clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Psicopatía (página 1 de 2)

¿Qué relación existe entre los comportamientos violentos y los diferentes trastornos de personalidad?. Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “Association between personality disorder and violent behavior pattern”, de Martins de Barros, y De Pa´dua Serafim, que explica qué asociaciones existen entre el comportamiento violento y los distintos trastornos de personalidad.. 

Muchos estudios han confirmado la asociación entre los trastornos de la personalidad y el comportamiento criminal, mientras que otros han identificado que las personalidades antisociales y limítrofes son fuertes predictores de violencia y agresión, incluso entre los delincuentes. La personalidad antisocial se considera como un trastorno distinto de la psicopatía: el primer diagnóstico tiene en cuenta casi exclusivamente el patrón de conducta antisocial, mientras que el segundo incluye no solo el comportamiento sino la falta de remordimiento, insensibilidad y frialdad de afecto. Sin embargo, ambos se consideran disfunciones correlacionadas, teniendo en cuenta además que una parte de los pacientes antisociales podrían ser psicópatas.

Por otro lado, los pacientes con trastorno límite de personalidad, definidos por DSM-IV como sujetos con ira inapropiada e intensa, o dificultad para controlar la ira y la impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente autolesionantes, también son propensos a participar en la agresión física. Esto debe ser una consecuencia de la impulsividad central de este trastorno, ya que la impulsividad está más asociada con la violencia y la agresión. La cuestión de si existe alguna asociación entre los trastornos de personalidad específicos y los distintos patrones de delitos menores se ha abordado en términos de violencia instrumental y emocional, encontrando que los pacientes antisociales exhiben mucha más violencia instrumental que los pacientes no antisociales. Además, los delincuentes con trastornos antisociales y limítrofes son más agresivos e impulsivos que los delincuentes sin trastornos de la personalidad.

El objetivo del artículo resumido es buscar comportamientos violentos, agresivos y contra la ley en pacientes con trastornos antisociales y de personalidad límite observados en un centro de trastornos de la personalidad, probando si existen diferencias entre los patrones de violencia según a los diagnósticos. Para ello, se facilitaron encuestas a 51 pacientes, 11 con un diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial, 19 con trastorno límite de la personalidad y 21 pacientes control con un diagnóstico eje I, atendidos en la misma clínica ambulatoria pero sin trastorno de la personalidad. Solo se consideraron los pacientes que habían sido evaluados utilizando la Entrevista de Estructura para los Trastornos de la Personalidad DSM, una entrevista semiestructurada específica para los trastornos de la personalidad traducida y validada. Se realizaron búsquedas en los registros médicos de los informes de comportamiento violento, agresión o cualquier violación de la ley descrita por los psiquiatras después de los casos. Cualquier forma de estos comportamientos se consideraron válidos, incluso si no existían condenas: con o sin problemas legales, siempre que hubiera una descripción en la historia clínica de que el sujeto había lesionado la integridad física de otros o se había infringido alguna ley, se consideró válido para el estudio.

Se analizaron por tanto los registros médicos de todos los pacientes diagnosticados con trastorno antisocial de la personalidad, resultando en el estudio de 11 pacientes, 10 hombres  y 1 mujer, con una edad media de 25,09 años, donde el 100% había exhibido algún tipo de violencia, agresión u otra violación de la ley. Siete de ellos se dedicaron solo a crímenes contra la propiedad (63.63%), 2 en agresión (18,18%), 1 en homicidio (9.1%) y 1 en robo con homicidio (9.1%). Como grupo de comparación se evaluó aleatoriamente los registros de 19 pacientes con trastorno límite de la personalidad, 12 varones (63,15%) y 7 mujeres (36,85%), con una edad media de 26,31, y encontraron que 11 (57,9%) tenían antecedentes de alguna actividad delictiva : 1 paciente que participó solo en delitos contra la propiedad (5,25%), 7 en agresión o intento de homicidio (36,85%), 3 en ambos (15,8%) y 8 (42,1%) no registraron violencia. Ningún paciente cometió un homicidio. Para el grupo de control, los registros de 21 pacientes sin trastorno de la personalidad de la misma clínica ambulatoria fueron elegidos al azar para el análisis. Encontramos que entre los 21 pacientes (10 hombres, 47.61% y 11 mujeres, 52.39%, con una edad promedio de 43.52 años), 4 de ellos tenían antecedentes de agresión (19%) y 1 de delito contra la propiedad (4.8%), mientras que la gran mayoría no tenía antecedentes de violación de la ley (16 personas, 76,2%) y nadie tenía antecedentes de homicidio. Los tres grupos no son estadísticamente diferentes con respecto al género; con respecto a la edad, los grupos antisociales y limítrofes no son diferentes, pero son ambos más jóvenes que el grupo control.

Cuando se analiza estadísticamente el estilo de violación de la ley, el patrón de comportamiento también difiere entre pacientes antisociales y límites de personalidad. Los pacientes antisociales se dedicaron más a los delitos contra la propiedad que los pacientes límite. Por otro lado, los pacientes límite mostraron una tendencia estadística a participar en más episodios de agresión que los pacientes antisociales. Además, los pacientes antisociales incurren en delitos contra la propiedad más que en la violencia física, mientras que los pacientes límite muestran una tendencia a involucrarse más en delitos menores contra otras personas que en contra de la propiedad.

Se sabe y se concluye por tanto que aunque los trastornos de la personalidad están asociados con la criminalidad o con la violencia y la agresión, el patrón de comportamiento es diferente según el trastorno de la personalidad. La característica central de la personalidad antisocial, principalmente para el subtipo psicópata, puede considerarse la frialdad del temperamento, mientras que para la personalidad límite la impulsividad es central. Si bien la personalidad antisocial se asoció con crímenes contra la propiedad, la personalidad límite tiende a estar asociada con la violencia física y la agresión. Los crímenes contra la propiedad, como los allanamientos en el hogar o el robo con allanamiento de morada, generalmente requieren planificación y deliberación, un patrón que se observa en la violencia instrumental. Sin embargo, la agresión física, principalmente contra conocidos como familiares y amigos, está fuertemente asociada con la impulsividad y los arrebatos, siendo un patrón de violencia emocional.

La relación entre el estrés y los cambios conductuales crónicos.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Stress and disorders of the stress system”, de George P. Chrousos, que explica las consecuencias del estrés agudo y crónico en la sociedad actual más allá de la fátiga y el cambio conductual temporal. 

Todos los organismos vivos mantienen un equilibrio dinámico complejo (lo que se conoce como homeostasis), que se ve desafiado constantemente por efectos adversos internos o externos, denominados factores estresantes. Por lo tanto, el estrés se define como un estado en el que la homeostasis se ve amenazada; la homeostasis se restablece mediante un complejo repertorio de respuestas conductuales y fisiológicas de adaptación del organismo.

