Amigos del Club de Ciencias Forenses, a continuación presentamos el resumen del artículo “Management of violent behaviour in the correctional system using qualified risk assessments” de Henrik Belfrage, Fransson, y Susanne Strand,  en el que determinan  si la violencia institucional en una institución correccional de máxima seguridad podría evitarse utilizando evaluaciones integrales de riesgos seguidas de una gestión de riesgos adecuada. Y, ¿podría demostrarse esto una disminución en los factores de riesgo de violencia de acuerdo con el Esquema de Evaluación de Riesgos HCR-20 en el grupo de estudio?

La mayoría de los profesionales del sistema penitenciario son conscientes de que existen pocos programas de tratamiento o intervención demostrablemente eficaces para los delincuentes violentos adultos en las cárceles de máxima seguridad. La situación es particularmente problemática con respecto a los delincuentes que pueden ser diagnosticados como psicópatas, demuestran tasas de reincidencia extremadamente altas, o a menudo están involucrados en el comportamiento violento institucional.

Las evaluaciones de riesgos en el sistema legal se han convertido rápidamente en un problema importante en psiquiatría forense, psicología y disciplinas relacionadas. Nuevos instrumentos, que integran varios marcadores de riesgo para la violencia, están emergiendo en la literatura. Estos instrumentos sin duda tienen el potencial de aumentar la calidad de las evaluaciones de riesgos y la gestión de riesgos que resulta de estas evaluaciones. Uno de estos instrumentos que ha atraído gran atención es el esquema de evaluación del riesgo de violencia es el HCR-20 desarrollado por Webster y sus colegas. En varios estudios, utilizando varios grupos de estudio, el HCR-20 ha demostrado una buena confiabilidad entre evaluadores. Los resultados se obtienen principalmente de la investigación sobre la reincidencia en la delincuencia violenta después del alta de instituciones psiquiátricas, mientras que algunos pocos estudios se han ocupado de la violencia institucional.

Sin embargo, hay pocos datos sobre la validez predictiva de la violencia institucional cuando se utiliza el HCR-20 en muestras correccionales. Aunque sabemos que el HCR-20 tiene una buena validez concurrente con otros instrumentos bien validados, como el PCL-R / PCL: SV. Debido a que la evaluación de riesgos moderna pone más énfasis en la prevención que en años anteriores, el campo está menos enfocado únicamente en pronosticar posibles crímenes futuros, y en cambio está poniendo más recursos en un monitoreo cuidadoso y seguimiento durante el tratamiento / encarcelamiento y períodos de cuidados posteriores. Instrumentos como el HCR-20 pueden informar este modelo basado en la prevención, ya que promueve la reevaluación repetida de los factores de riesgo potencialmente dinámicos, cambios que serían importantes para construir y revisar los planes de gestión de riesgos y prevención de la violencia.

Tomando como punto de partida algunos casos muy graves de violencia institucional en las cárceles suecas de máxima seguridad, junto con los desalentadores resultados del tratamiento en psicópatas, un proyecto de desarrollo en la prisión sueca de máxima seguridad Hall se lanzó con el objetivo de realizar evaluaciones exhaustivas de riesgos, que incluían calificaciones de psicopatía, como base para la gestión de riesgos inicializada en todos los casos. No se suponía que las actividades del programa tuvieran lugar antes de que se llevara a cabo una evaluación de riesgos. El estudio se centró en la pregunta: ¿se podría evitar la violencia institucional a través de evaluaciones de riesgo integrales seguidas de una gestión de riesgos adecuada? Además, ¿podría demostrar esto una disminución en el número de factores de riesgo de violencia según HCR-20 en el grupo de estudio?

Para comprobarlo se realizó lo siguiente: Todos los delincuentes con antecedentes de criminalidad violenta, encarcelados en algún momento durante el período de estudio en la prisión de máxima seguridad sueca Hall, se consideraron grupo de estudio (N = 47). Estos reclusos estaban sujetos a evaluaciones de la vida real utilizando el esquema de evaluación de riesgos HCR-20. Todos los artículos en el HCR-20 se calificaron como O (No), 1 (Posiblemente) o 2 (Sí). Se utilizaron las versiones suecas autorizadas de HCR-20 y PCL: SV. Estas son traducciones literales, elaboradas en estrecha colaboración con los autores canadienses, y por lo tanto los hallazgos en este estudio deben ser interpretables usando los esquemas originales.

