clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Criminologia forense (página 1 de 2)

¿Cómo se deben estudiar los diferentes tipos de acoso?. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Stalking: why do people do it?” de Rajesh Nadkarni y Don Grubin,  que explican los tipos de acoso existentes y la importancia de un trabajo multidisciplinar para enfrentarse a este problema.

Aunque está asociado con el acoso, el acto de “stalking” abarca una amplia gama de comportamientos, no solo el acoso. La mayoría de las definiciones de acoso incluyen la persecución repetida de una víctima específica con acoso o seguimiento, pero el límite entre el cortejo legítimo y el acoso puede difuminarse. En general, para ser definido como acecho, el comportamiento debe ser no deseado e intrusivo.

El rango de comportamiento involucrado en el acoso puede agruparse ampliamente en tres categorías. En primer lugar, hay seguidores que incluyen frecuentar lugares de trabajo y hogares, mantener la vigilancia y diseñar “coincidencias”. En segundo lugar, comunicarse por teléfono, cartas, tarjetas, graffiti, regalos y, cada vez más, por correo electrónico e Internet (“ciberataque”). A menudo, el acosador pedirá bienes y servicios en nombre de la víctima. Finalmente viene la agresión o la violencia, en la que los acosadores amenazan a sus víctimas, acosan a sus familias, dañan sus bienes, hacen acusaciones falsas sobre ellos y causan lesiones físicas o sexuales.

La cobertura de los medios de acoso tiende a centrarse en las víctimas de las celebridades acechadas por un fanático “enloquecido”. Sin embargo, estos casos son minoritarios, y la mayoría de las víctimas son ciudadanos comunes. La mayoría de los acosadores son hombres y la mayoría de las víctimas son mujeres. Los acosadores suelen estar desempleados o subempleados en el momento del acecho y con mayor nivel educativo que otros delincuentes.

Las clasificaciones del comportamiento de acoso han tendido a concentrarse en la relación acosador-víctima. Quizás el más frecuentemente mencionado es el de Zona et al, que se basa en su estudio de 74 casos manejados por la policía de Los Ángeles. Clasifican a los acosadores en un simple grupo obsesivo, donde el acosador y la víctima tenían una relación previa; un grupo obsesivo del amor, donde no había relación previa; y un grupo erotomaníaco, donde el acosador desarrolló una falsa ilusión de que la víctima estaba enamorada de él o ella. El grupo obsesivo simple es el más común y se informa que es el más propenso a recurrir a la violencia.  Los acosadores famosos generalmente se encuentran en el grupo obsesivo amoroso, una gran proporción de los cuales padecen enfermedades psicóticas. Aquellos en el grupo erotomaníaco generalmente son mujeres, con sus víctimas siendo hombres mayores de un estatus socioeconómico más alto.

Aunque esta clasificación es útil, tiene sus limitaciones. En particular, ignora en gran medida la motivación del delincuente. Tampoco está claro con qué fiabilidad se pueden distinguir los dos últimos grupos, qué tan bien la tipología diferencia entre el cortejo persistente y el acecho, y si tiene alguna validez predictiva. Se cree que el acoso se comprende mejor a través de un modelo multidimensional que involucra la relación del acosador con la víctima, la motivación del acosador y la severidad del comportamiento de acecho. Tal enfoque proporciona una base para la evaluación de riesgos.

El manejo exitoso del acoso requiere la cooperación entre profesionales de la salud y otros en el sistema de justicia penal. Debe incluir una evaluación integral de riesgos que aborde la motivación, la persistencia y la probabilidad de violencia. Algunas personas suspenderán el comportamiento después de un período de detención o si se les amenaza con arrestarlo. Los factores que pueden aumentar el riesgo, como el uso indebido de sustancias, pueden abordarse por derecho propio, mientras que la medicación neuroléptica puede tener un papel si los síntomas psicóticos son evidentes, y las dosis bajas de neurolépticos pueden ser eficaces incluso en ausencia de psicosis. De manera similar, los pensamientos intrusivos sobre la víctima pueden mejorar después del tratamiento con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Los profesionales de la salud mental pueden, por lo tanto, apoyar a otras personas involucradas en la gestión de riesgos.

Las víctimas de los acosadores pueden consultar a los médicos generales. Los médicos deben ser conscientes de las secuelas psicológicas de ser acosado y de las protecciones legales disponibles para las víctimas y poder dirigirlas a los grupos de apoyo locales. Los efectos de los acosadores en sus víctimas pueden provocar una gran morbilidad psiquiátrica.

Estilos interpersonales entre negociadores de crisis y pacientes forenses hospitalizados. Club Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Interpersonal Style and Complementarity Between Crisis Negotiators and Forensic Inpatients”, de los autores Lindsay H. Dewa, Carol A. Ireland y Neil Gredecki, que exponen la influencia del estilo interpersonal y complementariedad entre los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados.

Un negociador de crisis intenta resolver un incidente crítico mediante la negociación con una persona o grupo de personas en crisis. El propósito de la investigación que resumimos a continuación fue establecer el estilo interpersonal de los negociadores de crisis y la interacción interpersonal entre ellos y pacientes hospitalizados forenses.

La negociación de crisis se ha utilizado como la principal táctica para intervenir y resolver incidentes críticos en todo el mundo. En situaciones de crisis, como la toma de rehenes, el enfoque principal de un negociador de crisis es determinar un resultado seguro para todos los involucrados. Se entiende por tanto que una comunicación efectiva y correcta es uno de los componentes más importantes para lograrlo, y que se puede lograr una comunicación efectiva como resultado de una correspondencia complementaria entre el estilo interpersonal del negociador y el del perpetrador.

