clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Psicología (página 1 de 7)

¿Que impactos tiene el ciberacoso en la salud mental? Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Cyber Stalking, Cyber Harassment, and Adult Mental Health: A Systematic Review” de Stevens, F.; Nurse, J. y Arief, B. (2020), en el cual se analiza el impacto del acoso y el ciberacoso en la salud mental de víctimas adultas.

Internet y las aplicaciones online se han convertido en componentes fundamentales de la sociedad actual. Y, si bien han supuesto beneficios indiscutibles, su aparición también presenta amenazas. Entre estas, ha de destacarse el ciberacoso.

El ciberacoso y el acoso tradicional (offline) se han asociado con causar una gran cantidad de impactos negativos en la salud mental de las víctimas, como ansiedad, depresión, pesadillas o, incluso, pensamientos suicidas. En consecuencia, es fundamental reflexionar periódicamente sobre las investigaciones existentes referentes a la salud mental de las víctimas. Esto permite examinar, a su vez, qué investigaciones faltan en el campo de la ciberpsicología.

Por ejemplo, los autores sostienen que aún no se ha realizado una revisión sobre el impacto del acoso y el ciberacoso en la salud mental de las víctimas adultas (mayores de 18 años). Estas experiencias de abuso cibernético pueden diferir de las de los niños y adolescentes.

Por ello, los autores realizaron esta revisión, a fin de profundizar en la materia. La búsqueda de artículos para la revisión la realizaron entre diciembre de 2019 y enero de 2020. El número de artículos seleccionados fue de 38. No obstante, se realizó una segunda búsqueda de estudios recientes, en 2020, que produjo un total de 43 artículos más, suponiendo un total de 81 artículos. Los resultados referentes al fenómeno del ciberacoso fueron los siguientes.

Por un lado, la variedad de definiciones presentadas demuestra la ausneica de una comprensión universal de qué constituye un acto de acoso y/o, sobretodo, ciberacoso. Esto puede ser problemático con respecto a las tasas de prevalencia. Esta ausencia de coherencia en las definiciones también da como resultado que las personas que han experimentado tales formas de abuso no necesariamente lo reconozcan como tal. Cuando las víctimas no identifican sus experiencias como abuso, esto puede hacer que la victimización continúe.

Los problemas de percepción relacionados con lo que realmente es el ciberacoso también pueden surgir cuando las personas deliberan si deben contar su experiencia y denunciar oficialmente. Esto es un desafío cuando se analizan los impactos en la salud mental, ya que las mediciones son inconsistentes o no se usa ninguna escala. Consecuentemente, se basa en la autoevaluación.

Las encuestas fueron el método más común para realizar investigaciones, y la mayoría se realizaron online. Sin embargo, la revisión sistemática descubrió que las víctimas de ciberacoso, a veces, se alejan de la tecnología como mecanismo de supervivencia. Las muestras de los 43 artículos destacan la necesidad de una gama más amplia de participantes, en lugar de mujeres predominantemente caucásicas de países occidentales.

Cuando las muestras carecen de diversidad, es posible que las circunstancias del abuso no se comprendan íntegramente. Factores como la raza, el origen étnico, el género, la sexualidad y las discapacidades podrían condicionar la forma en que las personas experimentan el abuso de diferentes maneras. El único estudio con una muestra representativa a nivel nacional, realizado en Canadá, en el que los resultados se pueden generalizar, encontró que la experiencia era muy similar entre los dos géneros.

De los 10 estudios publicados más recientemente (2019-2020), solo 5 enumeraron las plataformas que usaron los perpetradores, sin incluir las salas de chat, aunque los participantes las enumeraron en varios artículos. Además, ningún artículo mencionó los dispositivos inteligentes; no obstante, las sociedades están presenciando un aumento de esta forma de abuso. Las investigaciones futuras deberían tener en cuenta esto. También puede ser difícil hacer inferencias sobre si el impacto en la salud mental difiere según la tecnología que eligió el perpetrador.

La desconfianza de las víctimas hacia la tecnología debe abordarse y reducirse para facilitar relaciones más saludables con ella en el futuro; aislarse de la tecnología puede resultar más perjudicial. Esto ilustra la necesidad de educar sobre el uso de la tecnología, para ayudar a evitar que las personas se conviertan en víctimas o sean revictimizadas. Además, debe reflexionarse sobre cómo educar a los adultos que no están en la universidad, sino a un espectro más amplio de la población.

El ciberacoso y el acoso offline afectan de manera adversa a las personas psicológica, social, física e, incluso, financieramente (cuando se produce la pérdida del empleo o la interrupción académica). Los impactos van desde la angustia, la vergüenza y el pánico hasta la ansiedad, las autolesiones e intentos de suicidio. Esto afecta a la vida de las víctimas en el momento de la victimización y posteriormente. Es preocupante que las investigaciones ilustren cómo las víctimas no han recibido el apoyo adecuado. O, al menos, cuántas víctimas no se han sentido apoyadas adecuadamente.

Asimismo, 42 de los 43 estudios revisados ilustran el impacto negativo que dicha victimización ha tenido en la salud mental de las víctimas. El bienestar de los adultos se ve afectado por estos abusos, resultando en una amplia gama de daños psicológicos. Se entiende ampliamente que el acoso offline, tradicional, es un problema importante de salud pública. No obstante, el ciberacoso también debería tratarse como tal, pues sus consecuencias dañinas son similares al abuso offline.

Las investigaciones futuras deben buscar la concreción de una definición o medición ampliamente aceptada del ciberacoso. Esto podría lograrse preguntando a las víctimas qué consideran que es el ciberacoso y sus definiciones.

También sería beneficioso involucrar al personal gubernamental pertinente, las organizaciones benéficas y las organizaciones no gubernamentales. Además, las escalas y medidas utilizadas para evaluar los impactos emocionales, incluida la depresión y la ansiedad, deben tener uniformidad para mejorar la validez de estos hallazgos.

Del mismo modo, deberá prestar suficiente atención a las plataformas utilizadas por los agresores para comprender mejor dónde está ocurriendo la victimización. Esto también ayudaría a la formación de programas educativos para adultos con respecto al uso más seguro de la tecnología.

Si quieres saber más sobre ciberacoso, delitos cibernéticos y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

La información contextual en Toxicología Forense. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “The effect of contextual information on decision-making in forensic toxicology” de Hammett, H. J. y Dror, I. E. (2020), en el que se describe la importancia de la información contextual a la hora de tomar decisiones en el ámbito de la toxicología forense.

La toxicología forense consiste en el análisis de fluidos biológicos en busca de drogas, alcohol o venenos. El fin consiste en evaluar el papel de estas sustancias en casos de actuación humana, muertes súbitas y casos penales.

Aunque a menudo se percibe como “objetiva”, muchos aspectos de la toxicología forense implican la interpretación y toma de decisiones subjetivas que dependen del examinador forense. Por tanto, es importante comprender el papel de los factores humanos cognitivos en la configuración de las decisiones en esta disciplina. El sesgo cognitivo puede surgir de diferentes fuentes. Algunas de estas fuentes pueden estar relacionadas con el caso en cuestión, como materiales de referencia o información irrelevante del caso. Otras no tienen nada que ver con el caso en cuestión, sino más bien con el examinador.

Tres aspectos clave de un caso de toxicología pueden verse afectados por el sesgo cognitivo: la selección de las pruebas o estrategia del caso; la identificación de una sustancia durante la detección de drogas; y la interpretación de los resultados de las pruebas.

Por ejemplo, la selección de pruebas puede verse influenciada por el sesgo de frecuencia esperada. Si el toxicólogo basa incorrectamente sus decisiones en experiencias pasadas y suposiciones sobre las personas involucradas en el caso, entonces el tratamiento del caso está sesgado. Durante la detección de drogas, las comparaciones pueden verse afectadas si, por ejemplo, el analista recibe información contextual sobre el caso. La interpretación en toxicología forense a menudo es subjetiva; se basa en el toxicólogo individual específico que realiza el trabajo, su propio conocimiento y experiencia personal. Esto puede crear expectativas que conduzcan a sesgos de confirmación o visión de túnel.

Sin embargo, a excepción de los autores, ningún estudio ha examinado empíricamente los posibles sesgos en la toma de decisiones de toxicología forense. El inmunoensayo se utiliza en toxicología forense para examinar rápidamente muestras biológicas en busca de grupos o “familias” de fármacos. Los resultados no proporcionan evidencia inequívoca de la presencia de un fármaco. Así, cualquier hallazgo positivo debe ser confirmado por otra técnica más sofisticada. Esto se debe a que se sabe que los inmunoensayos pueden presentar falsos positivos.

