clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Psicopatía (página 1 de 3)

De los delitos de cuello blanco a los homicidios de cuello rojo. Parte II. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos la segunda parte del resumen del artículo “The Arrogant Chameleons: Exposing Fraud-Detection Homicide” de Perri y Litchenwald , en el que explican las características de aquellos delincuentes de cuello blanco que pueden llegar a realizar crímenes al descubrir sus fraudes, así como consejos sobre cómo realizar entrevistas a este tipo de criminales. 

Muchas agencias de aplicación de la ley en América del Norte utilizan la técnica REID como método de entrevistar e interrogar a sospechosos. Los partidarios de la técnica argumentan que ayuda a extraer información de participantes poco dispuestos. La técnica utilizada en el caso de Porco parece ser la Técnica REID, y aunque generalmente es útil, existen límites para su éxito dependiendo del tipo de persona entrevistada. La técnica REID incluye nueve pasos de interrogatorio, pero algunas de estas técnicas pueden ser contraproducentes cuando se trata de personalidades psicópatas.

Una de las premisas de la Técnica REID es que el entrevistador debe tener el control de la entrevista, evitando que el sospechoso niegue la culpa al cortar las explicaciones insatisfactorias y, en última instancia, trabajar hacia una confesión.

La manipulación psicológica comienza antes de que el entrevistador abra la boca. El diseño físico de una sala de interrogatorios está diseñado para maximizar la incomodidad y la sensación de impotencia de un sospechoso. El objetivo es crear una sensación de exposición, desconocimiento y aislamiento. Una vez que comienza el interrogatorio, el entrevistador puede usar evidencia real o inventada para confrontar al sospechoso con el objetivo de hacer que el sospechoso vea lo inútil que es no confesar. Sin embargo, si el sospechoso pide un abogado, la entrevista debe detenerse. Muchas técnicas de entrevista como la Técnica REID también involucran el uso de emociones como una herramienta para ser utilizada por el entrevistador para hacer que un sospechoso brinde información veraz sobre un crimen en particular, ya sea fraude o crimen violento.

Cuando se trata de entrevistar a un delincuente de cuello rojo, los enfoques tradicionales deben modificarse radicalmente para abordar tanto el comportamiento como la perspectiva del psicópata. En los casos en que el entrevistador sospecha que se encuentra en presencia de un verdadero psicópata, es razonable comenzar la entrevista utilizando las tácticas adecuadas para un sospechoso psicópata. Si el entrevistador comienza a usar una estrategia más apropiada para un no psicópata, al darse cuenta de que la estrategia no está funcionando, es posible que no pueda cambiar las estrategias de manera efectiva a mitad de camino al interrogar al sospechoso. Con respecto a Christopher Porco, probablemente fue demasiado tarde para cambiar las estrategias y usar una estrategia psicópata como se discutió. Hubiera sido lo suficientemente inteligente como para sentir que la policía cambiaba de rumbo y usaba una estrategia diferente para él. El hecho de que los detectives siguieran tratando de evitar sus negativas en la entrevista no indujo en ningún momento a Porco a confesar o invocar su derecho a un abogado. La Técnica REID opina que si uno evita que el sospechoso niegue los hechos, el entrevistador puede reducir la probabilidad de que solicite el derecho a un abogado.

La sofisticación de Porco puede haberse derivado del conocimiento de que podría terminar la conversación en cualquier momento exigiendo la representación de un abogado. Es probable que participase en la entrevista durante todo el tiempo que lo hizo en un esfuerzo por averiguar lo que la policía sabía, al igual que la policía quería que divulgara información. Además, Porco probablemente anticipó las preguntas del entrevistador y ensayó las respuestas que le daría. Teniendo en cuenta que su padre era abogado, la comprensión de Porco de las advertencias de Miranda era sin duda mayor que la del sospechoso promedio.

Además, dado que el enfoque tradicional para entrevistar a un no psicópata puede implicar juegos de poder entre el entrevistador y el entrevistado, un psicópata verá la estrategia del entrevistador y probablemente se negará a hablar con el investigador. Es por eso que es importante para un investigador, en la medida de sus posibilidades, evaluar si él o ella está conversando con un psicópata antes de seleccionar una estrategia de entrevista. El psicópata evalúa intensamente cada movimiento y palabra que pronuncie el investigador. El psicópata es un verdadero depredador con instintos de cazador, incluso cuando no exhibe abiertamente esas cualidades. En el caso de Porco, la modificación de la Técnica REID que permitía al sospechoso pensar que tenía el control, permitiéndole revelar explicaciones inconsistentes e inverosímiles sin detener las negativas, habría producido más pruebas para los detectives y, en última instancia, para el jurado.

Por todo ello, a la hora de entrevistar a un posible psicópata, algunas de las mejores estrategias serían las siguientes:

  1. Evite confrontar al criminal de cuello rojo con el estilo que los autores observaron en el caso de Christopher Porco. Los investigadores obtuvieron poca información del enfoque que usaron.
  2. Si es evidente que el sospechoso entrevistado es probablemente el culpable, el objetivo del entrevistador es recopilar la mayor cantidad posible de hechos incoherentes e inverosímiles. Presentar evidencia incriminatoria al criminal de cuello rojo no aumenta la probabilidad de una confesión.
  3. Si el psicópata muestra emoción, el entrevistador debe ser consciente de que son emociones aprendidas al observar cómo se comportan los demás en una situación dada. No se debe modificar la estrategia creyendo que el psicópata dará una confesión del crimen. El psicópata puede estar utilizando esta estrategia por varias razones (por ejemplo, para probar la estrategia del entrevistador, evaluar cuán inteligente es el entrevistador, sondear al entrevistador por debilidad personal…).
  4. El entrevistador no debe hacer amenazas que no puede llevar a cabo. Por ejemplo, si el entrevistador dice que hay evidencia que apunta a la culpabilidad del sujeto, pero el entrevistador no la muestra cuando el sujeto pide verla, el entrevistador ha perdido cualquier posibilidad de obtener información útil. Intentar usar juegos mentales será contraproducente para el entrevistador.
  5. La entrevista del criminal psicópata no puede basarse en apelaciones de simpatía, remordimiento, arrepentimiento u obligaciones sociales. La entrevista debe basarse en un formato no emocional y el diálogo debe girar en torno a hechos y evidencia específica. Las amenazas de castigo no tienen consecuencias para este sospechoso.
  6. En caso de ser un sospechoso de “cuello rojo” (es decir, especialmente violento), un entrevistador debe considerar cuestiones de seguridad al entrevistarle.

Muchas personas, especialmente las que hacen cumplir la ley, creen que para que la entrevista sea un éxito, es imprescindible obtener la confesión. Sin embargo, la definición de una entrevista exitosa debe ser modificada para los sospechosos psicópatas. El hecho de que un detective no obtenga una confesión no significa que la entrevista no fue un éxito. De hecho, las respuestas inconsistentes e inverosímiles que el detective obtiene del criminal de cuello rojo son devastadoras cuando se revelan en el tribunal. Por lo tanto, si hay evidencia física, ya sea directa o circunstancial, las explicaciones inconsistentes ofrecidas por el acusado son invaluables para la acusación.

Los expertos analistas de conducta en gestión del fraude deben ser parte de un equipo de investigación de homicidios si la evidencia sugiere que la detección de fraude puede haber sido el motivo del asesinato. Aunque otros tipos de evidencia física pueden ayudar a encontrar posibles sospechosos, estos expertos pueden estar en una posición única para descubrir un motivo que la evidencia física no revela. Muchos de estos asesinatos revelaron poco en términos de motivos hasta que la evidencia expuso un esquema de fraude subyacente anterior al asesinato. Además, al descubrir el comportamiento fraudulento anterior al asesinato, los analistas de conducta fraudulenta pueden reducir el campo potencial de sospechosos e incluso participar en estrategias preventivas. De hecho, volviendo al caso de Porco, el vínculo con la detección de fraude fue crucial para establecer un motivo para el asesinato cuando la acusación tenía evidencia directa débil, pero evidencia circunstancial de culpabilidad. Los hechos del caso revelan que las víctimas se encontraban en una posición única para detectar el fraude, lo que explica por qué eran los objetivos de los homicidios. Sería conveniente que los expertos en gestión del fraude pudieran informar sobre posibles víctimas potenciales en riesgo. Estos expertos deben de ponerse en el lugar de la posible víctima y preguntar qué sabía que podría amenazar a alguien. ¿La posible víctima podría hacer algo con su conocimiento del fraude del acusado que podría aumentar la probabilidad de que él o ella sea un objetivo de violencia? Como hemos explicado, el delincuente de cuello rojo actúa con una violencia extrema cuando es descubierto el fraude que ha realizado (usualmente fraudes característicos de delincuentes de cuello blanco). Por ello, especialmente en los casos en los que se sospecha que quien ha realizado el fraude puede ser un psicópata y además se sospecha la existencia de un riesgo de desencadenar episodios violentos al ser descubierto, es necesaria una correcta gestión del fraude desde el análisis de la conducta del individuo para, de este modo, establecer medidas preventivas y de seguridad al tratar el conflicto, y en caso de que el conflicto ya se haya desencadenado, familiarizar a los entrevistadores con los rasgos del psicópata para planificar una estrategia de entrevista que ayude a encontrar todas aquellas incongruencias que conduzcan a su condena.

De los delitos de cuello blanco a los homicidios de cuello rojo. Parte I. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “The Arrogant Chameleons: Exposing Fraud-Detection Homicide” de Perri y Litchenwald , en el que explican las características de aquellos delincuentes de cuello blanco que pueden llegar a realizar crímenes al descubrir sus fraudes, así como consejos sobre cómo realizar entrevistas a este tipo de criminales. 

Este estudio es el segundo de una serie dedicada a comprender qué son los criminales de cuello rojo. Es fundamental partir de una base para comprender el artículo, y es que en ningún caso se pretende mostrar e imponer que existe un tipo de delincuente clasificado “de cuello rojo”, más bien es una forma coloquial que usa el estudio para referirse a un subgrupo de delincuentes de cuello blanco que son capaces de usar una violencia cruel y brutal contra personas a las que creen que han detectado sus delitos de cuello blanco. Así lo recoge el primer estudio, “Detección de fraude de homicidios: una propuesta de clasificación criminal del FBI” (Perri y Lichtenwald, 2007), siendo ellos los primeros en usar este término de “cuello rojo”.

El estudio que a continuación se resume explica por qué los criminales de cuello rojo no son capaces de cometer actos de violencia contra sus víctimas sin exponer tanto sus delitos de cuello blanco. Los datos sugieren que el rastro de evidencia dejado por el delincuente de cuello rojo muestra el fracaso del delincuente de cuello rojo en evitar la detección y revela su motivo para el asesinato. Además, los hallazgos relacionados con los criminales de cuello rojo se correlacionan con los rasgos conductuales de la psicopatía. Los autores ofrecen sugerencias sobre cómo los investigadores deben enfocar las entrevistas con acusados ​​psicópatas. La transcripción es un cuadro crítico que demuestra que los métodos tradicionales de interrogatorio pueden no ser suficientes cuando se trata del interrogatorio de criminales de cuello rojo y que se puede requerir un enfoque alternativo.

Un aspecto único de este estudio es que se basa en hallazgos extraídos de casos de homicidios en los que los delincuentes de cuello blanco se volvieron violentos y se convirtieron en delincuentes de cuello rojo cuando sus víctimas detectaron su comportamiento fraudulento. En el estudio previo que se mencionó anteriormente, se examinaron los datos disponibles de 27 casos penales, organizando los datos en una matriz. Aquí, los autores analizan evidencia de asesinato específica de un caso, derivada del estudio anterior para identificar rasgos psicológicos o tendencias de comportamiento típicas de criminales de cuello rojo identificados. La hipótesis es que la identificación de rasgos psicológicos y / o tendencias de criminales de cuello rojo podría ser beneficiosa al proponer una explicación de cómo los criminales de cuello rojo, que se han involucrado principalmente en delitos de cuello blanco, llegan a creer que son capaces de participar con éxito en un asesinato y ser capaces de escapar sin ser detectados.

Un camaleón es un reptil que tiene la capacidad de cambiar el color para que coincida con su entorno con el fin de evitar la detección. Los delincuentes de cuello blanco prosperan en la capacidad de evitar la detección para llevar a cabo sus planes de fraude; Tienen la capacidad, como un camaleón, de adaptarse a un entorno determinado. ¿Qué sucede, entonces, cuando los delincuentes de cuello blanco intentan convertirse en delincuentes violentos? ¿Tienen la capacidad, como el camaleón, de cambiar su complexión para evitar la detección? ¿O no logran exponer sus verdaderos colores porque sus habilidades criminales de cuello blanco son inadecuadas cuando se aplican a actos delictivos violentos?

Los datos del caso de asesinato revelan ciertos rasgos de comportamiento que explican por qué los criminales de cuello rojo creen que sus habilidades de crimen de cuello blanco pueden duplicarse como criminales violentos. Los rasgos de comportamiento son el efecto de sus características psicopáticas. Aunque los psicópatas tratan de “mezclarse”, los déficits en su naturaleza psicopática, es decir, la grandiosidad, los controles impulsivos pobres, etc., dificultan su capacidad para prever con precisión las consecuencias de su comportamiento. Los psicópatas tienen dificultades para proyectarse hacia el futuro, lo que quiere decir que tienen problemas para comprender cómo actúan sus acciones en la vida (real), y también tienen deficiencias para reflexionar sobre su pasado. La incapacidad de un delincuente de cuello rojo para pensar en un plan que tenga en cuenta los riesgos potenciales de ser atrapado, y el rastro de evidencia dejado atrás, es otro sello distintivo de su comportamiento.