Un incidente crítico puede definirse como un “evento significativo que interrumpe negativamente las funciones de la vida cotidiana y que requiere la atención y la experiencia de aquellos que están especialmente capacitados para manejar estos eventos” (Vecchi). Los incidentes críticos suelen provenir de individuos con altos niveles emocionales y se manejan a través de la facilitación de la negociación de crisis utilizando estrategias de comunicación verbal. Los incidentes críticos que involucran al negociador y perpetrador de la crisis pueden definirse bajo dos términos separados: ‘conflicto alto’, donde el perpetrador involucrado es de una mente racional y usualmente tiene un objetivo claro o un resultado para obtener de la situación; o “situación de crisis”, donde el individuo es irracional y no tiene intención de resolver la situación. Al aplicar esto al desorden mental, la comunicación efectiva es uno de los componentes más importantes para lograr un resultado seguro tanto para el negociador de crisis como para el perpetrador mentalmente desordenado. Pero, ¿qué sucede cuando los negociadores de crisis deben tratar con delincuentes con trastornos mentales?

Este estudio de investigación intenta investigar la relación interpersonal entre el negociador y el paciente forense con trastorno de personalidad en un entorno seguro (hospital), y busca determinar el estilo interpersonal del negociador de crisis y si es diferente del estilo interpersonal del personal clínico.

Para comprobarlo, participaron un total de 90 personas en el estudio. El estudio seleccionó a 31 negociadores entrenados en crisis que trabajan en un hospital forense de alta seguridad y 32 empleados no clínicos del mismo hospital. Además, 27 estudiantes de psicología de pregrado fueron seleccionados al azar de una sala de conferencias al solicitar informalmente voluntarios para completar el proyecto de investigación. A los tres grupos (n = 90) se les dieron ocho viñetas que detallaban diferentes estilos interpersonales. Las viñetas solo difieren en el estilo interpersonal del paciente: dominante, dominante hostil, hostil, sumiso-hostil, sumiso, amistoso-sumiso, amistoso, y amistoso-dominante.

Se pidió a los participantes que estudiasen ocho viñetas que describen un estilo interpersonal de un paciente involucrado en un incidente de rehenes, basado en las definiciones interpersonales de sumiso, amistoso-sumiso, hostil, hostil, amistoso, dominante, hostil-dominante y amistoso-dominante. Se evaluó la percepción de la capacidad de trabajar con el paciente mostrando las posibles respuestas en una escala de Likert de siete puntos que va desde extremadamente difícil (1) a extremadamente fácil (7).

Un ejemplo de la viñeta dominante para el estudio es la siguiente: El paciente A es un paciente forense que reside en un hospital seguro. Actualmente está involucrado en un incidente de crisis (por ejemplo, toma de rehenes / situación de barricada). El paciente A es autosuficiente, permanece tranquilo, se afirma a sí mismo, persuade a los demás, se hace cargo, instruye y da consejos, y defiende a los demás. “¿Qué tan fácil es trabajar con este paciente involucrado en un incidente de crisis?” Esto se repitió para los ocho estilos interpersonales.

Los resultado mostraron que la diferencia entre los grupos (negociadores de crisis, trabajadores clínicos y estudiantes) en estilos interpersonales dominantes, hostil dominante, hostil, hostil-sumisa y amigable-dominante no fue significativa. Sin embargo, se mostraron diferencias estadísticamente significativas en el estilo interpersonal sumiso en los tres grupos participantes; los estudiantes fueron más sumisos que los trabajadores clínicos o los negociadores de crisis. También existió una diferencia estadísticamente significativa al tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso entre grupos entrenados y no entrenados, demostrando que era estadísticamente más probable que los negociadores de crisis tuvieran un estilo interpersonal amistoso y sumiso. Un análisis de una vía de la varianza mostró que la diferencia entre los participantes con un estilo interpersonal dominante y los pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso no fue significativa, y asimismo un análisis de varianza de otra vía mostró que no hubo diferencias significativas entre los participantes con estilo interpersonal sumiso y el estilo interpersonal de pacientes hospitalizados forenses dominantes, indicando así que los participantes dominantes no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses sumisos.

También se planteó la hipótesis de que los participantes con un estilo interpersonal amistoso serían más optimistas sobre el trabajo con pacientes internos forenses con un estilo interpersonal amigable. Se realizó un análisis de varianza de una vía que muestra que hubo una diferencia no significativa entre los participantes con un estilo interpersonal amistoso y los pacientes forenses con un estilo interpersonal amistoso, mostrando así que los participantes amigables no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses amistosos. En cuanto a los negociadores de crisis, un análisis de varianza de una vía mostró que la perspectiva de los negociadores de crisis con un estilo interpersonal sumiso que trabaja con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante no fue significativamente optimista, al igual que de la forma contraria el análisis de varianza de otra vía reveló que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante no informaron percepciones significativamente más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso.

Resumimos por tanto de estos resultados que el estilo interpersonal sumiso demostró una diferencia entre los negociadores de crisis, los trabajadores clínicos y los estudiantes. El estilo interpersonal amistoso-sumiso fue diferente en los tres grupos participantes, mientras que los estilos interpersonales restantes no fueron significativamente diferentes entre los grupos. El entrenamiento en la negociación de crisis fue predictivo para tener un estilo interpersonal amistoso y sumiso en comparación con los grupos no entrenados. El análisis posterior reveló que los individuos dominantes no mostraron juicios positivos al trabajar con pacientes forenses forenses sumisos. Del mismo modo, las personas sumisas no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

Los negociadores de crisis dominantes eran más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante, mientras que los estilos amistosos y hostiles no mostraron una complementariedad con los estilos interpersonales correspondientes de los pacientes forenses hospitalizados. Todos los participantes eran más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal amigable que cualquier otro estilo, incluido el hostil.

La investigación muestra que la amabilidad es común en todos los individuos y con frecuencia sucede independientemente del estilo interpersonal de la otra persona. Es probable que la razón de que no haya una complementariedad correspondiente entre el estilo interpersonal hostil, y el estilo interpersonal amistoso, sea que se observó que la amabilidad era más prominente que la hostilidad. Esto indica que los participantes que mostraron un estilo interpersonal amistoso fueron amables independientemente del estilo interpersonal del paciente forense. En consecuencia, controlar la amabilidad puede hacer que la influencia de la complementariedad sea más visible. El estudio actual encontró que los negociadores entrenados en crisis son más propensos a tener un estilo interpersonal amigable en comparación con los otros estilos; sin embargo, los negociadores de crisis tenían aún más probabilidades de tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso que los otros participantes, lo que estaba de acuerdo con la hipótesis original. Sin embargo, los trabajadores clínicos y los estudiantes también eran más propensos a tener un estilo interpersonal amistoso y amistoso-sumiso que cualquier otro estilo interpersonal.

