clubforenses.com

clubforenses.com

Mes: diciembre 2018

El impacto de las estrategias y las tácticas en la investigación de homicidios (II). Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana continuamos con el resumen del estudio “The Impact of Investigation Strategies and Tactics on Homicide Clearance” de Pizarro, Terrill y LoFaso; en él nos hablan de los cambios que llevó a cabo el Departamento de Policía de Rochester en los procedimientos de investigación de los homicidios.

En 2012 el departamento de Policía de Rochester implementó un nuevo protocolo de investigación, y con este estudio lo que se busca es comprobar si esas técnicas nuevas mejoraban el índice de resolución de casos.

Rochester es la tercera ciudad más grande del Estado de Nueva York, según el censo de 2010 tiene una población de 210.565 habitantes. La tasa de homicidios era de 19.9 por cada 100.000 habitantes, 3.9 puntos superior a la de la ciudad de Nueva York y 4.5 puntos más que la media nacional de EE. UU, según datos del FBI. El estudio se realizó durante dos años antes y dos años después de los cambios en el protocolo de investigación. En los dos primeros años hubo una media de 34 asesinatos por año y en los dos últimos una media de 32 asesinatos. Rochester es una de las ciudades más pobres del país.

Antes de los cambios había dos sargentos y cada uno controlaba a cuatro o seis investigadores. Cada semana había un equipo de guardia formado por un sargento y dos investigadores y ellos se hacían cargo de todos los homicidios que acontecían durante esa semana e investigaban todo sin ayuda del resto de personal de su departamento. Un incremento en la plantilla debido a restructuraciones, fue una de las variables que motivó el cambio.

El departamento cambió su protocolo de actuación en enero de 2013. El departamento contaba con tres sargentos, cada uno lideraba un equipo con cuatro investigadores. Cada semana, un sargento y dos de investigadores estaban de guardia para los homicidios que pasaban fuera de las horas de servicio. A parte podían llamar a más personal si las circunstancias del caso así lo requerían. El resto de la unidad podía colaborar durante la jornada laboral en tareas auxiliares de la investigación. Cuando el homicidio ocurre en horas de servicio todos los investigadores disponibles acuden a la escena. En el momento en que un equipo tiene un homicidio deja de estar de guardia para el resto de la semana y esta tarea recae sobre el siguiente equipo.  De los dos investigadores principales de cada caso, uno asumirá la función de líder, aunque en la práctica eso es indiferente ya que ambos se repartirán las tareas indistintamente.

Otro de los cambios más importantes que realizaron fue las reuniones de supervisión de los casos. Las reuniones de progresión del caso se programan regularmente, con el capitán y el teniente de la Unidad de Delitos Graves, también asisten a las mismas la Fiscalía y los miembros de la Policía Científica. También invirtieron en un “vehículo de comando”, que era un vehículo equipado con una sala de videoconferencia, vídeos, wi-fi y una pizarra blanca, que trasladaban a cada escena del crimen.

Se estudiaron 132 homicidios ocurridos durante cuatro años. Se estudiaron de cada caso las variables que estaban presentes en la literatura previa, como las relacionadas con el investigador (experiencia previa, número de casos), con la víctima (género, raza, edad, estilo de vida y antecedentes penales), con el hecho (arma usada, modo, testigos, lugar) y con el vecindario (nivel de vida, etnia mayoritaria).

Las variables del investigador se refieren tanto a la carga de trabajo como a la idoneidad del personal de la investigación. Los años de experiencia se refiere a la experiencia como investigador principal del policía encargado y el número de casos es el número de casos abiertos que tiene simultáneamente.

Las relacionadas con la víctima son bastante claras, género, edad, raza, el estilo de vida era si guardaban relación con la vida criminal, por ejemplo, si era miembro de una pandilla o traficante de drogas.

Las variables relacionadas con el hecho, el arma usada distinguía básicamente entre el uso de armas de fuego u otro tipo. El modo en que se llevo a cabo el hecho, era si víctima y agresor eran conscientes de la presencia del otro en el momento de cometerse el homicidio. Los testigos si había o no y si habían declarado ante la policía y en cuanto al lugar hace referencia a si se ha cometido en la residencia de la víctima o del agresor o en un lugar diferente.

