desde hace mucho tiempo con su dinero, joyas u objetos de valor, y se ha convertido en víctima de robo, no puede ser considerado una víctima inocente, ha creado una situación de oportunidad de tentación, dando incentivos y ayuda criminal. La precipitación de las víctimas está ligada a la cultura, el tiempo y el lugar. Los delincuentes pueden percibir determinados comportamientos de la víctima como una acción facilitadora (incluir tentación, invitación, etc.). Se podría decir que en esos casos la acción de la víctima ha desencadenado el comportamiento del delincuente, por lo que se entiende que las cualidades personales de la víctima tienen un papel importante en esta selección de víctimas propicias.

Se resume por tanto que el comportamiento de la víctima en interacción con el delincuente importa, mientras que la creación de un riesgo especial se asocia con los atributos o el comportamiento habitual de la víctima más que con algunas características del delincuente.

¿Existe algún tipo de relación especial entre los agresores con esquizofrenia y sus víctimas?. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Victim relations and victim gender in violent crimes committed by offenders with schizophrenia” de Annika Nordstrom,  que explica la relación entre las víctimas y los agresores de crímenes violentos cuando estos últimos padecen esquizofrenia.

Varios estudios epidemiológicos han investigado la relación entre el trastorno mental mayor y la criminalidad con resultados convergentes. Existe un mayor riesgo de cometer delitos en personas que desarrollan o que ya han desarrollado un trastorno mental importante, en comparación con la población general, y la asociación es más fuerte para el crimen violento que para el no violento. Un diagnóstico de esquizofrenia en hombres aumenta el riesgo de cometer crímenes violentos por aproximadamente cuatro veces. Para las mujeres, la esquizofrenia aumenta aún más el riesgo de cometer un crimen violento. Los familiares o conocidos corren un riesgo especial de convertirse en víctimas de la violencia cometida por alguien con un trastorno mental importante. Los informes del Estudio de Evaluación de Riesgo de Violencia de Mac Arthur afirmaron que “las personas con mayor riesgo son familiares y amigos que están en sus hogares o en el hogar del paciente”. El hallazgo fue respaldado por otro estudio de EE. UU. En el que 169 pacientes con trastornos psiquiátricos graves fueron seguidos durante un período de 30 meses después del alta del tratamiento psiquiátrico hospitalario. En ese estudio, también se encontró que las personas conocidas por el paciente enfrentan el mayor riesgo de violencia o amenaza de violencia. Entre los miembros más cercanos de la familia, las madres representaban el grupo más grande como blanco de violencia o amenaza de violencia. En un estudio en la prisión de Brixton en el Reino Unido, se compararon agresores violentos psicóticos versus no psicóticos en relación con las víctimas, y en ambos grupos cerca de la mitad de los delincuentes conocían a su víctima. El grado en que los hallazgos de estudios previos pueden generalizarse podría estar limitado por el hecho de que los resultados no se informan para grupos de diagnóstico específicos. El objetivo del presente estudio es examinar la relación de la víctima en crímenes violentos cometidos por hombres delincuentes con un diagnóstico de esquizofrenia, con especial referencia al género de la víctima y la gravedad de la violencia.