Los factores de estrés comprenden una larga lista de fuerzas potencialmente adversas, que pueden ser emocionales o físicas. Tanto la magnitud como la cronicidad de los factores estresantes son importantes. Cuando cualquier estresor excede una cierta severidad o umbral temporal, los sistemas adaptativos homeostáticos del organismo activan respuestas compensatorias que funcionalmente corresponden al estresor. El estrés es una respuesta relativamente estereotípica e innata que ha evolucionado para coordinar la homeostasis y proteger al organismo durante el estrés agudo. Los cambios ocurren en el sistema nervioso central (SNC) y en varios órganos y tejidos periféricos. En el SNC, la respuesta al estrés incluye la facilitación de vías neuronales que sirven para funciones adaptativas agudas y limitadas, como la excitación, la vigilancia y la atención centrada, y la inhibición de las vías neuronales que sirven para funciones agudas no adaptativas, como la alimentación, el crecimiento y la reproducción. Además, los cambios relacionados con el estrés conducen a una mayor oxigenación y nutrición del cerebro, el corazón y los músculos esqueléticos, que son todos los órganos cruciales para la coordinación central de la respuesta al estrés y la reacción de “lucha o huida”. Sin embargo en ocasiones el manejo del estrés no es correcto y puede producir problemas, por ejemplo, tanto las reacciones defectuosas como excesivas al miedo implican una menor capacidad de supervivencia del individuo y la especie. Por lo tanto, tanto los sujetos intrépidos y desinhibidos como los sujetos temerosos y excesivamente inhibidos tienen mayores riesgos de morbilidad y mortalidad, el primero como resultado de la subestimación del peligro, el último como resultado de una menor integración social. La interacción entre los factores estresantes perturbadores de la homeostasis y las respuestas adaptativas del órgano apoyadas por la resistencia nerviosa puede tener tres posibles resultados. Primero, el emparejamiento puede ser perfecto y el organismo regresa a su homeostasis basal; segundo, la respuesta adaptativa puede ser inapropiada (por ejemplo, inadecuada, excesiva y / o prolongada) y el organismo cae en el denominado estado de cacosis; y, en tercer lugar, el emparejamiento puede ser perfecto y el órgano se beneficia de la experiencia y se logra una nueva capacidad mejorada, entendido como “hiperstasis”’.

Como hemos dicho, la actividad basal inadecuada tanto en términos de magnitud como de duración, pueden perjudicar el crecimiento, desarrollo y composición corporal, y pueden ser responsables de muchos trastornos conductuales, endocrinos, metabólicos, cardiovasculares, autoinmunes, etc. El desarrollo y la gravedad de estas afecciones dependen de su exposición a los factores estresantes durante los “períodos críticos” de desarrollo, la presencia de factores ambientales adversos o protectores simultáneos, y el momento oportuno, magnitud y duración del estrés. El desarrollo prenatal, la infancia, la infancia y la adolescencia son tiempos de mayor vulnerabilidad a los factores estresantes. La presencia de factores estresantes durante estos períodos críticos puede tener efectos prolongados, como una cacostasis sostenida que puede durar toda la vida de un individuo. A través de sus mediadores, el estrés puede conducir a condiciones patológicas, físicas y mentales agudas o crónicas en individuos con antecedentes genéticos o constitucionales vulnerables. El estrés agudo puede desencadenar ataques de pánico y episodios psicóticos, y el estrés crónico puede causar manifestaciones comportamentales y / o neuropsiquiátricas (ansiedad, depresión, disfunción ejecutiva y cognitiva, etc) como resultado de la activación continua o intermitente de los síndromes de estrés y enfermedad y de la secreción prolongada de sus mediadores.

Estos mediadores también suprimen el sistema de sueño, que causa insomnio, pérdida de sueño y somnolencia diurna, y los sistemas ejecutivo y cognitivo también funcionan mal como resultado de la activación prolongada y crónica de los síndromes de estrés y enfermedad, y las personas pueden realizar y planificar de manera no óptima y tomar y seguir decisiones equivocadas. Se inicia y sostiene un círculo vicioso, en el que la inadaptación conductual conduce a problemas psicosociales en la familia, el grupo de iguales, el colegio o el trabajo, que mantienen o causan más cambios de mediadores y producen el desajuste conductual. El cerebro joven y en desarrollo es particularmente vulnerable, ya que carece de experiencias útiles previas a las que recurrir. Las consecuencias somáticas de la activación continua o intermitente de los síndromes de estrés y enfermedad pueden ser igualmente devastadoras (o incluso peores) que sus consecuencias conductuales. Por ejemplo, en niños en desarrollo, el crecimiento puede ser suprimido como resultado de un eje hipotético de crecimiento hipo funcional; en los adultos, el hipogonadismo inducido por estrés puede manifestarse como pérdida de la libido o como hipofertilidad, y la hiperactividad del sistema simpático puede conducir a la hipertensión esencial.

En las sociedades modernas, el estilo de vida ha cambiado dramáticamente desde el pasado. El estrés es omnipresente y universalmente penetrante; en la vida moderna, las estadísticas muestran los poderosos efectos del estrés temprano en la vida, el estrés crónico simultáneo y el estatus socioeconómico tanto en la morbilidad como en la mortalidad de las enfermedades crónicas. Sabiendo por tanto los efectos negativos del estrés tanto en nuestra salud como en nuestro comportamiento, y conociendo que estas modificaciones conductuales pueden resultar crónicas y generarse desde la infancia, se debe de tomar como factor de riesgo conductual el estrés al que puede haber estado sometido el sujeto estudiado, y no se debe de olvidar por tanto que la actividad basal óptima y la capacidad de respuesta del sistema de estrés son esenciales para una sensación de bienestar, para la correcta realización de tareas, y para las interacciones sociales apropiadas. Por el contrario, la actividad basal excesiva o inadecuada y la capacidad de respuesta de este sistema pueden perjudicar el desarrollo, el crecimiento y la composición corporal, y conducir a una serie de condiciones patológicas conductuales y somáticas que impidan un correcto desarrollo e integración social.

¿Qué relación existe entre los rasgos psicopáticos y el racismo? (II) Resultados de la investigación

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos la segunda parten del artículo “Is There a Relationship Between Psychopathic Traits and Racism?”, de los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson, que realizan una investigación sobre la relación existente entre los rasgos psicopáticos y el racismo. 

Para la presente investigación, los participantes adolescentes y adultos (individuos de 15 años o más) fueron escogidos de toda Australia a través de periódicos, radio y publicidad online. La gran mayoría de las respuestas se obtuvieron de una base de datos de encuestas online, en las que las encuestas tomaron aproximadamente 15 minutos en completarse. Los datos fueron examinados en su totalidad y divididos por adolescentes de 15-20 años y adultos mayores de 21 años para explorar la consistencia de los hallazgos en múltiples grupos de edad. Los datos también se dividieron por el historial de delitos para explorar la coherencia de la medida, con un individuo clasificado como un delito si han sido acusados de un delito.

Se utilizó un cuestionario demográfico para recopilar información demográfica general y detalles del historial de ofensas de los participantes. Los encuestados completaron la versión de 40 ítems de RACES, un instrumento desarrollado para explorar actitudes relacionadas con la raza en Australia. RACES consta de tres subescalas independientes: “Escala de Actitud Racista” (RAS), una escala de 8 elementos de actitudes racistas; “Aceptación de la Escala de Actitudes” (AAS), una escala de actitudes de 12 ítems que refleja el respaldo de los grupos externos; y la “Escala de Actitudes Etnocéntricas” (EAS), una escala de actitudes de 4 ítems que refleja el favoritismo dentro del grupo. Se responde a los elementos en una escala tipo Likert de cinco puntos que va desde “Muy en desacuerdo” a “Muy de acuerdo”.Se sabe además que RACES es internamente consistente, posee validez factorial, constructiva, discriminante y convergente en niños, adolescentes y adultos, y confiabilidad test-retest en niños. Además de RACES, se administró a los participantes la “Encuesta de Racismo” (DG), un instrumento de 10 ítems diseñado para medir actitudes racistas explícitas en Australia. En este instrumento, los ítems se responden de nuevo en una escala tipo Likert de cinco puntos con la mitad del puntaje invertido, por lo que los puntajes más altos indican niveles más altos de actitudes racistas. Aunque no se ha validado a través de investigaciones empíricas, es la única medida australiana existente de actitudes racistas no específicas de un solo grupo y se ha utilizado a nivel nacional. Por lo tanto, era apropiado para fines comparativos.

