clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: diciembre 2017

Delincuentes sexuales online desde una perspectiva de adicción a Internet (I). Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, os presentamos un resumen del interesante artículo “Understanding Sexually Deviant Online Behavior from an Addiction Perspective” de Kimberly Young, en donde se explica el comportamiento de los delincuentes sexuales online desde la perspectiva de la adicción al sexo en Internet. En esta primera parte trataremos el contexto y la motivación de estos delincuentes, y en un segundo artículo hablaremos sobre la comparativa entre el comportamiento de los delincuentes sexuales online y los delincuentes sexuales del entorno físico, ambos desde un enfoque de delincuencia sexual infantil.

Este artículo examina el fenómeno emergente de la delincuencia sexual virtual, basado en un estudio de 22 entrevistas forenses, describiendo un marco para comprender este tipo de delincuente sexual desde una perspectiva clínica. Específicamente, este estudio examina el papel de la adicción al sexo en línea en el desarrollo de la delincuencia sexual virtual y describe cinco etapas desde el inicio hasta el encarcelamiento que sigue el delincuente sexual virtual. Más importante aún, este documento diferencia los patrones de comportamiento en línea de los delincuentes sexuales virtuales que sugieren que son usuarios de fantasía que incursionan en temas pedófilos en comparación con los delincuentes sexuales “clásicos” que buscan a los niños para la gratificación sexual.

Las estadísticas más actuales muestran un fuerte aumento en el número de depredadores sexuales que usan Internet como herramienta de búsqueda de niños vulnerables, para contactar con ellos y ganarse su confianza con fines delictivos. Aunque las cifras son difíciles de documentar, estos delincuentes son claramente parte de la ola de crímenes de la era de Internet. Dada la falta de restricciones en el ciberespacio y su subcultura sexual, los depredadores tienen un nuevo medio no solo para buscar potenciales contactos con niños, sino también para unirse y sindicalizarse con otros usuarios de una manera que les permita validar y normalizar sus tendencias sexuales. Por ejemplo existen salas de chat en el ciberespacio con nombres como “Daddy4daughter”, “Men for Barely Legal Girls” y “Family Fun”. Si bien estas salas tienen el nombre de salas de chat de “fantasía solamente” y requieren que los participantes tengan más de 18 años, es difícil descifrar qué es un hecho y qué es una fantasía, basado en los diálogos de chat en dichas comunidades virtuales. No está claro, a partir de la discusión, si los usuarios están describiendo historias ficticias, fantasías sexuales e historias sobre actividades pasadas o planes para el futuro. A diferencia del mundo físico, los mensajes convencionales sobre el comportamiento sexual son generalmente ignorados en el ciberespacio. Los usuarios son “libres” (en cuanto a la posibilidad de ser anónimos y no controlados) de explorar temas pedófilos dentro del entorno sexualmente desinhibido de Internet. De esta forma, el ciberespacio se convierte en un habilitador que permite a los usuarios crear contenido personalizado sin limitaciones que les brinde una salida para explorar el comportamiento sexual en línea desviado.

Los primeros estudios sobre la sexualidad en Internet, o “cibersexo” distinguieron varias motivaciones para la comunicación erótica de la computadora, desde flirteos leves hasta la búsqueda y el intercambio de información sobre servicios sexuales y discusiones sobre conductas sexuales desviadas específicas. Postularon que el cibersexo le permite a una persona desarrollar fantasías sexuales que de otro modo habrían sido extinguidas si no fuera por el refuerzo de la retroalimentación inmediata proporcionada por las interacciones en línea. A medida que Internet ganó popularidad, los investigadores comenzaron a identificar patrones similares en los aspectos adictivos de la comunicación en línea. La adicción a Internet, como suele llamarse, es una preocupación patológica con el uso de Internet, y puede ocasionar problemas ocupacionales, sociales, familiares y psicológicos significativos.