Hay en promedio 600 evaluaciones forenses psiquiátricas ampliadas realizadas por año en Suecia, de las cuales aproximadamente la mitad de los delincuentes son juzgados por tener un trastorno mental grave. En promedio, el 16% son diagnosticados con esquizofrenia. El material para el presente estudio consiste en 382 condenas de los tribunales de Suecia desde 1992 a 2000. Incluye todos los crímenes violentos cometidos por delincuentes varones mayores de 18 años y más que fueron diagnosticados con esquizofrenia según DSM-III-R y el DSM-IV  en la evaluación psiquiátrica forense previa al juicio y fueron derivados a tratamiento psiquiátrico forense. En el estudio, los crímenes violentos se definieron como homicidio intencional o real, homicidio involuntario o causar la muerte de alguien, violencia contra funcionarios y agresión, incluido el intento de asalto, todo según la legislación sueca. Esta definición de crimen violento se eligió ya que el estudio apunta analizar la relación de la víctima en crímenes violentos físicos. Se recolectó información de condenas de los tribunales escritos en relación con el número de víctimas, relación víctima y de género, arma utilizada, el grado de la lesión, el tiempo y el lugar del crimen, si los demás estaban presentes en la escena del crimen, si el delincuente fue el único autor y si el ofensor estaba bajo la influencia de alcohol o drogas. Algunas de las condenas (n = 108) incluían más de un crimen violento, y en algunos casos la clasificación del crimen cubría actos violentos contra varias víctimas. El mayor número fue un delincuente que había sido condenado por actos violentos contra ocho víctimas. De los 369 delincuentes, 13 fueron condenados dos veces durante el período de estudio. En total, se incluyeron 555 crímenes violentos, dirigidos a 615 víctimas. Durante el período de estudio de 9 años, 39 mujeres delincuentes cumplían los criterios. Estas mujeres fueron excluidas de este estudio, sin embargo, ya que las diferencias de género son considerables con respecto a un comportamiento violento, a pesar de que los diagnósticos psicóticos / bipolares, en particular, parecen reducir la brecha de género.

Los resultados del estudio de la recolección de datos fueron los siguientes: La mayoría de las 615 víctimas habían estado expuestas a asalto físico (77%). Del resto, 9% fueron víctimas de homicidio, 6% de intento de asalto agravado y 8% de intento de asesinato. En 52 casos (8%) las víctimas murieron, y en 103 casos (17%) la lesión fue grave, lo que definió como un tratamiento hospitalario. En el 66% de los crímenes, el delincuente usó solo sus manos o puños contra la víctima, en tres delitos el delincuente usó un arma de fuego y en uno de estos casos la víctima murió. Un cuchillo era el arma más común (18%). De lo contrario, se registraron una amplia variedad de armas, incluidas macetas, piedras, patas de mesa y pesas. En el 80% de los casos en que la víctima sufrió lesiones graves o murió, se utilizó algún tipo de arma, en comparación con el 20% cuando no hubo lesiones o lesiones menores. Las víctimas masculinas eran más propensas a ser atacadas con un arma que las mujeres víctimas.

En cuanto a la relación con la víctima, aproximadamente la mitad de las víctimas no conocían al delincuente, la mayoría de las cuales eran completamente desconocidas (como un hombre desconocido en una parada de autobús). De las víctimas que no eran conocidas por el delincuente (n = 328), el 42% eran personas atacadas mientras desempeñaban sus funciones profesionales: las dos ocupaciones más frecuentes eran policías y agentes de seguridad en 50 casos y personal en clínicas psiquiátricas en 35 casos. En 27 de los casos (11 hombres y 16 mujeres víctimas) no fue posible a partir de la condena determinar la relación de la víctima, y ​​estos casos fueron por lo tanto excluidos de los análisis pertinentes. Dos de las víctimas femeninas en este grupo resultaron gravemente heridas. Las 588 víctimas restantes, 327 hombres y 261 mujeres, se distribuyeron en tres grupos: Familia de origen (n = 77) formada por padres, hermanos y abuelos, relaciones sentimentales (n = 183) compuesta por parejas, ex parejas o personas conocidas. para el ofensor, y desconocido (n = 328). La muestra total de víctimas incluyó a 15 niños menores de 18 años, 8 niñas y 7 niños. De estos, 11 niños eran desconocidos para el delincuente, dos eran hijos de la pareja del delincuente, el delincuente conocía a un niño y, en un caso, la víctima era el propio hijo del delincuente. Ninguno de los niños fue asesinado, un niño conocido por el delincuente resultó gravemente herido, pero los 14 restantes sufrieron lesiones menores o fueron víctimas de intentos de crímenes violentos.