Aproximadamente un tercio del grupo de estudio fueron sujetos a una segunda evaluación de HCR-20 después de un mínimo de 3 meses y un máximo de 24 meses (M = 12 meses). El objetivo fue evaluar los posibles efectos de las intervenciones, es decir, para ver si con el tiempo, se había logrado reducir algunos de los factores de riesgo más importantes para la violencia en el grupo de estudio. La preferencia fue realizar reevaluaciones después de aproximadamente 6 meses, que es un período de seguimiento utilizado a menudo en la investigación sobre el HCR-20 en el contexto psiquiátrico. Sin embargo, por razones prácticas, el rango de tiempo para las evaluaciones de seguimiento se hizo más amplio de lo originalmente planeado.

Aquellos internos que fueron evaluados por segunda vez fueron aquellos que no habían sido transferidos a otras salas o instituciones por algún motivo. La razón más común para tales transferencias fue que los reclusos habían alcanzado una cierta cantidad de tiempo institucional que los calificaba para salas / instituciones de menor seguridad. Otras razones para tales transferencias fueron pruebas positivas de drogas, posesión de teléfonos móviles, amenazas, violencia, etc. Por lo tanto, el número total de evaluaciones de riesgos realizadas en el proyecto fue de 60.

Al comienzo del proyecto la mayoría de los reclusos tenían condenas de más de 4 años. Antes de que comenzara el proyecto, todo el personal recibió un día completo de capacitación sobre evaluación de riesgos, factores de riesgo comunes para la violencia, los principios básicos del HCR-20 y PCL: SV y estrategias adecuadas de gestión de riesgos para los delincuentes con diversos trastornos mentales. Además, cuando se estaba ejecutando el proyecto, los autores repetidamente celebraron sesiones de orientación en las que ciertos reclusos, a petición del personal, estaban sujetos a discusiones sobre la mejor actuación. Después de cada evaluación de riesgo realizada por los autores, los resultados se discutieron con los miembros del personal y se diseñó una estrategia de gestión de riesgos para cada caso en particular. Por lo tanto, los miembros del personal eran plenamente conscientes de las características de personalidad de cada recluso (por ejemplo, diagnósticos psiquiátricos), qué factores de riesgo para la violencia mostraban y cómo manejar mejor esos factores de riesgo.

Por tanto, todos los reclusos estaban sujetos a diferentes estrategias de gestión de riesgos. Lo que podría ser una buena estrategia de gestión de riesgos, por ejemplo, para una persona no psicopática, podría ser devastador para una persona psicópata. Por ello, el objetivo de este estudio fue investigar si un mayor conocimiento por parte del personal de los factores de riesgo y las estrategias adecuadas de gestión de riesgos tendría algún efecto sobre la incidencia de la violencia.

La muestra fue toda masculina, con una edad media de 32 años en el momento de la primera evaluación (rango = 21-56). Todos los reclusos tenían un historial de criminalidad violenta, y 12 (26%) habían sido sentenciados por intento de homicidio u homicidio. La duración media de la sentencia fue de 5,4 años, que oscila entre 1,5 años y 10 años. 38 presos (81%) del grupo de estudio fueron diagnosticados por los evaluadores con al menos un diagnóstico de trastorno de la personalidad de acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, Cuarta Edición (DSM-IV). El diagnóstico más común fue el trastorno de personalidad antisocial (29). Otros diagnósticos fueron el trastorno límite de la personalidad (3), el trastorno esquizoide de la personalidad (1), el trastorno de personalidad no especificado (3), el trastorno depresivo mayor (1) y el trastorno de ansiedad generalizada (1). Un total de 18 (38%) reclusos cumplieron los criterios diagnósticos de psicopatía, es decir, recibieron puntajes de 18 o más en PCL:SV.

