clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Criminologia (página 1 de 8)

Homicidios y armas, examinando las variantes de la elección de arma. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Homicides and Weapons: Examining the Covarities of Weapon Choice” de Pelletier y Pizarro; en él nos hablan de las variables que se tienen en cuenta para la elección de arma a la hora de cometer un homicidio.

En Estados Unidos aproximadamente un 70% de los homicidios son cometidos por armas de fuego. A pesar de haberse estudiado en profundidad la relación entre las armas de fuego y la violencia letal, no hay un análisis profundo sobre los factores que afectan a la elección del arma. Poco se sabe sobre si el delincuente lleva el arma con intención de usarla o si es una elección oportunista y el delincuente lo encuentra en la escena.  Es necesario un mayor conocimiento de las covariables de la elección del arma y la dinámica de las transacciones situacionales que conducen al homicidio. El propósito de este estudio es analizar estas covariables y, además, determinar los factores situacionales más comunes que llevan a la decisión inicial de usar tipos de armas específicos.

Durante los homicidios es habitual el uso de algún tipo de armas. El más común es el de las armas de fuego, aunque parece variar en función del motivo del homicidio. Se ha encontrado una relación entre el uso de armas de fuego y el motivo instrumental en incidentes que involucraban a familiares, amigos cercanos. También se descubrió que era más probable que el motivo fuera expresivo en homicidios por conocidos que involucraban fuerza física y en homicidas extraños involucraban armas de fuego. Los homicidios domésticos tienen menor posibilidad de involucrar un arma de fuego. Los homicidios relacionados con drogas o con pandilleros también tienen más posibilidades de estar involucrada un arma de fuego, ya que es habitual que estos porten armas de ese tipo para su protección. A su vez también hay más posibilidades de que estén involucrados este tipo de armas en homicidios, cuando víctima y autor se habían desplazado hasta esa ubicación con la intención de cometer alguna actividad ilícita. También, se ha encontrado mayor prevalencia en el uso de armas de fuego por parte de los homicidas varones que de las mujeres, lo mismo ocurre en homicidios entre extraños que aquellos que son entre conocidos. Otros estudios han demostrado que es más posible que se utilice un arma de fuego cuando la víctima es un varón.

A pesar de no ser necesarias para cometer un homicidio, las armas, ya sean cuchillos, objetos cortantes, armas de fuego o de cualquier otro tipo facilitan la comisión de acto violento. En concreto las armas de fuego garantizan la victoria en una acción coercitiva debido a su letalidad. Además, las armas de fuego dificultan la identificación del autor, ya que no tiene que tener un contacto tan directo con la víctima y, por tanto, tienen menos riesgo de dejar evidencias. Las armas de fuego también hacen que tanto los delincuentes como las víctimas se envalentonen y cometan acciones que no tenían pensado cometer.

El uso del arma de fuego en homicidios premeditados encaja perfectamente con la teoría de elección racional, ya que este tipo de armas les hace aumentar las posibilidades de éxito de su cometido reduciendo los costes que pueda tener para ello y aumentando sus posibilidades de escapar con éxito.

En el presente estudio se usaron los archivos de investigaciones de homicidios de los departamentos de policía de Newark (Nueva Jersey) y Rochester (Nueva York). Se analizaron dos preguntas: ¿Qué factores influyen en el uso de un tipo particular de arma en un homicidio? Y ¿Cómo afecta el método de recuperación del arma, o su falta, a la elección de la misma?

Newark es una de las ciudades más violentas del estado de Nueva Jersey con un promedio de 102 homicidios por año. Generalmente estos crímenes se concentran en barrios caracterizados por el aislamiento racial y la privación económica. Esta ciudad no solo presenta problemas de violencia sino también sociales, con un 25% de sus residentes viviendo por debajo del umbral de pobreza y un 47% de la población de más de 16 años sin trabajo.

La tasa de homicidios en Rochester es más baja, 52 homicidios al año, aún siendo más baja es considerada como “la capital de asesinato de Nueva York”, ya que es la ciudad con el índice más alto del estado. También presenta problemas sociales con un 33% de sus residentes viviendo por debajo del umbral de pobreza y una tasa de paro del 47%.

Para la investigación se analizaron 821 homicidios que se resolvieron con el arresto del culpable en estas dos ciudades. Los homicidios de Newark (436) fueron estudiados desde enero de 1999 a diciembre de 2007, y los de Rochester (385) de enero de 2000 a diciembre de 2014. Se recopiló información de los archivos de la investigación, de los que se extrajeron datos sobre raza y género de la víctima y del victimario, motivo y modo del homicidio, tipo de arma y estilo de vida de ambos. También se recopilaron datos narrativos del informe del incidente, de las declaraciones del testigo y del delincuente. En el estudio en un 68’2% de los casos estaba presentes las armas de fuego y en un 64% de los mismos fue el delincuente el que llevó el arma a la escena.

El hecho de que en la mayoría de homicidios estuviera presente un arma de fuego y que en casi la totalidad de ellos fuera portada por el agresor apoya la hipótesis de que el victimario elige el arma con más capacidad de fuerza bruta para matar y que tiene el menor nivel de riesgo para él. Además, también nos indica que portar un arma facilita que se acabe cometiendo un homicidio.

En relación a la primera pregunta ¿Qué factores influyen en el uso de un tipo particular de arma en un homicidio? Se descubrió que los factores dinámicos específicos relacionados con la situación del homicidio y las características de las víctimas y de los delincuentes tuvieron un impacto en el tipo de arma que se utilizaba en el homicidio. Los hombres afroamericanos más jóvenes que eran narcotraficantes y/o pandilleros utilizaron más las armas de fuego para la comisión de un homicidio. También tenían más posibilidades de ser víctimas de un arma de este tipo.

En cuanto a la segunda pregunta, es más probable que las armas de fuego sean llevadas por el agresor a la escena, mientras que los cuchillos, objetos contundentes y otros tipos de armas son más propensos a ser armas de oportunidad encontradas en la propia escena del crimen. Los hallazgos demuestran que cuando el crimen era premeditado y la intención del autor era su comisión era más posible que se utilizara un arma de fuego.

Una de las limitaciones del estudio, es que los datos fueron extraídos de los informes de las investigaciones policiales y, por tanto, puede estar sesgados debido a los sesgos que presentaran los agentes que se encargaron de la investigación.

Futuros estudios deberían investigar si es el método de recuperación del arma el que influye en el tipo elegido o al revés. También debería estudiarse si existen diferencias basadas entre el tipo de homicidio y la intención del delincuente.

 

Elementos irracionales en la toma de decisiones criminales. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “The Moderating Effect of Criminal Thinking on Certainty of Apprehension in Decisions to Engage in Antisocial Behavior: Replication and Extension” de Walters, Morgan y Scanlon; en él nos hablan de los elementos irracionales que se presentan en la toma de decisiones sobre si participar o no en un acto criminal.

Desde que Beccaria publicó su tratado sobre el crimen y el castigo, pasando por la Escuela Clásica, hasta la Teoría de la Elección Racional y Teoría de las Actividades Rutinarias, la disuasión ha sido estudiada para explicar y prevenir el crimen. Sin duda estas dos teorías han aportado mucho conocimiento acerca de los requisitos racionales en la toma de decisiones en relación con el delito, sin embargo, dejan de lado elementos no racionales que también entran en juego en la toma de decisiones. Justamente ese el tema principal de este estudio, en el cual se pretende investigar sobre los elementos no racionales de la toma de decisiones, en forma de pensamiento criminal proactivo y reactivo, y como apoyan, suprimen y moderan los requisitos racionales del proceso de toma de decisiones.

Los requisitos racionales en la toma de decisiones en relación al crimen son de naturaleza utilitarista. Básicamente implican un análisis entre los costes y el beneficio que se perciben sobre la participación en algún acto criminal. En ellos se centra la Teoría de la Elección Racional que nos dice que, si los beneficios percibidos por participar en un acto criminal son mayores que sus costes el individuo cometerá el delito, si no se abstendrá de ello. Los costes serían la certeza de recibir un castigo, la severidad del mismo y la rapidez del castigo. Sin embargo, los elementos racionales en la toma de decisiones están limitados por factores situacionales, emocionales y cognitivos.

Dentro de los factores antes mencionados nos encontramos con los situacionales, de él se ocupa la Teoría de las Actividades Rutinarias. Esta teoría nos dice que el crimen se producirá si hay un objetivo deseado, una ausencia de guardianes capaces y un delincuente motivado. El primero de ellos podía ser descrito como cualquier objeto o persona que sea accesible y valiosa para el delincuente. Estrategias como el endurecimiento de objetivos, la eliminación de los mismos o el control de los accesos buscan reducir las oportunidades criminales. El segundo de los elementos serían por ejemplo el propietario de una vivienda, un vecino mirando por la ventana, un vigilante nocturno o un perro guardián. El tercer elemento es quizás el menos estudiado, pero dentro del delincuente motivado es donde destacan más los factores no racionales.

Dos de las características no racionales más importantes de un delincuente motivado son las emociones y el pensamiento no racional. La Teoría de las Actividades Rutinarias explica con bastante predicción el delito económico o adquisitivo es menos eficaz en su explicación del delito no económico o expresivo.

Los factores no racionales de la emoción y el pensamiento criminal desempeñan un papel decisivo a la hora de tomar decisiones criminales. Estilos de pensamiento criminal como el aplacamiento (externalización de la culpa), el privilegio (darse permiso para violar los derechos de los demás y las normas sociales), el poder (luchar por el control de los demás) o el superoptimismo (creencia de poder evitar las consecuencias negativas) comprenden la dimensión proactiva del pensamiento criminal. Estilos de pensamiento como el corte (eliminación rápida de elementos disuasorios con palabras o frase), la indolencia cognitiva (falta de razonamiento crítico) y descontento (dificultad para mantener el enfoque y completar tareas) representan la vertiente reactiva.  El pensamiento proactivo sirve para eliminar las emociones morales y favorecer el comportamiento criminal mientras que el reactivo estimula las emociones hedonistas que interferirán en el análisis racional de coste -beneficio.

El presente estudio lo que busca era comprobar como varía la realización de actos criminales dependiendo del riesgo de que te pillen y cómo varía el pensamiento criminal en base a ese comportamiento. Para ello se contó con la participación de 319 estudiantes universitarios (106 hombres y 213 mujeres) con edades comprendidas entre los 18 y los 59 años. De los cuales el 64,6% eran blancos, el 19,1% eran hispanos, el 9,4% eran negros y el 6,9% restante eran de otras razas.

Para la realización del estudio se les mostraba tres escenarios. En el primero de ellos, tenían que imaginar la posibilidad de adquirir ilegalmente las preguntas para el examen final de una asignatura en la que no les iba muy bien. En el segundo, tenían la opción de robar un billete de 50 dólares de la mesa de un dormitorio. El tercer escenario era que un amigo les había pedido que vendieran una libra de marihuana. Las probabilidades de que les pillaran eran de 50%, 10% y 1%, tenían que analizar cada situación en cada uno de estos porcentajes. Los participantes tenían que contestar la posibilidad que había de que participaran en ese acto criminal contestando del 1 al 5. Después tenían que contestar a dos preguntas más: ¿Cómo de moralmente equivocado es participar en un comportamiento antisocial? ¿Cuánto control personal necesitaría ejercer para abstenerse de involucrarse en el comportamiento antisocial? El pensamiento criminal proactivo y reactivo fue medido a través de esas preguntas evaluado con una versión del Inventario Psicológico de los Estilos de Pensamiento Criminal – Forma Corta. También se incluyeron cuatro variables de control en la investigación que fueron un autoinforme de comportamiento ofensivo reciente, la edad, el sexo y la raza. La administración de la encuesta era online y el tiempo de realización de 20 minutos.

Se confirmó que conforme era menor la posibilidad de que te cogieran aumenta la probabilidad de participar en el comportamiento criminal. Los resultados indicaron que el 10% de posibilidad de captura se asoció con una probabilidad significativamente mayor de participar en la conducta antisocial que un 50% de certeza de ser atrapado. El 1% de certeza se asoció con una probabilidad significativamente mayor de participar en la conducta antisocial que el 10%. El pensamiento proactivo se correlacionó más alto con las percepciones de baja ilicitud moral, mientras que el reactivo se correlacionó más alto con las percepciones de control personal disminuido frente a las oportunidades antisociales. Los participantes con niveles más altos de pensamiento criminal reportaron la mayor probabilidad de involucrase en un comportamiento antisocial en los tres niveles de certeza. El pensamiento criminal moderará el efecto de la certeza sobre la probabilidad de involucrarse en un comportamiento antisocial al aumentar desproporcionadamente la probabilidad de participar cuando las posibilidades de ser atrapado eran bajas y el pensamiento criminal era alto.

