clubforenses.com

clubforenses.com

Categoría: Violencia (página 1 de 6)

Desarrollo y validación de la Escala de Ideas de Violencia (VIS). Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Development and Validation of a Brief Measure of Violent Thoughts: The Violent Ideations Scale (VIS)” de Murray, Eisner y Ribeaud; en él se estudia la creación de una escala que permite medir psicométricamente las ideas violentas que son un potente predictor de la violencia.

El tener ideas de violencia puede ser un indicador de riesgo de violencia, por ello se decidió crear una escala que midiera la presencia de estas ideas. Primeramente, para desarrollar las escalas, dos expertos crearon un conjunto inicial de ítems a partir de las teorías de la estructura de la violencia y sus factores comunes. La definición de violencia no es uniforme en la literatura preexistente, en algunos casos se considera los pensamientos de daño físicamente a otros, mientras que otros estudios consideran no solamente el daño físico a la persona sino también la agresión verbal o la destrucción de la propiedad. En lo que sí están de acuerdo es en que la violencia imaginada se sienta como real. Por tanto, para este estudio se decidió incluir una definición amplia donde tuviera cabida tanto el daño físico, como no físico pasado por la violencia sexual o el daño a uno mismo.

Posteriormente, del grupo de ítems se seleccionó un subgrupo que fue el que se administró a los participantes, elegidos en base a su claridad, contenido, validez nominal y con el objetivo de abarcar todas las áreas antes descritas.

Se pidió a los participantes que informaran de la frecuencia de los ítems durante el último mes. Se utilizó una escala tipo Likert de cinco puntos que iba del “nunca” al “muy a menudo”.

La prueba se realizó sobre una muestra de 1.276 jóvenes suizos de 17 años de edad (629 chicas y 647 chicos). Eran el resultado de un muestreo estratificado aleatorio de 56 escuelas en Zúrich, teniendo en cuenta la ubicación y tamaño de la escuela.

Se usó un análisis de la Características del Operador Receptor (ROC) para evaluar si el VIS podía servir para la identificación de personas violentas. Estas personas fueron definidas como aquellos que han portado armas, han extorsionado, robado o asaltado de acuerdo al autoinforme en los últimos doce meses. Este análisis se utiliza para descubrir el poder discriminatorio general de una escala o para definir el punto de corte óptimo en las clasificaciones de grupos que se realicen en base a esa escala. También se analizó la sensibilidad y la especificidad, la primera de ella se refiere a la proporción de individuos que están correctamente asignados a la clase violenta (verdaderos positivos). Mientras que a especificidad se refiere a la proporción de individuos catalogados en la clase no violenta (verdaderos negativos). El resultado puede variar del cinco (clasificación al azar) al uno (clasificación perfecta).

Los elementos analizados fueron: suicidio, homicidio, venganza violenta, lesión grave, golpear sin razón, matar insultando, humillar, desnudarse, matar, acoso, violencia sexual, responder agresivamente, golpear al ser provocado, infligir dolor, golpear por estar enfadado.  La mayor parte de las respuestas fueron “nunca”, menos una pequeña porción de “muy a menudo”.

Las soluciones factoriales sugirieron que tanto la ideación de agresión sexual como la ideación suicida podrían distinguirse de las ideas que implica agresión. Por tanto, se excluirá los análisis de las ideas suicidas o de la agresión sexuales. Sin embargo, no se encontró ningún indicio de que deberían separarse las ideas de agresión no física de las de agresión física.

Los elementos de carga más altos se refieren a infligir lesiones, mientras que los elementos de carga más bajos se refieren a la intimidación. Los ítems referidos al homicidio tienen cargas intermedias. El modelo se ajustó utilizando la estimación MC en Mplus 7.0, mostrando un ajuste razonable.

El VIS también se asoció significativamente con todas las construcciones incluidas. Las asociaciones más fuertes fueron con otras cogniciones relacionadas con la agresión y con el comportamiento agresivo en sí. Fue menos fuertemente relacionado con la victimización. En lo relativo al comportamiento agresivo, se relacionó aproximadamente igual con la agresión proactiva y la agresión reactiva.

Los resultados muestran los factores más altos en relación a la violencia física no letal, como infligir dolor o lesiones graves. Por el contrario, las ideas de violencia sexual como la violación o el desnudarse parecen no guardar relación con las ideas de violentas, teniendo que considerarse un fenómeno aparte, aunque los resultados en este punto son ambiguos. Las razones son: en primer lugar, se informó muy pocas veces de ideas relacionados con la violencia sexual y en segundo lugar las pruebas estadísticas de la dimensión no fueron unánimes. Por ello, las estructuras de la ofensa sexual no se consideran jerárquica, con influencias tanto generales como específicas, lo que conlleva ambigüedad sobre su inclusión con el resto de ideaciones violentas. Se recomienda un estudio más profundo con un mayor número de ítems relacionados con el tema ya que en esta versión del VIS sólo hay dos ítems.

En relación a las diferencias entre sexos, se obtuvieron algunas, los ítems 3 (venganza violenta), 5 (golpear sin razón) y el 7 (humillar) destacaron especialmente. Las diferencias eran pequeñas en términos prácticos y no introducirían sesos. La mayor diferencia fue presentada en la venganza violenta (ítems 3), siendo mayor en hombres que en mujeres, esto se relacionaría con lo que los estereotipos relacionan con la masculinidad.

La invarianza de sexos es importante ya que las diferencias de los comportamientos violentos es un problema importante: los hombres superan ampliamente a las mujeres como perpetradores de violencia. Mientras que los hombres son responsables del 80% de los homicidios apenas hay diferencias con las mujeres en las puntuaciones del estudio VIS.  Estas diferencias de sexo pueden ayudar a iluminar los mecanismos casuales en la violencia y ayudar en la prevención.

La distribución de la puntuación de la suma derivada del VIS estuvo sesgada hacia niveles bajos de ideación con el 40% de los encuestados que no reportaron ninguna. Esto puede indicar la existencia de una subpoblación de individuos que no tienen nunca o muy escasamente ideas de violencia. Aunque, también esta la posibilidad de que la escala no contará con ítems suficientemente “leves” para poder captar estas ideas menos violentas. Por lo cual, se recomienda realizar otras investigaciones que incluyan más ítems que los doce actuales y pueda comprobar si se trata de una carencia en las pruebas originales o que existe una parte de la población que no tiene ideas violentas. Estos ítem pueden estar relacionados con la afectación pasiva a unas personas, como el abuso verbal o psicológica. Además, habría que tener en cuenta la posibilidad de que el tiempo de la investigación (un mes) hubiese sido escaso y que un análisis más extenso en el tiempo pueda tener más incidencias.

Se realizó un análisis ROC para buscar el punto de corte que diferenciará entre aquellos que se involucraban en la violencia y aquellos que no. Este punto se estableció en el 15.5, que fue el que presentó mayor equilibrio entre sensibilidad y especificidad.

A pesar de tener una buena capacidad de discriminación, entre los que ejercen violencia y los que no la Escala de Ideas de Violencia no puede ser la única fuente para tomar decisiones de alto nivel. La recomendación es usarla como una herramienta más que brinde información sobre la estimación del riesgo en el uso de la violencia.

 

Factores de riesgo en el feminicidio. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Intimate Femicide: The Role of Coercetive Control” de Johnson, Eriksson, Mazerolle y Wortley; en él se estudia diferentes factores de riesgo que se relacionan con el feminicidio, destacando entre ellos las conductas de control coercitivo.

El feminicidio es un tema de actualidad, con este estudio se busca realizar un análisis de los diferentes factores de riesgo, centrándose especialmente en las conductas de control coercitivo. Para ello, en este estudio se analizaron las historias de una muestra de condenados por matar a su pareja íntima en Australia. Utilizándose los datos del Australian Homicide Project, que contenía información de 302 delincuentes condenados por homicidio, siendo el 87% varones y el 13% mujeres. De esta muestra se utilizaron los referentes a 68 hombres que habían sido condenados por matar a sus parejas íntimas femeninas.

Lo que proponían los investigadores era examinar las variables que distinguían a los homicidas de género que habían sido violentos previamente de aquellos que no lo habían sido. Para ello se utilizó la Escala Revisada de Tácticas de Conflicto (CTS-2) que midió los niveles de agresión física y sexual en los doce meses previos al homicidio. También, se utilizaron preguntas combinadas sobre amenazas de muerte y uso de violencia en el año anterior. La muestra quedó dividida a partes iguales entre los hombres que declararon haber usado la violencia (34) y aquellos que no (34).

Se analizaron muchas de las variables que la literatura anterior destacó como influyente, como son: las características personales del autor, las experiencias de violencia en la infancia, el uso del control coercitivo hacía la víctima y el historial criminal. Las características personales del autor incluían datos relacionados con: educación, dificultades económicas, separación o amenaza de la misma, infidelidad o sospecha de ella, la presencia de hijastros, tratamientos médicos o psiquiátricos, intentos autolíticos, problemas de abuso de alcohol o drogas.

En la muestra del estudio un tercio había terminado la educación secundaria. En el año anterior al crimen la mitad de la muestra tenía problemas económicos y estaban separados o sus parejas les habían amenazado con la separación. Un tercio de la muestra afirmaba que sabía o sospechaba que su pareja le era infiel. Un cuarto de los 68 hombres convivía con hijastros y un 16% había recibido tratamiento médico o psiquiátrico en el último año. Un porcentaje similar había intentado suicidarse y tres de cada diez hombres tenía un problema con el abuso de las drogas y el alcohol. El 40% de la muestra manifestó haber sido víctima de abuso físico o sexual en la infancia y una quinta parte de sus padres habían sido violentos con sus madres. Dos tercios tenían antecedentes violentos y un tercio había cometido su primer crimen antes de los 13 años. La mitad de ellos habían sido violentos en el hogar el año anterior al feminicidio y una quinta parte también había presentado esa conducta violenta fuera del hogar.

Para medir las tácticas coercitivas y de control que usaban los homicidas se utilizaron tres herramientas diferentes y un indicador adicional. La primera de ellas fue la Escala de Titularidad y Propiedad Relacional (REPS), que consta de 28 ítems como lo siguientes: “tengo derecho a contactor con los amigos de mi pareja para ver cómo actúa sin mí; miro el cajón, el bolso o los bolsillos de mi compañero; si mi pareja me abandona me aseguraré de que se arrepienta”. La segunda herramienta utilizada fueron los ítems relacionados con el control psicológico que se encuentra dentro del CTS- 2, que incluyen cuestiones como el insulto, la amenaza o la destrucción de propiedad. La tercera herramienta, fue una modificación de la Escala Provocadora de Malestar de Salovey y Rodin, que evalúa los celos y el dominio durante la relación romántica. En ella se puede encontrar diferentes situaciones como una cena con otro hombre atractivo, bailar pegado a un amigo o ver a una persona con la que se mantuvo una relación en el pasado. Por último, el indicador hace alusión a la conducta de acoso a la víctima durante el año anterior al homicidio.

En lo relativo al control, la mitad de la muestra eran controladores, dos tercios habían tenido conductas de abuso psicológico, una cuarta parte de la muestra tenían altos niveles de celos y una quinta parte declaró haber acosado a la víctima antes de matarla.

Los hombres que no habían sido violentos antes del homicidio tenían más posibilidades de haber acabado la escuela secundaria y presentaban menos posibilidades de estar separados o de haber sido amenazados con ello, al igual que de tener problemas con el alcohol o las drogas y de haber crecido en un hogar violento. También, eran más bajos en dos de los indicativos de control coercitivo como son el abuso psicológico y el acoso a la víctima. Al igual que tenían índices menores de antecedentes penales. Por el contrario, los dos grupos tenían niveles parecidos de sospechas de infidelidad, convivencia con hijastros, tratamientos de salud mental y tasa de suicidio.

Estos resultados coinciden con otros estudios llevados a cabo en otras partes del mundo, como el que se realizó en Gran Bretaña (Dobash, Dobash y Cavanagh, 2009), donde los datos obtenidos mostraban que los hombres que no tenían antecedentes por violencia de género eran más “convencionales”: poseían una educación superior, mantenían una mejor relación, no tenían problemas de abuso de sustancias y sus infancias no fueron problemáticas. También presentaban niveles más bajos de control psicológico y acoso, aunque sí que presentaban celos.

Si bien es cierto que en general los hombres con antecedentes de violencia de género presentaban mayores niveles de control coercitivo, el 62% de los que no tenían antecedentes también reconocían haber usado alguna técnica de control sobre las mujeres que acabaron matando. Una quinta parte de estos hombres tenían una orden de alejamiento que les impedía acercarse a su pareja o la policía se había tenido que personar en su domicilio por algún tipo de incidente. Aunque no hubieran sufrido agresiones directas las mujeres estaban lo suficientemente atemorizadas como para pedir protección policial. Estas intervenciones, como ha quedado claro con el homicidio, han sido del todo ineficaces.

Por tanto, se puede concluir que, aunque una presencia clara de un comportamiento de control o de acoso puede ser precursor de un homicidio de violencia de género, comportamientos menos evidentes, sin agresiones directas, también pueden ser indicadores de riesgo de este tipo de conducta.  Este último tipo de comportamiento puede ser pasado por alto por la justicia, ya que no deja evidencias tan claras como una agresión física. Esto lleva a pensar que las evaluaciones de riesgo a veces pueden pasar por alto comportamientos de acoso que clasifican como “menores” y que pueden indicar un riesgo de homicidio.

Cuando Papá acosa a Mamá. Club de Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “When Daddy stalks Mommy: Experiences of Intimate partner stalking and involvement of social and legal authorities when stalker and victim have Children together” de Lokkegaard, Hansen, Wolg y Ekklit; en él nos hablan sobre las experiencias de acoso que sufren algunas mujeres por parte de sus maridos y su relación con las autoridades.

