clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Trastorno mental (página 1 de 3)

La relación entre la severidad de la violencia en el hogar, la violencia en el noviazgo, y la teoría del Aprendizaje Social. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The relationship between severity of violence in the home and dating violence” de Eva Sims, Virginia Dodd y Manuel Tejeda, en donde se explica la relación entre la severidad de la violencia en el hogar y la violencia en el noviazgo.  

Históricamente, la violencia familiar ha capturado la atención emocional y política de los países. Sin embargo, este problema social generalizado se ha centrado por lo general únicamente  en las víctimas de la violencia infligida por la pareja y el abuso infantil. La investigación sobre la violencia de pareja se ha centrado principalmente en las características de la víctima y el agresor, detallando la experiencia previa con violencia en el hogar y las variables demográficas, pero muy pocos investigadores han identificado el papel de la gravedad de la violencia que se experimenta en el hogar en la perpetración posterior de violencia en el noviazgo.

La literatura sobre la violencia familiar y el testimonio de niños a la violencia parental es extensa, sin embargo, la literatura que se enfoca en los resultados de tales fenómenos es limitada. Uno de estos resultados es el maltrato entre adolescentes o la violencia íntima perpetrada por jóvenes, que puede verse como el vínculo entre la violencia de la familia de origen y la violencia de la familia de la pareja. Por ejemplo, los investigadores documentan una relación significativa entre ser víctima de maltrato infantil y luego perpetrar violencia contra un hermano, un padre,  o un compañero de citas. Por tanto se sugiere que las personas que inician un comportamiento violento en la infancia corren un riesgo particularmente alto de ser víctimas de delitos violentos graves en la adolescencia y la edad adulta.

Investigaciones anteriores sobre la diversidad de género señalan que los hombres y las mujeres experimentan la violencia de manera diferente. A medida que los niños y las niñas se socializan de manera diferente, pueden internalizar la violencia familiar de forma diferente; por lo tanto, los mediadores de la relación entre la violencia familiar y la perpetración de violencia en el noviazgo pueden diferir según el género. Por ejemplo, revisando varios estudios se llega a la conclusión de que los hombres son más propensos a recurrir al abuso físico si han estado expuestos a que sus padres abusen físicamente de sus madres, y las mujeres eran ligeramente más propensas que los hombres a usar uno o más actos de agresión física y a utilizar tales actos con frecuencia, aunque los hombres eran más propensos a infligir una lesión.

Muy pocos estudios sobre la perpetración de violencia se centran en los efectos a largo plazo de la gravedad de la violencia. En una muestra comunitaria de más de 900 participantes, Leonard, Quigley y Collins informan de que la mayoría de los episodios más violentos entre adultos jóvenes incluyeron bofetadas, puñetazos o patadas, con estimaciones que van del 57 al 60%; sin embargo, entre 15 y 20% involucró el uso de un arma, identificando esto como el tipo de violencia más grave. Otros encuentran que las diferencias de gravedad han sido mediadas por el género, donde las altas tasas de perpetración de violencia en el noviazgo femenino se han atribuido a actuar en defensa propia. Entre las mujeres, la investigación informa tasas relativamente altas de perpetración leve de violencia (es decir, insultos y bofetadas) y bajas tasas de perpetración severa de violencia (es decir, golpear y usar un cuchillo o pistola). También se ha observado que las mujeres sufren consecuencias más graves de la violencia que los hombres. Duncan informa que hombres y mujeres perpetraron violencia entre hermanos en frecuencias similares; sin embargo, los hombres seguían siendo el conjunto más grande de perpetradores “severos”.

Las teorías sociales se esfuerzan por explicar el comportamiento y organizar el conocimiento. La teoría del aprendizaje social es una perspectiva explicativa ampliamente aceptada en la literatura de violencia y se basa en la creencia de que la agresión se aprende mediante modelos de comportamiento, donde los individuos no heredan tendencias violentas sino que aprenden respuestas agresivas al observar a los demás. El aprendizaje social supone que es más probable que se aprenda cuando se percibe que los modelos de comportamiento tienen más poder, competencia y alto estatus o involucra a alguien a quien respeta o admira. Por ejemplo, ser testigo o experimentar un acto de violencia por sí solo no es suficiente para aprender, sino más bien ser testigo o experimentar violencia por alguien que el niño ama o admira, los coloca en un mayor riesgo de participar en la violencia en sus propias relaciones íntimas. Revisiones recientes de la teoría de aprendizaje social explican la influencia sistemática del género, donde las personas en posiciones dominantes son más propensas a perpetrar violencia que aquellas en posiciones no dominantes.

El estudio actual que resumimos prueba las afirmaciones de la teoría del aprendizaje social para examinar si la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental aumenta significativamente la varianza de la perpetración de violencia en el noviazgo. Este estudio también analiza el papel del género al informar la violencia en el hogar y la posterior perpetración de violencia en el noviazgo. Nuestra hipótesis es que existen asociaciones significativas entre el maltrato infantil, el testimonio infantil de la violencia parental, la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia entre parejas, y que tales asociaciones variarán significativamente según el sexo. También se plantea la hipótesis de que la severidad de la violencia en el hogar afectará la perpetración de violencia entre parejas, por lo que los tipos más severos de violencia experimentados en el hogar representarán más de la variación prevista en la perpetración de violencia entre parejas y dicha varianza será diferente según el género.

Para el estudio se realizaron encuestas a 538 estudiantes universitarios. La encuesta exploró las experiencias de adolescentes con violencia familiar y violencia de pareja. Los criterios de exclusión incluyeron estudiantes que no tenían hermanos, que tenían más de 30 años y / o que estaban casados; por lo tanto, la muestra final en este estudio incluyó a 422 estudiantes. Las subescalas de Agresión psicológica y Agresión física se utilizaron para crear cuatro factores sumativos: el maltrato infantil, el testimonio infantil de violencia paterna, la violencia entre hermanos y la violencia entre parejas.

Los ítems de Agresión física y Agresión psicológica incluyen pedir a los encuestados que recuerden cuántas veces durante todo el tiempo entre las edades de 10 y 14 años (aproximadamente 5º a 9º grado) participaron su hermano (su madre, su padre o su pareja). en conductas dirigidas hacia ellos. El ítem de seguimiento incluye preguntar cuántas veces el entrevistado participó en el mismo comportamiento y lo dirigió hacia un hermano (o pareja). El tiempo de recuerdo para los items de violencia en citas fue en los últimos 12 meses. El testimonio de la violencia parental se evaluó preguntando cuántas veces la madre de uno se involucró en el comportamiento y lo dirigió hacia su padre y viceversa durante el tiempo que el encuestado tenía entre 10 y 14 años. Se pidieron elementos de escala en diversos grados de severidad, desde leves comportamientos violentos (es decir, llamar a uno gordo o feo y bofetadas), a comportamientos violentos severos (es decir, siempre usando un arma o cuchillo contra el otro). Las preguntas estaban ancladas en un continuo de frecuencia, que van desde (0) nunca, (1) una vez, (2) dos veces, (3) 3-5 veces, (4) 6-10 veces, (5) 11-20 veces, y (6) comportamiento que ocurre más de 20 veces. Para reconocer los diferentes niveles de severidad dentro de los ítems de la escala, este estudio diferenció dichos ítems, calificando cada uno en una escala de 10 puntos, donde un valor de 1 representa el acto de agresión menos grave y 10 representa el acto más severo de agresión. El procedimiento de puntuación revisado se estableció mediante una consulta exhaustiva con 10 profesionales en el área del sur de la Florida, cada uno con experiencia en diferentes ámbitos de la violencia doméstica. Estos profesionales comprendían un grupo diverso de personas con experiencia en el maltrato infantil, testigos de la violencia parental, violencia entre hermanos, violencia en el noviazgo y / o violencia en la pareja. A cada profesional se le pidió que calificara las 18 declaraciones en el instrumento original en una escala de 1-10. Una vez que todos los profesionales respondieron, se estableció un puntaje promedio para cada uno en la encuesta de 144 preguntas. Las tasas promediadas fueron nuevamente enviadas a los profesionales para un acuerdo de evaluación. Una vez que se estableció el acuerdo, las respuestas de los participantes del estudio se recodificaron con los puntajes calificados en cada categoría. Los puntajes calificados se multiplicaron por la frecuencia de la respuesta para crear una calificación ponderada para cada elemento de la escala. Por ejemplo, si el encuestado declaró que insultó a un miembro de la familia o pareja dos veces, el valor de severidad asignado a dicha pregunta, en este caso 6, se multiplicó por la frecuencia, en este caso 2, para crear una ponderación de 12. Este procedimiento fue replicado para cada ítem en la encuesta de 144 preguntas. A cada profesional nuevamente se le pidió que colocara los ítems de la escala en las siguientes categorías de nivel ordinal: agresión menor, agresión moderada y agresión severa. Los revisores llegaron a un consenso utilizando el acuerdo de la mayoría de los ítems de la escala.

Los resultados fueron los siguientes:

Utilizando la escala ponderada, el 94.20% de los hombres y el 94.40% de las mujeres revelaron que habían sido víctimas de maltrato infantil , 97.60% de los hombres y 97.70% de las mujeres revelaron que habían sido perpetradores de violencia entre hermanos, 73.40% de los hombres  y 78.10% de las mujeres revelaron que habían presenciado violencia entre sus padres, y 59.90% de los hombres y 80.50% de las mujeres revelaron que habían perpetrado violencia entre parejas.

Para los hombres, se encontraron correlaciones significativas entre la violencia severa de padres a hijos y la violencia severa de pareja, entre la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja, y entre presenciar violencia severa de padres a padres y perpetración de violencia de pareja severa.

Para las mujeres, si un padre comete maltrato infantil, también se produce violencia entre padres, donde los tipos graves de violencia están estrechamente relacionados entre sí. Por ejemplo, aquellos que informan violencia severa de padre a hijo también están reportando violencia severa de padre a madre, lo que sugiere hogares mutuamente violentos. Se encontraron correlaciones significativas entre la perpetración de violencia grave entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja menor, y entre la violencia menor entre padres y violencia menor de pareja.