La información descriptiva es consistente con la conclusión del Dr. Hare de que debido a estos déficits, la realidad autopercibida del criminal de cuello rojo está distorsionada. Dicho de otra manera, un psicópata inventa la realidad para ajustarse a sus necesidades. La creencia grandiosa del criminal de cuello rojo de que al haber cometido un asesinato, él o ella de alguna manera evitará la detección, se prueba que es falsa. De hecho, los datos reflejan exactamente lo contrario. El egocentrismo característico de estos “camaleones” produce una visión demasiado confiada de su capacidad para evitar la detección, por lo que en algunas ocasiones no se molestan en ocultar evidencia incriminatoria.

Un ejemplo de sto lo encontramos en el caso de Robert Petrick. Janine Sutphen subestimó a su marido; Robert Petrick era, de hecho, capaz de dañarla financiera, emocional y físicamente. Después de que Sutphen se diera cuenta de los esquemas fraudulentos de Petrick que afectaban sus cuentas bancarias, Petrick comenzó a planear su asesinato. Según la acusación, Petrick mató a su esposa después de que ella hubiese detectado sus planes de fraude y posteriormente informó que había desaparecido como una forma de desviar la atención hacia él. Janine Sutphen fue encontrada cerca de su casa, envuelta en una lona, ​​saco de dormir, mantas y cadenas, y flotando en el lago Falls de Raleigh. Había muerto de asfixia. La acusación ofreció evidencia de un plan de asesinato recuperado de las búsquedas en el ordenador del acusado. El acusado había buscado bajo “22 formas de matar a un hombre con sus propias manos”, y otras búsquedas de Google incluyeron las palabras “cuello”, “chasquido” y “ruptura”. Es interesante observar que el acusado era un consultor informático que debería haber sabido que las búsquedas se guardan y se pueden recuperar. La respuesta de Petrick al uso de esta evidencia por parte de la fiscalía fue que su esposa tenía entrenamiento en artes marciales, y que podría haber estado buscando en Internet. Hubo otras búsquedas sobre el nivel del agua en el lago donde se encontró el cuerpo de Sutphen, y parecía no tener buenas explicaciones para esas búsquedas. Tampoco parecía tener razones creíbles para las búsquedas de Google sobre el tema de “descomposición corporal”, “rigor mortis” y otros sitios web que explican cómo se deteriora el cuerpo humano. Según los detectives, las búsquedas de Google ocurrieron varias semanas antes de que Petrick informara que su esposa había desaparecido y un día después de que los testigos la vieron por última vez.

Durante el período de tiempo que supuestamente faltaba su esposa, un testigo, un hombre que se hizo amigo de Petrick, recordó que cuando se le preguntó por su esposa, Petrick pareció molesto e indicó que había muerto de cáncer. Petrick engañó a las personas con signos externos de las emociones aprendidas observando a los demás y observando cómo se comportaban, emocionalmente, en un conjunto dado de circunstancias. La fiscalía encontró a otra mujer conocida por Petrick que alegó que había vaciado fraudulentamente sus cuentas bancarias para comprar un ordenador. Otra testigo testificó que ella y Robert habían estado recibiendo asesoramiento prematrimonial y habían fijado una fecha para la boda, incluso antes de haber matado a su esposa.

La Lista de verificación psicopática de Hare es una herramienta esencial para un entrevistador, no solo en la investigación de delitos de cuello blanco, sino también de delitos de cuello rojo. Los investigadores expuestos a los hallazgos de Hare pueden centrarse tanto en los aspectos tangibles de las investigaciones de homicidios como en las cualidades intangibles del comportamiento psicopático que pueden surgir durante una entrevista, cuya detección requerirá un ojo entrenado. Un entrevistador familiarizado con los rasgos puede hacer preguntas, evaluar respuestas y observar el comportamiento para determinar si la entrevista debe conformarse para adaptarse a una mentalidad psicopática. El entrevistador debe ser consciente del hecho de que el delincuente de cuello rojo está invirtiendo energía mental para comprender lo que representa el investigador.

La capacidad de uno para interpretar el comportamiento psicopático aumenta si el entrevistador no es visto como una amenaza para el delincuente de cuello rojo. Durante la primera entrevista, un entrevistador puede no tener el tiempo para explorar estos rasgos psicopáticos: a) la necesidad de estimulación, b) afecto superficial, c) insensibilidad, d) controles conductuales deficientes, e) problemas conductuales tempranos, y f) delincuencia juvenil; por lo tanto, los autores recomiendan evaluar si el entrevistador está en presencia de un psicópata al revelar aquellos rasgos que probablemente sean más cruciales.

Entre las pruebas más devastadoras que los acusados ​​pueden revelar sobre sí mismos se encuentran las declaraciones hechas a la policía o a terceros. Obtener una declaración es crítico porque el acusado puede revelar sus motivos, estado de ánimo, “hechos” inconsistentes con la evidencia física y otras imposibilidades. En la mayoría de los asesinatos estadounidenses, los acusados ​​hicieron declaraciones que son incriminatorias, poco convincentes e inconsistentes, o alguna combinación de ellas. Aunque el psicópata tiene la habilidad de parecer encantador para ejercer un comportamiento manipulador, esta fortaleza también es una debilidad en la investigación de un asesinato.

Los delincuentes de cuello rojo “camaleónicos” creen que debido a sus puntos de vista embellecidos sobre sus propias habilidades de manipulación, son capaces de crear escenarios ficticios que otros aceptarán. El hecho de que estén hablando con un investigador entrenado no disminuye el auto engaño del psicópata, y pueden disfrutar de la entrevista e intentar ser encantadores. Sin embargo, los criminales de cuello rojo comienzan a perder su capacidad de mezclar ideas y evitar la detección cuando la evidencia comienza a señalarlos como culpables de asesinato.

El hecho de que los criminales de cuello rojo no sean veraces no es tan importante como lograr que estos “camaleones” hablen. Sin embargo, los entrevistadores deben ser conscientes de que entrevistar al psicópata puede ser un desafío si la entrevista no avanza con el objetivo de obtener información inconsistente e inverosímil en lugar de hacer que el “camaleón” diga la verdad. Además, incluso si el sospechoso es confrontado con evidencia que contradice sus afirmaciones, no hay que esperar que el sospechoso muestre ansiedad o incomodidad emocional. Tales manifestaciones externas de emoción que un no psicópata exhibiría si se confrontara con evidencia incriminatoria no es característica de los psicópatas. Sin embargo, haciendo que el psicópata hable, un rastro de declaraciones que no tienen sentido vendrá de la mano y producirá una poderosa imagen de engaño y falta de credibilidad en el juicio.

Un caso que ejemplifica este punto es el homicidio de Christopher Porco. En este caso, el acusado, Christopher Porco, usó un hacha de bombero para que su padre muriera mientras dormía. El hijo asesinó a su padre, quien descubrió el comportamiento fraudulento de su hijo y se enfrentó a su hijo. Intentó matar a su madre que también había estado durmiendo junto a su marido, pero ella sobrevivió. La policía interrogó a Christopher Porco en un intento de descubrir la verdad; sin embargo, durante el interrogatorio de 6 horas, no mostró emoción, nunca se estremeció y nunca confesó el asesinato. Las inconsistencias provocadas fueron importantes, pero los entrevistadores nunca las explotaron adecuadamente.

Había signos de advertencia de las cualidades psicópatas en Christopher Porco: había dejado un rastro de comportamiento engañoso, había obtenido préstamos fraudulentamente utilizando a sus padres como deudores sin su conocimiento, y había varias correspondencias por correo electrónico entre Porco y sus padres que demostraban la tensión entre las partes. Sus padres finalmente lo confrontaron con respecto a su comportamiento fraudulento y amenazaron con ir a las autoridades para tomar medidas contra él. En un correo electrónico, su padre escribió: “¿Usaste mi firma? ¿Qué diablos estás haciendo? Deberías haberme llamado para hablarlo … Llamaré a Citibank para averiguar qué lo has hecho y les voy a decir que no voy a estar como codeudor “.

Sorprendentemente, al día siguiente, Citibank notificó a Peter Porco que su hijo también había obtenido una línea de crédito para comprar su nuevo Jeep Wrangler. Una vez más, Christopher había usado el nombre de su padre como co-signatario para asegurar el préstamo del coche. Los padres trataron de comunicarse con Christopher por teléfono, pero Christopher no les habló. En otro correo electrónico, el padre escribió: “Quiero que sepas que si vuelves a abusar de mi crédito, me veré obligado a presentar declaraciones juradas de falsificación para negar responsabilidad y eso se aplica al préstamo de Citibank si intentas reactivarlo o usar mi crédito para obtener cualquier otro préstamo “.

Varios de los psicólogos del área de Albany, Nueva York y profesionales de la salud mental familiarizados con el caso se enfocaron en el patrón continuo de mentiras y engaños de Porco y declararon que el comportamiento de Porco era consistente con el de un psicópata. Además, estos profesionales señalaron su patrón de percepciones grandiosas de sí mismo como miembro de una familia adinerada e influyente. Se sabía que Porco le había mentido a amigos y conocidos sobre una herencia ficticia por valor de millones de dólares de su abuelo. Incluso se informó que su padre le dijo a un compañero de trabajo que su hijo menor era sociópata.

Después de haber pagado la fianza, mucha gente descubrió que el comportamiento de Christopher Porco era extraño dada la gravedad de los cargos de asesinato en su contra. Mientras esperaba el juicio, se lo encontró arrogante, bebiendo en bares, asistiendo a conciertos, yendo a establecimientos de entretenimiento… Este comportamiento se ajusta a los rasgos de un individuo psicópata que necesita grandiosidad y embellecimiento.

Es interesante notar que durante una entrevista con CBS, en respuesta a una pregunta sobre visitar a su madre en el hospital, Porco declaró: “La vi, estaba hinchada y cubierta de tubos, y mi reacción fue: rompí a llorar”. Me caí al suelo allí mismo “. Sin embargo, el ex ministro de Juventud, Joseph Catalano, que había ido al hospital para estar con Porco afirmó haber quedado “impresionado por el extraño comportamiento de Christopher, porque no parecía mostrar ningún dolor”. El uso que hace el psicópata de la “estrategia del camaleón” no es sorprendente, ya que intentará leer una situación y determinar la respuesta emocional apropiada o esperada que parezca simpatizar adecuadamente con los demás. Cuando Porco fue entrevistado por la policía un día después del homicidio, no mostró ninguna emoción, lo que es notable dado que la entrevista duró más de 4 horas.

El caso de Porco es una ilustración importante de cómo no realizar una entrevista cuando el sospechoso es un delincuente de cuello rojo. Aunque hubo aspectos de la entrevista que demostraron ser útiles, el enfoque del investigador no coincidía con la estructura psicológica del entrevistado. Con demasiada frecuencia, los investigadores de crímenes violentos intentan abrumar al sospechoso jugando en su mentalidad emocional. Este enfoque es extremadamente efectivo, especialmente con un sospechoso no psicópata. Pero no es útil para un verdadero criminal de cuello rojo.

A lo largo de la entrevista, los investigadores obtuvieron el testimonio que, para un entrevistador entrenado, habría revelado rasgos psicopáticos. Por ejemplo, durante la entrevista, Porco admitió que era impulsivo, irresponsable, mentiroso, tenía una visión exagerada de sí mismo, se involucraba en la grandiosidad y disfrutaba impresionar a los demás con hechos ficticios. Lo más importante fue la falta de una exhibición de afecto emocional. Muchos acusados ​​de asesinato no psicópatas se derrumban emocionalmente debido a la necesidad de desnudar sus almas, llorar, temblar y mostrar otros atributos que se esperan de alguien empujado a tal escenario. Sin embargo, este no fue el caso.

Suponiendo que no fuera demasiado tarde para hacerlo, una vez que los entrevistadores sospecharon que su sospechoso tenía características fuertes de un psicópata, su estrategia debería haber reflejado un enfoque no conflictivo. Uno observa a los entrevistadores tratando de “subir la voz” contra Porco con un aluvión de preguntas destinadas a romperlo emocionalmente para que él confiese el asesinato. El investigador intentó jugar con las emociones y virilidad de Porco como una estrategia para obtener una confesión, pero la estrategia no lo llevó a ninguna parte. Porco dio siempre respuestas suaves, ausentes de emoción; tampoco sus respuestas ofrecen ninguna idea del asesinato en sí. El investigador hizo preguntas sobre el fraude cometido por Porco, pero no presionó para obtener más detalles, que es precisamente el área que debería haberse examinado a fondo para revelar el verdadero motivo del acusado para el asesinato. El investigador debería haberlo confrontado con la correspondencia por correo electrónico con su padre que expuso su comportamiento fraudulento poco antes del asesinato.