Los inmunoensayos son pruebas simples de cambio de color. En el penúltimo paso de la prueba se observa la intensidad del color producido por la muestra y se convierte a un valor numérico. Al igual que muchas pruebas en toxicología forense, el cribado de inmunoensayos se realiza en lotes. Esto es, se analizan varios casos juntos, a veces con repeticiones de muestras de cada caso, así como muestras de control positivas y negativas. También es común que el analista que realiza el inmunoensayo sea diferente al toxicólogo que informa e interpreta el caso.

Por tanto, al igual que con otras disciplinas forenses, los métodos utilizados en toxicología forense pueden producir datos ambiguos. Para los toxicólogos que deciden sobre las pruebas, puede haber un marco existente dentro de la organización que pueda guiar la elección de los análisis. Esto es más común en los laboratorios acreditados. En otros laboratorios no existe un conjunto estándar de pruebas de detección y las decisiones se toman ad hoc, caso por caso. En este escenario, la elección de las pruebas es subjetiva y, en consecuencia, puede verse afectada por el sesgo de frecuencia esperado.

Teniendo estos datos en cuenta, los autores investigaron en su estudio el efecto de la información contextual en el análisis de los datos producidos durante una prueba de inmunoensayo, concretamente para opiáceos. El estudio se centró en la elección de pruebas de drogas para cinco casos post-mortem. Los participantes fueron 58 estudiantes de tercer año de Ciencias y Química Forense. Recibieron capacitación para analizar datos de inmunoensayos y determinar la estrategia del caso antes de completar las tareas. Estos completaron la tarea de inmunoensayo (experimento 1); de estos, 53 participantes completaron la tarea de estrategia de caso (experimento 2).

Los resultados muestran que los participantes eligieron diferentes formas de abordar el siguiente paso de la prueba a partir de los mismos datos cuando contaban con diferente información contextual irrelevante.

En el experimento 1, la presencia de información del caso provocó una disminución en la precisión al analizar los datos brutos de los inmunoensayos. Esto fue incluso cuando el contexto reforzó la decisión matemáticamente correcta. Esto podría deberse a la carga cognitiva general de la tarea. Así, el acceso a la información del caso afecta a la toma de decisiones.

Aunque la respuesta matemáticamente correcta es clara, se sabe que el inmunoensayo produce tanto falsos positivos como falsos negativos. Dado esto, una estrategia científica válida podría ser repetir o confirmar todos los casos límite. No obstante, esto solo debería hacerse si es un procedimiento pre-documentado en el laboratorio, no si depende de que los resultados sean los ‘esperados’ o no.

Sin embargo, lo que es más probable que ocurra es que el analista derive el caso a un toxicólogo experimentado. Este leería las circunstancias del caso para tomar la “mejor” decisión. En este curso de acción encontramos tres problemas.

El primero es que analizar los datos de los inmunoensayos es una decisión científica, la cual debe tomarse sobre la base de criterios científicos. La exposición a la información del caso compromete esta independencia científica. La información contextual se utiliza para “llenar los vacíos” de pruebas difíciles. El segundo problema son las consecuencias de una confirmación innecesaria; esto puede hacer perder tiempo y recursos, generando costes innecesarios. En el peor de los casos, podría destruir una muestra limitada, dando un resultado incorrecto. El tercer problema son las consecuencias de que, al no producirse la confirmación, no se detecte una sustancia que está presente.

En el experimento 2, se demostró que la información demográfica (edad y origen étnico) afecta a la elección de las pruebas realizadas para los casos post-mortem, aún cuando las circunstancias entre casos son idénticas. En el estudio, las diferencias en la elección de las pruebas por parte de los participantes se basaron en sus experiencias personalespasadas, suposiciones o percepciones sobre el uso de drogas entre ciertos grupos de edad y/o etnias.

En consecuencia, no se aboga por limitar el acceso a la información contextual. En su lugar, buscar un enfoque coherente y documentado para elegir las pruebas reduciría los sesgos en estas decisiones. Los límites de edad se utilizan comúnmente en los laboratorios de toxicología forense cuando se toman decisiones sobre las pruebas, para minimizar la carga de trabajo. No obstante, es importante que estos se basen en pruebas científicas fiables y actualizadas sobre el uso de drogas en determinadas poblaciones, no en las experiencias pasadas o percepciones del toxicólogo.

Por lo tanto, los autores proponen que, cuando sea posible, los laboratorios de toxicología forense utilicen un marco coherente para elegir las pruebas, así como que las variaciones o decisiones de cada caso se documenten y justifiquen debidamente.

Si quieres saber más sobre Toxicología Forense y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Comportamiento financiero y literatura financiera. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Financial literacy and fraud detection” de Engels, C.; Kumar, K. y Philip, D. (2019), en el que se analiza si tener conocimientos sobre la literatura financiera sirve a las personas para detectar fraudes.

Dado que los sistemas automatizados de detección de fraudes no siempre los reconocen, los bancos hacen hincapié en que sus clientes detecten y denuncien fraudes en sus cuentas.

Esto hace plantearse, ¿cuánta importancia tienen la educación financiera, la capacidad de procesar información económica y tomar decisiones financieras informadas para la detección de fraudes?

El conocimiento financiero puede proporcionar las habilidades para distinguir mejor la información genuina de la fraudulenta, hacer que alguien esté más atento al riesgo de fraude, reducir su ignorancia al respecto y permitirles cultivar una mayor efectividad en la detección de fraudes. Por tanto, un comportamiento financiero prudente puede reducir la exposición de un individuo a ser blanco de fraude.

Existe una creciente evidencia de que existe una fuerte relación entre la educación financiera y los resultadoseconómicos. Por ejemplo, se observa que las personas con conocimientos financieros son más conscientes de los productos y servicios financieros, se involucran mejor en las actividades de gestión financiera cotidiana. Así, el conocimiento financiero puede proporcionar las habilidades necesarias para mejorar la atención de las personas a las prácticas fraudulentas, aumentar sus capacidades de detección y capacitarlas para disuadir el fraude.

Con el fin de ahondar en esta cuestión, para analizar la relación entre la educación financiera y la detección de fraudes, los autores utilizaron la información de 5.698 encuestados estadounidenses de la Encuesta Nacional de Bienestar Financiero (NFWBS en inglés), realizada en 2016, diseñada para ser representante de la población adulta de EE.UU. Además de la información socioeconómica y demográfica, la encuesta preguntaba si han experimentado fraude en el pasado. La encuesta también captura la educación financiera de los encuestados, el uso de productos financieros y la información sobre el comportamiento financiero.

Los resultados de la estimación muestran que el conocimiento financiero juega un papel importante en la detección del fraude. Este hallazgo se mantiene incluso después de controlar el nivel de uso de productos financieros por parte del individuo. Aunque faltan datos, los resultados apoyan la conjetura de que un mayor uso de productos financieros alternativos expone a las personas a más incidentes de fraude.

Entre los atributos demográficos, observamos que la educación y los ingresos juegan un papel importante en la detección del fraude. Teniendo en cuenta el estado civil de los encuestados, los solteros detectan relativamente menos fraude financiero, en comparación con las personas casadas. Con respecto a las ubicaciones geográficas de los encuestados, ninguna tenía un impacto significativo en la capacidad de detectar el fraude financiero, lo que sugiere que no son importantes en la era digital.

Asimismo, los resultados indican que las personas con el comportamiento financiero más alto autoinformado detectan el fraude solo cuando su conocimiento financiero también es alto. Por otra parte, los resultados sugieren que, en general, la gestión eficiente del dinero a través de un buen comportamiento financiero es inadecuada para detectar el fraude. El fraude al consumidor es complejo y sus incidencias son inesperadas. Por lo tanto, es necesario un cierto grado de sofisticación financiera a través del conocimiento financiero para detectar dicho fraude cuando ocurre.

Así, los hallazgos descritos establecen una fuerte asociación entre el conocimiento financiero y la detección de fraudes. Las personas con tales conocimientos tienen las habilidades para detectar mejor el fraude cuando ocurre. Sin embargo, los individuos con niveles más bajos (más altos) de bienestar subjetivo generalmente estarán menos (más) atentos a sus necesidades generales de bienestar y tendrán menos (más) capacidad cognitiva para detectar el fraude.