Se realizaron regresiones lineales simples, divididas por sexo, para evaluar la predicción de la perpetración de violencia en el noviazgo infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia paterna. Los resultados revelaron que la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental se correlacionaban significativamente con la perpetración de violencia en el noviazgo. En la correlación entre el maltrato infantil severo y la perpetración de violencia entre parejas se comprobó que el 40% de la varianza de la violencia de noviazgo se debió a su relación lineal con el maltrato infantil grave. La correlación entre testigo de violencia parental severa y perpetración de violencia entre parejas mostró que el 53% de la varianza de la violencia de citas se debió a su relación lineal con el testimonio severo violencia parental La correlación entre la perpetración de violencia entre hermanos y la violencia entre parejas muestra que el 7,9% de la varianza de la violencia de pareja se debió a su relación lineal con la violencia severa de hermanos. Por último se realizó un análisis de regresión múltiple para hombres y mujeres por separado para evaluar si el maltrato infantil grave, la perpetración de violencia grave entre hermanos, y el testimonio infantil severo de violencia parental predijeron la perpetración de violencia entre parejas. El resultado de la regresión fue significativo para las mujeres, indicando que el 7% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa, pero también fue un resultado significativo para los hombres, indicando que el 62.5% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa.

Concluimos por tanto que si bien para los hombres, el aprendizaje social dentro del contexto del hogar está contribuyendo a la perpetración posterior de violencia en el noviazgo, para las mujeres, otra cosa está contribuyendo a las altas tasas de perpetración de la violencia entre parejas. De hecho, los investigadores han apoyado que el inicio de la violencia de las mujeres puede estar relacionado con variables más proximales, como la autodefensa, en oposición al abuso infantil o la violencia interparental, aunque otros investigadores han indicado que las mujeres usan la violencia obtener poder y control, o porque no creían que sus víctimas masculinas serían heridas. También se observa que cuanto más joven es la muestra, mayor es el nivel de violencia femenina en relación con la violencia masculina.

Por otra parte, la percepción de lo que es comportamiento violento y cómo se traduce en perpetración de violencia es diferente para hombres y mujeres. Los niños y niñas que viven en la misma familia y están expuestos a comportamientos violentos similares se ven afectados y reaccionan de manera diferente.

La relación entre la violencia de pandilleros y los trastornos psiquiátricos. Club de Ciencias Forenses.

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del experimento presentado en el artículo “Gang Membership, Violence, and Psychiatric Morbidity” de Jeremy Coid y Simone Ullrich en el que se investiga la posible influencia de la violencia que rodea a los jóvenes miembros de pandillas con el desarrollo de trastornos psiquiátricos.

La violencia es una característica a menudo presente en las pandillas, junto con la criminalidad y el abuso de sustancias. En EEUU, el control de armas ha dado como resultado bajas tasas de homicidios que involucran armas de fuego, pero se estima que los pandilleros llevan a cabo la mitad de todos los tiroteos de EEUU y el 22% de los delitos violentos graves. La difusión de la violencia relacionada con las pandillas se asemeja a un modelo epidemiológico de “infección central” que explica un proceso de contagio social en el que las pandillas evalúan y responden a las acciones violentas altamente visibles de otras pandillas, intentando alcanzar el dominio a través de la retribución violenta. La violencia para ellos es necesaria para construir y mantener el estado personal y reforzar la cohesión del grupo, es instrumental para obtener acceso sexual y dinero a través del robo y la intimidación, y puede ser una fuente de emoción. Aun conociendo todo esto, no hay suficientes investigaciones sobre la posible relación entre la violencia de pandilleros y la morbilidad psiquiátrica (que no sea por el uso indebido de sustancias) o si representa una carga para los servicios de salud mental. Los estudios epidemiológicos han demostrado que la morbilidad psiquiátrica se asocia con el comportamiento violento, aunque los mecanismos implicados son complejos y no se entienden completamente. Además de la violencia hacia los demás, la violencia de las pandillas puede generar altos niveles de victimización traumática y miedo a la violencia.

A través de su violencia, los miembros de pandillas están potencialmente expuestos a múltiples factores de riesgo de morbilidad psiquiátrica. En el artículo que resumimos se investigaron las asociaciones entre la pertenencia a una pandilla, el comportamiento violento y la morbilidad psiquiátrica en una muestra nacional representativa de hombres jóvenes y para identificar los factores explicativos. Se examinaron las asociaciones entre conductas violentas, actitudes y experiencias de violencia, una variedad de trastornos mentales y el uso de servicios de salud mental. Para identificar los efectos específicos de los pandilleros, se comparan a los miembros de las pandillas con hombres jóvenes que eran violentos pero no pertenecían a pandillas.

Se realizó una encuesta en ubicaciones aleatorias de Inglaterra, Escocia y Gales, a jóvenes de entre 18 y 34 años de edad. En primer lugar, se seleccionaron jóvenes negros y de minorías étnicas de las áreas de salida con un mínimo de 5% de habitantes negros y de minorías étnicas. En segundo lugar, los hombres jóvenes de las clases sociales más bajas (grados D y E, según lo definido por la Sociedad de Investigación de Mercado, basada en el jefe del hogar: trabajadores manuales semicalificados, no calificados y ocasionales, y jubilados y beneficiarios de asistencia social) fueron seleccionados de las áreas en que había un mínimo de 30 hombres entre 18 y 64 años de edad en estos grados sociales. Las últimas encuestas se basaron en áreas de salida en dos lugares caracterizados por una alta membresía de pandillas, el distrito londinense de Hackney y Glasgow East, Escocia. Los mismos principios de muestreo aplicados a cada tipo de encuesta.

En primer lugar se evaluó si los participantes sufrían psicosis (analizando los criterios recogidos en el DSM-IV), niveles de ansiedad y depresión, o si habían intentado deliberadamente suicidarse o tomaban psicótropos prescritos.

Posteriormente, todos los participantes fueron interrogados sobre el comportamiento violento, incluso si habían estado “en una pelea física, habían agredido o golpeado deliberadamente a alguien en los últimos 5 años”.  Se buscó información sobre la cantidad de incidentes violentos en los que habían participado y sus actitudes y experiencias con respecto a la violencia. También se les preguntó: “¿Actualmente usted es miembro de una pandilla?” Para su inclusión en el estudio, los miembros de pandillas deben respaldar la membresía de una pandilla y uno o más de los siguientes: actividades criminales graves o condenas, participación con amigos en actividades delictivas o participación en peleas de pandillas durante los últimos 5 años.

Los participantes se dividieron en tres grupos mutuamente excluyentes de acuerdo con la participación en la violencia y la membresía en pandillas: 1) hombres no violentos: participantes que no informaron ningún comportamiento violento en los últimos 5 años y no pertenecían a una pandilla; 2) hombres violentos: participantes que informaron violencia en los últimos 5 años, pero no pertenencia a una pandilla o participación en peleas de pandillas; y 3) miembros de pandillas.

Finalmente, se investigó si las asociaciones entre 1) pertenencia a pandillas, 2) violencia y 3) uso de psicopatología o servicio, se explicaban por las actitudes hacia la violencia, las experiencias de victimización y las características de las conductas violentas. Las posibles variables explicativas se identificaron primero al probar su asociación con 1) pertenencia a una pandilla o violencia y 2) uso de psicopatología o servicio. Solo si ambas asociaciones fueron significativas se seleccionaron las variables y luego se ingresaron en un modelo ajustado, con la pertenencia al grupo como la variable independiente y el uso de la psicopatología o el servicio como la variable dependiente.

Los resultados mostraron lo siguiente: La muestra incluyó a 4.664 hombres entre 18 y 34 años de edad: 1.822 (39,1%) de la encuesta principal; 969 (20.8%) de la muestra de minorías étnicas; 555 (11.9%) de la muestra de hombres de clases sociales más bajas; 624 (13.4%) de Hackney; y 694 (14.9%) de Glasgow Este. Del total de la muestra, 3.285 (70.4%) informaron que no hubo violencia en los últimos 5 años, 1.272 (27.3%) reportaron agredir a otra persona o involucrarse en una pelea, y 108 (2.1%) informaron pertenencia actual a una pandilla.

Los hombres violentos eran más jóvenes en promedio que los hombres no violentos, más eran nacidos en el país y desempleados, y menos eran negros o del subcontinente indio. Los miembros de pandillas también eran más jóvenes que los hombres no violentos, menos propensos a ser solteros y no pertenecientes al Reino Unido.

En cuanto a la morbilidad psiquiátrica y el uso de servicios psiquiátricos por hombres no violentos, hombres violentos y miembros de pandillas, los datos muestran un marcado declive: la morbilidad psiquiátrica y el uso del servicio fueron poco frecuentes entre los hombres no violentos, pero aumentaron progresivamente de los no miembros violentos a los miembros de las pandillas. Este gradiente se confirmó para todos los resultados, excepto la depresión.

Además, los hombres violentos difieren del grupo de referencia no violento en sus actitudes hacia la violencia y la victimización violenta. Sin embargo, se observaron mayores diferencias entre los miembros de pandillas y los hombres no violentos. Los miembros de las pandillas eran significativamente más propensos que los hombres no violentos a ser víctimas de la violencia y temer una mayor victimización violenta. También eran más propensos a experimentar rumiaciones violentas y más preparados para actuar violentamente si no los respetaban. Estas actitudes y experiencias también fueron significativamente más altas en los miembros de pandillas que en los hombres violentos. Las características de la violencia entre los miembros de las pandillas también diferían considerablemente de las de los hombres violentos que no eran miembros de pandillas. Los miembros de pandillas reportaron significativamente más incidentes violentos y eran más propensos a tener condenas anteriores por violencia, a denunciar el uso de violencia instrumental y a sentirse emocionados por la violencia.

Los hombres violentos y los miembros de pandillas fueron significativamente más propensos a reconocer las actitudes positivas hacia la violencia, el aumento de la victimización violenta y las características más severas de la violencia. En cuanto a las probabilidades de psicopatología y uso del servicio clínico entre los hombres violentos después de tener en cuenta sus actitudes hacia la violencia y sus experiencias de victimización violenta (porcentaje de cambio en las probabilidades explicado por estas variables). Una vez que se tuvieron en cuenta las actuaciones violentas, el miedo a la victimización y la victimización violenta, algunas de las asociaciones previamente observadas entre los hombres violentos y la psicosis se redujeron considerablemente en tamaño y ya no eran significativas. Estas mismas variables también explicaron la alta probabilidad en este grupo de haber consultado a un psiquiatra o psicólogo y de la admisión psiquiátrica. Sin embargo, estas reducciones no se observaron en algunos de los resultados: los trastornos de ansiedad, la dependencia del alcohol, el trastorno de personalidad antisocial, el intento de suicidio, la consulta con médicos generales y el uso de medicación psicotrópica se redujeron en tamaño pero aún fueron significativos.