Se concluye que los requisitos racionales, la certeza de ser atrapados, y los elementos no racionales, el pensamiento criminal, de la toma de decisiones antisociales contribuyen significativamente a las decisiones de las personas de participar en conductas antisociales. Las personas con niveles más altos de pensamiento criminal tenían más posibilidades de participar en estas oportunidades que los que presentaban niveles más bajos, independientemente de la certeza de aprehensión. Cuanto más baja era la posibilidad de ser atrapado mayor era la probabilidad de que una persona con alta mentalidad criminal participase en el acto. Por tanto, lo pensamiento de invulnerabilidad y excepcionalidad envalentonaron a los participantes a medida que disminuían las probabilidades de detención.  Aquellos con un pensamiento reactivo ejercen un mayor control personal cuando la certeza de castigo es alta que cuando es baja.

Una implicación de estos resultados es que los factores no racionales también son importantes en la toma de decisiones criminales.  El pensamiento criminal reactivo estimula la emoción hedonista, que a su vez interfiere con la función utilitaria del proceso de toma de decisiones. El pensamiento proactivo limita o anula la emoción moral, lo que limita el impacto de las consideraciones morales de las decisiones. Otra implicación es que las intervenciones cognitivo – conductuales deben ser efectivas para abordar la toma de decisiones criminales.  Los valores, enseñar habilidades cognitivas básicas y mejorar el autocontrol deben ser efectivos para abordar la toma de decisiones.

 

 

Características neuropsicológicas y criminológicas de las homicidas femeninas. Club de Ciencias Forenses.

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Neuropsychological and criminological features of female homicide offenders” de Fox, Brook, Heilbronner, Susmaras y Hanlon; en él nos hablan de las características tanto neuropsicológicas como criminales de las mujeres que han cometido un asesinato, así como una comparación con sus homólogos masculinos y las diferencias que pueden presentar las autoras de crímenes premeditados y la de los impulsivos.

En todo el mundo el 80% de los homicidios son cometidos por hombres, esto ha provocado que las mujeres homicidas no hayan sido tan estudiadas. Es cierto que del cómputo general de homicidas la representación de las mujeres es escasa, pero, si solo se examina las mujeres criminales, el 30% de ellas han sido condenadas por homicidio frente al 23% de los hombres, según datos del Bureau of Justice Survey del 2014. Estas cifras arrojan que un porcentaje bastante alto de mujeres delincuentes han cometido un homicidio, por tanto, es interesante estudiar a este tipo de criminal.

Estudios anteriores mostraban como las mujeres autoras de un homicidio pertenecían a minorías étnicas o raciales y habían tenido una infancia difícil ya que podían tener padres delincuentes y una de cada tres había sufrido abusos psicológicos y la mitad de ellas abusos sexuales durante la infancia.

Generalmente, tenía un nivel de estudios inferior a la media de la población y provenían de zonas con un nivel socioeconómico bajo. También presentaban abuso de sustancias y trastorno de la personalidad antisocial en mayor medida que la población femenina general, al igual que tenían antecedentes penales previos y un inicio temprano en la conducta criminal. En el momento de la comisión del crimen estaban desempleados o trabajaban como prostitutas y presentaban abuso de sustancias o trastornos mentales.

La motivación para el homicidio generalmente es la resolución de un conflicto interpersonal y por ello, las víctimas suelen ser familiares, sus parejas o sus propios hijos. Cuando son sus parejas, en muchos casos, es para acabar con una historia de abuso. Son escasas las mujeres que matan a extraños, en estos casos suelen presentar mayor número de antecedentes penales juveniles y una personalidad psicopática.

Las mujeres asesinas tienen gran prevalencia de los factores de riesgos de deterioro cognitivo. Se ha comprobado que los traumas y el abuso de sustancias incrementan la impulsividad y dificultan la regulación emocional.

Los homicidas en general pueden caracterizarse por tener diferencias estructurales y de función cerebral. Un estudio por neuroimagen hecho en 270 homicidas encontró que un 18% presentaban anormalidades en la estructura cerebral como atrofia cortical o cambios en la materia blanca. Aunque esto no ha sido estudiado concretamente en agresoras femeninas se presupone que ocurre en el mismo modo.

En otro estudio se encontró que aquellos que cometieron crímenes premeditados tenían mayores puntuaciones en inteligencia, memoria, atención y funcionamiento ejecutivo que los que cometieron crímenes impulsivos.

En un estudio de autoinforme concluyó que las reclusas tenían más dificultades cognitivas, específicamente en memoria, comparada con los reclusos varones. También se ha concluido que el deterioro cognitivo en relación a la velocidad de procesamiento y atención de las reclusas se asocia a problemas de conducta. Es necesario mayor investigación en cuento a la capacidad cognitiva en mujeres delincuentes violentas.

En el estudio de Fox et al. se buscaba explorar las características cognitivas e históricas únicas de los homicidas. Para ello primero se examinaron las diferentes características demográficas, neurológicas, psiquiátricas, de abuso de sustancias, criminales y victimológicas de un grupo de agresores masculinos y otro femenino. Después, se pasó a realizar el perfil cognitivo del grupo de homicidas femeninas para después compararlo con el del grupo masculino. Para acabar, compararon los perfiles cognitivos de las homicidas impulsivas con las que cometieron el crimen con premeditación.

Para llevar a cabo el estudio se contó con 27 mujeres y 81 hombres con edades entre los 15-67 años, que estuvieran cumpliendo condena por asesinato en primer grado. Dividiéndolos luego en función del sexo y de si su crimen era premeditado o impulsivo.

Todos los participantes se sometieron a una entrevista clínica y a una batería de pruebas cognitivas, en seis dominios: funciones intelectuales, atención, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento, razonamiento y funcionamiento cognitivo, función de memoria anterógrada, funciones de lenguaje y habilidades visoespaciales.

Un alto porcentaje de las mujeres presentaban trastornos del estado de ánimo, trastorno límite de personalidad y abuso. En cambio, un alto porcentaje de los hombres presentaban trastorno de la personalidad antisocial y abuso de drogas, concretamente de marihuana. No se encontraron otras diferencias en las características sociodemográficas o criminales.

En lo relativo al perfil cognitivo las mujeres tuvieron un rendimiento deteriorado en la función ejecutiva que estaba basada en el lenguaje, así como en comprensión lectora y memoria verbal para información no estructurada. Obtuvieron puntuaciones bajas, aunque dentro de los límites normales, para el test de inteligencia, de comprensión verbal, razonamiento perceptual, memoria de trabajo y velocidad de procesamiento.

En cuanto a las diferencias entre homicidas hombres y mujeres se ha visto que las mujeres obtienen peores resultados que los hombres en la codificación y el recuerdo diferido de la información verbal no estructurada, aunque se comprobó que estos últimos no eran significativos. No se ha encontrado diferencias entre el resto de dominios cognitivos.

En lo relativo a la premeditación, los hombres cuyos homicidios fueron predeterminados superaron a los impulsivos en todos los dominios, mientras que las mujeres de homicidios predeterminados superaron a las impulsivas en memoria de trabajo y dominio del lenguaje.

Como conclusión se puede decir que unas habilidades verbales disminuidas pueden estar asociadas a violencia extrema en mujeres. Aunque aquellas que cometen un crimen premeditado presenta puntuaciones mayores en las mismas.

Las mujeres con historial de abuso sexual tienen un lenguaje más pobre, una alta prevalencia de lesión cerebral, y menores niveles de premeditación. Se puede establecer, por tanto, una evidencia preliminar entre una reducción de las habilidades verbales y las lesiones craneales como potencial factor de riesgo en asesinatos de primer grado impulsivos cometidos por mujeres con un historial de abuso sexual.

De los delitos de cuello blanco a los homicidios de cuello rojo. Parte II. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos la segunda parte del resumen del artículo “The Arrogant Chameleons: Exposing Fraud-Detection Homicide” de Perri y Litchenwald , en el que explican las características de aquellos delincuentes de cuello blanco que pueden llegar a realizar crímenes al descubrir sus fraudes, así como consejos sobre cómo realizar entrevistas a este tipo de criminales. 

Muchas agencias de aplicación de la ley en América del Norte utilizan la técnica REID como método de entrevistar e interrogar a sospechosos. Los partidarios de la técnica argumentan que ayuda a extraer información de participantes poco dispuestos. La técnica utilizada en el caso de Porco parece ser la Técnica REID, y aunque generalmente es útil, existen límites para su éxito dependiendo del tipo de persona entrevistada. La técnica REID incluye nueve pasos de interrogatorio, pero algunas de estas técnicas pueden ser contraproducentes cuando se trata de personalidades psicópatas.

Una de las premisas de la Técnica REID es que el entrevistador debe tener el control de la entrevista, evitando que el sospechoso niegue la culpa al cortar las explicaciones insatisfactorias y, en última instancia, trabajar hacia una confesión.

La manipulación psicológica comienza antes de que el entrevistador abra la boca. El diseño físico de una sala de interrogatorios está diseñado para maximizar la incomodidad y la sensación de impotencia de un sospechoso. El objetivo es crear una sensación de exposición, desconocimiento y aislamiento. Una vez que comienza el interrogatorio, el entrevistador puede usar evidencia real o inventada para confrontar al sospechoso con el objetivo de hacer que el sospechoso vea lo inútil que es no confesar. Sin embargo, si el sospechoso pide un abogado, la entrevista debe detenerse. Muchas técnicas de entrevista como la Técnica REID también involucran el uso de emociones como una herramienta para ser utilizada por el entrevistador para hacer que un sospechoso brinde información veraz sobre un crimen en particular, ya sea fraude o crimen violento.

Cuando se trata de entrevistar a un delincuente de cuello rojo, los enfoques tradicionales deben modificarse radicalmente para abordar tanto el comportamiento como la perspectiva del psicópata. En los casos en que el entrevistador sospecha que se encuentra en presencia de un verdadero psicópata, es razonable comenzar la entrevista utilizando las tácticas adecuadas para un sospechoso psicópata. Si el entrevistador comienza a usar una estrategia más apropiada para un no psicópata, al darse cuenta de que la estrategia no está funcionando, es posible que no pueda cambiar las estrategias de manera efectiva a mitad de camino al interrogar al sospechoso. Con respecto a Christopher Porco, probablemente fue demasiado tarde para cambiar las estrategias y usar una estrategia psicópata como se discutió. Hubiera sido lo suficientemente inteligente como para sentir que la policía cambiaba de rumbo y usaba una estrategia diferente para él. El hecho de que los detectives siguieran tratando de evitar sus negativas en la entrevista no indujo en ningún momento a Porco a confesar o invocar su derecho a un abogado. La Técnica REID opina que si uno evita que el sospechoso niegue los hechos, el entrevistador puede reducir la probabilidad de que solicite el derecho a un abogado.

La sofisticación de Porco puede haberse derivado del conocimiento de que podría terminar la conversación en cualquier momento exigiendo la representación de un abogado. Es probable que participase en la entrevista durante todo el tiempo que lo hizo en un esfuerzo por averiguar lo que la policía sabía, al igual que la policía quería que divulgara información. Además, Porco probablemente anticipó las preguntas del entrevistador y ensayó las respuestas que le daría. Teniendo en cuenta que su padre era abogado, la comprensión de Porco de las advertencias de Miranda era sin duda mayor que la del sospechoso promedio.

Además, dado que el enfoque tradicional para entrevistar a un no psicópata puede implicar juegos de poder entre el entrevistador y el entrevistado, un psicópata verá la estrategia del entrevistador y probablemente se negará a hablar con el investigador. Es por eso que es importante para un investigador, en la medida de sus posibilidades, evaluar si él o ella está conversando con un psicópata antes de seleccionar una estrategia de entrevista. El psicópata evalúa intensamente cada movimiento y palabra que pronuncie el investigador. El psicópata es un verdadero depredador con instintos de cazador, incluso cuando no exhibe abiertamente esas cualidades. En el caso de Porco, la modificación de la Técnica REID que permitía al sospechoso pensar que tenía el control, permitiéndole revelar explicaciones inconsistentes e inverosímiles sin detener las negativas, habría producido más pruebas para los detectives y, en última instancia, para el jurado.

