clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Criminologia (página 1 de 7)

La relación entre la severidad de la violencia en el hogar, la violencia en el noviazgo, y la teoría del Aprendizaje Social. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The relationship between severity of violence in the home and dating violence” de Eva Sims, Virginia Dodd y Manuel Tejeda, en donde se explica la relación entre la severidad de la violencia en el hogar y la violencia en el noviazgo.  

Históricamente, la violencia familiar ha capturado la atención emocional y política de los países. Sin embargo, este problema social generalizado se ha centrado por lo general únicamente  en las víctimas de la violencia infligida por la pareja y el abuso infantil. La investigación sobre la violencia de pareja se ha centrado principalmente en las características de la víctima y el agresor, detallando la experiencia previa con violencia en el hogar y las variables demográficas, pero muy pocos investigadores han identificado el papel de la gravedad de la violencia que se experimenta en el hogar en la perpetración posterior de violencia en el noviazgo.

La literatura sobre la violencia familiar y el testimonio de niños a la violencia parental es extensa, sin embargo, la literatura que se enfoca en los resultados de tales fenómenos es limitada. Uno de estos resultados es el maltrato entre adolescentes o la violencia íntima perpetrada por jóvenes, que puede verse como el vínculo entre la violencia de la familia de origen y la violencia de la familia de la pareja. Por ejemplo, los investigadores documentan una relación significativa entre ser víctima de maltrato infantil y luego perpetrar violencia contra un hermano, un padre,  o un compañero de citas. Por tanto se sugiere que las personas que inician un comportamiento violento en la infancia corren un riesgo particularmente alto de ser víctimas de delitos violentos graves en la adolescencia y la edad adulta.

Investigaciones anteriores sobre la diversidad de género señalan que los hombres y las mujeres experimentan la violencia de manera diferente. A medida que los niños y las niñas se socializan de manera diferente, pueden internalizar la violencia familiar de forma diferente; por lo tanto, los mediadores de la relación entre la violencia familiar y la perpetración de violencia en el noviazgo pueden diferir según el género. Por ejemplo, revisando varios estudios se llega a la conclusión de que los hombres son más propensos a recurrir al abuso físico si han estado expuestos a que sus padres abusen físicamente de sus madres, y las mujeres eran ligeramente más propensas que los hombres a usar uno o más actos de agresión física y a utilizar tales actos con frecuencia, aunque los hombres eran más propensos a infligir una lesión.

Muy pocos estudios sobre la perpetración de violencia se centran en los efectos a largo plazo de la gravedad de la violencia. En una muestra comunitaria de más de 900 participantes, Leonard, Quigley y Collins informan de que la mayoría de los episodios más violentos entre adultos jóvenes incluyeron bofetadas, puñetazos o patadas, con estimaciones que van del 57 al 60%; sin embargo, entre 15 y 20% involucró el uso de un arma, identificando esto como el tipo de violencia más grave. Otros encuentran que las diferencias de gravedad han sido mediadas por el género, donde las altas tasas de perpetración de violencia en el noviazgo femenino se han atribuido a actuar en defensa propia. Entre las mujeres, la investigación informa tasas relativamente altas de perpetración leve de violencia (es decir, insultos y bofetadas) y bajas tasas de perpetración severa de violencia (es decir, golpear y usar un cuchillo o pistola). También se ha observado que las mujeres sufren consecuencias más graves de la violencia que los hombres. Duncan informa que hombres y mujeres perpetraron violencia entre hermanos en frecuencias similares; sin embargo, los hombres seguían siendo el conjunto más grande de perpetradores “severos”.

Las teorías sociales se esfuerzan por explicar el comportamiento y organizar el conocimiento. La teoría del aprendizaje social es una perspectiva explicativa ampliamente aceptada en la literatura de violencia y se basa en la creencia de que la agresión se aprende mediante modelos de comportamiento, donde los individuos no heredan tendencias violentas sino que aprenden respuestas agresivas al observar a los demás. El aprendizaje social supone que es más probable que se aprenda cuando se percibe que los modelos de comportamiento tienen más poder, competencia y alto estatus o involucra a alguien a quien respeta o admira. Por ejemplo, ser testigo o experimentar un acto de violencia por sí solo no es suficiente para aprender, sino más bien ser testigo o experimentar violencia por alguien que el niño ama o admira, los coloca en un mayor riesgo de participar en la violencia en sus propias relaciones íntimas. Revisiones recientes de la teoría de aprendizaje social explican la influencia sistemática del género, donde las personas en posiciones dominantes son más propensas a perpetrar violencia que aquellas en posiciones no dominantes.

El estudio actual que resumimos prueba las afirmaciones de la teoría del aprendizaje social para examinar si la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental aumenta significativamente la varianza de la perpetración de violencia en el noviazgo. Este estudio también analiza el papel del género al informar la violencia en el hogar y la posterior perpetración de violencia en el noviazgo. Nuestra hipótesis es que existen asociaciones significativas entre el maltrato infantil, el testimonio infantil de la violencia parental, la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia entre parejas, y que tales asociaciones variarán significativamente según el sexo. También se plantea la hipótesis de que la severidad de la violencia en el hogar afectará la perpetración de violencia entre parejas, por lo que los tipos más severos de violencia experimentados en el hogar representarán más de la variación prevista en la perpetración de violencia entre parejas y dicha varianza será diferente según el género.

Para el estudio se realizaron encuestas a 538 estudiantes universitarios. La encuesta exploró las experiencias de adolescentes con violencia familiar y violencia de pareja. Los criterios de exclusión incluyeron estudiantes que no tenían hermanos, que tenían más de 30 años y / o que estaban casados; por lo tanto, la muestra final en este estudio incluyó a 422 estudiantes. Las subescalas de Agresión psicológica y Agresión física se utilizaron para crear cuatro factores sumativos: el maltrato infantil, el testimonio infantil de violencia paterna, la violencia entre hermanos y la violencia entre parejas.

Los ítems de Agresión física y Agresión psicológica incluyen pedir a los encuestados que recuerden cuántas veces durante todo el tiempo entre las edades de 10 y 14 años (aproximadamente 5º a 9º grado) participaron su hermano (su madre, su padre o su pareja). en conductas dirigidas hacia ellos. El ítem de seguimiento incluye preguntar cuántas veces el entrevistado participó en el mismo comportamiento y lo dirigió hacia un hermano (o pareja). El tiempo de recuerdo para los items de violencia en citas fue en los últimos 12 meses. El testimonio de la violencia parental se evaluó preguntando cuántas veces la madre de uno se involucró en el comportamiento y lo dirigió hacia su padre y viceversa durante el tiempo que el encuestado tenía entre 10 y 14 años. Se pidieron elementos de escala en diversos grados de severidad, desde leves comportamientos violentos (es decir, llamar a uno gordo o feo y bofetadas), a comportamientos violentos severos (es decir, siempre usando un arma o cuchillo contra el otro). Las preguntas estaban ancladas en un continuo de frecuencia, que van desde (0) nunca, (1) una vez, (2) dos veces, (3) 3-5 veces, (4) 6-10 veces, (5) 11-20 veces, y (6) comportamiento que ocurre más de 20 veces. Para reconocer los diferentes niveles de severidad dentro de los ítems de la escala, este estudio diferenció dichos ítems, calificando cada uno en una escala de 10 puntos, donde un valor de 1 representa el acto de agresión menos grave y 10 representa el acto más severo de agresión. El procedimiento de puntuación revisado se estableció mediante una consulta exhaustiva con 10 profesionales en el área del sur de la Florida, cada uno con experiencia en diferentes ámbitos de la violencia doméstica. Estos profesionales comprendían un grupo diverso de personas con experiencia en el maltrato infantil, testigos de la violencia parental, violencia entre hermanos, violencia en el noviazgo y / o violencia en la pareja. A cada profesional se le pidió que calificara las 18 declaraciones en el instrumento original en una escala de 1-10. Una vez que todos los profesionales respondieron, se estableció un puntaje promedio para cada uno en la encuesta de 144 preguntas. Las tasas promediadas fueron nuevamente enviadas a los profesionales para un acuerdo de evaluación. Una vez que se estableció el acuerdo, las respuestas de los participantes del estudio se recodificaron con los puntajes calificados en cada categoría. Los puntajes calificados se multiplicaron por la frecuencia de la respuesta para crear una calificación ponderada para cada elemento de la escala. Por ejemplo, si el encuestado declaró que insultó a un miembro de la familia o pareja dos veces, el valor de severidad asignado a dicha pregunta, en este caso 6, se multiplicó por la frecuencia, en este caso 2, para crear una ponderación de 12. Este procedimiento fue replicado para cada ítem en la encuesta de 144 preguntas. A cada profesional nuevamente se le pidió que colocara los ítems de la escala en las siguientes categorías de nivel ordinal: agresión menor, agresión moderada y agresión severa. Los revisores llegaron a un consenso utilizando el acuerdo de la mayoría de los ítems de la escala.

Los resultados fueron los siguientes:

Utilizando la escala ponderada, el 94.20% de los hombres y el 94.40% de las mujeres revelaron que habían sido víctimas de maltrato infantil , 97.60% de los hombres y 97.70% de las mujeres revelaron que habían sido perpetradores de violencia entre hermanos, 73.40% de los hombres  y 78.10% de las mujeres revelaron que habían presenciado violencia entre sus padres, y 59.90% de los hombres y 80.50% de las mujeres revelaron que habían perpetrado violencia entre parejas.