Resumimos por tanto que aunque la violencia cometida por delincuentes con trastornos mentales graves atrae de manera intermitente la atención de los medios debido a características que parecen extrañas o impactantes (lo que aumenta el miedo público y las actitudes negativas hacia los enfermos mentales), se debe enfatizar que a pesar del hecho de que el presente estudio examina solo las clasificaciones de delitos más graves e incluye solo crímenes violentos, las lesiones se categorizaron como menores en el 75% de los casos. Los familiares y la red inmediata del delincuente son las víctimas más expuestas al riesgo de violencia grave, y la probabilidad de que una mujer o un hombre no conocido sea gravemente herido o asesinado por un delincuente con esquizofrenia sigue siendo, según el presente estudio, pequeña. Muchos factores concurrentes están involucrados en un crimen violento, entre los cuales el tipo de enfermedad mental, el consumo de alcohol o drogas y la relación con la víctima son importantes y más fáciles de medir. Otros factores más sutiles son la interacción entre el delincuente y la víctima y el proceso anterior al acto violento. El hecho de que solo las formas más graves de violencia dentro de la familia sean llevadas ante la justicia se indica en el presente estudio.

Análisis de los delincuentes sexuales armados frente a aquellos que no usan armas. Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Preliminary insights and analysis into weapon enabled sexual offenders” de Paul Dawson, Alasdair Goodwill y Louise Dixon,  que explican las diferencias encontradas entre los delincuentes sexuales que atacan usando armas y los que no usan instrumentos para sus ofensas.

El uso de armas como parte de una conducta delictiva más amplia ha aumentado tanto la conciencia pública como el interés de investigación y elaboración de Iniciativas en justicia penal para abordar el problema. En Inglaterra y Gales esto se puede ver en las encuestas de opinión pública a gran escala y las estadísticas registradas por la policía. Por ejemplo, en 2012 el 51 por ciento de los intentos de homicidio, el 22 por ciento de los robos y el uno por ciento de las violaciones involucraron un cuchillo o instrumento afilado. Dichas estadísticas pueden ser de interés en términos de tendencias, perfiles de problemas o desarrollo de políticas, pero no fueron diseñadas específicamente para medir la prevalencia de armas.

Ha habido una variedad de investigaciones criminológicas que han incluido el uso de armas en parte, asociándolo con una variedad de factores como la experiencia criminal, impulsividad, psicopatía, fantasías agresivas frecuentes, enfermedad mental del delincuente, etc. El “efecto de las armas” afirma que la mera presencia de un arma hace que las personas se comporten de forma más agresiva, lo que podría tener implicaciones para las investigaciones policiales para predecir la peligrosidad o la escalada de delincuentes. Diversas investigaciones afirman que los delincuentes sexuales que usaban armas eran un grupo complejo, por ejemplo, que mostraban más violencia en su carrera, psicosis, sadismo, alcoholismo, drogadicción y trastorno de la personalidad.

Uno de los beneficios de examinar conductas específicas de la escena del crimen, como el uso de armas para la policía, se relaciona con el concepto de perfil del delincuente. Este es un término general con numerosas definiciones, pero para el presente artículo se define como la identificación de la personalidad principal y las características de comportamiento de un delincuente en función de cómo se cometió un delito, y en particular la suposición de homología. El supuesto de homología establece que cuanto más similar es un crimen y cómo se comete (o diferente), más similares (o diferentes) deberían ser los delincuentes. Con base a este concepto, se esperaría que los delincuentes habilitados para armas fueran demográficamente diferentes a los delincuentes que no tienen armas y, por lo tanto, el análisis específico enfocado en armas debería dar frutos para las investigaciones. La investigación que resumimos se centra en las diferencias encontradas en los delincuentes que cometían crímenes violentos y sexuales, y concluyeron que dos temas dominantes eran importantes para entender por qué los delincuentes usan armas. Estas fueron pruebas de planificación (por ejemplo, temas relacionados con el oportunismo y el control) y el uso emocional de un arma (por ejemplo, temas relacionados con la ira y el poder).

Las preguntas que trata de resolver la investigación son:  ¿Cuál es la prevalencia de delincuentes sexuales con armas en el Reino Unido? Y  ¿Cuáles son las diferencias entre delincuentes sexuales armados y no armados en términos de: variables demograficas; forma de ataque, e identificación de las variables que mejor predicen a los infractores que usan armas?.