En uno de los estudios más grandes de sexualidad en línea, (“Sexuality on the Internet from sexual exploration to pathological expression” de Cooper, Scherer, Boies y Gordon, en 1999), con una muestra de 9.177 encuestados, 86% de ellos hombres, se encontró que las interacciones más poderosas y potencialmente problemáticas ocurrieron en las salas de chat en línea. Según el estudio, esto parece corroborar una asociación de comportamiento sexualmente compulsivo o adictivo con aislamiento social. También se descubrió que los compulsivos sexuales en línea se aislaban socialmente cada vez más cuando se retiraban a un mundo de fantasía sexual dentro de la computadora. La mayoría de estos casos involucraban a hombres que previamente no tenían antecedentes de adicción sexual, no tenían antecedentes de alquilar películas para adultos, ni visitaban clubes de striptease, pero su único problema con el sexo provenía del uso de Internet. Los usuarios pueden explorar partes más oscuras de su sexualidad usando el contexto anónimo e ilimitado de Internet, cambiando su nombre, edad, ocupación o descripción física. Una mujer puede fingir ser lesbiana en línea o un hombre de mediana edad puede pretender ser un semental joven y caliente cuando habla con mujeres en una sala de chat en línea. Young se refirió a estos individuos como “usuarios de fantasía” que utilizaban salas de chat en línea y mensajes instantáneos con el propósito expreso de jugar rol en el chat de fantasía en línea. Los usuarios de fantasía a menudo progresaban hacia un diálogo sexualmente más explícito como una novedad creada a través del ciberespacio, y dentro del contexto anónimo de estos entornos virtuales, experimentaban gradualmente con tipos de chat más explícitos. Los usuarios de fantasía ocultan sus interacciones en línea a los demás y, a pesar de los posibles sentimientos de culpa o vergüenza, suelen seguir participando en tales actos. Basado en un análisis de estudio de caso, el artículo que resumimos en esta entrada examina la perspectiva psicológica de los delincuentes sexuales en línea y el papel del ciberespacio en el desarrollo de la conducta desviada. Específicamente, este artículo describe cómo estos “usuarios de fantasía” en línea pueden ser evaluados desde una perspectiva de adicción, y utilizando el modelo de cinco etapas de Young se explica el desarrollo de la compulsividad sexual en línea, examinando cómo los usuarios de fantasía progresan desde las conductas sexuales desviadas en línea con adultos hasta las conductas sexuales desviadas en línea hacia niños.

Para el estudio participaron 22 clientes atendidos a través del Centro de Adicción en línea. El Centro para la adicción en línea se estableció en 1995 y brinda educación, apoyo y tratamiento a las personas preocupadas por la adicción a Internet. En todos los 22 casos, los clientes fueron arrestados por conducta sexual inapropiada con menores a través de Internet. En cada caso, esta fue una primera ofensa y los clientes no tenían antecedentes penales o antecedentes sexuales con niños. Los clientes tenían edades comprendidas entre 34 y 48 con una media de 38. El 58% trabajaban como ingenieros, médicos o abogados; el 17% eran trabajadores obreros, a menudo trabajando en fábricas o en la industria manufacturera, 15 % estaban desempleados, y 10% estaban en discapacidad. En diez casos, se encontraron grandes colecciones de imágenes pornográficas descargadas de Internet, en tres casos, las imágenes contenían pornografía infantil, y en un caso, el cliente tenía una larga historia de conocer a mujeres en Internet para tener relaciones sexuales.