Se observó un patrón similar cuando se comparó a los miembros de pandillas con hombres no violentos, con la adición de que la prevalencia discrepante de los trastornos de ansiedad también se explicaba por las actuaciones violentas, el miedo a la victimización y ser víctima de la violencia.

Por último, la comparación de pandilleros y hombres violentos mostró que sus tasas más altas de trastorno de personalidad antisocial, intento de suicidio, consulta con un psiquiatra o psicólogo y admisión psiquiátrica se explicaron sustancialmente por sus actitudes positivas hacia la violencia, sus mayores experiencias de victimización y las características de su comportamiento violento.

Por tanto concluimos que existen niveles desmesuradamente altos de morbilidad psiquiátrica y el uso de servicios de salud asociados entre jóvenes británicos que son miembros de pandillas.

¿Existe relación entre la reincidencia criminal de mujeres y los trastornos mentales?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Risk of repeat offending among violent female offenders with psychotic and personality disorders” de Hanna Putkonen, Mark Eronen y Erkki Kormulainen,  cuyo objetivo fue examinar la tasa de reincidencia criminal entre mujeres delincuentes evaluadas por psiquiatras forenses, comparar esta tasa con la de otras delincuentes violentas y analizar las variables explicativas de la reincidencia.

Aunque los delincuentes violentos y su amenaza futura son preocupaciones actuales, hay poca información sobre la reincidencia entre las mujeres delincuentes. Un estudio encontró que delincuentes delictivos en el Centro de Detención de Winnipeg eran reincidentes en el 73% de los casos, y que los problemas de alcohol o de drogas se relacionan con la reincidencia. La asociación entre los trastornos mentales y el homicidio y la reincidencia también se ha estudiado y discutido ampliamente. Este estudio se centra en cuestiones de reincidencia criminal para todas las mujeres referidas para evaluación psiquiátrica forense antes de la sentencia por homicidio o intento de homicidio en Finlandia. Los objetivos del estudio fueron investigar la tasa de criminalidad antes y después de la ofensa, comparar esto con delincuentes violentos sin enfermedad mental, y analizar las asociaciones estadísticas de reincidencia con variables explicativas.

Durante el período de recolección del estudio, más del 90% de los homicidios en Finlandia se resolvieron cada año. Las mujeres respondían aproximadamente al 10% del total de los casos de homicidio. La práctica establecida en Finlandia es que los infractores de homicidios se sometan a un examen psiquiátrico forense detallado antes de la sentencia o que al menos sean evaluados por un psiquiatra para ayudar al tribunal a decidir si se necesita o no ese examen. Este estudio se centró en las 132 mujeres que recibieron una evaluación psiquiátrica forense después de haber sido condenadas por homicidio o intento de homicidio; 22 habían cometido un asesinato, seis habían sido acusados ​​de intento de asesinato, 55 habían cometido homicidio, 42 habían sido acusados ​​de intento de homicidio y siete habían cometido un delito de homicidio neonato. Todos los sujetos eran caucásicos finlandeses y la edad media fue de 33 años.

Se recopiló información sobre la actividad delictiva antes de la ofensa de los informes de exámenes psiquiátricos forenses, y se recopiló información sobre la actividad delictiva antes y después de la ofensa. La información se analizó como una variable de por vida para producir una visión general del historial de delitos de los sujetos y las estadísticas de supervivencia. Se incluyen en el estudio todas las ofensas y se condifican de acuerdo con la gravedad. Los delitos violentos incluyen homicidio, intento de homicidio o cualquier ataque.

En Finlandia, el tribunal decide si se requiere o no un examen psiquiátrico forense para evaluar la responsabilidad penal de un perpetrador de homicidio. Lo realiza un psiquiatra forense, que siempre es un funcionario del estado (es decir, el psiquiatra es pagado por el estado y se espera que sea lo más objetivo posible). El examen es muy minucioso e incluye una evaluación psiquiátrica exhaustiva; pruebas psicológicas estandarizadas, evaluación de la condición física, incluidas las pruebas de laboratorio y la observación constante del delincuente por parte del personal hospitalario que dura normalmente de 4 a 8 semanas. Se recomienda al psiquiatra forense que calcule los trastornos mentales más graves (psicosis> trastornos de la personalidad> trastornos de ansiedad o distimia), si los hubiera, de los que sufrió el delincuente durante la ofensa. Después del examen, el psiquiatra forense presenta un informe detallado con el diagnóstico. El informe es luego examinado por al menos dos psiquiatras independientes y por al menos un abogado. Para mejorar aún más la fiabilidad de los diagnósticos, también se permite que otro psiquiatra forense independiente reevalúe los datos de diagnóstico. En 127 de 132 casos (96.2%), los psiquiatras estuvieron de acuerdo.

Para el estudio, se clasificaron los diagnósticos de la siguiente manera: trastornos psicóticos (28%), trastornos de la personalidad (61%) y ningún trastorno (11%). De las 37 mujeres con trastornos psicóticos, 14 también tenían un diagnóstico de trastorno comórbido de la personalidad, pero solo se clasificaron en trastornos psicóticos según la convención. También se incluyeron el diagnóstico de dependencia del alcohol o las drogas (45%) como variable de fondo. El tiempo medio de seguimiento para los delincuentes reincidentes fue de 4 años.

Los resultados mostraron lo siguiente: Después de la ofensa, 31 (23%) de 132 habían cometido ofensas repetidas, 15% de las cuales eran violentas. De estos delincuentes reincidentes, 25 (81%) de 31 tenían un trastorno de la personalidad, 10% tenían un trastorno psicótico y 90% habían cometido delitos antes de la ofensa. De todas las 132 mujeres, 74 (56%) habían cometido algún delito antes de la ofensa, el 33% de las cuales eran violentas. De estos, 58 (78%) de 74 fueron diagnosticados con un trastorno de la personalidad, y el 18% fueron diagnosticados con un trastorno psicótico.

Dos mujeres cometieron un nuevo homicidio después de su homicidio inicial, y dos habían cometido homicidio antes del homicidio estudiado. Todas tenían desórdenes de personalidad. Otras cinco mujeres fueron condenadas por intento de homicidio después de su delito principal, y cuatro fueron condenadas por intento de homicidio antes de su delito principal. Trece mujeres cometieron delitos violentos después y 35 antes de su delito principal.

La repetición de la ofensa ocurrió temprano durante el período de seguimiento; El 48% cometió otra ofensa dentro de los primeros 2 años del evento. Hubo dos grupos de reincidencia: uno poco después de la ofensa y el otro poco después de la liberación de la prisión. De los delincuentes reincidentes, el 80% cometió su delito dentro de los primeros 2 años después de la liberación de la prisión o el hospital. Once mujeres cometieron su ofensa de seguimiento antes de ser liberadas: tres en prisión, una en el hospital, cuatro días después de su delito pero antes del arresto, dos en libertad y en espera de sentencia, y una después de escapar de prisión. La edad joven y la dependencia del alcohol o las drogas aumentaron el riesgo de que los sujetos sean reincidentes.

Concluimos por tanto que de las mujeres con trastornos de la personalidad, el 31% eran reincidentes, y todas las reincidentes de homicidio tenían trastornos de la personalidad, por lo que se entiende que la reincidencia violenta, incluido el homicidio, está asociada con el trastorno de personalidad antisocial. Solo tres (8%) de los sujetos psicóticos cometieron ofensas repetidas.

¿Existe algún tipo de relación especial entre los agresores con esquizofrenia y sus víctimas?. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Victim relations and victim gender in violent crimes committed by offenders with schizophrenia” de Annika Nordstrom,  que explica la relación entre las víctimas y los agresores de crímenes violentos cuando estos últimos padecen esquizofrenia.

Varios estudios epidemiológicos han investigado la relación entre el trastorno mental mayor y la criminalidad con resultados convergentes. Existe un mayor riesgo de cometer delitos en personas que desarrollan o que ya han desarrollado un trastorno mental importante, en comparación con la población general, y la asociación es más fuerte para el crimen violento que para el no violento. Un diagnóstico de esquizofrenia en hombres aumenta el riesgo de cometer crímenes violentos por aproximadamente cuatro veces. Para las mujeres, la esquizofrenia aumenta aún más el riesgo de cometer un crimen violento. Los familiares o conocidos corren un riesgo especial de convertirse en víctimas de la violencia cometida por alguien con un trastorno mental importante. Los informes del Estudio de Evaluación de Riesgo de Violencia de Mac Arthur afirmaron que “las personas con mayor riesgo son familiares y amigos que están en sus hogares o en el hogar del paciente”. El hallazgo fue respaldado por otro estudio de EE. UU. En el que 169 pacientes con trastornos psiquiátricos graves fueron seguidos durante un período de 30 meses después del alta del tratamiento psiquiátrico hospitalario. En ese estudio, también se encontró que las personas conocidas por el paciente enfrentan el mayor riesgo de violencia o amenaza de violencia. Entre los miembros más cercanos de la familia, las madres representaban el grupo más grande como blanco de violencia o amenaza de violencia. En un estudio en la prisión de Brixton en el Reino Unido, se compararon agresores violentos psicóticos versus no psicóticos en relación con las víctimas, y en ambos grupos cerca de la mitad de los delincuentes conocían a su víctima. El grado en que los hallazgos de estudios previos pueden generalizarse podría estar limitado por el hecho de que los resultados no se informan para grupos de diagnóstico específicos. El objetivo del presente estudio es examinar la relación de la víctima en crímenes violentos cometidos por hombres delincuentes con un diagnóstico de esquizofrenia, con especial referencia al género de la víctima y la gravedad de la violencia.

