clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Investigación policial (página 1 de 7)

¿Se puede discriminar la nacionalidad del violador por su comportamiento? Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Can the offence behaviors of stranger rapists discriminate between UK and non- UK nationals?” de Almond, McMaus y Curtis; en él nos hablan de la posibilidad de discriminar entre violadores nacionales de Reino Unido y no nacionales fijándose en el comportamiento ofensivo que tienen durante el crimen.

Los delitos sexuales han aumentado un 41% en Reino Unido, siendo el 16% de las agresiones sexuales cometidas por desconocidos en el año 2013/2014. Este tipo delictivo es difícil de resolver y por ello la investigación se está centrando en generar inferencias entre los comportamientos en la escena del crimen y las características del agresor.

En Reino Unido el 14% de la población carcelaria es extranjera. El 34% de los delitos cometidos por estos presos son delitos violentos (22%) o delitos sexuales (12%). A estos datos se une la creciente preocupación de los ciudadanos por la inmigración y el delito. La investigación se ha centrado en la población carcelaria no británica sugiriendo la evidencia que, aunque el tamaño de esta población está aumentando hay pocas pruebas que apoyen que los delincuentes extranjeros sean más violentos que los nacionales. Los delincuentes extranjeros aportan a sus delitos una amplia gama de diversidad cultural, lingüística y religiosa y esto puede que haga que tengan diferentes comportamientos en la escena del crimen. El por qué de estas posibles diferencias puede deberse a la falta de comprensión del sistema legal del país, variaciones en la forma de investigar los crímenes o en lo que se considera un delito, barreras lingüísticas entre víctima y victimario y las propias diferencias de personalidad, ya que estudios anteriores mostraran variaciones en el neuroticismo y el narcisismo entre las diferentes nacionalidades (McCrae y Terracciano, 2005).

Este estudio pretende ver si los comportamientos en la escena sirven para discriminar entre autores nacionales y extranjeros, este hecho serviría para diferenciar más rápidamente sospechosos y centrar los esfuerzos de la investigación policial en el camino adecuado.

Los datos se obtuvieron de la base de datos SCASUK, utilizando 651 casos de violación por parte de un hombre desconocido contra una mujer mayor de 16 años. Todos los casos ocurrieron posteriormente al 1 de enero de 2000. Teniendo todos una sola víctima y solo agresor. Estos datos se dividieron en dos muestras. La primera formada por 217 delincuentes no británicos, siendo de 65 nacionalidades diferentes, la más comunes fueron la nigeriana (7,4%) y la polaca (6,5%), con una edad media de 28 años. La segunda muestra consistía en 434 delincuentes británicos, con una edad media de 27 años. En cuanto a las víctimas, las de la primera muestra tenían una edad media de 27 años y las de la segunda de 30 años.

Se analizaron de manera dicotómica (1 presente y 0 ausente) 70 variables de comportamiento relacionados con la participación interpersonal (autodivulgación, relación prolongada, referencias al disfrute de la víctima) y el tipo de violencia (mínima, moderada, severa).  Primero se analizó si había alguna asociación significativa entre las variables de comportamiento del delito y la nacionalidad del delincuente. Posteriormente se analizaba cualquier comportamiento llevado a cabo en el delito para comprobar que esa variable era óptima para la predicción de la nacionalidad.

De los 651 casos, 323 utilizaron la confianza como un método de aproximación, es decir, iniciaban una conversación o les hacían preguntas antes del ataque. Había una asociación significativa entre el método de aproximación y la nacionalidad, siendo 1’5 veces más probable que al usar la confianza la nacionalidad fuera extranjera (56,2%) que nacional (46,3%).

El 84’2% de los casos de violación cometida por un desconocido ocurrieron durante la noche. En este caso también fue más común que el autor fuera extranjero (89’4%) que en nacional (81’6%).

En la mitad de la tipología delictiva el agresor besaba a la víctima, siendo 1’42 veces más probable que si ocurría el delincuente sea extranjero (56’2%) frente a nacional (47’5%). Lo mismo ocurre en relación con el forzar a la víctima a practicar actos sexuales, sucede en la mitad de estos delitos, pero en esta ocasión es más probable que el agresor sea nacional (54’4%) si esto ocurre que extranjero (40’6%). Lo mismo sucede con la solicitud de actos sexuales, es más probable que ocurra con un violador nacional (45’6%), que con uno extranjero (37’7%).

En esta clase de delitos sólo un porcentaje muy bajo de los agresores piden disculpas (14%), siendo más posible que el agresor sea nacional (16’1%) que extranjero (9’7%). Sólo un 8% de los agresores destruyen pruebas forenses, siendo una conducta más común en agresores británicos (9’7%) que extranjeros (4’6%).

En el 14% de los casos de violación el agresor bloquea la entrada o salida para evitar que la víctima escape. Esta conducta es más común entre los violadores extranjeros (18’4%) que entre los nacionales (11’8%). En cuando a la presencia de armas de fuego solo se da en un 2’8% de los casos de violación, siendo 5’47 veces más probable que el agresor sea extranjero cuando está presente (6%) que si es nacional (1’2%).

En relación a la violencia presentada, en el 21’2% de los casos se considera mínima, en el 16’9% moderada y en el 4’6% severa. Se da la violencia mínima en aproximadamente un cuarto de las violaciones cometidas por extranjeros (26’3%), frente a un 18’7% de los casos cometidos por nacionales. Por último, en casi un tercio de las violaciones existe penetración vaginal usando las manos, los puños o los dedos. Se comprobó que su empleo era más probable en crímenes cometidos por nacionales (35’9%) que por extranjeros (25’3%).

En resumen, de las 70 variables se descubrió que once comportamientos discriminaban. Cuatro no superaron la regresión logística: la aproximación por confianza, la solicitud de actos sexuales, las disculpas y la destrucción de pruebas. Otros siete comportamientos tenían valor predictivo, cinco serían para el grupo de extranjeros: la nocturnidad, el besar a la víctima, el bloquear la entrada o salida, la violencia mínima y la posesión de un arma de fuego. Para los nacionales fueron predictivos la realización de actos sexuales y la penetración vaginal con la mano, puño o dedos.

 

Enfoque de dominios para predecir resultados en casos de homicidios. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Shifting the focus variables to substantive domains when modeling homicide case outcomes” de Hawk y Dabney; en él nos hablan de la utilización de los dominios en la predicción de los resultados de la investigación de homicidios.

En el año 2016 en EE.UU. la tasa de resolución de homicidios era muy baja, un 59%, marcando un mínimo histórico. Se estima que 7.000 asesinatos se quedan sin resolver cada año. Lo que limita la perspectiva de mejora del índice de resolución de casos es la falta de comprensión de los factores que predicen si un caso se resolverá o no. Este estudio propone un modelo conceptual holístico y práctico para averiguarlo.

Se han detectado varios problemas, el acceso a los datos produce importantes problemas para la medición de procedimientos de investigación policial. Esto a su vez produce que al no trabajar con datos fiables las teorías que se realizan sobre la resolución de homicidios pueden no ser precisas. Otro problema es que los diferentes tipos de investigaciones sobre este tema no son extrapolables de un lugar a otro por diversas circunstancias. Todo ello genera que los resultados de las investigaciones científicas llevadas a cabo sobre la investigación de homicidios den unos resultados incongruentes e incluso contradictorios entre ellos.

Para ampliar y mejorar la investigación este estudio sistematiza las medidas de cinco dominios de investigación y analiza la importancia de cada posible modelo conceptual de agrupación para la posterior resolución. Estos cinco dominios son: sujetos involucrados, circunstancias del incidente, dinámica del caso, características ecológicas y factores del investigador.

Las medidas de los sujetos involucrados hacen referencia a las diferencias personales en víctima y autor y la forma en que su manifestación en el episodio violento puede generar pistas. Las circunstancias del incidente incluyen combinaciones en condiciones relacionales, temporales y físicas que pueden hacer cambiar la forma en que las personas interactúan, como puede ser la relación existente entre víctima y autor, el motivo, el tipo de arma o el día y la hora en la que se produce el crimen. La dinámica del caso hace referencia a los factores que la policía encuentra una vez se dan cuenta del asesinato, como pueden ser los tipos de evidencia que descubren, la ubicación de la escena del crimen o la presencia de policía en esa zona. Las características ecológicas, dentro de este dominio se incluye la cultura, la demografía de los residentes, la eficacia colectiva, las percepciones de la policía y la tasa de delincuencia. Dentro de las variables del investigador se considera la carga de trabajo, el esfuerzo, la experiencia y la técnica que usa.

