Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Stalking: why do people do it?” de Rajesh Nadkarni y Don Grubin,  que explican los tipos de acoso existentes y la importancia de un trabajo multidisciplinar para enfrentarse a este problema.

Aunque está asociado con el acoso, el acto de “stalking” abarca una amplia gama de comportamientos, no solo el acoso. La mayoría de las definiciones de acoso incluyen la persecución repetida de una víctima específica con acoso o seguimiento, pero el límite entre el cortejo legítimo y el acoso puede difuminarse. En general, para ser definido como acecho, el comportamiento debe ser no deseado e intrusivo.

El rango de comportamiento involucrado en el acoso puede agruparse ampliamente en tres categorías. En primer lugar, hay seguidores que incluyen frecuentar lugares de trabajo y hogares, mantener la vigilancia y diseñar “coincidencias”. En segundo lugar, comunicarse por teléfono, cartas, tarjetas, graffiti, regalos y, cada vez más, por correo electrónico e Internet (“ciberataque”). A menudo, el acosador pedirá bienes y servicios en nombre de la víctima. Finalmente viene la agresión o la violencia, en la que los acosadores amenazan a sus víctimas, acosan a sus familias, dañan sus bienes, hacen acusaciones falsas sobre ellos y causan lesiones físicas o sexuales.

La cobertura de los medios de acoso tiende a centrarse en las víctimas de las celebridades acechadas por un fanático “enloquecido”. Sin embargo, estos casos son minoritarios, y la mayoría de las víctimas son ciudadanos comunes. La mayoría de los acosadores son hombres y la mayoría de las víctimas son mujeres. Los acosadores suelen estar desempleados o subempleados en el momento del acecho y con mayor nivel educativo que otros delincuentes.

Las clasificaciones del comportamiento de acoso han tendido a concentrarse en la relación acosador-víctima. Quizás el más frecuentemente mencionado es el de Zona et al, que se basa en su estudio de 74 casos manejados por la policía de Los Ángeles. Clasifican a los acosadores en un simple grupo obsesivo, donde el acosador y la víctima tenían una relación previa; un grupo obsesivo del amor, donde no había relación previa; y un grupo erotomaníaco, donde el acosador desarrolló una falsa ilusión de que la víctima estaba enamorada de él o ella. El grupo obsesivo simple es el más común y se informa que es el más propenso a recurrir a la violencia.  Los acosadores famosos generalmente se encuentran en el grupo obsesivo amoroso, una gran proporción de los cuales padecen enfermedades psicóticas. Aquellos en el grupo erotomaníaco generalmente son mujeres, con sus víctimas siendo hombres mayores de un estatus socioeconómico más alto.

Aunque esta clasificación es útil, tiene sus limitaciones. En particular, ignora en gran medida la motivación del delincuente. Tampoco está claro con qué fiabilidad se pueden distinguir los dos últimos grupos, qué tan bien la tipología diferencia entre el cortejo persistente y el acecho, y si tiene alguna validez predictiva. Se cree que el acoso se comprende mejor a través de un modelo multidimensional que involucra la relación del acosador con la víctima, la motivación del acosador y la severidad del comportamiento de acecho. Tal enfoque proporciona una base para la evaluación de riesgos.

El manejo exitoso del acoso requiere la cooperación entre profesionales de la salud y otros en el sistema de justicia penal. Debe incluir una evaluación integral de riesgos que aborde la motivación, la persistencia y la probabilidad de violencia. Algunas personas suspenderán el comportamiento después de un período de detención o si se les amenaza con arrestarlo. Los factores que pueden aumentar el riesgo, como el uso indebido de sustancias, pueden abordarse por derecho propio, mientras que la medicación neuroléptica puede tener un papel si los síntomas psicóticos son evidentes, y las dosis bajas de neurolépticos pueden ser eficaces incluso en ausencia de psicosis. De manera similar, los pensamientos intrusivos sobre la víctima pueden mejorar después del tratamiento con inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Los profesionales de la salud mental pueden, por lo tanto, apoyar a otras personas involucradas en la gestión de riesgos.

Las víctimas de los acosadores pueden consultar a los médicos generales. Los médicos deben ser conscientes de las secuelas psicológicas de ser acosado y de las protecciones legales disponibles para las víctimas y poder dirigirlas a los grupos de apoyo locales. Los efectos de los acosadores en sus víctimas pueden provocar una gran morbilidad psiquiátrica.