La deseabilidad social es especialmente preocupante cuando se miden temas sensibles, potencialmente incómodos o que provocan ansiedad, como los relacionados con el racismo. Una versión de 10 elementos de la Escala de Deseabilidad Social de Marlowe-Crowne (MCSDS), modificada previamente para su uso con jóvenes australianos y que se demostró que es particularmente útil, fue incluido para este propósito. Los ítems de MCSDS también se responden en una escala tipo Likert de cinco puntos con media puntuación inversa, por lo que los puntajes más altos indican niveles más altos de respuestas socialmente deseables. El MCSDS es internamente consistente y posee una validez convergente adecuada. También se utilizó el Inventario de temperamento de Minnesota, una medida basada en la investigación de 19 ítems de rasgos de personalidad psicopática de adolescentes y adultos. El instrumento mide la falta de empatía y remordimiento, emociones superficiales, egocentrismo y engaño, y puede considerarse una medida de los rasgos de personalidad psicópata, ya que se centra en los componentes psicológicos del constructo y omite en gran medida los aspectos conductuales. Se responde a los elementos en una escala tipo Likert de cuatro puntos que va desde “Esto no es cierto para mí” hasta “Esto es muy cierto para mí”; los puntajes más altos en todos los ítems indican niveles más altos de rasgos psicópatas.

Los resultados mostraron lo siguiente. Hubo una fuerte consistencia de las relaciones entre las variables medidas entre los participantes con y sin historial de ofensas. Dado el vínculo establecido entre la educación y el comportamiento delictivo, se esperaría que los participantes con antecedentes penales tuvieran niveles de educación más bajos. Tomando en cuenta esta expectativa además de las relaciones establecidas entre educación y actitudes racistas, la consistencia de las relaciones entre los participantes con y sin una historia de ofensa fue sorprendente. Las relaciones observadas reflejaron la misma dirección para todas las variables, aunque fueron mucho más fuertes para los participantes con un historial de ofensa. La consistencia de los hallazgos en cada medida sugiere que el tamaño de muestra limitado puede haber contribuido a los resultados no significativos y, por lo tanto, los resultados no son incompatibles con la validez discriminante de RACES. Aunque descriptivamente los resultados indican que no puede haber diferencia en actitudes de aceptación o rasgos psicópatas para individuos con y sin historial de ofensa, debido al tamaño de muestra limitado de los participantes con un historial de ofensa (1) no se pueden sacar conclusiones firmes de estos resultados; (2) muchas de las relaciones observadas no fueron significativas para los participantes con un historial de ofensa; y (3) los resultados para los participantes con un historial de ofensa tienen una generalización limitada. Las limitaciones de los datos del historial de ofensas se destacaron específicamente por los elementos de configuración amplios, lo que indica la imprecisión de los análisis y resalta la necesidad de replicación con una variabilidad disminuida.

Los resultados de la investigación actual proporcionan un fuerte apoyo para la existencia de una relación entre la psicopatía y las actitudes racistas y proporcionan evidencia de validez adicional para RACES como una medida efectiva de las actitudes racistas en Australia. Es importante que el enlace establecido se confirme en muestras alternativas de la comunidad en todo el mundo, para garantizar que los resultados sean generalizables y no puramente un artefacto de la población australiana. Además, la evaluación de la relación entre el racismo y los rasgos de personalidad psicópata en las poblaciones encarceladas también es vital para avanzar en la comprensión de las similitudes y / o diferencias en cómo la psicopatía y el racismo se presentan y se relacionan entre las poblaciones comunitarias y las no comunitarias. Con respecto a la práctica informativa, los resultados sugieren que puede ser necesaria una reconsideración de la formación de la personalidad de las personas consideradas con actitudes racistas.

La psicopatía y el racismo son problemas sociales omnipresentes que tienen el potencial de afectar negativamente a toda la comunidad. La psicopatía está relacionada con una gama de comportamientos antisociales violentos y no violentos y con conductas de alto riesgo. Del mismo modo, el racismo se relaciona con los resultados negativos de salud mental, los resultados fisiológicos más pobres y la psicopatología general. Se informa que las tasas de psicopatía en las poblaciones encarceladas de todo el mundo son de hasta el 73%. Aunque es relativamente raro en la comunidad, con una prevalencia estimada en menos del 1% en la población general, se asocia con una variedad de resultados negativos como comportamiento ofensivo, falta de vivienda y hospitalización psiquiátrica. En contraste, el racismo en Australia prevalece ampliamente en la comunidad, con índices de hasta el 97% de los australianos indígenas que informan haber sido víctimas del racismo. Además, el trabajo sobre la geografía del racismo sugiere que la gran mayoría de los australianos tienen algunas creencias o actitudes que podrían considerarse racistas. Independientemente de las diferencias en prevalencia y resultados, ambos son problemas que son perjudiciales para la sociedad. Además, las similitudes en el desarrollo de ambos problemas sugieren que es importante investigar cómo interactúan los dos constructos. Los datos presentados aquí proporcionaron el primer examen de la relación entre los rasgos de personalidad psicópata y las actitudes racistas, lo que demuestra un fuerte vínculo entre los dos constructos. Los resultados también proporcionaron pruebas sólidas adicionales para la validez de constructo y la validez convergente de la escala total y las subescalas de RACES, y proporcionaron evidencia tenue para la validez discriminante, con los hallazgos que demuestran las relaciones esperadas para la escala total de RACES y las subescalas. Esto incluye las relaciones entre la escala total de RACES y las subescalas; entre la escala total de RACES y las subescalas y una encuesta existente de actitudes racistas; y entre la escala total de RACES y las subescalas y una medida de los rasgos psicopáticos. Estos hallazgos también refuerzan el impacto potencial de la respuesta socialmente deseable en diversas medidas de actitud, incluidas las actitudes racistas y los rasgos de personalidad psicopática. Es importante destacar que se encontraron resultados similares en personas con y sin historial de delitos y entre grupos de edad

Hasta la fecha, se han llevado a cabo pocos exámenes de actitudes racistas y comportamientos ofensivos, y la mayoría explora el posible racismo sistémico que subyace a las tasas más altas de criminalidad en las poblaciones minoritarias. Sin embargo, se esperaría que se relacionen comportamientos ofensivos y comportamientos racistas, ambos comportamientos antisociales con actitudes antisociales subyacentes que potencialmente comparten vías de desarrollo. Los hallazgos de investigaciones previas que demuestran relaciones entre actitudes racistas, problemas de conducta y, de manera opuesta, comportamientos pro-sociales, además de la presente investigación que demuestra relaciones entre actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopáticos, respaldan esta expectativa . Sería interesante evaluar el valor de las intervenciones generalizadas que intentan mejorar las conductas pro-sociales al tiempo que abordan el comportamiento ofensivo problemático en la reducción de los niveles de actitudes, creencias y comportamientos racistas.

La intervención temprana para limitar el desarrollo de rasgos de personalidad indeseables que fomentan actitudes racistas posteriores (por ejemplo, falta de empatía) es esencial. Abordar y mejorar los niveles de empatía actualmente se considera central para los programas efectivos contra el racismo, pero la presente investigación subraya la importancia de explorar otros componentes del desarrollo moral temprano más ampliamente. Por ejemplo, aumentar el desarrollo moral mientras se desaprueba el comportamiento antisocial, la criminalidad y la violencia en general, puede ser útil para reducir el cultivo y la perpetuación de las actitudes racistas. Los resultados brindan un impulso para futuros trabajos sobre el racismo y la psicopatía y resaltan el potencial de los conocimientos existentes sobre el manejo de ambos constructos para ser integrados a fin de fortalecer las intervenciones para reducir los impactos negativos de cada uno. Las investigaciones futuras pueden descubrir un área de investigación interesante y potencialmente decisiva que conduzca a la reducción simultánea del racismo, la psicopatía y el comportamiento ofensivo. Combinar los recursos destinados a investigar el racismo y los rasgos de personalidad psicópata para avanzar en los programas y abordar eficazmente el desarrollo de ambos temas sería de gran beneficio para la sociedad.