Hay en promedio 600 evaluaciones forenses psiquiátricas ampliadas realizadas por año en Suecia, de las cuales aproximadamente la mitad de los delincuentes son juzgados por tener un trastorno mental grave. En promedio, el 16% son diagnosticados con esquizofrenia. El material para el presente estudio consiste en 382 condenas de los tribunales de Suecia desde 1992 a 2000. Incluye todos los crímenes violentos cometidos por delincuentes varones mayores de 18 años y más que fueron diagnosticados con esquizofrenia según DSM-III-R y el DSM-IV  en la evaluación psiquiátrica forense previa al juicio y fueron derivados a tratamiento psiquiátrico forense. En el estudio, los crímenes violentos se definieron como homicidio intencional o real, homicidio involuntario o causar la muerte de alguien, violencia contra funcionarios y agresión, incluido el intento de asalto, todo según la legislación sueca. Esta definición de crimen violento se eligió ya que el estudio apunta analizar la relación de la víctima en crímenes violentos físicos. Se recolectó información de condenas de los tribunales escritos en relación con el número de víctimas, relación víctima y de género, arma utilizada, el grado de la lesión, el tiempo y el lugar del crimen, si los demás estaban presentes en la escena del crimen, si el delincuente fue el único autor y si el ofensor estaba bajo la influencia de alcohol o drogas. Algunas de las condenas (n = 108) incluían más de un crimen violento, y en algunos casos la clasificación del crimen cubría actos violentos contra varias víctimas. El mayor número fue un delincuente que había sido condenado por actos violentos contra ocho víctimas. De los 369 delincuentes, 13 fueron condenados dos veces durante el período de estudio. En total, se incluyeron 555 crímenes violentos, dirigidos a 615 víctimas. Durante el período de estudio de 9 años, 39 mujeres delincuentes cumplían los criterios. Estas mujeres fueron excluidas de este estudio, sin embargo, ya que las diferencias de género son considerables con respecto a un comportamiento violento, a pesar de que los diagnósticos psicóticos / bipolares, en particular, parecen reducir la brecha de género.

Los resultados del estudio de la recolección de datos fueron los siguientes: La mayoría de las 615 víctimas habían estado expuestas a asalto físico (77%). Del resto, 9% fueron víctimas de homicidio, 6% de intento de asalto agravado y 8% de intento de asesinato. En 52 casos (8%) las víctimas murieron, y en 103 casos (17%) la lesión fue grave, lo que definió como un tratamiento hospitalario. En el 66% de los crímenes, el delincuente usó solo sus manos o puños contra la víctima, en tres delitos el delincuente usó un arma de fuego y en uno de estos casos la víctima murió. Un cuchillo era el arma más común (18%). De lo contrario, se registraron una amplia variedad de armas, incluidas macetas, piedras, patas de mesa y pesas. En el 80% de los casos en que la víctima sufrió lesiones graves o murió, se utilizó algún tipo de arma, en comparación con el 20% cuando no hubo lesiones o lesiones menores. Las víctimas masculinas eran más propensas a ser atacadas con un arma que las mujeres víctimas.

En cuanto a la relación con la víctima, aproximadamente la mitad de las víctimas no conocían al delincuente, la mayoría de las cuales eran completamente desconocidas (como un hombre desconocido en una parada de autobús). De las víctimas que no eran conocidas por el delincuente (n = 328), el 42% eran personas atacadas mientras desempeñaban sus funciones profesionales: las dos ocupaciones más frecuentes eran policías y agentes de seguridad en 50 casos y personal en clínicas psiquiátricas en 35 casos. En 27 de los casos (11 hombres y 16 mujeres víctimas) no fue posible a partir de la condena determinar la relación de la víctima, y ​​estos casos fueron por lo tanto excluidos de los análisis pertinentes. Dos de las víctimas femeninas en este grupo resultaron gravemente heridas. Las 588 víctimas restantes, 327 hombres y 261 mujeres, se distribuyeron en tres grupos: Familia de origen (n = 77) formada por padres, hermanos y abuelos, relaciones sentimentales (n = 183) compuesta por parejas, ex parejas o personas conocidas. para el ofensor, y desconocido (n = 328). La muestra total de víctimas incluyó a 15 niños menores de 18 años, 8 niñas y 7 niños. De estos, 11 niños eran desconocidos para el delincuente, dos eran hijos de la pareja del delincuente, el delincuente conocía a un niño y, en un caso, la víctima era el propio hijo del delincuente. Ninguno de los niños fue asesinado, un niño conocido por el delincuente resultó gravemente herido, pero los 14 restantes sufrieron lesiones menores o fueron víctimas de intentos de crímenes violentos.

Resumimos por tanto que aunque la violencia cometida por delincuentes con trastornos mentales graves atrae de manera intermitente la atención de los medios debido a características que parecen extrañas o impactantes (lo que aumenta el miedo público y las actitudes negativas hacia los enfermos mentales), se debe enfatizar que a pesar del hecho de que el presente estudio examina solo las clasificaciones de delitos más graves e incluye solo crímenes violentos, las lesiones se categorizaron como menores en el 75% de los casos. Los familiares y la red inmediata del delincuente son las víctimas más expuestas al riesgo de violencia grave, y la probabilidad de que una mujer o un hombre no conocido sea gravemente herido o asesinado por un delincuente con esquizofrenia sigue siendo, según el presente estudio, pequeña. Muchos factores concurrentes están involucrados en un crimen violento, entre los cuales el tipo de enfermedad mental, el consumo de alcohol o drogas y la relación con la víctima son importantes y más fáciles de medir. Otros factores más sutiles son la interacción entre el delincuente y la víctima y el proceso anterior al acto violento. El hecho de que solo las formas más graves de violencia dentro de la familia sean llevadas ante la justicia se indica en el presente estudio.

¿Son realmente diferentes las mujeres acosadoras y los hombres acosadores?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “A study of women who stalk”, de Rosemary Purcell y Pathe Michele, que examinan si las mujeres acosadoras difieren de sus homólogos masculinos en psicopatología, motivación, comportamiento y propensión a la violencia.

El término “acosador” se describe habitualmente como un “hombre que persigue a un sujeto del sexo contrario”. Los estudios clínicos y epidemiológicos confirman que los autores principales de este crimen son los hombres y que la abrumadora mayoría de las víctimas son mujeres. No obstante, el acoso es un comportamiento neutral en cuanto al género. Sin embargo, se le ha prestado poca atención a las mujeres que persisten en inmiscuirse y acechar a otros.

Ser acosado por mujeres no es raro. Los estudios basados ​​en la comunidad sobre la victimización por acecho indican que las mujeres son identificadas como perpetradoras en el 12% -13% de los casos. Los estudios realizados en entornos de salud mental forense han informado tasas más altas, a menudo reflejando la mayor incidencia de erotomanía en estas poblaciones. El 32% de los sujetos (N = 24 de 74) investigados por una unidad especializada en anti-acoso eran mujeres, seis de los cuales fueron clasificadas como erotómanas. Una investigación de Harmon encontró similarmente que el 33% de acosadores (N = 16 de 48) referidos a una clínica de psiquiatría forense eran mujeres, aunque esta tasa bajó al 22% (N = 38 de 175) en un estudio posterior y más grande. Otros estudios han informado tasas entre el 17% y el 22%. Además de los relatos de víctimas de primera mano, abundan ejemplos ilustrativos de hostigadoras en informes de prensa sobre el acoso de celebridades (por ejemplo, el actor Brad Pitt, la autora Germaine Greer y el presentador David Letterman).

A pesar de la frecuencia con la que las mujeres se dedican al acoso, hasta ahora ningún estudio ha considerado los contextos en los que este comportamiento emerge entre las mujeres o si las acosadoras se diferencian de sus contrapartes masculinas en relación con las características de acoso o propensión a la violencia. Una mayor conciencia y atención a este problema se indica por varias razones. En nuestra experiencia, aquellos que se ven víctimas de un acosador femenino a menudo se enfrentan a la indiferencia y el escepticismo de las fuerzas del orden y otras agencias de ayuda. No es infrecuente que las víctimas masculinas aleguen que sus quejas han sido trivializadas o desestimadas, a algunas víctimas se les dice que deben ser “halagadas” por toda la atención. En el caso del acoso por parte de mujeres del mismo sexo, la orientación sexual tanto de la víctima como del perpetrador se cuestiona con frecuencia, y las autoridades a menudo adoptan de manera inapropiada un motivo homosexual. Los estudios de victimización indican que las mujeres rara vez son enjuiciadas por delitos de acoso, y es más probable que se proceda con la intervención de la justicia penal en los casos en que un sospechoso acusado de acechar a una mujer. La evidencia disponible sugiere que el acoso por parte de las mujeres todavía no se ha otorgado al grado de seriedad asociado al acoso perpetrado por los hombres. Esto a pesar de cualquier evidencia empírica que pueda existir (o no) de que las mujeres son menos intrusas o persistentes en su acoso o representan una amenaza menor para sus víctimas.

El estudio que resumimos describe un grupo de mujeres acosadoras y las compara con un grupo de acosadores masculinos para examinar cualquier diferencia en las características demográficas; estado psiquiátrico; motivación, métodos o duración del acecho; o las tasas de amenazas asociadas y asalto.

El material del caso se extrajo de referencias durante un período de 8 años (1993-2000) a una clínica comunitaria de salud mental forense que se especializa en la evaluación y el manejo de los acosadores y las víctimas de acecho. Las remisiones provenían de todo el estado australiano de Victoria (población: 4,7 millones), predominantemente a través de tribunales, servicios correccionales comunitarios, policía y médicos. La información de colaboración estaba disponible por lo general en forma de declaraciones de víctimas, resúmenes policiales de los delitos, registros penales oficiales e informes psicológicos o psiquiátricos. Para los propósitos de este estudio, definimos el acoso como un intento persistente (duración de al menos 4 semanas) y repetido (10 o más) de comunicarse con una víctima que percibió el comportamiento como desagradable y provocador de miedo. Esta fue una definición intencionalmente conservadora para garantizar que los miembros del grupo de estudio fueran inequívocamente acosadores. La clasificación psiquiátrica empleó los criterios DSM-IV.

Se identificó un subgrupo de mujeres acosadoras y se las comparó con sus contrapartes masculinas en relación con las características demográficas y de acecho. Los resultados fueron los siguientes:

En cuanto al perfil demográfico, de 190 acechadores remitidos a la clínica durante el período de estudio, 40 (21%) eran mujeres. La edad media de las mujeres fue de 35 años (rango = 15-60). Solo tres mujeres tenían relaciones íntimas estables cuando comenzaron sus actividades de acecho; la mayoría eran solteras (60%, N = 24), con 33% (N = 13) separadas o divorciadas. La mayoría tenían trabajo, aunque el 35% estaban desempleadas. Los acosadores masculinos y femeninos no difirieron en términos de edad o estado civil o de empleo. Sin embargo, las acosadoras eran significativamente menos propensas que los acosadores masculinos a tener antecedentes de ofensas criminales o delitos violentos.