En cuanto a las de vecindario, se utilizaron datos para saber los ingresos del barrio donde había ocurrido y ver si estaban por debajo, en la media o por encima de la media del país. La etnia hace referencia a la composición racial de la zona, dividiéndolo en tres grupos, mayoría de no blancos, integrado (número similar de no blancos y blancos) y mayoría de blancos.

En cuanto a los homicidios en sí mismos, se puede decir que la mayor parte de las víctimas fueron hombres (85%), afroamericanos (77%) y con edades entre los 15 y los 44 años (76%).  Generalmente eran cometidos con armas de fuego (67%), cara a cara (68%) y la víctima y victimario se conocía previamente (64%). Había como mínimo un testigo (66%) y la mayoría se produjo en un lugar diferente a la residencia (67%). La mayoría ocurrió en barrios con ingresos en la media y que estaban integrados.

El 68% de los casos se resolvieron en el tiempo que estuvieron en estudio. En la época anterior a los cambios se resolvió el 54% de los homicidios y en la posterior el 83% de los mismos. La mayor parte de los casos se resolvieron en los primeros siete días, pero la media está en 57 días, ya que hubo varios casos que se demoraron más de un año. En la primera época tardaban de media 75 días en resolver los homicidios y en la segunda solamente 44 días.

Como se ha visto los cambios sí que ayudaron a mejorar tanto la resolución del caso, como la rapidez del mismo. Además, se comprobó que cuanto más números eran los casos abiertos por investigador bajaba el porcentaje de resolución. Aquellos homicidios que se habían llevado a cabo cara a cara y en los que se contaba con algún testigo tenían mayores posibilidades de esclarecerse. Curiosamente parece ser que cuanto a más experiencia del investigador se percibe un descenso en las posibilidades de resolución del caso (en este caso concreto puede ser por dos circunstancias específicas, la llegada de nuevo personal y la mayor presencia de nuevas técnicas relacionadas con el uso de la tecnología y las redes sociales, a las cuales estaban más acostumbrados los investigadores de menos edad y por tanto menos experiencia).  Los casos en los que las víctimas estaban relacionadas con el mundo criminal tardaron menos tiempo en resolverse que aquellos en los que la víctima no guardaba relación con ese mundo. También se resolvieron más rápido aquellos homicidios que no se llevaron a cabo con un arma de fuego, o los que fueron cometidos en la residencia de la víctima o del agresor y los que tenían algún testigo.

Como se ha visto la resolución de un homicidio es un proceso complejo en el que entran en juego multitud de variables, tanto propias del hecho, la víctima o el lugar donde ocurre como las relacionadas con las características de la propia policía.

 

El impacto de las estrategias y las tácticas en la investigación de homicidios (I). Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “The Impact of Investigation Strategies and Tactics on Homicide Clearance” de Pizarro, Terrill y LoFaso; en él nos hablan de los cambios que llevó a cabo el Departamento de Policía de Rochester en los procedimientos de investigación de los homicidios.

Los homicidios tienen muchas consecuencias negativas para los familiares y amigos de la víctima y para la sociedad en su conjunto. A nivel social, algunos académicos han calculado que cada homicidio tiene un coste de 17,25 millones de dólares. Además, si los delincuentes no son atrapados el efecto disuasorio de las sanciones disminuye.

En EE. UU se considera resuelto un caso cuando la policía arresta y acusa a los delincuentes y los pone a disposición judicial o si el infractor muere. En la década de 1960 la tasa de resolución de los homicidios era de un 90%, en la actualidad es del 60%.

La mayor parte de la investigación actual sobre el esclarecimiento de homicidios se centra en la devaluación de la víctima, en las características del evento, la devaluación policial o el estilo de vida de la víctima. Lo relacionado con la devaluación de la víctima tiene que ver con la perspectiva discrecional o extra -legal. Esto está relacionado con que al investigar un homicidio los investigadores se verán “influenciados” por características extra legales como el estatus socioeconómico de la víctima y la demografía. Por tanto, viene a decir que es más posible que se quede sin resolver el homicidio de una persona de estatus social bajo ya que los policías están menos motivados y no se esfuerzan tanto.