En cuanto al optimismo, los participantes en general fueron más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso que con estilo dominante. Sin embargo, se produjo un resultado inesperado que desafió la teoría de la complementariedad. Los negociadores dominantes de crisis se mostraron optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante determinado por las definiciones de estilo interpersonal. Este resultado fue en contra de la teoría de la complementariedad; en su lugar, apoyó la hipótesis de “similitud” con énfasis específico en cómo los individuos con la misma personalidad “gustan” a individuos con las mismas características que ellos. Es posible, por lo tanto, que contrariamente a la visión de complementariedad de que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante sean más optimistas sobre trabajar con pacientes forense con un estilo interpersonal sumiso, los negociadores de crisis dominantes sean más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

De todos modos, hay que tener en cuenta que este ha sido el único estudio encontrado referente al estilo interpersonal, la interacción y la complementariedad de los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados. Por lo tanto, los resultados de este estudio son exclusivos de la investigación actual y en función de 90 resultados, lo que si bien puede servir de referencia, sigue resultando una muestra pequeña. Una investigación con una muestra mayor podría ser útil para comprobar si es recomendable o no emparejar estilos interpersonales similares (negociador-sujeto problemático) para determinar el resultado más seguro en una situación de crisis. En general, se requiere más investigación para apoyar o negar la teoría de la complementariedad y la hipótesis de “similitud”.

No debemos de olvidar que con independencia del estilo interpersonal, todo negociador de situaciones en crisis debe de ser formado correctamente, siendo posible formarse, por ejemplo, a través del Máster Online de Perfilación de Personalidad y Negociación de Behavior & Law.

Diferencias neuropsicológicas entre el asesino calculador frente al impulsivo. Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Neuropsychological and Intellectual Differences Between Types of Murderers: Affective/Impulsive Versus Predatory/ Instrumental (Premeditated) Homicide”, de los autores Robert E. Hanlon, Michael Brook, John Stratton, Marie Jensen y Leah H. Rubin, de la Escuela de Medicina de Feinberg en la Universidad de Northwestern en Chicago, que analizan las diferencias entre los asesinos impulsivos y los premeditados. 

Incluso de forma intuitiva, la gente que no sabe demasiado acerca de ciencias forenses también intuye que no hay un único tipo de asesino. Todos tenemos en mente a clásicos personajes del cine como Patrick Bateman, interpretado por Christian Bale en American Pshyco, o el Dr. Hannibal Lecter del Silencio de los Corderos, llevado a la pantalla por Anthony Hopkins. Son claros ejemplos de asesinos inteligentes y planificadores; ese es el típico psicópata que nos viene a la cabeza por lo general. Sin embargo, también hay otro tipo de asesino que nos viene a la mente en segundo lugar: el violento. Ese que se deja llevar por la ira y, si bien carece de escrúpulos al igual que el otro, no es planificado sino visceral y brutal. Tenemos como ejemplo a Jack Torrance, protagonista del film basado en la novela de Stephen King, El Resplandor, magistralmente interpretado por Jack Nicholson en la película de Kubrick.

Cabría, quizás, hacerse la pregunta de, puestos a encontrarse a alguno de estos dos perfiles en un callejón oscuro por la noche, ¿cuál sería peor? La psicología forense hace mucho que aconseja mantener ciertas distancias con psicópatas de bajo cociente intelectual y un historial de abuso de drogas o alcohol. No hace falta ser un genio para ver que esa mezcla no puede acabar bien. Sin embargo, el siguiente estudio va más allá de la “psicología popular” y nos trae datos sobre ambos tipos de asesinos.

Los investigadores examinaron a 77 reclusos: 90% varones, 68% afroamericanos, con una edad promedio de 32 años dentro de un rango de 16 a 67 años y un promedio de 10,5 años de educación.  Posteriormente clasificaron a estos reclusos (que habían sido acusados ​​o condenados por los asesinatos de 137 personas diferentes) en dos grupos: el grupo afectivo/impulsivo y el grupo premeditado/depredador usando los criterios forenses de Meloy (1988, 1997) relacionados con la violencia. Además, los autores definen la violencia predatoria o instrumental como “un acto planificado, deliberado y, sobre todo, consciente; mientras que la violencia afectiva o impulsiva se refiere a actos reactivos, inmediatos y principalmente emocionales “.

Cada recluso había sido referido por su abogado o por el tribunal para la evaluación neuropsicológica relacionada con la aptitud para ser juzgado, la responsabilidad criminal, retraso mental o anormalidades neuropsicológicas. Los investigadores estaban interesados ​​en examinar las diferencias neuropsicológicas y de inteligencia, si las hubiera, entre estos dos grupos de criminales. Todos los reclusos participaron en una entrevista clínica y completaron una batería de pruebas neuropsicológicas.

Los análisis mostraron que el grupo afectivo/impulsivo era de media más joven, con menos años de educación, más propensos a ser afroamericanos, más propensos a tener antecedentes de abuso de sustancias (93% a 76%) o trastornos del desarrollo y menos probabilidades de tener antecedentes de diagnóstico psiquiátrico o trastorno de la personalidad que los pertenecientes al grupo predatorio/instrumental.

El grupo afectivo/impulsivo parecía menos inteligente (CI 79 de media) frente al predatorio/instrumental (CI 93 de media). Además tenían peor memoria, peor atención y un pobre reconocimiento facial. También se observaba menos eficiencia en la resolución de problemas y la flexibilidad cognitiva.

Por otro lado, los predatorios/instrumentales tenían más probabilidades de tener trastornos del Eje I (trastornos mentales importantes como la esquizofrenia o el trastorno bipolar) y trastornos del Eje II (trastornos de la personalidad como antisocial, narcisista, histriónico, límite, etc).