El acoso viene definido como un comportamiento repetido, intrusivo y molesto que no es deseado por la víctima que puede incluir amenazas, tanto implícitas como explícitas para la seguridad, y que provoca sentimientos de miedo y angustia. Las estimaciones que hay sobre el acoso rondan el porcentaje de entre un 2 y 29% para los hombres y un 7 al 36% para las mujeres. En Dinamarca las mujeres son en mayor medida víctimas de acoso (11,7%) que los hombres (6,2%).

Un tipo especial de acoso es aquel en el que el acosador es el marido o pareja de la mujer y tienen hijos en común. Es un caso especial porque la principal recomendación, no tener contacto con el acosador, no puede cumplirse, ya que tienen hijos en común lo que les obliga a seguir en contacto. Esto produce que tanto la mujer como los niños corran un alto riesgo de sufrir abusos por el padre acosador. Este fenómeno ha sido poco estudiado en la literatura científica.

Este estudio utiliza un enfoque mixto para, por un lado, describir cuantitativamente los comportamientos del acosador, así como la participación de las autoridades correspondientes. Por otro lado, se pretende examinar cualitativamente cómo las madres experimentaron el acoso por parte del padre de sus hijos.

Durante los meses de enero de 2013 a abril de ese mismo año se llevó a cabo la recogida de datos. Para ello se reclutó a mujeres a través de un grupo privado de Facebook para madres acosadas por los padres de sus hijos y a través de un anuncio en la web de la Asociación danesa anti acoso. Cada participante recibió un email con el enlace a una encuesta online totalmente anónima.

Se contó con una muestra de 196 mujeres con edades entre los 27 y los 70 años, con una edad media de 40. Estas mujeres contaban con una educación de media de 14 años, un 93,4% tenía la nacionalidad danesa y un 86,2% habían nacido en Dinamarca. El 39,3% de las mujeres contaba con un empleo a tiempo completo mientras que un 24,3% tenía un trabajo a tiempo parcial o estaba estudiando y un 36,4% se encontraba de baja por enfermedad.

La encuesta tenía cinco secciones diferenciadas. En la primera de ellas se encontraban preguntas sobre las características de la relación entre la víctima y el acosador, creadas específicamente para la misma. Había una segunda sección donde se les preguntaba sobre el comportamiento de acoso, para la cual se utilizó la Lista de Verificación de Comportamiento de Acoso (SBC). Una tercera sección iba sobre la relación que habían tenido con las autoridades legales y sociales. La cuarta sección versaba sobre la ayuda percibida por parte de 18 autoridades y servicios de ayuda. El último apartado hablaba de las reacciones por parte la policía, la Administración del Estado y los tribunales cuando les habían contado de sus casos de acoso.

Algunos datos sobre la relación mantenida: en el 91,1% de los casos las madres ya no mantenían ninguna relación romántica con el padre. La duración promedio de la relación había sido de 6,6 años. Estas relaciones estaban marcadas por la violencia de género. Un 60% de las mujeres manifestó que la violencia comenzó después de enterarse de que estaba esperando su primer hijo. La media de hijos estaba en 2,15 con edades comprendidas entre los 0 y los 45 años. En un 80% de los casos informaron de que los padres habían amenazado con apartar a los hijos de ellas si se iban. En un 3% de los casos el padre tenía la custodia completa, más de un 41% compartían la custodia y más del 61% de las mujeres afirmó que esperaba tener contacto con el acosador en el futuro a causa de los niños.

En cuanto a los comportamientos de acoso lo más comunes fueron las llamadas telefónicas no deseadas, los mensajes al móvil o correos electrónicos no deseados, las visitas a la casa de la víctima u observar y seguir a la misma. En lo que se refiere a comportamientos violentos destacó las amenazas y los intentos de dañar a las madres. También en un 63,3% se informó de que familiares o amigos del agresor participaron en el acoso.

En relación con su contacto con las autoridades legales y sociales, un 68,3% de las mujeres denunció a la policía un promedio de cuatro veces y en un 23% de los casos el acosador fue quien denuncia a la mujer a la policía un promedio de 2,56 veces. Los acosadores en mayor medida que las víctimas habían utilizado a la Administración del Estado para iniciar un nuevo caso o para cambiar el acuerdo de custodia.

En cuanto con qué instituciones había tenido contacto la madre, destaca la Administración del Estado (95,3%), seguido por el médico privado (89,1%), abogados (82%), profesores de los niños (82%), policía (78’9%), los servicios municipales de atención a la infancia (72,7%), el psicólogo privado (66,4%), el psicólogo público (64,1%) y los tribunales (62,5%). Estas mujeres percibieron como más amigables y con más capacidad de ayudar y apoyarlas a los profesionales médicos, así como a los de las agencias no gubernamentales que a los profesionales que trabajaban en la administración del Estado, los tribunales o la policía. Menos de un 50% declaró que les hubieran ayudado.

El análisis del contenido reveló cuatro categorías con respecto a las experiencias de las madres:

  1. Reconocimiento por parte de los profesionales de las madres como víctimas de acoso. Muchas mujeres afirmaron que los profesionales les habían entendido y comprendido y que les reconocían como víctimas, pero no podían ayudarlas debido a la falta de pruebas físicas. También informaron de casos donde los profesionales carecían de los conocimientos para juzgar y entender la violencia psicológica.
  2. Procedimientos de casos extensos y duraderos en los que participaron diferentes agencias. Aquí destaca la impotencia que sienten las madres cuando los profesionales de las diferentes agencias con las que deben tener contacto, especialmente en casos dilatados en el tiempo, no se comunican entre ellos y hace más difícil que ellas reciban la ayuda que necesitan.
  3. La delimitación de la frontera de si un comportamiento era acoso o simplemente era entrar en contacto legal por los niños. Aquí mencionaron diferentes conductas no penadas legalmente que para ellas suponían acoso como fueron algunas formas de violencia psicológica, la duración infinita del proceso, la posibilidad de que el agresor abra nuevos procesos judiciales, el contacto que podía tener el acosador con la madre a través de las autoridades.
  4. Las conductas de acoso hacia los niños. En esta sección destacaron comportamientos que tenía el padre hacía sus hijos, como el acoso, el intentar constantemente que se pusieran de su parte, amenazándolos directamente o amenazando a la madre a través de ellos.

La finalidad del estudio fue una mayor comprensión del fenómeno de acoso por parte del padre hacía la madre, donde como se ha visto es complejo poder cortar todo tipo de relación con el acosador ya que se vale no solo de sus propios hijos sino también de las autoridades estatales para poder seguir en contacto con su víctima. Lo que puede dejar desamparadas a las madres y con la sensación de que el sistema público no cuenta con los recursos para poder ayudarlas.

De los delitos de cuello blanco a los homicidios de cuello rojo. Parte II. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos la segunda parte del resumen del artículo “The Arrogant Chameleons: Exposing Fraud-Detection Homicide” de Perri y Litchenwald , en el que explican las características de aquellos delincuentes de cuello blanco que pueden llegar a realizar crímenes al descubrir sus fraudes, así como consejos sobre cómo realizar entrevistas a este tipo de criminales. 

Muchas agencias de aplicación de la ley en América del Norte utilizan la técnica REID como método de entrevistar e interrogar a sospechosos. Los partidarios de la técnica argumentan que ayuda a extraer información de participantes poco dispuestos. La técnica utilizada en el caso de Porco parece ser la Técnica REID, y aunque generalmente es útil, existen límites para su éxito dependiendo del tipo de persona entrevistada. La técnica REID incluye nueve pasos de interrogatorio, pero algunas de estas técnicas pueden ser contraproducentes cuando se trata de personalidades psicópatas.

Una de las premisas de la Técnica REID es que el entrevistador debe tener el control de la entrevista, evitando que el sospechoso niegue la culpa al cortar las explicaciones insatisfactorias y, en última instancia, trabajar hacia una confesión.

La manipulación psicológica comienza antes de que el entrevistador abra la boca. El diseño físico de una sala de interrogatorios está diseñado para maximizar la incomodidad y la sensación de impotencia de un sospechoso. El objetivo es crear una sensación de exposición, desconocimiento y aislamiento. Una vez que comienza el interrogatorio, el entrevistador puede usar evidencia real o inventada para confrontar al sospechoso con el objetivo de hacer que el sospechoso vea lo inútil que es no confesar. Sin embargo, si el sospechoso pide un abogado, la entrevista debe detenerse. Muchas técnicas de entrevista como la Técnica REID también involucran el uso de emociones como una herramienta para ser utilizada por el entrevistador para hacer que un sospechoso brinde información veraz sobre un crimen en particular, ya sea fraude o crimen violento.

Cuando se trata de entrevistar a un delincuente de cuello rojo, los enfoques tradicionales deben modificarse radicalmente para abordar tanto el comportamiento como la perspectiva del psicópata. En los casos en que el entrevistador sospecha que se encuentra en presencia de un verdadero psicópata, es razonable comenzar la entrevista utilizando las tácticas adecuadas para un sospechoso psicópata. Si el entrevistador comienza a usar una estrategia más apropiada para un no psicópata, al darse cuenta de que la estrategia no está funcionando, es posible que no pueda cambiar las estrategias de manera efectiva a mitad de camino al interrogar al sospechoso. Con respecto a Christopher Porco, probablemente fue demasiado tarde para cambiar las estrategias y usar una estrategia psicópata como se discutió. Hubiera sido lo suficientemente inteligente como para sentir que la policía cambiaba de rumbo y usaba una estrategia diferente para él. El hecho de que los detectives siguieran tratando de evitar sus negativas en la entrevista no indujo en ningún momento a Porco a confesar o invocar su derecho a un abogado. La Técnica REID opina que si uno evita que el sospechoso niegue los hechos, el entrevistador puede reducir la probabilidad de que solicite el derecho a un abogado.

La sofisticación de Porco puede haberse derivado del conocimiento de que podría terminar la conversación en cualquier momento exigiendo la representación de un abogado. Es probable que participase en la entrevista durante todo el tiempo que lo hizo en un esfuerzo por averiguar lo que la policía sabía, al igual que la policía quería que divulgara información. Además, Porco probablemente anticipó las preguntas del entrevistador y ensayó las respuestas que le daría. Teniendo en cuenta que su padre era abogado, la comprensión de Porco de las advertencias de Miranda era sin duda mayor que la del sospechoso promedio.

Además, dado que el enfoque tradicional para entrevistar a un no psicópata puede implicar juegos de poder entre el entrevistador y el entrevistado, un psicópata verá la estrategia del entrevistador y probablemente se negará a hablar con el investigador. Es por eso que es importante para un investigador, en la medida de sus posibilidades, evaluar si él o ella está conversando con un psicópata antes de seleccionar una estrategia de entrevista. El psicópata evalúa intensamente cada movimiento y palabra que pronuncie el investigador. El psicópata es un verdadero depredador con instintos de cazador, incluso cuando no exhibe abiertamente esas cualidades. En el caso de Porco, la modificación de la Técnica REID que permitía al sospechoso pensar que tenía el control, permitiéndole revelar explicaciones inconsistentes e inverosímiles sin detener las negativas, habría producido más pruebas para los detectives y, en última instancia, para el jurado.

Por todo ello, a la hora de entrevistar a un posible psicópata, algunas de las mejores estrategias serían las siguientes:

  1. Evite confrontar al criminal de cuello rojo con el estilo que los autores observaron en el caso de Christopher Porco. Los investigadores obtuvieron poca información del enfoque que usaron.
  2. Si es evidente que el sospechoso entrevistado es probablemente el culpable, el objetivo del entrevistador es recopilar la mayor cantidad posible de hechos incoherentes e inverosímiles. Presentar evidencia incriminatoria al criminal de cuello rojo no aumenta la probabilidad de una confesión.
  3. Si el psicópata muestra emoción, el entrevistador debe ser consciente de que son emociones aprendidas al observar cómo se comportan los demás en una situación dada. No se debe modificar la estrategia creyendo que el psicópata dará una confesión del crimen. El psicópata puede estar utilizando esta estrategia por varias razones (por ejemplo, para probar la estrategia del entrevistador, evaluar cuán inteligente es el entrevistador, sondear al entrevistador por debilidad personal…).
  4. El entrevistador no debe hacer amenazas que no puede llevar a cabo. Por ejemplo, si el entrevistador dice que hay evidencia que apunta a la culpabilidad del sujeto, pero el entrevistador no la muestra cuando el sujeto pide verla, el entrevistador ha perdido cualquier posibilidad de obtener información útil. Intentar usar juegos mentales será contraproducente para el entrevistador.
  5. La entrevista del criminal psicópata no puede basarse en apelaciones de simpatía, remordimiento, arrepentimiento u obligaciones sociales. La entrevista debe basarse en un formato no emocional y el diálogo debe girar en torno a hechos y evidencia específica. Las amenazas de castigo no tienen consecuencias para este sospechoso.
  6. En caso de ser un sospechoso de “cuello rojo” (es decir, especialmente violento), un entrevistador debe considerar cuestiones de seguridad al entrevistarle.

Muchas personas, especialmente las que hacen cumplir la ley, creen que para que la entrevista sea un éxito, es imprescindible obtener la confesión. Sin embargo, la definición de una entrevista exitosa debe ser modificada para los sospechosos psicópatas. El hecho de que un detective no obtenga una confesión no significa que la entrevista no fue un éxito. De hecho, las respuestas inconsistentes e inverosímiles que el detective obtiene del criminal de cuello rojo son devastadoras cuando se revelan en el tribunal. Por lo tanto, si hay evidencia física, ya sea directa o circunstancial, las explicaciones inconsistentes ofrecidas por el acusado son invaluables para la acusación.