En relación a las características del evento, esta teoría dice que todos los homicidios tienen mucho impacto y harán que los policías estén motivados para su resolución pero que debido a otras circunstancias (testigos, ubicación, armas de fuego…) algunos se resuelven y otros no.

La devaluación de la policía tiene que ver con la percepción de la comunidad. La asociación negativa entre tasa de resolución y víctimas no blancas con bajo estatus social es más atribuible a la devaluación de la policía que a la de la víctima. En áreas donde la población no confía en la policía es más posible que no colaboren en la investigación de los homicidios.

La perspectiva de estilo de vida de la víctima viene a decir que es más complicado resolver el homicidio con víctimas que tengan un estilo de vida desviado. Esto viene a ser personas relacionadas con el tráfico de drogas, con las pandillas o tener antecedentes penales. Los casos que involucran a criminales conocidos son más difíciles de resolver porque los policías tienen dificultad en encontrar testigos creíbles u obtener evidencias físicas.

Una línea que ha recibido muy poca atención es justamente la que se centra en el proceso de investigación.  Después de que se reporte un homicidio y la policía comience con su investigación, hay que ver si el detenido puede ser determinado por las acciones que lleven o no a cabo los investigadores.

El objetivo de la investigación de un homicidio es resolver el caso con el arresto del autor del mismo. El proceso de investigación puede dividirse en dos etapas: la preliminar y la complementaria. La primera de ellas se inicia cuando el primer policía llega a la escena del crimen. Las primeras acciones que se llevan a cabo es proteger la escena para preservar las evidencias físicas dejadas y si es posible detener al autor del crimen. También fotografían la escena para que quede constancia del estado en el que estaba cuando se personaron y recogen los hechos más importantes para realizar una línea de tiempo. La investigación complementaria es la que realiza el investigador asignado al caso, que incluye acciones como examinar la escena del crimen, realizar entrevistas y examinar las evidencias del caso. Este proceso es complicado y en su mayoría cognitivo, ya que es necesario recopilar información, evaluarla, interpretarla y tomar decisiones en base a las conclusiones que realicen.

La mayor parte de los estudios que se centran en el proceso de investigación como la variable principal para la resolución de un homicidio comparan los departamentos de policía con altos y bajos índices de resolución. Estos estudios sugieren que las técnicas de investigación tienen como mucho un efecto marginal en la resolución del caso. Los arrestos están influidos por la investigación preliminar que ha llevado a cabo la patrulla que se persona en primer lugar, la información que ha facilitado los testigos y por el procedimiento administrativo rutinario. Otros investigadores encontraron que el esclarecimiento del homicidio está completamente fuera del control de los investigadores y que depende de las características del homicidio.

Otros estudios determinaron que ni la experiencia del investigador ni la cantidad de oficiales y los gastos económicos del departamento eran variables significativas para la resolución de un homicidio. También se han analizado la carga de trabajo, el número de casos abiertos, el tiempo que ha pasado el último caso del investigador y parece ser que está última variable es la única que tiene relevancia, pudiendo ser debido al efecto de oxidarse.

Por el contrario, otros estudios han demostrado que sí que son importantes las tácticas de investigación. Un estudio que se realizó en el Departamento de Policía de Boston demostró se mejoraba un 18% el índice de resolución de homicidios con un aumento de investigadores, una capacitación extensa en prácticas de investigación y análisis forenses, desarrollar protocolos estándares de investigación y reuniones mensuales para revisar los casos abiertos.

Uno de los factores más importantes para la resolución de un homicidio es la cooperación de los testigos. También se asocia un mayor éxito con la velocidad a la que se notifica a los investigadores de homicidios y al equipo forense y el tiempo que estos tardan en llegar a la escena. La investigación que se lleve a cabo durante las primeras 48 horas es vital para el esclarecimiento del homicidio. Los departamentos que consiguen asegurar pruebas y testigos, así como a los delincuentes tienen índices de resolución más altos.