Para comprobar esto se realizó un estudio en un área metropolitana de EE.UU. de casi medio millón de habitantes. En la década anterior (2000 – 2009) experimentó altos niveles de delincuencia, con 100 homicidios por año. En el momento en que se realizó el estudio la unidad del departamento de homicidios era la encargada de investigar todos los asesinatos reportados, las muertes bajo custodia, los secuestros, los tiroteos relacionados con la policía, los casos antiguos sin resolver y las muertes sospechosas. Para ello contaban con entre 15 y 20 investigadores, supervisados por entre cinco y siete sargentos, un teniente, un capitán y un comandante. Se permitió el acceso total a toda la documentación de todos los casos de homicidios acaecidos entre 2009 y 2011.

Los investigadores recopilaron datos de 252 archivos de homicidio en una plantilla estandarizada, posteriormente buscaron en la base de datos incidentes ocurridos en la misma localización del homicidio. También, se añadieron los antecedentes penales de todas las personas mencionadas en el caso. Además, se añadió información del censo. Posteriormente, se entrevistó al investigador principal de cada caso para que aportara detalles adicionales que se hubieran mencionado en los informes.

Se tuvo como variable dependiente la resolución del caso, considerándose como tales todos aquellos que hubiera finalizado con una detención. La tasa de resolución en esos años estaba en un 69%, siendo ligeramente superior a la media nacional de esa época (65- 67%). Como variables independientes se consideraron 16. En lo relacionado al dominio de sujetos involucrados se consideró el género de la víctima y del sospechoso, la edad de la víctima y el historial criminal del sospechoso. En lo relativo a las circunstancias del incidente se analizó la relación existente entre víctima y victimario, el motivo del crimen y la hora de comisión del mismo. En lo relacionado con la dinámica del caso se extrajeron datos de la presencia de testimonios, de armas y de evidencias tecnológicas y biológicas. También se analizó la frecuencia de la policía en el área y si el crimen había sido interior o exterior. En lo referente a las características ecológicas se analizó la población, el tanto por ciento de extranjeros y el de personas con un nivel educativo inferior a la educación secundaria. Por último, en lo relativo al investigador se recopiló información sobre el número de casos abiertos cada año, el número de casos que tiene asignados, la utilidad de los apoyos y de las revisiones de casos por parte de la unidad.

Los resultados obtenidos muestran que los casos donde la víctima tenía menos de 24 años tenían 3,5 veces más de posibilidades de ser resueltos que cuando la víctima era mayor. Esto puede ser así, porque se les da mayor prioridad a los casos donde la víctima era joven o porque las personas más pequeñas cuentan con la supervisión de los adultos y, por tanto, es más fácil obtener datos. Cuando el sospechoso tiene antecedentes penales hay 1,09 más de posibilidades de resolución. No se encontró una relación entre el sexo de víctima y autor y el índice de resolución de casos. Cuando había una relación entre víctima y autor las posibilidades de resolución aumentan un 6,89. Si el crimen estaba motivado por algún asunto relacionado con el submundo criminal las posibilidades de resolución se reducían un 0,38. Esto es así porque las personas involucradas daban información falsa a la policía o directamente no cooperaban con ella. En lo relativo a las evidencias aumentaban la resolución del caso 2,72 veces. De igual manera la mayor presencia de la policía en la zona hacía que las posibilidades creciesen 2,4. La localización interior del crimen aumenta en un 2,51. Cada vez que se aumentaba en una unidad la población se reducía por 0,99 las posibilidades de resolución, esto es así porque al haber más gente el delincuente se vuelve más anónimo y, por tanto, se dificulta su identificación. Sorprendentemente aumentaban en un 1,11 cuando había mayor presencia de extranjeros, se piensa que es así porque colaboraran más con la policía por el miedo a la deportación o alguna otra falta administrativa. Sin embargo, no se observó relación con el nivel educativo. Por cada caso abierto que tiene el investigador se reduce en 2,5 las posibilidades de resolución. Por el contrario, las revisiones del caso aumentan en un 1,80.

Se puede concluir que los casos que tendrían más posibilidades de resolverse serían aquellos que hubieran pasado en un escenario interior, donde la víctima es menor de 24 años, tiene relación personal con el autor. El victimario tenía antecedentes penales, pero no guardaba relación directa con el submundo criminal. Ocurría en una población pequeña con gran presencia policial y alto número de inmigrantes. La escena del crimen presentaba un gran número de evidencias. El investigador principal tenía pocos o ningún otro caso abierto y en su equipo se hacían revisiones periódicas del caso.

 

Efectos de la inclusión y exclusión social en la obtención de información. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Eliciting human Intelligence: the effects of social exclusión and inclusión on information diclosure” de Ask, Ejelöv y Anders; en él se estudia los efectos de las experiencias sociales, concretamente la inclusión o exclusión social, sobre la facilidad de obtención de informaciones en entornos semicooperativos que pueden darse en un contexto de investigación policial o de inteligencia.

La hipótesis que se plantearon en esta investigación es que la exclusión social supondría una amenaza para la necesidad de pertenencia y la autoestima de los individuos lo que les haría intentar reconectar socialmente y eso llevaría a compartir más información crítica.

Para comprobar la hipótesis hicieron dos experimentos. El primer experimento consistió en un dilema de administración de información, en el que debían conseguir llegar a un punto de equilibrio entre la información crítica que divulgaban, que beneficiaba al resto, y la información crítica que retenían, que les beneficiaba a ellos. Previamente habían jugado a un videojuego en el que podían estar incluidos o excluidos socialmente por sus compañeros. Los miembros del grupo control simplemente observaban pasivamente el juego. Se predijo que los participantes que fueran excluidos compartirían más información que aquellos incluidos y que el efecto de la exclusión se podría medir por el nivel de amenaza de pertenencia y por la autoestima que experimentaban los participantes.

Para comprobar las hipótesis se utilizó una muestra de 150 participantes, con una edad media de 28 años. Un 71,3% eran mujeres y un 28,7% hombres. Fueron reclutados a través del departamento de psicología de la universidad de Gotemburgo y se les dijo que el estudio era sobre la toma de decisiones en grupo. Se les asignó al azar a una de las tres condiciones de investigación.

Los participantes llegaban en grupos de entre tres y seis miembros, cada uno se sentaba en un ordenador individual y leían las instrucciones. Para el dilema de la información se les decía que eran un paparazzi que trabajaba en un equipo con más miembros (el resto de participantes). Su equipo competía con otro equipo por ganar un premio de 20€, pero solamente el mejor fotógrafo de manera individual lo ganaría. Cada fotógrafo debía fotografiar a nueve famosos determinados, pero desconocían donde se encontraban. Por el contrario, conocían la ubicación de los famosos de uno de sus compañeros. Compartir dicha información podía hacer ganar a su equipo, pero sólo uno de ellos ganaría el premio. Antes de pasar a la realización del intercambio de información se les pedio que jugaran a Cyberball, un juego donde tres jugadores se pasan el balón entre ellos. Los participantes creían estar jugando en línea con otros participantes. A las personas que se les asignó la inclusión social les pasaba el balón el mismo número de veces, a los de la exclusión social solo se les pasaba dos veces al principio y luego los otros dos jugadores se la pasaban entre ellos exclusivamente. El grupo control vio una grabación. Después de ello se les pedio a los participantes que dijeran cuantas coordenadas revelarían a sus compañeros y que contestaran a unas preguntas con escalas de Likert. Tuvieron que calificar el grado de pertenencia que experimentaron, la autoestima, la existencia significativa y el control que sintieron durante el juego. También tuvieron que informar sobre diferentes estados positivos y negativos que experimentaron y sobre el grado de exclusión o inclusión que sintieron y la frecuencia con la que recibieron el balón.