En el momento del arresto, el 47% de los clientes sufría de depresión o ansiedad, el 39% tenía antecedentes de alcoholismo o dependencia de drogas, el 19% tenía antecedentes de adicción al sexo y el 10% tenía antecedentes de abuso sexual. En todos los casos, los clientes se involucraron en salas de chat para adultos pedófilos, sin saberlo, charlando con un agente federal o un agente de policía que presentaba en línea como menor de edad. El agente encubierto estableció una personalidad en línea de una niña o un niño pequeño, y las conversaciones en línea condujeron a una reunión concertada en la vida real. En diez de los casos, los clientes llegaron al lugar de reunión designado, pero al ver al señuelo de la policía (alguien haciéndose pasar por un menor), no hicieron ningún intento de acercarse al menor y fueron arrestados en la escena. En nueve casos, los clientes fueron detenidos inmediatamente al llegar al lugar de reunión designado. En dos casos, el cliente nunca se presentó a la hora acordada y fue arrestado en su casa por intentar cometer una conducta sexual inapropiada con un menor a través de Internet. En un caso, el cliente se sentó con el señuelo de la policía y luego fue arrestado.

Los patrones de comportamiento en línea se analizaron en cada caso mediante entrevistas clínicas y materiales de descubrimiento disponibles, como informes psicológicos, notas de progreso de los terapeutas que tratan actualmente al individuo, informes previos a la sentencia, órdenes judiciales o declaraciones juradas de los investigadores y transcripciones de los diálogos de la sala de chat. A los clientes también se les administró la “Internet Addiction Scale” desarrollada por Young, un cuestionario de ocho ítems que examina síntomas de adicción a Internet, como la preocupación del usuario por el uso de Internet, la capacidad de controlar el uso en línea y la necesidad de usar Internet para estos fines a pesar de sus posibles consecuencias. Este instrumento de evaluación modificó los criterios de DSM para juegos patológicos y evaluó el uso no esencial de la computadora o de Internet del cliente (es decir, el uso no comercial o académico relacionado). Los clientes se consideran usuarios adictos al responder “sí” a cinco (o más) preguntas durante un período de seis meses (salvo que según el DSM la desviación responda más claramente a un episodio maníaco).

En los 22 casos estudiados, los clientes cumplieron con los criterios básicos de adicción a Internet. Al igual que un alcohólico consume mayores niveles de alcohol para lograr la satisfacción, los clientes rutinariamente pasaban una gran cantidad de tiempo en línea. Los clientes hicieron todo lo posible para enmascarar la naturaleza de sus actividades en línea, principalmente para ocultar el alcance y la naturaleza del comportamiento. En la mayoría de los casos de trastorno por control de impulsos, la compulsividad de un individuo a menudo se asocia con estados de tensión y agitación cada vez más dolorosos que se alivian al completar el acto. El comportamiento compulsivo sirve para reducir la tensión emocional subyacente y sirve como recompensa por el comportamiento futuro. Por ejemplo, un alcohólico a menudo se ve obligado a beber en momentos de estrés excesivo o momentos de tensión; del mismo modo, los clientes informaron que encontraron que recurrieron a Internet para encontrar alivio de los momentos de tensión mental y agitación presentes en sus vidas. Es decir, su uso de Internet no se trataba tanto de usarlo como una herramienta de información, sino cómo una forma de encontrar un escape psicológico para hacer frente a sus problemas.

En el próximo artículo hablaremos sobre la comparativa entre los delincuentes sexuales infantiles del entorno físico y los delincuentes sexuales infantiles del entorno virtual, y resumiremos, usando la “Escala de Adicción a Internet” de Young, las 5 etapas por las que pasan los delincuentes sexuales online desde una perspectiva de adicción, desde que descubren una sala de chat o web de adultos, hasta la fase de desesperación y arrepentimiento.

Método DATINK: Datación de tintas de hasta 5 años de antigüedad. Club Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “DATINK pilot study: An effective methodology for ballpoint pen ink dating in questioned documents”, de los autores I. San Román, L. Bartolomé, M.L. Alonso y R.M. Alonso, de la Universidad del País Vasco, y M. Ezcurra, de LEYAS (Investigaciones Forenses Documentales), de Pamplona que presentan un estudio piloto sobre la datación de tintas en documentos en un rango de tiempo de hasta 5 años.