Para los hombres, se encontraron correlaciones significativas entre la violencia severa de padres a hijos y la violencia severa de pareja, entre la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja, y entre presenciar violencia severa de padres a padres y perpetración de violencia de pareja severa.

Para las mujeres, si un padre comete maltrato infantil, también se produce violencia entre padres, donde los tipos graves de violencia están estrechamente relacionados entre sí. Por ejemplo, aquellos que informan violencia severa de padre a hijo también están reportando violencia severa de padre a madre, lo que sugiere hogares mutuamente violentos. Se encontraron correlaciones significativas entre la perpetración de violencia grave entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja menor, y entre la violencia menor entre padres y violencia menor de pareja.

Se realizaron regresiones lineales simples, divididas por sexo, para evaluar la predicción de la perpetración de violencia en el noviazgo infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia paterna. Los resultados revelaron que la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental se correlacionaban significativamente con la perpetración de violencia en el noviazgo. En la correlación entre el maltrato infantil severo y la perpetración de violencia entre parejas se comprobó que el 40% de la varianza de la violencia de noviazgo se debió a su relación lineal con el maltrato infantil grave. La correlación entre testigo de violencia parental severa y perpetración de violencia entre parejas mostró que el 53% de la varianza de la violencia de citas se debió a su relación lineal con el testimonio severo violencia parental La correlación entre la perpetración de violencia entre hermanos y la violencia entre parejas muestra que el 7,9% de la varianza de la violencia de pareja se debió a su relación lineal con la violencia severa de hermanos. Por último se realizó un análisis de regresión múltiple para hombres y mujeres por separado para evaluar si el maltrato infantil grave, la perpetración de violencia grave entre hermanos, y el testimonio infantil severo de violencia parental predijeron la perpetración de violencia entre parejas. El resultado de la regresión fue significativo para las mujeres, indicando que el 7% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa, pero también fue un resultado significativo para los hombres, indicando que el 62.5% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa.

Concluimos por tanto que si bien para los hombres, el aprendizaje social dentro del contexto del hogar está contribuyendo a la perpetración posterior de violencia en el noviazgo, para las mujeres, otra cosa está contribuyendo a las altas tasas de perpetración de la violencia entre parejas. De hecho, los investigadores han apoyado que el inicio de la violencia de las mujeres puede estar relacionado con variables más proximales, como la autodefensa, en oposición al abuso infantil o la violencia interparental, aunque otros investigadores han indicado que las mujeres usan la violencia obtener poder y control, o porque no creían que sus víctimas masculinas serían heridas. También se observa que cuanto más joven es la muestra, mayor es el nivel de violencia femenina en relación con la violencia masculina.

Por otra parte, la percepción de lo que es comportamiento violento y cómo se traduce en perpetración de violencia es diferente para hombres y mujeres. Los niños y niñas que viven en la misma familia y están expuestos a comportamientos violentos similares se ven afectados y reaccionan de manera diferente.

Los diferentes factores de delincuencia entre hombres y mujeres menores. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Battle of the sexes: The Nature of Female Delinquency” de Bruce Gross,  en donde se recoge la influencia de los factores de riesgo en la delincuencia de menores en función de los sexos.

El análisis del contenido de la cobertura periodística de la delincuencia juvenil en diferentes países como Inglaterra, Estados Unidos y Canadá muestran sorprendentes similitudes en cuanto a la forma de mostrar esta información. Los periódicos han exagerado constantemente la frecuencia y gravedad del crimen juvenil, especialmente el de los delitos violentos. La cobertura tiende a ser un extremo sesgado y ejemplos atípicos de crímenes que, si bien son perpetrados por unos pocos, son retratados como el comportamiento característico de todos los jóvenes. Tanto las noticias como los medios de entretenimiento generalmente sobreestiman las tasas de reincidencia asociadas con la delincuencia juvenil, a la vez que subestiman el rango de posibles sanciones y los castigos reales impuestos para determinados delitos.

La mayoría de los adultos confían en los informes de los medios de comunicación como vía principal de conocimiento del crimen. Como resultado de la forma en que los medios informan al público, las encuestas de opinión sobre delincuencia juvenil realizadas en varios lugares durante décadas obtienen resultados sorprendentemente similares. Consistentemente, cada generación tiende a creer que los niños y adolescentes se “comportaban mejor” aproximadamente “hace 20 años”. En esos “buenos días”, se pensó que los padres habían hecho un mejor trabajo controlando el comportamiento de sus hijos, la aplicación de la ley era más efectiva y los tribunales impusieron los castigos apropiados a los infractores juveniles. En comparación con sus creencias sobre “en aquel entonces”, cuando los “valores familiares” eran manifiestamente respetados, los encuestados creían que el crimen juvenil es ahora mucho peor y que se requieren castigos más severos para frenar el creciente problema.

Independientemente de cómo las noticias y los medios de entretenimiento presenten el crimen juvenil y la violencia, el hecho es que, en general, el crimen juvenil es menor hoy de lo que era hace años. Si bien el crimen juvenil no es peor, definitivamente es diferente de lo que era hace 20 o incluso 10 años. Quizás la diferencia más notable está en el área de la delincuencia femenina.

Históricamente, la mayoría de los arrestos juveniles han sido de hombres, sin embargo, en los últimos años el número de arrestos de adolescentes ha aumentado. Desde principios hasta mediados de la década de 1980 hasta mediados de la década de 1990, las tasas de arrestos de ambos sexos aumentaron constantemente, con una tasa masculina muy superior a la de las mujeres. A mediados o finales de la década de 1990, comenzó un cambio en el que, aunque hubo una disminución general en las tasas de arrestos tanto para chicos como para chicas, la disminución para las mujeres fue menor que para los hombres. Según informa el estudio que resumimos, en 1996 aproximadamente 2.9 millones de jóvenes fueron arrestados, el 25% de los cuales (o 723,000) eran mujeres, mientras que en 2006, el número de arrestos juveniles se redujo a aproximadamente 2.2 millones, pero la tasa de arrestos femeninos aumentó a 29% (o 641,000).

En algunas categorías específicas de delitos, la tasa de arrestos femeninos aumentó más que la masculina; en otras categorías, la tasa masculina disminuyó mientras que la de las mujeres aumentó. Entre estos años, la tasa de arrestos masculinos por asalto agravado aumentó en un 13%, mientras que la tasa de mujeres aumentó en un 94%. Durante ese mismo período, las detenciones masculinas por asalto simple se duplicaron, pero casi se cuadruplicaron para las mujeres menores de 18 años. En cuanto a los arrestos masculinos por delitos violentos, estos disminuyeron un 22%, mientras que las mujeres disminuyeron solo un 12%. En 2006, las tasas de arrestos de adolescentes varones por crímenes violentos disminuyeron en un 22%, pero solo en un 12% para las mujeres. Dentro de los crímenes violentos, las tasas de arrestos por asaltos agravados y simples disminuyeron 24% y 4% respectivamente para los hombres. Por el contrario, la tasa de arresto femenino solo disminuyó en un 10% por asalto agravado y en realidad aumentó un 19% por asalto simple. Las detenciones por crímenes con armas aumentaron un 5% para las mujeres, mientras que disminuyeron un 11% para los hombres.

Entre 1996 y 2006, las detenciones por delitos contra la propiedad disminuyeron para ambos sexos, pero más aún para los hombres. En 2006, las mujeres representaban el 32% de todos los arrestos por delitos contra la propiedad. Durante el mismo período, las detenciones de hombres por el uso indebido de drogas disminuyeron un 14%, mientras que la tasa de arrestos femeninos aumentó un 2%, y las mujeres representaron el 16% de todas esas detenciones en 2006. Las detenciones de mujeres acusadas de conducta desordenada aumentaron un 33% durante el mismo período de tiempo. En otras categorías de delitos, en 2006, las mujeres representaron el 41% de los arrestos por hurto, el 33% de los arrestos por falsificación, el 34% de los arrestos por fraude y el 45% de los arrestos por malversación.

El aumento en las tasas de arrestos para las mujeres se ha atribuido a un cambio en el comportamiento de las adolescentes y / o un cambio en cómo las fuerzas del orden responden a las adolescentes sospechosos. Los resultados de varios estudios (realizados conjuntamente con la Oficina de Justicia Juvenil y Prevención de la Delincuencia) destinados a comprender mejor la naturaleza de la delincuencia femenina determinaron que el aumento de arrestos femeninos se debe principalmente a un cambio en los patrones y procedimientos de arresto. Estos incluye umbrales reducidos para reportar y clasificar crímenes, políticas obligatorias y pro-arresto, y las prácticas de “cero tolerancia” implementadas dentro de los distritos escolares. Si bien parece que estos cambios deberían afectar a las tasas de arrestos de hombres y mujeres por igual, los cambios en los estatutos relacionados con crímenes contra la familia y los niños afectan más a las mujeres, ya que una mayor proporción de mujeres se relaciona con problemas familiares.

Si bien el mayor porcentaje de arrestos de adolescentes mujeres es por delitos contra la propiedad, una proporción cada vez mayor de mujeres están siendo arrestadas por delitos de violencia. En 2006, el 31% de los ataques juveniles fueron cometidos por mujeres; de todas las agresiones de adultos, solo el 25% fueron perpetradas por mujeres. Dentro de la categoría de agresiones, las mujeres cometieron el 31% de todos los asaltos juveniles contra conocidos y el 21% de los extraños. En las agresiones domésticas, las mujeres cometieron el 37% de esos delitos contra la familia y los niños, incluido el 41% de los ataques de los padres y el 35% de los ataques contra un niño.