El objetivo de los investigadores, en este caso, debería haber sido exponer las inconsistencias e inverosimilitudes de las respuestas de Porco. En lugar de intentar que se sienta culpable por sus acciones con la esperanza de una confesión, el investigador debería haber mantenido la calma, como Porco, para hacer preguntas. Cuando las respuestas de Porco no coincidían con la evidencia recopilada, el investigador debió haber confrontado tranquilamente a Porco sobre la inconsistencia y además le permitió la oportunidad de enterrarse con más mentiras. Cada investigador incorrectamente transfirió una explicación no psicópata sobre el asesinato tratando de infundir una emoción al asesinato para sugerir que de alguna manera la ira de Porco era el ímpetu para el asesinato. Los investigadores no entendieron que el problema no era sobre la ira o cualquier otra emoción, sino sobre usar el asesinato como una solución a un problema. Porco no participó en un debate moral interno sobre si el asesinato era una opción. La horrible manera en que realizó el asesinato no se correlaciona necesariamente con la cantidad de enojo que sentía Porco. Sin embargo, a lo largo de la entrevista, el investigador trató de vincular las emociones de Porco con el asesinato.

Aproximadamente a mitad de la entrevista, un detective de la policía del estado de Nueva York fue llamado para participar en el interrogatorio. Él fue muy responsable en su investigación, y no fue amenazante en su enfoque. Interrogó a Porco sobre su rasgo de grandiosidad, y a partir de ahí sobre el motivo de sus mentiras, sin mencionar nada relativo al asesinato. El detective no tuvo que intimidar a Porco para que admitiera que mentía. Sin embargo, a medida que avanzaba la entrevista, él también cayó en la misma estrategia que siguieron los otros detectives, que era utilizar un enfoque emocional y de confrontación.

Hay que pensar en cómo un fiscal podría usar esa admisión en un juicio con fines de destitución durante el interrogatorio de un acusado que declara inocencia. Si un acusado está dispuesto a mentir sobre los hechos más mundanos e inofensivos, ¿en qué está dispuesto a mentir cuando se trata de hechos importantes sobre un asesinato? El investigador debe tener en cuenta que atrapar a un delincuente de cuello rojo en una mentira no desquiciará emocionalmente al delincuente de cuello rojo para provocar una confesión. El criminal de cuello rojo simplemente irá a otra mentira. Contrariamente a la estrategia de investigación habitual, el remordimiento, la emoción y la pasión son irrelevantes, y el entrevistador debe explotar hábilmente este atributo psicopático. El investigador debería ser capaz de visualizar cómo se desarrollarán las respuestas inconsistentes e ilógicas del psicópata en un tribunal de justicia en beneficio de la fiscalía. Sin embargo, el criminal de cuello rojo no está pensando de antemano acerca de cómo se percibirán sus respuestas; el criminal es demasiado narcisista para ser lo suficientemente introspectivo, o para considerar cómo otros percibirán sus respuestas.

Por todo esto, es crucial que el investigador entienda a qué tipo de persona está entrevistando y elabore una estrategia efectiva. Desafortunadamente, la declaración de Porco a los investigadores no se usó en el juicio ya que los entrevistadores violaron su derecho constitucional de tener un abogado que lo represente a petición suya.

 

 

Los asesinos jóvenes ¿son psicópatas?. Club Ciencias Forenses

asesinos_jovenes_psicopatas

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Characteristics of Homicidal and Violent Juveniles” de David S y Geoffrey McKey en el que se investigan las características de los homicidas juveniles. 

La juventud homicida ha recibido considerable atención en los medios de comunicación y en la literatura de ciencias sociales en los últimos años. Debido a varios obstáculos metodológicos, se sabe relativamente poco sobre las características premórbidas y ofensivas de esta población. A pesar de los datos que sugieren una disminución general del homicidio juvenil desde 1993, las tasas siguen siendo preocupantes. Se ha observado que este fenómeno representa una gran preocupación social porque los perpetradores desafían las concepciones de larga data de la niñez y la adolescencia y crean serios dilemas para los sistemas de justicia penal y juvenil.

La mayoría de los estudios en esta área sufren de importantes limitaciones metodológicas al existir una dependencia excesiva en tamaños de muestra pequeños que limitan la validez externa de las conclusiones. Además, la mayoría de los estudios han utilizado muestras que abarcan un amplio rango de edad de delincuentes, que pueden ignorar diferencias importantes de desarrollo. Varios esfuerzos han utilizado muestras mixtas de personas homicidas agresivas y perpetradores de homicidios sin haber abordado directamente si los dos grupos son equivalentes en las variables de interés. Finalmente, los investigadores han demostrado una preferencia por estudiar a jóvenes que asesinan a miembros de la familia cuando, de hecho, este subgrupo representa solo del 10% al 20% de los casos de homicidio juvenil. Muchas de estas limitaciones metodológicas se pueden atribuir a la infrecuencia relativa de este delito y las dificultades relacionadas para encontrar una muestra grande en un entorno único.

Los estudios de predicción se han centrado en una variedad de factores psicológicos, cognitivos, familiares y ambientales que pueden estar asociados con el riesgo de un joven de asesinar. Los estudios con un enfoque en los predictores psicológicos han investigado la presencia del psicoticismo, las tendencias psicopáticas, o deficiencias de control de los impulsos en esta población. Los estudios de predicción cognitiva generalmente se han centrado en la inteligencia, las discapacidades de aprendizaje y las anomalías neurológicas. La mayoría de los estudios que examinan predictores familiares de homicidio en menores han examinado historias de abuso doméstico, inestabilidad y violencia, así como antecedentes penales y psiquiátricos anteriores. Finalmente, los estudios de predicción ambiental han examinado la influencia de las armas y las pandillas sobre el comportamiento homicida en la juventud.

El presente estudio que resumimos compara las características demográficas, históricas, clínicas, ofensivas y forense de una gran muestra de hombres jóvenes acusados ​​de asesinato con un grupo de comparación acusado de otros delitos graves y violentos. El objetivo principal del análisis es aumentar la comprensión de la juventud homicida a través de una comparación clínicamente significativa que mejora sobre varias debilidades metodológicas encontradas en estudios anteriores.

Para ello, se realizó una revisión de casos de una muestra grande de hombres jóvenes acusados ​​de delitos graves (es decir, asesinato, asalto y agresión con la intención de matar, secuestro, conducta sexual criminal, robo a mano armada, incendio premeditado y robo con allanamiento) que fueron derivados de 1987 a 1997 a un hospital psiquiátrico forense afiliado a una universidad para la evaluación preliminar de su competencia para ser juzgados y de su estado mental en el momento de la infracción. El funcionamiento psicológico, intelectual y social de cada menor fue evaluado por un psiquiatra y un psicólogo del personal al ingresar al establecimiento. Los diagnósticos del Eje I se obtuvieron mediante entrevistas semiestructuradas corroboradas por medidas de evaluación objetiva y protectora de la personalidad. Las estimaciones de inteligencia se obtuvieron utilizando medidas WISC-III y WAIS-R, así como los registros escolares anteriores. Los asistentes sociales del caso recopilaron historias personales de registros, miembros de la familia, documentos legales y otras fuentes de garantía. Un total de 30 hombres acusados ​​de asesinato se compararon con una muestra de 62 hombres acusados ​​de otros delitos graves y violentos. Las mujeres fueron excluidas del análisis debido a su muy baja representación (n = 7, 7.1%) en esta muestra.

Se recogieron datos demográficos, históricos, clínicos, ofensivos y forenses de cada cuadro hospitalario de menores, que incluía informes médicos, psicológicos y educativos previos, así como documentos legales, policiales y judiciales acompañantes. Los datos demográficos consistieron en la raza, la edad, el estado socioeconómico familiar, el estado de custodia (por ejemplo, en hogares de guarda) del menor y la presencia de hermanos. Datos históricos relacionados con la estabilidad familiar (por ejemplo, planteada por padres o adoptados), antecedentes familiares de salud mental, antecedentes de abuso físico, antecedentes de abuso sexual, antecedentes de negligencia, detenciones previas, colocación institucional correccional previa, antecedentes de abuso de sustancias, antecedentes mentales servicios de salud e historial de intentos de suicidio. Los datos clínicos contenían el grado actual y el estado de inscripción escolar del menor, colocación previa en clases remediales, emocionalmente discapacitadas, discapacitados mentales educables, historial de suspensiones o expulsiones, absentismo escolar y opinión del psiquiatra examinador del menor. Los datos ofensivos y forenses incluyen el número de cargos, la presencia de un codemandado, el uso de un arma, la ubicación del delito, la negación del acusado o la admisión de culpabilidad, la competencia para ser juzgado y tres variables que ocurren en el momento del delito: uso de sustancias, estado psiquiátrico (p. ej., descontinuación de medicamentos) y estado mental (p. ej., locura).

Para abordar los problemas metodológicos de las diferencias entre jóvenes acusados ​​de asesinato e intento de asesinato, los jóvenes de esta muestra acusados ​​de homicidio (n = 30) se compararon con jóvenes acusados ​​de intento de homicidio (asalto y agresión con intención de matar) (n = 27). Los resultados indicaron que no hubo diferencias significativas entre los grupos. En un análisis por separado, los juveniles se dividieron en tres grupos de edad (14 años y menos, 15 años y 16 años o más) para evaluar las diferencias en el desarrollo. No se encontraron diferencias significativas. Para abordar las preocupaciones de que los menores acusados ​​de intento de homicidio podrían ser diferentes de los delincuentes violentos no homicidas, se realizó un análisis por separado: no se encontraron diferencias significativas.

En cuanto a características demográficas, tampoco se observaron diferencias significativas entre las características demográficas de los dos grupos. La edad promedio fue de aproximadamente 15 años para los jóvenes homicidas y no homicidas. Aproximadamente las tres cuartas partes de los acusados ​​en ambos grupos eran afroamericanos. Una tendencia no significativa sugirió que los jóvenes homicidas tenían menos probabilidades de ser hijos únicos (13.3%) en comparación con otros jóvenes violentos (35.5%).

En cuanto a las características clínicas, los diagnósticos más frecuentes para jóvenes homicidas fueron trastorno de adaptación o abuso de sustancias (50.0%), mientras que los miembros del grupo no homicida eran más propensos a sufrir trastornos crónicos u orgánicos como trastorno de conducta, trastorno por déficit de atención, psicosis o trastornos del estado de ánimo (69.4%).

Por otro lado, se encontraron dos diferencias grupales significativas en las áreas de ofensas y características forenses. Los jóvenes homicidas tenían más probabilidades de haber actuado solos (46.7%) que los hombres acusados ​​de otros delitos violentos (8.1%). Además, los asesinatos fueron significativamente más probables de haber sido cometidos en un entorno doméstico (40%) en comparación con otras ofensas violentas (6.5%).

Otras dos características ofensivas merecen mención. Hubo una tendencia que indica que los jóvenes homicidas tenían más probabilidades (50%) de haber usado un arma de fuego que el grupo no homicida (19.4%) durante la comisión de la ofensa. Sin embargo, también hubo una tendencia que reflejó una mayor tasa de servicios de salud mental en el momento de la infracción en el grupo no homicida (40.5%) en comparación con la juventud homicida (8%). No se encontraron diferencias grupales significativas con respecto a las características forenses de la muestra. Sin embargo, una tendencia no significativa indicó que los jóvenes homicidas (78.6%) tenían más probabilidades de haber sido declarados competentes para ser juzgados que los jóvenes no homicidas (43.5%).

La mayoría de los acusados ​​de homicidio tenían un CI dentro del rango normal de inteligencia. Estos resultados son consistentes con estudios previos de autores de homicidios adolescentes que informan de rangos de CI dentro del rango límite a normal. El estado escolar general de los acusados ​​de homicidio, sin embargo, fue pobre. Muchos habían repetido al menos un grado (59.3%), habían estado en clases con problemas de aprendizaje (19.2%) y / o tenían antecedentes de absentismo escolar (60.0%) o expulsiones previas (71.4%). Sin embargo, los menores enfrentados a cargos por homicidio en esta muestra tenían menos probabilidades de repetir un grado o estar en clases con discapacidades de aprendizaje en comparación con poblaciones similares. Por lo tanto, si bien esta población puede, en promedio, poseer una inteligencia adecuada y tasas comparativamente bajas de desórdenes crónicos externos, sus historias escolares aún sugieren un ajuste deficiente, desconexión y relaciones interpersonales posiblemente tensas.

¿Escuchan voces en su cabeza? Realidad vs. Simulación. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Listening to voices: The use of phenomenology to differentiate malingered from genuine auditory verbal hallucinations” de McCarthy-Jones y Philip Resnick,  en el que se explican las características fundamentales del fenómeno de “escuchar voces en la cabeza” y las pautas principales para diferenciar un caso genuino de uno simulado.

Las experiencias de oír voces en ausencia de cualquier estímulo externo apropiado, referidas en la literatura psiquiátrica como alucinaciones verbales auditivas (AVH), son una característica común de muchos trastornos psiquiátricos. Aunque se encuentran con mayor frecuencia en personas diagnosticadas con esquizofrenia, con aproximadamente tres de cada cuatro personas con este diagnóstico que experimentan AVH, también se pueden encontrar en personas con otros diagnósticos psiquiátricos como trastorno bipolar, trastorno límite de la personalidad y trastorno de estrés postraumático, así como como miembros sanos de la población general.