Por todo ello, a la hora de entrevistar a un posible psicópata, algunas de las mejores estrategias serían las siguientes:

  1. Evite confrontar al criminal de cuello rojo con el estilo que los autores observaron en el caso de Christopher Porco. Los investigadores obtuvieron poca información del enfoque que usaron.
  2. Si es evidente que el sospechoso entrevistado es probablemente el culpable, el objetivo del entrevistador es recopilar la mayor cantidad posible de hechos incoherentes e inverosímiles. Presentar evidencia incriminatoria al criminal de cuello rojo no aumenta la probabilidad de una confesión.
  3. Si el psicópata muestra emoción, el entrevistador debe ser consciente de que son emociones aprendidas al observar cómo se comportan los demás en una situación dada. No se debe modificar la estrategia creyendo que el psicópata dará una confesión del crimen. El psicópata puede estar utilizando esta estrategia por varias razones (por ejemplo, para probar la estrategia del entrevistador, evaluar cuán inteligente es el entrevistador, sondear al entrevistador por debilidad personal…).
  4. El entrevistador no debe hacer amenazas que no puede llevar a cabo. Por ejemplo, si el entrevistador dice que hay evidencia que apunta a la culpabilidad del sujeto, pero el entrevistador no la muestra cuando el sujeto pide verla, el entrevistador ha perdido cualquier posibilidad de obtener información útil. Intentar usar juegos mentales será contraproducente para el entrevistador.
  5. La entrevista del criminal psicópata no puede basarse en apelaciones de simpatía, remordimiento, arrepentimiento u obligaciones sociales. La entrevista debe basarse en un formato no emocional y el diálogo debe girar en torno a hechos y evidencia específica. Las amenazas de castigo no tienen consecuencias para este sospechoso.
  6. En caso de ser un sospechoso de “cuello rojo” (es decir, especialmente violento), un entrevistador debe considerar cuestiones de seguridad al entrevistarle.

Muchas personas, especialmente las que hacen cumplir la ley, creen que para que la entrevista sea un éxito, es imprescindible obtener la confesión. Sin embargo, la definición de una entrevista exitosa debe ser modificada para los sospechosos psicópatas. El hecho de que un detective no obtenga una confesión no significa que la entrevista no fue un éxito. De hecho, las respuestas inconsistentes e inverosímiles que el detective obtiene del criminal de cuello rojo son devastadoras cuando se revelan en el tribunal. Por lo tanto, si hay evidencia física, ya sea directa o circunstancial, las explicaciones inconsistentes ofrecidas por el acusado son invaluables para la acusación.

Los expertos analistas de conducta en gestión del fraude deben ser parte de un equipo de investigación de homicidios si la evidencia sugiere que la detección de fraude puede haber sido el motivo del asesinato. Aunque otros tipos de evidencia física pueden ayudar a encontrar posibles sospechosos, estos expertos pueden estar en una posición única para descubrir un motivo que la evidencia física no revela. Muchos de estos asesinatos revelaron poco en términos de motivos hasta que la evidencia expuso un esquema de fraude subyacente anterior al asesinato. Además, al descubrir el comportamiento fraudulento anterior al asesinato, los analistas de conducta fraudulenta pueden reducir el campo potencial de sospechosos e incluso participar en estrategias preventivas. De hecho, volviendo al caso de Porco, el vínculo con la detección de fraude fue crucial para establecer un motivo para el asesinato cuando la acusación tenía evidencia directa débil, pero evidencia circunstancial de culpabilidad. Los hechos del caso revelan que las víctimas se encontraban en una posición única para detectar el fraude, lo que explica por qué eran los objetivos de los homicidios. Sería conveniente que los expertos en gestión del fraude pudieran informar sobre posibles víctimas potenciales en riesgo. Estos expertos deben de ponerse en el lugar de la posible víctima y preguntar qué sabía que podría amenazar a alguien. ¿La posible víctima podría hacer algo con su conocimiento del fraude del acusado que podría aumentar la probabilidad de que él o ella sea un objetivo de violencia? Como hemos explicado, el delincuente de cuello rojo actúa con una violencia extrema cuando es descubierto el fraude que ha realizado (usualmente fraudes característicos de delincuentes de cuello blanco). Por ello, especialmente en los casos en los que se sospecha que quien ha realizado el fraude puede ser un psicópata y además se sospecha la existencia de un riesgo de desencadenar episodios violentos al ser descubierto, es necesaria una correcta gestión del fraude desde el análisis de la conducta del individuo para, de este modo, establecer medidas preventivas y de seguridad al tratar el conflicto, y en caso de que el conflicto ya se haya desencadenado, familiarizar a los entrevistadores con los rasgos del psicópata para planificar una estrategia de entrevista que ayude a encontrar todas aquellas incongruencias que conduzcan a su condena.

De los delitos de cuello blanco a los homicidios de cuello rojo. Parte I. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “The Arrogant Chameleons: Exposing Fraud-Detection Homicide” de Perri y Litchenwald , en el que explican las características de aquellos delincuentes de cuello blanco que pueden llegar a realizar crímenes al descubrir sus fraudes, así como consejos sobre cómo realizar entrevistas a este tipo de criminales. 

Este estudio es el segundo de una serie dedicada a comprender qué son los criminales de cuello rojo. Es fundamental partir de una base para comprender el artículo, y es que en ningún caso se pretende mostrar e imponer que existe un tipo de delincuente clasificado “de cuello rojo”, más bien es una forma coloquial que usa el estudio para referirse a un subgrupo de delincuentes de cuello blanco que son capaces de usar una violencia cruel y brutal contra personas a las que creen que han detectado sus delitos de cuello blanco. Así lo recoge el primer estudio, “Detección de fraude de homicidios: una propuesta de clasificación criminal del FBI” (Perri y Lichtenwald, 2007), siendo ellos los primeros en usar este término de “cuello rojo”.

El estudio que a continuación se resume explica por qué los criminales de cuello rojo no son capaces de cometer actos de violencia contra sus víctimas sin exponer tanto sus delitos de cuello blanco. Los datos sugieren que el rastro de evidencia dejado por el delincuente de cuello rojo muestra el fracaso del delincuente de cuello rojo en evitar la detección y revela su motivo para el asesinato. Además, los hallazgos relacionados con los criminales de cuello rojo se correlacionan con los rasgos conductuales de la psicopatía. Los autores ofrecen sugerencias sobre cómo los investigadores deben enfocar las entrevistas con acusados ​​psicópatas. La transcripción es un cuadro crítico que demuestra que los métodos tradicionales de interrogatorio pueden no ser suficientes cuando se trata del interrogatorio de criminales de cuello rojo y que se puede requerir un enfoque alternativo.

Un aspecto único de este estudio es que se basa en hallazgos extraídos de casos de homicidios en los que los delincuentes de cuello blanco se volvieron violentos y se convirtieron en delincuentes de cuello rojo cuando sus víctimas detectaron su comportamiento fraudulento. En el estudio previo que se mencionó anteriormente, se examinaron los datos disponibles de 27 casos penales, organizando los datos en una matriz. Aquí, los autores analizan evidencia de asesinato específica de un caso, derivada del estudio anterior para identificar rasgos psicológicos o tendencias de comportamiento típicas de criminales de cuello rojo identificados. La hipótesis es que la identificación de rasgos psicológicos y / o tendencias de criminales de cuello rojo podría ser beneficiosa al proponer una explicación de cómo los criminales de cuello rojo, que se han involucrado principalmente en delitos de cuello blanco, llegan a creer que son capaces de participar con éxito en un asesinato y ser capaces de escapar sin ser detectados.

Un camaleón es un reptil que tiene la capacidad de cambiar el color para que coincida con su entorno con el fin de evitar la detección. Los delincuentes de cuello blanco prosperan en la capacidad de evitar la detección para llevar a cabo sus planes de fraude; Tienen la capacidad, como un camaleón, de adaptarse a un entorno determinado. ¿Qué sucede, entonces, cuando los delincuentes de cuello blanco intentan convertirse en delincuentes violentos? ¿Tienen la capacidad, como el camaleón, de cambiar su complexión para evitar la detección? ¿O no logran exponer sus verdaderos colores porque sus habilidades criminales de cuello blanco son inadecuadas cuando se aplican a actos delictivos violentos?

Los datos del caso de asesinato revelan ciertos rasgos de comportamiento que explican por qué los criminales de cuello rojo creen que sus habilidades de crimen de cuello blanco pueden duplicarse como criminales violentos. Los rasgos de comportamiento son el efecto de sus características psicopáticas. Aunque los psicópatas tratan de “mezclarse”, los déficits en su naturaleza psicopática, es decir, la grandiosidad, los controles impulsivos pobres, etc., dificultan su capacidad para prever con precisión las consecuencias de su comportamiento. Los psicópatas tienen dificultades para proyectarse hacia el futuro, lo que quiere decir que tienen problemas para comprender cómo actúan sus acciones en la vida (real), y también tienen deficiencias para reflexionar sobre su pasado. La incapacidad de un delincuente de cuello rojo para pensar en un plan que tenga en cuenta los riesgos potenciales de ser atrapado, y el rastro de evidencia dejado atrás, es otro sello distintivo de su comportamiento.

La información descriptiva es consistente con la conclusión del Dr. Hare de que debido a estos déficits, la realidad autopercibida del criminal de cuello rojo está distorsionada. Dicho de otra manera, un psicópata inventa la realidad para ajustarse a sus necesidades. La creencia grandiosa del criminal de cuello rojo de que al haber cometido un asesinato, él o ella de alguna manera evitará la detección, se prueba que es falsa. De hecho, los datos reflejan exactamente lo contrario. El egocentrismo característico de estos “camaleones” produce una visión demasiado confiada de su capacidad para evitar la detección, por lo que en algunas ocasiones no se molestan en ocultar evidencia incriminatoria.

Un ejemplo de sto lo encontramos en el caso de Robert Petrick. Janine Sutphen subestimó a su marido; Robert Petrick era, de hecho, capaz de dañarla financiera, emocional y físicamente. Después de que Sutphen se diera cuenta de los esquemas fraudulentos de Petrick que afectaban sus cuentas bancarias, Petrick comenzó a planear su asesinato. Según la acusación, Petrick mató a su esposa después de que ella hubiese detectado sus planes de fraude y posteriormente informó que había desaparecido como una forma de desviar la atención hacia él. Janine Sutphen fue encontrada cerca de su casa, envuelta en una lona, ​​saco de dormir, mantas y cadenas, y flotando en el lago Falls de Raleigh. Había muerto de asfixia. La acusación ofreció evidencia de un plan de asesinato recuperado de las búsquedas en el ordenador del acusado. El acusado había buscado bajo “22 formas de matar a un hombre con sus propias manos”, y otras búsquedas de Google incluyeron las palabras “cuello”, “chasquido” y “ruptura”. Es interesante observar que el acusado era un consultor informático que debería haber sabido que las búsquedas se guardan y se pueden recuperar. La respuesta de Petrick al uso de esta evidencia por parte de la fiscalía fue que su esposa tenía entrenamiento en artes marciales, y que podría haber estado buscando en Internet. Hubo otras búsquedas sobre el nivel del agua en el lago donde se encontró el cuerpo de Sutphen, y parecía no tener buenas explicaciones para esas búsquedas. Tampoco parecía tener razones creíbles para las búsquedas de Google sobre el tema de “descomposición corporal”, “rigor mortis” y otros sitios web que explican cómo se deteriora el cuerpo humano. Según los detectives, las búsquedas de Google ocurrieron varias semanas antes de que Petrick informara que su esposa había desaparecido y un día después de que los testigos la vieron por última vez.

Durante el período de tiempo que supuestamente faltaba su esposa, un testigo, un hombre que se hizo amigo de Petrick, recordó que cuando se le preguntó por su esposa, Petrick pareció molesto e indicó que había muerto de cáncer. Petrick engañó a las personas con signos externos de las emociones aprendidas observando a los demás y observando cómo se comportaban, emocionalmente, en un conjunto dado de circunstancias. La fiscalía encontró a otra mujer conocida por Petrick que alegó que había vaciado fraudulentamente sus cuentas bancarias para comprar un ordenador. Otra testigo testificó que ella y Robert habían estado recibiendo asesoramiento prematrimonial y habían fijado una fecha para la boda, incluso antes de haber matado a su esposa.