Otros factores claves son la supervisión de la administración, la capacitación de los investigadores y la disponibilidad de las técnicas forenses más actuales también ayudan a mejorar el índice de resolución de los casos. Aunque parece ser que los investigadores solo recurren a las técnicas forenses más innovadoras cuando el resto de recursos han fallado. Además, éstas marcan una diferencia importante en casos especialmente complicados, pero no es así en los más rutinarios. El personal del que se dispone también es importante. Una investigación sugiere que el nivel más óptimo es un sargento y cuatro investigadores por equipo, con los investigadores rotando en el puesto de líderes en cada investigación no siendo en más de tres homicidios por año. La forma en que se lleva a cabo la investigación también es importante, una buena autopsia y la toma de notas limpia ayuda a mejorar el índice de resolución de casos.

La semana que viene continuaremos con los resultados del estudio de Pizarro, Terrill y LoFaso.

 

Validez del modelo de tres factores de Medida Interpersonal de la Psicopatía. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Construct Validity of the Three-factor model of the interpersonal measure of psychopathy” de Hampton, Vitacco y Kossom; en él nos hablan de la validez de los factores que forman la Medida Interpersonal de la Psicopatía.

Las personas con psicopatía siempre han sido descritas como que presentan un comportamiento anómalo, unas veces por ser encantadores y otras inquietantes. El término interpersonal puede referirse a cualquier comportamiento que ocurra entre dos personas, en lo referente a la psicopatía se referirá al conjunto específico de disposiciones asociadas con la falta de reciprocidad y el ejercicio del engaño y la arrogancia con el objetivo de controlar a los demás. La mayoría de los modelos contemporáneos de la psicopatía distinguen entre los rasgos interpersonales y otros elementos. Los rasgos generalmente se miden a través de autoinforme en la mayoría de las herramientas actuales. Los estudios dicen que las características interpersonales de la psicopatía junto con las afectivas son más específicas de este trastorno mientras que las de estilo de vida y componentes antisociales se pueden relacionar con otros trastornos clínicos también. Además, se cree que la comprensión de los componentes de la psicopatía de la personalidad psicópata será clave para la modificación de los problemas de comportamiento antisocial que llevan aparejados.

Las características interpersonales están asociadas con la agresión instrumental y con roles de narcisismo, poder y control sobre los demás. También se relaciona con los resultados que obtienen después de la ofensa como sentencias más bajas y apelaciones más exitosas. Algunos estudios han encontrado relaciones positivas entre las características interpersonales de la psicopatía y puntuaciones en inteligencia. Se ha descubierto también una relación con los factores ambientales, aquellos jóvenes que decían haber tenido unos padres más duros y una infancia difícil presentaban problemas de conducta más graves.

Estas características se han relacionado también con anomalías en la estructura cerebral y con la diferente activación de determinadas regiones del cerebro. Mayores puntuaciones en las facetas interpersonales están asociadas con una reducción de la materia gris en determinadas áreas y una reducción de la materia blanca en el fascículo no cincado. Esto predice una activación reducida durante el procesamiento moral de varias áreas.

La Medida Interpersonal de la Psicopatía (IM-P) fue desarrollada para evaluar las características interpersonales específicas de la psicopatía que se observen durante una entrevista semiestructurada, básicamente hay que observan la frecuencia de ciertos comportamientos a lo largo de la entrevista, por ello tiene como ventaja frente a otras herramientas que no requiere un gran entrenamiento para usarla. Estudios previos demostraron su consistencia interna, con un alto acuerdo entre evaluadores y muestra que valida las características interpersonales de la psicopatía.  También se ha demostrado que correlaciona positivamente con la edad y el rendimiento, así como con el comportamiento antisocial. Además, correlacionan positivamente con el dominio autoinformados y con la autoseguridad, y negativamente con miedo, ansiedad, timidez y socialización.