En cuanto al estado psiquiátrico, se encontraron 12 trastornos delirantes manifestados (tipo erotomaníaco [N = 81 y tipo celoso [N = 21, con dos infatuaciones mórbidas categorizadas como trastorno delirante, tipo no especificado]). El otro eje que se diagnosticó fue esquizofrenia (una de los cuales exhibió ideas delirantes erotomaníacas), trastorno bipolar y trastorno depresivo mayor. Se diagnosticaron trastornos de la personalidad en 20 de las mujeres acosadoras (predominantemente dependientes [N = 61, límite de personalidad [N = 61, y tipos narcisistas [N = 31]). No se asignó un diagnóstico en dos casos. La tasa de abuso de sustancias fue menor en mujeres que en hombres acosadores. En la parte contraria, el perfil de diagnóstico (presencia de trastornos delirantes, trastornos de la personalidad, parafilias, esquizofrenia u otros trastornos del eje I) de las mujeres acosadoras no difirió significativamente del de los acosadores.

Sobre la relación previa con la víctima, en el 95% de los casos, las mujeres acosadoras persiguieron a alguien previamente conocido por ellos. 16 (40%) de las víctimas eran contactos profesionales, que en la mayoría de los casos eran profesionales de la salud mental, aunque también había varios profesores perseguidos o profesionales del derecho. En aproximadamente el 23% de los casos (N = 9), la víctima era una ex pareja íntima (siete eran hombres, dos eran mujeres). Alrededor del 18% (N = 7) fueron víctimas a través de otros contextos relacionados con el trabajo (por ejemplo, colegas o clientes), y el 15% (N = 6) fueron conocidos casuales. Solo dos mujeres acechaban extraños. La naturaleza de la relación anterior difería significativamente de la de los acosadores masculinos, siendo las mujeres acosadoras significativamente más propensas a apuntar a contactos profesionales y significativamente menos propensas a perseguir extraños.

La tasa de acoso entre personas del mismo sexo fue significativamente mayor entre las mujeres acosadoras, con 48% (N = 19) persiguiendo a otras mujeres, mientras que 9% (N = 13) de los hombres acosaron a otros hombres.

Sobre la motivación para la búsqueda y el contexto en el que surgió, el 45% (N = 18) de las mujeres acosadoras fueron clasificadas como buscadoras de intimidad, el acoso surgió del deseo de establecer una intimidad íntima y amorosa con la víctima, que en la mayoría de los casos (78%, N = 14 de 18) fue un contacto profesional. Diez mujeres (25%) fueron consideradas acosadoras “rechazadas”, que respondieron a la terminación de una relación cercana persiguiendo a la víctima. En la mayoría de los casos de acoso rechazado, el acoso siguió a la ruptura de una relación sexual íntima, aunque una mujer comenzó a acosar a su psiquiatra después del cese abrupto de la psicoterapia a largo plazo. En el 18% (N = 7) de los casos, el acoso se clasificó como “resentido”, el acosador busca castigar y atormentar a una víctima percibida como maltratada o menospreciada. Cuatro casos (10%) fueron considerados como pretendientes incompetentes, y el acecho sirvió como un medio crudo e intrusivo de establecer una fecha. No hubo instancias entre mujeres con acoso sexual depredador motivado sexualmente, mientras que el 7% (N = 11) de los varones demostraron este patrón de acecho. Significativamente más mujeres acosadoras fueron motivadas por el deseo de establecer una intimidad amorosa con el objeto de su atención no deseada, pero no difirieron de sus homólogos masculinos en la frecuencia de tipos de acecho rechazados, resentidos o incompetentes. La duración del acecho varió entre 2 meses y 20 años (mediana = 22 meses), que no difirió significativamente de la de los hombres acosadores (mediana = 12 meses).

En cuanto a los métodos de acoso, las acosadoras eran significativamente menos propensas que los acosadores a seguir a sus víctimas, pero significativamente más propensas a favorecer las llamadas telefónicas. Las mujeres acosadoras también mostraron la misma propensión a las amenazas y la violencia que sus homólogos masculinos, aunque las tasas de agresión física fueron algo mayores entre los acosadores masculinos. Trece mujeres acosadoras infligieron daños a la propiedad de sus víctimas (siete que eran hombres, seis que eran mujeres), incluida una mujer que causó daños extensos al auto deportivo de su ex prometido y otra que pintó mensajes obscenos en la cerca de la casa de su víctima. Nueve acosadoras asaltaron a sus víctimas (tres que eran hombres, seis que eran mujeres). La naturaleza de los ataques no difirió cualitativamente de la de los perpetradores masculinos, aunque no hubo agresiones sexuales cometidas por mujeres acosadoras. Si bien las tasas de amenazas y ataques no difirieron significativamente, las acosadoras tuvieron menos probabilidades que sus homólogos masculinos de proceder de amenazas explícitas a agresiones físicas reales.

Se resume por tanto que aunque las mujeres son las víctimas predominantes del crimen de acoso, es importante reconocer que en una minoría significativa de casos de acoso, las mujeres son las perpetradoras. Aunque en algunos casos se ve impulsado por el resentimiento o la represalia por las heridas percibidas, la mayoría está motivada por el deseo de establecer una relación íntima con la víctima. Las intervenciones psiquiátricas dirigidas a controlar la enfermedad mental subyacente son cruciales para la resolución de los comportamientos de acoso en este grupo, pero los terapeutas que brindan dicho tratamiento deben ser conscientes de la vulnerabilidad a veces inherente a este rol.

El trastorno límite de la personalidad ¿puede ser un trastorno relacionado con el trauma?. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “The Relationship of Borderline Personality Disorder to Posttraumatic Stress Disorder and Traumatic Events”, de Julia Golier, Rachel Yehuda, Linda Bierer y Vivian Mitropopoulou, que estudia si existe alguna relación entre el  trastorno límite de personalidad y el estrés posttraumático. 

Entre los trastornos de la personalidad, el trastorno límite de la personalidad ha sido el más estudiado en términos de prevalencia de eventos adversos tempranos. Múltiples estudios han informado que un historial de abuso físico y sexual en la infancia tiene una alta prevalencia entre los pacientes con trastorno límite de la personalidad, y algunos estudios encuentran que el abuso es una experiencia casi omnipresente en las primeras vidas de estos pacientes. La alta tasa de trauma temprano en sujetos con trastorno límite de la personalidad y la superposición fenomenológica con el trastorno de estrés postraumático (TEPT) han llevado a la hipótesis de que el trastorno límite de la personalidad puede ser un trastorno relacionado con el trauma o una variante de TEPT derivada de trauma en la infancia. Sin embargo, el trauma temprano no se ha examinado sistemáticamente en sujetos con otros trastornos de la personalidad, por lo que no está claro si la asociación con el trauma temprano es exclusiva del trastorno límite de la personalidad.

Se han encontrado altas tasas de trastornos de estrés postraumático comórbido, que van del 26% al 57%, en sujetos con trastorno límite de la personalidad. La comorbilidad podría ser el resultado de una mayor exposición al trauma en pacientes con trastorno límite de la personalidad, ya sea en la infancia o más adelante en la vida. El trauma infantil puede ser un desencadenante focal del Estrés Post-traumático o puede contribuir a un ciclo de revictimización que conduce a un trauma en la edad adulta y al posterior desarrollo de dicho estrés post-traumático. Los sujetos con trastorno límite de la personalidad también pueden estar en mayor riesgo de victimización u otras formas de trauma más adelante en la vida, tal vez como resultado de su impulsividad o relaciones caóticas, lo que indirectamente podría aumentar su riesgo de estrés post-traumático. Las tasas más altas de este trastorno en sujetos con trastorno límite de la personalidad también pueden reflejar una mayor vulnerabilidad a los efectos psicológicos del estrés traumático y una menor capacidad para adaptarse o recuperarse de dichos eventos. La coincidencia también podría reflejar un vínculo intrínseco entre los dos trastornos que no está relacionado con la exposición al trauma, o la coincidencia puede ser simplemente un artefacto de criterios de diagnóstico superpuestos, como la ira y los síntomas disociativos. Sin embargo, dado que las asociaciones de trastorno límite de la personalidad con trauma infantil y trastorno de estrés postraumático no se han estudiado al mismo tiempo, se desconoce la relación de estas variables entre sí y con los eventos traumáticos en la edad adulta.

El objetivo del estudio que resumimos fue examinar la relación entre el trastorno límite de la personalidad y el trastorno de estrés posttraumático con respecto al papel y el momento de la exposición al trauma. Para ello, participaron 180 sujetos con edades comprendidas entre 18 y 66 años, con una edad media de 37 años, siendo todos pacientes ambulatorios con uno o más trastornos de la personalidad, en los que se examinó si el trastorno límite de la personalidad se asociaba con abuso físico, abuso sexual u otros tipos de trauma en la infancia / adolescencia,  si el trastorno límite de la personalidad se asoció con asalto físico, agresión sexual u otras formas de trauma en la adultez, y por último si la prevalencia del trastorno de estrés posttraumático fue mayor en sujetos con trastorno límite de la personalidad.

No se tuvieron en cuenta a sujetos que cumplían los criterios de esquizofrenia u otro trastorno psicótico primario, trastorno bipolar (tipo I), dependencia de sustancias, antecedentes de por vida de uso de drogas intravenosas, abuso de sustancias en los últimos 6 meses o un trastorno médico o neurológico significativo. El trastorno depresivo mayor, la distimia y el trastorno bipolar (tipo II) no fueron diagnósticos de exclusión. Los eventos que ocurrieron a la edad de 18 años se clasificaron como ocurridos durante la infancia / adolescencia, y los que sucedieron después de los 18 años se clasificaron como que ocurren en la edad adulta. Este límite de edad permite examinar por separado los traumatismos que ocurrieron antes o alrededor del momento del desarrollo del trastorno de la personalidad, que por definición tiene su inicio a fines de la adolescencia, de aquellos que claramente ocurrieron después.

Los resultados mostraron que los sujetos con trastorno límite de la personalidad fueron más propensos que aquellos sin trastorno límite de personalidad a cumplir los criterios histriónicos, narcisistas, y antisociales. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide eran más propensos que aquellos sin trastorno de personalidad paranoide a cumplir con los criterios para esquizotípico, narcisista, histriónico, y antisocial. Los sujetos con trastorno de personalidad límite tenían un mayor número de diagnósticos de trastorno de personalidad (distintos del trastorno de personalidad límite) que los sujetos sin trastorno de personalidad límite. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide también tenían un mayor número de trastornos de personalidad (distintos del trastorno de personalidad paranoide) que los sujetos sin trastorno de personalidad paranoide.