Los expertos analistas de conducta en gestión del fraude deben ser parte de un equipo de investigación de homicidios si la evidencia sugiere que la detección de fraude puede haber sido el motivo del asesinato. Aunque otros tipos de evidencia física pueden ayudar a encontrar posibles sospechosos, estos expertos pueden estar en una posición única para descubrir un motivo que la evidencia física no revela. Muchos de estos asesinatos revelaron poco en términos de motivos hasta que la evidencia expuso un esquema de fraude subyacente anterior al asesinato. Además, al descubrir el comportamiento fraudulento anterior al asesinato, los analistas de conducta fraudulenta pueden reducir el campo potencial de sospechosos e incluso participar en estrategias preventivas. De hecho, volviendo al caso de Porco, el vínculo con la detección de fraude fue crucial para establecer un motivo para el asesinato cuando la acusación tenía evidencia directa débil, pero evidencia circunstancial de culpabilidad. Los hechos del caso revelan que las víctimas se encontraban en una posición única para detectar el fraude, lo que explica por qué eran los objetivos de los homicidios. Sería conveniente que los expertos en gestión del fraude pudieran informar sobre posibles víctimas potenciales en riesgo. Estos expertos deben de ponerse en el lugar de la posible víctima y preguntar qué sabía que podría amenazar a alguien. ¿La posible víctima podría hacer algo con su conocimiento del fraude del acusado que podría aumentar la probabilidad de que él o ella sea un objetivo de violencia? Como hemos explicado, el delincuente de cuello rojo actúa con una violencia extrema cuando es descubierto el fraude que ha realizado (usualmente fraudes característicos de delincuentes de cuello blanco). Por ello, especialmente en los casos en los que se sospecha que quien ha realizado el fraude puede ser un psicópata y además se sospecha la existencia de un riesgo de desencadenar episodios violentos al ser descubierto, es necesaria una correcta gestión del fraude desde el análisis de la conducta del individuo para, de este modo, establecer medidas preventivas y de seguridad al tratar el conflicto, y en caso de que el conflicto ya se haya desencadenado, familiarizar a los entrevistadores con los rasgos del psicópata para planificar una estrategia de entrevista que ayude a encontrar todas aquellas incongruencias que conduzcan a su condena.

De los delitos de cuello blanco a los homicidios de cuello rojo. Parte I. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “The Arrogant Chameleons: Exposing Fraud-Detection Homicide” de Perri y Litchenwald , en el que explican las características de aquellos delincuentes de cuello blanco que pueden llegar a realizar crímenes al descubrir sus fraudes, así como consejos sobre cómo realizar entrevistas a este tipo de criminales. 

Este estudio es el segundo de una serie dedicada a comprender qué son los criminales de cuello rojo. Es fundamental partir de una base para comprender el artículo, y es que en ningún caso se pretende mostrar e imponer que existe un tipo de delincuente clasificado “de cuello rojo”, más bien es una forma coloquial que usa el estudio para referirse a un subgrupo de delincuentes de cuello blanco que son capaces de usar una violencia cruel y brutal contra personas a las que creen que han detectado sus delitos de cuello blanco. Así lo recoge el primer estudio, “Detección de fraude de homicidios: una propuesta de clasificación criminal del FBI” (Perri y Lichtenwald, 2007), siendo ellos los primeros en usar este término de “cuello rojo”.

El estudio que a continuación se resume explica por qué los criminales de cuello rojo no son capaces de cometer actos de violencia contra sus víctimas sin exponer tanto sus delitos de cuello blanco. Los datos sugieren que el rastro de evidencia dejado por el delincuente de cuello rojo muestra el fracaso del delincuente de cuello rojo en evitar la detección y revela su motivo para el asesinato. Además, los hallazgos relacionados con los criminales de cuello rojo se correlacionan con los rasgos conductuales de la psicopatía. Los autores ofrecen sugerencias sobre cómo los investigadores deben enfocar las entrevistas con acusados ​​psicópatas. La transcripción es un cuadro crítico que demuestra que los métodos tradicionales de interrogatorio pueden no ser suficientes cuando se trata del interrogatorio de criminales de cuello rojo y que se puede requerir un enfoque alternativo.

Un aspecto único de este estudio es que se basa en hallazgos extraídos de casos de homicidios en los que los delincuentes de cuello blanco se volvieron violentos y se convirtieron en delincuentes de cuello rojo cuando sus víctimas detectaron su comportamiento fraudulento. En el estudio previo que se mencionó anteriormente, se examinaron los datos disponibles de 27 casos penales, organizando los datos en una matriz. Aquí, los autores analizan evidencia de asesinato específica de un caso, derivada del estudio anterior para identificar rasgos psicológicos o tendencias de comportamiento típicas de criminales de cuello rojo identificados. La hipótesis es que la identificación de rasgos psicológicos y / o tendencias de criminales de cuello rojo podría ser beneficiosa al proponer una explicación de cómo los criminales de cuello rojo, que se han involucrado principalmente en delitos de cuello blanco, llegan a creer que son capaces de participar con éxito en un asesinato y ser capaces de escapar sin ser detectados.

Un camaleón es un reptil que tiene la capacidad de cambiar el color para que coincida con su entorno con el fin de evitar la detección. Los delincuentes de cuello blanco prosperan en la capacidad de evitar la detección para llevar a cabo sus planes de fraude; Tienen la capacidad, como un camaleón, de adaptarse a un entorno determinado. ¿Qué sucede, entonces, cuando los delincuentes de cuello blanco intentan convertirse en delincuentes violentos? ¿Tienen la capacidad, como el camaleón, de cambiar su complexión para evitar la detección? ¿O no logran exponer sus verdaderos colores porque sus habilidades criminales de cuello blanco son inadecuadas cuando se aplican a actos delictivos violentos?

Los datos del caso de asesinato revelan ciertos rasgos de comportamiento que explican por qué los criminales de cuello rojo creen que sus habilidades de crimen de cuello blanco pueden duplicarse como criminales violentos. Los rasgos de comportamiento son el efecto de sus características psicopáticas. Aunque los psicópatas tratan de “mezclarse”, los déficits en su naturaleza psicopática, es decir, la grandiosidad, los controles impulsivos pobres, etc., dificultan su capacidad para prever con precisión las consecuencias de su comportamiento. Los psicópatas tienen dificultades para proyectarse hacia el futuro, lo que quiere decir que tienen problemas para comprender cómo actúan sus acciones en la vida (real), y también tienen deficiencias para reflexionar sobre su pasado. La incapacidad de un delincuente de cuello rojo para pensar en un plan que tenga en cuenta los riesgos potenciales de ser atrapado, y el rastro de evidencia dejado atrás, es otro sello distintivo de su comportamiento.

La información descriptiva es consistente con la conclusión del Dr. Hare de que debido a estos déficits, la realidad autopercibida del criminal de cuello rojo está distorsionada. Dicho de otra manera, un psicópata inventa la realidad para ajustarse a sus necesidades. La creencia grandiosa del criminal de cuello rojo de que al haber cometido un asesinato, él o ella de alguna manera evitará la detección, se prueba que es falsa. De hecho, los datos reflejan exactamente lo contrario. El egocentrismo característico de estos “camaleones” produce una visión demasiado confiada de su capacidad para evitar la detección, por lo que en algunas ocasiones no se molestan en ocultar evidencia incriminatoria.

Un ejemplo de sto lo encontramos en el caso de Robert Petrick. Janine Sutphen subestimó a su marido; Robert Petrick era, de hecho, capaz de dañarla financiera, emocional y físicamente. Después de que Sutphen se diera cuenta de los esquemas fraudulentos de Petrick que afectaban sus cuentas bancarias, Petrick comenzó a planear su asesinato. Según la acusación, Petrick mató a su esposa después de que ella hubiese detectado sus planes de fraude y posteriormente informó que había desaparecido como una forma de desviar la atención hacia él. Janine Sutphen fue encontrada cerca de su casa, envuelta en una lona, ​​saco de dormir, mantas y cadenas, y flotando en el lago Falls de Raleigh. Había muerto de asfixia. La acusación ofreció evidencia de un plan de asesinato recuperado de las búsquedas en el ordenador del acusado. El acusado había buscado bajo “22 formas de matar a un hombre con sus propias manos”, y otras búsquedas de Google incluyeron las palabras “cuello”, “chasquido” y “ruptura”. Es interesante observar que el acusado era un consultor informático que debería haber sabido que las búsquedas se guardan y se pueden recuperar. La respuesta de Petrick al uso de esta evidencia por parte de la fiscalía fue que su esposa tenía entrenamiento en artes marciales, y que podría haber estado buscando en Internet. Hubo otras búsquedas sobre el nivel del agua en el lago donde se encontró el cuerpo de Sutphen, y parecía no tener buenas explicaciones para esas búsquedas. Tampoco parecía tener razones creíbles para las búsquedas de Google sobre el tema de “descomposición corporal”, “rigor mortis” y otros sitios web que explican cómo se deteriora el cuerpo humano. Según los detectives, las búsquedas de Google ocurrieron varias semanas antes de que Petrick informara que su esposa había desaparecido y un día después de que los testigos la vieron por última vez.

Durante el período de tiempo que supuestamente faltaba su esposa, un testigo, un hombre que se hizo amigo de Petrick, recordó que cuando se le preguntó por su esposa, Petrick pareció molesto e indicó que había muerto de cáncer. Petrick engañó a las personas con signos externos de las emociones aprendidas observando a los demás y observando cómo se comportaban, emocionalmente, en un conjunto dado de circunstancias. La fiscalía encontró a otra mujer conocida por Petrick que alegó que había vaciado fraudulentamente sus cuentas bancarias para comprar un ordenador. Otra testigo testificó que ella y Robert habían estado recibiendo asesoramiento prematrimonial y habían fijado una fecha para la boda, incluso antes de haber matado a su esposa.

La Lista de verificación psicopática de Hare es una herramienta esencial para un entrevistador, no solo en la investigación de delitos de cuello blanco, sino también de delitos de cuello rojo. Los investigadores expuestos a los hallazgos de Hare pueden centrarse tanto en los aspectos tangibles de las investigaciones de homicidios como en las cualidades intangibles del comportamiento psicopático que pueden surgir durante una entrevista, cuya detección requerirá un ojo entrenado. Un entrevistador familiarizado con los rasgos puede hacer preguntas, evaluar respuestas y observar el comportamiento para determinar si la entrevista debe conformarse para adaptarse a una mentalidad psicopática. El entrevistador debe ser consciente del hecho de que el delincuente de cuello rojo está invirtiendo energía mental para comprender lo que representa el investigador.

La capacidad de uno para interpretar el comportamiento psicopático aumenta si el entrevistador no es visto como una amenaza para el delincuente de cuello rojo. Durante la primera entrevista, un entrevistador puede no tener el tiempo para explorar estos rasgos psicopáticos: a) la necesidad de estimulación, b) afecto superficial, c) insensibilidad, d) controles conductuales deficientes, e) problemas conductuales tempranos, y f) delincuencia juvenil; por lo tanto, los autores recomiendan evaluar si el entrevistador está en presencia de un psicópata al revelar aquellos rasgos que probablemente sean más cruciales.

Entre las pruebas más devastadoras que los acusados ​​pueden revelar sobre sí mismos se encuentran las declaraciones hechas a la policía o a terceros. Obtener una declaración es crítico porque el acusado puede revelar sus motivos, estado de ánimo, “hechos” inconsistentes con la evidencia física y otras imposibilidades. En la mayoría de los asesinatos estadounidenses, los acusados ​​hicieron declaraciones que son incriminatorias, poco convincentes e inconsistentes, o alguna combinación de ellas. Aunque el psicópata tiene la habilidad de parecer encantador para ejercer un comportamiento manipulador, esta fortaleza también es una debilidad en la investigación de un asesinato.

Los delincuentes de cuello rojo “camaleónicos” creen que debido a sus puntos de vista embellecidos sobre sus propias habilidades de manipulación, son capaces de crear escenarios ficticios que otros aceptarán. El hecho de que estén hablando con un investigador entrenado no disminuye el auto engaño del psicópata, y pueden disfrutar de la entrevista e intentar ser encantadores. Sin embargo, los criminales de cuello rojo comienzan a perder su capacidad de mezclar ideas y evitar la detección cuando la evidencia comienza a señalarlos como culpables de asesinato.

El hecho de que los criminales de cuello rojo no sean veraces no es tan importante como lograr que estos “camaleones” hablen. Sin embargo, los entrevistadores deben ser conscientes de que entrevistar al psicópata puede ser un desafío si la entrevista no avanza con el objetivo de obtener información inconsistente e inverosímil en lugar de hacer que el “camaleón” diga la verdad. Además, incluso si el sospechoso es confrontado con evidencia que contradice sus afirmaciones, no hay que esperar que el sospechoso muestre ansiedad o incomodidad emocional. Tales manifestaciones externas de emoción que un no psicópata exhibiría si se confrontara con evidencia incriminatoria no es característica de los psicópatas. Sin embargo, haciendo que el psicópata hable, un rastro de declaraciones que no tienen sentido vendrá de la mano y producirá una poderosa imagen de engaño y falta de credibilidad en el juicio.

Un caso que ejemplifica este punto es el homicidio de Christopher Porco. En este caso, el acusado, Christopher Porco, usó un hacha de bombero para que su padre muriera mientras dormía. El hijo asesinó a su padre, quien descubrió el comportamiento fraudulento de su hijo y se enfrentó a su hijo. Intentó matar a su madre que también había estado durmiendo junto a su marido, pero ella sobrevivió. La policía interrogó a Christopher Porco en un intento de descubrir la verdad; sin embargo, durante el interrogatorio de 6 horas, no mostró emoción, nunca se estremeció y nunca confesó el asesinato. Las inconsistencias provocadas fueron importantes, pero los entrevistadores nunca las explotaron adecuadamente.