¿Qué relación existe entre los rasgos psicopáticos y el racismo? Un enfoque teórico. Club Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Is There a Relationship Between Psychopathic Traits and Racism?”, de los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson, que exponen, desde un punto de vista teórico , y posteriormente a través de una investigación, la relación existente entre los rasgos psicopáticos y el racismo. En esta primera publicación resumiremos los aspectos teóricos, centrándonos en los resultados de la investigación en el próximo artículo.

La psicopatía tiene una larga historia tanto en la investigación de la psicología forense criminal como en la práctica clínica, con una amplia gama de actitudes y comportamientos antisociales que coexisten regularmente con la psicopatía. Las actitudes racistas se consideran antisociales y comparten muchas similitudes con los rasgos de personalidad psicopáticos, incluso en su desarrollo y su manifestación. Tanto la psicopatía como el racismo tienen impactos perjudiciales significativos y penetrantes en la sociedad; mejorar la comprensión de cada construcción y las posibles formas de reducir su impacto social, por lo tanto, sería útil.

Las características distintivas de la psicopatía incluyen encanto superficial y egocentrismo, las características afectivas incluyen niveles superficiales e impredecibles de emoción y deficiencias en la culpa, empatía y remordimiento, y las características conductuales incluyen la participación en actividades erráticas, negligentes, de riesgo y de búsqueda de sensaciones que violan las normas sociales y legales, asi como una incapacidad para mantener relaciones a largo plazo y la explotación indiferente y deliberada de otros. Los investigadores además han relacionado la psicopatía con un rango de comportamiento antisocial violento y no violento y con conductas de alto riesgo.

En cuanto a la estabilidad de la psicopatía, la investigación empírica sugiere que la psicopatía en la infancia y la adolescencia es igualmente estable y se presenta de manera similar a la psicopatía en la edad adulta, y que las características de la psicopatía adolescente muestran una estabilidad moderada de los componentes afectivos, incluida la falta de empatía y remordimiento, emociones superficiales, egocentrismo y engaño a lo largo de la transición de la adolescencia a la adultez. Esta constancia sugiere que la psicopatía infantil puede convertirse en un factor estable y duradero de rasgos de personalidad.

El desarrollo de la psicopatía se ha relacionado con los déficits individuales en características como el temperamento y la inhibición conductual, el desarrollo moral y emocional, el procesamiento sociocognitivo y la disfunción emocional y cognitiva general, por ello es esencial comprender cómo se nutren tales características. Dichos déficits se ven considerablemente afectados por la crianza de los hijos, lo que sugiere posibles asociaciones entre el desarrollo de la psicopatía y una gama de variables parentales pobres. Apoyando esta proposición, niveles más altos de síntomas de Trastorno de Personalidad Antisocial, que abarcan rasgos psicopáticos, han sido vinculados a una gran cantidad de variables parentales que incluyen maltrato infantil, menores niveles de cuidado paterno y materno, mal vínculo parental, y abusos físicos, psicológicos o sexuales.

Pues bien, el desarrollo de actitudes racistas ha sido explorado de manera similar. Investigaciones recientes propusieron que tanto el racismo como el sexismo son dos formas interrelacionadas de actitudes discriminatorias vinculadas a través de creencias de jerarquías sociales, que pueden ser atribuibles a los rasgos subyacentes de la personalidad. Por ello, similar al cultivo de la psicopatía, también se han establecido vínculos entre la crianza estricta y rígida, el desarrollo de la personalidad y las consecuentes actitudes racistas. No es sorprendente que comportamientos y actitudes indeseables como el racismo se desarrollen en niños que experimentan una crianza negativa, dado el significativo poder del rechazo y aceptación de los padres al moldear nuestras personalidades como niños y adultos, aunque el enfoque en la crianza autoritaria como la causa de las actitudes racistas en los niños ha sido reemplazado por una mayor comprensión sociocognitiva.

En contraste, la crianza positiva, que incluye el uso de técnicas de empatía, parece disminuir los comportamientos antisociales y limitar el desarrollo de los rasgos de personalidad psicópata y las actitudes racistas. De manera similar, los niveles de empatía parecen estar relacionados con las actitudes racistas y son un moderador importante de tales actitudes. Como la empatía es un antecedente clave del comportamiento prosocial y del desarrollo moral, estos vínculos son aún más importantes en una investigación de actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopática. Además, el desarrollo del comportamiento intimidatorio se ha relacionado con el comportamiento antisocial posterior, la criminalidad y la violencia, lo que podría incluir el desarrollo de actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopática.

Debido a los vínculos inversos entre la empatía y los problemas de conducta, las actitudes racistas y los rasgos psicopáticos, así como las similitudes en los caminos del desarrollo del racismo y la psicopatía, se esperaría una relación entre los rasgos psicópatas y las actitudes racistas. Los fuertes vínculos entre la psicopatía y varias conductas antisociales violentas y no violentas añaden más peso a esta idea, pero aún no se han realizado investigaciones que exploren esta relación propuesta.

Para poder demostrar de un modo empírico esta relación entre los rasgos psicopáticos y el racismo, los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson realizaron una investigación con 402 participantes cuyo objetivo principal fue examinar la relación explicada anteriormente, y cuyo objetivo secundario fue explorar la consistencia de esta relación entre adolescentes y adultos. La metodología, resultados y conclusiones podrán consultarse en el siguiente artículo del Club Forenses.

Estilos interpersonales entre negociadores de crisis y pacientes forenses hospitalizados. Club Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Interpersonal Style and Complementarity Between Crisis Negotiators and Forensic Inpatients”, de los autores Lindsay H. Dewa, Carol A. Ireland y Neil Gredecki, que exponen la influencia del estilo interpersonal y complementariedad entre los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados.

Un negociador de crisis intenta resolver un incidente crítico mediante la negociación con una persona o grupo de personas en crisis. El propósito de la investigación que resumimos a continuación fue establecer el estilo interpersonal de los negociadores de crisis y la interacción interpersonal entre ellos y pacientes hospitalizados forenses.

La negociación de crisis se ha utilizado como la principal táctica para intervenir y resolver incidentes críticos en todo el mundo. En situaciones de crisis, como la toma de rehenes, el enfoque principal de un negociador de crisis es determinar un resultado seguro para todos los involucrados. Se entiende por tanto que una comunicación efectiva y correcta es uno de los componentes más importantes para lograrlo, y que se puede lograr una comunicación efectiva como resultado de una correspondencia complementaria entre el estilo interpersonal del negociador y el del perpetrador.

Un incidente crítico puede definirse como un “evento significativo que interrumpe negativamente las funciones de la vida cotidiana y que requiere la atención y la experiencia de aquellos que están especialmente capacitados para manejar estos eventos” (Vecchi). Los incidentes críticos suelen provenir de individuos con altos niveles emocionales y se manejan a través de la facilitación de la negociación de crisis utilizando estrategias de comunicación verbal. Los incidentes críticos que involucran al negociador y perpetrador de la crisis pueden definirse bajo dos términos separados: ‘conflicto alto’, donde el perpetrador involucrado es de una mente racional y usualmente tiene un objetivo claro o un resultado para obtener de la situación; o “situación de crisis”, donde el individuo es irracional y no tiene intención de resolver la situación. Al aplicar esto al desorden mental, la comunicación efectiva es uno de los componentes más importantes para lograr un resultado seguro tanto para el negociador de crisis como para el perpetrador mentalmente desordenado. Pero, ¿qué sucede cuando los negociadores de crisis deben tratar con delincuentes con trastornos mentales?