Los resultados revelaron que los participantes excluidos socialmente se sentían significativamente más excluidos e ignorados que el resto de participantes. También, pensaron que habían recibido el balón un número menor de veces que el resto. Los participantes excluidos informaron que sintieron menos pertenencia, control, existencia significativa y autoestima que los incluidos o el grupo control. Entre estos dos grupos no hubo diferencias significativas. En cuanto a los estados de ánimo el grupo excluido presentó más estados negativos que el resto de grupos. En relación a la revelación de información no se mostró diferencias significativas entre los grupos, por tanto, la hipótesis planteada no pudo demostrarse. Si bien es cierto que los excluidos revelaron un poco más de información que los incluidos, los niveles fueron los mismos que los del grupo control. Tampoco pudo ser probada la hipótesis referente a los niveles de pertenencia y autoestima. Se cree que el resultado negativo del experimento pudo deberse a que la revelación de la información se hacía a un miembro anónimo, lo que no producía una reconexión con el grupo social. También se piensa que la condición de control generaba el mismo rechazo que la de exclusión y por tanto los resultados no diferían.

En el segundo experimento se intentó paliar las deficiencias presentadas en el primero. Por ello se optó por una entrevista de inteligencia, que llevaba aparejada una interacción más directa. Además, se incluyó una medida de sensibilidad al rechazo como un moderador potencial de los efectos de la exclusión social. Se pidió a los participantes que imaginasen ser informadores de la policía con antecedentes delictivos y con conocimientos críticos sobre un inminente ataque terrorista. Para ello se les dio previamente información sobre un ataque ficticio y sobre el grupo que lo iba a llevar a cabo. Se les pidió que durante la entrevista evitaran revelar muy poca información pero que tampoco revelaron demasiada, ya que por un lado necesitaba ser útil para la policía para que le permitirán quedar en libertad, pero por otro, a parte de su simpatía por el grupo terrorista podía ser identificado como la fuente de información. Previamente a la entrevista participaron en un experimento sobre la toma de decisiones grupales que no estaba relacionado donde fueron invitados a unirse a una discusión con otras dos personas o fueron ignorados. El grupo control no participó en esa fase. Las hipótesis que se plantearon fueron que, primeramente, los participantes excluidos socialmente revelarían más información que el resto. También se planteó que el efecto de la exclusión sería mayor para las personas con una sensibilidad de rechazo alta. Por último, el efecto de la exclusión sería mayor en aquellos que experimentaron una amenaza a la pertenencia y a la autoestima. Se manejó una muestra de 135 participantes con una edad media de 29 años, siendo un 65,2% mujeres y un 34,8% hombres.

Después de la entrevista los participantes tuvieron que contestar una prueba de memoria sobre el supuesto ataque que contaba con 17 preguntas. A continuación, contestaron el cuestionario de sensibilidad al rechazo de Downey y Feldman. Para acabar, respondieron a las escalas de satisfacción de necesidades empleadas en el primer experimento.

Los resultados mostraron que los participantes excluidos experimentaron menos pertenencia, autoestima, existencia significativa y control en comparación con los otros dos grupos. Los grupos de control y de inclusión no difirieron en nada salvo en pertenencia que era mayor en el segundo. También, los participantes excluidos mostraron estados de ánimo más negativos que positivos. Los excluidos no difirieron en el número de informaciones reveladas en relación a los otros dos grupos, por tanto, la hipótesis planteada no fue demostrada. Tampoco la sensibilidad al rechazo interactuó significativamente, siendo incompatible este resultado con la segunda hipótesis. El nivel de sensibilidad al rechazo tampoco se pudo relacionar significativamente con la divulgación de información. Por último, tampoco fueron significativos los efectos de la pertenencia o la autoestima en relación a la exclusión social y al intercambio de información, dejando de esta manera sin apoyo a la tercera hipótesis. Se obtuvieron resultados sorprendentes que revelaron que la inclusión social hacía que el número de informaciones reveladas fuera ligeramente mayor.

En conclusión, se puede decir que las experiencias sociales previas de las fuentes pueden realmente influir en el resultado de las entrevistas, aunque, en la actualidad se desconocen los mecanismos que puedan estar detrás de ello.

Vincular delitos contra la propiedad a través del comportamiento del delincuente en la escena del crimen. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Linking property crime using offender crime scene behavior: A comparision of methods” de Tokin, Lemeire, Santtila y Winter; en él hacen una comparativa entre la capacidad de siete modelos estadísticos para diferenciar delitos contra la propiedad vinculados de aquellos que no lo están.

El estudio compara siete modelos estadísticos diferentes que se derivan de los tres enfoques más comúnmente utilizados en la investigación conductual: el análisis de regresión logística binaria, el análisis de árbol de clasificación y el modelo probabilístico/bayesiano. Estos enfoques se aplican sobre tres conjuntos de datos: robos residenciales cometidos en Finlandia, robos de automóviles cometido en Reino Unido y robos comerciales cometidos en Finlandia. Este estudio contribuye a determinar cual es el método estadístico más apropiado para vincular los delitos a través del comportamiento del delincuente, siendo novedosa la aplicación estadística a la vinculación del comportamiento criminal.

Para llevarlo a cabo se utilizaron datos de 160 robos residenciales cometidos por 80 ladrones en serie en la región del Gran Helsinki de Finlandia entre 1990 y 2001. Se seleccionaron al azar dos delitos por delincuente del total de crímenes que hubieran cometido en ese periodo. Para cada robo se registraba: ubicación del delito, hora y día de la semana en que se cometió, tipo de propiedad robada, método de entrada, el comportamiento de búsqueda del delincuente una vez dentro y el valor de los objetos robados. Los datos utilizados para el robo de coches fueron los procedentes de 376 delitos de robo de vehículos cometidos por 188 ladrones en serie en Northamptonshire, en Reino Unido entre enero de 2004 y mayo de 2007. Se registró: ubicación del robo, el tipo de automóvil, los años del vehículo y el estado físico en el que se recuperó el coche. En lo referente a los robos comerciales se utilizaron 118 cometidos por 59 ladrones en serie en la región de Gran Helsinki en Finlandia entre 1991 y 2002. Se seleccionaba al azar dos delitos por delincuente. Se registró: ubicación, tipo de negocio, hora y día en que se produjo, el uso de disfraz, el uso de armas, el número de delincuentes, el uso de violencia, el idioma utilizado y el tipo y coste de la propiedad robada.

Después de recoger los datos se crearon una serie de dominio de comportamiento para cada tipo de crimen. Para el robo de residencias: características objetivo, comportamiento de entrada, comportamiento en el interior, propiedad robada, distancia entre delitos y proximidad temporal. Para el robo de vehículos: opciones de selección de objetivos, comportamiento de adquisición del objetivo, comportamiento de eliminación y distancia intercrímen. Para el robo comercial: opciones de selección de objetivos, conductas de planificación, conductas de control, propiedad robada, distancia entre delitos, proximidad temporal, diferencia de el valor de los artículos robados y conducta de aproximación.

A continuación, se crearon pares de delitos vinculados que contenían dos delitos cometidos por el mismo autor y parejas no vinculadas que contenían delitos cometidos por diferentes delincuentes. De los 160 delitos de robo residenciales se crearon 80 parejas vinculadas y 12.640 parejas sin vincular. De los 376 robos de automóviles, se crearon 188 parejas vinculadas y 70.312 sin vincular. De los 118 robos comerciales se crearon 59 parejas vinculadas y 6.844 sin vincular. Estos representaban todas las posibilidades. Para cada par de delitos se calculó la distancia entre los crímenes, un valor de proximidad temporal y/o un coeficiente de Jaccard, que indica la similitud o no del comportamiento. Estos fueron las variables predichas de los análisis subsiguientes.

Se utilizaron tres tipos de modelos estadísticos: los modelos de regresión logística, los modelos de árbol de clasificación y los modelos probabilísticos. En cuanto a los modelos de regresión logística se probaron los dos presentes en Weka: el SimpleLogistic y el Logistic. En lo referente a los modelos de árbol de clasificación se estudiaron los disponibles en Weka: el J48, el árbol de modelo logístico y el modelo de RandomForest. Para terminar, en los modelos probabilísticos se utilizaron: el BayesNet y el Naive Bayes. Todos estos análisis se utilizaron para generar un valor de probabilidad predicho para cada conjunto de datos de cada par de delitos, lo que indica la probabilidad pronosticada de que los dos delitos de cada par fueran cometidos por la misma persona. Posteriormente, se crearon curvas características (ROC) que permitieron comprobar la precisión con la que los distintos modelos estadísticos podrían distinguir entre pares de delitos vinculados y no vinculados.