Así como la tasa de arrestos de mujeres jóvenes ha aumentado, también lo ha hecho la tasa de delincuencia femenina. Entre 1985 y 2005, el número de casos de delincuencia femenina aumentó de 223.800 a 464.700, o un 108%, mientras que el número de casos de hombres aumentó solo en un 32% (de 937.700 a 1.233.200). Aunque el número de casos de delincuencia masculina excede por mucho el de las mujeres, el porcentaje de mujeres en el sistema de justicia juvenil creció significativamente más rápido. El número de casos femeninos era el 25% del de hombres en 1985, pero había crecido al 40% en el caso de los hombres en 2005. En todas las categorías de delitos, el número de mujeres superó el de los hombres cada año entre 1985 y 2005, y las áreas más importantes crecimiento en persona (por ejemplo, asalto, robo, homicidio), orden público y delitos relacionados con drogas.

Las tasas de casos de delitos contra la propiedad y las drogas tienden a aumentar según la edad de las mujeres hasta los 17 años, mientras que la tasa de delitos contra las mujeres y el orden público aumenta de forma constante hasta los 16 años, seguido de un ligero descenso. Entre 2001 y 2005, los casos de ofensas personales para mujeres entre 10 y 12 años disminuyeron en un 8%, aumentaron en un 8% para las mujeres de 13 a 15 años y aumentaron un 15% y un 16% para las mujeres de 16 y 17 años, respectivamente. Entre 1991 y 2005, la tasa de casos de delitos de drogas aumentó continuamente para las mujeres de todos los grupos de edad, incluido un aumento del 255% para las edades 10-12, 306% para los 13-15, 304% para los mayores de 16 y 281% para mujeres de 17 años. En comparación con delitos delincuenciales, entre 1995 y 2005, las ofensas femeninas (es decir, casos formalmente manejados por absentismo escolar, huida, ingobernabilidad, violaciones al toque de queda o violación a las leyes de consumo de alcohol) aumentaron un 33% (mientras que el número de casos masculinos aumentó un 25%). Durante el mismo período de tiempo, los casos de absentismo escolar femenino superaron en número a todos los demás tipos de delitos de estatus femenino.

No solo hay una diferencia en la manifestación de la delincuencia entre hombres y mujeres, sino también en su etiología y prevención. En un esfuerzo por identificar los factores internos y externos que protegen a los jóvenes de tomar malas decisiones personales e interpersonales, se realizó una encuesta en 2003 de aproximadamente 150,000 estudiantes de 202 ciudades en 27 de los Estados Unidos. El estudio reveló 40 características o factores que diferencian a los jóvenes que toman buenas decisiones de vida de aquellos cuyas elecciones son más destructivas para ellos y para otros.

Los factores se dividieron en dos categorías principales. Los activos internos incluyen “compromiso con el aprendizaje” (motivación de logro, compromiso escolar, tarea, vinculación a la escuela y lectura por placer), “valores positivos” (cuidado, igualdad y justicia social, integridad, honestidad, responsabilidad y moderación) “competencias sociales “(planificación y toma de decisiones, competencia interpersonal, competencia cultural, habilidades de resistencia y resolución pacífica de conflictos) e” identidad positiva “(poder personal, autoestima, sentido de propósito y visión positiva del futuro personal). Los factores externos incluyen “apoyo” (apoyo familiar, comunicación familiar positiva, otras relaciones adultas, vecindario solidario, clima escolar solidario y participación de los padres en la educación), “empoderamiento” (sentirse valorado por su comunidad, tener un rol útil en la comunidad, servicio a los demás y seguridad), “límites y expectativas” (familia, escuela y límites del vecindario, modelos adultos, influencia positiva de compañeros y altas expectativas) y “uso constructivo del tiempo” (3 o más horas dedicadas a actividades creativas).

El grado en que los factores estaban presentes o ausentes en la vida de un niño se relacionó con un comportamiento negativo o problemático, así como con actitudes y comportamientos positivos o pro-sociales. Cuantos más factores positivos posee un menor, es menos probable que se involucren en el consumo de drogas o alcohol, el alcohol y la conducción, o la actividad sexual ilícita. Eran menos propensos a tener problemas en el colegio, participar en conductas antisociales o comportarse violentamente. Con base en los resultados de su estudio, los investigadores determinaron que los jóvenes que poseen 3 o más factores positivos experimentaron mayor beneficio en el desarrollo psicosocial.

Se concluye por tanto que la evidencia empírica demuestra que cuanto menos factores de riesgo y más factores de protección experimentan los menores en contextos múltiples (hogar, escuela, vecindario, lugar de trabajo, programas extracurriculares, institución religiosa, con pares), más conductas positivas se promueven y realizan. Estos indicadores de “éxito de desarrollo” incluyen cosas tales como mantener una buena salud, tener éxito en el colegio, exhibir liderazgo, valorar la diversidad, superar la adversidad y una tendencia a ayudar a los demás. Por tanto, el desarrollo de un factor de protección (o la resolución o mejora de un factor de riesgo) en la vida de un menor puede tener un efecto positivo profundo y duradero.

Diferencia de homicidios típicos y atípicos, y el papel del perfilador criminal. Club Ciencias Forenses.

En este artículo abordaremos la diferencia entre los homicidios típicos y los homicidios atípicos. Los investigadores de homicidios, incluso aquellos que en grandes agencias manejan docenas de homicidios cada año, dedicaron la mayoría de sus carreras a investigar homicidios típicos. Estos incluyen homicidios en los que el perpetrador tiene una relación con la víctima; la víctima se dedica a la actividad de drogas; o la víctima es un objetivo, espectador o participante en otra actividad ilegal. Los homicidios atípicos son aquellos que no caen en una de estas áreas; incluyen crímenes en serie.

Los investigadores veteranos pasan sus carreras en agencias como Detroit, Baltimore, Nueva Orleans y otros departamentos que investigan literalmente cientos de homicidios cada año. Los homicidios de rutina son para el trabajo policial lo que diagnosticar y tratar la gripe es para un médico. Los médicos de práctica general pueden diagnosticar la gripe de manera eficiente y rápida, pero la mayoría de los médicos rara vez ven enfermedades exóticas. Para diagnósticos atípicos, los médicos suelen consultar a un especialista. Los homicidios son similares. La mayoría de los homicidios que estos investigadores ven son el equivalente de la gripe. El homicidio típico a menudo involucra a personas con un historial de violencia y cuando los detectives llegan a la escena, no es raro que conozcan tanto a la víctima como al perpetrador.

La diferencia entre los homicidios que los investigadores están acostumbrados a ver y los que los detienen es la diferencia entre los típicos y atípicos homicidios. Muchos investigadores toman atajos cuando investigan homicidios típicos. Estos accesos directos ayudan a agilizar el proceso y pueden ahorrar dinero y tiempo. Investigar a fondo todos los homicidios sería una pérdida de recursos para un investigador experimentado, pero los accesos directos dejan los casos que faltan por investigar para el perfilador.

La mayoría de los homicidios se cometen principalmente por uno de los tres tipos de perpetradores: (1) la víctima tiene una relación con el perpetrador: amantes, cónyuges, hijos, vecinos o compañeros de trabajo; (2) la víctima se dedica al uso, compra, venta, almacenamiento o distribución de drogas ilegales; o (3) la víctima es un objetivo inocente (es decir, un empleado de una tienda) o está involucrado en actividades socialmente marginales (es decir, prostitución, comportamiento de pandillas). Estos son homicidios típicos. Los casos que atormentan a los investigadores son aquellos que no encajan en el modelo de investigación por el cual han sido entrenados. Una vez que se les acaban los sospechosos y siguen todos los pasos hacia su fin lógico, no saben qué hacer: su capacitación y experiencia no los han preparado para investigar homicidios que no encajan en una categoría típica.

Los homicidios cometidos por asesinos en serie, asesinos psicóticos o perpetradores que no encajan en uno de los tres tipos principales enumerados anteriormente se consideran homicidios atípicos. Estos homicidios constituyen una minoría de los homicidios que se cometen, pero cuando los investigadores abordan los homicidios atípicos como lo harían con los homicidios típicos, se topan con un callejón sin salida. En este punto, sus casos se han enfriado y es difícil o imposible adquirir la evidencia necesaria, evidencia que podría haberse recopilado fácilmente desde el principio. Estos casos permanecerán inactivos hasta que nuevas pruebas salgan a la luz; es posible que nunca estén cerrados. Pero los casos también se enfrían cuando los investigadores simplemente se quedan sin pistas. En los homicidios típicos, las investigaciones se parecen más a las películas. Hay un grupo finito de sospechosos y es probable que el perpetrador sea uno de ellos. Esas reglas no funcionan con los homicidios atípicos. Hay un número infinito de posibles sospechosos, así como un número infinito de motivos. Si los investigadores no reconocen esta diferencia al comienzo de la investigación, pronto se encontrarán dando vueltas.

Con los homicidios típicos sería una pérdida de mano de obra y esfuerzo realizar entrevistas exhaustivas con testigos tangenciales o parientes, establecer trayectorias de cuerdas o llevar a cabo otros procesos caros y lentos. La búsqueda del caso se puede centrar de manera mucho más eficiente en un sospechoso específico y probable. La mayoría de los investigadores no tienen los lujos de tiempo, dinero o mano de obra. Lo más probable es que lleven varios homicidios u otros casos simultáneamente. Por lo tanto, los atajos y la heurística funcionan bastante bien y, a menudo, conducen a condenas exitosas. Sin embargo, cuando un homicidio atípico es investigado de esta manera, cuando los investigadores se dan cuenta de que han estado siguiendo el camino equivocado, los testigos han desaparecido y la evidencia valiosa e insustituible ha desaparecido. Del mismo modo, los vecinos han olvidado lo que pudieron haber visto o escuchado y sus recuerdos están manchados por la cobertura de los medios.