Este estudio de investigación intenta investigar la relación interpersonal entre el negociador y el paciente forense con trastorno de personalidad en un entorno seguro (hospital), y busca determinar el estilo interpersonal del negociador de crisis y si es diferente del estilo interpersonal del personal clínico.

Para comprobarlo, participaron un total de 90 personas en el estudio. El estudio seleccionó a 31 negociadores entrenados en crisis que trabajan en un hospital forense de alta seguridad y 32 empleados no clínicos del mismo hospital. Además, 27 estudiantes de psicología de pregrado fueron seleccionados al azar de una sala de conferencias al solicitar informalmente voluntarios para completar el proyecto de investigación. A los tres grupos (n = 90) se les dieron ocho viñetas que detallaban diferentes estilos interpersonales. Las viñetas solo difieren en el estilo interpersonal del paciente: dominante, dominante hostil, hostil, sumiso-hostil, sumiso, amistoso-sumiso, amistoso, y amistoso-dominante.

Se pidió a los participantes que estudiasen ocho viñetas que describen un estilo interpersonal de un paciente involucrado en un incidente de rehenes, basado en las definiciones interpersonales de sumiso, amistoso-sumiso, hostil, hostil, amistoso, dominante, hostil-dominante y amistoso-dominante. Se evaluó la percepción de la capacidad de trabajar con el paciente mostrando las posibles respuestas en una escala de Likert de siete puntos que va desde extremadamente difícil (1) a extremadamente fácil (7).

Un ejemplo de la viñeta dominante para el estudio es la siguiente: El paciente A es un paciente forense que reside en un hospital seguro. Actualmente está involucrado en un incidente de crisis (por ejemplo, toma de rehenes / situación de barricada). El paciente A es autosuficiente, permanece tranquilo, se afirma a sí mismo, persuade a los demás, se hace cargo, instruye y da consejos, y defiende a los demás. “¿Qué tan fácil es trabajar con este paciente involucrado en un incidente de crisis?” Esto se repitió para los ocho estilos interpersonales.

Los resultado mostraron que la diferencia entre los grupos (negociadores de crisis, trabajadores clínicos y estudiantes) en estilos interpersonales dominantes, hostil dominante, hostil, hostil-sumisa y amigable-dominante no fue significativa. Sin embargo, se mostraron diferencias estadísticamente significativas en el estilo interpersonal sumiso en los tres grupos participantes; los estudiantes fueron más sumisos que los trabajadores clínicos o los negociadores de crisis. También existió una diferencia estadísticamente significativa al tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso entre grupos entrenados y no entrenados, demostrando que era estadísticamente más probable que los negociadores de crisis tuvieran un estilo interpersonal amistoso y sumiso. Un análisis de una vía de la varianza mostró que la diferencia entre los participantes con un estilo interpersonal dominante y los pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso no fue significativa, y asimismo un análisis de varianza de otra vía mostró que no hubo diferencias significativas entre los participantes con estilo interpersonal sumiso y el estilo interpersonal de pacientes hospitalizados forenses dominantes, indicando así que los participantes dominantes no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses sumisos.

También se planteó la hipótesis de que los participantes con un estilo interpersonal amistoso serían más optimistas sobre el trabajo con pacientes internos forenses con un estilo interpersonal amigable. Se realizó un análisis de varianza de una vía que muestra que hubo una diferencia no significativa entre los participantes con un estilo interpersonal amistoso y los pacientes forenses con un estilo interpersonal amistoso, mostrando así que los participantes amigables no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses amistosos. En cuanto a los negociadores de crisis, un análisis de varianza de una vía mostró que la perspectiva de los negociadores de crisis con un estilo interpersonal sumiso que trabaja con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante no fue significativamente optimista, al igual que de la forma contraria el análisis de varianza de otra vía reveló que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante no informaron percepciones significativamente más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso.

Resumimos por tanto de estos resultados que el estilo interpersonal sumiso demostró una diferencia entre los negociadores de crisis, los trabajadores clínicos y los estudiantes. El estilo interpersonal amistoso-sumiso fue diferente en los tres grupos participantes, mientras que los estilos interpersonales restantes no fueron significativamente diferentes entre los grupos. El entrenamiento en la negociación de crisis fue predictivo para tener un estilo interpersonal amistoso y sumiso en comparación con los grupos no entrenados. El análisis posterior reveló que los individuos dominantes no mostraron juicios positivos al trabajar con pacientes forenses forenses sumisos. Del mismo modo, las personas sumisas no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

Los negociadores de crisis dominantes eran más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante, mientras que los estilos amistosos y hostiles no mostraron una complementariedad con los estilos interpersonales correspondientes de los pacientes forenses hospitalizados. Todos los participantes eran más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal amigable que cualquier otro estilo, incluido el hostil.

La investigación muestra que la amabilidad es común en todos los individuos y con frecuencia sucede independientemente del estilo interpersonal de la otra persona. Es probable que la razón de que no haya una complementariedad correspondiente entre el estilo interpersonal hostil, y el estilo interpersonal amistoso, sea que se observó que la amabilidad era más prominente que la hostilidad. Esto indica que los participantes que mostraron un estilo interpersonal amistoso fueron amables independientemente del estilo interpersonal del paciente forense. En consecuencia, controlar la amabilidad puede hacer que la influencia de la complementariedad sea más visible. El estudio actual encontró que los negociadores entrenados en crisis son más propensos a tener un estilo interpersonal amigable en comparación con los otros estilos; sin embargo, los negociadores de crisis tenían aún más probabilidades de tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso que los otros participantes, lo que estaba de acuerdo con la hipótesis original. Sin embargo, los trabajadores clínicos y los estudiantes también eran más propensos a tener un estilo interpersonal amistoso y amistoso-sumiso que cualquier otro estilo interpersonal.

En cuanto al optimismo, los participantes en general fueron más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso que con estilo dominante. Sin embargo, se produjo un resultado inesperado que desafió la teoría de la complementariedad. Los negociadores dominantes de crisis se mostraron optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante determinado por las definiciones de estilo interpersonal. Este resultado fue en contra de la teoría de la complementariedad; en su lugar, apoyó la hipótesis de “similitud” con énfasis específico en cómo los individuos con la misma personalidad “gustan” a individuos con las mismas características que ellos. Es posible, por lo tanto, que contrariamente a la visión de complementariedad de que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante sean más optimistas sobre trabajar con pacientes forense con un estilo interpersonal sumiso, los negociadores de crisis dominantes sean más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

De todos modos, hay que tener en cuenta que este ha sido el único estudio encontrado referente al estilo interpersonal, la interacción y la complementariedad de los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados. Por lo tanto, los resultados de este estudio son exclusivos de la investigación actual y en función de 90 resultados, lo que si bien puede servir de referencia, sigue resultando una muestra pequeña. Una investigación con una muestra mayor podría ser útil para comprobar si es recomendable o no emparejar estilos interpersonales similares (negociador-sujeto problemático) para determinar el resultado más seguro en una situación de crisis. En general, se requiere más investigación para apoyar o negar la teoría de la complementariedad y la hipótesis de “similitud”.