Esto sugiere que los asesinos afectivos/impulsivos tienen importantes déficits neuropsicológicos e intelectuales, mientras que los ​​predatorios/instrumentales tienen en gran medida intactos todos los dominios neurocognitivos. Por tanto, los asesinos predatorios/instrumentales es probable que sean más inteligentes y con menos probabilidades de ser capturados (o al menos menos no rápidamente atrapados). El asesino afectivo/impulsivo es probable que cometa el crimen con una menor evaluación previa de las consecuencias y sin un plan de fuga o coartada. Pero volviendo a la pregunta inicial, mejor evitar encontrarnos con ninguno de los dos.

Detectar el suicidio en los rasgos faciales. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Detecting Suicidality From Facial Appearance”, de los autores Sela Kleiman y Nicholas O. Rule, de la Universidad de Toronto, que estudian los rasgos faciales asociados a la conducta suicida. 

El suicidio es la primera causa de muerte no natural en España. Dificultad para concentrarse, desprenderse de sus pertenencias, cambios repentinos de comportamiento, pérdida de interés en sus actividades, dificultades en el trabajo, modificación de los hábitos alimentarios o de sueño, conductas autodestructivas o consumo de drogas o alcohol. Hay muchas señales y a pesar de todo, no somos capaces de verlo venir. Es difícil estar atento a tantas señales que a veces pueden achacarse a otros factores… Pero, ¿y si pudiéramos preverlo con un simple vistazo?

Un equipo canadiense plantea la posibilidad, a lo largo de varios estudios y experimentos, de que haya algún tipo de patrón detectable en la cara de los suicidas que nos pueda dar la pista de que van a cometer un suicidio en breve. Lo cual sería una valiosa herramienta en la prevención.

Para este experimento se cogieron fotos de personas fallecidas por suicidio y de personas vivas de sus anuarios del instituto y la universidad. Fueron un total de 80 fotos, 40 de cada tipo (12 mujeres y 28 hombres), que se emparejaron por sexo y raza y se recortaron para mostrar únicamente el rostro. Además se pusieron en escala de grises para tratar de homogeneizarlas entre sí.

En la primera fase del estudio, se pidió a 33 participantes que observaran las 80 fotos y determinaran rápidamente, basándose en su “intuición”, si creían que las personas de las fotografías se habían suicidado o si estaban vivas. Sin importar si el participante ni el individuo representado en la foto eran hombre o mujer, los participantes fueron capaces de identificar con éxito a aquellos que se habían suicidado a un nivel significativamente por encima del azar.

En la siguiente fase, los investigadores querían estar seguros de que el peinado o la forma de la cara no estaban afectando las decisiones. Así que se recortó las fotos más para mostrar sólo “características faciales internas”. 30 participantes examinaron las fotos y, de nuevo, fueron capaces de identificar a las personas que se habían suicidado por encima del azar.

Posteriormente se consiguieron otras 25 fotos de suicidas que posaban mirando a la cámara de entre 14 y 19 años y se emparejaron de nuevo con la misma cantidad de fotos coincidentes en sexo y raza. Esta vez también se tuvieron en cuenta otros detalles al emparejarlos como llevar gafas, por ejemplo. Y, para mayor fiabilidad, realizó el emparejamiento una persona ajena a la investigación para evitar posibles sesgos. Una vez más se recortaron para mostrar sólo los rasgos faciales internos y se presentaron a 29 participantes, que de nuevo acertaron por encima del azar.

Para un segundo estudio, 161 estudiantes de calificaron las fotos de la primera fase del estudio anterior en medidas de depresión, desesperanza, satisfacción con la vida o impulsividad. Las víctimas de suicidio fueron vistas como más impulsivas y más deprimidas, pero no se observaron diferencias en los otros factores. Por lo tanto, las inferencias de la depresión e impulsividad contribuyen a las percepciones sobre el suicidio, pero sólo las inferencias sobre impulsividad realmente pueden predecir si un individuo se suicidará.

En un tercer estudio, pidieron a 133 participantes que evaluaran cada cara sobre la probabilidad de que pensaran que la persona representada podría hacer una compra impulsiva, participar en un comportamiento sexual impulsivo (relaciones sexuales sin protección) o participar en un acto violento impulsivo (una pelea en un bar). Los suicidas fueron juzgados con mayor probabilidad de estar involucrados en un altercado violento, pero no se les veía más propensos a participar en relaciones sexuales sin protección o a realizar una compra impulsiva.  Con lo cual, los investigadores concluyen que, como el suicidio constituye un acto violento contra el yo, hay algún tipo de señal en la apariencia facial que indica la posibilidad violencia impulsiva para el observador.

En conclusión, parece que es posible que haya algún tipo de lenguaje no verbal que ponga en evidencia la ideación suicida. Sería importante aprender a evaluar esos rasgos concretos y detectarlos como una importante medida de prevención.

Perfiles neuropsicológicos de los asesinos de niños. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Killing A Child: Neuropsychological Profiles of Murderers of Children”, de los autores Nicole M. Azores-Gococo, Michael Brook, Saritha P. Teralandur y Robert E. Hanlon, de la Universidad de Northwestern, que analizan las diferencias entre asesinos de niños y otros tipos de asesinos. 

El homicidio de una víctima infantil es una de las categorías más raras y menos entendidas de homicidio. Es por ello que la identificación de las diferencias entre los asesinos de niños y homicidas de cualquier rango de edad es muy limitada pero podría ayudar a predecir qué niños pueden estar en riesgo.

Estudios anteriores se han centrado principalmente en las mujeres que mataron a bebés y niños. El estudio actual amplió el enfoque para incluir a hombres y mujeres. Por tanto, el objetivo del estudio fue examinar los perfiles demográficos, criminológicos, psiquiátricos y cognitivos de un grupo de autores de homicidios que mataron a niños.

Los participantes incluyeron a 33 personas (27 hombres y 6 mujeres) condenadas por asesinato de primer grado en tres estados (Illinois, Missouri e Indiana) que fueron remitidos para evaluaciones neuropsicológicas forenses para evaluar la aptitud para someterse a juicio, su responsabilidad penal o la sentencia. De este pequeño grupo, la edad promedio fue de 32 años, el 48,5% eran afroamericanos, el 36,4% eran caucásicos y el 12,1% eran hispanos, mientras que el 3,0% se describía como “otro” en términos de raza/etnia. Además, un 60,6% eran solteros.