La Lista de verificación psicopática de Hare es una herramienta esencial para un entrevistador, no solo en la investigación de delitos de cuello blanco, sino también de delitos de cuello rojo. Los investigadores expuestos a los hallazgos de Hare pueden centrarse tanto en los aspectos tangibles de las investigaciones de homicidios como en las cualidades intangibles del comportamiento psicopático que pueden surgir durante una entrevista, cuya detección requerirá un ojo entrenado. Un entrevistador familiarizado con los rasgos puede hacer preguntas, evaluar respuestas y observar el comportamiento para determinar si la entrevista debe conformarse para adaptarse a una mentalidad psicopática. El entrevistador debe ser consciente del hecho de que el delincuente de cuello rojo está invirtiendo energía mental para comprender lo que representa el investigador.

La capacidad de uno para interpretar el comportamiento psicopático aumenta si el entrevistador no es visto como una amenaza para el delincuente de cuello rojo. Durante la primera entrevista, un entrevistador puede no tener el tiempo para explorar estos rasgos psicopáticos: a) la necesidad de estimulación, b) afecto superficial, c) insensibilidad, d) controles conductuales deficientes, e) problemas conductuales tempranos, y f) delincuencia juvenil; por lo tanto, los autores recomiendan evaluar si el entrevistador está en presencia de un psicópata al revelar aquellos rasgos que probablemente sean más cruciales.

Entre las pruebas más devastadoras que los acusados ​​pueden revelar sobre sí mismos se encuentran las declaraciones hechas a la policía o a terceros. Obtener una declaración es crítico porque el acusado puede revelar sus motivos, estado de ánimo, “hechos” inconsistentes con la evidencia física y otras imposibilidades. En la mayoría de los asesinatos estadounidenses, los acusados ​​hicieron declaraciones que son incriminatorias, poco convincentes e inconsistentes, o alguna combinación de ellas. Aunque el psicópata tiene la habilidad de parecer encantador para ejercer un comportamiento manipulador, esta fortaleza también es una debilidad en la investigación de un asesinato.

Los delincuentes de cuello rojo “camaleónicos” creen que debido a sus puntos de vista embellecidos sobre sus propias habilidades de manipulación, son capaces de crear escenarios ficticios que otros aceptarán. El hecho de que estén hablando con un investigador entrenado no disminuye el auto engaño del psicópata, y pueden disfrutar de la entrevista e intentar ser encantadores. Sin embargo, los criminales de cuello rojo comienzan a perder su capacidad de mezclar ideas y evitar la detección cuando la evidencia comienza a señalarlos como culpables de asesinato.

El hecho de que los criminales de cuello rojo no sean veraces no es tan importante como lograr que estos “camaleones” hablen. Sin embargo, los entrevistadores deben ser conscientes de que entrevistar al psicópata puede ser un desafío si la entrevista no avanza con el objetivo de obtener información inconsistente e inverosímil en lugar de hacer que el “camaleón” diga la verdad. Además, incluso si el sospechoso es confrontado con evidencia que contradice sus afirmaciones, no hay que esperar que el sospechoso muestre ansiedad o incomodidad emocional. Tales manifestaciones externas de emoción que un no psicópata exhibiría si se confrontara con evidencia incriminatoria no es característica de los psicópatas. Sin embargo, haciendo que el psicópata hable, un rastro de declaraciones que no tienen sentido vendrá de la mano y producirá una poderosa imagen de engaño y falta de credibilidad en el juicio.

Un caso que ejemplifica este punto es el homicidio de Christopher Porco. En este caso, el acusado, Christopher Porco, usó un hacha de bombero para que su padre muriera mientras dormía. El hijo asesinó a su padre, quien descubrió el comportamiento fraudulento de su hijo y se enfrentó a su hijo. Intentó matar a su madre que también había estado durmiendo junto a su marido, pero ella sobrevivió. La policía interrogó a Christopher Porco en un intento de descubrir la verdad; sin embargo, durante el interrogatorio de 6 horas, no mostró emoción, nunca se estremeció y nunca confesó el asesinato. Las inconsistencias provocadas fueron importantes, pero los entrevistadores nunca las explotaron adecuadamente.

Había signos de advertencia de las cualidades psicópatas en Christopher Porco: había dejado un rastro de comportamiento engañoso, había obtenido préstamos fraudulentamente utilizando a sus padres como deudores sin su conocimiento, y había varias correspondencias por correo electrónico entre Porco y sus padres que demostraban la tensión entre las partes. Sus padres finalmente lo confrontaron con respecto a su comportamiento fraudulento y amenazaron con ir a las autoridades para tomar medidas contra él. En un correo electrónico, su padre escribió: “¿Usaste mi firma? ¿Qué diablos estás haciendo? Deberías haberme llamado para hablarlo … Llamaré a Citibank para averiguar qué lo has hecho y les voy a decir que no voy a estar como codeudor “.

Sorprendentemente, al día siguiente, Citibank notificó a Peter Porco que su hijo también había obtenido una línea de crédito para comprar su nuevo Jeep Wrangler. Una vez más, Christopher había usado el nombre de su padre como co-signatario para asegurar el préstamo del coche. Los padres trataron de comunicarse con Christopher por teléfono, pero Christopher no les habló. En otro correo electrónico, el padre escribió: “Quiero que sepas que si vuelves a abusar de mi crédito, me veré obligado a presentar declaraciones juradas de falsificación para negar responsabilidad y eso se aplica al préstamo de Citibank si intentas reactivarlo o usar mi crédito para obtener cualquier otro préstamo “.

Varios de los psicólogos del área de Albany, Nueva York y profesionales de la salud mental familiarizados con el caso se enfocaron en el patrón continuo de mentiras y engaños de Porco y declararon que el comportamiento de Porco era consistente con el de un psicópata. Además, estos profesionales señalaron su patrón de percepciones grandiosas de sí mismo como miembro de una familia adinerada e influyente. Se sabía que Porco le había mentido a amigos y conocidos sobre una herencia ficticia por valor de millones de dólares de su abuelo. Incluso se informó que su padre le dijo a un compañero de trabajo que su hijo menor era sociópata.

Después de haber pagado la fianza, mucha gente descubrió que el comportamiento de Christopher Porco era extraño dada la gravedad de los cargos de asesinato en su contra. Mientras esperaba el juicio, se lo encontró arrogante, bebiendo en bares, asistiendo a conciertos, yendo a establecimientos de entretenimiento… Este comportamiento se ajusta a los rasgos de un individuo psicópata que necesita grandiosidad y embellecimiento.

Es interesante notar que durante una entrevista con CBS, en respuesta a una pregunta sobre visitar a su madre en el hospital, Porco declaró: “La vi, estaba hinchada y cubierta de tubos, y mi reacción fue: rompí a llorar”. Me caí al suelo allí mismo “. Sin embargo, el ex ministro de Juventud, Joseph Catalano, que había ido al hospital para estar con Porco afirmó haber quedado “impresionado por el extraño comportamiento de Christopher, porque no parecía mostrar ningún dolor”. El uso que hace el psicópata de la “estrategia del camaleón” no es sorprendente, ya que intentará leer una situación y determinar la respuesta emocional apropiada o esperada que parezca simpatizar adecuadamente con los demás. Cuando Porco fue entrevistado por la policía un día después del homicidio, no mostró ninguna emoción, lo que es notable dado que la entrevista duró más de 4 horas.

El caso de Porco es una ilustración importante de cómo no realizar una entrevista cuando el sospechoso es un delincuente de cuello rojo. Aunque hubo aspectos de la entrevista que demostraron ser útiles, el enfoque del investigador no coincidía con la estructura psicológica del entrevistado. Con demasiada frecuencia, los investigadores de crímenes violentos intentan abrumar al sospechoso jugando en su mentalidad emocional. Este enfoque es extremadamente efectivo, especialmente con un sospechoso no psicópata. Pero no es útil para un verdadero criminal de cuello rojo.

A lo largo de la entrevista, los investigadores obtuvieron el testimonio que, para un entrevistador entrenado, habría revelado rasgos psicopáticos. Por ejemplo, durante la entrevista, Porco admitió que era impulsivo, irresponsable, mentiroso, tenía una visión exagerada de sí mismo, se involucraba en la grandiosidad y disfrutaba impresionar a los demás con hechos ficticios. Lo más importante fue la falta de una exhibición de afecto emocional. Muchos acusados ​​de asesinato no psicópatas se derrumban emocionalmente debido a la necesidad de desnudar sus almas, llorar, temblar y mostrar otros atributos que se esperan de alguien empujado a tal escenario. Sin embargo, este no fue el caso.

Suponiendo que no fuera demasiado tarde para hacerlo, una vez que los entrevistadores sospecharon que su sospechoso tenía características fuertes de un psicópata, su estrategia debería haber reflejado un enfoque no conflictivo. Uno observa a los entrevistadores tratando de “subir la voz” contra Porco con un aluvión de preguntas destinadas a romperlo emocionalmente para que él confiese el asesinato. El investigador intentó jugar con las emociones y virilidad de Porco como una estrategia para obtener una confesión, pero la estrategia no lo llevó a ninguna parte. Porco dio siempre respuestas suaves, ausentes de emoción; tampoco sus respuestas ofrecen ninguna idea del asesinato en sí. El investigador hizo preguntas sobre el fraude cometido por Porco, pero no presionó para obtener más detalles, que es precisamente el área que debería haberse examinado a fondo para revelar el verdadero motivo del acusado para el asesinato. El investigador debería haberlo confrontado con la correspondencia por correo electrónico con su padre que expuso su comportamiento fraudulento poco antes del asesinato.

El objetivo de los investigadores, en este caso, debería haber sido exponer las inconsistencias e inverosimilitudes de las respuestas de Porco. En lugar de intentar que se sienta culpable por sus acciones con la esperanza de una confesión, el investigador debería haber mantenido la calma, como Porco, para hacer preguntas. Cuando las respuestas de Porco no coincidían con la evidencia recopilada, el investigador debió haber confrontado tranquilamente a Porco sobre la inconsistencia y además le permitió la oportunidad de enterrarse con más mentiras. Cada investigador incorrectamente transfirió una explicación no psicópata sobre el asesinato tratando de infundir una emoción al asesinato para sugerir que de alguna manera la ira de Porco era el ímpetu para el asesinato. Los investigadores no entendieron que el problema no era sobre la ira o cualquier otra emoción, sino sobre usar el asesinato como una solución a un problema. Porco no participó en un debate moral interno sobre si el asesinato era una opción. La horrible manera en que realizó el asesinato no se correlaciona necesariamente con la cantidad de enojo que sentía Porco. Sin embargo, a lo largo de la entrevista, el investigador trató de vincular las emociones de Porco con el asesinato.

Aproximadamente a mitad de la entrevista, un detective de la policía del estado de Nueva York fue llamado para participar en el interrogatorio. Él fue muy responsable en su investigación, y no fue amenazante en su enfoque. Interrogó a Porco sobre su rasgo de grandiosidad, y a partir de ahí sobre el motivo de sus mentiras, sin mencionar nada relativo al asesinato. El detective no tuvo que intimidar a Porco para que admitiera que mentía. Sin embargo, a medida que avanzaba la entrevista, él también cayó en la misma estrategia que siguieron los otros detectives, que era utilizar un enfoque emocional y de confrontación.

Hay que pensar en cómo un fiscal podría usar esa admisión en un juicio con fines de destitución durante el interrogatorio de un acusado que declara inocencia. Si un acusado está dispuesto a mentir sobre los hechos más mundanos e inofensivos, ¿en qué está dispuesto a mentir cuando se trata de hechos importantes sobre un asesinato? El investigador debe tener en cuenta que atrapar a un delincuente de cuello rojo en una mentira no desquiciará emocionalmente al delincuente de cuello rojo para provocar una confesión. El criminal de cuello rojo simplemente irá a otra mentira. Contrariamente a la estrategia de investigación habitual, el remordimiento, la emoción y la pasión son irrelevantes, y el entrevistador debe explotar hábilmente este atributo psicopático. El investigador debería ser capaz de visualizar cómo se desarrollarán las respuestas inconsistentes e ilógicas del psicópata en un tribunal de justicia en beneficio de la fiscalía. Sin embargo, el criminal de cuello rojo no está pensando de antemano acerca de cómo se percibirán sus respuestas; el criminal es demasiado narcisista para ser lo suficientemente introspectivo, o para considerar cómo otros percibirán sus respuestas.

Por todo esto, es crucial que el investigador entienda a qué tipo de persona está entrevistando y elabore una estrategia efectiva. Desafortunadamente, la declaración de Porco a los investigadores no se usó en el juicio ya que los entrevistadores violaron su derecho constitucional de tener un abogado que lo represente a petición suya.