Había signos de advertencia de las cualidades psicópatas en Christopher Porco: había dejado un rastro de comportamiento engañoso, había obtenido préstamos fraudulentamente utilizando a sus padres como deudores sin su conocimiento, y había varias correspondencias por correo electrónico entre Porco y sus padres que demostraban la tensión entre las partes. Sus padres finalmente lo confrontaron con respecto a su comportamiento fraudulento y amenazaron con ir a las autoridades para tomar medidas contra él. En un correo electrónico, su padre escribió: “¿Usaste mi firma? ¿Qué diablos estás haciendo? Deberías haberme llamado para hablarlo … Llamaré a Citibank para averiguar qué lo has hecho y les voy a decir que no voy a estar como codeudor “.

Sorprendentemente, al día siguiente, Citibank notificó a Peter Porco que su hijo también había obtenido una línea de crédito para comprar su nuevo Jeep Wrangler. Una vez más, Christopher había usado el nombre de su padre como co-signatario para asegurar el préstamo del coche. Los padres trataron de comunicarse con Christopher por teléfono, pero Christopher no les habló. En otro correo electrónico, el padre escribió: “Quiero que sepas que si vuelves a abusar de mi crédito, me veré obligado a presentar declaraciones juradas de falsificación para negar responsabilidad y eso se aplica al préstamo de Citibank si intentas reactivarlo o usar mi crédito para obtener cualquier otro préstamo “.

Varios de los psicólogos del área de Albany, Nueva York y profesionales de la salud mental familiarizados con el caso se enfocaron en el patrón continuo de mentiras y engaños de Porco y declararon que el comportamiento de Porco era consistente con el de un psicópata. Además, estos profesionales señalaron su patrón de percepciones grandiosas de sí mismo como miembro de una familia adinerada e influyente. Se sabía que Porco le había mentido a amigos y conocidos sobre una herencia ficticia por valor de millones de dólares de su abuelo. Incluso se informó que su padre le dijo a un compañero de trabajo que su hijo menor era sociópata.

Después de haber pagado la fianza, mucha gente descubrió que el comportamiento de Christopher Porco era extraño dada la gravedad de los cargos de asesinato en su contra. Mientras esperaba el juicio, se lo encontró arrogante, bebiendo en bares, asistiendo a conciertos, yendo a establecimientos de entretenimiento… Este comportamiento se ajusta a los rasgos de un individuo psicópata que necesita grandiosidad y embellecimiento.

Es interesante notar que durante una entrevista con CBS, en respuesta a una pregunta sobre visitar a su madre en el hospital, Porco declaró: “La vi, estaba hinchada y cubierta de tubos, y mi reacción fue: rompí a llorar”. Me caí al suelo allí mismo “. Sin embargo, el ex ministro de Juventud, Joseph Catalano, que había ido al hospital para estar con Porco afirmó haber quedado “impresionado por el extraño comportamiento de Christopher, porque no parecía mostrar ningún dolor”. El uso que hace el psicópata de la “estrategia del camaleón” no es sorprendente, ya que intentará leer una situación y determinar la respuesta emocional apropiada o esperada que parezca simpatizar adecuadamente con los demás. Cuando Porco fue entrevistado por la policía un día después del homicidio, no mostró ninguna emoción, lo que es notable dado que la entrevista duró más de 4 horas.

El caso de Porco es una ilustración importante de cómo no realizar una entrevista cuando el sospechoso es un delincuente de cuello rojo. Aunque hubo aspectos de la entrevista que demostraron ser útiles, el enfoque del investigador no coincidía con la estructura psicológica del entrevistado. Con demasiada frecuencia, los investigadores de crímenes violentos intentan abrumar al sospechoso jugando en su mentalidad emocional. Este enfoque es extremadamente efectivo, especialmente con un sospechoso no psicópata. Pero no es útil para un verdadero criminal de cuello rojo.

A lo largo de la entrevista, los investigadores obtuvieron el testimonio que, para un entrevistador entrenado, habría revelado rasgos psicopáticos. Por ejemplo, durante la entrevista, Porco admitió que era impulsivo, irresponsable, mentiroso, tenía una visión exagerada de sí mismo, se involucraba en la grandiosidad y disfrutaba impresionar a los demás con hechos ficticios. Lo más importante fue la falta de una exhibición de afecto emocional. Muchos acusados ​​de asesinato no psicópatas se derrumban emocionalmente debido a la necesidad de desnudar sus almas, llorar, temblar y mostrar otros atributos que se esperan de alguien empujado a tal escenario. Sin embargo, este no fue el caso.

Suponiendo que no fuera demasiado tarde para hacerlo, una vez que los entrevistadores sospecharon que su sospechoso tenía características fuertes de un psicópata, su estrategia debería haber reflejado un enfoque no conflictivo. Uno observa a los entrevistadores tratando de “subir la voz” contra Porco con un aluvión de preguntas destinadas a romperlo emocionalmente para que él confiese el asesinato. El investigador intentó jugar con las emociones y virilidad de Porco como una estrategia para obtener una confesión, pero la estrategia no lo llevó a ninguna parte. Porco dio siempre respuestas suaves, ausentes de emoción; tampoco sus respuestas ofrecen ninguna idea del asesinato en sí. El investigador hizo preguntas sobre el fraude cometido por Porco, pero no presionó para obtener más detalles, que es precisamente el área que debería haberse examinado a fondo para revelar el verdadero motivo del acusado para el asesinato. El investigador debería haberlo confrontado con la correspondencia por correo electrónico con su padre que expuso su comportamiento fraudulento poco antes del asesinato.

El objetivo de los investigadores, en este caso, debería haber sido exponer las inconsistencias e inverosimilitudes de las respuestas de Porco. En lugar de intentar que se sienta culpable por sus acciones con la esperanza de una confesión, el investigador debería haber mantenido la calma, como Porco, para hacer preguntas. Cuando las respuestas de Porco no coincidían con la evidencia recopilada, el investigador debió haber confrontado tranquilamente a Porco sobre la inconsistencia y además le permitió la oportunidad de enterrarse con más mentiras. Cada investigador incorrectamente transfirió una explicación no psicópata sobre el asesinato tratando de infundir una emoción al asesinato para sugerir que de alguna manera la ira de Porco era el ímpetu para el asesinato. Los investigadores no entendieron que el problema no era sobre la ira o cualquier otra emoción, sino sobre usar el asesinato como una solución a un problema. Porco no participó en un debate moral interno sobre si el asesinato era una opción. La horrible manera en que realizó el asesinato no se correlaciona necesariamente con la cantidad de enojo que sentía Porco. Sin embargo, a lo largo de la entrevista, el investigador trató de vincular las emociones de Porco con el asesinato.

Aproximadamente a mitad de la entrevista, un detective de la policía del estado de Nueva York fue llamado para participar en el interrogatorio. Él fue muy responsable en su investigación, y no fue amenazante en su enfoque. Interrogó a Porco sobre su rasgo de grandiosidad, y a partir de ahí sobre el motivo de sus mentiras, sin mencionar nada relativo al asesinato. El detective no tuvo que intimidar a Porco para que admitiera que mentía. Sin embargo, a medida que avanzaba la entrevista, él también cayó en la misma estrategia que siguieron los otros detectives, que era utilizar un enfoque emocional y de confrontación.

Hay que pensar en cómo un fiscal podría usar esa admisión en un juicio con fines de destitución durante el interrogatorio de un acusado que declara inocencia. Si un acusado está dispuesto a mentir sobre los hechos más mundanos e inofensivos, ¿en qué está dispuesto a mentir cuando se trata de hechos importantes sobre un asesinato? El investigador debe tener en cuenta que atrapar a un delincuente de cuello rojo en una mentira no desquiciará emocionalmente al delincuente de cuello rojo para provocar una confesión. El criminal de cuello rojo simplemente irá a otra mentira. Contrariamente a la estrategia de investigación habitual, el remordimiento, la emoción y la pasión son irrelevantes, y el entrevistador debe explotar hábilmente este atributo psicopático. El investigador debería ser capaz de visualizar cómo se desarrollarán las respuestas inconsistentes e ilógicas del psicópata en un tribunal de justicia en beneficio de la fiscalía. Sin embargo, el criminal de cuello rojo no está pensando de antemano acerca de cómo se percibirán sus respuestas; el criminal es demasiado narcisista para ser lo suficientemente introspectivo, o para considerar cómo otros percibirán sus respuestas.

Por todo esto, es crucial que el investigador entienda a qué tipo de persona está entrevistando y elabore una estrategia efectiva. Desafortunadamente, la declaración de Porco a los investigadores no se usó en el juicio ya que los entrevistadores violaron su derecho constitucional de tener un abogado que lo represente a petición suya.

 

 

¿Qué tipos de acoso tienen una mayor relación con episodios violentos? Análisis de factores de riesgo. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Violence in stalking situations” de T. McEwan, P.E. Mullen, R.D. MacKenzie y J.R. Ogloff. Un artículo especialmente interesante en el que se investigan los diferentes tipos de posible violencia perpetrados por acosadores según el tipo de acosador y su relación con la víctima.

El acoso se considera a menudo como un precursor de la violencia, pero determinar qué acosadores pueden atacar es una tarea difícil. Este estudio supera deficiencias en investigaciones previas mediante la adopción de un diseño pseudo-prospectivo y el examen de factores de riesgo potenciales para diferentes tipos de acosador.

En el acoso un individuo se inmiscuye repetidamente en otro produciendo miedo o angustia. Las encuestas a las víctimas revelan que los efectos psicológicos del acoso pueden ser devastadores, incluidos los síntomas postraumáticos, el aumento del consumo de sustancias, la depresión y la ideación suicida. La concurrencia frecuente de acoso y psicopatología en víctimas y perpetradores significa que cualquier profesional de salud mental, no solo especialistas forenses, puede ser requerido para evaluar a las personas involucradas en una situación de acoso. Además, la literatura muestra que los profesionales de la salud mental tienen un mayor riesgo de acoso por parte de un cliente actual o anterior.

Cuando ocurre la violencia de acoso, generalmente implica dar puñetazos, patadas y empujones. Raramente causa daño físico duradero, aunque los efectos psicológicos pueden ser más persistentes. Las revisiones de la literatura de acoso sugieren que los acosadores pueden categorizarse efectivamente como de alto o bajo riesgo de violencia basados ​​únicamente en su relación con la víctima. Los compañeros ex íntimos presentan un riesgo relativamente alto de violencia, y los extraños y conocidos tienen un riesgo relativamente bajo. Se ha sugerido que la mayor proximidad a la víctima está asociada con la violencia de acoso, y las tácticas de intimidación, incluidas las amenazas y el daño a la propiedad, son factores de riesgo identificados. El papel del trastorno de la personalidad, el uso de sustancias y otros factores de riesgo de la violencia general, incluida la violencia previa y la criminalidad previa del acosador, no se comprenden tan bien. Contrariamente a la literatura general de evaluación de riesgos, los acosadores con un trastorno psicótico han demostrado consistentemente ser menos violentos.

Los análisis existentes de los factores de riesgo de violencia acosada se han visto obstaculizados por la dependencia de la revisión de archivos y el tamaño limitado de las muestras. El predominio de la violencia por ex-acosadores íntimos significa que la violencia cometida por otros acosadores se ve abrumada en los análisis estadísticos, ocultando la presencia de otras características que también pueden significar un mayor riesgo. Como resultado, actualmente es complicado distinguir entre ex íntimos de alto y bajo riesgo y desconocidos o conocidos de alto y bajo riesgo, aunque es evidente para los médicos que trabajan con acosadores que existen estas subdivisiones. Debido a la dependencia en la revisión de archivos, la información en estudios previos a menudo ha comprendido evaluaciones realizadas para otros fines, no siempre relacionadas directamente con el acoso, y no utilizando entrevistas estructuradas o cronogramas de evaluación. Se desconoce la diligencia con la que se determinaron y discutieron varios comportamientos de acoso y las definiciones de violencia han variado ampliamente. En muchos casos, la documentación auxiliar parece haber sido limitada y el examen de los archivos del caso a menudo se produjo meses o años después de la evaluación.

El actual estudio que resumimos empleó un diseño pseudo-prospectivo con entrevistas clínicas semiestructuradas aumentadas por extensas evaluaciones psicométricas e información colateral para identificar los factores de riesgo de acoso de la violencia. Este enfoque permitió la investigación por separado de la violencia entre ex acosadores íntimos motivados por el rechazo y los acosadores de otras relaciones y categorías de motivación. El objetivo del estudio fue identificar los factores de riesgo más allá del tipo de relación que diferencian a los acosadores que presentan alto o bajo riesgo de violencia. Un objetivo secundario fue comparar la utilidad de las tipologías de relación frente a las motivacionales para evaluar el riesgo de acechar la violencia.

En este estudio los datos fueron recolectados en torno a acosadores facilitados por parte de una clínica comunitaria de salud mental forense. Los criterios de inclusión fueron una condena por acoso o evidencia de intrusiones múltiples que ocasionan miedo. Los pacientes fueron excluidos si su estado mental, funcionamiento intelectual o dificultades de lenguaje impidieron la posibilidad de obtener un consentimiento informado. La mayoría de las evaluaciones fueron realizadas por los autores y el resto llevado a cabo por otros psiquiatras y psicólogos clínicos que trabajan en la clínica del acosador. Los médicos diagnosticaron enfermedades mentales usando los criterios DSM-IV-TR. Se registró el trastorno de la personalidad en presencia de un diagnóstico o rasgos problemáticos basados ​​en la entrevista clínica y la prueba psicométrica. El uso de sustancias en el momento del acoso se registró por separado y además de los trastornos de consumo de sustancias diagnosticados.

Los datos se obtuvieron de entrevistas clínicas, pruebas psicométricas, información de referencia, informes policiales y, cuando están disponibles, declaraciones de impacto de la víctima. Como las evaluaciones se llevaron a cabo en el momento de la comparecencia ante el tribunal o el momento de los comportamientos de acoso, se pudo obtener alguna forma de información colateral en todos los casos. Esta información se usó para clasificar a los acosadores por motivación en “Rechazado”, “Resentido”, “Búsqueda de intimidad”, “Inválidos incompetentes” o “Depredador”, y por relación a ex-íntimos, conocidos y extraños.