Para resolver a estas preguntas se usó una muestra de 1.618 asaltos sexuales graves resueltos registrados por la Sección de Análisis de Delitos Graves (SCAS) de la Agencia del Crimen Organizado Serio. SCAS es una unidad analítica con responsabilidad nacional para llevar a cabo un trabajo analítico en nombre de todas las fuerzas policiales. SCAS recopila y analiza información sobre delitos graves que cumplen sus criterios, sobre todo asesinatos desconocidos y agresiones sexuales graves y / o violaciones. La muestra incluyó violaciones (n = 1.273), agresiones indecentes (n = 177) e intentos de violación (n = 168) con una víctima solitaria y un delincuente solitario. No hubo casos duplicados. Todos los casos de SCAS que cumplieron con estos criterios se proporcionaron para el análisis. Todas las infracciones tuvieron lugar en el Reino Unido durante los últimos 25 años, y la mayoría de los casos (85 por ciento) se cometieron después del año 2000. El resto se produjo en gran medida en la década de 1990 (14 por ciento) con números muy pequeños en la década de 1970 (n = 2, 0,1 por ciento) o años ochenta (n = 17, 1 por ciento).

Todos los ofensores eran hombres. Las edades estaban disponibles para la mayoría de los delincuentes (n = 1,519, 94 por ciento): la edad media fue de 28 años. El 39% tenían empleo, otro 33% eran estudiantes, y un 21% desempleados. En términos del estado de relación de los delincuentes, la mayoría eran solteros (n = 640, 40 por ciento); un número menor estuvo casado (n = 168, 10 por ciento); separados (n = 34, 2 por ciento); o divorciado (n = 46, 3 por ciento). La mayoría de los delincuentes eran blancos europeos (n = 1,157, 72 por ciento). La mayoría de las víctimas eran mujeres (n = 1,533, 95 por ciento). La edad media de la víctima era de 25 años, con un amplio rango (de 2 a 93 años). La mayoría de las víctimas eran blancas europeas (n = 1,254, 78 por ciento).

Los datos anónimos se proporcionaron a los autores en forma de hoja de cálculo de Microsoft Excel que contenía variables que describían los datos demográficos básicos de la víctima y el delincuente (si se conocía), uso del arma, cómo se aproximaba el delincuente, comportamientos ofensivos, niveles de daño a la víctima, las precauciones usadas por el ofensor y cualquier diálogo verbal del ofensor durante la ofensa. Todas las variables en los datos eran binarias (es decir, el comportamiento presente o no). Las variables por encima del 95 por ciento o por debajo del 5 por ciento de frecuencia fueron eliminadas de acuerdo con investigaciones previas que argumentan que no agregan valor en términos de diferenciación entre los delincuentes dada su frecuencia. Las variables que se eliminaron fueron; asalto (99 por ciento); agresión sexual (99 por ciento); lesiones graves (3%), cualquier tema verbal (98%); atacar en un lugar desconocido (2 por ciento); todos los sitios de lesiones corporales específicos fuera de la cabeza o la cara (es decir, genitales 0,3 por ciento, senos 0,9 por ciento, manos 0,3 por ciento); violencia inmediata (4 por ciento); ofensor separado (2 por ciento); ofensor divorciado (4 por ciento); la discapacidad física del interno (2 por ciento); delincuente sin hogar (2 por ciento); un enfoque relámpago (2 por ciento); masturba a la víctima (2 por ciento).

Los grupos de variables menos frecuentes se unieron en variables individuales en casos temáticamente similares. Estos incluyeron una variable de “disfunción sexual” creada que fusionó la “eyaculación retardada” individual, la “eyaculación precoz” y la “incapacidad para mantener la erección”; una “variable de sexo degradante” que combina “inserción de objetos”, “sexo anal”, “eyaculación sobre la víctima”; una variable de “agresión verbal” que fusionó “el delincuente insulta a la víctima” y “el delincuente usa lenguaje abusivo”; un tema verbal personal que fusionó al ofensor “tranquilizador”, “disfrute de la víctima”, “relación”, “cumplido” o “disculparse” con la víctima; una variable de “precauciones forenses” que fusionó al delincuente usando “guantes”, “condón”, “destruyendo la medicina forense” o “bañando / limpiando a la víctima” después de la ofensa. Un pequeño número de variables nuevas se resumieron a partir de los datos para examinar los casos más extremos, como el delincuente presentando “más de un arma”, “dos o más lesiones en la cabeza o en la cara” y “dos o más precauciones”.