 

 

Los asesinos jóvenes ¿son psicópatas?. Club Ciencias Forenses

asesinos_jovenes_psicopatas

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Characteristics of Homicidal and Violent Juveniles” de David S y Geoffrey McKey en el que se investigan las características de los homicidas juveniles. 

La juventud homicida ha recibido considerable atención en los medios de comunicación y en la literatura de ciencias sociales en los últimos años. Debido a varios obstáculos metodológicos, se sabe relativamente poco sobre las características premórbidas y ofensivas de esta población. A pesar de los datos que sugieren una disminución general del homicidio juvenil desde 1993, las tasas siguen siendo preocupantes. Se ha observado que este fenómeno representa una gran preocupación social porque los perpetradores desafían las concepciones de larga data de la niñez y la adolescencia y crean serios dilemas para los sistemas de justicia penal y juvenil.

La mayoría de los estudios en esta área sufren de importantes limitaciones metodológicas al existir una dependencia excesiva en tamaños de muestra pequeños que limitan la validez externa de las conclusiones. Además, la mayoría de los estudios han utilizado muestras que abarcan un amplio rango de edad de delincuentes, que pueden ignorar diferencias importantes de desarrollo. Varios esfuerzos han utilizado muestras mixtas de personas homicidas agresivas y perpetradores de homicidios sin haber abordado directamente si los dos grupos son equivalentes en las variables de interés. Finalmente, los investigadores han demostrado una preferencia por estudiar a jóvenes que asesinan a miembros de la familia cuando, de hecho, este subgrupo representa solo del 10% al 20% de los casos de homicidio juvenil. Muchas de estas limitaciones metodológicas se pueden atribuir a la infrecuencia relativa de este delito y las dificultades relacionadas para encontrar una muestra grande en un entorno único.

Los estudios de predicción se han centrado en una variedad de factores psicológicos, cognitivos, familiares y ambientales que pueden estar asociados con el riesgo de un joven de asesinar. Los estudios con un enfoque en los predictores psicológicos han investigado la presencia del psicoticismo, las tendencias psicopáticas, o deficiencias de control de los impulsos en esta población. Los estudios de predicción cognitiva generalmente se han centrado en la inteligencia, las discapacidades de aprendizaje y las anomalías neurológicas. La mayoría de los estudios que examinan predictores familiares de homicidio en menores han examinado historias de abuso doméstico, inestabilidad y violencia, así como antecedentes penales y psiquiátricos anteriores. Finalmente, los estudios de predicción ambiental han examinado la influencia de las armas y las pandillas sobre el comportamiento homicida en la juventud.

El presente estudio que resumimos compara las características demográficas, históricas, clínicas, ofensivas y forense de una gran muestra de hombres jóvenes acusados ​​de asesinato con un grupo de comparación acusado de otros delitos graves y violentos. El objetivo principal del análisis es aumentar la comprensión de la juventud homicida a través de una comparación clínicamente significativa que mejora sobre varias debilidades metodológicas encontradas en estudios anteriores.

Para ello, se realizó una revisión de casos de una muestra grande de hombres jóvenes acusados ​​de delitos graves (es decir, asesinato, asalto y agresión con la intención de matar, secuestro, conducta sexual criminal, robo a mano armada, incendio premeditado y robo con allanamiento) que fueron derivados de 1987 a 1997 a un hospital psiquiátrico forense afiliado a una universidad para la evaluación preliminar de su competencia para ser juzgados y de su estado mental en el momento de la infracción. El funcionamiento psicológico, intelectual y social de cada menor fue evaluado por un psiquiatra y un psicólogo del personal al ingresar al establecimiento. Los diagnósticos del Eje I se obtuvieron mediante entrevistas semiestructuradas corroboradas por medidas de evaluación objetiva y protectora de la personalidad. Las estimaciones de inteligencia se obtuvieron utilizando medidas WISC-III y WAIS-R, así como los registros escolares anteriores. Los asistentes sociales del caso recopilaron historias personales de registros, miembros de la familia, documentos legales y otras fuentes de garantía. Un total de 30 hombres acusados ​​de asesinato se compararon con una muestra de 62 hombres acusados ​​de otros delitos graves y violentos. Las mujeres fueron excluidas del análisis debido a su muy baja representación (n = 7, 7.1%) en esta muestra.

Se recogieron datos demográficos, históricos, clínicos, ofensivos y forenses de cada cuadro hospitalario de menores, que incluía informes médicos, psicológicos y educativos previos, así como documentos legales, policiales y judiciales acompañantes. Los datos demográficos consistieron en la raza, la edad, el estado socioeconómico familiar, el estado de custodia (por ejemplo, en hogares de guarda) del menor y la presencia de hermanos. Datos históricos relacionados con la estabilidad familiar (por ejemplo, planteada por padres o adoptados), antecedentes familiares de salud mental, antecedentes de abuso físico, antecedentes de abuso sexual, antecedentes de negligencia, detenciones previas, colocación institucional correccional previa, antecedentes de abuso de sustancias, antecedentes mentales servicios de salud e historial de intentos de suicidio. Los datos clínicos contenían el grado actual y el estado de inscripción escolar del menor, colocación previa en clases remediales, emocionalmente discapacitadas, discapacitados mentales educables, historial de suspensiones o expulsiones, absentismo escolar y opinión del psiquiatra examinador del menor. Los datos ofensivos y forenses incluyen el número de cargos, la presencia de un codemandado, el uso de un arma, la ubicación del delito, la negación del acusado o la admisión de culpabilidad, la competencia para ser juzgado y tres variables que ocurren en el momento del delito: uso de sustancias, estado psiquiátrico (p. ej., descontinuación de medicamentos) y estado mental (p. ej., locura).

Para abordar los problemas metodológicos de las diferencias entre jóvenes acusados ​​de asesinato e intento de asesinato, los jóvenes de esta muestra acusados ​​de homicidio (n = 30) se compararon con jóvenes acusados ​​de intento de homicidio (asalto y agresión con intención de matar) (n = 27). Los resultados indicaron que no hubo diferencias significativas entre los grupos. En un análisis por separado, los juveniles se dividieron en tres grupos de edad (14 años y menos, 15 años y 16 años o más) para evaluar las diferencias en el desarrollo. No se encontraron diferencias significativas. Para abordar las preocupaciones de que los menores acusados ​​de intento de homicidio podrían ser diferentes de los delincuentes violentos no homicidas, se realizó un análisis por separado: no se encontraron diferencias significativas.

En cuanto a características demográficas, tampoco se observaron diferencias significativas entre las características demográficas de los dos grupos. La edad promedio fue de aproximadamente 15 años para los jóvenes homicidas y no homicidas. Aproximadamente las tres cuartas partes de los acusados ​​en ambos grupos eran afroamericanos. Una tendencia no significativa sugirió que los jóvenes homicidas tenían menos probabilidades de ser hijos únicos (13.3%) en comparación con otros jóvenes violentos (35.5%).

En cuanto a las características clínicas, los diagnósticos más frecuentes para jóvenes homicidas fueron trastorno de adaptación o abuso de sustancias (50.0%), mientras que los miembros del grupo no homicida eran más propensos a sufrir trastornos crónicos u orgánicos como trastorno de conducta, trastorno por déficit de atención, psicosis o trastornos del estado de ánimo (69.4%).

Por otro lado, se encontraron dos diferencias grupales significativas en las áreas de ofensas y características forenses. Los jóvenes homicidas tenían más probabilidades de haber actuado solos (46.7%) que los hombres acusados ​​de otros delitos violentos (8.1%). Además, los asesinatos fueron significativamente más probables de haber sido cometidos en un entorno doméstico (40%) en comparación con otras ofensas violentas (6.5%).

Otras dos características ofensivas merecen mención. Hubo una tendencia que indica que los jóvenes homicidas tenían más probabilidades (50%) de haber usado un arma de fuego que el grupo no homicida (19.4%) durante la comisión de la ofensa. Sin embargo, también hubo una tendencia que reflejó una mayor tasa de servicios de salud mental en el momento de la infracción en el grupo no homicida (40.5%) en comparación con la juventud homicida (8%). No se encontraron diferencias grupales significativas con respecto a las características forenses de la muestra. Sin embargo, una tendencia no significativa indicó que los jóvenes homicidas (78.6%) tenían más probabilidades de haber sido declarados competentes para ser juzgados que los jóvenes no homicidas (43.5%).

La mayoría de los acusados ​​de homicidio tenían un CI dentro del rango normal de inteligencia. Estos resultados son consistentes con estudios previos de autores de homicidios adolescentes que informan de rangos de CI dentro del rango límite a normal. El estado escolar general de los acusados ​​de homicidio, sin embargo, fue pobre. Muchos habían repetido al menos un grado (59.3%), habían estado en clases con problemas de aprendizaje (19.2%) y / o tenían antecedentes de absentismo escolar (60.0%) o expulsiones previas (71.4%). Sin embargo, los menores enfrentados a cargos por homicidio en esta muestra tenían menos probabilidades de repetir un grado o estar en clases con discapacidades de aprendizaje en comparación con poblaciones similares. Por lo tanto, si bien esta población puede, en promedio, poseer una inteligencia adecuada y tasas comparativamente bajas de desórdenes crónicos externos, sus historias escolares aún sugieren un ajuste deficiente, desconexión y relaciones interpersonales posiblemente tensas.

La relación entre la severidad de la violencia en el hogar, la violencia en el noviazgo, y la teoría del Aprendizaje Social. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The relationship between severity of violence in the home and dating violence” de Eva Sims, Virginia Dodd y Manuel Tejeda, en donde se explica la relación entre la severidad de la violencia en el hogar y la violencia en el noviazgo.  

Históricamente, la violencia familiar ha capturado la atención emocional y política de los países. Sin embargo, este problema social generalizado se ha centrado por lo general únicamente  en las víctimas de la violencia infligida por la pareja y el abuso infantil. La investigación sobre la violencia de pareja se ha centrado principalmente en las características de la víctima y el agresor, detallando la experiencia previa con violencia en el hogar y las variables demográficas, pero muy pocos investigadores han identificado el papel de la gravedad de la violencia que se experimenta en el hogar en la perpetración posterior de violencia en el noviazgo.

La literatura sobre la violencia familiar y el testimonio de niños a la violencia parental es extensa, sin embargo, la literatura que se enfoca en los resultados de tales fenómenos es limitada. Uno de estos resultados es el maltrato entre adolescentes o la violencia íntima perpetrada por jóvenes, que puede verse como el vínculo entre la violencia de la familia de origen y la violencia de la familia de la pareja. Por ejemplo, los investigadores documentan una relación significativa entre ser víctima de maltrato infantil y luego perpetrar violencia contra un hermano, un padre,  o un compañero de citas. Por tanto se sugiere que las personas que inician un comportamiento violento en la infancia corren un riesgo particularmente alto de ser víctimas de delitos violentos graves en la adolescencia y la edad adulta.

Investigaciones anteriores sobre la diversidad de género señalan que los hombres y las mujeres experimentan la violencia de manera diferente. A medida que los niños y las niñas se socializan de manera diferente, pueden internalizar la violencia familiar de forma diferente; por lo tanto, los mediadores de la relación entre la violencia familiar y la perpetración de violencia en el noviazgo pueden diferir según el género. Por ejemplo, revisando varios estudios se llega a la conclusión de que los hombres son más propensos a recurrir al abuso físico si han estado expuestos a que sus padres abusen físicamente de sus madres, y las mujeres eran ligeramente más propensas que los hombres a usar uno o más actos de agresión física y a utilizar tales actos con frecuencia, aunque los hombres eran más propensos a infligir una lesión.

Muy pocos estudios sobre la perpetración de violencia se centran en los efectos a largo plazo de la gravedad de la violencia. En una muestra comunitaria de más de 900 participantes, Leonard, Quigley y Collins informan de que la mayoría de los episodios más violentos entre adultos jóvenes incluyeron bofetadas, puñetazos o patadas, con estimaciones que van del 57 al 60%; sin embargo, entre 15 y 20% involucró el uso de un arma, identificando esto como el tipo de violencia más grave. Otros encuentran que las diferencias de gravedad han sido mediadas por el género, donde las altas tasas de perpetración de violencia en el noviazgo femenino se han atribuido a actuar en defensa propia. Entre las mujeres, la investigación informa tasas relativamente altas de perpetración leve de violencia (es decir, insultos y bofetadas) y bajas tasas de perpetración severa de violencia (es decir, golpear y usar un cuchillo o pistola). También se ha observado que las mujeres sufren consecuencias más graves de la violencia que los hombres. Duncan informa que hombres y mujeres perpetraron violencia entre hermanos en frecuencias similares; sin embargo, los hombres seguían siendo el conjunto más grande de perpetradores “severos”.