La datación de documentos es un campo fundamental en la ciencia forense.  Establecer la edad aproximada de una tinta plasmada en un documento es, en multitud de ocasiones, una tarea compleja y no exenta de controversia en el campo de las ciencias forenses. Entre las múltiples aproximaciones teóricas que buscan alcanzar este fin, quizá una de las más prometedoras es el análisis de los disolventes en las tintas de los bolis ballpoint basado en la utilización de dos tipos de análisis químicos distintos: la cromatografía de gases y la espectrometría de masas. Estos métodos, en ocasiones, aportan respuestas ambiguas o de poca fiabilidad en determinados casos. Sin embargo, con la metodología de datación por tinta DATINK encontramos un método fiable, óptimo y menos invasivo que otras técnicas, para realizar esta función, a través del estudio de la desaparición de los solventes volátiles a partir de la entrada de la tinta que podemos encontrar en los documentos escritos con bolígrafos de tipo “ballpoint” (los bolígrafos son de tipo BIC).

Para desarrollar el proyecto y comprobar su eficacia, usaron bolígrafos BIC, una de las marcas más habituales y, por tanto, son también los más utilizados en los documentos que se someten a peritaje judicial. Se realizaron numerosos escritos, en diferentes fechas y con presiones de trazo diferentes. Durante el transcurso del tiempo, se analizó la evolución de los compuestos volátiles presentes en la escritura, centrándose especialmente en el disolvente denominado 2-phenoxyethanol (PE) que se encuentra en el 80% de las tintas de este tipo de bolígrafos. Al analizar la cinética de su desaparición, los autores del proyecto crearon un patrón que relaciona el estado de los compuestos de la tinta con el tiempo transcurrido. Esta técnica consiguió precisar la edad de la tinta en documentos escritos con una antigüedad de hasta 5 años, con un margen de error de solo el 21%.

Este método por tanto permite igualmente comparar la edad de dos muestras de tinta, siempre que las tintas comparadas se encuentren en el mismo papel, ya que los efectos del tipo de papel no pueden ignorarse.

No obstante, esta metodología representa un proyecto piloto que aun precisa de una investigación más profunda a la hora de evaluar los límites de aplicabilidad a distintas tintas y marcas de bolígrafos, con el objetivo de universalizar el método y reducir así sus posibles limitaciones.

Psicopatía y empatía ¿mutuamente excluyentes?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Adaptive Psychopathy: Empathy and Psychopathy are Not Mutually Exclusive”, de los autores Stephen Mihailides, Roslyn Galligan y Glen Bates, del Deparatamento de Ciencias Psicológicas de la Universidad Swinburne, Australia, que presentan un trabajo de investigación sobre la posibilidad de que la empatía y la psicopatía no sean mutuamente excluyentes para la psicopatía de rango normal.

 La investigación de estos autores se desarrolla en la dirección de demostrar que en la mente del psicópata, el procesamiento empático queda retenido al mismo tiempo que se eleva el estado psicopático del sujeto. Las elevaciones en el estado de psicopatía se predicen en respuesta a acontecimientos que son representados por los sujetos como una amenaza de supervivencia. Dicho de otro modo, el estudio actual prueba el principio de que el estado de psicopatía emerge cuando los individuos experimentan una amenaza de supervivencia, por lo que dicho estado se puede dirigir a las personas, situaciones, contextos, culturas, leyes o normas sociales que resulten ajenas a las propias, y sin embargo, el procesamiento empático se aplica para los demás.

Para probar estas hipótesis, los niveles de empatía de los participantes se midieron para dos grupos distintos. En condiciones de inducción de psicopatía, provocada por una amenaza de supervivencia y atribuida a una incursión territorial por extraños moralmente desviados, se planteó la hipótesis de que los niveles de empatía disminuirían significativamente solo para los desviados morales. Al mismo tiempo, no se esperaba pérdida de empatía de los participantes hacia sus seres queridos cercanos. Se concibió una prueba de empatía concurrente, como una medida de los niveles de empatía relativa de los participantes, a tres grupos distintos. Se anticipó que la empatía de una persona hacia las personas que consideran sus seres queridos más cercanos debería ser mayor que su empatía general hacia los miembros de la comunidad. A modo de contraste relativo, se esperaba que la empatía general de una persona por los miembros de su comunidad fuera más alta que su empatía con los extraños moralmente desviados, que representan la amenaza de supervivencia.

