Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Determinants of fraud examination performance: an empirical study of internal Investigation reports” de Gottschalk; en él nos hablan de sobre los factores de desempeño en las investigaciones internas por fraude.

Los investigadores del fraude son contratados por empresas públicas y privadas cuando sospechan que hay una mala conducta o un posible delito financiero. Éstos realizan una investigación en la organización y finalmente le proporcionan al cliente un informe con sus conclusiones. Generalmente esta investigación es secreta y no suele ser comunicada ni a la policía y al público general. Hay muchas firmas de auditorías y despachos de abogados que ofrecen estos servicios, pero, debido al carácter confidencial de los informes no se ha examinado su desempeño. En este artículo se examinan 63 informes de investigaciones de fraude conseguidos en Escandinavia y se estudia cuales son los determinantes del desempeño de una investigación interna por fraude.

Si un medio de comunicación destapa un escandalo financiero de alguna organización, ésta se puede ver metida en un buen compromiso si solo colabora con la policía, por ello, muchas prefieren contratar detectives privados que les ayuden a reconstruir los hechos acaecidos.

Los investigadores, como en cualquier otro tipo de investigación, deberá recabar el mayor número posible de información de diversas fuentes como entrevistas con testigos y sospechosos, búsqueda de documentos, correos electrónicos y observación de actores. Deberán barajar diferentes campos de información como son el comportamiento organizacional, la toma de decisiones de la gerencia, prácticas comerciales, estructura del mercado, principios contables, comportamientos desviados, motivos personales, violación de leyes o veredictos anteriores.

Las investigaciones de fraude tienen sus desafíos específicos como es que los delincuentes de cuello blanco, generalmente no desaparecen de la escena del crimen, sino que permanecen y ocultan sus acciones ilegales en otras actividades de apariencia legal y así eliminan pistas, creando una atmósfera de trabajo donde nadie se cuestiona la conducta desviada.

Otro de los problemas que presenta es que no hay una víctima concreta, generalmente sus víctimas son bancos, servicios de ingresos o proveedores, siendo preferentemente el empleador que tiene dificultades para notar el delito por parte de sus empleados.

Otro desafío viene del abogado que se puede encargar del caso, generalmente estos abogados de cuello blanco se involucran antes en la investigación intentando enturbiarla y que no finalice, cuando en los delitos corrientes lo normal es que se presenten ya en una fase muy avanzada de la investigación y sólo tengan que defender a sus clientes en el tribunal. Además, en este caso de delitos los abogados utilizan también a los medios de comunicación para intentar presentar a sus clientes como víctimas.

Todos los países del mundo tienen organizaciones policiales con departamentos específicos dedicados a la investigación de este tipo de delitos. Quizás el más conocido sea el FBI el cual se encarga dentro de esta área de la investigación de la corrupción pública, el lavado de dinero, el fraude corporativo, el fraude de valores y productos básicos, el fraude hipotecario, el fraude de instituciones financieras, el fraude bancario y la malversación de fondos, así como el fraude en la atención médica.

A parte de la investigación pública por parte de las agencias policiales es común que las propias organizaciones tengan departamentos independientes que se encarguen de investigar los fraudes que se produzcan en el seno de la empresa. También, como se ha dicho hay empresas que ofertan sus servicios como investigadores externos de fraudes.

En este estudio se pretende investigar los determinantes del desempeño en las investigaciones por fraude. Concretamente se investigaron cinco determinantes: la seriedad de la conducta, el alcance de la investigación, la seriedad de la investigación, las consecuencias de la investigación y la corrección del propio informe de investigación. Se plantearon siete hipótesis de investigación:

  1. Las sospechas de una conducta desviada más seria producen un menor desempeño en la investigación.
  2. Un alcance mayor en la investigación produce menor desempeño.
  3. Unas conclusiones más serias producen un mayor desempeño.
  4. Consecuencias más severas producen un mayor desempeño.
  5. Un informe más completo causa un desempeño exitoso.
  6. Si la conclusión es más seria que lo que se creía antes de la investigación el desempeño será mayor.
  7. Una consecuencia más grave en comparación con la conclusión provoca un desempeño más exitoso.

Para llevar a cabo el estudio se utilizaron 63 informes recopilados desde el año 2012 en Escandinavia, principalmente en Noruega, codificándose cada una en base a: la gravedad de la sospecha, el alcance de la investigación, la consecuencia de la investigación, el informe de la investigación y el desempeño de la investigación del fraude.

Se codificó el desempeño como la variable dependiente y el modelo de investigación y como fue la reconstrucción por parte de los investigadores y si pudieron justificar sus conclusiones en el informe en los hechos pasados.

Se identificaron tres determinantes significativos. La gravedad de las consecuencias es uno de ellos, por tanto, le brinda apoyo a la hipótesis cuatro. Un ejemplo de consecuencia grave sería que el delincuente de cuello blanco es procesado y condenado en un tribunal o que la compañía quedará fuera de un negocio. Consecuencias menos graves serían una revisión de pautas y rutinas éticas en la organización, puntos de aprendizaje para la organización y la crítica de decisiones de gestión sin culpar a nadie.

El segundo determinante identificado fue una consecuencia más seria en comparación a la conclusión, que apoya la hipótesis siete. Por ejemplo, si se informa a la policía de que un ejecutivo es culpable de algún delito, pero en la información que se le remite no encuentran las pruebas necesarias para condenarlo sería un desempeño escaso.

El último de los determinantes sería la seriedad de las conclusiones, que corroboraría la hipótesis tres.

Se comprobó que no se podían confirmar las hipótesis uno, dos, cinco y seis.

Se espera que un futuro se pueda tener un mayor acceso a este tipo de investigaciones para poder mejorar el conocimiento científico sobre este fenómeno.