Las teorías sociales se esfuerzan por explicar el comportamiento y organizar el conocimiento. La teoría del aprendizaje social es una perspectiva explicativa ampliamente aceptada en la literatura de violencia y se basa en la creencia de que la agresión se aprende mediante modelos de comportamiento, donde los individuos no heredan tendencias violentas sino que aprenden respuestas agresivas al observar a los demás. El aprendizaje social supone que es más probable que se aprenda cuando se percibe que los modelos de comportamiento tienen más poder, competencia y alto estatus o involucra a alguien a quien respeta o admira. Por ejemplo, ser testigo o experimentar un acto de violencia por sí solo no es suficiente para aprender, sino más bien ser testigo o experimentar violencia por alguien que el niño ama o admira, los coloca en un mayor riesgo de participar en la violencia en sus propias relaciones íntimas. Revisiones recientes de la teoría de aprendizaje social explican la influencia sistemática del género, donde las personas en posiciones dominantes son más propensas a perpetrar violencia que aquellas en posiciones no dominantes.

El estudio actual que resumimos prueba las afirmaciones de la teoría del aprendizaje social para examinar si la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental aumenta significativamente la varianza de la perpetración de violencia en el noviazgo. Este estudio también analiza el papel del género al informar la violencia en el hogar y la posterior perpetración de violencia en el noviazgo. Nuestra hipótesis es que existen asociaciones significativas entre el maltrato infantil, el testimonio infantil de la violencia parental, la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia entre parejas, y que tales asociaciones variarán significativamente según el sexo. También se plantea la hipótesis de que la severidad de la violencia en el hogar afectará la perpetración de violencia entre parejas, por lo que los tipos más severos de violencia experimentados en el hogar representarán más de la variación prevista en la perpetración de violencia entre parejas y dicha varianza será diferente según el género.

Para el estudio se realizaron encuestas a 538 estudiantes universitarios. La encuesta exploró las experiencias de adolescentes con violencia familiar y violencia de pareja. Los criterios de exclusión incluyeron estudiantes que no tenían hermanos, que tenían más de 30 años y / o que estaban casados; por lo tanto, la muestra final en este estudio incluyó a 422 estudiantes. Las subescalas de Agresión psicológica y Agresión física se utilizaron para crear cuatro factores sumativos: el maltrato infantil, el testimonio infantil de violencia paterna, la violencia entre hermanos y la violencia entre parejas.

Los ítems de Agresión física y Agresión psicológica incluyen pedir a los encuestados que recuerden cuántas veces durante todo el tiempo entre las edades de 10 y 14 años (aproximadamente 5º a 9º grado) participaron su hermano (su madre, su padre o su pareja). en conductas dirigidas hacia ellos. El ítem de seguimiento incluye preguntar cuántas veces el entrevistado participó en el mismo comportamiento y lo dirigió hacia un hermano (o pareja). El tiempo de recuerdo para los items de violencia en citas fue en los últimos 12 meses. El testimonio de la violencia parental se evaluó preguntando cuántas veces la madre de uno se involucró en el comportamiento y lo dirigió hacia su padre y viceversa durante el tiempo que el encuestado tenía entre 10 y 14 años. Se pidieron elementos de escala en diversos grados de severidad, desde leves comportamientos violentos (es decir, llamar a uno gordo o feo y bofetadas), a comportamientos violentos severos (es decir, siempre usando un arma o cuchillo contra el otro). Las preguntas estaban ancladas en un continuo de frecuencia, que van desde (0) nunca, (1) una vez, (2) dos veces, (3) 3-5 veces, (4) 6-10 veces, (5) 11-20 veces, y (6) comportamiento que ocurre más de 20 veces. Para reconocer los diferentes niveles de severidad dentro de los ítems de la escala, este estudio diferenció dichos ítems, calificando cada uno en una escala de 10 puntos, donde un valor de 1 representa el acto de agresión menos grave y 10 representa el acto más severo de agresión. El procedimiento de puntuación revisado se estableció mediante una consulta exhaustiva con 10 profesionales en el área del sur de la Florida, cada uno con experiencia en diferentes ámbitos de la violencia doméstica. Estos profesionales comprendían un grupo diverso de personas con experiencia en el maltrato infantil, testigos de la violencia parental, violencia entre hermanos, violencia en el noviazgo y / o violencia en la pareja. A cada profesional se le pidió que calificara las 18 declaraciones en el instrumento original en una escala de 1-10. Una vez que todos los profesionales respondieron, se estableció un puntaje promedio para cada uno en la encuesta de 144 preguntas. Las tasas promediadas fueron nuevamente enviadas a los profesionales para un acuerdo de evaluación. Una vez que se estableció el acuerdo, las respuestas de los participantes del estudio se recodificaron con los puntajes calificados en cada categoría. Los puntajes calificados se multiplicaron por la frecuencia de la respuesta para crear una calificación ponderada para cada elemento de la escala. Por ejemplo, si el encuestado declaró que insultó a un miembro de la familia o pareja dos veces, el valor de severidad asignado a dicha pregunta, en este caso 6, se multiplicó por la frecuencia, en este caso 2, para crear una ponderación de 12. Este procedimiento fue replicado para cada ítem en la encuesta de 144 preguntas. A cada profesional nuevamente se le pidió que colocara los ítems de la escala en las siguientes categorías de nivel ordinal: agresión menor, agresión moderada y agresión severa. Los revisores llegaron a un consenso utilizando el acuerdo de la mayoría de los ítems de la escala.

Los resultados fueron los siguientes:

Utilizando la escala ponderada, el 94.20% de los hombres y el 94.40% de las mujeres revelaron que habían sido víctimas de maltrato infantil , 97.60% de los hombres y 97.70% de las mujeres revelaron que habían sido perpetradores de violencia entre hermanos, 73.40% de los hombres  y 78.10% de las mujeres revelaron que habían presenciado violencia entre sus padres, y 59.90% de los hombres y 80.50% de las mujeres revelaron que habían perpetrado violencia entre parejas.

Para los hombres, se encontraron correlaciones significativas entre la violencia severa de padres a hijos y la violencia severa de pareja, entre la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja, y entre presenciar violencia severa de padres a padres y perpetración de violencia de pareja severa.

Para las mujeres, si un padre comete maltrato infantil, también se produce violencia entre padres, donde los tipos graves de violencia están estrechamente relacionados entre sí. Por ejemplo, aquellos que informan violencia severa de padre a hijo también están reportando violencia severa de padre a madre, lo que sugiere hogares mutuamente violentos. Se encontraron correlaciones significativas entre la perpetración de violencia grave entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja menor, y entre la violencia menor entre padres y violencia menor de pareja.

Se realizaron regresiones lineales simples, divididas por sexo, para evaluar la predicción de la perpetración de violencia en el noviazgo infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia paterna. Los resultados revelaron que la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental se correlacionaban significativamente con la perpetración de violencia en el noviazgo. En la correlación entre el maltrato infantil severo y la perpetración de violencia entre parejas se comprobó que el 40% de la varianza de la violencia de noviazgo se debió a su relación lineal con el maltrato infantil grave. La correlación entre testigo de violencia parental severa y perpetración de violencia entre parejas mostró que el 53% de la varianza de la violencia de citas se debió a su relación lineal con el testimonio severo violencia parental La correlación entre la perpetración de violencia entre hermanos y la violencia entre parejas muestra que el 7,9% de la varianza de la violencia de pareja se debió a su relación lineal con la violencia severa de hermanos. Por último se realizó un análisis de regresión múltiple para hombres y mujeres por separado para evaluar si el maltrato infantil grave, la perpetración de violencia grave entre hermanos, y el testimonio infantil severo de violencia parental predijeron la perpetración de violencia entre parejas. El resultado de la regresión fue significativo para las mujeres, indicando que el 7% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa, pero también fue un resultado significativo para los hombres, indicando que el 62.5% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa.

Concluimos por tanto que si bien para los hombres, el aprendizaje social dentro del contexto del hogar está contribuyendo a la perpetración posterior de violencia en el noviazgo, para las mujeres, otra cosa está contribuyendo a las altas tasas de perpetración de la violencia entre parejas. De hecho, los investigadores han apoyado que el inicio de la violencia de las mujeres puede estar relacionado con variables más proximales, como la autodefensa, en oposición al abuso infantil o la violencia interparental, aunque otros investigadores han indicado que las mujeres usan la violencia obtener poder y control, o porque no creían que sus víctimas masculinas serían heridas. También se observa que cuanto más joven es la muestra, mayor es el nivel de violencia femenina en relación con la violencia masculina.

Por otra parte, la percepción de lo que es comportamiento violento y cómo se traduce en perpetración de violencia es diferente para hombres y mujeres. Los niños y niñas que viven en la misma familia y están expuestos a comportamientos violentos similares se ven afectados y reaccionan de manera diferente.

Los diferentes factores de delincuencia entre hombres y mujeres menores. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Battle of the sexes: The Nature of Female Delinquency” de Bruce Gross,  en donde se recoge la influencia de los factores de riesgo en la delincuencia de menores en función de los sexos.

El análisis del contenido de la cobertura periodística de la delincuencia juvenil en diferentes países como Inglaterra, Estados Unidos y Canadá muestran sorprendentes similitudes en cuanto a la forma de mostrar esta información. Los periódicos han exagerado constantemente la frecuencia y gravedad del crimen juvenil, especialmente el de los delitos violentos. La cobertura tiende a ser un extremo sesgado y ejemplos atípicos de crímenes que, si bien son perpetrados por unos pocos, son retratados como el comportamiento característico de todos los jóvenes. Tanto las noticias como los medios de entretenimiento generalmente sobreestiman las tasas de reincidencia asociadas con la delincuencia juvenil, a la vez que subestiman el rango de posibles sanciones y los castigos reales impuestos para determinados delitos.

La mayoría de los adultos confían en los informes de los medios de comunicación como vía principal de conocimiento del crimen. Como resultado de la forma en que los medios informan al público, las encuestas de opinión sobre delincuencia juvenil realizadas en varios lugares durante décadas obtienen resultados sorprendentemente similares. Consistentemente, cada generación tiende a creer que los niños y adolescentes se “comportaban mejor” aproximadamente “hace 20 años”. En esos “buenos días”, se pensó que los padres habían hecho un mejor trabajo controlando el comportamiento de sus hijos, la aplicación de la ley era más efectiva y los tribunales impusieron los castigos apropiados a los infractores juveniles. En comparación con sus creencias sobre “en aquel entonces”, cuando los “valores familiares” eran manifiestamente respetados, los encuestados creían que el crimen juvenil es ahora mucho peor y que se requieren castigos más severos para frenar el creciente problema.

Independientemente de cómo las noticias y los medios de entretenimiento presenten el crimen juvenil y la violencia, el hecho es que, en general, el crimen juvenil es menor hoy de lo que era hace años. Si bien el crimen juvenil no es peor, definitivamente es diferente de lo que era hace 20 o incluso 10 años. Quizás la diferencia más notable está en el área de la delincuencia femenina.

Históricamente, la mayoría de los arrestos juveniles han sido de hombres, sin embargo, en los últimos años el número de arrestos de adolescentes ha aumentado. Desde principios hasta mediados de la década de 1980 hasta mediados de la década de 1990, las tasas de arrestos de ambos sexos aumentaron constantemente, con una tasa masculina muy superior a la de las mujeres. A mediados o finales de la década de 1990, comenzó un cambio en el que, aunque hubo una disminución general en las tasas de arrestos tanto para chicos como para chicas, la disminución para las mujeres fue menor que para los hombres. Según informa el estudio que resumimos, en 1996 aproximadamente 2.9 millones de jóvenes fueron arrestados, el 25% de los cuales (o 723,000) eran mujeres, mientras que en 2006, el número de arrestos juveniles se redujo a aproximadamente 2.2 millones, pero la tasa de arrestos femeninos aumentó a 29% (o 641,000).