Las comunicaciones no deseadas incluían llamadas telefónicas, correspondencia escrita, mensajes de texto en teléfonos móviles, pedidos o cancelaciones de bienes y servicios, y envío de materiales no solicitados. Los “comportamientos de acercamiento” fueron intrusiones cercanas a la víctima, que incluyen merodear cerca, seguir, acosar a la víctima con intención conciliatoria u hostil y entrar a la casa de la víctima sin consentimiento.

Las amenazas incluyeron declaraciones verbales o escritas explícitas que evidencian un intento de dañar. Las amenazas pasadas (antes del episodio de acoso actual) se registraron como presentes si existía una amenaza previa de matar o amenazar con perjudicar condenas, evidencia en información de referencia o si el participante admitió amenazas pasadas.

Los comportamientos de abordaje, las amenazas y los daños a la propiedad se registraron como presentes o ausentes, y se tomó nota de si ocurrieron antes y separados del primer acto violento en la situación de acoso.

La violencia se definió como el contacto físico con la víctima con la intención de coaccionar o dañar. Esto incluía tocar a la víctima de una manera hostil (por ejemplo, golpear a la víctima en el estómago con las llaves del auto o tocar los genitales o los pechos de la víctima). Cuando el comportamiento violento era potencialmente mortal, causaba daños corporales importantes, involucraba un contacto real o intencional con un arma, o casos reales o intentados de agresión sexual con penetración, la violencia también se codificaba como “violencia grave”. Violencia previa estaba presente si existían condenas por delitos violentos (asalto, lesiones, violación, homicidio involuntario, asesinato o delitos de penetración sexual), había descripciones de violencia anterior en la información de referencia, o si el participante admitió la violencia anterior. La naturaleza y el contexto de la violencia previa se determinaron en la entrevista.

El comportamiento de acoso previo estaba presente si el individuo tenía convicciones por comportamiento de acoso anterior, o admitía un acoso previo cuando era interrogado. Los detalles del acoso anterior se determinaron en la entrevista permitiendo la diferenciación entre los episodios. Cuando el acosador ofendió a la misma víctima, se tomó cualquier cese voluntario de al menos 6 meses para indicar una interrupción entre dos episodios de acoso separados.

En el análisis se incluyeron predictores potenciales con relaciones positivas o disputadas a la violencia previamente identificadas, además de variables conductuales no examinadas previamente (por ejemplo, comportamientos de aproximación).

Los criterios de inclusión fueron cumplidos por 232 individuos, 21 se negaron a participar (90.5% tasa de participación). De los 211, 190 eran hombres (90%). La edad varió de 18 a 76 años (media = 35.6). La mayoría se identificaron como heterosexuales (n = 199, 94%), y la mayoría no tenía pareja en el momento de la situación de acoso (n = 189, 90%). Casi un tercio (29%) nunca había mantenido una relación íntima durante más de 1 año. Solo 75 (36%) acosadores completaron la educación secundaria. Los 90 (43%) reportaron empleo a tiempo completo, 20 (10%) ocuparon empleos a tiempo parcial, 28 (13%) en pensiones por discapacidad y 73 (35%) desempleados.

Solo 36 acosadores (17%) no tenían trastorno mental. Los problemas más comunes fueron en el espectro de trastornos de la personalidad, con 40 (20%) teniendo esto como su única patología y otros 52 (25%) coexistiendo con otros trastornos. Los trastornos del grupo B predominaron. La esquizofrenia fue el trastorno más común del Eje I (17%), seguido de la depresión (13%). El trastorno delirante (tipo erotomaníaco) estuvo presente en seis casos (3%), discapacidad intelectual en 13 casos (7%) y síndrome de Asperger en cuatro casos. Un trastorno por consumo de sustancias estuvo presente en 22 casos (10%), pero otras 77 personas informaron el uso de sustancias en el momento del comportamiento de acoso [47%, que comprende el uso de drogas ilícitas (18%), consumo de alcohol (16%) y consumo de alcohol y drogas (13%)].

La duración promedio de los episodios de acoso fue de 58.3 semanas, con un rango de menos de 1 semana a 832 semanas. El número medio de métodos de acoso fue 3.4. Se sabe que un total de 65 acosadores (31%) habían acechado previamente, 19 en contra de la misma víctima. Un total de 44 (21%) habían proferido amenazas para dañar o matar, y 86 (41%) habían sido violentos antes del episodio actual de acoso .

La violencia ocurrió en 39 casos (19%), 11 cumpliendo los criterios adicionales de violencia grave. 20 fueron violentas una vez, 8 dos veces, 4 tres veces, y las 3 restantes fueron violentas cuatro, cinco y seis veces respectivamente. Los tres últimos eran acosadores depredadores que acosaban y atacaban sexualmente a múltiples víctimas. En 14 casos, la violencia fue extremadamente leve, y consistió en una combinación de víctimas hostiles que tocaban, empujaban o restringían. En otros 22 casos, hubo contacto sexual, puñetazos o patadas (en cuatro casos constituyeron violencia grave), y 16 casos fueron tan graves como ataques con arma o vehículo, agresión sexual, intento de asesinato y asedios armados (muchos acosadores utilizaron varios tipos). de violencia). En 10 casos, la violencia grave fue cometida por un acosador exiliado rechazado (que representa el 35% de toda la violencia por acosadores Rechazados); el otro involucraba a un acosador depredador. En otros cuatro casos, la gestión exitosa o la circunstancia fortuita aliviaron la violencia grave. Un acosador resentido fue arrestado en la casa de la víctima, armado con un cuchillo y expresando un intento homicida. De manera similar, un acosador que buscaba intimidad fue arrestado dentro de la casa de la víctima armado con un cuchillo y una cuerda. Otro acosador resentido siguió un ataque físico a la víctima al incendiar su casa y automóvil (con la creencia errónea de que la víctima estaba adentro) y, en un caso final, un acosador rechazado intentó contratar a alguien para ejecutar a la víctima. Afortunadamente, la persona que intentó emplear era un oficial de policía encubierto.

Como la violencia grave fue relativamente poco común en toda la muestra, la violencia se analizó como una variable única para evitar problemas con bajas tasas de base. En el 77% de los casos, la violencia estuvo acompañada de amenazas. De las amenazas, el 63% se pronunció por separado y antes de cualquier violencia, por lo que son predictores potenciales útiles para la inclusión en los modelos multivariados.

Un total de 27 de los 72 acosadores rechazados fueron violentos. Como la violencia grave era relativamente común entre los acosadores rechazados, estos casos se eliminaron y los análisis se repitieron para identificar si la violencia grave estaba afectando negativamente el valor predictivo del modelo.  La violencia ocurrió en 12 de 138 episodios de acoso instigados por un acosador con una motivación distinta al rechazo (incluido un caso de violencia grave).

De todos los sujetos del estudio, la mitad de los acosadores amenazan con dañar o matar a la víctima o a un tercero. De los 105 acosadores que profirieron amenazas, 30 (29%) también fueron violentos y la (s) amenaza (s) precedieron a la violencia en el 63% de los casos. En 8 casos, se profirieron amenazas en el momento de la violencia, y en tres casos el momento de la amenaza no pudo determinarse de manera confiable.

En conclusión, este estudio indicó que los factores de riesgo para la violencia de acoso difieren con la motivación del acosador y la relación con la víctima. En gran medida, el examen de los acosadores como un grupo homogéneo reveló que los jóvenes ex parejas íntimas que no sufrían de psicosis, tenían antecedentes de violencia y no escribieron a la víctima eran más propensos a ser violentos durante el acoso. Sin embargo, este estudio también mostró claramente que los acosadores de alto y bajo riesgo de otros grupos motivacionales podrían identificarse mediante el análisis de estos grupos por separado. Por lo tanto, la evaluación de riesgos y la gestión de la violencia de acoso podría mejorar al determinar la motivación del acosador y luego examinar los factores de riesgo específicos de ese tipo motivacional.

Efectos de la aplicación de HCR-20 en prisiones de máxima seguridad. Club Ciencias Forenses

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Management of violent behaviour in the correctional system using qualified risk assessments” de Henrik Belfrage, Fransson, y Susanne Strand,  en el que determinan  si la violencia institucional en una institución correccional de máxima seguridad podría evitarse utilizando evaluaciones integrales de riesgos seguidas de una gestión de riesgos adecuada. Y, ¿podría demostrarse esto una disminución en los factores de riesgo de violencia de acuerdo con el Esquema de Evaluación de Riesgos HCR-20 en el grupo de estudio?

La mayoría de los profesionales del sistema penitenciario son conscientes de que existen pocos programas de tratamiento o intervención demostrablemente eficaces para los delincuentes violentos adultos en las cárceles de máxima seguridad. La situación es particularmente problemática con respecto a los delincuentes que pueden ser diagnosticados como psicópatas, demuestran tasas de reincidencia extremadamente altas, o a menudo están involucrados en el comportamiento violento institucional.

Las evaluaciones de riesgos en el sistema legal se han convertido rápidamente en un problema importante en psiquiatría forense, psicología y disciplinas relacionadas. Nuevos instrumentos, que integran varios marcadores de riesgo para la violencia, están emergiendo en la literatura. Estos instrumentos sin duda tienen el potencial de aumentar la calidad de las evaluaciones de riesgos y la gestión de riesgos que resulta de estas evaluaciones. Uno de estos instrumentos que ha atraído gran atención es el esquema de evaluación del riesgo de violencia es el HCR-20 desarrollado por Webster y sus colegas. En varios estudios, utilizando varios grupos de estudio, el HCR-20 ha demostrado una buena confiabilidad entre evaluadores. Los resultados se obtienen principalmente de la investigación sobre la reincidencia en la delincuencia violenta después del alta de instituciones psiquiátricas, mientras que algunos pocos estudios se han ocupado de la violencia institucional.

Sin embargo, hay pocos datos sobre la validez predictiva de la violencia institucional cuando se utiliza el HCR-20 en muestras correccionales. Aunque sabemos que el HCR-20 tiene una buena validez concurrente con otros instrumentos bien validados, como el PCL-R / PCL: SV. Debido a que la evaluación de riesgos moderna pone más énfasis en la prevención que en años anteriores, el campo está menos enfocado únicamente en pronosticar posibles crímenes futuros, y en cambio está poniendo más recursos en un monitoreo cuidadoso y seguimiento durante el tratamiento / encarcelamiento y períodos de cuidados posteriores. Instrumentos como el HCR-20 pueden informar este modelo basado en la prevención, ya que promueve la reevaluación repetida de los factores de riesgo potencialmente dinámicos, cambios que serían importantes para construir y revisar los planes de gestión de riesgos y prevención de la violencia.

Tomando como punto de partida algunos casos muy graves de violencia institucional en las cárceles suecas de máxima seguridad, junto con los desalentadores resultados del tratamiento en psicópatas, un proyecto de desarrollo en la prisión sueca de máxima seguridad Hall se lanzó con el objetivo de realizar evaluaciones exhaustivas de riesgos, que incluían calificaciones de psicopatía, como base para la gestión de riesgos inicializada en todos los casos. No se suponía que las actividades del programa tuvieran lugar antes de que se llevara a cabo una evaluación de riesgos. El estudio se centró en la pregunta: ¿se podría evitar la violencia institucional a través de evaluaciones de riesgo integrales seguidas de una gestión de riesgos adecuada? Además, ¿podría demostrar esto una disminución en el número de factores de riesgo de violencia según HCR-20 en el grupo de estudio?

Para comprobarlo se realizó lo siguiente: Todos los delincuentes con antecedentes de criminalidad violenta, encarcelados en algún momento durante el período de estudio en la prisión de máxima seguridad sueca Hall, se consideraron grupo de estudio (N = 47). Estos reclusos estaban sujetos a evaluaciones de la vida real utilizando el esquema de evaluación de riesgos HCR-20. Todos los artículos en el HCR-20 se calificaron como O (No), 1 (Posiblemente) o 2 (Sí). Se utilizaron las versiones suecas autorizadas de HCR-20 y PCL: SV. Estas son traducciones literales, elaboradas en estrecha colaboración con los autores canadienses, y por lo tanto los hallazgos en este estudio deben ser interpretables usando los esquemas originales.

Aproximadamente un tercio del grupo de estudio fueron sujetos a una segunda evaluación de HCR-20 después de un mínimo de 3 meses y un máximo de 24 meses (M = 12 meses). El objetivo fue evaluar los posibles efectos de las intervenciones, es decir, para ver si con el tiempo, se había logrado reducir algunos de los factores de riesgo más importantes para la violencia en el grupo de estudio. La preferencia fue realizar reevaluaciones después de aproximadamente 6 meses, que es un período de seguimiento utilizado a menudo en la investigación sobre el HCR-20 en el contexto psiquiátrico. Sin embargo, por razones prácticas, el rango de tiempo para las evaluaciones de seguimiento se hizo más amplio de lo originalmente planeado.

Aquellos internos que fueron evaluados por segunda vez fueron aquellos que no habían sido transferidos a otras salas o instituciones por algún motivo. La razón más común para tales transferencias fue que los reclusos habían alcanzado una cierta cantidad de tiempo institucional que los calificaba para salas / instituciones de menor seguridad. Otras razones para tales transferencias fueron pruebas positivas de drogas, posesión de teléfonos móviles, amenazas, violencia, etc. Por lo tanto, el número total de evaluaciones de riesgos realizadas en el proyecto fue de 60.