Los perfiladores criminales reciben casos que otros profesionales e investigadores ya han intentado resolver. Estos casos a menudo han pasado por las manos de varios investigadores diferentes a lo largo de un tiempo. Durante ese tiempo, el material se pierde o se pasa por alto información importante. Es por ello fundamental la figura del perfilador criminal, que cuenta con los conocimientos científicos necesarios para poder ofrecer luz a esos casos sin salida aparente. Para las personas interesadas en la figura del perfilador criminal, podéis comprobar los campos tratados en el Master de Criminal Profiling de Behavior & Law.

Análisis de los delincuentes sexuales armados frente a aquellos que no usan armas. Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Preliminary insights and analysis into weapon enabled sexual offenders” de Paul Dawson, Alasdair Goodwill y Louise Dixon,  que explican las diferencias encontradas entre los delincuentes sexuales que atacan usando armas y los que no usan instrumentos para sus ofensas.

El uso de armas como parte de una conducta delictiva más amplia ha aumentado tanto la conciencia pública como el interés de investigación y elaboración de Iniciativas en justicia penal para abordar el problema. En Inglaterra y Gales esto se puede ver en las encuestas de opinión pública a gran escala y las estadísticas registradas por la policía. Por ejemplo, en 2012 el 51 por ciento de los intentos de homicidio, el 22 por ciento de los robos y el uno por ciento de las violaciones involucraron un cuchillo o instrumento afilado. Dichas estadísticas pueden ser de interés en términos de tendencias, perfiles de problemas o desarrollo de políticas, pero no fueron diseñadas específicamente para medir la prevalencia de armas.

Ha habido una variedad de investigaciones criminológicas que han incluido el uso de armas en parte, asociándolo con una variedad de factores como la experiencia criminal, impulsividad, psicopatía, fantasías agresivas frecuentes, enfermedad mental del delincuente, etc. El “efecto de las armas” afirma que la mera presencia de un arma hace que las personas se comporten de forma más agresiva, lo que podría tener implicaciones para las investigaciones policiales para predecir la peligrosidad o la escalada de delincuentes. Diversas investigaciones afirman que los delincuentes sexuales que usaban armas eran un grupo complejo, por ejemplo, que mostraban más violencia en su carrera, psicosis, sadismo, alcoholismo, drogadicción y trastorno de la personalidad.

Uno de los beneficios de examinar conductas específicas de la escena del crimen, como el uso de armas para la policía, se relaciona con el concepto de perfil del delincuente. Este es un término general con numerosas definiciones, pero para el presente artículo se define como la identificación de la personalidad principal y las características de comportamiento de un delincuente en función de cómo se cometió un delito, y en particular la suposición de homología. El supuesto de homología establece que cuanto más similar es un crimen y cómo se comete (o diferente), más similares (o diferentes) deberían ser los delincuentes. Con base a este concepto, se esperaría que los delincuentes habilitados para armas fueran demográficamente diferentes a los delincuentes que no tienen armas y, por lo tanto, el análisis específico enfocado en armas debería dar frutos para las investigaciones. La investigación que resumimos se centra en las diferencias encontradas en los delincuentes que cometían crímenes violentos y sexuales, y concluyeron que dos temas dominantes eran importantes para entender por qué los delincuentes usan armas. Estas fueron pruebas de planificación (por ejemplo, temas relacionados con el oportunismo y el control) y el uso emocional de un arma (por ejemplo, temas relacionados con la ira y el poder).

Las preguntas que trata de resolver la investigación son:  ¿Cuál es la prevalencia de delincuentes sexuales con armas en el Reino Unido? Y  ¿Cuáles son las diferencias entre delincuentes sexuales armados y no armados en términos de: variables demograficas; forma de ataque, e identificación de las variables que mejor predicen a los infractores que usan armas?.

Para resolver a estas preguntas se usó una muestra de 1.618 asaltos sexuales graves resueltos registrados por la Sección de Análisis de Delitos Graves (SCAS) de la Agencia del Crimen Organizado Serio. SCAS es una unidad analítica con responsabilidad nacional para llevar a cabo un trabajo analítico en nombre de todas las fuerzas policiales. SCAS recopila y analiza información sobre delitos graves que cumplen sus criterios, sobre todo asesinatos desconocidos y agresiones sexuales graves y / o violaciones. La muestra incluyó violaciones (n = 1.273), agresiones indecentes (n = 177) e intentos de violación (n = 168) con una víctima solitaria y un delincuente solitario. No hubo casos duplicados. Todos los casos de SCAS que cumplieron con estos criterios se proporcionaron para el análisis. Todas las infracciones tuvieron lugar en el Reino Unido durante los últimos 25 años, y la mayoría de los casos (85 por ciento) se cometieron después del año 2000. El resto se produjo en gran medida en la década de 1990 (14 por ciento) con números muy pequeños en la década de 1970 (n = 2, 0,1 por ciento) o años ochenta (n = 17, 1 por ciento).

Todos los ofensores eran hombres. Las edades estaban disponibles para la mayoría de los delincuentes (n = 1,519, 94 por ciento): la edad media fue de 28 años. El 39% tenían empleo, otro 33% eran estudiantes, y un 21% desempleados. En términos del estado de relación de los delincuentes, la mayoría eran solteros (n = 640, 40 por ciento); un número menor estuvo casado (n = 168, 10 por ciento); separados (n = 34, 2 por ciento); o divorciado (n = 46, 3 por ciento). La mayoría de los delincuentes eran blancos europeos (n = 1,157, 72 por ciento). La mayoría de las víctimas eran mujeres (n = 1,533, 95 por ciento). La edad media de la víctima era de 25 años, con un amplio rango (de 2 a 93 años). La mayoría de las víctimas eran blancas europeas (n = 1,254, 78 por ciento).

Los datos anónimos se proporcionaron a los autores en forma de hoja de cálculo de Microsoft Excel que contenía variables que describían los datos demográficos básicos de la víctima y el delincuente (si se conocía), uso del arma, cómo se aproximaba el delincuente, comportamientos ofensivos, niveles de daño a la víctima, las precauciones usadas por el ofensor y cualquier diálogo verbal del ofensor durante la ofensa. Todas las variables en los datos eran binarias (es decir, el comportamiento presente o no). Las variables por encima del 95 por ciento o por debajo del 5 por ciento de frecuencia fueron eliminadas de acuerdo con investigaciones previas que argumentan que no agregan valor en términos de diferenciación entre los delincuentes dada su frecuencia. Las variables que se eliminaron fueron; asalto (99 por ciento); agresión sexual (99 por ciento); lesiones graves (3%), cualquier tema verbal (98%); atacar en un lugar desconocido (2 por ciento); todos los sitios de lesiones corporales específicos fuera de la cabeza o la cara (es decir, genitales 0,3 por ciento, senos 0,9 por ciento, manos 0,3 por ciento); violencia inmediata (4 por ciento); ofensor separado (2 por ciento); ofensor divorciado (4 por ciento); la discapacidad física del interno (2 por ciento); delincuente sin hogar (2 por ciento); un enfoque relámpago (2 por ciento); masturba a la víctima (2 por ciento).

Los grupos de variables menos frecuentes se unieron en variables individuales en casos temáticamente similares. Estos incluyeron una variable de “disfunción sexual” creada que fusionó la “eyaculación retardada” individual, la “eyaculación precoz” y la “incapacidad para mantener la erección”; una “variable de sexo degradante” que combina “inserción de objetos”, “sexo anal”, “eyaculación sobre la víctima”; una variable de “agresión verbal” que fusionó “el delincuente insulta a la víctima” y “el delincuente usa lenguaje abusivo”; un tema verbal personal que fusionó al ofensor “tranquilizador”, “disfrute de la víctima”, “relación”, “cumplido” o “disculparse” con la víctima; una variable de “precauciones forenses” que fusionó al delincuente usando “guantes”, “condón”, “destruyendo la medicina forense” o “bañando / limpiando a la víctima” después de la ofensa. Un pequeño número de variables nuevas se resumieron a partir de los datos para examinar los casos más extremos, como el delincuente presentando “más de un arma”, “dos o más lesiones en la cabeza o en la cara” y “dos o más precauciones”.

Los resultados, en función de las dos preguntas planteadas fueron las siguientes. En cuanto a la pregunta “¿Cuál es la prevalencia de delincuentes sexuales con armas en el Reino Unido?”, los resultados indican lo siguiente: Un total de 316 (20 por ciento) de los 1,618 delincuentes utilizaron armas durante la ofensa. El arma más frecuente fue un cuchillo (n = 255, 81 por ciento de los usuarios de armas) con un menor número de armas de fuego (n = 24, 8 por ciento) y objetos contundentes identificados (n = 42, 13 por ciento). Esto suma más del 100 por ciento debido a un pequeño número de delincuentes (n = 22, 7 por ciento) que usan más de un arma durante la ofensa.

¿Hay diferencias demográficas entre delincuentes armados y no armados? No se encontraron diferencias significativas entre los delincuentes armados y no armados en términos de su edad, salud mental, estado sentimental o etnia. Los delincuentes que utilizaron armas eran significativamente más propensos que los delincuentes no armados a tener empleo, tener una disfunción sexual de algún tipo (aunque sigue siendo una minoría dentro de ambos grupos) y tener más actos delictivos en su historial.