Esto es: el bajo bienestar subjetivo debilita la relación positiva entre el conocimiento financiero y las propensiones a detectar el fraude. En contraposición, con niveles más altos de bienestar subjetivo observamos que el conocimiento financiero emerge como un determinante significativo de la capacidad del individuo para detectar el fraude. Curiosamente, sin embargo, también observamos que en estos niveles puede romperse la relación entre el conocimiento financiero y la detección del fraude.

En este caso, las personas parecen demasiado positivas y optimistas para realizar una detección eficaz del fraude. Así, cuando se trata de detectar fraudes, vale la pena no ser demasiado optimista. Consecuentemente, el bienestar subjetivode un individuo juega un importante papel moderador en la relación entre el conocimiento financiero y la detección del fraude.

En cualquier caso, los resultados indican que cuanto más informado financieramente es un individuo, mayor es la detección del fraude. Esto corrobora la conjetura de que, con conocimiento financiero, las personas se vuelven más hábiles para detectar fraudes cuando ocurren. El conocimiento financiero proporciona la sofisticación financiera necesaria para detectar el fraude.

Asimismo, cabe señalar que, por conductas de administración del dinero, nos referimos a establecer y perseguir metas financieras; establecer y consultar un presupuesto; si las facturas se pagan a tiempo y se revisan en busca de errores, etc. Pero, como se ha expuesto, los resultados sugieren que la gestión eficiente de las finanzas no se correlaciona directamente con una mayor eficacia para detectar comportamientos fraudulentos.

De hecho, es el conocimiento financiero en sí el que proporciona el grado de sofisticación necesario para poder detectar el fraude.

El efecto positivo del conocimiento financiero en la detección del fraude sigue siendo un factor de gran influencia, incluso tras tener en cuenta los niveles de uso de las personas en productos y servicios financieros tradicionales y alternativos.

Además, tampoco debe olvidarse que, como recalcábamos, el bienestar subjetivo juega un papel moderador importante en la relación entre el conocimiento financiero y la detección del fraude. Los niveles más bajos de bienestar subjetivo pueden reducir la atención a los casos de fraude debido a una mayor carga cognitiva y, por lo tanto, atenuar dicha relación entre conocimiento financiero y detección del fraude.

Si quieres saber más sobre prevención y conductas de gestión del fraude, y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Análisis de Conducta en Gestión del Fraude o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Conducta suicida: ¿cómo influyen el lenguaje y la cultura? Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Words matter life: The effect of language on suicide behavior” de Lien, D. y Zhang, S. (2020), en el cual se analiza la importancia del lenguaje y su relación con la conducta suicida.

A pesar de la importancia del suicidio y el incremento de muertes por esta causa en los últimos años, todavía sabemos poco sobre el suicidio a nivel individual.

Los investigadores en psicología y medicina consideran el suicidio como la consecuencia más grave de los trastornos psiquiátricos. En contraposición, la mayoría de teorías económicas enmarcan el comportamiento suicida como una decisión racional, sin actuar puramente por impulso.

Así, algunos autores han relacionado la conducta suicida con las condiciones económicas. De acuerdo con el planteamiento económico, cuando la utilidad esperada de seguir viviendo es inferior a cero, la gente se suicidará. Esta teoría sugiere que las personas con ingresos más bajos tienen una mayor propensión a suicidarse. Empíricamente, diversos estudios demuestran la validez de esta teoría.

Los factores demográficos también son los principales determinantes del suicidio. Las pruebas muestran que la tasa de suicidio es más alta para los hombres y las personas mayores.

Recientemente, estudios han demostrado la correlación entre el marcador gramatical de eventos futuros en el lenguaje y una serie de comportamientos económicos orientados al futuro de quien escribe. La explicación subyacente es que las estructuras lingüísticas pueden afectar directamente a la cognición y el comportamiento de los hablantes. Siendo más concretos, hablar o escribir en tiempo futuro influye en la orientación a largo plazo del hablante.

Por otro lado, el suicidio también está muy ligado a la cultura, en tanto que cada una de estas tiene diferentes explicaciones de la vida y la muerte. La legitimidad del suicidio se ve afectada en gran medida, e incluso decidida, por la cultura. Además, esta influye en la motivación del suicidio, en términos de darle un cierto significado. Desde la perspectiva física, los métodos de suicidio y el tratamiento de los problemas de salud mental son diversos en las culturas, lo que afecta el número real de muertes por suicidio en relación con los intentos de suicidio.

Así, podemos plantearnos: ¿los marcadores de futuro tienen un impacto en otras elecciones intertemporales de los hablantes según la expectativa del futuro, como el suicidio?

Asimismo, si las características lingüísticas pueden servir como marcadores culturales, ¿pueden ayudar a entender la diversidad de conductas suicidas entre naciones y culturas?

El marcador de futuro tiene un impacto en la cognición y el comportamiento de las personas. Así, hablar del futuro a más largo plazo y con más firmeza, conducirá a tasas de suicidio más bajas en comparación con personas idénticas pero que hablan de un futuro débil.

Para dar respuesta a las preguntas planteadas, los autores llevaron a cabo su propio estudio. Los datos sobre suicidios se obtuvieron de la base de datos de mortalidad de la Organización Mundial de la Salud. Además de datos económicos y demográficos de cada país, los autores tuvieron en cuenta factores climatológicos / ambientales.

A nivel individual, la fuente de datos empleada fue la World Value Survey, una encuesta utilizada en los estudios de idiomas y comportamientos. Esta se utilizó para medir el lenguaje y los marcadores de futuro. Por último, en tanto que es muy complicado utilizar datos de suicidios reales por diversas razones, para el estudio se escogieron alternativas. Estas fueron las actitudes hacia el suicidio y la eutanasia, empleándose como variables dependientes.

Para evitar la ambigüedad del efecto del lenguaje, en la muestra se contó a la población no inmigrante del país. En total se trabajó con una muestra de 183.993 personas de 89 países.

Así pues, los resultados muestran que, teniendo en cuenta la lengua materna del país, los países que hablan un idioma con referencias débiles al futuro tienen tasas de suicidio más altas. Como era de esperar, los hallazgos sobre las variables económicas y demográficas de los países son consistentes con estudios previos: una mayor tasa de inflación y de divorcios inducirán a más suicidios.

Individualmente, los individuos que hablan un idioma con marcadores específicos de futuro piensan que el suicidio es un comportamiento menos justificable. En contraposición, los individuos que hablan un idioma con referencias de tiempo futuro débiles tienden a justificar más el suicidio.

Asimismo, parece que la creencia de un individuo coincide con sus acciones en el contexto del suicidio. Esto es, quienes aluden que el suicidio es injustificable tienen menos probabilidades de cometer suicidio. Por otro lado, las personas mayores, hombres y con alto nivel educativo y de ingresos tienden a mostrar una mayor aceptación del suicidio.

Las personas que hablan un lenguaje con referencias de futuro fuertes consideran el suicidio como un comportamiento más injustificable que las que (aún siendo idénticas en demografía, que nacieron y crecieron en el mismo país) hablan sin distinguir entre el presente y el futuro en gramática.

Resumidamente, el marcador explícito de un evento futuro puede ampliar (o reducir) la distancia entre el presente y el futuro. Ampliar la distancia aislará y descartará los sentimientos sobre el futuro. En el contexto del suicidio, utilizar una forma específica al hablar del futuro puede debilitar el dolor y la infelicidad que se producirán en el futuro. En consecuencia, hay más probabilidades de tener un menor número de pensamientos suicidas.

El otro impulsor de este efecto es la diversidad cultural. La cultura puede afianzar o, contrariamente, debilitar las conductas y pensamientos de aceptación del suicidio. En cualquier caso, se trata de un fenómeno complejo y multifactorial que requiere de más investigación.

Si quieres saber más sobre la conducta suicida y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

El perfil del delincuente sexual coreano. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Profiling Korean sex crimes: Offender characteristics and crime scene actions” de Kim, S.; Almond, L. y Eyre, M. (2019), en el que se analiza el perfil criminal del delincuente sexual coreano.

El perfil criminal, o análisis de conducta, suele ser empleado especialmente en casos de delitos violentos. Por ello los delitos sexuales no son una excepción. Contrariamente, son, junto a los homicidios, los crímenes más frecuentes y apropiados en los que utilizar la perfilación.