Al comienzo del proyecto la mayoría de los reclusos tenían condenas de más de 4 años. Antes de que comenzara el proyecto, todo el personal recibió un día completo de capacitación sobre evaluación de riesgos, factores de riesgo comunes para la violencia, los principios básicos del HCR-20 y PCL: SV y estrategias adecuadas de gestión de riesgos para los delincuentes con diversos trastornos mentales. Además, cuando se estaba ejecutando el proyecto, los autores repetidamente celebraron sesiones de orientación en las que ciertos reclusos, a petición del personal, estaban sujetos a discusiones sobre la mejor actuación. Después de cada evaluación de riesgo realizada por los autores, los resultados se discutieron con los miembros del personal y se diseñó una estrategia de gestión de riesgos para cada caso en particular. Por lo tanto, los miembros del personal eran plenamente conscientes de las características de personalidad de cada recluso (por ejemplo, diagnósticos psiquiátricos), qué factores de riesgo para la violencia mostraban y cómo manejar mejor esos factores de riesgo.

Por tanto, todos los reclusos estaban sujetos a diferentes estrategias de gestión de riesgos. Lo que podría ser una buena estrategia de gestión de riesgos, por ejemplo, para una persona no psicopática, podría ser devastador para una persona psicópata. Por ello, el objetivo de este estudio fue investigar si un mayor conocimiento por parte del personal de los factores de riesgo y las estrategias adecuadas de gestión de riesgos tendría algún efecto sobre la incidencia de la violencia.

La muestra fue toda masculina, con una edad media de 32 años en el momento de la primera evaluación (rango = 21-56). Todos los reclusos tenían un historial de criminalidad violenta, y 12 (26%) habían sido sentenciados por intento de homicidio u homicidio. La duración media de la sentencia fue de 5,4 años, que oscila entre 1,5 años y 10 años. 38 presos (81%) del grupo de estudio fueron diagnosticados por los evaluadores con al menos un diagnóstico de trastorno de la personalidad de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Cuarta Edición (DSM-IV). El diagnóstico más común fue el trastorno de personalidad antisocial (29). Otros diagnósticos fueron el trastorno límite de la personalidad (3), el trastorno esquizoide de la personalidad (1), el trastorno de personalidad no especificado (3), el trastorno depresivo mayor (1) y el trastorno de ansiedad generalizada (1). Un total de 18 (38%) reclusos cumplieron los criterios diagnósticos de psicopatía, es decir, recibieron puntajes de 18 o más en PCL:SV.

Los resultados mostraron lo siguiente: Para medir los incidentes graves de violencia en la prisión, se estudiaron los archivos oficiales de la Prisión Hall, donde se registran todos los incidentes. Durante los 5 primeros años hubo una media de 14 casos graves por año, que comprenden 4 casos de violencia hacia el personal, 16 casos de violencia hacia otros reclusos, 13 casos de daños a la propiedad, 40 casos de amenazas contra el personal y 12 casos de amenazas contra otros reclusos. Los incidentes solo se contaron una vez, utilizando el principio de que solo se observó la forma más severa de violencia en cada incidente. Una pelea entre los reclusos, por ejemplo, que incluía amenazas, daños a la propiedad y violencia física, se contabilizaba únicamente como “violencia hacia otros reclusos”.

Sin embargo, en los siguientes 5 años, no hubo más de una media de cinco incidentes violentos graves registrados al año. Hubo solo dos casos de violencia hacia otros reclusos, y ninguno hacia el personal. Se notaron tres casos de daños a la propiedad y trece casos de amenazas al personal.

Por tanto, tras la aplicación de estas medidas, hubo una clara disminución de la violencia en la prisión durante el período del proyecto, pasando de un promedio de 14 incidentes violentos por año (al inicio del proyecto), a un promedio de 5 incidentes violentos por año durante el último periodo del proyecto. En términos porcentuales, corresponde a una disminución del 64%.

Como complemento a la medida de los incidentes de violencia, se realizaron también evaluaciones de seguimiento con el objetivo de rastrear posibles cambios en los puntajes de riesgo de los reclusos de acuerdo con HCR-20. Debido a limitaciones prácticas, como se describió anteriormente, no todos los reclusos podrían estar sujetos a reevaluaciones durante el período de estudio. Sin embargo, los 13 (28%) miembros del grupo de estudio que estuvieron sujetos a evaluaciones de seguimiento no difirieron del grupo de estudio completo en ninguno de los aspectos estudiados en este proyecto. La distribución de los puntajes PCL: SV, por ejemplo, fue muy similar. Aproximadamente un tercio (31%) cumplió con los criterios de diagnóstico según PCL: SV, mientras que 1 (6%) recibió la puntuación máxima de 24.

La comparación de las puntuaciones HCR-20 entre el grupo de estudio completo (N = 47) y el grupo de seguimiento (N = 13) mostró que no se había podido reducir significativamente ninguno de los factores de riesgo de HCR-20. Inicialmente, esto se consideró decepcionante y sorprendente, sobre todo porque se pudo demostrar una clara disminución de la violencia en la prisión durante el período del proyecto. Entonces, ¿por qué no hubo una reducción de esos factores de riesgo?

A primera vista, los resultados de este estudio fueron, por un lado, muy alentadores, pero, por otro lado, muy desalentadores. En general, y lo más importante, los niveles de violencia se redujeron durante el período del proyecto. Sin embargo, esta reducción se realizó sin una reducción significativa de los factores de riesgo importantes para la violencia en el grupo de estudio. Las preguntas se centraron en este estudio (¿Podría evitarse la violencia institucional mediante evaluaciones exhaustivas de riesgos seguidas de una gestión de riesgos adecuada? ¿Podría mostrarse esto en una disminución de los factores de riesgo de violencia según HCR-20 en el grupo de estudio?), por lo tanto, podría responderse ‘sí’ y ‘no’.

¿Cómo se debe interpretar este resultado? La reducción de la violencia es muy probablemente un resultado del proyecto. Nada más de lo que se incluyó en el estudio se modificó durante el período del proyecto. Había la misma categoría de delincuentes, en general los mismos miembros del personal, básicamente el mismo acceso a varios programas de tratamiento, educación, trabajo, etc., como antes de que comenzara el proyecto. Y no hubo disminución en el número de incidentes violentos en ninguna de las otras salas de la prisión durante el período de estudio. Por lo tanto, la disminución de la violencia fue indudablemente consecuencia del proyecto, lo cual es un resultado positivo.

Se pueden identificar al menos tres explicaciones posibles, ligeramente diferentes. En primer lugar, el uso de evaluaciones de riesgos calificadas ha mejorado en gran medida la gestión de riesgos. La planificación del tiempo de reclusión en la prisión es más fácil y más adecuada cuando los miembros del personal son plenamente conscientes de las premisas, es decir, qué características de personalidad y qué factores de riesgo específicos para la violencia están presentes para ciertos reclusos. Segundo, el mayor conocimiento entre el personal sobre los diferentes rasgos de personalidad y factores de riesgo de los reclusos, y cómo manejar mejor las diversas situaciones que pueden evolucionar debido a tales características y factores de riesgo, ha mejorado en gran medida la gestión de riesgos en la prisión. En tercer lugar, el hecho de que el proyecto se estuviera ejecutando y de que los reclusos recibieran mucha más atención de la habitual tenía un efecto reductor de la violencia. Uno debe recordar que muchos de los ofensores en el grupo de estudio tienen rasgos de personalidad tales como grandiosidad, narcisismo, egocentrismo, etc., y por lo tanto disfrutan mucho la atención, no menos importante de investigadores y expertos. Esto podría haber tenido un efecto positivo, a pesar de que, hasta donde se sabe, no se ha demostrado previamente que esto tenga un efecto reductor de la violencia.

Científicamente, es imposible saber con certeza qué fue lo más influyente como factor reductor de la violencia en este proyecto. Es posible, tal vez incluso probable, que las tres explicaciones dadas anteriormente estén involucradas en cierta medida. Sin embargo, algo desconcertante fue el hecho de que la disminución de la violencia durante el período de estudio, independientemente de los factores explicativos que pudiera haber, no se podía ver en términos de una reducción de factores de riesgo importantes en el HCR-20. Esto fue particularmente desconcertante ya que encontramos, en un estudio previo de violencia institucional en las cárceles de máxima seguridad suecas, que el HCR-20 tenía una buena validez predictiva.

Es importante no olvidar distinguir entre la presencia de un cierto número de factores de riesgo entre los delincuentes y la naturaleza de los factores de riesgo que exhiben. Algunos factores de riesgo son dinámicos y, por lo tanto, es posible modificarlos o incluso eliminarlos, mientras que otros son estáticos y apenas o pueden cambiarse. Entre los pacientes con enfermedades mentales, por ejemplo, en muchos casos podemos reducir sus factores de riesgo drásticamente con la medicación adecuada. También en poblaciones psiquiátricas forenses, se ha demostrado que los factores de riesgo pueden reducirse significativamente con el tiempo a través del tratamiento. En las poblaciones carcelarias, sin embargo, parece ser más difícil lograr cualquier cambio positivo en los factores de riesgo a lo largo del tiempo, particularmente para aquellos reclusos que tienen un alto grado de rasgos de personalidad psicopática. Sin embargo, no poder disminuir los factores de riesgo de violencia no significa necesariamente que no se pueda disminuir el riesgo o la incidencia de la violencia. Este estudio indica que una gestión adecuada y correcta de los riesgos, utilizando los mejores factores de protección disponibles, puede reducir la violencia a pesar de que no se pueden reducir los factores de riesgo importantes. Sin embargo, se necesitan más estudios confirmatorios sobre este tema antes de que podamos sacar tales conclusiones (ya que también existen investigaciones científicas similares fuera de las prisiones que muestran resultados contrarios).

La generalización de estos resultados debe verse como algo limitada, principalmente debido al grupo de estudio comparativamente pequeño, pero también debido a las dificultades científicas relacionadas con el enfoque. La evaluación de los cambios en los factores de riesgo a lo largo del tiempo es indudablemente un desarrollo bueno y prometedor en el área de la investigación de la evaluación. Sin embargo, no es únicamente lo suficientemente bueno, es decir, los incidentes de violencia o las recaídas en la criminalidad son, y probablemente siempre serán, de gran importancia. En este estudio, por ejemplo, si solo se hubiese evaluado los cambios en los factores de riesgo, el resultado hubiera sido muy desalentador, mientras que los resultados fueron muy buenos si solo se hubieran tenido en cuenta los incidentes de violencia. Por lo tanto, se debe tener en cuenta que los cambios en los factores de riesgo son más probables en algunas poblaciones que en otras, dependiendo de la naturaleza del grupo de estudio y los factores de riesgo que puedan modificarse con mayor facilidad. En consecuencia, el HCR-20 podría ser una herramienta demasiado ‘áspera’ como para medir los cambios en los factores de riesgo en las poblaciones correccionales, en contraste con su utilidad demostrada en las poblaciones psiquiátricas forenses.

Los asesinos jóvenes ¿son psicópatas?. Club Ciencias Forenses

asesinos_jovenes_psicopatas

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Characteristics of Homicidal and Violent Juveniles” de David S y Geoffrey McKey en el que se investigan las características de los homicidas juveniles. 

La juventud homicida ha recibido considerable atención en los medios de comunicación y en la literatura de ciencias sociales en los últimos años. Debido a varios obstáculos metodológicos, se sabe relativamente poco sobre las características premórbidas y ofensivas de esta población. A pesar de los datos que sugieren una disminución general del homicidio juvenil desde 1993, las tasas siguen siendo preocupantes. Se ha observado que este fenómeno representa una gran preocupación social porque los perpetradores desafían las concepciones de larga data de la niñez y la adolescencia y crean serios dilemas para los sistemas de justicia penal y juvenil.

La mayoría de los estudios en esta área sufren de importantes limitaciones metodológicas al existir una dependencia excesiva en tamaños de muestra pequeños que limitan la validez externa de las conclusiones. Además, la mayoría de los estudios han utilizado muestras que abarcan un amplio rango de edad de delincuentes, que pueden ignorar diferencias importantes de desarrollo. Varios esfuerzos han utilizado muestras mixtas de personas homicidas agresivas y perpetradores de homicidios sin haber abordado directamente si los dos grupos son equivalentes en las variables de interés. Finalmente, los investigadores han demostrado una preferencia por estudiar a jóvenes que asesinan a miembros de la familia cuando, de hecho, este subgrupo representa solo del 10% al 20% de los casos de homicidio juvenil. Muchas de estas limitaciones metodológicas se pueden atribuir a la infrecuencia relativa de este delito y las dificultades relacionadas para encontrar una muestra grande en un entorno único.

Los estudios de predicción se han centrado en una variedad de factores psicológicos, cognitivos, familiares y ambientales que pueden estar asociados con el riesgo de un joven de asesinar. Los estudios con un enfoque en los predictores psicológicos han investigado la presencia del psicoticismo, las tendencias psicopáticas, o deficiencias de control de los impulsos en esta población. Los estudios de predicción cognitiva generalmente se han centrado en la inteligencia, las discapacidades de aprendizaje y las anomalías neurológicas. La mayoría de los estudios que examinan predictores familiares de homicidio en menores han examinado historias de abuso doméstico, inestabilidad y violencia, así como antecedentes penales y psiquiátricos anteriores. Finalmente, los estudios de predicción ambiental han examinado la influencia de las armas y las pandillas sobre el comportamiento homicida en la juventud.

El presente estudio que resumimos compara las características demográficas, históricas, clínicas, ofensivas y forense de una gran muestra de hombres jóvenes acusados ​​de asesinato con un grupo de comparación acusado de otros delitos graves y violentos. El objetivo principal del análisis es aumentar la comprensión de la juventud homicida a través de una comparación clínicamente significativa que mejora sobre varias debilidades metodológicas encontradas en estudios anteriores.

