Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “The Impact of Investigation Strategies and Tactics on Homicide Clearance” de Pizarro, Terrill y LoFaso; en él nos hablan de los cambios que llevó a cabo el Departamento de Policía de Rochester en los procedimientos de investigación de los homicidios.

Los homicidios tienen muchas consecuencias negativas para los familiares y amigos de la víctima y para la sociedad en su conjunto. A nivel social, algunos académicos han calculado que cada homicidio tiene un coste de 17,25 millones de dólares. Además, si los delincuentes no son atrapados el efecto disuasorio de las sanciones disminuye.

En EE. UU se considera resuelto un caso cuando la policía arresta y acusa a los delincuentes y los pone a disposición judicial o si el infractor muere. En la década de 1960 la tasa de resolución de los homicidios era de un 90%, en la actualidad es del 60%.

La mayor parte de la investigación actual sobre el esclarecimiento de homicidios se centra en la devaluación de la víctima, en las características del evento, la devaluación policial o el estilo de vida de la víctima. Lo relacionado con la devaluación de la víctima tiene que ver con la perspectiva discrecional o extra -legal. Esto está relacionado con que al investigar un homicidio los investigadores se verán “influenciados” por características extra legales como el estatus socioeconómico de la víctima y la demografía. Por tanto, viene a decir que es más posible que se quede sin resolver el homicidio de una persona de estatus social bajo ya que los policías están menos motivados y no se esfuerzan tanto.

En relación a las características del evento, esta teoría dice que todos los homicidios tienen mucho impacto y harán que los policías estén motivados para su resolución pero que debido a otras circunstancias (testigos, ubicación, armas de fuego…) algunos se resuelven y otros no.

La devaluación de la policía tiene que ver con la percepción de la comunidad. La asociación negativa entre tasa de resolución y víctimas no blancas con bajo estatus social es más atribuible a la devaluación de la policía que a la de la víctima. En áreas donde la población no confía en la policía es más posible que no colaboren en la investigación de los homicidios.

La perspectiva de estilo de vida de la víctima viene a decir que es más complicado resolver el homicidio con víctimas que tengan un estilo de vida desviado. Esto viene a ser personas relacionadas con el tráfico de drogas, con las pandillas o tener antecedentes penales. Los casos que involucran a criminales conocidos son más difíciles de resolver porque los policías tienen dificultad en encontrar testigos creíbles u obtener evidencias físicas.

Una línea que ha recibido muy poca atención es justamente la que se centra en el proceso de investigación.  Después de que se reporte un homicidio y la policía comience con su investigación, hay que ver si el detenido puede ser determinado por las acciones que lleven o no a cabo los investigadores.

El objetivo de la investigación de un homicidio es resolver el caso con el arresto del autor del mismo. El proceso de investigación puede dividirse en dos etapas: la preliminar y la complementaria. La primera de ellas se inicia cuando el primer policía llega a la escena del crimen. Las primeras acciones que se llevan a cabo es proteger la escena para preservar las evidencias físicas dejadas y si es posible detener al autor del crimen. También fotografían la escena para que quede constancia del estado en el que estaba cuando se personaron y recogen los hechos más importantes para realizar una línea de tiempo. La investigación complementaria es la que realiza el investigador asignado al caso, que incluye acciones como examinar la escena del crimen, realizar entrevistas y examinar las evidencias del caso. Este proceso es complicado y en su mayoría cognitivo, ya que es necesario recopilar información, evaluarla, interpretarla y tomar decisiones en base a las conclusiones que realicen.

La mayor parte de los estudios que se centran en el proceso de investigación como la variable principal para la resolución de un homicidio comparan los departamentos de policía con altos y bajos índices de resolución. Estos estudios sugieren que las técnicas de investigación tienen como mucho un efecto marginal en la resolución del caso. Los arrestos están influidos por la investigación preliminar que ha llevado a cabo la patrulla que se persona en primer lugar, la información que ha facilitado los testigos y por el procedimiento administrativo rutinario. Otros investigadores encontraron que el esclarecimiento del homicidio está completamente fuera del control de los investigadores y que depende de las características del homicidio.

Otros estudios determinaron que ni la experiencia del investigador ni la cantidad de oficiales y los gastos económicos del departamento eran variables significativas para la resolución de un homicidio. También se han analizado la carga de trabajo, el número de casos abiertos, el tiempo que ha pasado el último caso del investigador y parece ser que está última variable es la única que tiene relevancia, pudiendo ser debido al efecto de oxidarse.

Por el contrario, otros estudios han demostrado que sí que son importantes las tácticas de investigación. Un estudio que se realizó en el Departamento de Policía de Boston demostró se mejoraba un 18% el índice de resolución de homicidios con un aumento de investigadores, una capacitación extensa en prácticas de investigación y análisis forenses, desarrollar protocolos estándares de investigación y reuniones mensuales para revisar los casos abiertos.

Uno de los factores más importantes para la resolución de un homicidio es la cooperación de los testigos. También se asocia un mayor éxito con la velocidad a la que se notifica a los investigadores de homicidios y al equipo forense y el tiempo que estos tardan en llegar a la escena. La investigación que se lleve a cabo durante las primeras 48 horas es vital para el esclarecimiento del homicidio. Los departamentos que consiguen asegurar pruebas y testigos, así como a los delincuentes tienen índices de resolución más altos.

Otros factores claves son la supervisión de la administración, la capacitación de los investigadores y la disponibilidad de las técnicas forenses más actuales también ayudan a mejorar el índice de resolución de los casos. Aunque parece ser que los investigadores solo recurren a las técnicas forenses más innovadoras cuando el resto de recursos han fallado. Además, éstas marcan una diferencia importante en casos especialmente complicados, pero no es así en los más rutinarios. El personal del que se dispone también es importante. Una investigación sugiere que el nivel más óptimo es un sargento y cuatro investigadores por equipo, con los investigadores rotando en el puesto de líderes en cada investigación no siendo en más de tres homicidios por año. La forma en que se lleva a cabo la investigación también es importante, una buena autopsia y la toma de notas limpia ayuda a mejorar el índice de resolución de casos.

La semana que viene continuaremos con los resultados del estudio de Pizarro, Terrill y LoFaso.