Sin embargo, las clasificaciones de los agresores sexuales han experimentado diversas críticas y cambios con el paso del tiempo. Específicamente, diversos estudios intentaron mejorar la comprensión de las características del delincuente al diferenciar los comportamientos delictivos.

Los perfiles de agresores sexuales existentes han sido realizados mayoritariamente en países occidentales, como EE.UU, Reino Unido o Canadá. Por ello, deberían realizarse estudios para asegurar que los enfoques de elaboración de perfiles pueden generalizarse a delitos sexuales cometidos en otras naciones. Esto es, no se trata solo de aumentar nuestro conocimiento sobre la conducta criminal. El objetivo también es comprobar si las teorías basadas en contextos occidentales se aplican a contextos no occidentales. O si, por el contrario, existen diferencias culturales, etc.

Debido a estos motivos, la elaboración del perfil criminal del agresor sexual coreano resulta interesante y necesario.

En Corea del Sur, el número de delitos sexuales es muy superior al de otros delitos violentos. En 2018, se registraron 23.478 mientras que, en comparación, se observaron 309 homicidios y 821 robos. Así las cosas, algunos investigadores destacados realizaron estudios significativos para establecer modelos coreanos de comportamiento delictivo. Estos también tienen utilidad para la elaboración de perfiles criminales.

Así, varios estudios mostraron recientemente resultados notables al comparar comportamientos delictivos coreanos y occidentales. Concretamente, se descubrió que había similitudes y diferencias entre los delincuentes de homicidiocoreanos, finlandeses y suecos en los comportamientos de mutilación en los cuerpos de las víctimas. Encontramos otro ejemplo en un estudio comparativo entre homicidas sexuales coreanos y canadienses (aquí podéis leer más sobre homicidas sexuales).

Por tanto, se han realizado algunos estudios sobre comportamientos y características delictivas en Corea del Sur. No obstante, todavía hay poca investigación para probar si los perfiles occidentales de delincuentes sexuales están validados. Con el fin de identificar diferencias, de haberlas, los delitos sexuales entre Occidente y Corea del Sur, el conocimiento se puede utilizar como base científica para mostrar la necesidad de desarrollar un modelo temático adecuado de los delitos sexuales coreanos.

Con este fin, los autores examinaron un total de 50 casos de crímenes sexuales representativos acontecidos entre 2006 y 2009. La edad de las víctimas iba desde los 6 hasta los 50 años. La de los agresores, todos hombres, desde los 16 hasta los 56 años. En el 72% de los casos, los agresores eran extraños, y en el 28% conocidos de las víctimas. Los archivos del caso generalmente contenían los perfiles de los delincuentes, métodos delictivos, información de la escena del crimen y declaraciones de los delincuentes y las víctimas.

Bien, se establecieron 27 variables sobre características de los agresores, escenas del crimen y el delito en sí. Esto es, cómo fueron perpetrados. Posteriormente, se compararon las variables identificadas en los agresores sexuales coreanos con los occidentales (concretamente de Gran Bretaña). Cada caso se clasificó en base a tres temas, o temas híbridos, según la puntuación de frecuencia de la ocurrencia de variables.

Los resultados fueron los siguientes. El 84% de los casos fueron asignados a un tema concreto y el 14% como híbridos. De los primeros, el 44% se clasificó dentro del tema de participación y hostilidad, el 20% se clasificó como tema de control y el 20% se clasificó como robo. En el primer tema, casi el 60% de los agresores conocían a las víctimas, mientras que en los otros dos era entre el 20% y el 10%.

Se encontró que los dos países eran diferentes en la frecuencia del comportamiento delictivo. Particularmente, en acciones en la escena del crimen entre delincuentes coreanos y británicos. El agresor sexual coreano suele cometer penetración vaginal, fuerza a la víctima a participar y también abusa verbalmente de ella. El británico, si bien también realiza la penetración vaginal, no comparte el resto de las características típicas. Se caracteriza más por ataques sorpresa a las víctimas.

Por otro lado, se detectaron ocho variables de acción en la escena del crimen, contextualizadas en la hostilidad o participación, idénticas al modelo británico. Sin embargo, cinco variables sobre el participación u hostilidad se indicaron en el contexto coreano por parte del agresor. Concretamente: violencia única, rasgar la ropa, identificar a la víctima, degradar a la víctima e insinuar conocer a la víctima. Además, los comportamientos de sexo oral se observaron con mayor frecuencia en la participación y hostilidad.

Asimismo, los agresores sexuales coreanos tienen más probabilidades de tratar a la víctima como un objeto sexual, al tiempo que también desean tener relaciones sociales con las víctimas. La explicación de esto puede ser debido a la cultura sexual coreana, sobretodo el extendidísimo uso de la pornografía. Los delincuentes pueden relacionar comportamientos hostiles con la adquisición de relaciones debido al modelo que se muestra en la pornografía. Por lo tanto, pueden transferir esta conexión a sus actos sexuales.

Estas diferencias sugieren que la investigación transcultural es necesaria. Además, los antecedentes previos de robo y delito sexual, conocer a la víctima y usar vehículos diferían dentro de los comportamientos dominantes entre un país y otro.

La investigación de estas diferencias y del significado implícito tras ellas aumentará nuestro conocimiento sobre los delitos sexuales según distintos países. Por ello, los resultados apoyan la idea de que las asociaciones entre las características del delincuente y las acciones en la escena del crimen se pueden utilizar como una técnica de investigación y perfilación.

Si quieres saber más sobre perfilación criminal y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Hibristofilia en hombres, un estudio de caso. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Aggressive hybristophilia in men and the affect of a female serial killer” de Pettigrew, M. (2019), en el que se estudia la hibristofilia en hombres, específicamente mediante un caso real.

La hibristofilia es una parafilia sexual inusual descrita originalmente por John Money. Puede definirse como la atracción sexual hacia alguien que se sabe que comete, o ha cometido, actos violentos.

Así, podemos distinguir entre dos tipos: la hibristofilia pasiva, más común, y la agresiva. La pasiva se conceptualiza típicamente con casos de mujeres que escriben cartas a asesinos en serie y condenados a muerte. Las intenciones de estas cartas suelen ser establecer o iniciar algún tipo de relación romántica. Los hibristófilos pasivos suelen presentar delirios, creyendo que pueden cambiar al objeto de su afecto.

En cambio, la hibristofilia agresiva, más inusual, hace referencia a cuando la persona ayuda a perpetrar los actos de violencia. En estos casos, el hibristófilo no percibe que, realmente, su pareja le está manipulando. Sin embargo, no es habitual que el hibristófilo y la persona objeto de su afecto lleguen a experimentar una intimidad. Comúnmente, el hibristófilo se limitará a fantasear con que se produce semejante contacto.

En la literatura al respecto, escasa de por sí, esta parafilia suele describirse en mujeres. Money señala que los estereotipos de género dictan que los hombres son delincuentes y las mujeres pasivas o cómplices. Esta descripción se correspondería con el síndrome de Bonnie y Clyde. No obstante, Money afirma claramente que también puede ocurrir lo contrario.

Algunos afirman que la prevalencia (o dominio) de la hibristofilia en mujeres es una extensión de la fascinación de estas por los verdaderos delitos, mucho más que los hombres. Aún así, las motivaciones subyacentes a la hibristofilia siguen siendo especulativas. Sin embargo, el varón heterosexual está ausente en todas esas especulaciones sobre los orígenes de la hibristofilia.

Tal exclusión de los hombres en la materia se debe al reconocimiento de la hibristofilia como la única parafilia que se encuentra más comúnmente en mujeres que en hombres. Por tanto, para suplir este vacío, el autor expuso un caso real de hibristofilia agresiva en hombres heterosexuales.

Londres, febrero de 2014. Joanne Dennehy fue sentenciada a cadena perpetua por tres delitos de asesinato y dos tentativas, entre otros cargos. Sus tres cómplices, todos hombres, también recibieron su condena por ayudarla después de cometer los asesinatos. El principal de los tres, además, fue condenado por tentativa de asesinato.

Durante dos semanas, Dennehy apuñaló a tres hombres e intentó matar a otros dos por los mismos medios. El juez de sentencia la describió como “una asesina en serie cruel, calculadora, egoísta y manipuladora”. Asimismo, apuntó cómo a Dennehy le fascinaban los distintos hombres que entraron en contacto con ella. Los cómplices, aunque culpables de sus actos, actuaron bajo su influencia.