Para ello, realizaron el estudio con 68 personas (38% hombres, media de edad de 25 años) con niveles normales de psicopatía. A cada uno de ellos se les mostró una presentación de diapositivas del Holocausto, de las torturas en Abu Ghraib, del genocidio Camboyano, y de los disturbios de Brixton, con subtítulos en las diapositivas como “Transmisión de emergencia” y “Estado de emergencia”. Al tiempo que el sujeto observaba las diapositivas, escuchaba a través de audífonos una grabación del siguiente tipo:

(Nombre del sujeto), tu sociedad tiene un nuevo mandato social que abarca un nuevo orden social. Se ha impuesto una ideología (explicación de ideología inmoral). Sus millones de partidarios han subvertido el poder, tomado el control de la maquinaria financiera del país, asegurado los activos militares y tienen un fuerte control del país. Las nuevas leyes de la sociedad imponen (explicación de actividades y prácticas inmorales, como obligatorias). Los comentaristas internacionales han nombrado a los miembros de esta nueva sociedad como desviadores morales. También tiene nuevas leyes que hacen que sea una ola criminal vivir según las viejas leyes de la sociedad. Como tal, lo que los desviadores morales llaman un “disidente social” es cualquier persona del viejo orden mundial. Las personas del antiguo orden se consideran Enemigos del Estado, y puede ser aprehendido. Un desviado moral que entrega un Enemigo del Estado a las autoridades tiene garantizada (explicación de recompensa inmoral). Una vez detectados, los Enemigos del Estado son sometidos a la fuerza a un proceso de conversión a la nueva realidad. Si no se convierten y se convierten abiertamente en desviados morales, son castigados bajo las nuevas leyes morales desviadas y son (explicación de castigo inmoral). Una vez convertido, un nuevo desviado social debe demostrar su fidelidad al Estado y sus nuevas leyes, mediante seis meses de servicio voluntario a (explicación de servicio inmoral). Tú, (nombre del participante), estás atrapado en esta nueva revolución social, rodeado por ella.”.

Tras ello, se pregunta a los participantes sobre cómo formarían un plan de escape a través de diferentes ideas mostradas en ítems en los que se debe marcar si el participante se siente identificado (valor 6) o nada identificado (valor 0) con la idea. Se pidió a los participantes que respondieran a cada elemento, dos veces, para dos contextos de respuesta. Un contexto de respuesta fue para “mi gente cercana”, y el segundo fue para “desviados morales”.

Las capacidades de procesamiento dual e independiente de la mente empática y de la mente modular psicopática fueron evidentes en los hallazgos del estudio. Se mantuvo la capacidad de empatizar con los seres queridos cercanos y con el resto de la comunidad, sin ningún tipo de disminución en la misma, mientras que la empatía disminuida surgió para el grupo específico objetivo (desviados morales), quedando demostrado por tanto que, en sujetos con psicopatía de rango normal, la empatía y la psicopatía no son mutuamente excluyentes.

¿Es fiable el estudio forense de las dimensiones del pie para predecir el perfil biológico del individuo?

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Prediction of Biological Profile from Foot Dimensions”, de los autores Abdullahi Suleiman y Adamu A. Rufa (Colegio de ciencias médicas de Nigeria) y Adamu Ahmad y Abubakar Tijjani (Hospital pediátrico Hasiya Bayero), que exponen si el peso corporal y la altura del arco del pie pueden afectar a la precisión en el estudio forense de las huellas del pie para obtener perfiles biológicos.