Los profesionales de la salud mental capacitados pueden ser engañados por personas que afirman falsamente experimentar AVH. Aunque hay pocas razones para sospechar que las personas angustiadas que acuden habitualmente a los servicios de salud mental afirman falsamente que escuchan voces, hay una serie de situaciones en las que puede haber un beneficio potencial para que las personas afirmen falsamente estar experimentando AVH. Se dice que estos individuos están simulando, lo que el DSM-IV-TR define como “la producción intencional de síntomas físicos o psicológicos falsos o extremadamente exagerados, motivados por incentivos externos”. Estos incentivos externos pueden incluir obtener pagos injustificados de asistencia social o escapar de la persecución ya sea por incompetencia para ser juzgado o por la locura en el juicio. La existencia de acusados ​​que simulan AVH en casos penales y personas que simulan AVH para obtener una ventaja financiera están bien documentados. De hecho, se ha afirmado que los AVH son el síntoma de psicosis con más frecuencia simulado por los acusados ​​delictivos.

Las razones por las que los individuos eligen simular específicamente las AVH (a diferencia de otras experiencias asociadas con la psicosis) pueden incluir la percepción de asociación entre AVH y locura a la vista del público, y la efectividad de AVH en potencialmente obtener un motivo de demencia exitoso, ya que una persona no es responsable de su conducta criminal si al momento de tal conducta como resultado de una enfermedad mental o defecto que carece de capacidad sustancial para apreciar la criminalidad de su conducta o para ajustar su conducta a los requisitos de la ley.

Por ello, el actual artículo resumido explica que la opinión primero debe establecer si el acusado tenía una “enfermedad o defecto mental”. Un diagnóstico psiquiátrico per se no es suficiente para cumplir con este requisito. El DSM-IV-TR  contiene un descargo explícito de que simplemente tener un diagnóstico incluido en el manual no implica que cumpla con los criterios legales para una enfermedad mental en una defensa por demencia. Dado que las AVH se definen como un síntoma característico de la esquizofrenia, y que la Declaración de posición de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría de 1982 sobre la defensa contra la locura estableció que para que un trastorno sea una “enfermedad o defecto mental” debería “ser de la gravedad (si no siempre de la calidad) de las condiciones que los psiquiatras diagnostican como psicosis “, es probable que las AVH conduzcan al juicio de que el individuo tiene una” enfermedad o defecto mental “.

En segundo lugar, la opinión de los expertos debe establecer evidencia de capacidad. Las AVH puede abrumar la capacidad de un individuo de conformar su conducta a los requisitos de la ley. De manera similar, en el caso de un decreto deficiente (en el que una persona escucha la voz de Dios que le ordena llevar a cabo una acción), un acusado penal podría argumentar que no conocía la ilicitud de sus acciones y, por lo tanto, calificar para la locura en los paises que no tienen un brazo “incapaz de abstenerse” de la prueba de locura. Al decidir si una persona puede negarse a obedecer un comando de AVH, el evaluador debe evaluar las consecuencias que un individuo cree que seguirá como resultado de no obedecer la voz. Las consecuencias percibidas por no obedecer una alucinación de mando pueden variar desde un sueño inquieto, a un peligro significativo para uno mismo, a la creencia de que el alma pasará la eternidad en el Infierno. Solo las consecuencias de la severidad de estos últimos tipos probablemente cumplan con el estándar de locura.

Finalmente, el acusado debe establecer que la AVH jugó un papel causal en la ofensa. Aquí es crítico para el evaluador psiquiátrico establecer la relación entre el AVH y el comportamiento criminal del acusado. En resumen, dado que las AVH verídicas pueden, por las razones mencionadas anteriormente, conducir a una defensa de demencia exitosa, las AVH simuladas pueden conducir a un resultado de prueba injusto.

Si bien la existencia de AVH simuladas naturalmente enfoca la atención en prevenir que los errores involuntarios de la justicia derivados de AVH simulados no sean detectados, también existe el peligro de injusticia que resulta de que alguien que realmente ha experimentado AVH sea incorrectamente etiquetado como simulador. Este problema fue planteado por un estudio  de Rosenhan, quien se puso en contacto con el personal de un hospital para informarles que en algún momento durante los siguientes 3 meses, una o más personas que fingían AVH tratarían de ingresar al hospital psiquiátrico. De 193 juicios sobre pacientes realizados por el personal y obtenidos por Rosenhan, el 21% fueron acusados ​​con alta confianza de estar fingiendo. Entonces se reveló que, de hecho, Rosenhan no había enviado ningún pseudopaciente al hospital. Por lo tanto, es bastante plausible que, en un tribunal de justicia, algunos acusados ​​que honestamente informan haber tenido AVH puedan ser considerados erróneamente por testimonio experto como simuladores.

La capacidad de evaluar con precisión si las AVH reivindicadas son verídicas o simuladas es, por lo tanto, de crucial importancia, particularmente para el resultado de juicios penales en los que el acusado afirma que tales experiencias son relevantes para su defensa o su competencia para ser enjuiciado. Los médicos llamados a hacer este juicio deben tener un conocimiento detallado de la fenomenología de AVH genuinos. Tales decisiones también pueden ser informadas provechosamente por el conocimiento de la fenomenología de las AVH simuladas.

Por todo esto, es fundamental conocer la fenomenología de las AVH genuinas tal como lo establece la investigación contemporánea. En este artículo que resumimos, los autores explican con detenimiento determinadas características que pueden diferenciar una AVH simulada de una real, por lo que a continuación se nombrarán algunas de las características más destacadas.

La primera es relativa a la hipótesis de que, por lo general, las voces provienen del interior de la cabeza (con el corolario de que las voces que se oyen como provenientes de fuera de la cabeza son atípicas). Sobre esto, la evidencia de investigación no respalda la afirmación de que las voces localizadas son emblemáticas de AVH genuino, y las voces localizadas externamente son atípicas. Por ejemplo, un estudio encontró que de 199 pacientes psiquiátricos (81% que habían sido diagnosticados con esquizofrenia), el 38% escucharon ambas voces provenientes de dentro y fuera de su cabeza, 34 % solo escuchó voces localizadas internamente, y 28% solo escuchó voces localizadas externamente. El segundo estudio más grande de esta pregunta, que estudió a 100 pacientes psiquiátricos (la mayoría con un diagnóstico de esquizofrenia), encontró que el 38% de los pacientes describió tener una voz que se encontraba dentro de su cabeza, mientras que el 49 % de la muestra escuchó sus voces a través de sus oídos como estímulos externos.

La segunda hipótesis, es relativa a que las voces son típicamente las de personas famosas o de grupos de personas o de extraños. Un número significativo de personas diagnosticadas con esquizofrenia identifican sus voces como las de personas famosas. Sin embargo, las voces alucinadas a menudo también eran conocidas por el paciente en la vida real, lo que indica que pueden modelarse en la memoria de una voz real. De hecho, en su estudio, el 46% de los pacientes escucharon voces que podrían identificarse como personas reales y conocidas, como un pariente, un vecino o un médico. Además, una investigación de McCarthy-Jones et al.  mostró que el 70% de los pacientes informaron que las voces que escuchaban eran como las de las personas que les habían hablado en el pasado. La literatura más amplia de AVH también está repleta de ejemplos de personas que oyen voces de personas que conocen personalmente y que han conocido en el pasado. Finalmente, en términos de escuchar las voces de grupos de personas, McCarthy-Jones et al.  encontraron que el 53% de los pacientes nunca oyeron todas sus voces hablar al mismo tiempo (como un coro).

 Entre las propiedades típicas de AVH están que los pacientes pueden escuchar un mayor número de voces de lo que se pensaba anteriormente, se demostró que las voces que hablaban en un volumen conversacional normal eran menos comunes de lo que se había pensado anteriormente, y que el 12% de los pacientes informaron escuchar voces que sentían eran idénticas “repeticiones” de recuerdos de conversaciones previas que habían experimentado (una experiencia más frecuentemente asociada con el trastorno de estrés postraumático que la psicosis). Al agregar estos hallazgos al corpus de investigación existente en esta área, se puede mejorar el perfil de la fenomenología de una “AVH típica”, que puede usarse como un mejor criterio para evaluar la validez de las AVH reclamadas. Además, el oyente de voz generalmente podrá identificar quiénes son al menos algunas de las voces (por ejemplo, identificar a algunas de ellas como personas reales y conocidas, o atribuir la voz a una entidad sobrenatural como Dios o el Diablo). Por lo general, las voces se escuchan varias veces al día o la mayoría de las veces, y la duración de cada instancia es muy variable (dura desde apenas unos segundos hasta que dura más de una hora). Las voces intentarán influir en la actividad del oyente vocal emitiendo comandos para realizar acciones específicas, y también pueden juzgar al oyente de la voz, típicamente de manera negativa, a través de comentarios críticos o abusivos dirigidos a él / ella. Además de estas voces negativas, las voces positivas muy a menudo se informarán, que son amables, amorosas y de apoyo. Las voces tenderán a ser muy repetitivas en lo que dicen. El que escucha la voz tendrá cierto control sobre sus voces, y algunos podrán hacer preguntas a las voces y obtener respuestas. Las voces individuales también suelen ir acompañadas de voces de murmullo de fondo. Además de esto, los que escuchan la voz generalmente podrán recordar claramente la primera vez que escucharon la voz, y también informarán otras formas de alucinaciones, como música, clics y golpes, alucinaciones visuales y / o alucinaciones táctiles. Además, habrán desarrollado una gama de estrategias para hacer frente a sus voces, informarán que sus voces se vuelven más frecuentes cuando están solos, y que los factores contextuales (por ejemplo, su estado de ánimo) impactan la frecuencia de sus voces.

Por otro lado, existen algunas propiedades atípicas de los AVH. La técnica de preguntar sobre la presencia de características atípicas de una experiencia como método para evaluar la simulación ha sido empleada con éxito con relación a la simulación de síntomas psiquiátricos. Estas propiedades atípicas incluían estar asociado con delirios en todos los casos, usar un lenguaje artificial, no depender del contexto, ser insoportablemente angustiante y no existir estrategias para disminuir las voces malévolas, obedecer todas las órdenes y no mostrar evidencia conductual de distracción. McCarthy-Jones et al. encontraron que el 48% de los que escuchan la voz dijeron que sus voces estaban “constantemente con ellos”, incluso si no hablaban continuamente. También hay alguna evidencia de que muchos oyentes pueden escuchar voces en ausencia de ideación delirante. Se podría agregar a la lista los items encontrados por McCarthy-Jones et al. Que encontraron que en menos del 5% de los pacientes con AVH existía una voz cuyo tono de voz normal es gritar o chillar, escuchaban solo voces femeninas o solo voces de niños, nunca escuchaban la misma voz dos veces, y nunca escuchaban voces con el mismo tema o contenido. Estos ítems se combinan con los ítems señalados como atípicos, así como otros hallazgos de la literatura de investigación, para crear una lista de propiedades atípicas de las AVH. Todas estas propiedades, junto con otras como alegar que no se puede resistir a todos los comandos AVH, han sido utilizados explícitamente por los expertos como parte de sus consideraciones de que los que escuchan la voz estaban simulando sus AVH en casos judiciales.

En resumen, este documento ha identificado las propiedades fenomenológicas típicas y atípicas de las AVH, y revisó lo que se sabe sobre la fenomenología de las AVH simuladas. Ahora se requiere más trabajo, basándose en estos hallazgos, para establecer una herramienta psicométrica confiable y válida que pueda usarse para evaluar la validez de las afirmaciones de un individuo de haber experimentado AVH. Dicha herramienta podría tener el potencial de reducir los errores de justicia que ocurren a través de AVH simuladas que pasan desapercibidas, y a través de AVHs genuinos que son erróneamente etiquetados como simulados.

La relación entre la violencia de pandilleros y los trastornos psiquiátricos. Club de Ciencias Forenses.

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del experimento presentado en el artículo “Gang Membership, Violence, and Psychiatric Morbidity” de Jeremy Coid y Simone Ullrich en el que se investiga la posible influencia de la violencia que rodea a los jóvenes miembros de pandillas con el desarrollo de trastornos psiquiátricos.

La violencia es una característica a menudo presente en las pandillas, junto con la criminalidad y el abuso de sustancias. En EEUU, el control de armas ha dado como resultado bajas tasas de homicidios que involucran armas de fuego, pero se estima que los pandilleros llevan a cabo la mitad de todos los tiroteos de EEUU y el 22% de los delitos violentos graves. La difusión de la violencia relacionada con las pandillas se asemeja a un modelo epidemiológico de “infección central” que explica un proceso de contagio social en el que las pandillas evalúan y responden a las acciones violentas altamente visibles de otras pandillas, intentando alcanzar el dominio a través de la retribución violenta. La violencia para ellos es necesaria para construir y mantener el estado personal y reforzar la cohesión del grupo, es instrumental para obtener acceso sexual y dinero a través del robo y la intimidación, y puede ser una fuente de emoción. Aun conociendo todo esto, no hay suficientes investigaciones sobre la posible relación entre la violencia de pandilleros y la morbilidad psiquiátrica (que no sea por el uso indebido de sustancias) o si representa una carga para los servicios de salud mental. Los estudios epidemiológicos han demostrado que la morbilidad psiquiátrica se asocia con el comportamiento violento, aunque los mecanismos implicados son complejos y no se entienden completamente. Además de la violencia hacia los demás, la violencia de las pandillas puede generar altos niveles de victimización traumática y miedo a la violencia.