El primer cómplice fue el amigo y amante de Dennehy. Utilizando su conocimiento local, él encontró lugares en los que disponer de los cuerpos de las víctimas. Además, sus acciones facilitaron dos intentos de asesinato, al llevarla a lugares donde podría atacar a víctimas elegidas al azar.

El segundo cómplice, el compañero de casa de Dennehy, ayudó a deshacerse de víctimas y, posteriormente, engañó a la policía. El objetivo era que Dennehy pudiera evadir la aplicación de la ley durante más tiempo. El tercer cómplice dio cobijo a Dennehy y su primer cómplice sabiendo que la policía les buscaba.

Así pues, la asesina en serie presentada aquí difiere en sus comportamientos de la literatura existente. Su motivación era la gratificación sexual y sus víctimas no estaban indefensas por edad o la enfermedad. Asimismo, eligió apuñalar a las víctimas y no usar una manera más pasiva de matar, como el envenenamiento o asfixia.

Con respecto a sus cómplices masculinos, el segundo y tercero eran padres. Este último tenía 56 años y carecía de antecedentes violentos ni penales. Protegerla mientras intentaba evadir la ley no le sirvió nada más que para obtener la aprobación y gratitud de ella. El segundo, en cambio, sí contaba con antecedentes penales, pero no por delitos violentos.

El primer cómplice, su amante, tenía también antecedentes penales, pero no por delitos violentos. En las cartas que escribía a Dennehy se refería a ella como su “diablesa carnal”, manifestando su atracción sexual y su admiración. Para él, era emocionante perpetrar delitos que él no había, y probablemente nunca hubiera, experimentado de no ser por ella.

Esto último coincide con el perfil del hibristófilo agresivo. Asimismo, cualquier miedo que puedan sentir hacia la persona objeto de deseo es superado por la atracción y excitación. Lo negativo se torna positivo; experimentan una reacción opuesta a la reacción natural de pánico. Así, los cómplices (e hibristófilos en general) se convierten, en esencia, en personajes cambiados debido a esa fascinación y atracción.

Si bien la temática central es la hibristofilia, cabe señalar que el reclutamiento de cómplices también ayudó a la asesina. Tanto en términos prácticos, como a través del poder y gratificación experimentados al hacer que otros cumplan sus órdenes. En cualquier caso, a pesar de la influencia que ejercen otros, la hibristofilia no puede mitigar las acciones. Lo mismo se puede decir de la pedofilia. No puede ni debe permitir ninguna mitigación en casos de delitos sexuales perpetrados contra niños.

Cabe añadir que, en las sentencias, si bien es bastante correcto que no contemplaran ninguna mitigación, se aprecia un sesgo de género. Históricamente, en los casos en que una mujer ha ayudado a un asesino en serie, se ha hecho una distinción entre los dos delincuentes.

Sentencias previas han considerado que la mujer hibristófila puede ser rehabilitada si se aparta de la influencia del delincuente deseado. Tal pensamiento puede reflejarse en sentencias menos duras. En contraposición, no se consideró lo mismo para este caso, con los cómplices masculinos. Parece así que la afirmación de hibristofilia en hombres es algo ignorada en comparación con las mujeres.

Finalmente, es necesario establecer una distinción entre una pareja dispuesta y una pareja cautivada, actuando dentro del contexto de esta parafilia sexual. Se sostiene que un diagnóstico debe tomar nota de cuán alejadas están las acciones del cómplice de su carácter normal.

Si quieres saber más sobre parafilias sexuales, su relación con la conducta criminal y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Perfilando a las víctimas de fraude de inversión. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Profiling Victims of Investment Fraud: Mindsets and Risky Behaviors” de Deliema, M.; Shadel, D. y Pak, K. (2019), en el que se analiza el perfil de las víctimas de fraude de inversión.

La estafa a inversores es uno de los delitos de cuello —o guante— blanco más antiguos.

Los estudios que describen a las víctimas de fraude de inversión comenzaron a extenderse en la década de 1990. De manera generalizada, las encuestas determinaron que se trataba de hombres de mediana edad, o mayores, casados. También tenían mayores ingresos, educación y conocimientos financieros, pero solo en relación con la población general estadounidense. Sin embargo, más allá de estas características demográficas, deben estudiarse los factores psicológicos asociados a la victimización en estos fraudes.

El estatus social influye en los estilos de vida, los comportamientos y las rutinas diarias. A su vez, estos afectan de manera diferente a la probabilidad de interactuar con los delincuentes en entornos de riesgo. Según el modelo de oportunidad, las conductas que aumentan la exposición a delincuentes motivados en entornos sin supervisión aumentan las probabilidades de victimización.

Investigaciones anteriores han demostrado que realizar compras a proveedores desconocidos en respuesta a llamadas telefónicas, correos electrónicos, anuncios televisivos… etc., no solicitados aumenta la probabilidad de ser víctima de fraude de inversión. Otro comportamiento que puede aumentar la exposición a delincuentes motivados es participar frecuentemente en intercambios de acciones.

El fraude, a menudo, también se propaga a través de “redes de afinidad”. En estas, las personas son reclutadas para participar por alguien que conocen y con quien comparten ciertas características. Esto es típico de estafas piramidales. El estereotipo de la víctima de fraude codiciosa es también una creencia muy común.

Sin embargo, prácticamente no se ha recopilado evidencia cuantitativa para respaldar esta última clasificación. En contraposición, el materialismo se ha vinculado con falta de autocontrol. Una afirmación típica es que la inversión proporcionará beneficios garantizados con poco o ningún riesgo de pérdida. Esto se relacionaría, por tanto, con la impulsividad o falta de autocontrol vinculada al materialismo.

Así pues, los autores llevaron a cabo un estudio propio. El fin era comprobar si las víctimas de fraude de inversión conocidas se involucran en actividades de inversión más arriesgadas. En dicho caso, estas aumentan la exposición a delincuentes motivados. Otro objetivo es ver si tienen creencias que los convierten en objetivos más atractivos para los estafadores.

Se contó con 214 participantes reclutados entre 8.096 víctimas conocidas de fraude de inversión. Las víctimas habían invertido dinero en empresas que, después, se declararon en bancarrota. Asimismo, habían sido nombradas acreedoras en los documentos de quiebra.

Las estafas incluían el comercio de productos online, monedas de oro, arrendamiento posterior de cajeros automáticos, exploración de petróleo y gas y planes de inversión de seguros de vida, entre otros. Asimismo, se reclutaron a 813 inversores generales a partir de listas de teléfonos fijos elegibles de EE.UU para comparar.

Los participantes completaron una encuesta de 49 preguntas basada en entrevistas en profundidad con víctimas de fraude de inversión. También se realizaron entrevistas telefónicas asistidas por ordenador.

Los resultados fueron los siguientes. Más del 80% de las víctimas eran hombres, comparados con el 42,2% de los inversores generales. La edad media de las víctimas conocidas fue de 70,7 años y de 64,8 años para los inversores generales. Los porcentajes referentes al estado civil de los participantes eran bastante más similares. Las diferencias educativas y de sueldo no eran significativas.

Las víctimas participaron en muchas más operaciones bursátiles al año que los inversores generales. Asimismo, recibieron con una mayor frecuencia solicitudes de inversión por correo, teléfono y correo electrónico. En contraposición, las probabilidades de victimización disminuyeron un 30% por cada inversión hecha siguiendo recomendaciones de amigos, familiares, vecinos… etc. El materialismo se asoció positivamente con ser víctima de fraude. Lo mismo puede decirse de la creencia de que las inversiones no reguladas son más rentables.

Así pues, algunas variables se correlacionaron considerablemente con la victimización por fraude de inversión. No obstante, ninguna fue un predictor significativo en el modelo.

En resumen: las víctimas conocidas participaron en conductas de inversión mucho más arriesgadas que podrían aumentar su exposición a los infractores a través del intercambio frecuente de acciones y la compra online, remota, de inversiones a proveedores desconocidos.

El materialismo y las actitudes favorables hacia las inversiones no reguladas también pueden contribuir al atractivo del objetivo. Esto se debe a que aumenta la susceptibilidad a los mensajes de persuasión comunes. Sin embargo, estos factores no estuvieron tan fuertemente asociados con ser una víctima como los comportamientos de inversión.

En comparación con los inversores generales, las víctimas conocidas eran más materialistas y también más propensas a estar de acuerdo en que las inversiones no reguladas producen mayores rendimientos. Los perpetradores explotan estas orientaciones psicológicas prometiendo rendimientos increíbles.