Las evaluaciones forenses incluyeron tres componentes: (a) una entrevista clínica detallada, (b) revisión de registros pertinentes, y (c) evaluación neuropsicológica integral. En la entrevista clínica, se preguntó a los participantes acerca de su información demográfica, historia de desarrollo, historia educativa, historia vocacional, historia médica, historia psiquiátrica, antecedentes penales, relación con la víctima y los relatos de sus respectivos delitos. La revisión de registros incluyó informes policiales, fotos de escenas del crimen, informes de autopsias, informes de antecedentes penales, registros correccionales, expedientes médicos, registros psiquiátricos, registros escolares, documentos judiciales y entrevistas de colaterales y abogados. El rendimiento neurocognitivo se evaluó mediante pruebas neuropsicológicas estandarizadas y el funcionamiento intelectual se evaluó utilizando la Escala de Inteligencia de Adultos Wechsler 4ª edición (WAIS-IV).

Los resultados nos revelan que los individuos que matan solamente a niños tienden a tener una inteligencia relativamente baja y eran más propensos a puntuar más bajo en las mediciones del lenguaje y la memoria verbal (que los investigadores vinculan a habilidades de mediación de conflictos pobres). Además tienden a matar impulsivamente, con métodos manuales (por ejemplo, palizas, ahogamiento), en comparación con las personas que asesinan a niños y uno o más adultos en el mismo acto homicida. En cambio, los homicidas que no discriminan de edad tienden a cometer asesinatos premeditados y a utilizar armas. Poseen una inteligencia normal pero tienen rasgos antisociales de personalidad y abusan de sustancias. Los investigadores plantean que puede ser por su limitada inteligencia y su falta de organización que estos homicidas maten niños en lugar de adultos, debido a que sería un crimen más “fácil”.

Según los hallazgos de este estudio, los autores advierten de lo poco que tiene en común la realidad con el estereotipo mediático de madres psicóticas que matan a sus propios niños. A pesar de las limitaciones por su escasa muestra, los hallazgos proporcionan la primera evidencia empírica de que los delincuentes que matan únicamente a los niños pueden ser un fenotipo criminológico identificable, distinto de los delincuentes generales de homicidio y aquellos que matan a niños y adultos como parte del delito. La evaluación apropiada y los enfoques preventivos para quienes tienen antecedentes de violencia, especialmente aquellos que están cerca de los niños, pueden reducir el riesgo de violencia fatal ayudando a las personas con terapias de control de los impulsos y control de la ira.

Subjetividad y sesgos en la interpretación forense de las pruebas de ADN. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Subjectivity and bias in forensic DNA mixture interpretation”, de los autores Itiel E. Dror y Greg Hampikian, de la Universidad de Londres, que estudian la influencia de los sesgos y la subjetividad en los análisis de ADN.

A día de hoy, la ciencia ha avanzado mucho y se ha convertido en un importante apoyo en el sistema legal. Aceptamos que los seres humanos cometen fallos y por eso elegimos creer la grabación de una cámara de vigilancia antes que el testimonio de un testigo. Y, en esta competición por la credibilidad entre las ciencias forenses, los testimonio y otros, la joya de la corona es la famosa prueba de ADN.

En los últimos años, se ha antepuesto el resultado de esta prueba por encima de cualquier testigo, prueba u opinión de cualquier experto forense. Incluso la Academia Nacional de Ciencias (NAS) hace distinción entre las disciplinas de las ciencias forenses basadas en pruebas de laboratorio y las que son la interpretación de expertos de los patrones observables (como en análisis grafológico, las huellas dactilares, etc.).

Sin embargo, olvidamos que, aunque las pruebas de laboratorio puedan parecer objetivas y carentes de cualquier sesgo, aquellos que son encargados de interpretarlas no lo son. Una prueba de ADN no es tan simple como un código de barras que pasado por una máquina nos delata al culpable, y esa creencia es la que nos lleva a la peligrosa aceptación de dichos análisis sin ningún recelo.

Por ello, el objetivo de este estudio es mostrar la subjetividad que podemos encontrar en los análisis de ADN.  Para ello, se realizó el estudio con 17 analistas cualificados y expertos en la materia que realizan esta misma labor como oficio en laboratorios acreditados. Además, se creó una información contextual como parte del montaje experimental para comprobar si esos datos influían en el análisis. La evidencia de ADN utilizada estaba relacionada con un caso de violación en grupo en el que uno de los asaltantes testificó en contra de los otros sospechosos a cambio de una sentencia menor como parte de su cooperación en un acuerdo de negociación mientras que los otros lo negaron. En este caso, la prueba del ADN era definitiva para condenar a los violadores: sin ella, la declaración del que había confesado sería insuficiente.

Cada uno de los analistas examinó las pruebas de manera independiente y debía dar su veredicto entre los tres posibles: si la prueba no le incriminaba, si no se podía ser incriminado con ella o si no era concluyente.  Si la prueba de ADN fuera objetiva todos los examinadores habrían ofrecido el mismo resultado; sin embargo, lo que encontramos es que un examinador concluyó que el sospechoso “no puede ser incriminado”, 4 examinadores concluyeron “no concluyentes”, y 12 examinadores concluyeron “que la prueba no le incriminaba”. El hecho de que los 17 examinadores de ADN no fueran consistentes en sus conclusiones, por sí mismo, sugiere que hay un elemento de subjetividad en la interpretación del ADN. Si fuera totalmente objetivo, todos los examinadores habrían llegado a la misma conclusión, sobre todo porque todos trabajan en el mismo laboratorio y siguen las mismas pautas de interpretación. Las inconsistencias observadas dentro de los 17 examinadores que llevaron a cabo su análisis sobre la misma evidencia, ‘libre de contexto’, demostraron subjetividad en el análisis de la mezcla de ADN que pueden reflejar diferencias individuales (por ejemplo:  entrenamiento, experiencia, personalidad, y motivación).