La Medida Interpersonal de la Psicopatía se encuentra dividida en tres factores: Dominio, Grandiosidad y Violaciones de los Límites. Dentro del factor Dominio están los ítems relacionados con los intentos para dominar la entrevista como son: las interrupciones, la negativa a que le interrumpan, suele ser tangencial, rellena los espacios en silencio y la perseveración. En el caso del factor Grandiosidad nos encontramos con los ítems donde intentar presentarse como únicos o superiores, los cuales son: calma inusual, superioridad ética, narcisismo, teatralidad o dureza. Por último, en el factor Violaciones de los Límites están encuadrados los comportamientos que sugieren una falta de respeto por los límites, como son: ignorar los límites profesionales, ignorar los límites personales, hace pruebas al entrevistador, hace comentarios personales, incorpora al entrevistador en historias, busca alianzas y hace contacto visual intenso.

El presente estudio pretendía validar la herramienta, para ello se obtuvo una muestra de 1.243 reclusos varones de una cárcel de Illinois. Las edades estaban comprendidas entre los 17 y los 47 años. Un 15,7% eran afroamericanos, un 46,3% eran eur estadounidenses, 6,7% eran latinos y un 1,3% “otros”. Toda la muestra participo en una entrevista semiestructurada para evaluar la psicopatía y el trastorno de personalidad antisocial, además, la mayor parte también participó en una entrevista para evaluar el uso de sustancias.

Se demuestra que los comportamientos interpersonales se muestran con una variedad de comportamientos clínicamente relevantes fuera del entorno de la entrevista y que son característicos de la psicopatía. Además, se demostró que cada factor del IM-P exhibe un patrón distintivo de correlatos.

Queda demostrado que los factores del IM -P muestran asociaciones con el factor 1 del PCL-R. El factor de Grandiosidad mostró una asociación única con la calificación en la faceta afectiva del PCL-R. Esto demuestra que los factores del IM – P no son medidas de la construcción de base amplia para la psicopatía, sino que reflejan un subconjunto de rasgos psicopáticos estrechamente alineados al núcleo interpersonal y en cierta medida a las características afectivas de la psicopatía.

La dominancia y la violación de los límites también se asocian con la edad. La grandiosidad estuvo asociada a mayor inteligencia y rendimiento. La violación de los límites también se mostró relacionada con índices del comportamiento antisocial como son los delitos violentos y no violentos y la versatilidad criminal. La grandiosidad está relacionada con puntuaciones mayores en la faceta interpersonal y afectiva del PCL-R. En cuanto a la dominancia se asoció a una mayor dependencia de la cocaína y el alcohol, así como a una menor tendencia al neuroticismo.

Los resultados pueden tener implicaciones para el sistema de justicia penal, como la gestión y el tratamiento de los delincuentes. Las diferencias en el factor violación de los límites puede explicar las diferencias entre los delitos violentos y los no violentos. La puntuación en dominancia puede ayudar en cuanto al abuso de sustancias. La grandiosidad y la audacia requieren de un mayor estudio, pero pueden estar relacionadas con la psicopatía exitosa.

Comparación entre dos técnicas de detección de huellas dactilares: deposición de metal único versus revelador físico. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Single metal deposition versus physical developer: A comparision between two advanced finergermark detection techniques” de Moret, Lee, de la Hunty, Spindler, Lennard y Roux; en él nos hablan de los resultados obtenidos de una comparativa realizada en más de 1.000 especímenes con los métodos de deposición de metal único y de un revelador físico.