Las personas que están especialmente motivadas por el dinero pueden ignorar la improbabilidad de estas promesas o creer que las ventajas superan las pérdidas potenciales. Estas creencias también podrían indicar un exceso de confianza y una tendencia a descontar el riesgo.

Contrariamente a lo esperado, las víctimas conocidas no expresaron más interés en nuevas oportunidades de inversión que los inversores generales. Debido a que los datos se recopilaron después de que ocurriera el fraude, las víctimas pueden haberse vuelto más escépticas.

Deberían investigarse más los efectos del exceso de confianza y su relación con las diferencias de género en el ámbito. Asimismo, las campañas de educación para inversores deben reducir el estigma de las víctimas de fraude. El objetivo es que se sientan empoderadas para informar a las autoridades y hablar sobre su experiencia.

Si quieres saber más sobre delitos de fraude y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Análisis de Conducta en Gestión del Fraude o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

El diamante del fraude y el maquiavelismo. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Fraud diamond, Machiavellianism and fraud intention” de Utami, I.; Wijono, S.; Noviyanti, S. y Mohamed, N. (2019), en el que se analizan los factores causales del diamante del fraude, junto a la relación entre una personalidad maquiavélica y la intención de fraude.

El fraude constituye un grave problema para las organizaciones, públicas y privadas, así como para sus interesados (los llamados stakeholders). Internacionalmente, las formas más comunes de fraude son la apropiación indebida de activos y la corrupción. En contraposición, la menos frecuente es el fraude de estados financieros.

Así las cosas, existen diversas teorías que han intentado explicar la conducta de fraude. Entre las más destacadas encontramos la hipótesis del triángulo del fraude. Esta postula la presión, oportunidad de delinquir y racionalización como los factores motivacionales del fraude. Sin embargo, muchos estudiosos encuentran lagunas en este planteamiento.

En su lugar, este hipotético triángulo ha evolucionado a lo que podríamos llamar el diamante del fraude. Consiste en un añadido a los factores del triángulo, componiéndose el total de la presión, oportunidad, racionalización y capacidad.

La capacidad del individuo debemos entenderla holísticamente. Esto es, en el plano intelectual, la resiliencia al estrés y la culpa, la posición dentro de la organización, la confianza y la habilidad de obligar y engatusar a otros. Un alto puesto jerárquico, como determinados cargos, se consideraría con altas o mayores capacidades para cometer fraude comparado con otros. Podemos decir que, en esencia, la capacidad es la habilidad del individuo de controlar su organización.

La presión se manifiesta de diversas formas; puede ser una presión social, económica, vital, por cargas familiares… De acuerdo con la Declaración sobre normas de auditoría, es un factor inherente que motiva a cometer fraude. Entre los directores, por ejemplo, esta presión puede manifestarse en el fraude impulsado por incentivos. Otro motivo sería evitar situaciones perjudiciales para su firma, como incumplir un pacto de deuda.

Con respecto a la oportunidad delictiva, es más fácil que esta se produzca cuando los controles internos de la organización son escasos y débiles. La racionalización, por su parte, suele definirse como el predecesor al fraude. Es la habilidad del perpetrador del fraude para justificar sus actos como racionales, facilitando mitigar su disonancia cognitiva. Las tres justificaciones más comunes son la negación de víctimas, del daño causado y de la responsabilidad.

Debido a que los factores individuales se ven muy afectados por el ambiente, también debemos centrarnos en los factores inherentes que afectan a las personas y que, potencialmente, desencadenan la intención de fraude. Entre estos encontramos el maquiavelismo. Los individuos altamente maquiavélicos tienden a tomar decisiones éticas basadas en sus propios intereses, utilizando el engaño y la manipulación para lograr sus objetivos.

Así pues, los factores del diamante del fraude y el maquiavelismo son capaces de influir en la intención de fraude. La presión y capacidad, como el maquiavelismo, son factores internos del individuo que, unidos, incrementan la intención de fraude. Esto ocurre sobretodo cuando dicho maquiavelismo es alto. Por su parte, la oportunidad como factor externo puede aumentar, si va ligada al maquiavelismo, la intención de fraude. Un ejemplo sería carecer de un sistema interno de denuncias en la organización, u otros medios de control.

Así las cosas, con el fin de medir los factores y rasgos maquiavélicos, se llevó a cabo un experimento con 419 estudiantes de universidades indonesias. Los participantes realizaron diversos tests. Así, los sujetos leyeron el perfil de la empresa y su rol y tarea en el experimento como gerente de compras, a cargo de autorizar la adquisición de materia prima de una empresa papelera. Del mismo modo, los autores dividieron a los participantes entre aquellos con un alto y bajo nivel maquiavélico.

En general, los resultados mostraron que los factores del diamante y las actitudes maquiavélicas afectan a la intención de fraude.

La presión, sobretodo vital, se mostró como un factor determinante para la intención de fraude entre los participantes. Entre los motivos encontramos, generalmente, la codicia, vivir más allá de sus medios, grandes gastos o deudas personales, pérdidas financieras e incapacidad para cumplir con un pronóstico financiero.

La racionalización sirve como justificación del fraude y los actos no éticos del individuo. Consecuentemente, algunos autores sugieren que cuando esos actos no se pueden justificar, es más improbable que se produzca el fraude. Con respecto a la oportunidad, se comprobó que los sistemas internos de denuncia son mecanismos efectivos para mitigar el fraude.

Finalmente, las personas con alta capacidad tienden a correr más riesgos y exhibir una mayor intención de fraude. Por tanto, la investigación constató que la capacidad es un gran factor de refuerzo del triángulo, ahora diamante, del fraude.

Por último, en este estudio, la consideración moral indicada por la intención de fraude se ve afectada por la personalidad maquiavélica. Las personas con alto maquiavelismo tienden al egoísmo y priorizan los resultados sobre el proceso. Por lo tanto, es probable que exhiban una mayor intención de fraude que aquellos con un bajo maquiavelismo.

Por tanto, el estudio reveló que los factores del diamante del fraude hacen que aumente el fraude intencional. Sin embargo, no interactúan con la personalidad maquiavélica tanto como pueda parecer. El diamante del fraude es el principal factor que incide en la intención de fraude. Los rasgos maquiavélicos son factores que fomentan la intención de fraude, pero no son un factor impulsor (interacción) de los componentes del diamante del fraude con respecto a la intención de fraude.

En conclusión, el estudio demuestra que existen relaciones causales entre los componentes del diamante del fraude y la intención de fraude. Además, también existe una relación causal entre el maquiavelismo e intención de fraude. El maquiavelismo fomenta directamente la intención de fraude, pero no interactúa con el componente del diamante del fraude para fomentar la intención de fraude.

Si quieres saber más sobre los delitos de fraude y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster en Análisis en Conducta en Gestión del Fraude o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.

Delincuentes violentos: ¿castigar o rehabilitar? Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Should all violent offenders be treated equally? Perceptions of punishment and rehabilitation for violent offenders with varying attributes” de Atkin-Plunk C. A. (2020), en el cual se examinan las preferencias diferenciales de sanción para los delincuentes violentos en función de sus atributos personales.

Criminales, agresores sexuales, ladrones, delincuentes juveniles… si pudieses elegir, ¿optarías por castigos, rehabilitación o ambas?

Hasta los años ’70, la ideología correccional estaba mayoritariamente basada en la rehabilitación de los individuos implicados en conductas delictivas. Con la aparición de diversas publicaciones que ponían en duda la eficacia de los programas de rehabilitación, el enfoque ha cambiado hacia acciones más punitivas. Por ello, la población correccional registró un aumento destacable.

En este proceso de cambio, la opinión publica también se tuvo en cuenta. Muchos investigadores del momento han analizado si la población se orienta hacia lo punitivo tanto como los legisladores. Las tendencias registradas mostraban que la población tiene una actitud altamente punitiva hacia la criminalidad. Acepta leyes duras de castigo, optan por la encarcelación, sentencias más largas y la pena de muerte.

En cualquier caso, la población sigue apoyando los programas de rehabilitación.  Esto lleva al concepto de justicia equilibrada. Aunque deseemos castigar duramente a los que incumplen la ley, también aprobamos la rehabilitación e incluso la reintegración. Generalmente, parece que se ha superado la visión de los años ’20 tipo enciérralos y tira la llave.

