Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Tweeting rape culture: Examining portrayals of victim blaming in discussions of sexual assault cases on Twitter” de Stubbs-Richardson, M.; Rader, N. E. y Cosby, A. G. (2018), en el que se examina cómo es interpretada la cultura de la violación en las redes sociales, concretamente en Twitter.

Bien, por cultura de la violación debemos entender aquellos comportamientos o ideologías que normalizan la violencia sexual. De hecho, a través de esta cultura se construye socialmente lo que entendemos por violación y cómo son —supuestamente— las víctimas.

Los mitos como “ella quería” o “mintió, eso no es violación” forman parte de esta cultura y pueden ser reflejados en los medios, las leyes, etc., en el consenso de la comunidad y a nivel individual. Estos mitos contribuyen a justificar la agresión, excusar al agresor y culpabilizar a la víctima, sobretodo cuando se cosifica sexualmente a esta como, por ejemplo, una trabajadora sexual.

Dicha cultura, junto a la culpabilización de la víctima y avergonzar a las mujeres por su actividad sexual (presunta o real), son cuestiones representadas en las redes sociales mediante la discusión de casos de delitos sexuales. Estadísticamente, en EE.UU se viola a 1 de cada 5 mujeres, y muchas no denuncian por la vergüenza, su culpabilización y el miedo a que las autoridades no las crean. De hecho, un estudio determinó que el 43% de los abogados de la acusación en estos casos mostraba entre una moderada y alta aceptación de la cultura de la violación.

Así pues, la existencia de una cultura de violación hace que sea menos probable que se denuncie la violación y también es una forma de victimización que estigmatiza y culpa a las víctimas de violación por su victimización. A grandes rasgos, las investigaciones sugieren que las redes sociales se utilizan tanto para victimizar a las supervivientes de violación como para abogar contra una cultura de violación.

El bullying y el acoso sexual de las víctimas de violación es una forma de victimización secundaria que tiene muchas consecuencias para la salud y que, en última instancia, puede llevar al suicidio de la víctima.

En el estudio realizado por los autores, estos analizaron en la red social Twitter un total de 603 tweets referentes a tres casos de violación (259 tweets de apoyo a las víctimas y 344 culpabilizándolas), usando los términos “violación y puta” para seleccionar ambos tipos de tweets.

Los tres casos discutidos incluyen víctimas jóvenes femeninas cuya victimización por violación salió a la luz a través de las redes sociales. En los tres casos, se culpó a las víctimas por su violación (encontrarse intoxicadas, tener comportamientos promiscuos…) y, posteriormente, se las hostigó tanto online como fuera del ciberespacio. Los tweets se dividieron en tres categorías.

Por un lado, el binario “virgen-puta” y el mundo justo; esta última hipótesis sostiene que a las malas personas les ocurren cosas malas y viceversa. Consecuentemente, la violación se considera un acto desviado que le ocurre a mujeres con comportamientos o formas de vestir inapropiadas. Así pues, algunas personas llegan incluso a considerar que las prostitutas (no sólo en el sentido literal de la palabra) no pueden ser violadas.

Esto es, este tipo de tweets sostienen que algunas víctimas de violación se merecen lo que les pasó. En este sentido, las “putas” se perciben como las víctimas más merecedoras de violación (degradándolas como objetos sexuales), mientras que las vírgenes se salvan. Este binario, pues, justifica la violación, culpabiliza a la víctima y exculpa o justifica al agresor.

Por otro lado, los tweets sobre noticias, copiando la información sobre los hechos, pueden servir tanto como apoyo a la víctima como para legitimar o excusar la violación. Los usuarios de Twitter parecen querer crear sus propias noticias, incluso para temas emocionales como el suicidio de las víctimas de violación.

Este tipo de subtweets a menudo agregan un comentario cargado de emociones que deja entrever su opinión, que suele ser de tristeza o enfado. Cuando se presentan hechos para resaltar la experiencia de la víctima, parece que los efectos negativos de la cultura de la violación se notan y se oponen con mayor facilidad.

Por último, se encuentran los tweets encaminados a desprestigiar los mitos de la violación. En ellos es en los que más apoyo a las víctimas se suele mostrar argumentando que la violación no es aceptable bajo ninguna circunstancia. Los tweets de apoyo a las víctimas sostienen que la violación no debe justificarse como un resultado aceptable por motivos de vestimenta, comportamiento, alcohol o drogas, o encuentros sexuales previos.

Así pues, utilizando los términos “violación y puta”, se identificaron numerosos ejemplos de contenido tanto de culpa como apoyo a las víctimas. Los resultados del estudio revelan que, en general, los tweets que culpan a las víctimas son más influyentes tanto en el número de seguidores como de retweets. No obstante, es posible que los términos de búsqueda resulten en una subsección más pequeña y extrema de las discusiones sobre la cultura de la violación y, por tanto, se recogieran en el estudio más tweets legitimando la violación.

En cualquier caso, estos hallazgos resaltan la importancia de examinar el diálogo o interacciones entre grupos en las redes sociales. Las redes sociales ofrecen la oportunidad de evaluar ejemplos del mundo real de culpar a las víctimas que, de otro modo, serían difíciles de obtener.

La investigación futura debería examinar qué discusiones surgen cuando se emplean términos de búsqueda más generales como violación y agresión sexual en las redes sociales. Incluso podría ampliarse a cuando estos estén relacionados con el comportamiento sexual.

Por otro lado, podrían evaluarse los tipos de apoyo a las víctimas o los esfuerzos de intervención que reducen la aceptación de los mitos sobre la violación y la violencia hacia las mujeres, que evalúan los efectos sobre la salud mental y que apuntan a mejorar las intervenciones de los espectadores en línea.

Si quieres saber más sobre Victimología y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.