A través de su violencia, los miembros de pandillas están potencialmente expuestos a múltiples factores de riesgo de morbilidad psiquiátrica. En el artículo que resumimos se investigaron las asociaciones entre la pertenencia a una pandilla, el comportamiento violento y la morbilidad psiquiátrica en una muestra nacional representativa de hombres jóvenes y para identificar los factores explicativos. Se examinaron las asociaciones entre conductas violentas, actitudes y experiencias de violencia, una variedad de trastornos mentales y el uso de servicios de salud mental. Para identificar los efectos específicos de los pandilleros, se comparan a los miembros de las pandillas con hombres jóvenes que eran violentos pero no pertenecían a pandillas.

Se realizó una encuesta en ubicaciones aleatorias de Inglaterra, Escocia y Gales, a jóvenes de entre 18 y 34 años de edad. En primer lugar, se seleccionaron jóvenes negros y de minorías étnicas de las áreas de salida con un mínimo de 5% de habitantes negros y de minorías étnicas. En segundo lugar, los hombres jóvenes de las clases sociales más bajas (grados D y E, según lo definido por la Sociedad de Investigación de Mercado, basada en el jefe del hogar: trabajadores manuales semicalificados, no calificados y ocasionales, y jubilados y beneficiarios de asistencia social) fueron seleccionados de las áreas en que había un mínimo de 30 hombres entre 18 y 64 años de edad en estos grados sociales. Las últimas encuestas se basaron en áreas de salida en dos lugares caracterizados por una alta membresía de pandillas, el distrito londinense de Hackney y Glasgow East, Escocia. Los mismos principios de muestreo aplicados a cada tipo de encuesta.

En primer lugar se evaluó si los participantes sufrían psicosis (analizando los criterios recogidos en el DSM-IV), niveles de ansiedad y depresión, o si habían intentado deliberadamente suicidarse o tomaban psicótropos prescritos.

Posteriormente, todos los participantes fueron interrogados sobre el comportamiento violento, incluso si habían estado “en una pelea física, habían agredido o golpeado deliberadamente a alguien en los últimos 5 años”.  Se buscó información sobre la cantidad de incidentes violentos en los que habían participado y sus actitudes y experiencias con respecto a la violencia. También se les preguntó: “¿Actualmente usted es miembro de una pandilla?” Para su inclusión en el estudio, los miembros de pandillas deben respaldar la membresía de una pandilla y uno o más de los siguientes: actividades criminales graves o condenas, participación con amigos en actividades delictivas o participación en peleas de pandillas durante los últimos 5 años.

Los participantes se dividieron en tres grupos mutuamente excluyentes de acuerdo con la participación en la violencia y la membresía en pandillas: 1) hombres no violentos: participantes que no informaron ningún comportamiento violento en los últimos 5 años y no pertenecían a una pandilla; 2) hombres violentos: participantes que informaron violencia en los últimos 5 años, pero no pertenencia a una pandilla o participación en peleas de pandillas; y 3) miembros de pandillas.

Finalmente, se investigó si las asociaciones entre 1) pertenencia a pandillas, 2) violencia y 3) uso de psicopatología o servicio, se explicaban por las actitudes hacia la violencia, las experiencias de victimización y las características de las conductas violentas. Las posibles variables explicativas se identificaron primero al probar su asociación con 1) pertenencia a una pandilla o violencia y 2) uso de psicopatología o servicio. Solo si ambas asociaciones fueron significativas se seleccionaron las variables y luego se ingresaron en un modelo ajustado, con la pertenencia al grupo como la variable independiente y el uso de la psicopatología o el servicio como la variable dependiente.

Los resultados mostraron lo siguiente: La muestra incluyó a 4.664 hombres entre 18 y 34 años de edad: 1.822 (39,1%) de la encuesta principal; 969 (20.8%) de la muestra de minorías étnicas; 555 (11.9%) de la muestra de hombres de clases sociales más bajas; 624 (13.4%) de Hackney; y 694 (14.9%) de Glasgow Este. Del total de la muestra, 3.285 (70.4%) informaron que no hubo violencia en los últimos 5 años, 1.272 (27.3%) reportaron agredir a otra persona o involucrarse en una pelea, y 108 (2.1%) informaron pertenencia actual a una pandilla.

Los hombres violentos eran más jóvenes en promedio que los hombres no violentos, más eran nacidos en el país y desempleados, y menos eran negros o del subcontinente indio. Los miembros de pandillas también eran más jóvenes que los hombres no violentos, menos propensos a ser solteros y no pertenecientes al Reino Unido.

En cuanto a la morbilidad psiquiátrica y el uso de servicios psiquiátricos por hombres no violentos, hombres violentos y miembros de pandillas, los datos muestran un marcado declive: la morbilidad psiquiátrica y el uso del servicio fueron poco frecuentes entre los hombres no violentos, pero aumentaron progresivamente de los no miembros violentos a los miembros de las pandillas. Este gradiente se confirmó para todos los resultados, excepto la depresión.

Además, los hombres violentos difieren del grupo de referencia no violento en sus actitudes hacia la violencia y la victimización violenta. Sin embargo, se observaron mayores diferencias entre los miembros de pandillas y los hombres no violentos. Los miembros de las pandillas eran significativamente más propensos que los hombres no violentos a ser víctimas de la violencia y temer una mayor victimización violenta. También eran más propensos a experimentar rumiaciones violentas y más preparados para actuar violentamente si no los respetaban. Estas actitudes y experiencias también fueron significativamente más altas en los miembros de pandillas que en los hombres violentos. Las características de la violencia entre los miembros de las pandillas también diferían considerablemente de las de los hombres violentos que no eran miembros de pandillas. Los miembros de pandillas reportaron significativamente más incidentes violentos y eran más propensos a tener condenas anteriores por violencia, a denunciar el uso de violencia instrumental y a sentirse emocionados por la violencia.

Los hombres violentos y los miembros de pandillas fueron significativamente más propensos a reconocer las actitudes positivas hacia la violencia, el aumento de la victimización violenta y las características más severas de la violencia. En cuanto a las probabilidades de psicopatología y uso del servicio clínico entre los hombres violentos después de tener en cuenta sus actitudes hacia la violencia y sus experiencias de victimización violenta (porcentaje de cambio en las probabilidades explicado por estas variables). Una vez que se tuvieron en cuenta las actuaciones violentas, el miedo a la victimización y la victimización violenta, algunas de las asociaciones previamente observadas entre los hombres violentos y la psicosis se redujeron considerablemente en tamaño y ya no eran significativas. Estas mismas variables también explicaron la alta probabilidad en este grupo de haber consultado a un psiquiatra o psicólogo y de la admisión psiquiátrica. Sin embargo, estas reducciones no se observaron en algunos de los resultados: los trastornos de ansiedad, la dependencia del alcohol, el trastorno de personalidad antisocial, el intento de suicidio, la consulta con médicos generales y el uso de medicación psicotrópica se redujeron en tamaño pero aún fueron significativos.

Se observó un patrón similar cuando se comparó a los miembros de pandillas con hombres no violentos, con la adición de que la prevalencia discrepante de los trastornos de ansiedad también se explicaba por las actuaciones violentas, el miedo a la victimización y ser víctima de la violencia.

Por último, la comparación de pandilleros y hombres violentos mostró que sus tasas más altas de trastorno de personalidad antisocial, intento de suicidio, consulta con un psiquiatra o psicólogo y admisión psiquiátrica se explicaron sustancialmente por sus actitudes positivas hacia la violencia, sus mayores experiencias de victimización y las características de su comportamiento violento.

Por tanto concluimos que existen niveles desmesuradamente altos de morbilidad psiquiátrica y el uso de servicios de salud asociados entre jóvenes británicos que son miembros de pandillas.

¿Existe relación entre la reincidencia criminal de mujeres y los trastornos mentales?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Risk of repeat offending among violent female offenders with psychotic and personality disorders” de Hanna Putkonen, Mark Eronen y Erkki Kormulainen,  cuyo objetivo fue examinar la tasa de reincidencia criminal entre mujeres delincuentes evaluadas por psiquiatras forenses, comparar esta tasa con la de otras delincuentes violentas y analizar las variables explicativas de la reincidencia.

Aunque los delincuentes violentos y su amenaza futura son preocupaciones actuales, hay poca información sobre la reincidencia entre las mujeres delincuentes. Un estudio encontró que delincuentes delictivos en el Centro de Detención de Winnipeg eran reincidentes en el 73% de los casos, y que los problemas de alcohol o de drogas se relacionan con la reincidencia. La asociación entre los trastornos mentales y el homicidio y la reincidencia también se ha estudiado y discutido ampliamente. Este estudio se centra en cuestiones de reincidencia criminal para todas las mujeres referidas para evaluación psiquiátrica forense antes de la sentencia por homicidio o intento de homicidio en Finlandia. Los objetivos del estudio fueron investigar la tasa de criminalidad antes y después de la ofensa, comparar esto con delincuentes violentos sin enfermedad mental, y analizar las asociaciones estadísticas de reincidencia con variables explicativas.

Durante el período de recolección del estudio, más del 90% de los homicidios en Finlandia se resolvieron cada año. Las mujeres respondían aproximadamente al 10% del total de los casos de homicidio. La práctica establecida en Finlandia es que los infractores de homicidios se sometan a un examen psiquiátrico forense detallado antes de la sentencia o que al menos sean evaluados por un psiquiatra para ayudar al tribunal a decidir si se necesita o no ese examen. Este estudio se centró en las 132 mujeres que recibieron una evaluación psiquiátrica forense después de haber sido condenadas por homicidio o intento de homicidio; 22 habían cometido un asesinato, seis habían sido acusados ​​de intento de asesinato, 55 habían cometido homicidio, 42 habían sido acusados ​​de intento de homicidio y siete habían cometido un delito de homicidio neonato. Todos los sujetos eran caucásicos finlandeses y la edad media fue de 33 años.

Se recopiló información sobre la actividad delictiva antes de la ofensa de los informes de exámenes psiquiátricos forenses, y se recopiló información sobre la actividad delictiva antes y después de la ofensa. La información se analizó como una variable de por vida para producir una visión general del historial de delitos de los sujetos y las estadísticas de supervivencia. Se incluyen en el estudio todas las ofensas y se condifican de acuerdo con la gravedad. Los delitos violentos incluyen homicidio, intento de homicidio o cualquier ataque.

En Finlandia, el tribunal decide si se requiere o no un examen psiquiátrico forense para evaluar la responsabilidad penal de un perpetrador de homicidio. Lo realiza un psiquiatra forense, que siempre es un funcionario del estado (es decir, el psiquiatra es pagado por el estado y se espera que sea lo más objetivo posible). El examen es muy minucioso e incluye una evaluación psiquiátrica exhaustiva; pruebas psicológicas estandarizadas, evaluación de la condición física, incluidas las pruebas de laboratorio y la observación constante del delincuente por parte del personal hospitalario que dura normalmente de 4 a 8 semanas. Se recomienda al psiquiatra forense que calcule los trastornos mentales más graves (psicosis> trastornos de la personalidad> trastornos de ansiedad o distimia), si los hubiera, de los que sufrió el delincuente durante la ofensa. Después del examen, el psiquiatra forense presenta un informe detallado con el diagnóstico. El informe es luego examinado por al menos dos psiquiatras independientes y por al menos un abogado. Para mejorar aún más la fiabilidad de los diagnósticos, también se permite que otro psiquiatra forense independiente reevalúe los datos de diagnóstico. En 127 de 132 casos (96.2%), los psiquiatras estuvieron de acuerdo.

Para el estudio, se clasificaron los diagnósticos de la siguiente manera: trastornos psicóticos (28%), trastornos de la personalidad (61%) y ningún trastorno (11%). De las 37 mujeres con trastornos psicóticos, 14 también tenían un diagnóstico de trastorno comórbido de la personalidad, pero solo se clasificaron en trastornos psicóticos según la convención. También se incluyeron el diagnóstico de dependencia del alcohol o las drogas (45%) como variable de fondo. El tiempo medio de seguimiento para los delincuentes reincidentes fue de 4 años.

Los resultados mostraron lo siguiente: Después de la ofensa, 31 (23%) de 132 habían cometido ofensas repetidas, 15% de las cuales eran violentas. De estos delincuentes reincidentes, 25 (81%) de 31 tenían un trastorno de la personalidad, 10% tenían un trastorno psicótico y 90% habían cometido delitos antes de la ofensa. De todas las 132 mujeres, 74 (56%) habían cometido algún delito antes de la ofensa, el 33% de las cuales eran violentas. De estos, 58 (78%) de 74 fueron diagnosticados con un trastorno de la personalidad, y el 18% fueron diagnosticados con un trastorno psicótico.

Dos mujeres cometieron un nuevo homicidio después de su homicidio inicial, y dos habían cometido homicidio antes del homicidio estudiado. Todas tenían desórdenes de personalidad. Otras cinco mujeres fueron condenadas por intento de homicidio después de su delito principal, y cuatro fueron condenadas por intento de homicidio antes de su delito principal. Trece mujeres cometieron delitos violentos después y 35 antes de su delito principal.

La repetición de la ofensa ocurrió temprano durante el período de seguimiento; El 48% cometió otra ofensa dentro de los primeros 2 años del evento. Hubo dos grupos de reincidencia: uno poco después de la ofensa y el otro poco después de la liberación de la prisión. De los delincuentes reincidentes, el 80% cometió su delito dentro de los primeros 2 años después de la liberación de la prisión o el hospital. Once mujeres cometieron su ofensa de seguimiento antes de ser liberadas: tres en prisión, una en el hospital, cuatro días después de su delito pero antes del arresto, dos en libertad y en espera de sentencia, y una después de escapar de prisión. La edad joven y la dependencia del alcohol o las drogas aumentaron el riesgo de que los sujetos sean reincidentes.