Los resultados mostraron lo siguiente: Para medir los incidentes graves de violencia en la prisión, se estudiaron los archivos oficiales de la Prisión Hall, donde se registran todos los incidentes. Durante los 5 primeros años hubo una media de 14 casos graves por año, que comprenden 4 casos de violencia hacia el personal, 16 casos de violencia hacia otros reclusos, 13 casos de daños a la propiedad, 40 casos de amenazas contra el personal y 12 casos de amenazas contra otros reclusos. Los incidentes solo se contaron una vez, utilizando el principio de que solo se observó la forma más severa de violencia en cada incidente. Una pelea entre los reclusos, por ejemplo, que incluía amenazas, daños a la propiedad y violencia física, se contabilizaba únicamente como “violencia hacia otros reclusos”.

Sin embargo, en los siguientes 5 años, no hubo más de una media de cinco incidentes violentos graves registrados al año. Hubo solo dos casos de violencia hacia otros reclusos, y ninguno hacia el personal. Se notaron tres casos de daños a la propiedad y trece casos de amenazas al personal.

Por tanto, tras la aplicación de estas medidas, hubo una clara disminución de la violencia en la prisión durante el período del proyecto, pasando de un promedio de 14 incidentes violentos por año (al inicio del proyecto), a un promedio de 5 incidentes violentos por año durante el último periodo del proyecto. En términos porcentuales, corresponde a una disminución del 64%.

Como complemento a la medida de los incidentes de violencia, se realizaron también evaluaciones de seguimiento con el objetivo de rastrear posibles cambios en los puntajes de riesgo de los reclusos de acuerdo con HCR-20. Debido a limitaciones prácticas, como se describió anteriormente, no todos los reclusos podrían estar sujetos a reevaluaciones durante el período de estudio. Sin embargo, los 13 (28%) miembros del grupo de estudio que estuvieron sujetos a evaluaciones de seguimiento no difirieron del grupo de estudio completo en ninguno de los aspectos estudiados en este proyecto. La distribución de los puntajes PCL: SV, por ejemplo, fue muy similar. Aproximadamente un tercio (31%) cumplió con los criterios de diagnóstico según PCL: SV, mientras que 1 (6%) recibió la puntuación máxima de 24.

La comparación de las puntuaciones HCR-20 entre el grupo de estudio completo (N = 47) y el grupo de seguimiento (N = 13) mostró que no se había podido reducir significativamente ninguno de los factores de riesgo de HCR-20. Inicialmente, esto se consideró decepcionante y sorprendente, sobre todo porque se pudo demostrar una clara disminución de la violencia en la prisión durante el período del proyecto. Entonces, ¿por qué no hubo una reducción de esos factores de riesgo?

A primera vista, los resultados de este estudio fueron, por un lado, muy alentadores, pero, por otro lado, muy desalentadores. En general, y lo más importante, los niveles de violencia se redujeron durante el período del proyecto. Sin embargo, esta reducción se realizó sin una reducción significativa de los factores de riesgo importantes para la violencia en el grupo de estudio. Las preguntas se centraron en este estudio (¿Podría evitarse la violencia institucional mediante evaluaciones exhaustivas de riesgos seguidas de una gestión de riesgos adecuada? ¿Podría mostrarse esto en una disminución de los factores de riesgo de violencia según HCR-20 en el grupo de estudio?), por lo tanto, podría responderse ‘sí’ y ‘no’.

¿Cómo se debe interpretar este resultado? La reducción de la violencia es muy probablemente un resultado del proyecto. Nada más de lo que se incluyó en el estudio se modificó durante el período del proyecto. Había la misma categoría de delincuentes, en general los mismos miembros del personal, básicamente el mismo acceso a varios programas de tratamiento, educación, trabajo, etc., como antes de que comenzara el proyecto. Y no hubo disminución en el número de incidentes violentos en ninguna de las otras salas de la prisión durante el período de estudio. Por lo tanto, la disminución de la violencia fue indudablemente consecuencia del proyecto, lo cual es un resultado positivo.