La última década ha sido testigo de una mejora de la efectividad de diversas técnicas para detectar las huellas dactilares, por ejemplo, en sustratos porosos se utiliza cada vez más la 1,2-indandiona/zinc (IND-Zn), sustituyendo al 1,8-diazafluoren-9-ona (DFO), debido a la mayor sensibilidad y intensidad lumínica. Otras técnicas más avanzadas como el revelador físico (PD) y la deposición de metales al vacío (VMD) también son cada vez más utilizados. La deposición multimetal (MMD) y la deposición de un solo metal (SMD) han avanzado mucho en los últimos años. La versión más reciente del SMD II puede ser una buena alternativa al PD, ya que no se limita a los sustratos porosos como pasa con el PD, sino que también se aplica a sustratos no porosos o semiporosos. La SMD II es una técnica basada en un proceso en inmersión en dos pasos que primero involucra a nanopartículas de oro (oro coloidal), seguido de un baño de refuerzo que aumenta el contraste de la marca para mejorar su visibilidad. El protocolo más reciente ha mejorado la robustez y su facilidad de implementación, el rendimiento del SMD II es menos dependiente del pH, además, la síntesis del oro es sencilla y no hay que controlar la temperatura. Esto ayuda a que la técnica se pueda implementar en el uso diario. A pesar de ello, la implementación sigue siendo más compleja que los reactivos de aminoácidos, siendo comparable a los PD. En apariencia también es similar, ya que las crestas se presentan en color gris oscuro sobre un fondo claro. Pero a pesar de todo esto, la técnica SMD II nunca ha sido comparada con otras técnicas actuales, en este estudio se va a comparar la SMD II con el PD.

Se realizaron tres experimentos para comparar el rendimiento del SMD II con el de PD.  Primero se aplicaron cada una de ellas como métodos de detección independientes. Después fueron aplicadas posteriormente a dos reactivos de aminoácidos como son el IND-Zn y la ninhidrina. Por último, se compararon en sustratos que se habían sumergido en agua después de dejar las huellas, una situación donde los reactivos de aminoácidos no son aplicables.

Los donantes de las huellas fueron instruidos en que realizasen sus actividades cotidianas normalmente pero que no se lavasen las manos ni se pusiesen ningún cosmético una hora antes de la donación. Antes de tocar los sustratos se les pidió que se frotasen las manos. La presión para dejar la huella no fue controlada. Se recogieron huellas de cinco donantes (cuatro hombres y una mujer) en 12 sustratos diferentes (9 papeles convencionales, un papel térmico, un papel de cartón y un papel de una revista satinada). Las huellas tenían dos edades diferentes: una semana y cuatro meses. Se recogieron depósitos de dos dedos para cada condición, teniendo un total de 480 marcas de dedos. También se recogió muestras en sustrato no poroso (polipropileno transparente) para probar el SMD II.  Todas las huellas se guardaron en la oscuridad (un cajón de oficina) baja condiciones ambientales de 19ºC y una humedad relativa del 54,3%.

Para la comparación independiente y el experimento del sustrato humedecido las huellas se cortaron por la mitad, de esa manera cada huella era procesada por las dos técnicas. En el experimento en secuencia primero se aplico el IND-Zn y después la ninhidrina, y posteriormente fueron cortadas por la mitad, para procesar cada mitad con una técnica.

Cada resultado fue evaluado por tres evaluadores independientes, las imágenes se presentaban en orden aleatorio. Para comparar las técnicas, se calculó la puntuación media de cada marca de dedo.

En total se recolectaron 1080 muestras. De ellas, 480 se compararon con las técnicas de manera independiente, 480 para la forma secuencial y 120 en los sustratos humedecidos.

Las puntuaciones obtenidas fueron bajas para ambas técnicas, era esperable ya que la calidad variaba de una huella a otra, debido a que habían sido depositadas de manera natural no controlada. Los valores promedios fueron ligeramente para SMD II cuando fue aplicada por sí sola. Sin embargo, PD tuvo un desempeño mejor al ser aplicado después del IND-Zn y la ninhidrina, demostrando que la eficacia de esta técnica no varía, aunque se hayan aplicado otras técnicas con anterioridad. Estos resultados habría que interpretarlos con cautela puesto que pueden ser debidos a una mayor calidad de las muestras. SMD II tuvo peor desempeño cuando fue aplicado después de los aminoácidos que cuando se aplicó de manera independiente, esto puede significar que las técnicas anteriores son compuestos dirigidos también por el SMD II o que el disolvente portador del IND-Zn y la ninhidrina está eliminando los compuestos que analiza el SMD II. Todo parece indicar que los tratamientos con IND-Zn y ninhidrina pueden tener un efecto perjudicial para el rendimiento del SMD II. En relación con la edad de las huellas, se obtuvieron mejores resultados en las marcas más frescas en ambas técnicas. En promedio la PD dio mejores resultados en la mayoría de los sustratos. El SMD II tuvo su mejor resultado en el papel blanco y su peor en el papel satinado. En papeles verdes y naranjas obtuvo buena resolución, pero un mal contraste lo que impidió su visualización. El PD no fue efectivo sobre el polipropileno transparente, resultado ya esperado.