Concluimos por tanto que de las mujeres con trastornos de la personalidad, el 31% eran reincidentes, y todas las reincidentes de homicidio tenían trastornos de la personalidad, por lo que se entiende que la reincidencia violenta, incluido el homicidio, está asociada con el trastorno de personalidad antisocial. Solo tres (8%) de los sujetos psicóticos cometieron ofensas repetidas.

¿Son realmente diferentes las mujeres acosadoras y los hombres acosadores?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “A study of women who stalk”, de Rosemary Purcell y Pathe Michele, que examinan si las mujeres acosadoras difieren de sus homólogos masculinos en psicopatología, motivación, comportamiento y propensión a la violencia.

El término “acosador” se describe habitualmente como un “hombre que persigue a un sujeto del sexo contrario”. Los estudios clínicos y epidemiológicos confirman que los autores principales de este crimen son los hombres y que la abrumadora mayoría de las víctimas son mujeres. No obstante, el acoso es un comportamiento neutral en cuanto al género. Sin embargo, se le ha prestado poca atención a las mujeres que persisten en inmiscuirse y acechar a otros.

Ser acosado por mujeres no es raro. Los estudios basados ​​en la comunidad sobre la victimización por acecho indican que las mujeres son identificadas como perpetradoras en el 12% -13% de los casos. Los estudios realizados en entornos de salud mental forense han informado tasas más altas, a menudo reflejando la mayor incidencia de erotomanía en estas poblaciones. El 32% de los sujetos (N = 24 de 74) investigados por una unidad especializada en anti-acoso eran mujeres, seis de los cuales fueron clasificadas como erotómanas. Una investigación de Harmon encontró similarmente que el 33% de acosadores (N = 16 de 48) referidos a una clínica de psiquiatría forense eran mujeres, aunque esta tasa bajó al 22% (N = 38 de 175) en un estudio posterior y más grande. Otros estudios han informado tasas entre el 17% y el 22%. Además de los relatos de víctimas de primera mano, abundan ejemplos ilustrativos de hostigadoras en informes de prensa sobre el acoso de celebridades (por ejemplo, el actor Brad Pitt, la autora Germaine Greer y el presentador David Letterman).

A pesar de la frecuencia con la que las mujeres se dedican al acoso, hasta ahora ningún estudio ha considerado los contextos en los que este comportamiento emerge entre las mujeres o si las acosadoras se diferencian de sus contrapartes masculinas en relación con las características de acoso o propensión a la violencia. Una mayor conciencia y atención a este problema se indica por varias razones. En nuestra experiencia, aquellos que se ven víctimas de un acosador femenino a menudo se enfrentan a la indiferencia y el escepticismo de las fuerzas del orden y otras agencias de ayuda. No es infrecuente que las víctimas masculinas aleguen que sus quejas han sido trivializadas o desestimadas, a algunas víctimas se les dice que deben ser “halagadas” por toda la atención. En el caso del acoso por parte de mujeres del mismo sexo, la orientación sexual tanto de la víctima como del perpetrador se cuestiona con frecuencia, y las autoridades a menudo adoptan de manera inapropiada un motivo homosexual. Los estudios de victimización indican que las mujeres rara vez son enjuiciadas por delitos de acoso, y es más probable que se proceda con la intervención de la justicia penal en los casos en que un sospechoso acusado de acechar a una mujer. La evidencia disponible sugiere que el acoso por parte de las mujeres todavía no se ha otorgado al grado de seriedad asociado al acoso perpetrado por los hombres. Esto a pesar de cualquier evidencia empírica que pueda existir (o no) de que las mujeres son menos intrusas o persistentes en su acoso o representan una amenaza menor para sus víctimas.

El estudio que resumimos describe un grupo de mujeres acosadoras y las compara con un grupo de acosadores masculinos para examinar cualquier diferencia en las características demográficas; estado psiquiátrico; motivación, métodos o duración del acecho; o las tasas de amenazas asociadas y asalto.

El material del caso se extrajo de referencias durante un período de 8 años (1993-2000) a una clínica comunitaria de salud mental forense que se especializa en la evaluación y el manejo de los acosadores y las víctimas de acecho. Las remisiones provenían de todo el estado australiano de Victoria (población: 4,7 millones), predominantemente a través de tribunales, servicios correccionales comunitarios, policía y médicos. La información de colaboración estaba disponible por lo general en forma de declaraciones de víctimas, resúmenes policiales de los delitos, registros penales oficiales e informes psicológicos o psiquiátricos. Para los propósitos de este estudio, definimos el acoso como un intento persistente (duración de al menos 4 semanas) y repetido (10 o más) de comunicarse con una víctima que percibió el comportamiento como desagradable y provocador de miedo. Esta fue una definición intencionalmente conservadora para garantizar que los miembros del grupo de estudio fueran inequívocamente acosadores. La clasificación psiquiátrica empleó los criterios DSM-IV.

Se identificó un subgrupo de mujeres acosadoras y se las comparó con sus contrapartes masculinas en relación con las características demográficas y de acecho. Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto al perfil demográfico, de 190 acechadores remitidos a la clínica durante el período de estudio, 40 (21%) eran mujeres. La edad media de las mujeres fue de 35 años (rango = 15-60). Solo tres mujeres tenían relaciones íntimas estables cuando comenzaron sus actividades de acecho; la mayoría eran solteras (60%, N = 24), con 33% (N = 13) separadas o divorciadas. La mayoría tenían trabajo, aunque el 35% estaban desempleadas. Los acosadores masculinos y femeninos no difirieron en términos de edad o estado civil o de empleo. Sin embargo, las acosadoras eran significativamente menos propensas que los acosadores masculinos a tener antecedentes de ofensas criminales o delitos violentos.

En cuanto al estado psiquiátrico, se encontraron 12 trastornos delirantes manifestados (tipo erotomaníaco [N = 81 y tipo celoso [N = 21, con dos infatuaciones mórbidas categorizadas como trastorno delirante, tipo no especificado]). El otro eje que se diagnosticó fue esquizofrenia (una de los cuales exhibió ideas delirantes erotomaníacas), trastorno bipolar y trastorno depresivo mayor. Se diagnosticaron trastornos de la personalidad en 20 de las mujeres acosadoras (predominantemente dependientes [N = 61, límite de personalidad [N = 61, y tipos narcisistas [N = 31]). No se asignó un diagnóstico en dos casos. La tasa de abuso de sustancias fue menor en mujeres que en hombres acosadores. En la parte contraria, el perfil de diagnóstico (presencia de trastornos delirantes, trastornos de la personalidad, parafilias, esquizofrenia u otros trastornos del eje I) de las mujeres acosadoras no difirió significativamente del de los acosadores.

Sobre la relación previa con la víctima, en el 95% de los casos, las mujeres acosadoras persiguieron a alguien previamente conocido por ellos. 16 (40%) de las víctimas eran contactos profesionales, que en la mayoría de los casos eran profesionales de la salud mental, aunque también había varios profesores perseguidos o profesionales del derecho. En aproximadamente el 23% de los casos (N = 9), la víctima era una ex pareja íntima (siete eran hombres, dos eran mujeres). Alrededor del 18% (N = 7) fueron víctimas a través de otros contextos relacionados con el trabajo (por ejemplo, colegas o clientes), y el 15% (N = 6) fueron conocidos casuales. Solo dos mujeres acechaban extraños. La naturaleza de la relación anterior difería significativamente de la de los acosadores masculinos, siendo las mujeres acosadoras significativamente más propensas a apuntar a contactos profesionales y significativamente menos propensas a perseguir extraños.

La tasa de acoso entre personas del mismo sexo fue significativamente mayor entre las mujeres acosadoras, con 48% (N = 19) persiguiendo a otras mujeres, mientras que 9% (N = 13) de los hombres acosaron a otros hombres.

Sobre la motivación para la búsqueda y el contexto en el que surgió, el 45% (N = 18) de las mujeres acosadoras fueron clasificadas como buscadoras de intimidad, el acoso surgió del deseo de establecer una intimidad íntima y amorosa con la víctima, que en la mayoría de los casos (78%, N = 14 de 18) fue un contacto profesional. Diez mujeres (25%) fueron consideradas acosadoras “rechazadas”, que respondieron a la terminación de una relación cercana persiguiendo a la víctima. En la mayoría de los casos de acoso rechazado, el acoso siguió a la ruptura de una relación sexual íntima, aunque una mujer comenzó a acosar a su psiquiatra después del cese abrupto de la psicoterapia a largo plazo. En el 18% (N = 7) de los casos, el acoso se clasificó como “resentido”, el acosador busca castigar y atormentar a una víctima percibida como maltratada o menospreciada. Cuatro casos (10%) fueron considerados como pretendientes incompetentes, y el acecho sirvió como un medio crudo e intrusivo de establecer una fecha. No hubo instancias entre mujeres con acoso sexual depredador motivado sexualmente, mientras que el 7% (N = 11) de los varones demostraron este patrón de acecho. Significativamente más mujeres acosadoras fueron motivadas por el deseo de establecer una intimidad amorosa con el objeto de su atención no deseada, pero no difirieron de sus homólogos masculinos en la frecuencia de tipos de acecho rechazados, resentidos o incompetentes. La duración del acecho varió entre 2 meses y 20 años (mediana = 22 meses), que no difirió significativamente de la de los hombres acosadores (mediana = 12 meses).

En cuanto a los métodos de acoso, las acosadoras eran significativamente menos propensas que los acosadores a seguir a sus víctimas, pero significativamente más propensas a favorecer las llamadas telefónicas. Las mujeres acosadoras también mostraron la misma propensión a las amenazas y la violencia que sus homólogos masculinos, aunque las tasas de agresión física fueron algo mayores entre los acosadores masculinos. Trece mujeres acosadoras infligieron daños a la propiedad de sus víctimas (siete que eran hombres, seis que eran mujeres), incluida una mujer que causó daños extensos al auto deportivo de su ex prometido y otra que pintó mensajes obscenos en la cerca de la casa de su víctima. Nueve acosadoras asaltaron a sus víctimas (tres que eran hombres, seis que eran mujeres). La naturaleza de los ataques no difirió cualitativamente de la de los perpetradores masculinos, aunque no hubo agresiones sexuales cometidas por mujeres acosadoras. Si bien las tasas de amenazas y ataques no difirieron significativamente, las acosadoras tuvieron menos probabilidades que sus homólogos masculinos de proceder de amenazas explícitas a agresiones físicas reales.

Se resume por tanto que aunque las mujeres son las víctimas predominantes del crimen de acoso, es importante reconocer que en una minoría significativa de casos de acoso, las mujeres son las perpetradoras. Aunque en algunos casos se ve impulsado por el resentimiento o la represalia por las heridas percibidas, la mayoría está motivada por el deseo de establecer una relación íntima con la víctima. Las intervenciones psiquiátricas dirigidas a controlar la enfermedad mental subyacente son cruciales para la resolución de los comportamientos de acoso en este grupo, pero los terapeutas que brindan dicho tratamiento deben ser conscientes de la vulnerabilidad a veces inherente a este rol.

La relación entre los trastornos de conducta en la adolescencia y los trastornos de personalidad en la edad adulta. Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Continuities Between Emotional and Disruptive Behavior Disorders in Adolescence and Personality Disorders in Adulthood”, de Margareth Helgeland, Ellen  Kjelsberg y Svenn Torgersen, que investiga la continuidad entre los trastornos de conducta en la adolescencia y los trastornos de personalidad en la edad adulta.

De acuerdo con el DSM-IV, los trastornos de la personalidad representan disfunciones de la personalidad caracterizadas por rasgos de personalidad inadaptados, penetrantes e inflexibles que se desvían marcadamente de las normas culturales, causando una gran angustia o deterioro. Los trastornos de la personalidad pueden manifestarse en la infancia y la adolescencia temprana y continuar hasta la edad adulta.

Varios estudios han demostrado que los trastornos de la personalidad son atribuibles a los trastornos emocionales y y al comportamiento en la infancia y la adolescencia. Los trastornos disruptivos, de ansiedad, depresivos y de uso de sustancias en adolescentes se asociaron con puntajes dimensionales elevados del trastorno de la personalidad obtenidos en un seguimiento de 6 años en una población adulta joven. Se descubrió también que los trastornos de conducta disruptiva y los trastornos afectivos medidos en la infancia y la adolescencia aumentaban el riesgo de síntomas de trastorno de la personalidad en la edad adulta. Los trastornos del comportamiento disruptivo en la adolescencia se asocian con una amplia gama de psicopatología de la personalidad en la edad adulta. Los adolescentes jóvenes que han  tenido trastornos de conducta disruptiva durante la adolescencia muestran tasas altas de todos los tipos de trastornos de la personalidad, aunque los que tienen trastornos emocionales tienen una tasa menor de trastornos de la personalidad. Algunos estudios han demostrado que la adolescencia es un período de riesgo para el inicio de los trastornos de la personalidad. Por lo tanto, la evidencia sugiere que uno debe buscar antecedentes de trastornos de la personalidad en los trastornos de la infancia y la adolescencia.