Para ello, se realizó una revisión de casos de una muestra grande de hombres jóvenes acusados ​​de delitos graves (es decir, asesinato, asalto y agresión con la intención de matar, secuestro, conducta sexual criminal, robo a mano armada, incendio premeditado y robo con allanamiento) que fueron derivados de 1987 a 1997 a un hospital psiquiátrico forense afiliado a una universidad para la evaluación preliminar de su competencia para ser juzgados y de su estado mental en el momento de la infracción. El funcionamiento psicológico, intelectual y social de cada menor fue evaluado por un psiquiatra y un psicólogo del personal al ingresar al establecimiento. Los diagnósticos del Eje I se obtuvieron mediante entrevistas semiestructuradas corroboradas por medidas de evaluación objetiva y protectora de la personalidad. Las estimaciones de inteligencia se obtuvieron utilizando medidas WISC-III y WAIS-R, así como los registros escolares anteriores. Los asistentes sociales del caso recopilaron historias personales de registros, miembros de la familia, documentos legales y otras fuentes de garantía. Un total de 30 hombres acusados ​​de asesinato se compararon con una muestra de 62 hombres acusados ​​de otros delitos graves y violentos. Las mujeres fueron excluidas del análisis debido a su muy baja representación (n = 7, 7.1%) en esta muestra.

Se recogieron datos demográficos, históricos, clínicos, ofensivos y forenses de cada cuadro hospitalario de menores, que incluía informes médicos, psicológicos y educativos previos, así como documentos legales, policiales y judiciales acompañantes. Los datos demográficos consistieron en la raza, la edad, el estado socioeconómico familiar, el estado de custodia (por ejemplo, en hogares de guarda) del menor y la presencia de hermanos. Datos históricos relacionados con la estabilidad familiar (por ejemplo, planteada por padres o adoptados), antecedentes familiares de salud mental, antecedentes de abuso físico, antecedentes de abuso sexual, antecedentes de negligencia, detenciones previas, colocación institucional correccional previa, antecedentes de abuso de sustancias, antecedentes mentales servicios de salud e historial de intentos de suicidio. Los datos clínicos contenían el grado actual y el estado de inscripción escolar del menor, colocación previa en clases remediales, emocionalmente discapacitadas, discapacitados mentales educables, historial de suspensiones o expulsiones, absentismo escolar y opinión del psiquiatra examinador del menor. Los datos ofensivos y forenses incluyen el número de cargos, la presencia de un codemandado, el uso de un arma, la ubicación del delito, la negación del acusado o la admisión de culpabilidad, la competencia para ser juzgado y tres variables que ocurren en el momento del delito: uso de sustancias, estado psiquiátrico (p. ej., descontinuación de medicamentos) y estado mental (p. ej., locura).

Para abordar los problemas metodológicos de las diferencias entre jóvenes acusados ​​de asesinato e intento de asesinato, los jóvenes de esta muestra acusados ​​de homicidio (n = 30) se compararon con jóvenes acusados ​​de intento de homicidio (asalto y agresión con intención de matar) (n = 27). Los resultados indicaron que no hubo diferencias significativas entre los grupos. En un análisis por separado, los juveniles se dividieron en tres grupos de edad (14 años y menos, 15 años y 16 años o más) para evaluar las diferencias en el desarrollo. No se encontraron diferencias significativas. Para abordar las preocupaciones de que los menores acusados ​​de intento de homicidio podrían ser diferentes de los delincuentes violentos no homicidas, se realizó un análisis por separado: no se encontraron diferencias significativas.

En cuanto a características demográficas, tampoco se observaron diferencias significativas entre las características demográficas de los dos grupos. La edad promedio fue de aproximadamente 15 años para los jóvenes homicidas y no homicidas. Aproximadamente las tres cuartas partes de los acusados ​​en ambos grupos eran afroamericanos. Una tendencia no significativa sugirió que los jóvenes homicidas tenían menos probabilidades de ser hijos únicos (13.3%) en comparación con otros jóvenes violentos (35.5%).

En cuanto a las características clínicas, los diagnósticos más frecuentes para jóvenes homicidas fueron trastorno de adaptación o abuso de sustancias (50.0%), mientras que los miembros del grupo no homicida eran más propensos a sufrir trastornos crónicos u orgánicos como trastorno de conducta, trastorno por déficit de atención, psicosis o trastornos del estado de ánimo (69.4%).

Por otro lado, se encontraron dos diferencias grupales significativas en las áreas de ofensas y características forenses. Los jóvenes homicidas tenían más probabilidades de haber actuado solos (46.7%) que los hombres acusados ​​de otros delitos violentos (8.1%). Además, los asesinatos fueron significativamente más probables de haber sido cometidos en un entorno doméstico (40%) en comparación con otras ofensas violentas (6.5%).

Otras dos características ofensivas merecen mención. Hubo una tendencia que indica que los jóvenes homicidas tenían más probabilidades (50%) de haber usado un arma de fuego que el grupo no homicida (19.4%) durante la comisión de la ofensa. Sin embargo, también hubo una tendencia que reflejó una mayor tasa de servicios de salud mental en el momento de la infracción en el grupo no homicida (40.5%) en comparación con la juventud homicida (8%). No se encontraron diferencias grupales significativas con respecto a las características forenses de la muestra. Sin embargo, una tendencia no significativa indicó que los jóvenes homicidas (78.6%) tenían más probabilidades de haber sido declarados competentes para ser juzgados que los jóvenes no homicidas (43.5%).

La mayoría de los acusados ​​de homicidio tenían un CI dentro del rango normal de inteligencia. Estos resultados son consistentes con estudios previos de autores de homicidios adolescentes que informan de rangos de CI dentro del rango límite a normal. El estado escolar general de los acusados ​​de homicidio, sin embargo, fue pobre. Muchos habían repetido al menos un grado (59.3%), habían estado en clases con problemas de aprendizaje (19.2%) y / o tenían antecedentes de absentismo escolar (60.0%) o expulsiones previas (71.4%). Sin embargo, los menores enfrentados a cargos por homicidio en esta muestra tenían menos probabilidades de repetir un grado o estar en clases con discapacidades de aprendizaje en comparación con poblaciones similares. Por lo tanto, si bien esta población puede, en promedio, poseer una inteligencia adecuada y tasas comparativamente bajas de desórdenes crónicos externos, sus historias escolares aún sugieren un ajuste deficiente, desconexión y relaciones interpersonales posiblemente tensas.

La relación entre la severidad de la violencia en el hogar, la violencia en el noviazgo, y la teoría del Aprendizaje Social. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The relationship between severity of violence in the home and dating violence” de Eva Sims, Virginia Dodd y Manuel Tejeda, en donde se explica la relación entre la severidad de la violencia en el hogar y la violencia en el noviazgo.  

Históricamente, la violencia familiar ha capturado la atención emocional y política de los países. Sin embargo, este problema social generalizado se ha centrado por lo general únicamente  en las víctimas de la violencia infligida por la pareja y el abuso infantil. La investigación sobre la violencia de pareja se ha centrado principalmente en las características de la víctima y el agresor, detallando la experiencia previa con violencia en el hogar y las variables demográficas, pero muy pocos investigadores han identificado el papel de la gravedad de la violencia que se experimenta en el hogar en la perpetración posterior de violencia en el noviazgo.

La literatura sobre la violencia familiar y el testimonio de niños a la violencia parental es extensa, sin embargo, la literatura que se enfoca en los resultados de tales fenómenos es limitada. Uno de estos resultados es el maltrato entre adolescentes o la violencia íntima perpetrada por jóvenes, que puede verse como el vínculo entre la violencia de la familia de origen y la violencia de la familia de la pareja. Por ejemplo, los investigadores documentan una relación significativa entre ser víctima de maltrato infantil y luego perpetrar violencia contra un hermano, un padre,  o un compañero de citas. Por tanto se sugiere que las personas que inician un comportamiento violento en la infancia corren un riesgo particularmente alto de ser víctimas de delitos violentos graves en la adolescencia y la edad adulta.

Investigaciones anteriores sobre la diversidad de género señalan que los hombres y las mujeres experimentan la violencia de manera diferente. A medida que los niños y las niñas se socializan de manera diferente, pueden internalizar la violencia familiar de forma diferente; por lo tanto, los mediadores de la relación entre la violencia familiar y la perpetración de violencia en el noviazgo pueden diferir según el género. Por ejemplo, revisando varios estudios se llega a la conclusión de que los hombres son más propensos a recurrir al abuso físico si han estado expuestos a que sus padres abusen físicamente de sus madres, y las mujeres eran ligeramente más propensas que los hombres a usar uno o más actos de agresión física y a utilizar tales actos con frecuencia, aunque los hombres eran más propensos a infligir una lesión.

Muy pocos estudios sobre la perpetración de violencia se centran en los efectos a largo plazo de la gravedad de la violencia. En una muestra comunitaria de más de 900 participantes, Leonard, Quigley y Collins informan de que la mayoría de los episodios más violentos entre adultos jóvenes incluyeron bofetadas, puñetazos o patadas, con estimaciones que van del 57 al 60%; sin embargo, entre 15 y 20% involucró el uso de un arma, identificando esto como el tipo de violencia más grave. Otros encuentran que las diferencias de gravedad han sido mediadas por el género, donde las altas tasas de perpetración de violencia en el noviazgo femenino se han atribuido a actuar en defensa propia. Entre las mujeres, la investigación informa tasas relativamente altas de perpetración leve de violencia (es decir, insultos y bofetadas) y bajas tasas de perpetración severa de violencia (es decir, golpear y usar un cuchillo o pistola). También se ha observado que las mujeres sufren consecuencias más graves de la violencia que los hombres. Duncan informa que hombres y mujeres perpetraron violencia entre hermanos en frecuencias similares; sin embargo, los hombres seguían siendo el conjunto más grande de perpetradores “severos”.

Las teorías sociales se esfuerzan por explicar el comportamiento y organizar el conocimiento. La teoría del aprendizaje social es una perspectiva explicativa ampliamente aceptada en la literatura de violencia y se basa en la creencia de que la agresión se aprende mediante modelos de comportamiento, donde los individuos no heredan tendencias violentas sino que aprenden respuestas agresivas al observar a los demás. El aprendizaje social supone que es más probable que se aprenda cuando se percibe que los modelos de comportamiento tienen más poder, competencia y alto estatus o involucra a alguien a quien respeta o admira. Por ejemplo, ser testigo o experimentar un acto de violencia por sí solo no es suficiente para aprender, sino más bien ser testigo o experimentar violencia por alguien que el niño ama o admira, los coloca en un mayor riesgo de participar en la violencia en sus propias relaciones íntimas. Revisiones recientes de la teoría de aprendizaje social explican la influencia sistemática del género, donde las personas en posiciones dominantes son más propensas a perpetrar violencia que aquellas en posiciones no dominantes.

El estudio actual que resumimos prueba las afirmaciones de la teoría del aprendizaje social para examinar si la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental aumenta significativamente la varianza de la perpetración de violencia en el noviazgo. Este estudio también analiza el papel del género al informar la violencia en el hogar y la posterior perpetración de violencia en el noviazgo. Nuestra hipótesis es que existen asociaciones significativas entre el maltrato infantil, el testimonio infantil de la violencia parental, la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia entre parejas, y que tales asociaciones variarán significativamente según el sexo. También se plantea la hipótesis de que la severidad de la violencia en el hogar afectará la perpetración de violencia entre parejas, por lo que los tipos más severos de violencia experimentados en el hogar representarán más de la variación prevista en la perpetración de violencia entre parejas y dicha varianza será diferente según el género.

Para el estudio se realizaron encuestas a 538 estudiantes universitarios. La encuesta exploró las experiencias de adolescentes con violencia familiar y violencia de pareja. Los criterios de exclusión incluyeron estudiantes que no tenían hermanos, que tenían más de 30 años y / o que estaban casados; por lo tanto, la muestra final en este estudio incluyó a 422 estudiantes. Las subescalas de Agresión psicológica y Agresión física se utilizaron para crear cuatro factores sumativos: el maltrato infantil, el testimonio infantil de violencia paterna, la violencia entre hermanos y la violencia entre parejas.

Los ítems de Agresión física y Agresión psicológica incluyen pedir a los encuestados que recuerden cuántas veces durante todo el tiempo entre las edades de 10 y 14 años (aproximadamente 5º a 9º grado) participaron su hermano (su madre, su padre o su pareja). en conductas dirigidas hacia ellos. El ítem de seguimiento incluye preguntar cuántas veces el entrevistado participó en el mismo comportamiento y lo dirigió hacia un hermano (o pareja). El tiempo de recuerdo para los items de violencia en citas fue en los últimos 12 meses. El testimonio de la violencia parental se evaluó preguntando cuántas veces la madre de uno se involucró en el comportamiento y lo dirigió hacia su padre y viceversa durante el tiempo que el encuestado tenía entre 10 y 14 años. Se pidieron elementos de escala en diversos grados de severidad, desde leves comportamientos violentos (es decir, llamar a uno gordo o feo y bofetadas), a comportamientos violentos severos (es decir, siempre usando un arma o cuchillo contra el otro). Las preguntas estaban ancladas en un continuo de frecuencia, que van desde (0) nunca, (1) una vez, (2) dos veces, (3) 3-5 veces, (4) 6-10 veces, (5) 11-20 veces, y (6) comportamiento que ocurre más de 20 veces. Para reconocer los diferentes niveles de severidad dentro de los ítems de la escala, este estudio diferenció dichos ítems, calificando cada uno en una escala de 10 puntos, donde un valor de 1 representa el acto de agresión menos grave y 10 representa el acto más severo de agresión. El procedimiento de puntuación revisado se estableció mediante una consulta exhaustiva con 10 profesionales en el área del sur de la Florida, cada uno con experiencia en diferentes ámbitos de la violencia doméstica. Estos profesionales comprendían un grupo diverso de personas con experiencia en el maltrato infantil, testigos de la violencia parental, violencia entre hermanos, violencia en el noviazgo y / o violencia en la pareja. A cada profesional se le pidió que calificara las 18 declaraciones en el instrumento original en una escala de 1-10. Una vez que todos los profesionales respondieron, se estableció un puntaje promedio para cada uno en la encuesta de 144 preguntas. Las tasas promediadas fueron nuevamente enviadas a los profesionales para un acuerdo de evaluación. Una vez que se estableció el acuerdo, las respuestas de los participantes del estudio se recodificaron con los puntajes calificados en cada categoría. Los puntajes calificados se multiplicaron por la frecuencia de la respuesta para crear una calificación ponderada para cada elemento de la escala. Por ejemplo, si el encuestado declaró que insultó a un miembro de la familia o pareja dos veces, el valor de severidad asignado a dicha pregunta, en este caso 6, se multiplicó por la frecuencia, en este caso 2, para crear una ponderación de 12. Este procedimiento fue replicado para cada ítem en la encuesta de 144 preguntas. A cada profesional nuevamente se le pidió que colocara los ítems de la escala en las siguientes categorías de nivel ordinal: agresión menor, agresión moderada y agresión severa. Los revisores llegaron a un consenso utilizando el acuerdo de la mayoría de los ítems de la escala.