El estudio del pie humano y sus impresiones tiene innumerables implicaciones en la práctica médico-legal y forense, ya que en ocasiones los expertos forenses no se enfrentan con nada más que una huella de pie para determinar el perfil biológico de una víctima (de hecho, la tarea principal de un podólogo forense es contribuir al establecimiento de la identidad personal a través de un examen cuidadoso de una huella de pie). El pie y sus impresiones son exclusivas de un individuo y se sabe que sus dimensiones son confiables en la predicción del perfil biológico. Un número significativo de ecuaciones de regresión para la predicción del perfil biológico se derivan de las dimensiones del pie en sujetos vivos. Con respecto al peso aplicado al pie, los arcos del pie pueden deformarse y revertirse a la alineación normal, cambiando la forma y el tamaño del pie. Las deformidades de esos arcos también pueden afectar las dimensiones del pie. Sin embargo, desde una perspectiva forense, hay muy pocas investigaciones que traten el efecto del peso corporal y la altura del arco en las dimensiones del pie o su efecto sobre la precisión de la predicción del perfil biológico. Este estudio discute brevemente la implicación forense del pie y el efecto del peso corporal y la altura del arco sobre la precisión de las ecuaciones de regresión derivadas del sujeto que soporta peso, así como de los sujetos con deformidades del arco.

Como ya sabemos, al ser el pie la parte más distal del cuerpo, es la parte de unión y presión entre el suelo y el cuerpo, y por tanto el sitio donde se aplican fuerzas externas al cuerpo. Por ello, el tamaño y la forma del pie se modifican durante el levantamiento de peso en comparación con el pie que no lleva peso, modificándose así la huella impresa. Además, el peso corporal del individuo parado comprime el pie y lo presiona contra el suelo, mientras que en posición acostada, no actúa sobre el pie, por lo que las dimensiones del pie serán diferentes según la posición. Por lo tanto, el profesional forense debe tener en cuenta los cambios que se producen en cuanto al soporte de peso del pie.

La medición de la longitud real del pie también puede estar sesgada por las deformidades del pie, como los “dedos en garra” y el “hallux valgus” (la deformidad que conocemos todos como “juanete”). Los “dedos en garra” a veces se encuentran en individuos con el pie arqueado, mientras que el “hallux valgus” se encuentra en individuos con un pie arqueado bajo mucho más a menudo. En el caso de los “hallux valgus”, el pie puede aparecer como más largo de lo normal, mientras que en los casos de “dedos en garra”, las cabezas del metatarsiano se deprimen más y la fascia plantar se aprieta aún más, por lo que el arco se vuelve más alto y por lo tanto, se reduce la longitud del pie.

Además de esto, es conocido que tanto la longitud del pie como la altura del arco tienden a aumentar con el aumento de la edad. De hecho, el crecimiento del pie está en sincronía con el cuerpo como un todo, ya que la estatura humana es un complejo anatómico de dimensiones lineales, por lo que la relación entre la altura del escafoides y la estatura puede considerarse como parte del proceso de crecimiento normal, donde las diversas partes del cuerpo aumentan proporcionalmente. Desde el punto de vista estadístico, sin embargo, se puede entender que debido a la correlación positiva que existe entre la estatura y la altura del escafoides, un aumento en la altura del escafoides resulta en un aumento en la altura y estatura del arco también. Sin embargo, es esta la hipótesis que tenemos que tomar con especial precaución, ya que en el caso de individuos con pies de arco bajo, la longitud del pie aumentará anormalmente mientras que la estatura permanecerá normal, y en el caso de individuos con pies de arco alto, la altura del arco habrá aumentado anormalmente y la longitud de pie habrá disminuido mientras que la estatura del individuo permanecerá normal.

Se concluye por tanto que tanto el peso corporal como la posición y las deformidades del arco pueden afectar a la precisión en el estudio forense del pie y sus huellas, siendo por tanto estos aspectos (peso, posición y posibles deformidades) factores que el forense debe de tener en cuenta al calcular las dimensiones del pie.