En algunas categorías específicas de delitos, la tasa de arrestos femeninos aumentó más que la masculina; en otras categorías, la tasa masculina disminuyó mientras que la de las mujeres aumentó. Entre estos años, la tasa de arrestos masculinos por asalto agravado aumentó en un 13%, mientras que la tasa de mujeres aumentó en un 94%. Durante ese mismo período, las detenciones masculinas por asalto simple se duplicaron, pero casi se cuadruplicaron para las mujeres menores de 18 años. En cuanto a los arrestos masculinos por delitos violentos, estos disminuyeron un 22%, mientras que las mujeres disminuyeron solo un 12%. En 2006, las tasas de arrestos de adolescentes varones por crímenes violentos disminuyeron en un 22%, pero solo en un 12% para las mujeres. Dentro de los crímenes violentos, las tasas de arrestos por asaltos agravados y simples disminuyeron 24% y 4% respectivamente para los hombres. Por el contrario, la tasa de arresto femenino solo disminuyó en un 10% por asalto agravado y en realidad aumentó un 19% por asalto simple. Las detenciones por crímenes con armas aumentaron un 5% para las mujeres, mientras que disminuyeron un 11% para los hombres.

Entre 1996 y 2006, las detenciones por delitos contra la propiedad disminuyeron para ambos sexos, pero más aún para los hombres. En 2006, las mujeres representaban el 32% de todos los arrestos por delitos contra la propiedad. Durante el mismo período, las detenciones de hombres por el uso indebido de drogas disminuyeron un 14%, mientras que la tasa de arrestos femeninos aumentó un 2%, y las mujeres representaron el 16% de todas esas detenciones en 2006. Las detenciones de mujeres acusadas de conducta desordenada aumentaron un 33% durante el mismo período de tiempo. En otras categorías de delitos, en 2006, las mujeres representaron el 41% de los arrestos por hurto, el 33% de los arrestos por falsificación, el 34% de los arrestos por fraude y el 45% de los arrestos por malversación.

El aumento en las tasas de arrestos para las mujeres se ha atribuido a un cambio en el comportamiento de las adolescentes y / o un cambio en cómo las fuerzas del orden responden a las adolescentes sospechosos. Los resultados de varios estudios (realizados conjuntamente con la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia) destinados a comprender mejor la naturaleza de la delincuencia femenina determinaron que el aumento de arrestos femeninos se debe principalmente a un cambio en los patrones y procedimientos de arresto. Estos incluye umbrales reducidos para reportar y clasificar crímenes, políticas obligatorias y pro-arresto, y las prácticas de “cero tolerancia” implementadas dentro de los distritos escolares. Si bien parece que estos cambios deberían afectar a las tasas de arrestos de hombres y mujeres por igual, los cambios en los estatutos relacionados con crímenes contra la familia y los niños afectan más a las mujeres, ya que una mayor proporción de mujeres se relaciona con problemas familiares.

Si bien el mayor porcentaje de arrestos de adolescentes mujeres es por delitos contra la propiedad, una proporción cada vez mayor de mujeres están siendo arrestadas por delitos de violencia. En 2006, el 31% de los ataques juveniles fueron cometidos por mujeres; de todas las agresiones de adultos, solo el 25% fueron perpetradas por mujeres. Dentro de la categoría de agresiones, las mujeres cometieron el 31% de todos los asaltos juveniles contra conocidos y el 21% de los extraños. En las agresiones domésticas, las mujeres cometieron el 37% de esos delitos contra la familia y los niños, incluido el 41% de los ataques de los padres y el 35% de los ataques contra un niño.

Así como la tasa de arrestos de mujeres jóvenes ha aumentado, también lo ha hecho la tasa de delincuencia femenina. Entre 1985 y 2005, el número de casos de delincuencia femenina aumentó de 223.800 a 464.700, o un 108%, mientras que el número de casos de hombres aumentó solo en un 32% (de 937.700 a 1.233.200). Aunque el número de casos de delincuencia masculina excede por mucho el de las mujeres, el porcentaje de mujeres en el sistema de justicia juvenil creció significativamente más rápido. El número de casos femeninos era el 25% del de hombres en 1985, pero había crecido al 40% en el caso de los hombres en 2005. En todas las categorías de delitos, el número de mujeres superó el de los hombres cada año entre 1985 y 2005, y las áreas más importantes crecimiento en persona (por ejemplo, asalto, robo, homicidio), orden público y delitos relacionados con drogas.

Las tasas de casos de delitos contra la propiedad y las drogas tienden a aumentar según la edad de las mujeres hasta los 17 años, mientras que la tasa de delitos contra las mujeres y el orden público aumenta de forma constante hasta los 16 años, seguido de un ligero descenso. Entre 2001 y 2005, los casos de ofensas personales para mujeres entre 10 y 12 años disminuyeron en un 8%, aumentaron en un 8% para las mujeres de 13 a 15 años y aumentaron un 15% y un 16% para las mujeres de 16 y 17 años, respectivamente. Entre 1991 y 2005, la tasa de casos de delitos de drogas aumentó continuamente para las mujeres de todos los grupos de edad, incluido un aumento del 255% para las edades 10-12, 306% para los 13-15, 304% para los mayores de 16 y 281% para mujeres de 17 años. En comparación con delitos delincuenciales, entre 1995 y 2005, las ofensas femeninas (es decir, casos formalmente manejados por absentismo escolar, huida, ingobernabilidad, violaciones al toque de queda o violación a las leyes de consumo de alcohol) aumentaron un 33% (mientras que el número de casos masculinos aumentó un 25%). Durante el mismo período de tiempo, los casos de absentismo escolar femenino superaron en número a todos los demás tipos de delitos de estatus femenino.

No solo hay una diferencia en la manifestación de la delincuencia entre hombres y mujeres, sino también en su etiología y prevención. En un esfuerzo por identificar los factores internos y externos que protegen a los jóvenes de tomar malas decisiones personales e interpersonales, se realizó una encuesta en 2003 de aproximadamente 150,000 estudiantes de 202 ciudades en 27 de los Estados Unidos. El estudio reveló 40 características o factores que diferencian a los jóvenes que toman buenas decisiones de vida de aquellos cuyas elecciones son más destructivas para ellos y para otros.

Los factores se dividieron en dos categorías principales. Los activos internos incluyen “compromiso con el aprendizaje” (motivación de logro, compromiso escolar, tarea, vinculación a la escuela y lectura por placer), “valores positivos” (cuidado, igualdad y justicia social, integridad, honestidad, responsabilidad y moderación) “competencias sociales “(planificación y toma de decisiones, competencia interpersonal, competencia cultural, habilidades de resistencia y resolución pacífica de conflictos) e” identidad positiva “(poder personal, autoestima, sentido de propósito y visión positiva del futuro personal). Los factores externos incluyen “apoyo” (apoyo familiar, comunicación familiar positiva, otras relaciones adultas, vecindario solidario, clima escolar solidario y participación de los padres en la educación), “empoderamiento” (sentirse valorado por su comunidad, tener un rol útil en la comunidad, servicio a los demás y seguridad), “límites y expectativas” (familia, escuela y límites del vecindario, modelos adultos, influencia positiva de compañeros y altas expectativas) y “uso constructivo del tiempo” (3 o más horas dedicadas a actividades creativas).

El grado en que los factores estaban presentes o ausentes en la vida de un niño se relacionó con un comportamiento negativo o problemático, así como con actitudes y comportamientos positivos o pro-sociales. Cuantos más factores positivos posee un menor, es menos probable que se involucren en el consumo de drogas o alcohol, el alcohol y la conducción, o la actividad sexual ilícita. Eran menos propensos a tener problemas en el colegio, participar en conductas antisociales o comportarse violentamente. Con base en los resultados de su estudio, los investigadores determinaron que los jóvenes que poseen 3 o más factores positivos experimentaron mayor beneficio en el desarrollo psicosocial.

Se concluye por tanto que la evidencia empírica demuestra que cuanto menos factores de riesgo y más factores de protección experimentan los menores en contextos múltiples (hogar, escuela, vecindario, lugar de trabajo, programas extracurriculares, institución religiosa, con pares), más conductas positivas se promueven y realizan. Estos indicadores de “éxito de desarrollo” incluyen cosas tales como mantener una buena salud, tener éxito en el colegio, exhibir liderazgo, valorar la diversidad, superar la adversidad y una tendencia a ayudar a los demás. Por tanto, el desarrollo de un factor de protección (o la resolución o mejora de un factor de riesgo) en la vida de un menor puede tener un efecto positivo profundo y duradero.

Diferencia de homicidios típicos y atípicos, y el papel del perfilador criminal. Club Ciencias Forenses.

En este artículo abordaremos la diferencia entre los homicidios típicos y los homicidios atípicos. Los investigadores de homicidios, incluso aquellos que en grandes agencias manejan docenas de homicidios cada año, dedicaron la mayoría de sus carreras a investigar homicidios típicos. Estos incluyen homicidios en los que el perpetrador tiene una relación con la víctima; la víctima se dedica a la actividad de drogas; o la víctima es un objetivo, espectador o participante en otra actividad ilegal. Los homicidios atípicos son aquellos que no caen en una de estas áreas; incluyen crímenes en serie.

Los investigadores veteranos pasan sus carreras en agencias como Detroit, Baltimore, Nueva Orleans y otros departamentos que investigan literalmente cientos de homicidios cada año. Los homicidios de rutina son para el trabajo policial lo que diagnosticar y tratar la gripe es para un médico. Los médicos de práctica general pueden diagnosticar la gripe de manera eficiente y rápida, pero la mayoría de los médicos rara vez ven enfermedades exóticas. Para diagnósticos atípicos, los médicos suelen consultar a un especialista. Los homicidios son similares. La mayoría de los homicidios que estos investigadores ven son el equivalente de la gripe. El homicidio típico a menudo involucra a personas con un historial de violencia y cuando los detectives llegan a la escena, no es raro que conozcan tanto a la víctima como al perpetrador.

La diferencia entre los homicidios que los investigadores están acostumbrados a ver y los que los detienen es la diferencia entre los típicos y atípicos homicidios. Muchos investigadores toman atajos cuando investigan homicidios típicos. Estos accesos directos ayudan a agilizar el proceso y pueden ahorrar dinero y tiempo. Investigar a fondo todos los homicidios sería una pérdida de recursos para un investigador experimentado, pero los accesos directos dejan los casos que faltan por investigar para el perfilador.

La mayoría de los homicidios se cometen principalmente por uno de los tres tipos de perpetradores: (1) la víctima tiene una relación con el perpetrador: amantes, cónyuges, hijos, vecinos o compañeros de trabajo; (2) la víctima se dedica al uso, compra, venta, almacenamiento o distribución de drogas ilegales; o (3) la víctima es un objetivo inocente (es decir, un empleado de una tienda) o está involucrado en actividades socialmente marginales (es decir, prostitución, comportamiento de pandillas). Estos son homicidios típicos. Los casos que atormentan a los investigadores son aquellos que no encajan en el modelo de investigación por el cual han sido entrenados. Una vez que se les acaban los sospechosos y siguen todos los pasos hacia su fin lógico, no saben qué hacer: su capacitación y experiencia no los han preparado para investigar homicidios que no encajan en una categoría típica.

Los homicidios cometidos por asesinos en serie, asesinos psicóticos o perpetradores que no encajan en uno de los tres tipos principales enumerados anteriormente se consideran homicidios atípicos. Estos homicidios constituyen una minoría de los homicidios que se cometen, pero cuando los investigadores abordan los homicidios atípicos como lo harían con los homicidios típicos, se topan con un callejón sin salida. En este punto, sus casos se han enfriado y es difícil o imposible adquirir la evidencia necesaria, evidencia que podría haberse recopilado fácilmente desde el principio. Estos casos permanecerán inactivos hasta que nuevas pruebas salgan a la luz; es posible que nunca estén cerrados. Pero los casos también se enfrían cuando los investigadores simplemente se quedan sin pistas. En los homicidios típicos, las investigaciones se parecen más a las películas. Hay un grupo finito de sospechosos y es probable que el perpetrador sea uno de ellos. Esas reglas no funcionan con los homicidios atípicos. Hay un número infinito de posibles sospechosos, así como un número infinito de motivos. Si los investigadores no reconocen esta diferencia al comienzo de la investigación, pronto se encontrarán dando vueltas.