Se ha visto que incluso los individuos más conservadores, que atribuyen la culpa de los delitos a factores disposicionales (p. ej. personalidad), también reconocen que los factores situacionales pueden llevar a cometer delitos. Aunque haya una visión muy punitiva de los delitos (p. ej. como ocurre en el estado de Texas), muchas personas optan por sanciones de rehabilitación para los delincuentes no violentos.

Cuando se trata de conductas violentas, hay una tendencia de preferencia para los castigos severos. Muchas personas consideran que en la rehabilitación no funciona para los delincuentes violentos. Por ello, si tenemos que elegir una intervención para un traficante de drogas, es más probable que optemos por la rehabilitación. En cambio, si el delincuente es un violador, esa opción no nos parece viable.

Hasta aquí, queda claro que la gravedad del delito nos influye a la hora de elegir sanciones. Dónde hay violencia, queremos más castigo. Lo que queda menos claro es qué condiciones o atributos de los delincuentes violentos influyen en las preferencias de sanción.

Es decir, aparte de diferentes tipologías de delitos, ¿nos influye saber que el delincuente sufre de drogodependencias u trastornos mentales, que ha vivido bajo patrones de abuso o que ha prestado servicio militar? El estudio citado pretende indagar en ello.

La elección de tales atributos se basa en evidencias de que solemos juzgar una conducta como moralmente incorrecta en función del estado mental del delincuente. En cambio, cuando elegimos una sanción, tenemos en cuenta el daño causado por tales conductas.

Una asignación de sanciones más duras se da cuando consideramos que el delincuente es moralmente responsable del daño causado. Por ello, es posible que ciertos atributos reduzcan o aumenten la percepción sobre la responsabilidad moral del delincuente y, consecuentemente, asignar sanciones más o menos duras.

En el estudio participaron 575 estudiantes universitarios de criminología. Estos contestaron a varias preguntas completando un cuestionario. Para cada pregunta hay 4 versiones en las que se plantea un atributo diferente: drogodependencia, trastornos mentales, veteranos e individuos que han sufrido de violencia doméstica.

También se registran diferentes variables demográficas, así como el riesgo percibido de ser víctima, importancia que se da a la religión y actitudes racistas. Todas ellas se han seleccionado en base a evidencias previas de relación con actitudes de castigo de los delincuentes.

¿Cuál debería ser la meta de las sentencias para delincuentes violentos: castigar o rehabilitar?

Tal como se esperaba, los participantes no ven a todos los delincuentes violentos de la misma manera. Por ejemplo, creen que la rehabilitación debería ser la primera elección cuando se trata de delincuentes que sufren de trastornos mentales (38,9%). Por otro lado, creen que los que menos deberían recibir este tratamiento como primera elección son aquellos delincuentes que han sufrido de violencia doméstica (12,1%).

Para una justicia equilibrada optan aproximadamente la mitad de los sujetos, tanto para delincuentes que sufren de drogodependencias (45,7%), como para aquellos que sufren de trastornos mentales (47,8%) o son militares veteranos (45,4%). Para los delincuentes que han sufrido de violencia doméstica se registran mayores preferencias para sanciones típicas como el encarcelamiento (62%).

¿Se merecen estos delincuentes violentos tener acceso a programas de rehabilitación? ¿Es posible rehabilitarlo y son estos programas eficaces? ¿Cooperan los delincuentes con los profesionales de rehabilitación en ese proceso?

Las respuestas a estas preguntas conforman creencias sobre los programas de rehabilitación. Lo que se pretende es observar si estas creencias son diferentes en función de las características de cada participante (p. ej. sexo, raza) del estudio.  Por ejemplo, ¿son la raza o la ideología política características que marcan la diferencia en estas creencias sobre rehabilitación?

En todos los casos de delincuentes violentos con los diferentes atributos planteados se observa que, cuando los participantes creen que estos merecen tener acceso a la rehabilitación y/o que esta es eficaz, hay mucha más probabilidad de optar por un sistema de justicia equilibrada. También hay mayor tendencia en estos casos a mostrar preferencias hacia la rehabilitación por encima del castigo.

En el caso de los delincuentes violentos con trastornos mentales o con drogodependencias, la variable demográfica con mayor impacto es la ideología política. Específicamente, si los participantes se identifican con una ideología conservadora, las preferencias de castigo son mayoritarias y mucho más que en los sujetos liberales. Cuando se trata de delincuentes violentos militares veteranos, quienes se identifican con una ideología política moderada apoyan más el castigo y menos la rehabilitación que los liberales.

Otra variable demográfica con un papel destacable es el año de estudio en el que se encuentran los participantes. La preferencia por la justicia equilibrada se da más en sujetos que se encuentran en el último año de carrera cuando se trata de delincuentes violentos con drogodependencias.

La nota media del curso parece mostrar una asociación con las preferencias de castigo/rehabilitación para los delincuentes violentos que han vivido en un entorno de violencia doméstica. Específicamente, a mayor nota media, mayor probabilidad de optar por un sistema de justicia equilibrada. Para este tipo de delincuentes, también influyen en las preferencias de castigo/rehabilitación la raza y el género de los participantes. Parece que los hombres blancos son los que más optan por la rehabilitación y no por el castigo.

En resumen, las creencias de que la rehabilitación funciona, que los delincuentes violentos se merecen acceso a ello e incluso que estos vayan a colaborar en su proceso de tratamiento (para los veteranos) están detrás de las preferencias por una justicia equilibrada y para la rehabilitación como primera elección por encima del castigo.

Ello ocurre en todos los casos, pero con matices. Los porcentajes de probabilidad de optar por una preferencia de justicia equilibrada debido a las creencias antes mencionadas son mayores cando se trata de delincuentes violentos con trastornos mentales y menores para los que han vivido en entornos de violencia doméstica. La ideología política y el nivel de formación influyen en algunos casos, por lo que los atributos de los delincuentes violentos sí impactan en las preferencias de sanción.

Todo ello implica que la opinión pública no es tan punitiva como se ha pensaba. Las creencias sobre la eficacia de la rehabilitación y la posibilidad de que estos delincuentes mejoren a través de ello generan unas preferencias diferentes que cuando no se cree en el tratamiento. Asimismo, la responsabilidad moral que se atribuye a un delincuente varía según ciertos atributos. Es decir, la población percibe de manera diferente la causa de la conducta violenta.

Pero ¿qué pasa cuando se trata de personas no delincuentes? ¿También evaluaríamos la responsabilidad de manera diferente cuando, por ejemplo, sufren de drogodependencias o de trastornos mentales? Os invitamos a la reflexión.

 

 

¿Te interesan el campo de las Ciencias Forenses? ¿Quieres aprender sobre análisis de escenarios de crimen, profiling e/o investigación criminológica? Visita nuestro Máster en Criminal Profiling  y nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica,  con becas especiales para los lectores del Club Ciencias Forenses.

Déficits en las funciones ejecutivas como posibles predictores de la violencia de pareja. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “A systematic review of executive cognitive function intimate partner violent offenders” de Humenik A. M., Grounds Z., K., Mayer H. M. y Dolan S. L. (2020), en el cual se analizan múltiples evidencias relativas a la relación entre las disfunciones cognitivas de las funciones ejecutiva y el comportamiento violento en la pareja.

La violencia de pareja (VP) es un problema de salud pública que afecta a millones de mujeres y hombres, niñas y niños en todo el mundo. Está conectada con múltiples consecuencias negativas: problemas de salud física y psicológica, aumento de costes, victimización y morbilidad.

Este concepto -violencia de pareja- abarca comportamientos desadaptativos como la violencia física, psicológica y sexual, el acoso y el control del comportamiento del otro. Para explicar las causas de la VP se han desarrollado diversas teorías que atienden a factores socio-culturales, contextuales, de personalidad, entre otros. Aunque hayan recibido cierto apoyo empírico, fallan en explicar las probables contribuciones de algunas variables biológicas.

En este sentido, existen evidencias de la relación entre las disfunciones neuropsicológicas y la agresión. Más específicamente, se habla de disfunciones de las funciones cognitivas ejecutivas (FEs) que facilitan las conductas de agresión.

En cualquier caso, la VP y la agresión en general son dos constructos que difieren en cuanto a rasgos de personalidad implicados, comportamientos antisociales y presencia de psicopatologías. Ello implica que, si las disfunciones de las FEs están asociadas a la agresión, no necesariamente serán de gran importancia en la violencia de pareja. La VP es un proceso complejo, que va más allá de las conductas de agresión per se.