En lo relativo a los sustratos húmedos obtuvo mejores puntuaciones el PD que el SMD II, por tanto, parece que la inmersión tiene un efecto más negativo en la técnica del SMD II.

Por todo esto no se puede recomendar la SMD II como una alternativa válida para la detección de huellas en sustratos porosos. Los reactivos de aminoácidos afectaron negativamente al rendimiento de SMD II y su visualización se ve impedida por la falta de contraste. Aunque en algunos sustratos es superior el rendimiento de la SMD II al de PD. La aplicación secuencial de ambas técnicas no produce mejoras. Además, la aplicación de PD después de SMD II daña la muestra.

A pesar de estos resultados, la SMD II tiene ventajas, como que puede ser aplicada desde sustratos no porosos a los porosos y su aplicación es más sencilla que la de PD. También es menos perjudicial para el sustrato, siendo, además, más barata al requerir menos productos químicos. Aunque para ser más efectiva requiere una mejora del contraste.

Homicidios y armas, examinando las variantes de la elección de arma. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Homicides and Weapons: Examining the Covarities of Weapon Choice” de Pelletier y Pizarro; en él nos hablan de las variables que se tienen en cuenta para la elección de arma a la hora de cometer un homicidio.

En Estados Unidos aproximadamente un 70% de los homicidios son cometidos por armas de fuego. A pesar de haberse estudiado en profundidad la relación entre las armas de fuego y la violencia letal, no hay un análisis profundo sobre los factores que afectan a la elección del arma. Poco se sabe sobre si el delincuente lleva el arma con intención de usarla o si es una elección oportunista y el delincuente lo encuentra en la escena.  Es necesario un mayor conocimiento de las covariables de la elección del arma y la dinámica de las transacciones situacionales que conducen al homicidio. El propósito de este estudio es analizar estas covariables y, además, determinar los factores situacionales más comunes que llevan a la decisión inicial de usar tipos de armas específicos.

Durante los homicidios es habitual el uso de algún tipo de armas. El más común es el de las armas de fuego, aunque parece variar en función del motivo del homicidio. Se ha encontrado una relación entre el uso de armas de fuego y el motivo instrumental en incidentes que involucraban a familiares, amigos cercanos. También se descubrió que era más probable que el motivo fuera expresivo en homicidios por conocidos que involucraban fuerza física y en homicidas extraños involucraban armas de fuego. Los homicidios domésticos tienen menor posibilidad de involucrar un arma de fuego. Los homicidios relacionados con drogas o con pandilleros también tienen más posibilidades de estar involucrada un arma de fuego, ya que es habitual que estos porten armas de ese tipo para su protección. A su vez también hay más posibilidades de que estén involucrados este tipo de armas en homicidios, cuando víctima y autor se habían desplazado hasta esa ubicación con la intención de cometer alguna actividad ilícita. También, se ha encontrado mayor prevalencia en el uso de armas de fuego por parte de los homicidas varones que de las mujeres, lo mismo ocurre en homicidios entre extraños que aquellos que son entre conocidos. Otros estudios han demostrado que es más posible que se utilice un arma de fuego cuando la víctima es un varón.

A pesar de no ser necesarias para cometer un homicidio, las armas, ya sean cuchillos, objetos cortantes, armas de fuego o de cualquier otro tipo facilitan la comisión de acto violento. En concreto las armas de fuego garantizan la victoria en una acción coercitiva debido a su letalidad. Además, las armas de fuego dificultan la identificación del autor, ya que no tiene que tener un contacto tan directo con la víctima y, por tanto, tienen menos riesgo de dejar evidencias. Las armas de fuego también hacen que tanto los delincuentes como las víctimas se envalentonen y cometan acciones que no tenían pensado cometer.