Además, encontramos que sólo 1 de los 17 coincidió con el veredicto de los analistas que realizaron la interpretación original para el juicio real. Lo cual demuestra que tener o no los datos de lo que se está analizando influye en el análisis que se realiza de ello. Por tanto, todo indica que, aunque el análisis de ADN es una herramienta realmente importante y útil en este campo, debemos recordar que quienes la utilizan sí son humanos y ellos sí son falibles.

 

Diferencias entre homicidios dentro y fuera de casa. Club ciencias forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Domestic homicide: neuropsychological profiles of murderers who kill family members and intimate partners”, de los autores Robert E. Hanlon, Michael Brook, Jason A. Demery y Mark D. Cunningham, de la Universidad de Northwestern en Chicago, que aborda las diferencias entre los asesinos de desconocidos y aquellos que matan a sus familiares o parejas.

No es raro ver en las noticias terribles sucesos de asesinatos. Hombres que asesinan a sus mujeres, madres que asesinan a sus hijos. Son crímenes que nos remueven en lo más profundo porque sabemos que no es lo mismo hacer daño a un desconocido que a alguien querido, aunque ambos crímenes sean igual de execrables.

Sin embargo, sabemos que tiene que haber alguna diferencia más allá de lo cercana que sea la víctima. Asesinar a un ser querido por lo general se produce en un arrebato pasional y suele implicar drogas o alcohol, quizás impulsados por celos o venganza tras una separación. Son explosiones de ira que acaban con alguien cogiendo un cuchillo de la cocina y apuñalando a otro cuarenta y dos veces.

Por tanto, existen diferencias entre los que matan a miembros de su familia y los que asesinan a extraños. Es por esto que los autores auguran que podrían quizás prevenir los homicidios de la familia si somos capaces de ver los indicios.

Los investigadores entrevistaron a 153 hombres y mujeres acusados y/o condenados por asesinato en primer grado en Illinois, Missouri, Indiana, Colorado y Arizona que fueron remitidos para evaluaciones neuropsicológicas para determinar su capacidad para ser procesados, la responsabilidad penal o para determinar la sentencia apropiada. Cada participante recibió una entrevista clínica detallada, la evaluación neuropsicológica, revisión de los registros pertinentes, incluyendo informes de la policía, fotografías de la escena del crimen, los informes de la autopsia, informes de antecedentes penales, registros penitenciarios, documentos de la corte y entrevistas de los abogados. Los participantes eran en su mayoría hombres (88,2%) y afroamericanos (64,7%), con edades comprendidas entre los 15 y los 67 años de edad (con una edad media de 33,1 años) y un amplio rango en cuanto a educación, con una media de 10,5 años.

Las armas de fuego eran el arma más común (40,5%), luego cuchillos (29,4%), y estrangulamiento o asfixia (15,7%). Otras armas incluyen bates de béisbol, martillos, palos, piedras, puños, ahogamiento y fuego (22,2%). El número total de víctimas por los 153 participantes fue de 263, teniendo lugar en la mayoría de ellos (62,1%) una sola víctima. Los hombres agresores, tuvieron como víctimas a mujeres en casi la mitad de los casos (48,4%), mientras que las mujeres mataron a casi el doble de hombres (65%) que de mujeres.

Sin embargo, no hubo diferencias significativas entre los que mataron a miembros de la familia y los que mataron a desconocidos con respecto a múltiples variables demográficas (por ejemplo, edad, educación, origen étnico, empleo). Tampoco hubo diferencias entre los grupos en términos de la historia neurológica, la historia del desarrollo neurológico, historia de abuso (físico o sexual) o la prevalencia del consumo de drogas. Ambos grupos tenían lo que los investigadores llaman una “alta incidencia de consumo de drogas ilegales, traumatismo en la cabeza y una alta prevalencia de trastornos psiquiátricos”.

En cuanto a las diferencias entre ambos grupos, los “homicidios domésticos espontáneos” (que es como los autores denominaron a este tipo de crimen) son diferentes de los que matan a otros (homicidios no domésticos) en:

  • Tenían dos veces más probabilidades de un diagnóstico de un trastorno psicótico, pero menos probabilidades de tener un diagnóstico de trastorno de la personalidad antisocial.
  • Tenían más probabilidades de habérseles recetado un antipsicótico o antidepresivo y un poco menos propensos a tener antecedentes de condenas por delitos graves.
  • El número promedio de víctimas fue menor para aquellos que mataron a miembros de la familia que los que mataron a desconocidos.
  • Era menos probable (14%) utilizar un arma de fuego en sus crímenes en comparación con los autores de homicidios no domésticos (59%). Era más probable en su lugar usar cuchillos, bates de béisbol, palos o los puños.
  • Tenían un menor cociente intelectual y peores niveles atencionales, función ejecutiva y memoria, pero las habilidades lingüísticas fueron aproximadamente las mismas.

En conclusión, los autores creen que estas diferencias pueden ser útiles para discernir cuando los miembros de la familia están en riesgo de causar algún daño y ayudan a comprender cuándo es el momento de retirarse de la situación antes de que sea demasiado tarde.

Nota suicida y autopsia psicológica. Parte I. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Nota suicida y autopsia psicológica: Aspectos comportamentales asociados”, de los autores Mª Patricia Acinas, José I. Robles y M. Ángeles Peláez-Fernández, en un estudio del SEPADEM (Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias), que analiza con detalle el suicidio y la autopsia psicológica. Por su extensión, lo partiremos en dos secciones y hoy abordaremos la nota de suicidio.

Hasta pronto, amigo mío, hasta pronto, querido mío, te llevo en el corazón. La separación predestinada promete un nuevo encuentro. Hasta pronto, amigo mío, sin gestos ni palabras, no te entristezcas ni frunzas el ceño. En esta vida el morir no es nuevo y el vivir, por supuesto, no lo es.

Los últimos versos del poeta ruso Serguéi Esenin fueron escritos con su propia sangre antes de ahorcarse en su habitación de hotel en San Petesburgo. Aquellos versos eran su carta de suicidio.