Los modelos basados en la regresión fueron los más exitosos en los tres conjuntos de datos, con el algoritmo Logistic se obtuvo la puntuación más alta para el robo residencial y robo comercial y con el algoritmo SimpleLogistic para el robo de automóviles. Estos resultados pueden chocar con los obtenidos en estudios anteriores y es que hay que tener en cuenta multiples variables. Por tanto, se debe decir, que a día de hoy no hay un método estadístico superior a otro. La eficacia de cada uno variará en función de los datos que se posean para llevarlo a cabo. Además, los resultados de este estudio solo se basan en la precisión de la discriminación y hay otros muchos factores a tener en cuenta.

Este estudio ha sido pionero en el uso de dominios para ver el impacto en la precisión de la discriminación en comparación con la utilización de comportamientos individuales de delincuentes para hacer predicciones de vinculación. Los dominios obtuvieron una tendencia hacia una mayor precisión.

Tomando como ejemplo el robo de automóviles se obtuvo una alta puntuación lo que implica que tenían una posible vinculación mediante el algoritmo los crímenes, pero cuando se examinó el éxito que tuvo en hacerlo se encontraron dificultades considerables. La razón principal de esto es el problema de que cuando el número de pares de crímenes no vinculados supera ampliamente el número de pares vinculados un modelo estadístico tenderá a tener una probabilidad de vinculación muy baja para todos los pares de la muestra.

Se predice que los comportamientos impulsados por los delincuentes (fecha y lugar del crimen) están menos influenciados por la situación ofensiva y son más consistentes de un crimen a otro, lo que los hace más adecuados para la vinculación. También es posible que esto se deba a que esos datos sean registrados de una manera más objetiva en las bases de datos policiales que, por ejemplo, si el ladrón buscó de una manera ordenada o no. También obtuvo puntuaciones altas la interacción personal entre víctima y agresor, por ejemplo, las condutas de control son una característica útil para la vinculación de robos comerciales.

Una limitación muy importante de este estudio es que solo se utilizaron datos de crímenes resueltos, cuando en la práctica real no podrá ser así. Por ello, investigaciones futuras deberán buscar replicar estos resultados utilizando delitos resueltos y no resueltos, ya que una herramienta que apoye la toma de decisiones y ayude a vincular posibles crímenes cometidos por el mismo autor sería valiosísima en la investigación policial.

Estudio de pinturas de uso doméstico con espectroscopia infrarroja. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “A Random object – oriented population study of household paints measured by infrared spectroscopy” de Falardeu, Moran y Muehlethaler; en él nos hablan sobre las características de las diferentes pinturas para el hogar que existen a través de un análisis con espectroscopia infrarroja.

Para realizar el estudio se escogieron 166 muestras de diferentes pinturas de uso doméstico de varias regiones de Quebec. Se extrajeron de una planta de residuos y eran restos de pinturas usadas en las casas de los habitantes de la zona. Esto hace que el estudio sea de población aleatorio, pero también hace que sea representativo en cuanto a la moda y las tendencias de color en ese ámbito. Las muestras se tomaron en portaobjetos que se dejaron secar 24 horas. De cada muestra se recogió información sobre la tienda, marca, modelo, número de lote y composición de la pintura.

Las mediciones de la espectroscopia infrarroja se realizaron con un Thermo Fisher Scientific Nico equipado con espectrómetro FTIR con un detector de sulfato de triglicina deuterado de recuperación rápida (DTGS) y el software OMNIC 8.1. De cada muestra de pintura se midieron siete réplicas independientes.

El primer paso fue la clasificación visual de los espectros a través de los picos principales de su composición química. Clasificándose, en primer lugar, por el tipo principal de resina, y posteriormente, por los subtipos de aditivos. El segundo paso fue la comparación de espectros dentro de cada categoría, viendo si son distinguibles. Los criterios usados para la diferenciación espectral fueron la apariencia general del espectro y la superposición existente entre los dos especímenes, así como la posición, presencia o ausencia e intensidad relativa de los picos. A parte de esta comparativa visual también se realizó una discriminación estadística según el análisis de los componentes principales en un proceso semiautomático.

Las pinturas analizadas se separaron primeramente según el color en: gris, blanco, azul/turquesa, verde/caqui, marrón/tostado, beige, naranja/amarillo, púrpura, negro, rosa/rojo y transparente. Dentro de cada color se podía diferenciar por tonos, pero se consideró más útil una diferenciación más genérica. Las proporciones obtenidas para cada color son: gris 23,49%, blanco 23,49%, azul 10,84%, verde 10,84%, marrón 6,63%, beige 5,42%, naranja 4,82%, morado 4,82%, negro 3,61%, rojo 3,61% y transparente 2,41%. Se compararon estos datos con otros dos estudios que se habían realizado previamente en EE.UU. y en Gales, con muestras mayores y los porcentajes por colores se correspondían mayoritariamente, a excepción del gris que en este caso era un 23,49% de la muestra mientras que en los otros dos estudios fueron el 7% y el 7,2%. El blanco también obtuvo resultados diversos siendo en este estudio bastante menor (23,49%) que, en los otros dos, donde consiguió porcentajes del 52% y el 25,8%. El verde también tuvo una presencia mayor en el estudio de Gales donde obtuvo un 25,8% frente al 10,84% de este estudio o al 10,21% del estudio de EE.UU.

La segunda clasificación de las muestras se realizó en función de la marca. En total fueron 28 marcas diferentes, siendo la más habitual Sico (41 muestras), seguida de Benjamin Moore y Rona con 22 muestras. Considerando solo la marca este estudio muestra una variedad del 89%, con 117 pinturas representadas por las seis marcas más comunes. Si, además, se tienen en consideración los modelos la variabilidad aumenta hasta alcanzar el 98%.

De las 166 muestras que se utilizaron, 47 aparecían una sola vez, 18 aparecieron dos veces y nueve veces apareció la misma pintura de Sico Evolution. Aunque hay que tener en cuenta que para esta clasificación solo se tuvo en cuenta la marca y modelo y no el color en sí mismo, ya que para el grupo de Sico había cinco grises, tres blancas y una verde. Esto se hizo así, porque el espectro infrarrojo generalmente es independiente del color de la muestra.

Por último, se realizó una clasificación en base al uso de la pintura, clasificándose en función del uso que especificaba la lata (interior, interior/exterior, exterior) y la división entre pintura, tinte, barniz u otro (como podía ser imprimación, sellador y esmalte). La mayor parte eran pintura para interiores (77,11%), seguidas de interior/exterior (14,46%) y por último la de exteriores (8,43%). Las proporciones más bajas fueron para los tintes con nueve muestras y los barnices con cuatro.

En cuanto a su composición química las muestras se separaron principalmente en dos grupos, el grupo con aglutinantes acrílicos (81,33%) y el grupo con aglutinante alquídico (18,67%). Después se dividieron según sus aditivos, los principales fueron: carbonato de calcio (CaCO3), silicato de aluminio (AlSi), silicato de magnesio (MgSi), estireno (Sty) y sulfato de bario (BaSu). Esta división se realizó con bibliotecas de espectros. El proceso permite una pronta identificación tanto de la resina principal como del resto de aditivos.

Más de tres cuartas partes de la muestra (135) son de acrílico a base de agua, ya que son una opción más económica para los productores, tiene una durabilidad superior y un uso respetuoso del medio ambiente. Los que tienen como base el aceite, como son los alquídicos, fueron muy populares en las décadas de los 80 y los 90 pero en la actualidad tienen una cuota de mercado muy pequeña. El carbonato de calcio y el silicato de aluminio son los dos aditivos más comunes, aunque esto puede deberse a su absorción en la polarización del compuesto más que a su abundancia cuantitativa en el recubrimiento de la pintura. El análisis mediante el espectro no detectó en la mayoría de los casos diferencias respecto a los componentes enunciados en la lata.