Por ello, se necesita evaluar de manera específica las conexiones entre la violencia de pareja y las FEs. Los autores de este estudio recopilan los hallazgos en cuanto a estas conexiones, atendiendo a las funciones cognitivas de alto nivel o ejecutivas que ya han mostrado importancia en los comportamientos de agresión.

Estas FEs son: la memoria de trabajo (MT), la flexibilidad cognitiva, la inhibición (control inhibitorio), la fluencia y la toma de decisiones. Todas están mediadas por el proceso de atención y tienen un papel importante en el control y la regulación de procesos implicados en las intenciones, planificación y desarrollo de las conductas necesarias para conseguir una meta. En general, las disfunciones en el funcionamiento de las FEs están asociadas a dificultades académicas, profesionales e interpersonales.

Los estudios sobre agresión y FEs indican que los sujetos que presentan mayores niveles de impulsividad, desinhibición e inflexibilidad cognitiva también muestran conductas agresivas más violentas y con mayor frecuencia. También hay evidencias de que los déficits en las FEs de mayor gravedad están asociados a tipos específicos de comportamientos antisociales.

Los estudios sobre violencia de pareja y su relación con el funcionamiento de las FEs muestran resultados mixtos que vamos a describir a continuación. Estos hallazgos provienen de 22 estudios que incluyen mediciones de FEs y cuyas muestras de estudio se componen de sujetos mayores de edad y que hayan llevado a cabo conductas de violencia de pareja.

La flexibilidad cognitiva es la habilidad de pensar sobre algo de múltiples maneras e incluye el concepto de cambio mental (de creencias, punto de vista, etc.). En general, es una de las funciones más estudiadas en relación a la agresión.

De los estudios analizados, 20 muestran relaciones entre déficits en flexibilidad cognitiva y la violencia de pareja. La relación se explicaría por la puesta en práctica de estrategia inefectivas de resolución de problemas. Por ello, cada vez que el sujeto violento se encuentra con una situación de pareja que considera como un problema, aplica estrategia de resolución basadas en la agresividad y la violencia.

Aunque los grupos control varían de estudio a estudio, generalmente los maltratadores registran mayor cantidad de errores en las tareas de flexibilidad cognitiva y responden más lentamente. Comprados con grupos de sujetos no violentos, los sujetos maltratadores fallan más. En cambio, en otros estudios son los que más fallan en las tareas de flexibilidad cognitiva pero no más que los agresores sexuales.

La memoria de trabajo es la habilidad de almacenar y manipular información en la consciencia por un corto periodo de tiempo.  Es clave en la regulación del procesamiento de la información social, de la atención y de las conductas orientadas a metas.

Los déficits de la MT se han asociado con una interpretación errónea de las señales sociales. Esta interpretación errónea es un factor de riesgo para las agresiones, tanto en niños/as como en adultos. Más específicamente, los sujetos implicados en conductas violentas suelen mostrar un peor rendimiento en tareas de memoria de trabajo espacial que los sujetos no violentos.

En cuanto a los maltratadores, hay resultados mixtos debido a la diversidad de metodología y medidas que utilizan. Por ejemplo, en un estudio se comparan sujetos condenados por VP con dependencia de alcohol (VP+), sujetos no condenados por VP con la misma dependencia (VP-) y sujetos fumadores como grupo control. En la tarea de recuperación de dígitos contando hacia atrás, el grupo VP+ ha mostrado el peor rendimiento.

En otro estudio se ha comparado el rendimiento de sujetos maltratadores con y sin historial de otras conductas violentas y un grupo control sin condenas. En una tarea de span de memoria para dígitos, ambos grupos de sujetos maltratadores han mostrado peores resultados que el grupo control. Además, el grupo de maltratadores con historial de otras conductas violentas exhibió el peor rendimiento.

 Resultados como estos indican la presencia de patrones de déficits de la MT diferenciales entre aquellos que cometen VP y aquellos que cometen conductas violentas de manera más generalizada. Aun así, los resultados difieren en función de la tarea requerida y, a veces, se observan diferencias no significativas o bien significativa, pero de tamaño de efecto pequeño.

El control inhibitorio es la habilidad de controlar y autorregular la atención y los impulsos propios. En pacientes forenses, los problemas de la capacidad de inhibición son el predictor más fuerte del comportamiento agresivo. Asimismo, la desinhibición está muy relacionada con la impulsividad y muchas veces se solapan. La impulsividad tiene alta relevancia en este contexto, siendo una característica repetidamente asociada a las conductas de agresión.

Los sujetos que maltratan a sus parejas exhiben mucha más desinhibición que sujetos que no cometen este tipo de conductas. La desinhibición se encuentra asociada a niveles más altos de agresión tanto mutuamente en pareja, como de maltrato de marido a mujer y de maltrato de marido a mujer con violencia grave.

Los sujetos maltratadores dan respuestas más rápidas en tareas de Stroop emocional con palabras agresivas. Aquellos que también tienen un historial de otras conductas violentas muestran un tiempo de reacción aún mayor.

Ello sugiere dificultades para inhibir los estímulos emocionales distractores. Estas dificultades llevan a déficits de resolución de problemas en situaciones cargadas emocionalmente (como los conflictos) y, consecuentemente, se desarrollan respuestas agresivas. Los estudios que no encuentran diferencias significativas destacan por tener muestras de estudio muy pequeñas, lo que no permite sacar conclusiones fiables.

La fluidez es la habilidad de producir información verbal o no verbal durante un periodo de tiempo determinado sin repetir las respuestas.  Muy pocos estudios analizan la fluidez verbal en relación a las conductas violentas. En general, los resultados indican que no hay diferencias significativas en la fluidez verbal entre sujetos molturadores y no maltratadores.

Por último, la toma de decisiones es la habilidad cognitiva de hacer una elección lógica de varias opciones. Los déficits en toma de decisiones han mostrado asociaciones con el comportamiento violento numerosas veces. Además, los comportamientos de riesgo y de agresiones impulsivas parecen compartir déficits en la zona orbitofrontal del cerebro, con un papel clave en la toma de decisiones.

En algunos estudios se han observado importantes déficits en la toma de decisiones de sujetos que cometen violencia de pareja. Dedican menos tiempo al proceso deliberativo, muestran una peor calidad de decisión, se arriesgan más y presentan mayor aversión a posponer las conductas. En cualquier caso, hay resultados mixtos. Por ejemplo, algunos estudios sugieren un mejor rendimiento de estos sujetos comparado con los que cometen otro tipo de conductas violentas. Otros sugieren que no hay déficit alguno en la toma de decisiones.

Cada vez más estudios consideran los daños cerebrales traumáticos y el abuso de sustancias como factores que influyen en el funcionamiento neuropsicológico. Estos factores también afectarían a las funciones ejecutivas y estarían relacionados con las conductas de violencia de pareja.

Tanto los comportamientos de agresión como de consumo de drogas se han asociado a dificultades para considerar a priori las consecuencias de una conducta, así como dificultades para la inhibición conductual. El uso de drogas como, por ejemplo, el alcohol, puede incrementar la gravedad de las agresiones. El alcohol y otras drogas limitan la capacidad de autorregulación del comportamiento y de procesamiento de las señales sociales. Por ello, sería similar a lo mencionado en los déficits de memoria de trabajo.

En cuanto al daño cerebral de origen traumático, destacar que muchos sujetos con conductas violentas también tienen historial de alguna lesión en la cabeza (p. ej. golpes por accidente). La prevalencia de este tipo de daño cerebral es alta en la población de sujetos maltratadores y posiblemente mayor que en la población general.

En conclusión, puede haber múltiples fuentes de déficit en las funciones ejecutivas. Estos déficits no se pueden pasar por alto en las conductas violentas porque, generalmente, hay evidencias de su importancia. Ello no implica justificar las conductas violentas por causas biológicas, ni descartar el papel de otro tipo de factores como contextuales, socio-económicos, culturales u otros. Mejor conocimiento sobre qué impacta, influye o provoca las conductas violentas, mayores posibilidades de desarrollo de estrategias eficaces de prevención y tratamiento.

 

¿Te interesan el campo de las Ciencias Forenses? ¿Quieres aprender sobre análisis de escenarios de crimen, profiling e/o investigación criminológica? Visita nuestro Máster en Criminal Profiling  y nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica,  con becas especiales para los lectores del Club Ciencias Forenses.

Antiguas entradas