Los resultados, en función de las dos preguntas planteadas fueron las siguientes. En cuanto a la pregunta “¿Cuál es la prevalencia de delincuentes sexuales con armas en el Reino Unido?”, los resultados indican lo siguiente: Un total de 316 (20 por ciento) de los 1,618 delincuentes utilizaron armas durante la ofensa. El arma más frecuente fue un cuchillo (n = 255, 81 por ciento de los usuarios de armas) con un menor número de armas de fuego (n = 24, 8 por ciento) y objetos contundentes identificados (n = 42, 13 por ciento). Esto suma más del 100 por ciento debido a un pequeño número de delincuentes (n = 22, 7 por ciento) que usan más de un arma durante la ofensa.

¿Hay diferencias demográficas entre delincuentes armados y no armados? No se encontraron diferencias significativas entre los delincuentes armados y no armados en términos de su edad, salud mental, estado sentimental o etnia. Los delincuentes que utilizaron armas eran significativamente más propensos que los delincuentes no armados a tener empleo, tener una disfunción sexual de algún tipo (aunque sigue siendo una minoría dentro de ambos grupos) y tener más actos delictivos en su historial.

¿Hay diferencias en la forma de ataque entre los que usan y no usan armas? La cercanía usando técnicas de confianza (por ejemplo, presentarse como una figura de autoridad u ofrecer asistencia a la víctima) fue utilizado significativamente más a menudo por el grupo no armado que por los usuarios del arma. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a usar un acercamiento por sorpresa y atacar al aire libre.

En cuanto al daño producido, la lesión fue significativamente más probable durante las ofensas armadas. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a infligir una lesión moderada o mínima. Tres cuartas partes de las lesiones para el grupo no armado usaron violencia mínima. Además, los delincuentes armados eran significativamente más propensos a infligir dos o más lesiones en la cabeza.

Los comportamientos de ataque sexual degradantes (por ejemplo, la eyaculación en la víctima, la inserción de objetos y la penetración anal) fueron significativamente más altos para los delincuentes armados. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a robarle a la víctima durante la ofensa. La mayoría de las víctimas, independientemente del uso de armas, resistieron al agresor ya sea verbal o físicamente. Aunque, los delincuentes armados encontraron una resistencia verbal significativamente mayor, recibieron menos resistencia física de las víctimas. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a involucrar sexualmente a su víctima como parte de la ofensa, por ejemplo, obligando a la víctima a masturbar o practicar sexo oral al atacante.

Se describió que la mayoría de los delincuentes tenían al menos una amenaza verbal durante la ofensa, aunque los delincuentes armados eran significativamente más propensos a presentar esa amenaza verbal. En cuanto a las precauciones tomadas, los delincuentes armados eran significativamente más propensos a usar cualquier tipo de precaución durante su ofensa, especialmente para ocultar su identidad.

En cuanto a la pregunta formulada de si pueden identificarse las variables que mejor predicen a los delincuentes armados, todas las variables que alcanzaron significación en el análisis previo que comparaban ofensores sexuales con y sin armas se retuvieron para un posterior análisis multivariable (un total de 47 variables). Las variables estadísticamente significativas dentro del modelo de agresores que usaron armas fueron: uso de restricciones, secuestro o detención ilegal, tema verbal en torno a la seguridad, tema verbal en relación personal / relación, violencia no solo por resistencia, víctima masturbando al delincuente, violencia después del contacto, robo / robo de la víctima, uso de drogas o alcohol por parte de las víctimas, algo de violencia en la resistencia, y un tema verbal sexual de ofensor. Cada una de estas variables fue significativa.

Las variables significativamente asociadas con la ofensa no armada fueron: una víctima femenina, usando un enfoque de confianza, resistencia física de la víctima, un delincuente usando un vehículo y conductas sexuales degradantes. Las variables abuso de menores y besos en la cara del delincuente no llegaron a ser variables significativas.

« Siguientes entradas