En relación a la comparación visual de los espectros no se tuvo en cuenta el color de la pintura, aunque es obvio que en la vida real sería una variable muy discriminante, se consideró que era mejor analizar los espectros de manera aislada. Esto se hizo así porque hay que tener en cuenta que a veces el pigmento mayoritario no es visible en los espectros de infrarrojos debido a que está completamente enmascarado por la señal del aglutinante y de los aditivos, mientras que puede haber otros pigmentos menores que muestren picos bien definidos e intensos.

Se obtuvo como resultado un 99,68% de discriminación mediante la comparativa de espectros. Siendo este resultado consistente con otros estudios que lo situaban entorno al 94% y el 99,82%. Cuando se consideró el infrarrojo dentro de una secuencia completa de análisis, el poder de discriminación aumentó al 99,99%. El grupo indiferenciado más grande pertenece a acrílicos con CaCO3.

Es interesante que de 43 pares de muestras que presentan espectros similares, nueve pares representan marcas diferentes. Estos pares demuestran una coincidencia aleatoria en las características de los espectros que es involuntaria. Es interesante para demostrar la probabilidad de observar la misma composición en dos pinturas que no están relacionadas.

El poder discriminante del color y la composición química combinada es del 97,79%. También se realizó un análisis con PCA y los niveles de discriminación estuvieron en un 99,94%. Puede parecer más efectivo pero ambas técnicas deberían ser complementarias ya que la PCA puede separar en exceso muestras que se hubieran considerado como indiferenciables.

El ancho de las crestas como indicador de la degradación. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Latent Fingermark Aging Patters: Ridge Width as one indicator of degradation” de De Alcaraz – Fossoul, Barrot, Zapico, McGarr, Carreras-Marin, Tasker y Gené; en él nos hablan del análisis de la anchura de las crestas para determinar la antigüedad de una huella.

Estudios anteriores evaluaron la posibilidad de utilizar algunas de las características de las huellas para poder determinar el envejecimiento de estas. Estos estudios ya detectaron que es posible que el ancho de las crestas se estrechase con el paso del tiempo. En el presente estudio se pretende determinar las diferencias visuales que ocurren en los anchos de las crestas durante el proceso de envejecimiento de las huellas, para ello se estudiarán los cambios que se producen conforme va pasando el tiempo después de usar polvo de TiO2 para visualizar la huella y, también, se analizarán los patrones de envejecimiento en condiciones de laboratorio en interiores.

Para realizar el estudio se obtuvieron 310 impresiones individuales que fueron envejecidas, reveladas y fotografiadas. Las huellas se podían clasificar en base a dos tipos de secreciones: por un lado, estaban las sudorosas que eran ricas en ecrinos y, por el otro, otras más grasientas ricas en sebáceos. Fueron depositadas sobre diferentes materiales no porosos como fueron el vidrio y el poliestireno plástico y fueron expuestas a tres condiciones de luz natural diferente; unas tuvieron luz directa, otras en sombra y otras en oscuridad durante seis meses. Fueron visualizadas con dióxido de titanio en once momentos temporales diferentes: el día cero, a los siete días, a los 14, a los 21, a los 28, a los 49, a los 70, a los 91, a los 112, a los 140 y a los 170 días. Antes de analizar el ancho de las crestas se hizo un estudio de viabilidad donde fueron clasificadas y descargadas en función de si estaban borradas o muy degradadas para poder tener la calidad suficiente para su análisis.

De cada huella se analizó un área de 1 cm2 en el centro de esta, con una resolución de 3.000 píxeles. Las huellas fueron estudiadas por tres observadores diferentes. Los factores ambientales tales como temperatura, humedad relativa, exposición a la luz diurna e intensidad de la luz natural en interiores fueron registrados durante el estudio. La medición de la anchura de las crestas se realizó con una regla de un programa de tratamiento de imágenes y lo que se analizó fue el ancho promedio de la cresta.

En cuanto a los resultados se obtuvo una disminución del ancho de la cresta con el paso del tiempo de más a menos en sustrato de plástico – secreción de ecrinas – condición de oscuridad- condición de luz directa y por último el sustrato de cristal. La secreción sebácea y la condición de estar en sombra no mostraron una disminución del ancho de la cresta con el paso del tiempo. Esto nos indica que aquellas huellas que tengan estos factores serán más resistentes a la degradación. A continuación, se analiza en detalle la influencia de cada uno de los factores ambientales:

En relación a la exposición a la luz natural se puede decir que no fue tan relevante como cabría esperar ya que su papel fue secundario. La mayor reducción de la cresta se dio en las marcas ricas en ecrinas en sustrato de plástico y expuestas a la luz natural, aunque esto no está del todo claro y puede depender de otros factores. Las huellas sebáceas depositadas en vidrio no se vieron alteradas bajo ningún tipo de luz.

Con lo que respecto al tipo de sustrato se reveló que las marcas depositadas en sustrato de plástico eran más sensibles y se degradaban en mayor medida que aquellas que estaban en un sustrato de cristal. Esto ocurría independientemente de las condiciones de luz o del tipo de secreción. Esto confirma el rol secundario que jugaría la luz.

En lo que respecta al tipo de secreción se ha comprobado que las ricas en ecrinas se degradan más que las sebáceas. Estas últimas eran muy resistentes a la degradación con el paso del tiempo.

Algunas aplicaciones prácticas que se pueden sacar son:

  • En relación con la luz las marcas ecrinas en sustrato de cristal se debe tener precaución porque pueden presentar iguales niveles de degradación aquellas viejas que estén en interior como las nuevas en la sombra, solo cuando son expuestas a la luz natural se podrán ver diferencias visuales. Las marcas sebáceas en sustrato de cristal presentaran una gran dificultad para poder diferenciar marcas antiguas y recientes simplemente con un examen visual. Si lo que se utiliza es un sustrato plástico hay que tener en cuenta que cuando son marcas ecrinas, así como en las sebáceas, puede distinguirse entre huellas recientes o antiguas a través de la comparación visual.
  • En relación al sustrato las marcas ecrinas depositadas en cristal no experimentarían una degradación visible, por tanto, no serviría para diferenciar huellas recientes de huellas antiguas, salvo cuando estén expuestas a la luz natural directa. Mientras que, si son depositadas en plástico sí que sufrirían degradación, independientemente de la luz y sería posible compararlas. Las marcas sebáceas si son depositadas en una superficie de cristal como sería una ventana no presentarían diferencias en el grado de degradación entre huellas recientes y antiguas. Sin embargo, si son depositadas en una superficie de plástico como la caja de un CD, independientemente de las condiciones de luz, se podrá diferenciar visualmente ambos tipos de huellas.
  • Respecto al tipo de secreción se considera que sus ventajas en la práctica real son insignificantes ya que solo cuando hay una exposición a la luz natural directa las huellas ricas en ecrinas parece que tienen una reducción de la anchura de las crestas.

En resumen, todas las marcas depositadas en un sustrato de plástico fueron más sensibles a la degradación que aquellas depositadas en vidrio. Esto indica que el tipo de sustrato será un factor determinante para ver la degradación del ancho de las crestas. También, parece que, aunque su papel no sea tan decisivo, las marcas más ricas en ecrinas se degradaban más que aquellas sebáceas. Por último, aunque la exposición a la luz parecía un factor clave resultó ser casi insignificante.

Calidad de los informes escritos tras la entrevista a testigos. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Quality of written record following mock eyewitness testimony: Note taking should be a mínimum standard!” de Meise y Leue; en él nos hablan de cuál es la mejor estrategia para tener un registro escrito de la declaración de un testigo.

Lo que se buscaba en este estudio era comprobar qué técnica de registro escrito favorecía la recogida una mayor cantidad de información y de más calidad. Se hipotetizó que utilizando técnicas aplicadas en el recuerdo libre se obtendría menos información que con la toma de notas durante la entrevista o con las técnicas de recuerdo de la entrevista cognitiva. Además, se hipotetizó que las personas con una mejor memoria verbal obtendrían mejores resultados que aquellas con niveles más bajos, ya que tendrían mayor número de detalles correctos.