En cuanto a los aspectos relativos al trauma en la infancia o la adolescencia, los sujetos con trastorno de personalidad límite tenían tasas significativamente más altas de abuso físico en la infancia / adolescencia que los sujetos sin trastorno límite de la personalidad. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide también tuvieron una tasa significativamente más alta de abuso físico en la infancia / adolescencia que los sujetos sin trastorno de personalidad paranoide. Las asociaciones de abuso físico infantil / adolescente con trastorno límite de la personalidad y con trastorno de personalidad paranoide también se analizaron usando cada uno de los otros diagnósticos de trastorno de la personalidad como covariables adicionales, y los resultados fueron estadísticamente similares.

Los sujetos con trastorno antisocial de la personalidad fueron más propensos que aquellos sin trastorno antisocial de la personalidad a haber sufrido un duelo en la infancia. Ninguno de los otros tipos de trastorno de la personalidad se asoció significativa y positivamente con el abuso sexual, el abuso físico o cualquiera de los otros tipos de trauma en la infancia / adolescencia.

Sobre el trauma en la edad adulta, el trastorno límite de la personalidad no se asoció significativamente con asalto físico, agresión sexual o cualquier otro tipo de trauma en la edad adulta. Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide fueron significativamente más propensos que aquellos sin trastorno de personalidad paranoide a haber sufrido un ataque físico en la edad adulta. Las personas con trastorno de personalidad paranoica también tuvieron mayores tasas de accidentes / lesiones que aquellos sin el trastorno, pero estas diferencias no fueron estadísticamente significativas después de controlar los efectos de comparaciones múltiples. Ninguno de los otros tipos de trastorno de la personalidad se asoció significativamente con ningún tipo de trauma en la edad adulta.

Finalmente, los sujetos con trastorno límite de la personalidad tenían una tasa significativamente mayor de trastorno de estrés post-traumático que los sujetos sin trastorno límite de la personalidad (25.0% versus 13.0%). Los sujetos con trastorno de personalidad paranoide también tenían tasas más altas de trastorno de estrés post-traumático que los sujetos sin trastorno de personalidad paranoide (29% versus 12%).

Por tanto, resumiendo, los predictores más fuertes de trastorno de estrés post-traumático fueron asalto en la edad adulta y abuso infantil. Estos hallazgos respaldan la idea de que el abuso infantil es un factor de riesgo para el trastorno de estrés post-traumático, independientemente del tipo de trastorno de personalidad, y puede estar relacionado con el trastorno de estrés post-traumático por varios mecanismos. Además de precipitar directamente el trastorno, el abuso infantil parece aumentar la probabilidad de exposiciones posteriores al trauma y también puede aumentar la probabilidad de desarrollar síntomas posteriores.

La influencia familiar en la conducta delictiva. Club de Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “The study of offenders: Prison treatment”, de H. Marchiori, que explica que papel tiene la familia en la conducta delictiva. 

A lo largo de la historia se ha intentado explicar qué factores influyen en la conducta criminal. Desde el punto de vista psicológico, se señalan 5 grandes grupos que tratan de explicar el motivo por el que una persona considerada como “normal”, con conocimiento pleno de sus acciones, realiza conductas delictivas.  Una primera hipótesis considera que las conductas criminales son consecuencia de una constitución genética heredada. El segundo gran grupo aborda la conducta criminal desde bases estrictamente psicológicas, basándose en estudios relativos al aprendizaje social del individuo o a la visión cognitiva referente a los procesos de razonamiento que suceden en la mente de los criminales. Un tercer grupo está basado en las teorías del control social en el que la interpretación propia y del resto de sujetos regula el comportamiento criminal (casos de etiquetaje, estigmas sociales, etc). El cuarto grupo explica la criminalidad como una conducta consecuente del fracaso, usando una visión humanista y existencial. Por último, el quinto gran grupo está basado en la teoría motivacional, que explica que los delitos están determinados por una interacción entre el ambiente, la persona y el contexto.

En este último grupo, que explica la conducta criminal como el resultado de la interacción entre el ambiente, la persona y el contexto, se presta una especial atención a la influencia de la familia en la conducta delictiva. Por ello, explicamos a continuación el papel que tiene la familia en la conducta delictiva a partir de uno de los trabajos de H. Marchiori.

La familia es uno de los principales focos de aprendizaje de comportamiento y normas, y si bien una buena educación familiar es la base de un correcto comportamiento, los problemas encontrados en una familia que no es capaz de enseñar los valores correctos de comportamiento pueden quedar reflejados en las personas que viven en ese ambiente.

Sin duda, la familia es uno de los pilares básicos en el desarrollo y crecimiento en una persona, constituye una parte importantísima en el ambiente psicológico del individuo, por ello no podemos dejar de obviarla al hablar de conducta delictiva, pues es, cómo ya, apuntábamos anteriormente, no sólo un foco de aprendizaje de normas y maneras de comportarse, sino que a su vez puede transmitir desestructuración y problemas que quedarán reflejados en quienes viven en ese ambiente.

Del mismo modo que el contexto social en el que se mueve el sujeto (costumbres, tradiciones, actitudes encontradas) influye en su conducta, el ambiente en el hogar (cercanía a los padres, situación económica, situación afectiva…) debe de ser considerada para comprender la conducta delictiva del sujeto.

Así, esta autora realiza una clasificación más allá de la sencilla y clásica división de familias estructuradas y desestructuradas, sino que además clasifica las conexiones existentes entre el tipo de familia y el tipo de delincuente, señalando principalmente seis grupos principales.

El delincuente ladrón, suele responder al perfil de un sujeto cuyo ambiente familiar está marcado por castigos, situaciones traumáticas y ambiente familiar inestable. Puede existir una falta de ciudados por parte de la familia hacia el menor, algo que hace que el sujeto no sienta seguridad ni estabilidad. Estos sujetos comienzan a mostrar conductas antisociales (así como agresiones continuas y problemas escolares) desde una edad temprana. Debido a la falta de correctos valores, estos sujetos inician su carrera delictiva y abandonan el hogar y generalmente los vínculos con la familia. Cuando estos sujetos son arrestados por sus robos, la familia no suele ayudar al interno ni colaborar en el tratamiento penitenciario.

En cuanto al delincuente sexual, su perfil también puede presentar un contexto familiar desestructurado en donde la falta de supervisión y de afecto están presentes.  Tiende a pertenecer a un hogar desintegrado, con una marcada carencia de afecto, de supervisión y cuidados, con unas condiciones en el entorno familiar poco favorables. Son supuestamente estas condiciones soportadas durante la infancia las que harán sentir al individuo confundido en el área sexual. El delincuente sexual muestra dos necesidades fundamentales como son la seguridad y el afecto, y exterioriza hostilidad y resentimiento hacia la autoridad debido a las carencias emocionales de las que ha sido víctima. Ante el delito sexual la familia muestra rechazo y distanciamiento, lo que provoca normalmente que, tras la institucionalización, el delincuente vuelva a delinquir, pues carece del apoyo de un núcleo familiar idóneo que le ayude tanto en su tratamiento como en su recuperación y, posteriormente, le muestre apoyo en su nueva salida.

El tipo de familia que suele rodear al delincuente homicida sin embargo es una familia integrada, que siendo consciente de la desorganización psicológica del sujeto, permanece pasiva. Sin llegar a participar de una forma activa en frenar esa conducta, si muestran apoyo y ayuda al sujeto durante el encarcelamiento, y durante la reintegración social tras ser encarcelado.

En el caso del estafador, encontramos un contexto familiar en el que el sujeto ha sido víctima de una infancia dura o sobreprotegida con una educación estricta y con continuas frustraciones y prohibiciones que condicionan su comportamiento delictivo posterior.

Los delincuentes drogadictos provienen de contextos inestables tanto a nivel familiar, como a nivel laboral y educacional. Existen vínculos enfrentados hacia los miembros de la familia, con la figura de un padre rígido y autoritario y la figura de una madre insegura e inestable. Son las tensiones producidas en el seno de la familia las que son cargadas al sujeto, el cual se refugia en un “nuevo mundo” a través de las drogas como comportamiento destructivo para afrontar la situación familiar.

Existen otros muchos contextos que deben de tenerse en cuenta, no solo el familiar; sin embargo es importante tener en cuenta la influencia de la familia en el comportamiento delictivo o desviado como uno de los primeros factores posibles que puedan explicar determinadas conductas en los individuos.

La relación entre el estrés y los cambios conductuales crónicos.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Stress and disorders of the stress system”, de George P. Chrousos, que explica las consecuencias del estrés agudo y crónico en la sociedad actual más allá de la fátiga y el cambio conductual temporal. 

Todos los organismos vivos mantienen un equilibrio dinámico complejo (lo que se conoce como homeostasis), que se ve desafiado constantemente por efectos adversos internos o externos, denominados factores estresantes. Por lo tanto, el estrés se define como un estado en el que la homeostasis se ve amenazada; la homeostasis se restablece mediante un complejo repertorio de respuestas conductuales y fisiológicas de adaptación del organismo.