Una nota de suicidio puede ser un elemento fundamental a la hora de clarificar una muerte de la que no se conocen las causas, indicando un suicidio donde, de otra manera, se vería un accidente. Aunque también pueden falsificarse para encubrir homicidios. Esta probabilidad es remota y suele aclararse tras la investigación policial. Aun así, la nota nos aporta las últimas palabras del suicida, sus últimos sentimientos ya fueran de soledad, rabia, desesperación, culpabilidad… de cómo había llegado hasta ahí, en definitiva. Son importantes porque nos aportan gran información sobre el suicida: conocimiento de las circunstancias, intencionalidad, posibles llamadas de atención o deseo de ser encontrado antes de la consumación, etc. Por otro lado, implica premeditación: un suicidio impulsivo no daría tiempo a una nota. Y, finalmente, permite desde lo médico-legal calificar la muerte como sospechosa o como suicidio.

Mediante el análisis de las cartas suicidas publicadas en los últimos 25 años, los autores han realizado una clasificación de los tipos según intenciones y objetivos, aunque no es extraño que una misma nota se clasifique en más de una categoría:

  • Despedida: Suele estar asociada a agradecimientos a las personas cercanas y a desculpabilizarlas ante la decisión que la persona ha tomado de quitarse la vida.
  • Instrucciones: La persona indica lo que quiere que hagan con su cuerpo o pertenencias tras la muerte, o cómo desea que arreglen sus diferencias a la hora de repartir testamento. O incluso como petición de últimos deseos. En algunos casos, las instrucciones de la nota suicida van dirigidas al médico que certifique la muerte, aunque esta circunstancia es bastante inusual porque las notas suicidas suelen ir dirigidas a personas queridas.
  • Acusaciones: Cuando intenta culpabilizar a otros; en ocasiones como intento manipulador de cargar a otros con la culpa de su muerte.
  • Petición de perdón: La persona no suele querer hacer sentir mal a otros de su decisión suicida y trata de disculparse por el sufrimiento causado en el pasado o por el sufrimiento que va a causar la noticia de su muerte. Por ejemplo: “Siento decepcionaros…”.
  • Justificación del propio suicidio: Obedece a cuestiones de honor, aspectos culturales arraigados, o cuando la persona considera que las circunstancias le han obligado. El suicida explica lo que ha ocurrido. No suele haber explícitos componentes de culpabilidad ni de petición de perdón.

El papel es el soporte qué más suele utilizarse para las notas suicidas, aunque existen otros como el espejo del baño pintado con lápiz de labios o en la propia ropa. También hay casos en los que se han pintado en la propia piel o en formato electrónico. El uso de mensajería instantánea nos da pistas sobre si quería ser rescatado o no. En cuanto al tamaño del papel, suele ajustarse al tamaño del mensaje que desea dejarse y por una sola cara. Suelen ser manuscritas, dejando constancia de su voluntariedad. Una nota a ordenador denota vergüenza o que considera que su caligrafía no será entendida, aunque también puede ser un indicio de nota falsa.

El útil de escritura más utilizado es el bolígrafo, aunque también la barra de labios y la propia sangre, como en el caso del poeta Sergei que comentábamos antes. Las notas suelen dejarse en el domicilio en un alto porcentaje de los casos (80%) y suelen estar dirigidas, por orden de importancia, a hermanos, policía, la pareja, amigos, padres, u otro familiar.

El contenido de las notas suicidas se refiere a cuestiones de ruina económica, enfermedad terminal, enfermedad crónica invalidante, desempleo, soledad, vejez, disminución de calidad de vida, pérdida de un ser querido, enfermedad mental, desarraigo, vergüenza por cambio en la imagen social tras un hecho acaecido. Incluso en algunos casos también se aprecia que la nota ha sido escrita durante un brote psicótico.

En definitiva, cuando se produce una muerte en circunstancias traumáticas, ambiguas, desconocidas o inciertas, cabe pensar en la posibilidad del suicidio. En muchas ocasiones, una nota junto al cuerpo nos ayuda a aclarar los aspectos necesarios y, así mismo, contribuyen en el estudio psicológico de la persona y las circunstancias que la llevaron a la muerte.

Notas de suicidio reales y falsas: un análisis de contenido. Club de las Ciencias Forenses.

nota-suicidio-falsa-club-ciencias-forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Genuine and simulated suicide notes: An analysis of content”, de los autores Maria Ioannou y Agata Debowska, de la International Research Centre for Investigative Psychology, donde se analizan las diferencias en el contenido entre notas de suicidios reales y simuladas.

“Lo siento. Ya no puedo más.
Lo he intentado, de verdad que sí, pero ya no puedo más.
Adiós”

¿Verdadera o falsa? Detrás de cada nota de suicidio hay una pregunta, la diferencia entre una despedida y un asesino que queda en impune. Y no sólo eso, las cartas siempre están dirigidas a alguien, reflejan la necesidad de ser comprendidos: son un acto social. El estudio de las notas de suicidio nos permite ahondar en la mente perturbada y ayudarnos a comprenderla.

Con este objetivo se analizaron sesenta y seis notas: treinta y tres notas pertenecientes a personas que cometieron suicidio y treinta y tres notas falsas. Para homegeneizar la muestra, las cartas se agruparon por parejas de una real y una falsa haciéndolas corresponder en edad, sexo y nivel ocupacional de sus autores. Las cartas falsas se obtuvieron de voluntarios a los que se les pidió que escribieran la nota que dejarían en caso de cometer suicidio.

Se encontró que se podían clasificar los temas que figuraban en las notas de suicidio en: reales, falsos y neutros (los que se encuentran por igual en ambos tipos de nota).