¿Hay diferencias en la forma de ataque entre los que usan y no usan armas? La cercanía usando técnicas de confianza (por ejemplo, presentarse como una figura de autoridad u ofrecer asistencia a la víctima) fue utilizado significativamente más a menudo por el grupo no armado que por los usuarios del arma. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a usar un acercamiento por sorpresa y atacar al aire libre.

En cuanto al daño producido, la lesión fue significativamente más probable durante las ofensas armadas. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a infligir una lesión moderada o mínima. Tres cuartas partes de las lesiones para el grupo no armado usaron violencia mínima. Además, los delincuentes armados eran significativamente más propensos a infligir dos o más lesiones en la cabeza.

Los comportamientos de ataque sexual degradantes (por ejemplo, la eyaculación en la víctima, la inserción de objetos y la penetración anal) fueron significativamente más altos para los delincuentes armados. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a robarle a la víctima durante la ofensa. La mayoría de las víctimas, independientemente del uso de armas, resistieron al agresor ya sea verbal o físicamente. Aunque, los delincuentes armados encontraron una resistencia verbal significativamente mayor, recibieron menos resistencia física de las víctimas. Los delincuentes armados eran significativamente más propensos a involucrar sexualmente a su víctima como parte de la ofensa, por ejemplo, obligando a la víctima a masturbar o practicar sexo oral al atacante.

Se describió que la mayoría de los delincuentes tenían al menos una amenaza verbal durante la ofensa, aunque los delincuentes armados eran significativamente más propensos a presentar esa amenaza verbal. En cuanto a las precauciones tomadas, los delincuentes armados eran significativamente más propensos a usar cualquier tipo de precaución durante su ofensa, especialmente para ocultar su identidad.

En cuanto a la pregunta formulada de si pueden identificarse las variables que mejor predicen a los delincuentes armados, todas las variables que alcanzaron significación en el análisis previo que comparaban ofensores sexuales con y sin armas se retuvieron para un posterior análisis multivariable (un total de 47 variables). Las variables estadísticamente significativas dentro del modelo de agresores que usaron armas fueron: uso de restricciones, secuestro o detención ilegal, tema verbal en torno a la seguridad, tema verbal en relación personal / relación, violencia no solo por resistencia, víctima masturbando al delincuente, violencia después del contacto, robo / robo de la víctima, uso de drogas o alcohol por parte de las víctimas, algo de violencia en la resistencia, y un tema verbal sexual de ofensor. Cada una de estas variables fue significativa.

Las variables significativamente asociadas con la ofensa no armada fueron: una víctima femenina, usando un enfoque de confianza, resistencia física de la víctima, un delincuente usando un vehículo y conductas sexuales degradantes. Las variables abuso de menores y besos en la cara del delincuente no llegaron a ser variables significativas.

La influencia familiar en la conducta delictiva. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “The study of offenders: Prison treatment”, de H. Marchiori, que explica que papel tiene la familia en la conducta delictiva. 

A lo largo de la historia se ha intentado explicar qué factores influyen en la conducta criminal. Desde el punto de vista psicológico, se señalan 5 grandes grupos que tratan de explicar el motivo por el que una persona considerada como “normal”, con conocimiento pleno de sus acciones, realiza conductas delictivas.  Una primera hipótesis considera que las conductas criminales son consecuencia de una constitución genética heredada. El segundo gran grupo aborda la conducta criminal desde bases estrictamente psicológicas, basándose en estudios relativos al aprendizaje social del individuo o a la visión cognitiva referente a los procesos de razonamiento que suceden en la mente de los criminales. Un tercer grupo está basado en las teorías del control social en el que la interpretación propia y del resto de sujetos regula el comportamiento criminal (casos de etiquetaje, estigmas sociales, etc). El cuarto grupo explica la criminalidad como una conducta consecuente del fracaso, usando una visión humanista y existencial. Por último, el quinto gran grupo está basado en la teoría motivacional, que explica que los delitos están determinados por una interacción entre el ambiente, la persona y el contexto.

En este último grupo, que explica la conducta criminal como el resultado de la interacción entre el ambiente, la persona y el contexto, se presta una especial atención a la influencia de la familia en la conducta delictiva. Por ello, explicamos a continuación el papel que tiene la familia en la conducta delictiva a partir de uno de los trabajos de H. Marchiori.

La familia es uno de los principales focos de aprendizaje de comportamiento y normas, y si bien una buena educación familiar es la base de un correcto comportamiento, los problemas encontrados en una familia que no es capaz de enseñar los valores correctos de comportamiento pueden quedar reflejados en las personas que viven en ese ambiente.

Sin duda, la familia es uno de los pilares básicos en el desarrollo y crecimiento en una persona, constituye una parte importantísima en el ambiente psicológico del individuo, por ello no podemos dejar de obviarla al hablar de conducta delictiva, pues es, cómo ya, apuntábamos anteriormente, no sólo un foco de aprendizaje de normas y maneras de comportarse, sino que a su vez puede transmitir desestructuración y problemas que quedarán reflejados en quienes viven en ese ambiente.

Del mismo modo que el contexto social en el que se mueve el sujeto (costumbres, tradiciones, actitudes encontradas) influye en su conducta, el ambiente en el hogar (cercanía a los padres, situación económica, situación afectiva…) debe de ser considerada para comprender la conducta delictiva del sujeto.

Así, esta autora realiza una clasificación más allá de la sencilla y clásica división de familias estructuradas y desestructuradas, sino que además clasifica las conexiones existentes entre el tipo de familia y el tipo de delincuente, señalando principalmente seis grupos principales.

El delincuente ladrón, suele responder al perfil de un sujeto cuyo ambiente familiar está marcado por castigos, situaciones traumáticas y ambiente familiar inestable. Puede existir una falta de ciudados por parte de la familia hacia el menor, algo que hace que el sujeto no sienta seguridad ni estabilidad. Estos sujetos comienzan a mostrar conductas antisociales (así como agresiones continuas y problemas escolares) desde una edad temprana. Debido a la falta de correctos valores, estos sujetos inician su carrera delictiva y abandonan el hogar y generalmente los vínculos con la familia. Cuando estos sujetos son arrestados por sus robos, la familia no suele ayudar al interno ni colaborar en el tratamiento penitenciario.

En cuanto al delincuente sexual, su perfil también puede presentar un contexto familiar desestructurado en donde la falta de supervisión y de afecto están presentes.  Tiende a pertenecer a un hogar desintegrado, con una marcada carencia de afecto, de supervisión y cuidados, con unas condiciones en el entorno familiar poco favorables. Son supuestamente estas condiciones soportadas durante la infancia las que harán sentir al individuo confundido en el área sexual. El delincuente sexual muestra dos necesidades fundamentales como son la seguridad y el afecto, y exterioriza hostilidad y resentimiento hacia la autoridad debido a las carencias emocionales de las que ha sido víctima. Ante el delito sexual la familia muestra rechazo y distanciamiento, lo que provoca normalmente que, tras la institucionalización, el delincuente vuelva a delinquir, pues carece del apoyo de un núcleo familiar idóneo que le ayude tanto en su tratamiento como en su recuperación y, posteriormente, le muestre apoyo en su nueva salida.

El tipo de familia que suele rodear al delincuente homicida sin embargo es una familia integrada, que siendo consciente de la desorganización psicológica del sujeto, permanece pasiva. Sin llegar a participar de una forma activa en frenar esa conducta, si muestran apoyo y ayuda al sujeto durante el encarcelamiento, y durante la reintegración social tras ser encarcelado.

En el caso del estafador, encontramos un contexto familiar en el que el sujeto ha sido víctima de una infancia dura o sobreprotegida con una educación estricta y con continuas frustraciones y prohibiciones que condicionan su comportamiento delictivo posterior.

Los delincuentes drogadictos provienen de contextos inestables tanto a nivel familiar, como a nivel laboral y educacional. Existen vínculos enfrentados hacia los miembros de la familia, con la figura de un padre rígido y autoritario y la figura de una madre insegura e inestable. Son las tensiones producidas en el seno de la familia las que son cargadas al sujeto, el cual se refugia en un “nuevo mundo” a través de las drogas como comportamiento destructivo para afrontar la situación familiar.

Existen otros muchos contextos que deben de tenerse en cuenta, no solo el familiar; sin embargo es importante tener en cuenta la influencia de la familia en el comportamiento delictivo o desviado como uno de los primeros factores posibles que puedan explicar determinadas conductas en los individuos.

Delincuentes sexuales online desde una perspectiva de adicción a Internet (II). Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, os presentamos la segunda parte del resumen del interesante artículo “Understanding Sexually Deviant Online Behavior from an Addiction Perspective” de Kimberly Young, en donde se explica el comportamiento de los delincuentes sexuales online desde la perspectiva de la adicción al sexo en Internet. En esta segunda y última parte mostramos las diferencias entre el comportamiento de los delincuentes sexuales online y los delincuentes sexuales del entorno físico, y todas las etapas por las que pasan los primeros.

A diferencia de los delincuentes sexuales infantiles clásicos que exhiben patrones crónicos y persistentes de conducta sexualizada hacia los niños que suelen comenzar en la adolescencia temprana, cada uno de los 22 casos que explicamos en el anterior artículo fueron delincuentes por primera vez sin antecedentes de delincuencia sexual hacia los niños. Sus ofensas parecían estar relacionadas por completo con las salas de chat en donde realizan juegos de roles de fantasía sexual en línea. Usando como base el modelo de adicción de Young, los usuarios de fantasía siguen cinco etapas de desarrollo: descubrimiento, exploración, escalada, compulsión y desesperanza o arrepentimiento. Las etapas resaltan cómo los usuarios utilizan Internet como medio de escape progresivo como parte de un ciclo de adicción. Usando el modelo de Young para analizar los estudios de caso, cada una de las etapas se describe con más detalle para discutir su comportamiento desde una perspectiva de adicción.