Los factores de estrés comprenden una larga lista de fuerzas potencialmente adversas, que pueden ser emocionales o físicas. Tanto la magnitud como la cronicidad de los factores estresantes son importantes. Cuando cualquier estresor excede una cierta severidad o umbral temporal, los sistemas adaptativos homeostáticos del organismo activan respuestas compensatorias que funcionalmente corresponden al estresor. El estrés es una respuesta relativamente estereotípica e innata que ha evolucionado para coordinar la homeostasis y proteger al organismo durante el estrés agudo. Los cambios ocurren en el sistema nervioso central (SNC) y en varios órganos y tejidos periféricos. En el SNC, la respuesta al estrés incluye la facilitación de vías neuronales que sirven para funciones adaptativas agudas y limitadas, como la excitación, la vigilancia y la atención centrada, y la inhibición de las vías neuronales que sirven para funciones agudas no adaptativas, como la alimentación, el crecimiento y la reproducción. Además, los cambios relacionados con el estrés conducen a una mayor oxigenación y nutrición del cerebro, el corazón y los músculos esqueléticos, que son todos los órganos cruciales para la coordinación central de la respuesta al estrés y la reacción de “lucha o huida”. Sin embargo en ocasiones el manejo del estrés no es correcto y puede producir problemas, por ejemplo, tanto las reacciones defectuosas como excesivas al miedo implican una menor capacidad de supervivencia del individuo y la especie. Por lo tanto, tanto los sujetos intrépidos y desinhibidos como los sujetos temerosos y excesivamente inhibidos tienen mayores riesgos de morbilidad y mortalidad, el primero como resultado de la subestimación del peligro, el último como resultado de una menor integración social. La interacción entre los factores estresantes perturbadores de la homeostasis y las respuestas adaptativas del órgano apoyadas por la resistencia nerviosa puede tener tres posibles resultados. Primero, el emparejamiento puede ser perfecto y el organismo regresa a su homeostasis basal; segundo, la respuesta adaptativa puede ser inapropiada (por ejemplo, inadecuada, excesiva y / o prolongada) y el organismo cae en el denominado estado de cacosis; y, en tercer lugar, el emparejamiento puede ser perfecto y el órgano se beneficia de la experiencia y se logra una nueva capacidad mejorada, entendido como “hiperstasis”’.

Como hemos dicho, la actividad basal inadecuada tanto en términos de magnitud como de duración, pueden perjudicar el crecimiento, desarrollo y composición corporal, y pueden ser responsables de muchos trastornos conductuales, endocrinos, metabólicos, cardiovasculares, autoinmunes, etc. El desarrollo y la gravedad de estas afecciones dependen de su exposición a los factores estresantes durante los “períodos críticos” de desarrollo, la presencia de factores ambientales adversos o protectores simultáneos, y el momento oportuno, magnitud y duración del estrés. El desarrollo prenatal, la infancia, la infancia y la adolescencia son tiempos de mayor vulnerabilidad a los factores estresantes. La presencia de factores estresantes durante estos períodos críticos puede tener efectos prolongados, como una cacostasis sostenida que puede durar toda la vida de un individuo. A través de sus mediadores, el estrés puede conducir a condiciones patológicas, físicas y mentales agudas o crónicas en individuos con antecedentes genéticos o constitucionales vulnerables. El estrés agudo puede desencadenar ataques de pánico y episodios psicóticos, y el estrés crónico puede causar manifestaciones comportamentales y / o neuropsiquiátricas (ansiedad, depresión, disfunción ejecutiva y cognitiva, etc) como resultado de la activación continua o intermitente de los síndromes de estrés y enfermedad y de la secreción prolongada de sus mediadores.

Estos mediadores también suprimen el sistema de sueño, que causa insomnio, pérdida de sueño y somnolencia diurna, y los sistemas ejecutivo y cognitivo también funcionan mal como resultado de la activación prolongada y crónica de los síndromes de estrés y enfermedad, y las personas pueden realizar y planificar de manera no óptima y tomar y seguir decisiones equivocadas. Se inicia y sostiene un círculo vicioso, en el que la inadaptación conductual conduce a problemas psicosociales en la familia, el grupo de iguales, el colegio o el trabajo, que mantienen o causan más cambios de mediadores y producen el desajuste conductual. El cerebro joven y en desarrollo es particularmente vulnerable, ya que carece de experiencias útiles previas a las que recurrir. Las consecuencias somáticas de la activación continua o intermitente de los síndromes de estrés y enfermedad pueden ser igualmente devastadoras (o incluso peores) que sus consecuencias conductuales. Por ejemplo, en niños en desarrollo, el crecimiento puede ser suprimido como resultado de un eje hipotético de crecimiento hipo funcional; en los adultos, el hipogonadismo inducido por estrés puede manifestarse como pérdida de la libido o como hipofertilidad, y la hiperactividad del sistema simpático puede conducir a la hipertensión esencial.

En las sociedades modernas, el estilo de vida ha cambiado dramáticamente desde el pasado. El estrés es omnipresente y universalmente penetrante; en la vida moderna, las estadísticas muestran los poderosos efectos del estrés temprano en la vida, el estrés crónico simultáneo y el estatus socioeconómico tanto en la morbilidad como en la mortalidad de las enfermedades crónicas. Sabiendo por tanto los efectos negativos del estrés tanto en nuestra salud como en nuestro comportamiento, y conociendo que estas modificaciones conductuales pueden resultar crónicas y generarse desde la infancia, se debe de tomar como factor de riesgo conductual el estrés al que puede haber estado sometido el sujeto estudiado, y no se debe de olvidar por tanto que la actividad basal óptima y la capacidad de respuesta del sistema de estrés son esenciales para una sensación de bienestar, para la correcta realización de tareas, y para las interacciones sociales apropiadas. Por el contrario, la actividad basal excesiva o inadecuada y la capacidad de respuesta de este sistema pueden perjudicar el desarrollo, el crecimiento y la composición corporal, y conducir a una serie de condiciones patológicas conductuales y somáticas que impidan un correcto desarrollo e integración social.

¿Qué relación existe entre los rasgos psicopáticos y el racismo? (II) Resultados de la investigación

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos la segunda parten del artículo “Is There a Relationship Between Psychopathic Traits and Racism?”, de los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson, que realizan una investigación sobre la relación existente entre los rasgos psicopáticos y el racismo. 

Para la presente investigación, los participantes adolescentes y adultos (individuos de 15 años o más) fueron escogidos de toda Australia a través de periódicos, radio y publicidad online. La gran mayoría de las respuestas se obtuvieron de una base de datos de encuestas online, en las que las encuestas tomaron aproximadamente 15 minutos en completarse. Los datos fueron examinados en su totalidad y divididos por adolescentes de 15-20 años y adultos mayores de 21 años para explorar la consistencia de los hallazgos en múltiples grupos de edad. Los datos también se dividieron por el historial de delitos para explorar la coherencia de la medida, con un individuo clasificado como un delito si han sido acusados de un delito.

Se utilizó un cuestionario demográfico para recopilar información demográfica general y detalles del historial de ofensas de los participantes. Los encuestados completaron la versión de 40 ítems de RACES, un instrumento desarrollado para explorar actitudes relacionadas con la raza en Australia. RACES consta de tres subescalas independientes: “Escala de Actitud Racista” (RAS), una escala de 8 elementos de actitudes racistas; “Aceptación de la Escala de Actitudes” (AAS), una escala de actitudes de 12 ítems que refleja el respaldo de los grupos externos; y la “Escala de Actitudes Etnocéntricas” (EAS), una escala de actitudes de 4 ítems que refleja el favoritismo dentro del grupo. Se responde a los elementos en una escala tipo Likert de cinco puntos que va desde “Muy en desacuerdo” a “Muy de acuerdo”.Se sabe además que RACES es internamente consistente, posee validez factorial, constructiva, discriminante y convergente en niños, adolescentes y adultos, y confiabilidad test-retest en niños. Además de RACES, se administró a los participantes la “Encuesta de Racismo” (DG), un instrumento de 10 ítems diseñado para medir actitudes racistas explícitas en Australia. En este instrumento, los ítems se responden de nuevo en una escala tipo Likert de cinco puntos con la mitad del puntaje invertido, por lo que los puntajes más altos indican niveles más altos de actitudes racistas. Aunque no se ha validado a través de investigaciones empíricas, es la única medida australiana existente de actitudes racistas no específicas de un solo grupo y se ha utilizado a nivel nacional. Por lo tanto, era apropiado para fines comparativos.

La deseabilidad social es especialmente preocupante cuando se miden temas sensibles, potencialmente incómodos o que provocan ansiedad, como los relacionados con el racismo. Una versión de 10 elementos de la Escala de Deseabilidad Social de Marlowe-Crowne (MCSDS), modificada previamente para su uso con jóvenes australianos y que se demostró que es particularmente útil, fue incluido para este propósito. Los ítems de MCSDS también se responden en una escala tipo Likert de cinco puntos con media puntuación inversa, por lo que los puntajes más altos indican niveles más altos de respuestas socialmente deseables. El MCSDS es internamente consistente y posee una validez convergente adecuada. También se utilizó el Inventario de temperamento de Minnesota, una medida basada en la investigación de 19 ítems de rasgos de personalidad psicopática de adolescentes y adultos. El instrumento mide la falta de empatía y remordimiento, emociones superficiales, egocentrismo y engaño, y puede considerarse una medida de los rasgos de personalidad psicópata, ya que se centra en los componentes psicológicos del constructo y omite en gran medida los aspectos conductuales. Se responde a los elementos en una escala tipo Likert de cuatro puntos que va desde “Esto no es cierto para mí” hasta “Esto es muy cierto para mí”; los puntajes más altos en todos los ítems indican niveles más altos de rasgos psicópatas.

Los resultados mostraron lo siguiente. Hubo una fuerte consistencia de las relaciones entre las variables medidas entre los participantes con y sin historial de ofensas. Dado el vínculo establecido entre la educación y el comportamiento delictivo, se esperaría que los participantes con antecedentes penales tuvieran niveles de educación más bajos. Tomando en cuenta esta expectativa además de las relaciones establecidas entre educación y actitudes racistas, la consistencia de las relaciones entre los participantes con y sin una historia de ofensa fue sorprendente. Las relaciones observadas reflejaron la misma dirección para todas las variables, aunque fueron mucho más fuertes para los participantes con un historial de ofensa. La consistencia de los hallazgos en cada medida sugiere que el tamaño de muestra limitado puede haber contribuido a los resultados no significativos y, por lo tanto, los resultados no son incompatibles con la validez discriminante de RACES. Aunque descriptivamente los resultados indican que no puede haber diferencia en actitudes de aceptación o rasgos psicópatas para individuos con y sin historial de ofensa, debido al tamaño de muestra limitado de los participantes con un historial de ofensa (1) no se pueden sacar conclusiones firmes de estos resultados; (2) muchas de las relaciones observadas no fueron significativas para los participantes con un historial de ofensa; y (3) los resultados para los participantes con un historial de ofensa tienen una generalización limitada. Las limitaciones de los datos del historial de ofensas se destacaron específicamente por los elementos de configuración amplios, lo que indica la imprecisión de los análisis y resalta la necesidad de replicación con una variabilidad disminuida.