A pesar de que los trastornos de la personalidad representan un problema de salud importante debido a su prevalencia, al costo del tratamiento, y a la discapacidad que causan, la evidencia empírica sobre la continuidad entre las condiciones psiquiátricas de niños y adolescentes y los trastornos de la personalidad en la edad adulta son todavía limitados, excepto en lo que respecta al trastorno de personalidad antisocial. Además, los estudios disponibles ofrecen periodos de seguimiento principalmente cortos que no se extienden más allá de la adultez temprana (19-25 años); por lo tanto, no abordan el potencial de desarrollo completo de los sujetos y no demuestran la estabilidad del trastorno. Por otro lado, los estudios de seguimiento disponibles a largo plazo de los trastornos de la personalidad no abordan las poblaciones adolescentes.

El objetivo del estudio resumido en esta entrada fue investigar cuasiconversamente las continuidades entre los trastornos emocionales y los trastornos de la conducta en la adolescencia y los trastornos de la personalidad en la edad adulta. El grupo de estudio consistió en pacientes psiquiátricos adolescentes diagnosticados de manera confiable sobre la base de registros médicos en su índice de hospitalización en la adolescencia y en un seguimiento de 28 años. El estudio también aborda el efecto del género en la continuidad entre los trastornos del comportamiento emocional y disruptivo y los trastornos de la personalidad en la edad adulta.

Las hipótesis investigadas fueron:

  1. Los adolescentes con trastornos de comportamiento perturbador tendrían más probabilidades de tener trastornos de personalidad como adultos que los adolescentes con trastornos emocionales.
  2. Los trastornos del comportamiento perturbador en la adolescencia se asociarían con mayores tasas de trastornos de la personalidad antisociales, histriónicos y narcisistas (grupo B) en la edad adulta que los trastornos de personalidad del grupo A y del grupo C.
  3. Los trastornos emocionales en la adolescencia estarían asociados con el desarrollo de trastornos de personalidad por evitación, dependientes, obsesivo-compulsivos, autodestructivos y pasivo-agresivos (grupo C) en la adultez.

Para comprobar estas hipótesis, se contó con la participación de 1,018 pacientes adolescentes, 553 hombres (54,3%) y 465 mujeres (45,7%), que fueron ingresados ​​consecutivamente en la unidad de adolescentes en el Centro Nacional de Psiquiatría Infantil y Adolescente en Oslo, Noruega, desde 1963 hasta 1978. Sobre la base de un examen del registro de diagnósticos del Centro, se excluyeron del estudio 93 pacientes con un diagnóstico de síndrome cerebral orgánico y 35 pacientes sin diagnóstico definitivo debido a su corta estancia. Excepto por tres personas, no se mantuvo contacto con los sujetos entre la admisión en la adolescencia y el seguimiento en la edad adulta.

En el momento del seguimiento, 143 sujetos habían fallecido, 59 habían emigrado, 17 no podían ser identificados y 24 tenían direcciones imposibles de rastrear, según el Registro Central de Personas de Noruega. Por lo tanto, en total, 371 sujetos fueron inicialmente excluidos del estudio. A los 647 sujetos restantes se les solicitó por correo y se les solicitó participar voluntariamente en un estudio de seguimiento. El estudio fue aprobado por el comité de revisión de ética.

Una vez que los procedimientos se explicaron por completo, se obtuvo el consentimiento informado por escrito de 194 (30%) de los sujetos. De estos, 33 cancelaron su cita de entrevista. Por razones desconocidas, siete sujetos no se presentaron a la entrevista. Catorce sujetos no estaban disponibles en la dirección o el número de teléfono indicado en el consentimiento informado por escrito y, por lo tanto, eran imposibles de rastrear. Dos sujetos estaban demasiado perturbados para ser entrevistados. Cuatrocientos cuarenta y cinco sujetos no respondieron a la solicitud, y ocho sujetos expresaron su desaprobación por ser contactados. Finalmente, se entrevistaron 148 sujetos, 77 hombres y 71 mujeres (14.5% del grupo original).

Todas las entrevistas se realizaron en persona, excepto dos, que se completaron por teléfono. El entrevistador estaba ciego a los diagnósticos de los sujetos del Centro Nacional de Psiquiatría Infantil y Adolescente. De acuerdo con las preferencias de los sujetos, las entrevistas se realizaron en sus hogares, en la Universidad de Oslo, en instituciones de salud mental o en la prisión. La duración promedio de cada entrevista fue de 4.5 horas. Cada entrevista de seguimiento consistió en la administración de la Entrevista Clínica Estructurada para los Trastornos del Eje I del DSM-IV y la Entrevista Estructurada para la Personalidad DSM-IV, entrevistas semiestructuradas que evalúan los trastornos sintomáticos y los 12 trastornos de la personalidad descritos en DSM-IV. Treinta entrevistas fueron grabadas para una evaluación de la confiabilidad entre evaluadores de los diagnósticos.

Trece sujetos que recibieron un diagnóstico de esquizofrenia en el seguimiento fueron excluidos del presente estudio. Esto se hizo porque una evaluación de los trastornos de la personalidad en una persona con esquizofrenia es difícil porque los diagnósticos de los trastornos de la personalidad se basan en la forma habitual de comportamiento de la persona, independientemente de los trastornos sintomáticos, medicación, enfermedad médica u otros factores de confusión. factores. Por lo tanto, se incluyeron un total de 135 sujetos en el estudio.

Con base en los registros hospitalarios de la hospitalización índice en la adolescencia, los 135 sujetos fueron redirigidos, según el eje I del DSM-IV por un clínico experimentado. Los registros se hicieron anónimos por adelantado. Por lo tanto, todas las calificaciones de M.I.H. se llevaron a cabo como calificaciones ciegas. Ninguno de los autores había participado en el tratamiento de los sujetos. Los registros médicos completos de alta calidad son imprescindibles para la evaluación diagnóstica basada en un registro médico.

Los diagnósticos de los adolescentes se dividieron en dos grupos: trastornos de conducta disruptiva y trastornos emocionales. La distinción entre estos dos grupos está bien establecida. Dos sujetos con trastorno bipolar, dos sujetos con un episodio psicótico breve y un sujeto con un trastorno de aprendizaje se excluyeron del estudio porque no se pudieron asignar a ninguno de los grupos.

85 sujetos habían recibido un diagnóstico adolescente de trastornos de conducta disruptiva: 67.7% de los hombres (N = 42) y 63.2% (N = 43) de las mujeres. El grupo con trastornos de conducta disruptiva incluyó 70 sujetos (82.4%) con trastorno de conducta, seis (7.1%) con trastorno negativista desafiante, cinco (5.9%) con trastorno por consumo de sustancias psicoactivas, tres (3.5%) con trastorno de adaptación con alteración de conducta y uno (1.2%) con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

45 sujetos habían recibido un diagnóstico adolescente de trastornos emocionales: 32.3% (N = 20) de los hombres y 36.8% (N = 25) de las mujeres. El grupo con trastornos emocionales incluyó 17 sujetos (37.8%) con trastornos de ansiedad, 16 (35.6%) con trastornos depresivos, siete (15.6%) con trastornos de la alimentación, cuatro (8.9%) con trastornos somatoformes, y uno (2.2%) con trastorno de eliminación.

El 42% de los sujetos con trastorno de conducta disruptiva tenían más de un trastorno, siendo el trastorno por consumo de sustancias psicoactivas la comorbilidad más frecuente (21.5% de los casos). Significativamente más hombres que mujeres tenían un trastorno de consumo de sustancias psicoactivas comórbido. 27 sujetos (20.8%) tenían un trastorno emocional comórbido, mientras que 30 (23.1%) no tenían un trastorno comórbido. En caso de comorbilidad, se le dio prioridad jerárquica al diagnóstico de trastorno de conducta disruptiva, el diagnóstico de mayor importancia clínica, y sirvió como punto de partida para la asignación al grupo con trastorno de conducta disruptiva.

Los sujetos con trastornos de conducta disruptiva no difirieron significativamente de los sujetos con trastornos emocionales en términos de edad, sexo, edad en la hospitalización índice y edad en el seguimiento. Sin embargo, difirieron en términos de clase social porque la mayoría de los sujetos con trastornos de conducta disruptiva provenían de familias con un nivel socioeconómico bajo.

Los resultados globales fueron los siguientes: 81 individuos cumplieron los criterios para un diagnóstico de trastorno de la personalidad: 58.1% de los hombres (N = 36) y 66.2% de las mujeres (N = 45). El 30% de los que tenían un trastorno de la personalidad tenía más de un trastorno de la personalidad concurrente (N = 39). 55 (64.7%) de los adolescentes con trastornos de conducta disruptiva y 26 (57.8%) de los sujetos con trastornos emocionales tenían al menos un trastorno de la personalidad en el seguimiento. Los adolescentes con trastornos de conducta disruptiva fueron significativamente más propensos a tener un trastorno de personalidad del grupo B en el seguimiento que los adolescentes con trastornos emocionales.

El trastorno de personalidad antisocial fue el trastorno de personalidad más común encontrado (N = 34, 26,2%). Todos los sujetos con trastornos antisociales de la personalidad tenían un diagnóstico de trastorno de la conducta en la infancia o la adolescencia. Los trastornos de personalidad del grupo C fueron más frecuentes entre las mujeres (N = 33, 48,5%) que entre los hombres.

Además, cualquier grupo A, cualquier grupo B o cualquier trastorno de personalidad del grupo C; y los trastornos específicos de la personalidad en la edad adulta, con el género, la edad y los trastornos de la conducta disruptiva frente a los trastornos emocionales en la adolescencia como predictores independientes revelaron lo siguiente:

  1. Los adolescentes con trastornos de conducta disruptiva no tenían más probabilidades de tener trastornos de la personalidad en la edad adulta que los adolescentes con trastornos emocionales.
  2. Los adolescentes con trastornos de conducta disruptiva tenían más probabilidades de tener trastornos de personalidad del grupo B en la edad adulta que los adolescentes con trastornos emocionales.
  3. En cuanto a los trastornos de personalidad específicos dentro del grupo B, los adolescentes con trastorno de conducta disruptiva tenían más probabilidades de tener un trastorno de personalidad antisocial y trastorno de personalidad límite en la edad adulta que los adolescentes con trastornos emocionales.
  4. Además, la edad fue un predictor independiente de cualquier trastorno de personalidad en la edad adulta, por lo que la mayor edad en el seguimiento se asoció significativamente con una menor probabilidad de un diagnóstico de trastorno de la personalidad.
  5. La misma relación entre la edad y los trastornos de la personalidad también se observó para los trastornos de personalidad del grupo B y, más específicamente, para el trastorno de personalidad antisocial.

Los análisis de regresión logística revelaron que solo los adolescentes varones con trastornos de conducta disruptiva tenían más probabilidades que los varones con trastornos emocionales de tener un trastorno de la personalidad en el seguimiento. Los trastornos del comportamiento perturbador en las mujeres se asociaron más fuertemente con un alto riesgo de diagnósticos del grupo B que los trastornos del comportamiento disruptivo en los hombres. Los trastornos del comportamiento perturbador en la adolescencia fueron predictores significativos e independientes del trastorno de personalidad antisocial en los hombres, pero no en las mujeres. Los trastornos emocionales fueron predictores significativos e independientes de los trastornos de personalidad del grupo C en las mujeres, pero no en los hombres.

En los hombres, la edad fue un predictor independiente y significativo de cualquier trastorno de la personalidad, por lo que a mayor edad de seguimiento, menor es la probabilidad de trastornos de la personalidad. La misma relación también se observó específicamente para el grupo B y el trastorno de personalidad antisocial.

Por tanto, en general, los resultados de este estudio respaldan la opinión de que los trastornos de la personalidad se remontan a trastornos de conducta emocional y disruptiva en la adolescencia. Además, estos resultados demuestran claramente que el género puede desempeñar un papel moderador en esas continuidades.

En general, sin embargo, los adolescentes con trastornos de conducta disruptiva no eran más propensos que los adolescentes con trastornos emocionales a tener trastornos de la personalidad en la edad adulta, aunque hay que tener en cuetna que debido a que los adolescentes atendidos en el Centro Nacional de Psiquiatría Infantil y Adolescente representaban a los adolescentes más gravemente enfermos en Noruega en ese momento, es posible que el grupo con trastornos emocionales estuviera predispuesto a casos extraordinarios. Sin embargo, estos resultados también pueden representar un nuevo hallazgo que requiere replicaciones en estudios futuros.

En conclusión, y teniendo en cuenta las limitaciones metodológicas, los resultados respaldan la opinión de que los trastornos de la personalidad se remontan a trastornos emocionales y trastornos conductuales del adolescente. El efecto moderador del género en los trastornos de personalidad del grupo B y del grupo C sugiere que los factores biológicos y socioculturales pueden contribuir a diferentes resultados en adultos en hombres y mujeres con trastornos psiquiátricos adolescentes similares.

El trastorno límite de la personalidad ¿puede ser un trastorno relacionado con el trauma?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “The Relationship of Borderline Personality Disorder to Posttraumatic Stress Disorder and Traumatic Events”, de Julia Golier, Rachel Yehuda, Linda Bierer y Vivian Mitropopoulou, que estudia si existe alguna relación entre el  trastorno límite de personalidad y el estrés posttraumático. 