Para comprobar las hipótesis se realizó un estudio con una muestra de 80 participantes siendo 40 hombres y 40 mujeres con edades comprendidas entre los 18 y los 62 años, siendo la edad media de 30 años. Para comprobar su memoria verbal se utilizó el Módulo A del Inventario de Evaluación de la Memoria, que contenía cuatro tareas: memoria de trabajo verbal, aprendizaje verbal, reconocimiento diferido y reproducción retardada.

Se les presentó un vídeo donde una mujer joven sentada a una mesa describía durante 18 minutos una agresión sexual que había sufrido a manos de su dentista. El relato de la joven contenía 101 datos relevantes para el caso. Este concepto estaba definido como cualquier palabra o frase que identificara o describiese a individuos, objetos, eventos, sentimientos, impresiones o acciones que fueses declarados por la víctima. Los datos se clasificaron en las notas de los participantes como dato correcto, EOO (un dato que no fue mencionado), EOC (datos añadido que no fue mencionado por la mujer) o confabulación (información que fue cambiada ligeramente respecto a la manifestada por la mujer). La mujer era una actriz aficionada que relataba un episodio real.

Antes de ver el vídeo se les dijo a todos los participantes que tenían que pensar como policías y debían presentar un escrito lo más completo y detallado posible sobre el testimonio que iban a ver. Se les asignó aleatoriamente a una de las tres condiciones que había, 27 fueron asignados a la utilización de técnicas de recuerdo libre después de visualizar el testimonio, 27 a la aplicación de técnicas de recuerdo de la entrevista cognitiva al terminar el video y 26 a la toma de notas durante el relato. Las instrucciones que se les dieron a los participantes de las dos primeras técnicas fue que tenían que presentar un escrito con el mayor número de detalles posibles después de ver el vídeo y a los de la tercera que tenían que pasar a limpio las notas después de acabar de ver el vídeo dando la mayor cantidad de información posible. Para esta tarea se les entregó papel en blanco a los del recuerdo libre y a los asignados a tomar notas, mientras que a los de la entrevista cognitiva se les dieron papeles donde se les ayudaba a aplicar las cuatro técnicas de la entrevista cognitiva: restauración en el contexto, describir todo, recordar los hechos en distinto orden y cambiar de perspectiva. Después del vídeo se les daba 15 minutos para la realización del escrito.  A continuación, tenían que realizar el test de memoria verbal y un test de personalidad.

De media los participantes recordaron correctamente al menos la mitad de los datos. Se obtuvieron menos detalles en los relatos de recuerdo libre que en aquellos basados en notas, lo mismo ocurrió con la técnica de la entrevista cognitiva. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los datos obtenidos por recuerdo libre que aquellos que aplicaron las técnicas de la entrevista cognitiva.

Se observó una asociación entre tener una alta capacidad de memoria verbal y un relato con un mayor número de datos correctos. No se obtuvo ninguna relación entre el sexo de los participantes y el número de detalles que aportaron. En cambio, se encontró una relación entre la edad y la cantidad de información, ya que los participantes más jóvenes aportaron un mayor número de datos que aquellos con más edad. En lo que respecta a las técnicas de la entrevista cognitiva se encontró que la que más datos aportó fue la descripción de todo.

El análisis también descubrió que había un menor número de datos que nunca fueron mencionados (EOO) que de datos correctos. Los EOC y las confabulaciones fueron muy raras. Esto nos dice que los participantes no tendieron a agregar información y que cambiaron muy pocos detalles, aunque eran más probables las confabulaciones que los EOC, siendo más habituales en el recuerdo libre y en la entrevista cognitiva que en la toma de notas.

Se puede concluir que, como se hipotetizó, la toma de notas durante la entrevista aumenta la calidad del registro escrito ya que se consigue un mayor número de datos correctos en comparación con el recuerdo libre o la aplicación de técnicas de la entrevista cognitiva. Del mismo modo si se toman notas durante la entrevista se obtienen menos datos falsos o con cambios respecto a lo declarado por el testigo. Se obtuvo hasta un 65% de información correcta recordada al usar la toma de notas, mientras que en el recuerdo libre el porcentaje estuvo alrededor del 50%.

Se han encontrado dos explicaciones posibles para estos resultados: la primera de ellas es que al tomar notas se codifica mejor la información por medio de un estilo de procesamiento generativo. La segunda es que al tomar notas mientras se lleva a cabo la declaración facilita la finalización del registro escrito posterior. Esto es así porque la información escrita sirve como señal para recordar otras piezas informativas.  Los resultados peores obtenidos con las otras técnicas pueden deberse a que se tienen que realizar diferentes tareas simultáneamente como son escuchar, memorizar y recordar. Otra explicación posible para los resultados pobres que se han obtenido con la entrevista cognitiva es que los participantes no estén del todo familiarizados con las técnicas que conlleva y esto las haya hecho menos efectivas. En una investigación futura habría que probar con policías reales que estén más acostumbrados a la aplicación de dichas técnicas. Además, hay que tener en cuenta que solo vieron un vídeo, seguramente con una entrevista en directo estas técnicas hubieran obtenido mejores resultados.

En cuanto a las repercusiones prácticas se recomienda, no solo la toma de notas, sino que los encargados de recoger testimonios sean entrenados tanto en la mejora de la memoria de trabajo verbal como en la aplicación de las técnicas de la entrevista cognitiva.

Comparativa de técnicas de entrevista en relación a la mejora de la memoria y la detección del engaño. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “A comparision of different investigative interviewing techniques in generating differential recall enhancement and detecting deception” de De Rosa, Hiscock-Anisman, Blythe, Bogaard, Hally y Colwell; en él hacen una comparativa entre diferentes técnicas de entrevista de investigación y su relación con un mayor número de recuerdos y la detección del engaño.

Detectar el engaño es complicado para cualquier persona, incluso para los profesionales de la ley. Es cierto que hay ciertas técnicas que facilitan la obtención de recuerdos honestos. El concepto de mejora de la recuperación diferencial (DRE) explica el rendimiento de estas técnicas, contra más DRE mayores diferencias presentan las declaraciones honestas y engañosas y mejor detección del engaño.  El estudio de la DRE comenzó cuando se descubrió las diferentes demandas cognitivas e interpersonales de los encuestados engañosos y honestos, por ejemplo, una persona que quiera mentir deberá dar los suficientes detalles, pero tendrá que tener cuidado en no dar datos contradictorios o decir de más.

Normalmente los mentirosos se preparan un “guion” para que les sea más fácil la tarea, de esta manera son capaces de responder la necesidad de dar la suficiente información al entrevistador, pero sin caer en contradicciones o revelar más de lo que quiere. Generalmente las personas honestas no llevan preparado este guion y no están preocupados por caer en pequeñas contradicciones o desviarse del tema principal. También destaca que los mentirosos al basarse en un guion cuentan siempre la misma historia mientras que las narraciones de las personas honestas incluyen cambios, ya que sea basan en sus recuerdos y no en un guion prestablecido.

El entrevistador primeramente deberá dejar una fase de recuerdo libre donde cada uno haga una narrativa libre. Después, aplicará una serie de técnicas que harán más fácil distinguir entre las declaraciones honestas y las engañosas como son la restauración mental del contexto, el recuerdo desde otra perspectiva y la memoria de orden inverso.  Después de la aplicación de estas técnicas se puede pasar a una fase de preguntas con opciones cerradas.

Hay varios tipos de entrevista de investigación que utilizan estas técnicas como son la entrevista por pasos que comprende la construcción de relaciones, la transferencia de control y la obtención de un relato libre, y luego otras tareas de recuperación. La entrevista cognitiva que es similar a la anterior, pero utiliza técnicas de recuperación de recuerdo libre en vez de otras más guiadas como la entrevista por pasos. La entrevista de realidad es similar a la entrevista cognitiva, pero incluye preguntas de elección forzada. Estas preguntas sirven de claves de recuerdo adicional y hace que sea más difícil al mentiroso usar su guion prestablecido.

Se supone que la entrevista por pasos generará menos diferencias entre ambos tipos de declaración que la cognitiva, y ésta a su vez generará menos que la entrevista de realidad. También la entrevista de realidad será más precisión en la detección del engaño que la cognitiva, y la entrevista por pasos tendrá una menor precisión de detección del engaño que la cognitiva.