Los resultados fueron los siguientes:

Utilizando la escala ponderada, el 94.20% de los hombres y el 94.40% de las mujeres revelaron que habían sido víctimas de maltrato infantil , 97.60% de los hombres y 97.70% de las mujeres revelaron que habían sido perpetradores de violencia entre hermanos, 73.40% de los hombres  y 78.10% de las mujeres revelaron que habían presenciado violencia entre sus padres, y 59.90% de los hombres y 80.50% de las mujeres revelaron que habían perpetrado violencia entre parejas.

Para los hombres, se encontraron correlaciones significativas entre la violencia severa de padres a hijos y la violencia severa de pareja, entre la perpetración de violencia entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja, y entre presenciar violencia severa de padres a padres y perpetración de violencia de pareja severa.

Para las mujeres, si un padre comete maltrato infantil, también se produce violencia entre padres, donde los tipos graves de violencia están estrechamente relacionados entre sí. Por ejemplo, aquellos que informan violencia severa de padre a hijo también están reportando violencia severa de padre a madre, lo que sugiere hogares mutuamente violentos. Se encontraron correlaciones significativas entre la perpetración de violencia grave entre hermanos y la perpetración de violencia de pareja menor, y entre la violencia menor entre padres y violencia menor de pareja.

Se realizaron regresiones lineales simples, divididas por sexo, para evaluar la predicción de la perpetración de violencia en el noviazgo infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia paterna. Los resultados revelaron que la gravedad del maltrato infantil, la perpetración de violencia entre hermanos y el testimonio infantil de violencia parental se correlacionaban significativamente con la perpetración de violencia en el noviazgo. En la correlación entre el maltrato infantil severo y la perpetración de violencia entre parejas se comprobó que el 40% de la varianza de la violencia de noviazgo se debió a su relación lineal con el maltrato infantil grave. La correlación entre testigo de violencia parental severa y perpetración de violencia entre parejas mostró que el 53% de la varianza de la violencia de citas se debió a su relación lineal con el testimonio severo violencia parental La correlación entre la perpetración de violencia entre hermanos y la violencia entre parejas muestra que el 7,9% de la varianza de la violencia de pareja se debió a su relación lineal con la violencia severa de hermanos. Por último se realizó un análisis de regresión múltiple para hombres y mujeres por separado para evaluar si el maltrato infantil grave, la perpetración de violencia grave entre hermanos, y el testimonio infantil severo de violencia parental predijeron la perpetración de violencia entre parejas. El resultado de la regresión fue significativo para las mujeres, indicando que el 7% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa, pero también fue un resultado significativo para los hombres, indicando que el 62.5% de la varianza en la violencia de citas puede atribuirse a la combinación lineal de medidas de violencia severa.

Concluimos por tanto que si bien para los hombres, el aprendizaje social dentro del contexto del hogar está contribuyendo a la perpetración posterior de violencia en el noviazgo, para las mujeres, otra cosa está contribuyendo a las altas tasas de perpetración de la violencia entre parejas. De hecho, los investigadores han apoyado que el inicio de la violencia de las mujeres puede estar relacionado con variables más proximales, como la autodefensa, en oposición al abuso infantil o la violencia interparental, aunque otros investigadores han indicado que las mujeres usan la violencia obtener poder y control, o porque no creían que sus víctimas masculinas serían heridas. También se observa que cuanto más joven es la muestra, mayor es el nivel de violencia femenina en relación con la violencia masculina.

Por otra parte, la percepción de lo que es comportamiento violento y cómo se traduce en perpetración de violencia es diferente para hombres y mujeres. Los niños y niñas que viven en la misma familia y están expuestos a comportamientos violentos similares se ven afectados y reaccionan de manera diferente.

La relación entre la violencia de pandilleros y los trastornos psiquiátricos. Club de Ciencias Forenses.

Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del experimento presentado en el artículo “Gang Membership, Violence, and Psychiatric Morbidity” de Jeremy Coid y Simone Ullrich en el que se investiga la posible influencia de la violencia que rodea a los jóvenes miembros de pandillas con el desarrollo de trastornos psiquiátricos.

La violencia es una característica a menudo presente en las pandillas, junto con la criminalidad y el abuso de sustancias. En EEUU, el control de armas ha dado como resultado bajas tasas de homicidios que involucran armas de fuego, pero se estima que los pandilleros llevan a cabo la mitad de todos los tiroteos de EEUU y el 22% de los delitos violentos graves. La difusión de la violencia relacionada con las pandillas se asemeja a un modelo epidemiológico de “infección central” que explica un proceso de contagio social en el que las pandillas evalúan y responden a las acciones violentas altamente visibles de otras pandillas, intentando alcanzar el dominio a través de la retribución violenta. La violencia para ellos es necesaria para construir y mantener el estado personal y reforzar la cohesión del grupo, es instrumental para obtener acceso sexual y dinero a través del robo y la intimidación, y puede ser una fuente de emoción. Aun conociendo todo esto, no hay suficientes investigaciones sobre la posible relación entre la violencia de pandilleros y la morbilidad psiquiátrica (que no sea por el uso indebido de sustancias) o si representa una carga para los servicios de salud mental. Los estudios epidemiológicos han demostrado que la morbilidad psiquiátrica se asocia con el comportamiento violento, aunque los mecanismos implicados son complejos y no se entienden completamente. Además de la violencia hacia los demás, la violencia de las pandillas puede generar altos niveles de victimización traumática y miedo a la violencia.

A través de su violencia, los miembros de pandillas están potencialmente expuestos a múltiples factores de riesgo de morbilidad psiquiátrica. En el artículo que resumimos se investigaron las asociaciones entre la pertenencia a una pandilla, el comportamiento violento y la morbilidad psiquiátrica en una muestra nacional representativa de hombres jóvenes y para identificar los factores explicativos. Se examinaron las asociaciones entre conductas violentas, actitudes y experiencias de violencia, una variedad de trastornos mentales y el uso de servicios de salud mental. Para identificar los efectos específicos de los pandilleros, se comparan a los miembros de las pandillas con hombres jóvenes que eran violentos pero no pertenecían a pandillas.

Se realizó una encuesta en ubicaciones aleatorias de Inglaterra, Escocia y Gales, a jóvenes de entre 18 y 34 años de edad. En primer lugar, se seleccionaron jóvenes negros y de minorías étnicas de las áreas de salida con un mínimo de 5% de habitantes negros y de minorías étnicas. En segundo lugar, los hombres jóvenes de las clases sociales más bajas (grados D y E, según lo definido por la Sociedad de Investigación de Mercado, basada en el jefe del hogar: trabajadores manuales semicalificados, no calificados y ocasionales, y jubilados y beneficiarios de asistencia social) fueron seleccionados de las áreas en que había un mínimo de 30 hombres entre 18 y 64 años de edad en estos grados sociales. Las últimas encuestas se basaron en áreas de salida en dos lugares caracterizados por una alta membresía de pandillas, el distrito londinense de Hackney y Glasgow East, Escocia. Los mismos principios de muestreo aplicados a cada tipo de encuesta.

En primer lugar se evaluó si los participantes sufrían psicosis (analizando los criterios recogidos en el DSM-IV), niveles de ansiedad y depresión, o si habían intentado deliberadamente suicidarse o tomaban psicótropos prescritos.

Posteriormente, todos los participantes fueron interrogados sobre el comportamiento violento, incluso si habían estado “en una pelea física, habían agredido o golpeado deliberadamente a alguien en los últimos 5 años”.  Se buscó información sobre la cantidad de incidentes violentos en los que habían participado y sus actitudes y experiencias con respecto a la violencia. También se les preguntó: “¿Actualmente usted es miembro de una pandilla?” Para su inclusión en el estudio, los miembros de pandillas deben respaldar la membresía de una pandilla y uno o más de los siguientes: actividades criminales graves o condenas, participación con amigos en actividades delictivas o participación en peleas de pandillas durante los últimos 5 años.

Los participantes se dividieron en tres grupos mutuamente excluyentes de acuerdo con la participación en la violencia y la membresía en pandillas: 1) hombres no violentos: participantes que no informaron ningún comportamiento violento en los últimos 5 años y no pertenecían a una pandilla; 2) hombres violentos: participantes que informaron violencia en los últimos 5 años, pero no pertenencia a una pandilla o participación en peleas de pandillas; y 3) miembros de pandillas.

Finalmente, se investigó si las asociaciones entre 1) pertenencia a pandillas, 2) violencia y 3) uso de psicopatología o servicio, se explicaban por las actitudes hacia la violencia, las experiencias de victimización y las características de las conductas violentas. Las posibles variables explicativas se identificaron primero al probar su asociación con 1) pertenencia a una pandilla o violencia y 2) uso de psicopatología o servicio. Solo si ambas asociaciones fueron significativas se seleccionaron las variables y luego se ingresaron en un modelo ajustado, con la pertenencia al grupo como la variable independiente y el uso de la psicopatología o el servicio como la variable dependiente.

Los resultados mostraron lo siguiente: La muestra incluyó a 4.664 hombres entre 18 y 34 años de edad: 1.822 (39,1%) de la encuesta principal; 969 (20.8%) de la muestra de minorías étnicas; 555 (11.9%) de la muestra de hombres de clases sociales más bajas; 624 (13.4%) de Hackney; y 694 (14.9%) de Glasgow Este. Del total de la muestra, 3.285 (70.4%) informaron que no hubo violencia en los últimos 5 años, 1.272 (27.3%) reportaron agredir a otra persona o involucrarse en una pelea, y 108 (2.1%) informaron pertenencia actual a una pandilla.

Los hombres violentos eran más jóvenes en promedio que los hombres no violentos, más eran nacidos en el país y desempleados, y menos eran negros o del subcontinente indio. Los miembros de pandillas también eran más jóvenes que los hombres no violentos, menos propensos a ser solteros y no pertenecientes al Reino Unido.

En cuanto a la morbilidad psiquiátrica y el uso de servicios psiquiátricos por hombres no violentos, hombres violentos y miembros de pandillas, los datos muestran un marcado declive: la morbilidad psiquiátrica y el uso del servicio fueron poco frecuentes entre los hombres no violentos, pero aumentaron progresivamente de los no miembros violentos a los miembros de las pandillas. Este gradiente se confirmó para todos los resultados, excepto la depresión.

Además, los hombres violentos difieren del grupo de referencia no violento en sus actitudes hacia la violencia y la victimización violenta. Sin embargo, se observaron mayores diferencias entre los miembros de pandillas y los hombres no violentos. Los miembros de las pandillas eran significativamente más propensos que los hombres no violentos a ser víctimas de la violencia y temer una mayor victimización violenta. También eran más propensos a experimentar rumiaciones violentas y más preparados para actuar violentamente si no los respetaban. Estas actitudes y experiencias también fueron significativamente más altas en los miembros de pandillas que en los hombres violentos. Las características de la violencia entre los miembros de las pandillas también diferían considerablemente de las de los hombres violentos que no eran miembros de pandillas. Los miembros de pandillas reportaron significativamente más incidentes violentos y eran más propensos a tener condenas anteriores por violencia, a denunciar el uso de violencia instrumental y a sentirse emocionados por la violencia.

Los hombres violentos y los miembros de pandillas fueron significativamente más propensos a reconocer las actitudes positivas hacia la violencia, el aumento de la victimización violenta y las características más severas de la violencia. En cuanto a las probabilidades de psicopatología y uso del servicio clínico entre los hombres violentos después de tener en cuenta sus actitudes hacia la violencia y sus experiencias de victimización violenta (porcentaje de cambio en las probabilidades explicado por estas variables). Una vez que se tuvieron en cuenta las actuaciones violentas, el miedo a la victimización y la victimización violenta, algunas de las asociaciones previamente observadas entre los hombres violentos y la psicosis se redujeron considerablemente en tamaño y ya no eran significativas. Estas mismas variables también explicaron la alta probabilidad en este grupo de haber consultado a un psiquiatra o psicólogo y de la admisión psiquiátrica. Sin embargo, estas reducciones no se observaron en algunos de los resultados: los trastornos de ansiedad, la dependencia del alcohol, el trastorno de personalidad antisocial, el intento de suicidio, la consulta con médicos generales y el uso de medicación psicotrópica se redujeron en tamaño pero aún fueron significativos.

Se observó un patrón similar cuando se comparó a los miembros de pandillas con hombres no violentos, con la adición de que la prevalencia discrepante de los trastornos de ansiedad también se explicaba por las actuaciones violentas, el miedo a la victimización y ser víctima de la violencia.

Por último, la comparación de pandilleros y hombres violentos mostró que sus tasas más altas de trastorno de personalidad antisocial, intento de suicidio, consulta con un psiquiatra o psicólogo y admisión psiquiátrica se explicaron sustancialmente por sus actitudes positivas hacia la violencia, sus mayores experiencias de victimización y las características de su comportamiento violento.

Por tanto concluimos que existen niveles desmesuradamente altos de morbilidad psiquiátrica y el uso de servicios de salud asociados entre jóvenes británicos que son miembros de pandillas.

Antiguas entradas