Entre los trastornos de la personalidad, el trastorno límite de la personalidad ha sido el más estudiado en términos de prevalencia de eventos adversos tempranos. Múltiples estudios han informado que un historial de abuso físico y sexual en la infancia tiene una alta prevalencia entre los pacientes con trastorno límite de la personalidad, y algunos estudios encuentran que el abuso es una experiencia casi omnipresente en las primeras vidas de estos pacientes. La alta tasa de trauma temprano en sujetos con trastorno límite de la personalidad y la superposición fenomenológica con el trastorno de estrés postraumático (TEPT) han llevado a la hipótesis de que el trastorno límite de la personalidad puede ser un trastorno relacionado con el trauma o una variante de TEPT derivada de trauma en la infancia. Sin embargo, el trauma temprano no se ha examinado sistemáticamente en sujetos con otros trastornos de la personalidad, por lo que no está claro si la asociación con el trauma temprano es exclusiva del trastorno límite de la personalidad.

Se han encontrado altas tasas de trastornos de estrés postraumático comórbido, que van del 26% al 57%, en sujetos con trastorno límite de la personalidad. La comorbilidad podría ser el resultado de una mayor exposición al trauma en pacientes con trastorno límite de la personalidad, ya sea en la infancia o más adelante en la vida. El trauma infantil puede ser un desencadenante focal del Estrés Post-traumático o puede contribuir a un ciclo de revictimización que conduce a un trauma en la edad adulta y al posterior desarrollo de dicho estrés post-traumático. Los sujetos con trastorno límite de la personalidad también pueden estar en mayor riesgo de victimización u otras formas de trauma más adelante en la vida, tal vez como resultado de su impulsividad o relaciones caóticas, lo que indirectamente podría aumentar su riesgo de estrés post-traumático. Las tasas más altas de este trastorno en sujetos con trastorno límite de la personalidad también pueden reflejar una mayor vulnerabilidad a los efectos psicológicos del estrés traumático y una menor capacidad para adaptarse o recuperarse de dichos eventos. La coincidencia también podría reflejar un vínculo intrínseco entre los dos trastornos que no está relacionado con la exposición al trauma, o la coincidencia puede ser simplemente un artefacto de criterios de diagnóstico superpuestos, como la ira y los síntomas disociativos. Sin embargo, dado que las asociaciones de trastorno límite de la personalidad con trauma infantil y trastorno de estrés postraumático no se han estudiado al mismo tiempo, se desconoce la relación de estas variables entre sí y con los eventos traumáticos en la edad adulta.

El objetivo del estudio que resumimos fue examinar la relación entre el trastorno límite de la personalidad y el trastorno de estrés posttraumático con respecto al papel y el momento de la exposición al trauma. Para ello, participaron 180 sujetos con edades comprendidas entre 18 y 66 años, con una edad media de 37 años, siendo todos pacientes ambulatorios con uno o más trastornos de la personalidad, en los que se examinó si el trastorno límite de la personalidad se asociaba con abuso físico, abuso sexual u otros tipos de trauma en la infancia / adolescencia,  si el trastorno límite de la personalidad se asoció con asalto físico, agresión sexual u otras formas de trauma en la adultez, y por último si la prevalencia del trastorno de estrés posttraumático fue mayor en sujetos con trastorno límite de la personalidad.

No se tuvieron en cuenta a sujetos que cumplían los criterios de esquizofrenia u otro trastorno psicótico primario, trastorno bipolar (tipo I), dependencia de sustancias, antecedentes de por vida de uso de drogas intravenosas, abuso de sustancias en los últimos 6 meses o un trastorno médico o neurológico significativo. El trastorno depresivo mayor, la distimia y el trastorno bipolar (tipo II) no fueron diagnósticos de exclusión. Los eventos que ocurrieron a la edad de 18 años se clasificaron como ocurridos durante la infancia / adolescencia, y los que sucedieron después de los 18 años se clasificaron como que ocurren en la edad adulta. Este límite de edad permite examinar por separado los traumatismos que ocurrieron antes o alrededor del momento del desarrollo del trastorno de la personalidad, que por definición tiene su inicio a fines de la adolescencia, de aquellos que claramente ocurrieron después.

Los resultados mostraron que los sujetos con trastorno límite de la personalidad fueron más propensos que aquellos sin trastorno límite de personalidad a cumplir los criterios histriónicos, narcisistas, y antisociales. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide eran más propensos que aquellos sin trastorno de personalidad paranoide a cumplir con los criterios para esquizotípico, narcisista, histriónico, y antisocial. Los sujetos con trastorno de personalidad límite tenían un mayor número de diagnósticos de trastorno de personalidad (distintos del trastorno de personalidad límite) que los sujetos sin trastorno de personalidad límite. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide también tenían un mayor número de trastornos de personalidad (distintos del trastorno de personalidad paranoide) que los sujetos sin trastorno de personalidad paranoide.

En cuanto a los aspectos relativos al trauma en la infancia o la adolescencia, los sujetos con trastorno de personalidad límite tenían tasas significativamente más altas de abuso físico en la infancia / adolescencia que los sujetos sin trastorno límite de la personalidad. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide también tuvieron una tasa significativamente más alta de abuso físico en la infancia / adolescencia que los sujetos sin trastorno de personalidad paranoide. Las asociaciones de abuso físico infantil / adolescente con trastorno límite de la personalidad y con trastorno de personalidad paranoide también se analizaron usando cada uno de los otros diagnósticos de trastorno de la personalidad como covariables adicionales, y los resultados fueron estadísticamente similares.

Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad fueron más propensos que aquellos sin trastorno antisocial de la personalidad a haber sufrido un duelo en la infancia. Ninguno de los otros tipos de trastorno de la personalidad se asoció significativa y positivamente con el abuso sexual, el abuso físico o cualquiera de los otros tipos de trauma en la infancia / adolescencia.

Sobre el trauma en la edad adulta, el trastorno límite de la personalidad no se asoció significativamente con asalto físico, agresión sexual o cualquier otro tipo de trauma en la edad adulta. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide fueron significativamente más propensos que aquellos sin trastorno de personalidad paranoide a haber sufrido un ataque físico en la edad adulta. Las personas con trastorno de personalidad paranoica también tuvieron mayores tasas de accidentes / lesiones que aquellos sin el trastorno, pero estas diferencias no fueron estadísticamente significativas después de controlar los efectos de comparaciones múltiples. Ninguno de los otros tipos de trastorno de la personalidad se asoció significativamente con ningún tipo de trauma en la edad adulta.

Finalmente, los sujetos con trastorno límite de la personalidad tenían una tasa significativamente mayor de trastorno de estrés post-traumático que los sujetos sin trastorno límite de la personalidad (25.0% versus 13.0%). Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide también tenían tasas más altas de trastorno de estrés post-traumático que los sujetos sin trastorno de personalidad paranoide (29% versus 12%).

Por tanto, resumiendo, los predictores más fuertes de trastorno de estrés post-traumático fueron asalto en la edad adulta y abuso infantil. Estos hallazgos respaldan la idea de que el abuso infantil es un factor de riesgo para el trastorno de estrés post-traumático, independientemente del tipo de trastorno de personalidad, y puede estar relacionado con el trastorno de estrés post-traumático por varios mecanismos. Además de precipitar directamente el trastorno, el abuso infantil parece aumentar la probabilidad de exposiciones posteriores al trauma y también puede aumentar la probabilidad de desarrollar síntomas posteriores.

¿Qué relación existe entre los comportamientos violentos y los diferentes trastornos de personalidad?. Club Ciencias Forenses

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “Association between personality disorder and violent behavior pattern”, de Martins de Barros, y De Pa´dua Serafim, que explica qué asociaciones existen entre el comportamiento violento y los distintos trastornos de personalidad.. 

Muchos estudios han confirmado la asociación entre los trastornos de la personalidad y el comportamiento criminal, mientras que otros han identificado que las personalidades antisociales y limítrofes son fuertes predictores de violencia y agresión, incluso entre los delincuentes. La personalidad antisocial se considera como un trastorno distinto de la psicopatía: el primer diagnóstico tiene en cuenta casi exclusivamente el patrón de conducta antisocial, mientras que el segundo incluye no solo el comportamiento sino la falta de remordimiento, insensibilidad y frialdad de afecto. Sin embargo, ambos se consideran disfunciones correlacionadas, teniendo en cuenta además que una parte de los pacientes antisociales podrían ser psicópatas.

Por otro lado, los pacientes con trastorno límite de personalidad, definidos por DSM-IV como sujetos con ira inapropiada e intensa, o dificultad para controlar la ira y la impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente autolesionantes, también son propensos a participar en la agresión física. Esto debe ser una consecuencia de la impulsividad central de este trastorno, ya que la impulsividad está más asociada con la violencia y la agresión. La cuestión de si existe alguna asociación entre los trastornos de personalidad específicos y los distintos patrones de delitos menores se ha abordado en términos de violencia instrumental y emocional, encontrando que los pacientes antisociales exhiben mucha más violencia instrumental que los pacientes no antisociales. Además, los delincuentes con trastornos antisociales y limítrofes son más agresivos e impulsivos que los delincuentes sin trastornos de la personalidad.

El objetivo del artículo resumido es buscar comportamientos violentos, agresivos y contra la ley en pacientes con trastornos antisociales y de personalidad límite observados en un centro de trastornos de la personalidad, probando si existen diferencias entre los patrones de violencia según a los diagnósticos. Para ello, se facilitaron encuestas a 51 pacientes, 11 con un diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial, 19 con trastorno límite de la personalidad y 21 pacientes control con un diagnóstico eje I, atendidos en la misma clínica ambulatoria pero sin trastorno de la personalidad. Solo se consideraron los pacientes que habían sido evaluados utilizando la Entrevista de Estructura para los Trastornos de la Personalidad DSM, una entrevista semiestructurada específica para los trastornos de la personalidad traducida y validada. Se realizaron búsquedas en los registros médicos de los informes de comportamiento violento, agresión o cualquier violación de la ley descrita por los psiquiatras después de los casos. Cualquier forma de estos comportamientos se consideraron válidos, incluso si no existían condenas: con o sin problemas legales, siempre que hubiera una descripción en la historia clínica de que el sujeto había lesionado la integridad física de otros o se había infringido alguna ley, se consideró válido para el estudio.

Se analizaron por tanto los registros médicos de todos los pacientes diagnosticados con trastorno antisocial de la personalidad, resultando en el estudio de 11 pacientes, 10 hombres  y 1 mujer, con una edad media de 25,09 años, donde el 100% había exhibido algún tipo de violencia, agresión u otra violación de la ley. Siete de ellos se dedicaron solo a crímenes contra la propiedad (63.63%), 2 en agresión (18,18%), 1 en homicidio (9.1%) y 1 en robo con homicidio (9.1%). Como grupo de comparación se evaluó aleatoriamente los registros de 19 pacientes con trastorno límite de la personalidad, 12 varones (63,15%) y 7 mujeres (36,85%), con una edad media de 26,31, y encontraron que 11 (57,9%) tenían antecedentes de alguna actividad delictiva : 1 paciente que participó solo en delitos contra la propiedad (5,25%), 7 en agresión o intento de homicidio (36,85%), 3 en ambos (15,8%) y 8 (42,1%) no registraron violencia. Ningún paciente cometió un homicidio. Para el grupo de control, los registros de 21 pacientes sin trastorno de la personalidad de la misma clínica ambulatoria fueron elegidos al azar para el análisis. Encontramos que entre los 21 pacientes (10 hombres, 47.61% y 11 mujeres, 52.39%, con una edad promedio de 43.52 años), 4 de ellos tenían antecedentes de agresión (19%) y 1 de delito contra la propiedad (4.8%), mientras que la gran mayoría no tenía antecedentes de violación de la ley (16 personas, 76,2%) y nadie tenía antecedentes de homicidio. Los tres grupos no son estadísticamente diferentes con respecto al género; con respecto a la edad, los grupos antisociales y limítrofes no son diferentes, pero son ambos más jóvenes que el grupo control.

Cuando se analiza estadísticamente el estilo de violación de la ley, el patrón de comportamiento también difiere entre pacientes antisociales y límites de personalidad. Los pacientes antisociales se dedicaron más a los delitos contra la propiedad que los pacientes límite. Por otro lado, los pacientes límite mostraron una tendencia estadística a participar en más episodios de agresión que los pacientes antisociales. Además, los pacientes antisociales incurren en delitos contra la propiedad más que en la violencia física, mientras que los pacientes límite muestran una tendencia a involucrarse más en delitos menores contra otras personas que en contra de la propiedad.

Se sabe y se concluye por tanto que aunque los trastornos de la personalidad están asociados con la criminalidad o con la violencia y la agresión, el patrón de comportamiento es diferente según el trastorno de la personalidad. La característica central de la personalidad antisocial, principalmente para el subtipo psicópata, puede considerarse la frialdad del temperamento, mientras que para la personalidad límite la impulsividad es central. Si bien la personalidad antisocial se asoció con crímenes contra la propiedad, la personalidad límite tiende a estar asociada con la violencia física y la agresión. Los crímenes contra la propiedad, como los allanamientos en el hogar o el robo con allanamiento de morada, generalmente requieren planificación y deliberación, un patrón que se observa en la violencia instrumental. Sin embargo, la agresión física, principalmente contra conocidos como familiares y amigos, está fuertemente asociada con la impulsividad y los arrebatos, siendo un patrón de violencia emocional.

Antiguas entradas