Para realizar el estudio se utilizó una muestra de 180 participantes masculinos encarcelados, siendo un 56,7% caucásicos, un 25,6% afroamericanos, un 14,4% hispanos, un 1,6% asiáticos y un 1,7% de otra raza. Se escogieron presos porque ellos ya habían vivido una entrevista interrogativa y porque el fin general era aplicarlo a las entrevistas de la policía.

Los participantes fueron testigos de un robo y luego se les asignó un rol, los que recibieron el de honestos se le pidió que dieran en las entrevistas la información más honesta que pudieran y lo más completa para que pudieran declarar culpable al ladrón. Por el contrario, aquellos que tuvieron el rol engañoso se le dijo que imaginara que conocían al ladrón y que por tanto tenían que hacer lo posible para que no fuera declarado culpable. Los participantes tenían cinco minutos para prepararse la entrevista. Hubo nueve entrevistadores capacitados, que entrevistaron a cada recluso haciéndoles una entrevista por pasos, una entrevista cognitiva y una entrevista de realidad.

Para que las entrevistas tengan un DRE alto debe aumentar la cantidad de información veraz única aportada y disminuir la información falsa. Las declaraciones honestas crecen con la suma espontanea de detalles a lo largo de toda la entrevista, cosa que no ocurre con las declaraciones falaces. Es importante crear situaciones en las que los testigos, así como los sospechosos que son inocentes se sientan cómodos y tengan oportunidad de contar su versión del hecho.

En el estudio se les dio libertad a la hora de mentir, casi todos optaron por señalar a un falso culpable lo que les permitía ser sinceros en la mayor parte de los detalles del hecho y solo fabricar o distorsionar los detalles del autor. Estos participantes dieron menor número de detalles a la hora de usar las técnicas de restauración mental del contexto, el recuerdo desde otra perspectiva y la memoria de orden inverso. Por tanto, el engaño fue más simple y tuvieron especial cuidado en contar siempre la historia que habían diseñado, así como no caer en contradicciones.

Para que una entrevista de investigación sea útil debe obtener la mayor información real posible, maximizar las diferencias entre respuestas veraces y falaces y estas diferencias deben de ser fáciles de observar. Para maximizar el recuerdo y protegerlo de posibles contaminaciones se utilizan técnicas como la transferencia de control al entrevistado, hacer énfasis en la relación, el uso del relato libre y la utilización de estrategias como restauración mental del contexto, el recuerdo desde otra perspectiva y la memoria de orden inverso.  Evaluar el número de detalles único es una buena estrategia para detectar el engaño y es fácil de entrenar ya que con una capacitación de entre cuatro a ocho horas fue suficiente para clasificar con mayor éxito la veracidad o falsedad de las afirmaciones, ya que en los relatos honestos hay de media 50 nuevos detalles añadidos nuevos. Se puede decir que si el número de detalles agregados después del relato libre es superior a aquel proporcionado en el mismo se considera creíble la declaración y viceversa.

Los tres tipos de entrevista se compararon para obtener información, obtener DRE y detectar engaños. La entrevista de realidad tuvo un mejor desempeño que las otros en las tres áreas. Esto es importante porque las técnicas y los criterios de evaluación tienen una base teórica, las técnicas de entrevista no son difíciles de aprender para los profesionales, al igual que los criterios de contenido, no se requieren herramientas especiales para su aplicación y, además, pueden ser usadas tanto en interacciones cara a cara como en telefónicas o por internet.

 

El impacto de las estrategias y las tácticas en la investigación de homicidios (II). Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana continuamos con el resumen del estudio “The Impact of Investigation Strategies and Tactics on Homicide Clearance” de Pizarro, Terrill y LoFaso; en él nos hablan de los cambios que llevó a cabo el Departamento de Policía de Rochester en los procedimientos de investigación de los homicidios.

En 2012 el departamento de Policía de Rochester implementó un nuevo protocolo de investigación, y con este estudio lo que se busca es comprobar si esas técnicas nuevas mejoraban el índice de resolución de casos.

Rochester es la tercera ciudad más grande del Estado de Nueva York, según el censo de 2010 tiene una población de 210.565 habitantes. La tasa de homicidios era de 19.9 por cada 100.000 habitantes, 3.9 puntos superior a la de la ciudad de Nueva York y 4.5 puntos más que la media nacional de EE. UU, según datos del FBI. El estudio se realizó durante dos años antes y dos años después de los cambios en el protocolo de investigación. En los dos primeros años hubo una media de 34 asesinatos por año y en los dos últimos una media de 32 asesinatos. Rochester es una de las ciudades más pobres del país.

Antes de los cambios había dos sargentos y cada uno controlaba a cuatro o seis investigadores. Cada semana había un equipo de guardia formado por un sargento y dos investigadores y ellos se hacían cargo de todos los homicidios que acontecían durante esa semana e investigaban todo sin ayuda del resto de personal de su departamento. Un incremento en la plantilla debido a restructuraciones, fue una de las variables que motivó el cambio.

El departamento cambió su protocolo de actuación en enero de 2013. El departamento contaba con tres sargentos, cada uno lideraba un equipo con cuatro investigadores. Cada semana, un sargento y dos de investigadores estaban de guardia para los homicidios que pasaban fuera de las horas de servicio. A parte podían llamar a más personal si las circunstancias del caso así lo requerían. El resto de la unidad podía colaborar durante la jornada laboral en tareas auxiliares de la investigación. Cuando el homicidio ocurre en horas de servicio todos los investigadores disponibles acuden a la escena. En el momento en que un equipo tiene un homicidio deja de estar de guardia para el resto de la semana y esta tarea recae sobre el siguiente equipo.  De los dos investigadores principales de cada caso, uno asumirá la función de líder, aunque en la práctica eso es indiferente ya que ambos se repartirán las tareas indistintamente.

Otro de los cambios más importantes que realizaron fue las reuniones de supervisión de los casos. Las reuniones de progresión del caso se programan regularmente, con el capitán y el teniente de la Unidad de Delitos Graves, también asisten a las mismas la Fiscalía y los miembros de la Policía Científica. También invirtieron en un “vehículo de comando”, que era un vehículo equipado con una sala de videoconferencia, vídeos, wi-fi y una pizarra blanca, que trasladaban a cada escena del crimen.

Se estudiaron 132 homicidios ocurridos durante cuatro años. Se estudiaron de cada caso las variables que estaban presentes en la literatura previa, como las relacionadas con el investigador (experiencia previa, número de casos), con la víctima (género, raza, edad, estilo de vida y antecedentes penales), con el hecho (arma usada, modo, testigos, lugar) y con el vecindario (nivel de vida, etnia mayoritaria).

Las variables del investigador se refieren tanto a la carga de trabajo como a la idoneidad del personal de la investigación. Los años de experiencia se refiere a la experiencia como investigador principal del policía encargado y el número de casos es el número de casos abiertos que tiene simultáneamente.

Las relacionadas con la víctima son bastante claras, género, edad, raza, el estilo de vida era si guardaban relación con la vida criminal, por ejemplo, si era miembro de una pandilla o traficante de drogas.

Las variables relacionadas con el hecho, el arma usada distinguía básicamente entre el uso de armas de fuego u otro tipo. El modo en que se llevo a cabo el hecho, era si víctima y agresor eran conscientes de la presencia del otro en el momento de cometerse el homicidio. Los testigos si había o no y si habían declarado ante la policía y en cuanto al lugar hace referencia a si se ha cometido en la residencia de la víctima o del agresor o en un lugar diferente.

En cuanto a las de vecindario, se utilizaron datos para saber los ingresos del barrio donde había ocurrido y ver si estaban por debajo, en la media o por encima de la media del país. La etnia hace referencia a la composición racial de la zona, dividiéndolo en tres grupos, mayoría de no blancos, integrado (número similar de no blancos y blancos) y mayoría de blancos.

En cuanto a los homicidios en sí mismos, se puede decir que la mayor parte de las víctimas fueron hombres (85%), afroamericanos (77%) y con edades entre los 15 y los 44 años (76%).  Generalmente eran cometidos con armas de fuego (67%), cara a cara (68%) y la víctima y victimario se conocía previamente (64%). Había como mínimo un testigo (66%) y la mayoría se produjo en un lugar diferente a la residencia (67%). La mayoría ocurrió en barrios con ingresos en la media y que estaban integrados.