No debemos de olvidar que con independencia del estilo interpersonal, todo negociador de situaciones en crisis debe de ser formado correctamente, siendo posible formarse, por ejemplo, a través del Máster Online de Perfilación de Personalidad y Negociación de Behavior & Law.

Psicopatía y empatía ¿mutuamente excluyentes?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Adaptive Psychopathy: Empathy and Psychopathy are Not Mutually Exclusive”, de los autores Stephen Mihailides, Roslyn Galligan y Glen Bates, del Deparatamento de Ciencias Psicológicas de la Universidad Swinburne, Australia, que presentan un trabajo de investigación sobre la posibilidad de que la empatía y la psicopatía no sean mutuamente excluyentes para la psicopatía de rango normal.

 La investigación de estos autores se desarrolla en la dirección de demostrar que en la mente del psicópata, el procesamiento empático queda retenido al mismo tiempo que se eleva el estado psicopático del sujeto. Las elevaciones en el estado de psicopatía se predicen en respuesta a acontecimientos que son representados por los sujetos como una amenaza de supervivencia. Dicho de otro modo, el estudio actual prueba el principio de que el estado de psicopatía emerge cuando los individuos experimentan una amenaza de supervivencia, por lo que dicho estado se puede dirigir a las personas, situaciones, contextos, culturas, leyes o normas sociales que resulten ajenas a las propias, y sin embargo, el procesamiento empático se aplica para los demás.

Para probar estas hipótesis, los niveles de empatía de los participantes se midieron para dos grupos distintos. En condiciones de inducción de psicopatía, provocada por una amenaza de supervivencia y atribuida a una incursión territorial por extraños moralmente desviados, se planteó la hipótesis de que los niveles de empatía disminuirían significativamente solo para los desviados morales. Al mismo tiempo, no se esperaba pérdida de empatía de los participantes hacia sus seres queridos cercanos. Se concibió una prueba de empatía concurrente, como una medida de los niveles de empatía relativa de los participantes, a tres grupos distintos. Se anticipó que la empatía de una persona hacia las personas que consideran sus seres queridos más cercanos debería ser mayor que su empatía general hacia los miembros de la comunidad. A modo de contraste relativo, se esperaba que la empatía general de una persona por los miembros de su comunidad fuera más alta que su empatía con los extraños moralmente desviados, que representan la amenaza de supervivencia.

Para ello, realizaron el estudio con 68 personas (38% hombres, media de edad de 25 años) con niveles normales de psicopatía. A cada uno de ellos se les mostró una presentación de diapositivas del Holocausto, de las torturas en Abu Ghraib, del genocidio Camboyano, y de los disturbios de Brixton, con subtítulos en las diapositivas como “Transmisión de emergencia” y “Estado de emergencia”. Al tiempo que el sujeto observaba las diapositivas, escuchaba a través de audífonos una grabación del siguiente tipo:

(Nombre del sujeto), tu sociedad tiene un nuevo mandato social que abarca un nuevo orden social. Se ha impuesto una ideología (explicación de ideología inmoral). Sus millones de partidarios han subvertido el poder, tomado el control de la maquinaria financiera del país, asegurado los activos militares y tienen un fuerte control del país. Las nuevas leyes de la sociedad imponen (explicación de actividades y prácticas inmorales, como obligatorias). Los comentaristas internacionales han nombrado a los miembros de esta nueva sociedad como desviadores morales. También tiene nuevas leyes que hacen que sea una ola criminal vivir según las viejas leyes de la sociedad. Como tal, lo que los desviadores morales llaman un “disidente social” es cualquier persona del viejo orden mundial. Las personas del antiguo orden se consideran Enemigos del Estado, y puede ser aprehendido. Un desviado moral que entrega un Enemigo del Estado a las autoridades tiene garantizada (explicación de recompensa inmoral). Una vez detectados, los Enemigos del Estado son sometidos a la fuerza a un proceso de conversión a la nueva realidad. Si no se convierten y se convierten abiertamente en desviados morales, son castigados bajo las nuevas leyes morales desviadas y son (explicación de castigo inmoral). Una vez convertido, un nuevo desviado social debe demostrar su fidelidad al Estado y sus nuevas leyes, mediante seis meses de servicio voluntario a (explicación de servicio inmoral). Tú, (nombre del participante), estás atrapado en esta nueva revolución social, rodeado por ella.”.

Tras ello, se pregunta a los participantes sobre cómo formarían un plan de escape a través de diferentes ideas mostradas en ítems en los que se debe marcar si el participante se siente identificado (valor 6) o nada identificado (valor 0) con la idea. Se pidió a los participantes que respondieran a cada elemento, dos veces, para dos contextos de respuesta. Un contexto de respuesta fue para “mi gente cercana”, y el segundo fue para “desviados morales”.

Las capacidades de procesamiento dual e independiente de la mente empática y de la mente modular psicopática fueron evidentes en los hallazgos del estudio. Se mantuvo la capacidad de empatizar con los seres queridos cercanos y con el resto de la comunidad, sin ningún tipo de disminución en la misma, mientras que la empatía disminuida surgió para el grupo específico objetivo (desviados morales), quedando demostrado por tanto que, en sujetos con psicopatía de rango normal, la empatía y la psicopatía no son mutuamente excluyentes.

Las acosadoras. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Female Stalker”, de los autores J. Reid Meloy, Kris Mohandie y Mila Green, de la Universidad de Phoenix, que estudian el perfil de las acosadoras.

Aunque la mayoría de acosadores son varones cuyas víctimas son mujeres, también podemos encontrar acosadoras. Hasta hace una década se trataba de una proporción de cuatro a uno, pero no deja de ser una minoría significativa. Las víctimas masculinas del acoso femenino se enfrentan a menudo a la indiferencia, el escepticismo o incluso la burla. Incluso se llega a cuestionar su sexualidad. E incluso en igualdad de condiciones, una acosadora tiene menos papeletas para ser procesada. Por lo general, se tiende a pensar que por su inferioridad física una acosadora es menos peligrosa o incluso menos digna del foco atencional de la propia criminología. Por ello, es importante investigar a este colectivo y lograr el manejo de esta amenaza tan obviada.

Se investigaron 1005 casos de acoso de ambos sexos para un estudio comparativo, entendiendo como conducta de acecho dos o más contactos no deseados hacia una misma persona que generara un miedo razonable en ella. Se codificaron en los casos 50 variables que incluían aspectos demográficos, objetivos del acoso, consecuencias legales y reincidencia. Además se disponía de una valoración del estado mental de los acosadores en el 76% de los casos.

Se identificaron 143 acosadoras femeninas en la muestra, cuyo perfil típico era el de una mujer soltera, separada o divorciada de unos 30 años con un diagnóstico psiquiátrico, la mayoría de las veces un trastorno del estado de ánimo. Era más probable que persiguiera a un varón conocido, extranjero o celebridad, en lugar de alguien con quien tuviera una intimidad sexual previa. En comparación con los acosadores masculinos, las acosadoras tenían antecedentes penales significativamente menos frecuentes y eran significativamente menos amenazantes y violentos. Su comportamiento de búsqueda era menos basado en la proximidad, y sus comunicaciones eran más benignas que las de los hombres. La duración media del acecho fue de 17 meses, pero la duración modal fue de dos meses. La reincidencia fue de 50%, con un tiempo modal entre la intervención y el contacto con la víctima de un día. Cualquier relación real previa (relaciones sexuales íntimas o conocidas) aumentó significativamente la frecuencia de las amenazas y la violencia con grandes tamaños de efecto para toda la muestra femenina. Este resultó ser el subgrupo más peligroso, de los cuales la mayoría amenazaban y eran físicamente violentas. Las menos peligrosas eran los acosadoras de las celebridades de Hollywood. Dos de las variables predictoras para la violencia en el acecho de los hombres fueron validadas externamente con tamaños de efecto moderados para las mujeres: las amenazas se asociaron con un mayor riesgo de violencia y la escritura de cartas se asoció con un menor riesgo de violencia.