1 – Descubrimiento

En la etapa de descubrimiento, los usuarios hacen el descubrimiento inicial de que los sitios web para adultos y las salas de chat sexualmente explícitas existen y están disponibles en Internet. Un hombre que hace investigación en línea puede tropezar accidentalmente con un sitio web pornográfico o una mujer ingresa a una sala de chat social y conoce a un hombre que la incita a ‘hablar sucio’ con él. En cualquier caso, la persona descubre la emoción sexual del acto, lo que abre la puerta a una mayor exploración. Muchos proveedores de servicios de Internet (ISP) permiten que existan salas de chat orientadas sexualmente con nombres que indiquen claramente los tipos de prácticas sexuales que serán habladas por los participantes. Esas prácticas van desde la más común hasta la más desviada. En los 22 casos, los clientes comenzaron como usuarios “de fantasía” participando en diálogos eróticos en salas de chat de orientación sexual a menudo conocido como “cibersexo”, en el que dos (o más) usuarios en línea intercambian discursos privados sobre fantasías sexuales y el acto puede ir acompañado de autoestimulación sexual. No es raro encontrar temas pedófilos en la sala de chat que permiten a los usuarios intercambiar fantasías relacionadas con temas sexuales que involucran interacciones entre adultos y niños (aunque este tipo de salas de chat se encuentran con más frecuencia en la Dark Web). Para los clientes, el tema de fantasía comienza como una novedad creada a través de las salas de chat del ciberespacio y su disponibilidad anónima.

2- exploración

En la etapa de exploración, pueden comenzar a experimentar, explorar nuevos sitios web como sitios de pornografía o juegos de azar, o pueden ingresar a una sala de chat por primera vez. Cualquiera que sea el comportamiento, para la persona que se vuelve adicta, por lo general es algo nuevo y algo tentador, y generalmente no es algo que hubieran hecho si pensaban que alguien estaba mirando. En el caso de Jack (uno de los ejemplos que muestra el estudio), una vez que descubrió uno de estos chat, comenzó a usar Internet para buscar otros sitios web para adultos. “Lo hice un par de horas a la semana al principio, luego aumentó a más. Empecé a quedarme hasta tarde en el trabajo y llegar los fines de semana solo para mirar porno. Me odié a mí mismo. Me aburrí de la pornografía y comencé a chatear con otras mujeres. Tuvimos sexo por teléfono, algunos me mostraron sus cámaras web y estaban desnudos, e incluso algunos se masturbaban para mí “. Muchas personas secretamente comienzan a experimentar en línea sin temor a ser atrapadas. Se sienten alentados por la aceptación de la cultura del ciberespacio, especialmente cuando están ocultos detrás del anonimato de la pantalla de la computadora, y muchos se sienten menos responsables de sus acciones a través de Internet. Dentro del contexto anónimo del ciberespacio, se eliminan los mensajes convencionales sobre el sexo, lo que permite a los usuarios representar fantasías sexuales ocultas o reprimidas en un laboratorio privado. Además, las experiencias en línea a menudo ocurren en la privacidad del hogar, oficina o dormitorio de uno, lo que facilita la percepción de anonimato y el uso de Internet es personal e imposible de rastrear. Para cualquier persona que alguna vez haya tenido curiosidad acerca de una fantasía particular oculta o desviada, el ciberespacio ofrece una forma anónima de explorar y disfrutar de esas fantasías.

3- escalada

En la etapa de escalada, el comportamiento aumenta cuando los usuarios sienten que tienen que buscar nueva pornografía cada vez que están en línea, tienen que hacer otra apuesta en un casino virtual, o tienen que ingresar a la sala de chat y ver quién más está en línea. Cruzan la línea del uso de Internet como una herramienta productiva para desarrollar un hábito recurrente. El usuario se siente obligado a conectarse, se siente más obsesionado con estar en línea y el comportamiento se vuelve más arraigado y ritual. Disfrutan de sitios particulares, establecen relaciones en línea con un conjunto regular de usuarios con los que tienen cibersexo, tienen sexo telefónico o se reúnen para tener sexo en la vida real. Jack comenzó a navegar por sitios de chat en busca de mujeres. “Fue tan erótico escuchar acerca de sus fantasías más salvajes, cosas en las que nunca pensé“, explicó. “Me dije que era inofensivo. Racionalicé mentirle a mi esposa sobre la necesidad de trabajar hasta tarde y empecé a perder fechas límite en el trabajo, pero después de 20 años de matrimonio es emocionante reavivar algo sobre mi propia sexualidad. Discutí lo que dijeron estas mujeres. Todo fue solo una fantasía. Eran todas las edades y antecedentes, me sentía como un Playboy virtual, pero todo parecía estar bien, siempre y cuando solo estuviera en línea, no parecía estar mal.” El riesgo de experimentar fantasías en línea desviadas sexualmente es que el delincuente sexual virtual comienza distorsionar lo que es el sexo normal “Me masturbo todas las noches con pornografía en línea desagradable y pervertida“, explicó un cliente. “Lo que más me excita son los aspectos tortuosos de ver fotos que de otro modo serían inaccesibles. Ahora, el sexo con mi esposa parece tan aburrido en comparación. Cuando tengo relaciones sexuales con mi esposa, siempre fantaseo con las imágenes que vi recientemente en la Web. Esto está destruyendo mi matrimonio. Ahora estamos durmiendo en camas separadas y estoy solo toda la noche con mi ordenador en lugar de ella. Sé que esto está enfermo. Quiero dejar de hacerlo, pero me siento demasiado débil para parar “. A medida que el alcohólico requiere dosis cada vez mayores de la droga para lograr la misma sensación y placer de la experiencia, el delincuente sexual virtual se aburre con fantasías rutinarias y ahora se ve para la próxima gran emoción virtual. En la etapa de escalamiento, el comportamiento se vuelve más crónico y pronunciado de tal forma que los usuarios de fantasía se saturan con un flujo continuo de contenido sexual que puede tomar formas más arriesgadas y riesgosas. En los casos de delincuentes sexuales virtuales, comienzan a participar en fantasías sexuales pedófilas.

Para lidiar con la doble vida que ocurre, el usuario de fantasía a menudo racionaliza el comportamiento y rechaza lo que dice o hace en línea con auto declaraciones como, “Es solo una fantasía de computadora” o “Esto no es lo que realmente soy“. Se separan de la experiencia sexual en línea y perciben su mundo secreto de fantasía como una vida paralela que está completamente separada de quienes son en la vida real. Sin embargo, estas racionalizaciones son temporales y eventualmente se descomponen a medida que se vuelve cada vez más disgustado por sus acciones en línea y experimenta episodios de desesperación, ya que las promesas de parar se rompen y los intentos de dejar de hacerlo fracasan. También pueden progresar hacia temas más desviados sexualmente que normalmente encontrarían reprobables y que con el tiempo se vuelven aceptables a medida que se vuelven cada vez más “insensibles” a la experiencia.

4- Compulsividad

El comportamiento habitual se vuelve una obsesión compulsiva. En esta etapa, la vida se vuelve inmanejable, ya que las relaciones o carreras se ponen en peligro debido a la conducta compulsiva. Patrick Carnes explica mejor la compulsividad sexual: “La experiencia sexual es la fuente de nutrición, foco de energía y origen de la emoción. La experiencia se convierte en un alivio del dolor y la ansiedad, la recompensa por el éxito y una forma de evitar abordar otros problemas emocionales en la vida de la persona. La adicción es realmente un estado alterado de conciencia en el que el comportamiento sexual “normal” palidece en comparación en términos de emoción y alivio de los problemas asociados con el sexo “. Jack a menudo describió sus sesiones en línea como un” aumento de las drogas “. Sintió una realidad alterada, como si la persona que estaba en línea no se superpusiera con la persona que era en la vida real. Es un tema común entre los 22 participantes. Cada uno de ellos describió su uso de Internet, ya sea en las salas de chat de sexo o en la pornografía en Internet, como una avalancha o un ataque que experimentaron mientras estaban en línea. Sentían como si Internet se tratara menos de usar como herramienta de información, sino como forma de escape psicológico. De la misma manera, la experiencia sexual en línea del usuario de fantasía produce un estado alterado de conciencia que se asocia con la reducción de la tensión y muestra una retirada progresiva en el uso de la computadora como un medio para evitar las complicaciones y responsabilidades de la vida. En esta etapa, el usuario se ve impulsado en gran medida por estados de tensión y agitación cada vez más dolorosos, al igual que un alcohólico se ve obligado a beber en momentos de estrés excesivo o una persona que come demasiado se ve obligada a comer en momentos de tensión. Exhibe patrones adictivos y continúa participando en la actividad a pesar de sus riesgos potenciales conocidos, incluido el arresto y el encarcelamiento. Después de su arresto, Jack explicó, “después de un tiempo supe que estaba mal, sabía que estaba al borde de un gran problema y ¿para qué? Mi vida se convirtió en un lío aislado y solitario. Me di cuenta de que podría perder mi trabajo, mi matrimonio y el respeto de todos los que amo si me atraparan. Tengo dos hijas y nunca pensaría en hacer algo inapropiado con ellas, pero no pude evitar detenerme a pesar de conocer todas las consecuencias de mis acciones “.