El 68% de los casos se resolvieron en el tiempo que estuvieron en estudio. En la época anterior a los cambios se resolvió el 54% de los homicidios y en la posterior el 83% de los mismos. La mayor parte de los casos se resolvieron en los primeros siete días, pero la media está en 57 días, ya que hubo varios casos que se demoraron más de un año. En la primera época tardaban de media 75 días en resolver los homicidios y en la segunda solamente 44 días.

Como se ha visto los cambios sí que ayudaron a mejorar tanto la resolución del caso, como la rapidez del mismo. Además, se comprobó que cuanto más números eran los casos abiertos por investigador bajaba el porcentaje de resolución. Aquellos homicidios que se habían llevado a cabo cara a cara y en los que se contaba con algún testigo tenían mayores posibilidades de esclarecerse. Curiosamente parece ser que cuanto a más experiencia del investigador se percibe un descenso en las posibilidades de resolución del caso (en este caso concreto puede ser por dos circunstancias específicas, la llegada de nuevo personal y la mayor presencia de nuevas técnicas relacionadas con el uso de la tecnología y las redes sociales, a las cuales estaban más acostumbrados los investigadores de menos edad y por tanto menos experiencia).  Los casos en los que las víctimas estaban relacionadas con el mundo criminal tardaron menos tiempo en resolverse que aquellos en los que la víctima no guardaba relación con ese mundo. También se resolvieron más rápido aquellos homicidios que no se llevaron a cabo con un arma de fuego, o los que fueron cometidos en la residencia de la víctima o del agresor y los que tenían algún testigo.

Como se ha visto la resolución de un homicidio es un proceso complejo en el que entran en juego multitud de variables, tanto propias del hecho, la víctima o el lugar donde ocurre como las relacionadas con las características de la propia policía.

 

El impacto de las estrategias y las tácticas en la investigación de homicidios (I). Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “The Impact of Investigation Strategies and Tactics on Homicide Clearance” de Pizarro, Terrill y LoFaso; en él nos hablan de los cambios que llevó a cabo el Departamento de Policía de Rochester en los procedimientos de investigación de los homicidios.

Los homicidios tienen muchas consecuencias negativas para los familiares y amigos de la víctima y para la sociedad en su conjunto. A nivel social, algunos académicos han calculado que cada homicidio tiene un coste de 17,25 millones de dólares. Además, si los delincuentes no son atrapados el efecto disuasorio de las sanciones disminuye.

En EE. UU se considera resuelto un caso cuando la policía arresta y acusa a los delincuentes y los pone a disposición judicial o si el infractor muere. En la década de 1960 la tasa de resolución de los homicidios era de un 90%, en la actualidad es del 60%.

La mayor parte de la investigación actual sobre el esclarecimiento de homicidios se centra en la devaluación de la víctima, en las características del evento, la devaluación policial o el estilo de vida de la víctima. Lo relacionado con la devaluación de la víctima tiene que ver con la perspectiva discrecional o extra -legal. Esto está relacionado con que al investigar un homicidio los investigadores se verán “influenciados” por características extra legales como el estatus socioeconómico de la víctima y la demografía. Por tanto, viene a decir que es más posible que se quede sin resolver el homicidio de una persona de estatus social bajo ya que los policías están menos motivados y no se esfuerzan tanto.

En relación a las características del evento, esta teoría dice que todos los homicidios tienen mucho impacto y harán que los policías estén motivados para su resolución pero que debido a otras circunstancias (testigos, ubicación, armas de fuego…) algunos se resuelven y otros no.

La devaluación de la policía tiene que ver con la percepción de la comunidad. La asociación negativa entre tasa de resolución y víctimas no blancas con bajo estatus social es más atribuible a la devaluación de la policía que a la de la víctima. En áreas donde la población no confía en la policía es más posible que no colaboren en la investigación de los homicidios.

La perspectiva de estilo de vida de la víctima viene a decir que es más complicado resolver el homicidio con víctimas que tengan un estilo de vida desviado. Esto viene a ser personas relacionadas con el tráfico de drogas, con las pandillas o tener antecedentes penales. Los casos que involucran a criminales conocidos son más difíciles de resolver porque los policías tienen dificultad en encontrar testigos creíbles u obtener evidencias físicas.

Una línea que ha recibido muy poca atención es justamente la que se centra en el proceso de investigación.  Después de que se reporte un homicidio y la policía comience con su investigación, hay que ver si el detenido puede ser determinado por las acciones que lleven o no a cabo los investigadores.

El objetivo de la investigación de un homicidio es resolver el caso con el arresto del autor del mismo. El proceso de investigación puede dividirse en dos etapas: la preliminar y la complementaria. La primera de ellas se inicia cuando el primer policía llega a la escena del crimen. Las primeras acciones que se llevan a cabo es proteger la escena para preservar las evidencias físicas dejadas y si es posible detener al autor del crimen. También fotografían la escena para que quede constancia del estado en el que estaba cuando se personaron y recogen los hechos más importantes para realizar una línea de tiempo. La investigación complementaria es la que realiza el investigador asignado al caso, que incluye acciones como examinar la escena del crimen, realizar entrevistas y examinar las evidencias del caso. Este proceso es complicado y en su mayoría cognitivo, ya que es necesario recopilar información, evaluarla, interpretarla y tomar decisiones en base a las conclusiones que realicen.

La mayor parte de los estudios que se centran en el proceso de investigación como la variable principal para la resolución de un homicidio comparan los departamentos de policía con altos y bajos índices de resolución. Estos estudios sugieren que las técnicas de investigación tienen como mucho un efecto marginal en la resolución del caso. Los arrestos están influidos por la investigación preliminar que ha llevado a cabo la patrulla que se persona en primer lugar, la información que ha facilitado los testigos y por el procedimiento administrativo rutinario. Otros investigadores encontraron que el esclarecimiento del homicidio está completamente fuera del control de los investigadores y que depende de las características del homicidio.

Otros estudios determinaron que ni la experiencia del investigador ni la cantidad de oficiales y los gastos económicos del departamento eran variables significativas para la resolución de un homicidio. También se han analizado la carga de trabajo, el número de casos abiertos, el tiempo que ha pasado el último caso del investigador y parece ser que está última variable es la única que tiene relevancia, pudiendo ser debido al efecto de oxidarse.

Por el contrario, otros estudios han demostrado que sí que son importantes las tácticas de investigación. Un estudio que se realizó en el Departamento de Policía de Boston demostró se mejoraba un 18% el índice de resolución de homicidios con un aumento de investigadores, una capacitación extensa en prácticas de investigación y análisis forenses, desarrollar protocolos estándares de investigación y reuniones mensuales para revisar los casos abiertos.

Uno de los factores más importantes para la resolución de un homicidio es la cooperación de los testigos. También se asocia un mayor éxito con la velocidad a la que se notifica a los investigadores de homicidios y al equipo forense y el tiempo que estos tardan en llegar a la escena. La investigación que se lleve a cabo durante las primeras 48 horas es vital para el esclarecimiento del homicidio. Los departamentos que consiguen asegurar pruebas y testigos, así como a los delincuentes tienen índices de resolución más altos.

Otros factores claves son la supervisión de la administración, la capacitación de los investigadores y la disponibilidad de las técnicas forenses más actuales también ayudan a mejorar el índice de resolución de los casos. Aunque parece ser que los investigadores solo recurren a las técnicas forenses más innovadoras cuando el resto de recursos han fallado. Además, éstas marcan una diferencia importante en casos especialmente complicados, pero no es así en los más rutinarios. El personal del que se dispone también es importante. Una investigación sugiere que el nivel más óptimo es un sargento y cuatro investigadores por equipo, con los investigadores rotando en el puesto de líderes en cada investigación no siendo en más de tres homicidios por año. La forma en que se lleva a cabo la investigación también es importante, una buena autopsia y la toma de notas limpia ayuda a mejorar el índice de resolución de casos.

La semana que viene continuaremos con los resultados del estudio de Pizarro, Terrill y LoFaso.

 

Antiguas entradas