Se pueden identificar al menos tres explicaciones posibles, ligeramente diferentes. En primer lugar, el uso de evaluaciones de riesgos calificadas ha mejorado en gran medida la gestión de riesgos. La planificación del tiempo de reclusión en la prisión es más fácil y más adecuada cuando los miembros del personal son plenamente conscientes de las premisas, es decir, qué características de personalidad y qué factores de riesgo específicos para la violencia están presentes para ciertos reclusos. Segundo, el mayor conocimiento entre el personal sobre los diferentes rasgos de personalidad y factores de riesgo de los reclusos, y cómo manejar mejor las diversas situaciones que pueden evolucionar debido a tales características y factores de riesgo, ha mejorado en gran medida la gestión de riesgos en la prisión. En tercer lugar, el hecho de que el proyecto se estuviera ejecutando y de que los reclusos recibieran mucha más atención de la habitual tenía un efecto reductor de la violencia. Uno debe recordar que muchos de los ofensores en el grupo de estudio tienen rasgos de personalidad tales como grandiosidad, narcisismo, egocentrismo, etc., y por lo tanto disfrutan mucho la atención, no menos importante de investigadores y expertos. Esto podría haber tenido un efecto positivo, a pesar de que, hasta donde se sabe, no se ha demostrado previamente que esto tenga un efecto reductor de la violencia.

Científicamente, es imposible saber con certeza qué fue lo más influyente como factor reductor de la violencia en este proyecto. Es posible, tal vez incluso probable, que las tres explicaciones dadas anteriormente estén involucradas en cierta medida. Sin embargo, algo desconcertante fue el hecho de que la disminución de la violencia durante el período de estudio, independientemente de los factores explicativos que pudiera haber, no se podía ver en términos de una reducción de factores de riesgo importantes en el HCR-20. Esto fue particularmente desconcertante ya que encontramos, en un estudio previo de violencia institucional en las cárceles de máxima seguridad suecas, que el HCR-20 tenía una buena validez predictiva.

Es importante no olvidar distinguir entre la presencia de un cierto número de factores de riesgo entre los delincuentes y la naturaleza de los factores de riesgo que exhiben. Algunos factores de riesgo son dinámicos y, por lo tanto, es posible modificarlos o incluso eliminarlos, mientras que otros son estáticos y apenas o pueden cambiarse. Entre los pacientes con enfermedades mentales, por ejemplo, en muchos casos podemos reducir sus factores de riesgo drásticamente con la medicación adecuada. También en poblaciones psiquiátricas forenses, se ha demostrado que los factores de riesgo pueden reducirse significativamente con el tiempo a través del tratamiento. En las poblaciones carcelarias, sin embargo, parece ser más difícil lograr cualquier cambio positivo en los factores de riesgo a lo largo del tiempo, particularmente para aquellos reclusos que tienen un alto grado de rasgos de personalidad psicopática. Sin embargo, no poder disminuir los factores de riesgo de violencia no significa necesariamente que no se pueda disminuir el riesgo o la incidencia de la violencia. Este estudio indica que una gestión adecuada y correcta de los riesgos, utilizando los mejores factores de protección disponibles, puede reducir la violencia a pesar de que no se pueden reducir los factores de riesgo importantes. Sin embargo, se necesitan más estudios confirmatorios sobre este tema antes de que podamos sacar tales conclusiones (ya que también existen investigaciones científicas similares fuera de las prisiones que muestran resultados contrarios).

La generalización de estos resultados debe verse como algo limitada, principalmente debido al grupo de estudio comparativamente pequeño, pero también debido a las dificultades científicas relacionadas con el enfoque. La evaluación de los cambios en los factores de riesgo a lo largo del tiempo es indudablemente un desarrollo bueno y prometedor en el área de la investigación de la evaluación. Sin embargo, no es únicamente lo suficientemente bueno, es decir, los incidentes de violencia o las recaídas en la criminalidad son, y probablemente siempre serán, de gran importancia. En este estudio, por ejemplo, si solo se hubiese evaluado los cambios en los factores de riesgo, el resultado hubiera sido muy desalentador, mientras que los resultados fueron muy buenos si solo se hubieran tenido en cuenta los incidentes de violencia. Por lo tanto, se debe tener en cuenta que los cambios en los factores de riesgo son más probables en algunas poblaciones que en otras, dependiendo de la naturaleza del grupo de estudio y los factores de riesgo que puedan modificarse con mayor facilidad. En consecuencia, el HCR-20 podría ser una herramienta demasiado ‘áspera’ como para medir los cambios en los factores de riesgo en las poblaciones correccionales, en contraste con su utilidad demostrada en las poblaciones psiquiátricas forenses.