En conclusión,  la relación entre el acosador y la víctima parece primordial en el comportamiento del acosador femenino. En mujeres mitiga la agresión, pero el apego la agrava.  De hecho, el subgrupo más peligroso entre los acosadores masculinos y femeninos es aquellos que han tenido una relación previa sexualmente íntima con la víctima. Este estudio subraya la importancia de determinar el tipo de acosador cuando se realizan investigaciones o intervenciones de planificación, partiendo de las dos tipologías de acecho.

Asesinas en serie. Club ciencias forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Female serial killers in the United States: means, motives, and makings”, de los autores Marissa A. Harrison, Erin A. Murphy, Lavina Y. Ho, Thomas G. Bowers y Claire V. Flaherty, de la Universidad Estatal de Pensilvania, que analizan las características de las asesinas en serie.

Ted Bundy. Charles Manson. John Wayne Gacy. Nombres que no pasan inadvertidos, que evocan escenas horribles. Y es que, por lo general, los asesinos en serie fascinan tanto como horrorizan al público. Ese morbo por estas figuras podemos encontrarlo en los medios como Se7en, El silencio de los corderos, la serie Dexter, etc. Sin embargo, nombres como Belle Gunness, Nannie Doss o Dorothea Puente no nos dicen nada. Y es que las mujeres han sido ignoradas por la historia en muchos campos. Es un error muy común creer que va en contra de la “naturaleza” de la mujer cometer asesinatos múltiples, y como resultado de ese inocente concepto muchos crímenes han quedado sin resolver.

Según los estudios, 1 de cada 6 asesinos en serie es una mujer. No es una cantidad despreciable teniendo en cuenta las mortales consecuencias de ignorar su existencia, y es por ello el objetivo de este estudio dar a conocer las características de estas mujeres y sus diferencias en cuanto a sus crímenes en comparación con los de los varones.

Para este estudio se analizaron 64 casos. De los cuales, 55 eran de raza blanca, 6 afroamericanas y 1 latina. La información sobre su afiliación religiosa era limitada pero 18 de los casos se indicaron como 100% cristianas. El estado civil estuvo disponible sólo para 59 de las mujeres: en el momento de sus asesinatos, estaban casadas el 54,2%, el 15,3% estaban divorciadas, 13,5% eran viudas, 8,5% estaban en relaciones duraderas y 8,5% eran solteras. Para aquellas que estaban casadas, divorciadas o viudas (81,4%; n = 48), se promediaron dos matrimonios, con un rango que iba de uno a siete. Casi una cuarta parte (22,9%) se casó tres o más veces.

El nivel socioeconómico fue medido en 47 de los casos, siendo la mayoría clase media (55,3%), algo menos eran de clase baja (40,4%) y la clase alta fue muy infrecuente (4,3%). La media de edad para el primer asesinato era de 32 años, aunque la horquilla abarca desde los 16 hasta los 65. Casi la mitad cometieron el crimen en la veintena (49,2%) y casi la cuarta parte en la treintena (24,6%), siendo las dos franjas principales. Además, la media de edad para cesar en los asesinatos fueron los 39,25 años, dando un periodo de actividad medio de 7,25 años y un promedio de 6,1 víctimas (con un rango de 3 a 31 víctimas).

Respecto a los logros académicos se encontró poca información y muy dispar, encontrando desde abandono escolar hasta titulación universitaria. Lo mismo ocurre con la inteligencia estimada. Respecto al oficio se tienen datos de 51 de las asesinas, que mostraban también un amplio espectro, desde maestras hasta prostitutas. Un 39,2% tenía empleos relacionados con la salud (como por ejemplo enfermeras, auxiliares, administrativas en centros de salud) y un 21,6% trabajaban en cuidado de otros (niñera, ama de casa, esposa y/o madre). Sólo una estaba en paro. Respecto a su apariencia física, está disponible de 25 casos. Diez fueron descritas como “normal”, siete como atractivas, cinco con sobrepeso y tres como poco atractivas.

Casi el 40% de la muestra experimentó algún tipo de enfermedad mental, mientras que casi un tercio (31,5%) había sufrido algún tipo de abuso, ya sea físico o sexual (o ambos), por cualquiera de los padres o abuelos en la infancia, y por esposos o parejas a largo plazo en edad adulta. Incluso en ausencia de enfermedad mental diagnosticada, los autores informan de las características de personalidad “disfuncionales”, tales como la mentira, la manipulación o la falta de sinceridad en muchos de los casos.

Lo más común es que mataran para obtener ganancias financieras pero también murieron por el poder, la venganza, la notoriedad y la emoción. Las mujeres no recurren generalmente a asaltar sexualmente a sus víctimas, ni tampoco tienden a mutilar o torturar, como vemos con los asesinos en serie masculinos. Su método para cometer los crímenes más común era el envenenamiento, siendo el 50% de los casos y mostrándose cuatro veces más propensas que los hombres a esta técnica.

Su tendencia era a matar tanto a hombres como a mujeres (67,3%), siendo las que mataban sólo a hombres un 20% y las que mataban mujeres solamente un 12,7%. Las víctimas eran conocidas por las asesinas en el 92,2% de los casos, siendo familiares muchas veces (43,8% eran sus propios hijos y en un 29,7% sus parejas). Por lo general, atacaban al menos a una persona indefensa o a su cuidado, víctimas con poca o ninguna posibilidad de defenderse como niños, ancianos o enfermos (71,9%).

En resumen, las mujeres (como los hombres) matan. Pero, dicen estos investigadores, la diferencia fundamental es que las mujeres tienden a matar por los recursos (por ejemplo, la utilidad, comodidad, control) mientras que los hombres matan por sexo (por ejemplo, la violación, la tortura sexual, la mutilación). Es imprescindible conocer mejor los factores de riesgo psicosocial para la prevención y minimizar el número potencial de víctimas en el futuro.

Los psicópatas y la inmunidad al castigo. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Punishment and psychopathy: a case-control functional MRI investigation of reinforcement learning in violent antisocial personality disordered men”, de los autores Sarah Gregory, R. James Blair, Dominic Ff ytche, Andrew Simmons, Veena Kumari, Sheilagh Hodgins y Nigel Blackwood, del Departamento de Ciencias Forenses y Neurodesarrollo del Instituto de Psiquiatría del Kings College London, que estudian las diferencias a nivel cerebral de los psicópatas y el resto de delincuentes y personas normales.

Estamos familiarizados con el concepto de “psicópata”. Ya hemos hablado en otras ocasiones de ellos y es que no podemos dejar de estar fascinados con ese aproximado 1- 3% de la población que, aunque físicamente es igual que nosotros, carece de empatía, remordimientos, vergüenza o culpa. Está claro que, ni todos los asesinos son psicópatas, ni todos los psicópatas son asesinos, pero sus características emocionales y psicológicas les hacen personas a las que no querríamos al cargo de nuestros hijos o nuestros secretos. Y es que se calcula que entre el 15% y el 25% de la población masculina delincuente son psicópatas, es decir, aproximadamente uno de cada cinco delincuentes violentos es un psicópata. Datos nada desdeñables y que les mantienen bajo los focos de la investigación criminológica.

Sin embargo, la duda que ahora los trae a colación es cómo funciona realmente la mente de un psicópata violento en comparación otros delincuentes violentos no psicópatas. Si realizan los mismos actos, ¿realmente son tan diferentes?