5- Desesperación

En la etapa de desesperación, el adicto golpea ese “fondo rocoso” metafórico solo para darse cuenta de la magnitud del daño infligido a causa de su adicción. Se desarrollan sentimientos de impotencia, especialmente cuando se da cuenta de lo descontrolada que se ha vuelto la vida. En esta etapa, el adicto se da cuenta del exceso no saludable del comportamiento solo para intentar la abstinencia total. A menudo cancelarán su servicio de Internet, desconectarán los routers o instalarán un software de filtrado para intentar detener el comportamiento compulsivo. El adicto tiene problemas para mantenerse “limpio”, y se siente desesperado por volver a encauzar su vida. Dado que la recaída está a solo un clic del mouse, el adicto vuelve a los patrones anteriores y comienza el ciclo una vez más. Dado que el adicto carece del control adecuado de los impulsos, es más probable que incursione en material sexual inapropiado o desviado, que es fácilmente accesible a través de Internet. Esto es especialmente problemático cuando el adicto experimenta en salas de chat con temas pedófilos e incesto. Si bien estas se etiquetan como salas de chat de “solo fantasía”, es difícil descifrar qué es un hecho y qué es una fantasía, según los diálogos de chat. En estos 22 casos, cada cliente describió sentimientos de baja autoestima, haciendo declaraciones: “Me odio a mí mismo”, “Soy débil”, “Soy defectuoso“, o “Soy asqueroso por mi hábito sucio“. Hicieron repetidos intentos de abstinencia y tuvieron repetidas incidencias de recaída. Han continuado de esta forma durante meses o años antes de su arresto y con frecuencia esperan ser atrapados. Lo ven como una manera de aliviarse de sus vidas en línea secretas y como una forma de detenerse finalmente.

Con todo esto concluimos que con la proliferación de salas de chat sexualmente explícitas, grupos de noticias y sitios web, Internet ofrece una salida para la exploración inicial de una persona curiosa, y el ciberespacio, con su falta de restricciones, crea acceso inmediato a salas de chat sexualmente explícitas consideradas ofensivas, incluyendo intereses infantiles. La mayoría de las personas aún no se dan cuenta de que existe un riesgo al involucrarse en actividades sexuales en línea. Si bien de alguna manera puede parecer algo aislado que nunca le sucedería a la gente que conocemos, las conductas sexuales en línea pueden ocurrir en el ambiente familiar, reduciendo así la sensación de riesgo y permitiendo conductas aún más aventureras. La variedad y el alcance de estas fantasías habilitadas por ordenador son ilimitadas y aún están evolucionando. En la era de Internet, las salas de chat nuevas, la nueva tecnología y los nuevos usuarios en línea ayudan a construir nuevas experiencias de fantasía sexual. Desde la perspectiva legal, dada la proliferación de contenido sexualmente explícito en Internet, los psicólogos forenses, las fuerzas del orden público y el sistema judicial en general deberían considerar el papel de Internet y su potencial para la adicción en el desarrollo del comportamiento sexual en línea inapropiado o desviado, especialmente en lo que se refiere a intereses pedófilos.

Dada la permisividad sexual de la subcultura del ciberespacio, las evaluaciones forenses deberían examinar la conducta que diferencia a los delincuentes sexuales clásicos de los delincuentes sexuales virtuales o los adictos a la fantasía que participan en temas pedófilos, en el contexto de cómo utilizan Internet. Desde una perspectiva clínica, las evaluaciones forenses de delincuentes sexuales virtuales también deberían evaluar si el usuario exhibe síntomas de uso compulsivo de Internet. ¿El cliente demuestra una pérdida significativa y regular de control de impulso? ¿El cliente muestra una preocupación por Internet? ¿El cliente continúa participando en la actividad sabiendo sus posibles consecuencias?.

También es importante evaluar si el cliente informa intentos fallidos de autorregulación y la incapacidad de controlar el comportamiento en línea. La adicción a Internet y la participación de personas que por lo demás son pro-sociales y respetuosas de la ley en el comportamiento sexual ilegal en línea con los niños han aumentado de manera alarmante a medida que ha aumentado la disponibilidad de Internet.

Familiaridad y falsas memorias en la rueda de reconocimiento. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Feelings of familiarity and false memory for specific associations resulting from mugshot exposure”, de los autores Alan W. Kersten y Julie L. Earles, de la Universidad de Florida, que analizan cómo las ruedas de reconocimiento pueden afectar a la memoria de los testigos.

El 27 de octubre de 1985, una mujer fue violada en su propia casa, en Virginia (Estados Unidos). Ella dijo a la policía que la habitación estaba a oscuras y no pudo ver la cara del agresor, pero dos de sus vecinos testificaron haber visto a un hombre llamado Walter Snyder fuera de la casa la víctima poco antes del ataque. Snyder fue interrogado y su foto fue incluida entre las que se mostraron a la víctima para el reconocimiento. La mujer no le señaló como el perpetrador pero sí que manifestó que las cejas de él le resultaban familiares. Meses después, en la rueda de reconocimiento, la víctima le reconoció como culpable. Después de siete años en prisión, la familia logró que se hicieran pruebas de ADN (en ese momento novedosas) y tras tres pruebas diferentes fue descartado como culpable.

Este caso demuestra los peligros asociados con la presentación de fotos de los sospechosos a los testigos oculares y a las víctimas de un crimen. Aunque puede ser una herramienta de investigación útil, también puede tener el efecto de contaminar la memoria de los testigos oculares sobre el evento. Si un individuo representado en las fotografías se asemeja al autor real o si resulta familiar a la víctima por otras razones, puede hacer que un testigo recuerde más tarde haber visto al individuo representado cometer el crimen. Como por ejemplo en este caso, que Walter Snyder resultaba familiar a la víctima porque ella lo había visto pasear en el vecindario. Este proceso se llama “transferencia inconsciente”.

Para estudiar en profundidad este proceso, los investigadores utilizaron a 80 estudiantes, con una edad media de 20 años, y 40 ancianos, con una media de 71 años.  A cada participante se le mostró una serie de fragmentos de vídeo de actores que realizaban acciones sencillas y luego se les indicó que recordaran qué actor realizó esa tarea. Completaron esta tarea 36 veces cada uno.

Después de las presentaciones, los 40 adultos mayores y la mitad de los jóvenes (otros 40) fueron examinados inmediatamente para ver cuánto podían reconocer correctamente. Los 40 jóvenes restantes fueron examinados de nuevo tres semanas más tarde.

Según los resultados, tanto los participantes más jóvenes como los mayores eran más propensos a reconocer falsamente los acontecimientos si los actores que aparecían en esos eventos también habían aparecido en las fotos. Además, para los adultos mayores, la toma de fotografías significaba que experimentaban una sensación de familiaridad cuando veían al actor actuar en los fragmentos de vídeo, incluso si se les había preguntado una acción diferente cuando vieron las fotos. Los investigadores creen que esto probablemente signifique que las personas mayores reconocieron la cara familiar, pero no pudieron ubicar por qué. Por su parte, los más jóvenes tenían tendencia a crear más falsos recuerdos siempre que la pregunta y la fotografía le hubieran sido presentadas de manera conjunta en la tarea, ya que esto parecía crear algún tipo de aprendizaje asociativo que afectaba al recuerdo original.

En conclusión, tras la primera rueda de reconocimiento, ya sean fotos o en persona, un mismo testigo no debería ser llamado de nuevo para un segundo reconocimiento ya que su recuerdo del evento está enturbiado por la visión de los sospechosos.

Las acosadoras. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Female Stalker”, de los autores J. Reid Meloy, Kris Mohandie y Mila Green, de la Universidad de Phoenix, que estudian el perfil de las acosadoras.

Aunque la mayoría de acosadores son varones cuyas víctimas son mujeres, también podemos encontrar acosadoras. Hasta hace una década se trataba de una proporción de cuatro a uno, pero no deja de ser una minoría significativa. Las víctimas masculinas del acoso femenino se enfrentan a menudo a la indiferencia, el escepticismo o incluso la burla. Incluso se llega a cuestionar su sexualidad. E incluso en igualdad de condiciones, una acosadora tiene menos papeletas para ser procesada. Por lo general, se tiende a pensar que por su inferioridad física una acosadora es menos peligrosa o incluso menos digna del foco atencional de la propia criminología. Por ello, es importante investigar a este colectivo y lograr el manejo de esta amenaza tan obviada.

Se investigaron 1005 casos de acoso de ambos sexos para un estudio comparativo, entendiendo como conducta de acecho dos o más contactos no deseados hacia una misma persona que generara un miedo razonable en ella. Se codificaron en los casos 50 variables que incluían aspectos demográficos, objetivos del acoso, consecuencias legales y reincidencia. Además se disponía de una valoración del estado mental de los acosadores en el 76% de los casos.