Los resultados de la investigación actual proporcionan un fuerte apoyo para la existencia de una relación entre la psicopatía y las actitudes racistas y proporcionan evidencia de validez adicional para RACES como una medida efectiva de las actitudes racistas en Australia. Es importante que el enlace establecido se confirme en muestras alternativas de la comunidad en todo el mundo, para garantizar que los resultados sean generalizables y no puramente un artefacto de la población australiana. Además, la evaluación de la relación entre el racismo y los rasgos de personalidad psicópata en las poblaciones encarceladas también es vital para avanzar en la comprensión de las similitudes y / o diferencias en cómo la psicopatía y el racismo se presentan y se relacionan entre las poblaciones comunitarias y las no comunitarias. Con respecto a la práctica informativa, los resultados sugieren que puede ser necesaria una reconsideración de la formación de la personalidad de las personas consideradas con actitudes racistas.

La psicopatía y el racismo son problemas sociales omnipresentes que tienen el potencial de afectar negativamente a toda la comunidad. La psicopatía está relacionada con una gama de comportamientos antisociales violentos y no violentos y con conductas de alto riesgo. Del mismo modo, el racismo se relaciona con los resultados negativos de salud mental, los resultados fisiológicos más pobres y la psicopatología general. Se informa que las tasas de psicopatía en las poblaciones encarceladas de todo el mundo son de hasta el 73%. Aunque es relativamente raro en la comunidad, con una prevalencia estimada en menos del 1% en la población general, se asocia con una variedad de resultados negativos como comportamiento ofensivo, falta de vivienda y hospitalización psiquiátrica. En contraste, el racismo en Australia prevalece ampliamente en la comunidad, con índices de hasta el 97% de los australianos indígenas que informan haber sido víctimas del racismo. Además, el trabajo sobre la geografía del racismo sugiere que la gran mayoría de los australianos tienen algunas creencias o actitudes que podrían considerarse racistas. Independientemente de las diferencias en prevalencia y resultados, ambos son problemas que son perjudiciales para la sociedad. Además, las similitudes en el desarrollo de ambos problemas sugieren que es importante investigar cómo interactúan los dos constructos. Los datos presentados aquí proporcionaron el primer examen de la relación entre los rasgos de personalidad psicópata y las actitudes racistas, lo que demuestra un fuerte vínculo entre los dos constructos. Los resultados también proporcionaron pruebas sólidas adicionales para la validez de constructo y la validez convergente de la escala total y las subescalas de RACES, y proporcionaron evidencia tenue para la validez discriminante, con los hallazgos que demuestran las relaciones esperadas para la escala total de RACES y las subescalas. Esto incluye las relaciones entre la escala total de RACES y las subescalas; entre la escala total de RACES y las subescalas y una encuesta existente de actitudes racistas; y entre la escala total de RACES y las subescalas y una medida de los rasgos psicopáticos. Estos hallazgos también refuerzan el impacto potencial de la respuesta socialmente deseable en diversas medidas de actitud, incluidas las actitudes racistas y los rasgos de personalidad psicopática. Es importante destacar que se encontraron resultados similares en personas con y sin historial de delitos y entre grupos de edad

Hasta la fecha, se han llevado a cabo pocos exámenes de actitudes racistas y comportamientos ofensivos, y la mayoría explora el posible racismo sistémico que subyace a las tasas más altas de criminalidad en las poblaciones minoritarias. Sin embargo, se esperaría que se relacionen comportamientos ofensivos y comportamientos racistas, ambos comportamientos antisociales con actitudes antisociales subyacentes que potencialmente comparten vías de desarrollo. Los hallazgos de investigaciones previas que demuestran relaciones entre actitudes racistas, problemas de conducta y, de manera opuesta, comportamientos pro-sociales, además de la presente investigación que demuestra relaciones entre actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopáticos, respaldan esta expectativa . Sería interesante evaluar el valor de las intervenciones generalizadas que intentan mejorar las conductas pro-sociales al tiempo que abordan el comportamiento ofensivo problemático en la reducción de los niveles de actitudes, creencias y comportamientos racistas.

La intervención temprana para limitar el desarrollo de rasgos de personalidad indeseables que fomentan actitudes racistas posteriores (por ejemplo, falta de empatía) es esencial. Abordar y mejorar los niveles de empatía actualmente se considera central para los programas efectivos contra el racismo, pero la presente investigación subraya la importancia de explorar otros componentes del desarrollo moral temprano más ampliamente. Por ejemplo, aumentar el desarrollo moral mientras se desaprueba el comportamiento antisocial, la criminalidad y la violencia en general, puede ser útil para reducir el cultivo y la perpetuación de las actitudes racistas. Los resultados brindan un impulso para futuros trabajos sobre el racismo y la psicopatía y resaltan el potencial de los conocimientos existentes sobre el manejo de ambos constructos para ser integrados a fin de fortalecer las intervenciones para reducir los impactos negativos de cada uno. Las investigaciones futuras pueden descubrir un área de investigación interesante y potencialmente decisiva que conduzca a la reducción simultánea del racismo, la psicopatía y el comportamiento ofensivo. Combinar los recursos destinados a investigar el racismo y los rasgos de personalidad psicópata para avanzar en los programas y abordar eficazmente el desarrollo de ambos temas sería de gran beneficio para la sociedad.

¿Qué relación existe entre los rasgos psicopáticos y el racismo? Un enfoque teórico. Club Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Is There a Relationship Between Psychopathic Traits and Racism?”, de los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson, que exponen, desde un punto de vista teórico , y posteriormente a través de una investigación, la relación existente entre los rasgos psicopáticos y el racismo. En esta primera publicación resumiremos los aspectos teóricos, centrándonos en los resultados de la investigación en el próximo artículo.

La psicopatía tiene una larga historia tanto en la investigación de la psicología forense criminal como en la práctica clínica, con una amplia gama de actitudes y comportamientos antisociales que coexisten regularmente con la psicopatía. Las actitudes racistas se consideran antisociales y comparten muchas similitudes con los rasgos de personalidad psicopáticos, incluso en su desarrollo y su manifestación. Tanto la psicopatía como el racismo tienen impactos perjudiciales significativos y penetrantes en la sociedad; mejorar la comprensión de cada construcción y las posibles formas de reducir su impacto social, por lo tanto, sería útil.

Las características distintivas de la psicopatía incluyen encanto superficial y egocentrismo, las características afectivas incluyen niveles superficiales e impredecibles de emoción y deficiencias en la culpa, empatía y remordimiento, y las características conductuales incluyen la participación en actividades erráticas, negligentes, de riesgo y de búsqueda de sensaciones que violan las normas sociales y legales, asi como una incapacidad para mantener relaciones a largo plazo y la explotación indiferente y deliberada de otros. Los investigadores además han relacionado la psicopatía con un rango de comportamiento antisocial violento y no violento y con conductas de alto riesgo.

En cuanto a la estabilidad de la psicopatía, la investigación empírica sugiere que la psicopatía en la infancia y la adolescencia es igualmente estable y se presenta de manera similar a la psicopatía en la edad adulta, y que las características de la psicopatía adolescente muestran una estabilidad moderada de los componentes afectivos, incluida la falta de empatía y remordimiento, emociones superficiales, egocentrismo y engaño a lo largo de la transición de la adolescencia a la adultez. Esta constancia sugiere que la psicopatía infantil puede convertirse en un factor estable y duradero de rasgos de personalidad.

El desarrollo de la psicopatía se ha relacionado con los déficits individuales en características como el temperamento y la inhibición conductual, el desarrollo moral y emocional, el procesamiento sociocognitivo y la disfunción emocional y cognitiva general, por ello es esencial comprender cómo se nutren tales características. Dichos déficits se ven considerablemente afectados por la crianza de los hijos, lo que sugiere posibles asociaciones entre el desarrollo de la psicopatía y una gama de variables parentales pobres. Apoyando esta proposición, niveles más altos de síntomas de Trastorno de Personalidad Antisocial, que abarcan rasgos psicopáticos, han sido vinculados a una gran cantidad de variables parentales que incluyen maltrato infantil, menores niveles de cuidado paterno y materno, mal vínculo parental, y abusos físicos, psicológicos o sexuales.

Pues bien, el desarrollo de actitudes racistas ha sido explorado de manera similar. Investigaciones recientes propusieron que tanto el racismo como el sexismo son dos formas interrelacionadas de actitudes discriminatorias vinculadas a través de creencias de jerarquías sociales, que pueden ser atribuibles a los rasgos subyacentes de la personalidad. Por ello, similar al cultivo de la psicopatía, también se han establecido vínculos entre la crianza estricta y rígida, el desarrollo de la personalidad y las consecuentes actitudes racistas. No es sorprendente que comportamientos y actitudes indeseables como el racismo se desarrollen en niños que experimentan una crianza negativa, dado el significativo poder del rechazo y aceptación de los padres al moldear nuestras personalidades como niños y adultos, aunque el enfoque en la crianza autoritaria como la causa de las actitudes racistas en los niños ha sido reemplazado por una mayor comprensión sociocognitiva.

En contraste, la crianza positiva, que incluye el uso de técnicas de empatía, parece disminuir los comportamientos antisociales y limitar el desarrollo de los rasgos de personalidad psicópata y las actitudes racistas. De manera similar, los niveles de empatía parecen estar relacionados con las actitudes racistas y son un moderador importante de tales actitudes. Como la empatía es un antecedente clave del comportamiento prosocial y del desarrollo moral, estos vínculos son aún más importantes en una investigación de actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopática. Además, el desarrollo del comportamiento intimidatorio se ha relacionado con el comportamiento antisocial posterior, la criminalidad y la violencia, lo que podría incluir el desarrollo de actitudes racistas y rasgos de personalidad psicopática.

Debido a los vínculos inversos entre la empatía y los problemas de conducta, las actitudes racistas y los rasgos psicopáticos, así como las similitudes en los caminos del desarrollo del racismo y la psicopatía, se esperaría una relación entre los rasgos psicópatas y las actitudes racistas. Los fuertes vínculos entre la psicopatía y varias conductas antisociales violentas y no violentas añaden más peso a esta idea, pero aún no se han realizado investigaciones que exploren esta relación propuesta.

Para poder demostrar de un modo empírico esta relación entre los rasgos psicopáticos y el racismo, los autores Kaine Grigg y Lenore Manderson realizaron una investigación con 402 participantes cuyo objetivo principal fue examinar la relación explicada anteriormente, y cuyo objetivo secundario fue explorar la consistencia de esta relación entre adolescentes y adultos. La metodología, resultados y conclusiones podrán consultarse en el siguiente artículo del Club Forenses.

Antiguas entradas