Criminalística ambiental. Plataforma teórica para la prevención dirigida de incendios. Club de las Ciencias Forenses.

Criminalística ambiental. Plataforma teórica para la prevención dirigida de incendios. Club de las Ciencias Forenses.

Apreciados amigos del Club de las Ciencias Forenses, hoy toca acercarse a la criminología ambiental, a través del artículo que nos ofrecen Joseph Clare de la Universidad de Australia Occidental (Australia), Kathryn Wuschke de la Universidad Simon Fraser (Canadá) y Len Garis de la Universidad de Fraser Valley (Canadá).

La teoría de la criminología ambiental ha establecido que el crimen no es aleatorio en el tiempo y el espacio. Esto ha generado el desarrollo de teorías que han ayudado a crear un conjunto de herramientas altamente eficaces, dirigidas a la prevención del delito. Aunque el acceso a datos de alta calidad temporal y espacial sobre incendios ha mejorado en las últimas décadas, el nexo espacio-tiempo, la teoría y la prevención de incendios dirigida permanecen en gran parte sin explorar. Para hacer frente a esto, el presente trabajo compara la distribución temporal y espacial de incendios y de robos en urbanizaciones residenciales dentro de una ciudad de América del Norte durante un período de tres años. Este análisis revela la agrupación espacial superpuesta en estos dos tipos de incidentes y los patrones temporales distintos que se infieren; todo lo cual se puede explicar por la lógica que sustenta la teoría de la criminología ambiental.

Teorías de la criminología ambiental (como la de la actividad rutinaria y la del patrón del crimen) han subrayado en repetidas ocasiones que los acontecimientos criminales se distribuyen de manera desigual en las zonas urbanas, de forma no aleatoria. Estas teorías ambientales han ayudado a perfeccionar la investigación espacial y temporal, lo que explica por qué los patrones de criminalidad pueden emerger como lo hacen y cómo se ha llegado al desarrollo de enfoques exitosos dirigidos a la prevención del delito, tales como la política orientada a la resolución de problemas y a la prevención situacional. Los incendios y robos se producen en los mismos lugares, pero en momentos diferentes: una combinación de patrones que se puede explicar por las teorías criminológicas ambientales pertinentes. Al explorar los patrones temporales y espaciales de los eventos de fuego, dentro de un contexto teórico, se reduce la brecha entre la investigación de dónde y cuándo se producen dichos incendios para entender cómo esta información puede estar vinculada a la teoría. Esto a su vez puede conducir a la práctica de prevención dirigida de incendios.

El crimen no se distribuye al azar a través del paisaje urbano, sino más bien se produce en momentos y lugares predecibles y específicos. Las experiencias de incendios se agrupan, también, en lo que respecta al tipo de víctimas y al tipo de edificio. La rutina diaria de los residentes urbanos en la sociedad moderna crea patrones regulares de movimiento y actividad. Estos patrones predecibles dan como resultado una convergencia espacio-temporal en los delincuentes motivados que tienen unos objetivos concretos; cuando esta concurrencia se produce, además, en ausencia de un vigilante, puede ocurrir un crimen. Los cambios en las actividades rutinarias de la población a través del tiempo pueden explicar los cambios en los patrones de criminalidad. Por lo tanto, existe una mayor probabilidad de que se produzcan incendios cuando un detonante y un objetivo se cruzan en el tiempo y el espacio, en ausencia de un vigilante o ante la presencia de uno que no suponga ninguna amenaza. En general, los datos recogidos sobre robos a través del tiempo y el espacio de una manera totalmente coherente con la investigación criminológica se explican a través de la teoría criminológica ambiental. Existe la posibilidad de utilizar esta toma de conciencia de las variaciones no aleatorias en la toma de decisiones con respecto a la asignación de los recursos para la prevención de incendios. La lógica de estos resultados se ha utilizado para impulsar las estrategias eficaces de prevención de incendios en zonas de alto riesgo y ayudar a centrar los recursos limitados en las áreas identificadas como de mayor peligro. Específico para el fuego se ha demostrado el efecto que este enfoque puede tener, al ser implementada una campaña de prevención de incendios y educación cívica que produjeron una reducción notable de las tasas de los incendios residenciales y un aumento significativo simultáneo en la frecuencia de uso de los detectores de humo en caso de incendio. Un año de análisis de seguimiento a esta campaña puso de manifiesto una reducción del 19% en la tasa anual de incendios de estructuras residenciales en la zona y una disminución del 64% en el número de robos residenciales.

Como se ha reiterado dada su importancia, los incendios, como otros delitos, no se distribuyen de manera uniforme a través del tiempo y el espacio, sino que se producen de una manera previsible y no al azar. La importancia de comprender la distribución de los incendios se ha subrayado en repetidas ocasiones dentro de la literatura académica reciente. Con una mejor comprensión de los patrones de incendios residenciales los recursos limitados pueden ser asignados para obtener el máximo beneficio y las actividades de prevención de incendios se pueden dirigir a áreas identificadas como de mayor necesidad y riesgo. Si bien se ha avanzado en el análisis de eventos relacionados con el fuego, sigue habiendo peticiones de nuevas investigaciones espaciales y temporales en diferentes entornos geográficos. Esta investigación obedece a esta demanda mediante la exploración del patrón temporal y espacial de los incendios en el contexto de la teoría de la criminología ambiental. Teorías ambientales han ayudado en el análisis de la delincuencia y la asignación de los recursos de la policía para la prevención específica, proporcionando explicaciones coherentes para la agrupación temporal y espacial de crímenes, delitos y desórdenes dentro de las áreas urbanas.

Este trabajo supone un principio en el desarrollo de la comprensión teórica de la agrupación y relación de incendios a través del tiempo y el espacio. Estos hallazgos deben ser incrementados por estudios adicionales para examinar la aparente coincidencia en la resolución de incendios y el servicio de policía. Además, sería útil seguir explorando la relación entre las características socio-económicas del vecindario y las características propias de las víctimas de cada delito, tanto de incendios como de otro tipo de crímenes. Por último, dada la amplia gama de llamadas de urgencia que los departamentos de bomberos responden habitualmente, sería útil incluir un rango más extenso de los servicios prestados por los cuerpos de bomberos, como otros tipos de incendios, accidentes de vehículos de motor y emergencias médicas.

Al igual que con todos los otros ejemplos de enfoques exitosos para la prevención dirigida del delito, el mayor impacto de éste se logrará sobre el tipo específico de problema que se esté tratando, así como el hecho de ser persistente en lograr una solución.

Club de las Ciencias Forenses

Traducción: Nahikari Sánchez

Edición: Belén Alcázar