Se identificaron 143 acosadoras femeninas en la muestra, cuyo perfil típico era el de una mujer soltera, separada o divorciada de unos 30 años con un diagnóstico psiquiátrico, la mayoría de las veces un trastorno del estado de ánimo. Era más probable que persiguiera a un varón conocido, extranjero o celebridad, en lugar de alguien con quien tuviera una intimidad sexual previa. En comparación con los acosadores masculinos, las acosadoras tenían antecedentes penales significativamente menos frecuentes y eran significativamente menos amenazantes y violentos. Su comportamiento de búsqueda era menos basado en la proximidad, y sus comunicaciones eran más benignas que las de los hombres. La duración media del acecho fue de 17 meses, pero la duración modal fue de dos meses. La reincidencia fue de 50%, con un tiempo modal entre la intervención y el contacto con la víctima de un día. Cualquier relación real previa (relaciones sexuales íntimas o conocidas) aumentó significativamente la frecuencia de las amenazas y la violencia con grandes tamaños de efecto para toda la muestra femenina. Este resultó ser el subgrupo más peligroso, de los cuales la mayoría amenazaban y eran físicamente violentas. Las menos peligrosas eran los acosadoras de las celebridades de Hollywood. Dos de las variables predictoras para la violencia en el acecho de los hombres fueron validadas externamente con tamaños de efecto moderados para las mujeres: las amenazas se asociaron con un mayor riesgo de violencia y la escritura de cartas se asoció con un menor riesgo de violencia.

En conclusión,  la relación entre el acosador y la víctima parece primordial en el comportamiento del acosador femenino. En mujeres mitiga la agresión, pero el apego la agrava.  De hecho, el subgrupo más peligroso entre los acosadores masculinos y femeninos es aquellos que han tenido una relación previa sexualmente íntima con la víctima. Este estudio subraya la importancia de determinar el tipo de acosador cuando se realizan investigaciones o intervenciones de planificación, partiendo de las dos tipologías de acecho.

La pantalla del móvil revela toda nuestra vida. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Lifestyle chemistries from phones for individual profiling”, de los autores Amina Bouslimani, Alexey V. Melnik, Zhenjiang Xu, Amnon Amir, Ricardo R. da Silva, Mingxun Wang, Nuno Bandeira, Theodore Alexandrov, Rob Knight y Pieter C. Dorrestein, de la Universidad de California, que estudian los restos orgánicos de los teléfonos móviles.

Sabemos que nuestro móvil tiene todo sobre nosotros. En las redes sociales están los datos de nuestros amigos, dónde trabajamos e incluso dónde estamos pasando las vacaciones. En la galería de imágenes hay más fotos de nuestra vida privada en un año de las que nuestros padres se hicieron en toda una vida. En Youtube hay un registro de qué música escuchas y Google sabe dónde has estado. Nuestro móvil puede realizar un análisis completo de nuestras vidas y nuestra forma de ser. Pero, ¿sabías que puede hacerlo también sin necesidad de desbloquear tu pantalla?

Cada vez que nuestros dedos tocan el teléfono móvil, dejamos atrás pequeños restos. A veces células de piel, otras de lo que hemos tocado recientemente. Pequeñas moléculas del café del desayuno, del champú o tabaco. El móvil, que de media tenemos unas cinco horas diarias en las manos, es también una especie de diario de nuestra propia vida para un científico forense.

En este estudio analizaron las sobras químicas en los teléfonos de 39 voluntarios, pasando un simple bastoncillo por la pantalla, y los dedos de la mano derecha, comparando los patrones químicos entre ambos. La coincidencia entre ambos sugeriría que esas moléculas de la piel habían sido transferidas al teléfono de cada usuario. Los científicos identificaron muchas de las moléculas que encontraron y posteriormente los compararon con una base de datos de productos químicos que contiene los perfiles de varios compuestos, incluyendo especias, cafeína y medicinas.

Las huellas de cientos de miles de moléculas diferentes aparecieron en cada teléfono. Las moléculas reflejaban lo que había estado en el cuerpo, como los medicamentos y los alimentos. También reflejaban lo que cada persona había manejado antes de tocar el teléfono, como jabón o maquillaje. De hecho, la mayoría de las moléculas provienen de productos de belleza, medicinas y alimentos. Estos residuos ayudaron a los científicos a analizar el comportamiento de cada usuario del teléfono. Los resultados a menudo podían descubrir si al propietario de un teléfono le gustaba la comida picante, bebía café o usaba desodorante. Las pruebas podían indicar lugares que alguien había visitado recientemente o incluso podían señalar si estaba enfermo.

Incluso después de lavarnos las manos tras comer, pequeños rastros moleculares quedan en nuestros dedos y pasan al teléfono. De hecho, lavarnos las manos añade a nuestra huella molecular rastros de jabón. Cada actividad aumenta la complejidad de la huella que vamos depositando. Encontramos por ejemplo el caso del participante número 21, en cuya pantalla se apreciaban restos de un medicamento antidepresivo, el citalopram, seguramente procedente del sudor de sus manos.

Esto significa que con sólo analizar un teléfono móvil, podemos hacer un perfil de su usuario. Por ejemplo, podríamos decir si probablemente es una mujer, qué tipo de cosméticos usa, si se tiñe el cabello, si bebe café, si prefiere el vino a la cerveza o si toma comida picante. La policía ya utiliza análisis moleculares para buscar rastros de explosivos o drogas ilegales, pero pronto podrán usar los residuos del teléfono para reducir las pistas en buscar a un sospechoso o localizar a alguien que dejó un teléfono detrás en una escena del crimen. La privacidad en el siglo XXI será pronto tan sólo un recuerdo anecdótico del siglo XX.

El cerebro se adapta a la falta de honestidad. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Brain Adapts to Dishonesty”, de los autores Neil Garrett, Stephanie C. Lazzaro, Dan Ariely y Tali Sharot, de la Universidad de Londres, que analizan cómo el cerebro se adapta a los actos deshonestos.

¿Cuántas veces te has sentido tentado de hacer algo deshonesto? Quizás alguna vez en el supermercado te dieron de más en el cambio y te sentiste tentado de quedarte esas monedas extra. O tal vez mentiste inventando un compromiso ineludible para evitar un evento al que no te apetecía en absoluto asistir. Ser poco honrado es una tentación común y estas pequeñas tentaciones son parte de la vida cotidiana. Continuamente debemos decidir cómo actuar según nuestra moral y, en parte, lo que guía esas decisiones es lo desagradable que es la falta de honestidad.

Sin embargo, ¿qué pasaría si pudiéramos acostumbrarnos a ese malestar y acabar por “superarlo”? No es tan disparatado pensar que nadie se vuelve un estafador, un ladrón o cualquier otra alternativa fraudulenta de la noche a la mañana. Es más lógico pensar que, como todo largo camino, empezó con un pequeño paso. Por ello, la hipótesis de este estudio era: ¿y si al hacer algo mal, la siguiente vez nos resulta más fácil? ¿Podría ser que nuestra deshonestidad aumente como una bola de nieve rodando por una colina?

Esta hipótesis parte de la idea de la adaptación neuronal, consistente en que el cerebro se vuelve menos sensible a los estímulos después de una exposición repetida. Por ejemplo, somos plenamente conscientes del olor a pan recién hecho cuando entramos en una panadería, pero si nos quedáramos mucho rato allí dejaríamos de percibirlo aunque el olor siga en el aire. De la misma forma, una vez que nos hemos vestido, dejamos de ser conscientes del tacto de la ropa a menos que pensemos activamente en ello, o ignoramos el sonido del ventilador o del aire acondicionado cuando ya lleva un rato oyéndose ese murmullo repetitivo de fondo. Igual que nos adaptamos a los estímulos físicos, podemos adaptarnos a los emocionales, así que no es desproporcionado pensar que podríamos acostumbrarnos y, por tanto, dejar de percibir la aversión a la deshonestidad.

Para probar esta hipótesis participaron 55 individuos entre 18 y 65 años con una edad media de 23 años; 34 de ellos, mujeres. Se les realizaba una resonancia magnética funcional mientras llevaban a cabo una tarea en la que debían cooperar con otra persona que era en realidad un cómplice del investigador. Entre los dos debían valorar cuántas monedas de un centavo había en un frasco que contenía entre £15 y £35. Los participantes podían ver la imagen en grande y durante varios segundos, pero los cómplices apenas la veían un segundo y mucho más pequeña. En una primera tarea se les pidió simplemente cooperación para valorar la capacidad de estimación de los participantes y poder así compararla con la segunda tarea, en la que se pretendía provocar la falta de honradez.

En una segunda tarea, se les dijo a los participantes que serían recompensados de acuerdo a la cantidad que su acompañante sobreestimara por encima de la real, mientras que los acompañantes serían recompensados por acertar con precisión. Además, se les indicaba que sólo a ellos se les había informado de que ese cambio de normas. Es decir, las parejas no tenían por qué dudar de la buena intención de los participantes cuando exageraran la cantidad para beneficiarse ellos mismos a costa de sus compañeros. También se aplicaron otras tareas en las que el beneficiado podía ser el acompañante o ambos.

Los resultados son bastante pesimistas: las pequeñas trasgresiones iniciales iban acompañadas de fuertes respuestas emocionales, pero poco a poco se iban acostumbrando a realizarlas adaptándose a la respuesta y dejando de mostrar esa fuerte aversión. Y, finalmente, podían ser mucho más deshonestos que al principio del experimento pero con una sensibilidad emocional mucho más limitada. La falta de honradez empezaba a sentirse como algo “no tan malo”. Sin embargo, también se encontró que la gente mentía más cuando sacarían beneficio de ello tanto sus compañeros como ellos mismos, viendo así su falta de honradez como algo menos malo.

En conclusión, los resultados son muy relevantes ya que nos muestran un posible origen de las conductas transgresoras y su justificación a nivel neuronal. Es muy posible que este mecanismo esté presente en otras conductas que también escalan a peor como la asunción de riesgos o la conducta violenta. Así pues, queda en evidencia la importancia de la prevención en las fases primarias de esos pequeños actos deshonestos antes de que la bola de nieve sea demasiado grande para pararla.

Antiguas entradas