Participaron en este estudio 50 personas, de las cuales 12 eran delincuentes violentos con trastorno antisocial y psicopatía, 20 delincuentes violentos con trastorno antisocial pero no psicópatas y 18 personas que no eran delincuentes ni tenían ningún tipo de trastorno como grupo de control. Todos ellos estaban entre los 20 y los 50 años de edad. Los participantes pasaron por una resonancia magnética funcional para medir la activación cerebral asociada con el castigo y la recompensa durante una tarea de probabilidades después de dos semanas sin consumo de alcohol ni drogas, factor que se comprobó con análisis de saliva y orina. Realizaron también una prueba de inteligencia y un cuestionario sobre agresividad.

Los investigadores encontraron que a nivel cerebral los psicópatas mostraban activación en la corteza cingulada posterior y la ínsula anterior en respuesta a los castigos en lo errores y una disminución de la activación en la corteza temporal superior a las recompensas. Es decir, una alteración en las zonas relacionadas con la empatía, el procesamiento de las emociones como la culpa y la vergüenza y el razonamiento moral. Estas zonas son también responsables de nuestra capacidad de aprender a base de recompensas y castigos.

Por lo general, las personas dirigimos nuestra conducta a base del juicio social, buscando el halago y huyendo del reproche o las represalias. Nuestro cerebro nos hace sentir bien cuando somos recompensados y mal cuando somos reprendidos, pero, ¿por qué íbamos a cambiar nuestra conducta si al hacer algo mal no sentimos ningún tipo de molestia? Y esto es lo que les ocurre a los psicópatas. Valoran las recompensas de sus actos, pero ignoran las consecuencias, no sienten culpa, ni remordimientos, ni vergüenza como ya hemos dicho así que su conducta no varía por esas mismas variables que nos mueven a los demás. De hecho, un psicópata es mucho más proclive a delinquir una vez salga de la cárcel, ya que el castigo no modula su forma de actuar.

En conclusión, si bien un psicópata es legalmente responsable de sus actos, ya que conoce las leyes que infringe, es difícil considerarle moralmente responsable dado que sus cerebros no funcionan en términos de ética y moral. El siguiente punto sería abordar cómo tratar en el sistema penal con gente a la que la cárcel no le sirve de escarmiento sino sólo como forma de aislarles del resto del mundo y cómo abordar su reinserción en un mundo que sí se rige por la ética.

La psicopatía desde la perspectiva de la teoría del apego. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Examining psychopathy from an attachment perspective: the role of fear of rejection and abandonment”, de los autores Henk Jan Conradi, Sanne Dithe Boertien, Hal Cavus y Bruno Verschuere, en un estudio conjunto de las Universidades de Amsterdam, Ghent (Bélgica) y Limerick (Irlanda), que pone en relación la teoría del apego con la psicopatía.

Tendemos a imaginar a los psicópatas como nos los muestra Hollywood: depredadores sociales y asesinos en serie sin corazón. Lo cierto es que, tras esa imagen tan demonizada, debemos saber que ni todos los asesinos son psicópatas, ni todos los psicópatas son asesinos. De hecho, se estima que un 2% de la población mundial son psicópatas, siendo tres veces más común en hombres que en mujeres. La psicopatía es un constructo complejo y multifacético, que por lo general se expresa como una afectividad fría, relaciones interpersonales superficiales, engañosas y manipuladoras, arrogancia y comportamiento imprudente y, a menudo, antisocial. Pero la característica central sería esa especie de anestesia afectiva por la cual no sienten culpa ni ningún tipo de sentimiento de amistad o amor, aunque sí puedan sentir emociones como la ira.

Hace ya más de setenta años, Bowlby observó que en los delincuentes jóvenes, aquellos que mostraban rasgos de psicopatía eran mucho más propensos a haber experimentado privación materna. Es decir, que habían sido separados de su madre durante seis o más meses en sus dos primeros años de vida. Es en este periodo vital cuando, según la teoría del apego, los bebés se apegan emocionalmente a los adultos que son sensibles y receptivos a relacionarse con ellos, principalmente sus cuidadores principales. Es decir, los padres, por lo general. El desarrollo de esa relación con el cuidador es fundamental para el desarrollo emocional y social del niño más adelante. De manera que el estudio puso en evidencia que ese mal desarrollo del apego normal en la niñez pudo derivar en el desarrollo de la psicopatía en la adolescencia y juventud y, más tarde, en una conducta delictiva.

A pesar de esos resultados, otros estudios no han logrado replicar el estudio debido a la utilización de muestras pequeñas o al uso de muestras delictivas frente a las no delictivas, lo que causaba inconsistencias en los resultados. Es por ello que el objetivo de este estudio es tomar el relevo de esta teoría pero con ciertas variantes. Para empezar, parten de la base de que el abandono emocional del bebé no provocaría la psicopatía (esto ocurre con la sociopatía, no con la psicopatía), sino que sería el niño el que, en esa fase en la que por lo general un niño busca una figura de apego, un niño con psicopatía a pesar de tener un cuidador que alente ese vínculo se mantendrían distantes emocionalmente incluso a tan corta edad. Del mismo modo, cabe esperar que este tipo de personas no padezcan miedo ni ansiedad por la separación ya que están poco conectados socialmente y sus conexiones son superficiales e interesadas. También se hipotetiza que puntuarán alto en miedo al rechazo, pues utilizan a las figuras de apego como forma de conseguir apoyo y validación en una forma de sobrecompensar su falta de vínculo, siendo esa la razón por la que se mostrarían tan irascibles ante la falta de atención de las personas de su entorno.

Para probar sus hipótesis contaron con 1074 participantes con una edad media de 20 años y estudios universitarios, en su mayoría mujeres. Los participantes llevaron a cabo el Inventario de Rasgos Psicopatológicos Juveniles (YIP), donde debían valorar de 1 (no se me aplica en absoluto) a 4 (se me aplica totalmente) un total de 50 ítems como “Creo que llorar es un signo de debilidad, incluso si nadie te ve”. Los ítems se subdividen en tres categorías: carencia de emociones, vanidoso/manipulador e impulsivo/irresponsable. Después llevaron a cabo el cuestionario ECR que mide el apego en relaciones de pareja pasadas y presentes. Este test tiene dos subescalas: la ansiedad por el rechazo y el abandono (por ejemplo, “me preocupa ser abandonado”) y la evitación de la intimidad (por ejemplo, “prefiero no ser muy cercano con mis parejas sentimentales”). En este caso se evaluaba de 1 (muy en desacuerdo) a 7 (totalmente de acuerdo).

Se pusieron en relación los resultados de ambos cuestionarios, encontrando que efectivamente hay una relación entre la carencia de emociones y evitación del apego y la intimidad. Del mismo modo encontramos que los rasgos impulsivos e irresponsables están relacionados con la ansiedad por el rechazo, como decíamos, posiblemente como estrategia para llamar la atención y suplir el vínculo emocional en la relación. Curiosamente se encontró también que la faceta ególatra y manipuladora también correlacionaba con la falta de apego y el miedo al rechazo. Esto sugiere un posible mecanismo de compensación en el que se generan sentimientos de grandiosidad en la distancia, inflando su autoestima para reducir la necesidad de apego y el miedo a ser rechazado por los demás. Los hombres puntuaron más bajo en ansiedad por el rechazo que las mujeres, pero es difícil sacar conclusiones sobre esta diferencia teniendo en cuenta que eran minoritarios en la muestra. Sin embargo, con estos datos podemos decir que la teoría del apego nos ayuda a entender mejor la psicopatía y da un nuevo enfoque a su comprensión.

Antiguas entradas