Con los homicidios típicos sería una pérdida de mano de obra y esfuerzo realizar entrevistas exhaustivas con testigos tangenciales o parientes, establecer trayectorias de cuerdas o llevar a cabo otros procesos caros y lentos. La búsqueda del caso se puede centrar de manera mucho más eficiente en un sospechoso específico y probable. La mayoría de los investigadores no tienen los lujos de tiempo, dinero o mano de obra. Lo más probable es que lleven varios homicidios u otros casos simultáneamente. Por lo tanto, los atajos y la heurística funcionan bastante bien y, a menudo, conducen a condenas exitosas. Sin embargo, cuando un homicidio atípico es investigado de esta manera, cuando los investigadores se dan cuenta de que han estado siguiendo el camino equivocado, los testigos han desaparecido y la evidencia valiosa e insustituible ha desaparecido. Del mismo modo, los vecinos han olvidado lo que pudieron haber visto o escuchado y sus recuerdos están manchados por la cobertura de los medios.

Los perfiladores criminales reciben casos que otros profesionales e investigadores ya han intentado resolver. Estos casos a menudo han pasado por las manos de varios investigadores diferentes a lo largo de un tiempo. Durante ese tiempo, el material se pierde o se pasa por alto información importante. Es por ello fundamental la figura del perfilador criminal, que cuenta con los conocimientos científicos necesarios para poder ofrecer luz a esos casos sin salida aparente. Para las personas interesadas en la figura del perfilador criminal, podéis comprobar los campos tratados en el Master de Criminal Profiling de Behavior & Law.

Análisis de los delincuentes sexuales armados frente a aquellos que no usan armas. Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Preliminary insights and analysis into weapon enabled sexual offenders” de Paul Dawson, Alasdair Goodwill y Louise Dixon,  que explican las diferencias encontradas entre los delincuentes sexuales que atacan usando armas y los que no usan instrumentos para sus ofensas.

El uso de armas como parte de una conducta delictiva más amplia ha aumentado tanto la conciencia pública como el interés de investigación y elaboración de Iniciativas en justicia penal para abordar el problema. En Inglaterra y Gales esto se puede ver en las encuestas de opinión pública a gran escala y las estadísticas registradas por la policía. Por ejemplo, en 2012 el 51 por ciento de los intentos de homicidio, el 22 por ciento de los robos y el uno por ciento de las violaciones involucraron un cuchillo o instrumento afilado. Dichas estadísticas pueden ser de interés en términos de tendencias, perfiles de problemas o desarrollo de políticas, pero no fueron diseñadas específicamente para medir la prevalencia de armas.

Ha habido una variedad de investigaciones criminológicas que han incluido el uso de armas en parte, asociándolo con una variedad de factores como la experiencia criminal, impulsividad, psicopatía, fantasías agresivas frecuentes, enfermedad mental del delincuente, etc. El “efecto de las armas” afirma que la mera presencia de un arma hace que las personas se comporten de forma más agresiva, lo que podría tener implicaciones para las investigaciones policiales para predecir la peligrosidad o la escalada de delincuentes. Diversas investigaciones afirman que los delincuentes sexuales que usaban armas eran un grupo complejo, por ejemplo, que mostraban más violencia en su carrera, psicosis, sadismo, alcoholismo, drogadicción y trastorno de la personalidad.

Uno de los beneficios de examinar conductas específicas de la escena del crimen, como el uso de armas para la policía, se relaciona con el concepto de perfil del delincuente. Este es un término general con numerosas definiciones, pero para el presente artículo se define como la identificación de la personalidad principal y las características de comportamiento de un delincuente en función de cómo se cometió un delito, y en particular la suposición de homología. El supuesto de homología establece que cuanto más similar es un crimen y cómo se comete (o diferente), más similares (o diferentes) deberían ser los delincuentes. Con base a este concepto, se esperaría que los delincuentes habilitados para armas fueran demográficamente diferentes a los delincuentes que no tienen armas y, por lo tanto, el análisis específico enfocado en armas debería dar frutos para las investigaciones. La investigación que resumimos se centra en las diferencias encontradas en los delincuentes que cometían crímenes violentos y sexuales, y concluyeron que dos temas dominantes eran importantes para entender por qué los delincuentes usan armas. Estas fueron pruebas de planificación (por ejemplo, temas relacionados con el oportunismo y el control) y el uso emocional de un arma (por ejemplo, temas relacionados con la ira y el poder).

Las preguntas que trata de resolver la investigación son:  ¿Cuál es la prevalencia de delincuentes sexuales con armas en el Reino Unido? Y  ¿Cuáles son las diferencias entre delincuentes sexuales armados y no armados en términos de: variables demograficas; forma de ataque, e identificación de las variables que mejor predicen a los infractores que usan armas?.

Para resolver a estas preguntas se usó una muestra de 1.618 asaltos sexuales graves resueltos registrados por la Sección de Análisis de Delitos Graves (SCAS) de la Agencia del Crimen Organizado Serio. SCAS es una unidad analítica con responsabilidad nacional para llevar a cabo un trabajo analítico en nombre de todas las fuerzas policiales. SCAS recopila y analiza información sobre delitos graves que cumplen sus criterios, sobre todo asesinatos desconocidos y agresiones sexuales graves y / o violaciones. La muestra incluyó violaciones (n = 1.273), agresiones indecentes (n = 177) e intentos de violación (n = 168) con una víctima solitaria y un delincuente solitario. No hubo casos duplicados. Todos los casos de SCAS que cumplieron con estos criterios se proporcionaron para el análisis. Todas las infracciones tuvieron lugar en el Reino Unido durante los últimos 25 años, y la mayoría de los casos (85 por ciento) se cometieron después del año 2000. El resto se produjo en gran medida en la década de 1990 (14 por ciento) con números muy pequeños en la década de 1970 (n = 2, 0,1 por ciento) o años ochenta (n = 17, 1 por ciento).

Todos los ofensores eran hombres. Las edades estaban disponibles para la mayoría de los delincuentes (n = 1,519, 94 por ciento): la edad media fue de 28 años. El 39% tenían empleo, otro 33% eran estudiantes, y un 21% desempleados. En términos del estado de relación de los delincuentes, la mayoría eran solteros (n = 640, 40 por ciento); un número menor estuvo casado (n = 168, 10 por ciento); separados (n = 34, 2 por ciento); o divorciado (n = 46, 3 por ciento). La mayoría de los delincuentes eran blancos europeos (n = 1,157, 72 por ciento). La mayoría de las víctimas eran mujeres (n = 1,533, 95 por ciento). La edad media de la víctima era de 25 años, con un amplio rango (de 2 a 93 años). La mayoría de las víctimas eran blancas europeas (n = 1,254, 78 por ciento).

Los datos anónimos se proporcionaron a los autores en forma de hoja de cálculo de Microsoft Excel que contenía variables que describían los datos demográficos básicos de la víctima y el delincuente (si se conocía), uso del arma, cómo se aproximaba el delincuente, comportamientos ofensivos, niveles de daño a la víctima, las precauciones usadas por el ofensor y cualquier diálogo verbal del ofensor durante la ofensa. Todas las variables en los datos eran binarias (es decir, el comportamiento presente o no). Las variables por encima del 95 por ciento o por debajo del 5 por ciento de frecuencia fueron eliminadas de acuerdo con investigaciones previas que argumentan que no agregan valor en términos de diferenciación entre los delincuentes dada su frecuencia. Las variables que se eliminaron fueron; asalto (99 por ciento); agresión sexual (99 por ciento); lesiones graves (3%), cualquier tema verbal (98%); atacar en un lugar desconocido (2 por ciento); todos los sitios de lesiones corporales específicos fuera de la cabeza o la cara (es decir, genitales 0,3 por ciento, senos 0,9 por ciento, manos 0,3 por ciento); violencia inmediata (4 por ciento); ofensor separado (2 por ciento); ofensor divorciado (4 por ciento); la discapacidad física del interno (2 por ciento); delincuente sin hogar (2 por ciento); un enfoque relámpago (2 por ciento); masturba a la víctima (2 por ciento).

Los grupos de variables menos frecuentes se unieron en variables individuales en casos temáticamente similares. Estos incluyeron una variable de “disfunción sexual” creada que fusionó la “eyaculación retardada” individual, la “eyaculación precoz” y la “incapacidad para mantener la erección”; una “variable de sexo degradante” que combina “inserción de objetos”, “sexo anal”, “eyaculación sobre la víctima”; una variable de “agresión verbal” que fusionó “el delincuente insulta a la víctima” y “el delincuente usa lenguaje abusivo”; un tema verbal personal que fusionó al ofensor “tranquilizador”, “disfrute de la víctima”, “relación”, “cumplido” o “disculparse” con la víctima; una variable de “precauciones forenses” que fusionó al delincuente usando “guantes”, “condón”, “destruyendo la medicina forense” o “bañando / limpiando a la víctima” después de la ofensa. Un pequeño número de variables nuevas se resumieron a partir de los datos para examinar los casos más extremos, como el delincuente presentando “más de un arma”, “dos o más lesiones en la cabeza o en la cara” y “dos o más precauciones”.

Los resultados, en función de las dos preguntas planteadas fueron las siguientes. En cuanto a la pregunta “¿Cuál es la prevalencia de delincuentes sexuales con armas en el Reino Unido?”, los resultados indican lo siguiente: Un total de 316 (20 por ciento) de los 1,618 delincuentes utilizaron armas durante la ofensa. El arma más frecuente fue un cuchillo (n = 255, 81 por ciento de los usuarios de armas) con un menor número de armas de fuego (n = 24, 8 por ciento) y objetos contundentes identificados (n = 42, 13 por ciento). Esto suma más del 100 por ciento debido a un pequeño número de delincuentes (n = 22, 7 por ciento) que usan más de un arma durante la ofensa.

¿Hay diferencias demográficas entre delincuentes armados y no armados? No se encontraron diferencias significativas entre los delincuentes armados y no armados en términos de su edad, salud mental, estado sentimental o etnia. Los delincuentes que utilizaron armas eran significativamente más propensos que los delincuentes no armados a tener empleo, tener una disfunción sexual de algún tipo (aunque sigue siendo una minoría dentro de ambos grupos) y tener más actos delictivos en su historial.

¿Hay diferencias en la forma de ataque entre los que usan y no usan armas? La cercanía usando técnicas de confianza (por ejemplo, presentarse como una figura de autoridad u ofrecer asistencia a la víctima) fue utilizado significativamente más a menudo por el grupo no armado que por los usuarios del arma. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a usar un acercamiento por sorpresa y atacar al aire libre.

En cuanto al daño producido, la lesión fue significativamente más probable durante las ofensas armadas. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a infligir una lesión moderada o mínima. Tres cuartas partes de las lesiones para el grupo no armado usaron violencia mínima. Además, los delincuentes armados eran significativamente más propensos a infligir dos o más lesiones en la cabeza.

Los comportamientos de ataque sexual degradantes (por ejemplo, la eyaculación en la víctima, la inserción de objetos y la penetración anal) fueron significativamente más altos para los delincuentes armados. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a robarle a la víctima durante la ofensa. La mayoría de las víctimas, independientemente del uso de armas, resistieron al agresor ya sea verbal o físicamente. Aunque, los delincuentes armados encontraron una resistencia verbal significativamente mayor, recibieron menos resistencia física de las víctimas. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a involucrar sexualmente a su víctima como parte de la ofensa, por ejemplo, obligando a la víctima a masturbar o practicar sexo oral al atacante.

Se describió que la mayoría de los delincuentes tenían al menos una amenaza verbal durante la ofensa, aunque los delincuentes armados eran significativamente más propensos a presentar esa amenaza verbal. En cuanto a las precauciones tomadas, los delincuentes armados eran significativamente más propensos a usar cualquier tipo de precaución durante su ofensa, especialmente para ocultar su identidad.

En cuanto a la pregunta formulada de si pueden identificarse las variables que mejor predicen a los delincuentes armados, todas las variables que alcanzaron significación en el análisis previo que comparaban ofensores sexuales con y sin armas se retuvieron para un posterior análisis multivariable (un total de 47 variables). Las variables estadísticamente significativas dentro del modelo de agresores que usaron armas fueron: uso de restricciones, secuestro o detención ilegal, tema verbal en torno a la seguridad, tema verbal en relación personal / relación, violencia no solo por resistencia, víctima masturbando al delincuente, violencia después del contacto, robo / robo de la víctima, uso de drogas o alcohol por parte de las víctimas, algo de violencia en la resistencia, y un tema verbal sexual de ofensor. Cada una de estas variables fue significativa.

Las variables significativamente asociadas con la ofensa no armada fueron: una víctima femenina, usando un enfoque de confianza, resistencia física de la víctima, un delincuente usando un vehículo y conductas sexuales degradantes. Las variables abuso de menores y besos en la cara del delincuente no llegaron a ser variables significativas.

Antiguas entradas