  • Las notas auténticas son muy emocionales y plantean problemas interpersonales complejos. Por otro lado, podemos encontrar tanto emociones positivas como negativas, a veces incluso entremezcladas a lo largo de la carta. Los temas más comunes son identificar a los familiares, dejar instrucciones, morir por un ideal, relacionar eventos con el suicidio, relación amorosa compleja, autodesprecio, sarcasmo, ira y despedirse. Así mismo, también se señalan algunos temas menos comunes pero que raramente se encuentran en notas falsas: Fecha y firma del escritor, decisión difícil, no escriben en tiempo futuro, adicción, soledad, cuidar de los seres queridos desde el más allá, lamentar el pasado, dar las gracias, despreciar a otros y falta de resentimiento.
  • Las notas falsas se caracterizan por un enfoque más cognitivo que emocional y un habla más metafórica, no abordan directamente las razones para cometer suicidio y hablan de nobles ideas a veces no relacionadas. Los temas falsos más significativos fueron la autonomía, ser una carga y la injusticia.
  • Los elementos que se pueden encontrar en ambos tipos de notas, es decir, los catalogados como neutros, son los asuntos médicos o psiquiátricos, el esfuerzo, la duración de los problemas y ser un mártir.

Además se encontró que algunos elementos se utilizaron en más del 40% de todas las notas y, por lo tanto, no se pueden utilizar para diferenciar entre notas genuinas y simuladas. Éstos son: disculpas (45,5%), razones inespecíficas de suicidio (43,9%), construcción positiva de la pareja (42,4%) y expresiones de amor (40,9%).

La escritura refleja el estado psicológico del escritor y eso nos adentra en la mente suicida. De modo que podemos utilizar los temas del contenido de las notas de suicidio para diferenciar las notas genuinas de las falsas con bastante fiabilidad.

Determinación del género a través de las huellas palmares. Club Ciencias Forenses.

Determinación del género a través de las huellas palmares. Club Ciencias Forenses.

Determinación del género a través de las huellas palmares. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, esta semana les ofrecemos un resumen del artículo “Determinación del género a través de las impresiones de huellas latentes de la palma de la mano presentes en los documentos”, del autor Amit Chauhan de la Universidad Amity (India), que trata de la identificación de sospechosos a través de las huellas palmares latentes presentes en los documentos.

Las marcas (dedos y palma de la manos) genotípicamente determinadas y únicas e imborrables por naturaleza, son consideradas uno de los mejores recursos para identificar un individuo con absoluta certeza. Las huellas de la palma de la mano son muy características y lo son igualmente si son halladas en la escena de un crimen y en documentos cuestionados. Se han llevado a cabo estudios con el fin de determinar el autor de un documento, pero no para determinar el género de un individuo. La identificación de un sujeto a través de las huellas de la palma de la mano es infalible, y si la determinación del género pudiera realizarse por medio de las huellas latentes de la palma de la mano sería de gran ayuda para los expertos forenses y para los investigadores a la hora de atrapar a un sospechoso. Así pues, dado que los dedos/palma de la mano tienen líneas y surcos elevados con poros de sudor que mantienen las crestas húmedas, y por lo tanto al tocar la superficie de escritura, se prevé que deje su impresión (huella) de forma latente en la superficie de escritura o en los papeles. En concreto, cuando firmamos, la parte inferior de la palma (área hipotenar) toma contacto con la superficie de escritura. Por otra parte, puesto que al parecer el sudor es un líquido incoloro, las impresiones que deja tras de sí no son visibles a simple vista; por lo tanto se debe incrementar la visibilidad de las impresiones por medio de distintas técnicas. En este trabajo, la relación inherente de las firmas con las huellas de la palma de la mano conduce a la determinación del género del sospechoso, e incrementa asimismo la fiabilidad del análisis de los documentos cuestionados. El análisis concienzudo de las huellas palmares reveladas y los parámetros obtenidos sobre los datos de los detalles particulares (radio de curvatura, distancia de curvatura de la línea de escritura, ángulo del centro de la curvatura de la línea de escritura, y la interdistancia de curvaturas) proporcionan valores estadísticamente significativos (P <0,05). En consecuencia, estos resultados indican que la determinación del género es posible.

Para este estudio, se utilizó una muestra de 60 personas, 30 hombres y 30 mujeres. La selección de los sujetos se realizó de forma aleatoria. Después de pedir su consentimiento, se les pidió a los sujetos que estamparan su firma en una hoja de papel blanco de buena calidad (papel bond) con un bolígrafo. Para revelar las huellas latentes recientes, se utilizó polvo negro, que por lo general se considera el mejor revelador para muestras frescas. El objetivo del estudio es determinar el sexo de un individuo a partir de la información recopilada por la obtención de las huellas reveladas de la palma de la mano. En primer lugar, hay que asignar los tres centros de curvatura en las huellas palmares reveladas y correlacionarlos con la línea de escritura donde se efectuaron las firmas. Se prevé que la imagen latente de las impresiones de la palma aparecerá bajo esa firma o en la línea de escritura. Claramente, identificar un individuo con absoluta certeza se ha convertido en una necesidad. Las huellas de la palma de la mano, sin duda, son más fiables y son evidencias aceptadas en los tribunales de justicia. El actual estudio se llevó a cabo para determinar el sexo de un individuo a través de las huellas palmares latentes en documentos. Es muy poco probable que en los documentos no aparezcan huellas latentes de la palma de la mano y muy difícilmente creíble que cuando escribimos, nuestra mano o parte de la palma no se apoye en el papel. El hecho de que no parezcan huellas latentes en los papeles puede ser debido al uso de guantes en las manos. De este modo, una vez que se ha firmado o empleado cualquier útil de escritura en un documento, entonces junto con la escritura el individuo también deja su identidad en forma de impresión latente de la palma de la mano.

Los resultados de este estudio muestran diferencias concluyentes entre los géneros. Por consiguiente, mediante el análisis de las huellas palmares reveladas y su relación intrínseca con la firma se puede llegar a determinar el género de un sospechoso. Al realizar el examen de los parámetros de los detalles particulares, se observa que las variaciones de los parámetros de ambos géneros son claras. Estas variaciones en los detalles particulares entre mujeres y hombres son significativos de la determinación del sexo, lo que esencialmente permite la determinación concluyente del sexo de un individuo. La determinación del género proporciona igualmente una pista importante sobre el sospechoso durante la investigación, lo que disminuye el plazo de resolución y su papel exacto en el caso. Así pues, los resultados del estudio indican que se puede utilizar esta técnica con el fin de minimizar la lista de sospechosos hallando valores similares para el género de los sospechosos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses.

Traducción y edición: Leticia Moreno

Antiguas entradas