El uso del arma de fuego en homicidios premeditados encaja perfectamente con la teoría de elección racional, ya que este tipo de armas les hace aumentar las posibilidades de éxito de su cometido reduciendo los costes que pueda tener para ello y aumentando sus posibilidades de escapar con éxito.

En el presente estudio se usaron los archivos de investigaciones de homicidios de los departamentos de policía de Newark (Nueva Jersey) y Rochester (Nueva York). Se analizaron dos preguntas: ¿Qué factores influyen en el uso de un tipo particular de arma en un homicidio? Y ¿Cómo afecta el método de recuperación del arma, o su falta, a la elección de la misma?

Newark es una de las ciudades más violentas del estado de Nueva Jersey con un promedio de 102 homicidios por año. Generalmente estos crímenes se concentran en barrios caracterizados por el aislamiento racial y la privación económica. Esta ciudad no solo presenta problemas de violencia sino también sociales, con un 25% de sus residentes viviendo por debajo del umbral de pobreza y un 47% de la población de más de 16 años sin trabajo.

La tasa de homicidios en Rochester es más baja, 52 homicidios al año, aún siendo más baja es considerada como “la capital de asesinato de Nueva York”, ya que es la ciudad con el índice más alto del estado. También presenta problemas sociales con un 33% de sus residentes viviendo por debajo del umbral de pobreza y una tasa de paro del 47%.

Para la investigación se analizaron 821 homicidios que se resolvieron con el arresto del culpable en estas dos ciudades. Los homicidios de Newark (436) fueron estudiados desde enero de 1999 a diciembre de 2007, y los de Rochester (385) de enero de 2000 a diciembre de 2014. Se recopiló información de los archivos de la investigación, de los que se extrajeron datos sobre raza y género de la víctima y del victimario, motivo y modo del homicidio, tipo de arma y estilo de vida de ambos. También se recopilaron datos narrativos del informe del incidente, de las declaraciones del testigo y del delincuente. En el estudio en un 68’2% de los casos estaba presentes las armas de fuego y en un 64% de los mismos fue el delincuente el que llevó el arma a la escena.

El hecho de que en la mayoría de homicidios estuviera presente un arma de fuego y que en casi la totalidad de ellos fuera portada por el agresor apoya la hipótesis de que el victimario elige el arma con más capacidad de fuerza bruta para matar y que tiene el menor nivel de riesgo para él. Además, también nos indica que portar un arma facilita que se acabe cometiendo un homicidio.

En relación a la primera pregunta ¿Qué factores influyen en el uso de un tipo particular de arma en un homicidio? Se descubrió que los factores dinámicos específicos relacionados con la situación del homicidio y las características de las víctimas y de los delincuentes tuvieron un impacto en el tipo de arma que se utilizaba en el homicidio. Los hombres afroamericanos más jóvenes que eran narcotraficantes y/o pandilleros utilizaron más las armas de fuego para la comisión de un homicidio. También tenían más posibilidades de ser víctimas de un arma de este tipo.

En cuanto a la segunda pregunta, es más probable que las armas de fuego sean llevadas por el agresor a la escena, mientras que los cuchillos, objetos contundentes y otros tipos de armas son más propensos a ser armas de oportunidad encontradas en la propia escena del crimen. Los hallazgos demuestran que cuando el crimen era premeditado y la intención del autor era su comisión era más posible que se utilizara un arma de fuego.

Una de las limitaciones del estudio, es que los datos fueron extraídos de los informes de las investigaciones policiales y, por tanto, puede estar sesgados debido a los sesgos que presentaran los agentes que se encargaron de la investigación.

Futuros estudios deberían investigar si es el método de recuperación del arma el que influye en el tipo elegido o al revés. También debería estudiarse si existen diferencias basadas entre el tipo de homicidio y la intención del delincuente.