Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “The Interpersonal Style and Complementarity Between Crisis Negotiators and Forensic Inpatients”, de los autores Lindsay H. Dewa, Carol A. Ireland y Neil Gredecki, que exponen la influencia del estilo interpersonal y complementariedad entre los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados.

Un negociador de crisis intenta resolver un incidente crítico mediante la negociación con una persona o grupo de personas en crisis. El propósito de la investigación que resumimos a continuación fue establecer el estilo interpersonal de los negociadores de crisis y la interacción interpersonal entre ellos y pacientes hospitalizados forenses.

La negociación de crisis se ha utilizado como la principal táctica para intervenir y resolver incidentes críticos en todo el mundo. En situaciones de crisis, como la toma de rehenes, el enfoque principal de un negociador de crisis es determinar un resultado seguro para todos los involucrados. Se entiende por tanto que una comunicación efectiva y correcta es uno de los componentes más importantes para lograrlo, y que se puede lograr una comunicación efectiva como resultado de una correspondencia complementaria entre el estilo interpersonal del negociador y el del perpetrador.

Un incidente crítico puede definirse como un “evento significativo que interrumpe negativamente las funciones de la vida cotidiana y que requiere la atención y la experiencia de aquellos que están especialmente capacitados para manejar estos eventos” (Vecchi). Los incidentes críticos suelen provenir de individuos con altos niveles emocionales y se manejan a través de la facilitación de la negociación de crisis utilizando estrategias de comunicación verbal. Los incidentes críticos que involucran al negociador y perpetrador de la crisis pueden definirse bajo dos términos separados: ‘conflicto alto’, donde el perpetrador involucrado es de una mente racional y usualmente tiene un objetivo claro o un resultado para obtener de la situación; o “situación de crisis”, donde el individuo es irracional y no tiene intención de resolver la situación. Al aplicar esto al desorden mental, la comunicación efectiva es uno de los componentes más importantes para lograr un resultado seguro tanto para el negociador de crisis como para el perpetrador mentalmente desordenado. Pero, ¿qué sucede cuando los negociadores de crisis deben tratar con delincuentes con trastornos mentales?

Este estudio de investigación intenta investigar la relación interpersonal entre el negociador y el paciente forense con trastorno de personalidad en un entorno seguro (hospital), y busca determinar el estilo interpersonal del negociador de crisis y si es diferente del estilo interpersonal del personal clínico.

Para comprobarlo, participaron un total de 90 personas en el estudio. El estudio seleccionó a 31 negociadores entrenados en crisis que trabajan en un hospital forense de alta seguridad y 32 empleados no clínicos del mismo hospital. Además, 27 estudiantes de psicología de pregrado fueron seleccionados al azar de una sala de conferencias al solicitar informalmente voluntarios para completar el proyecto de investigación. A los tres grupos (n = 90) se les dieron ocho viñetas que detallaban diferentes estilos interpersonales. Las viñetas solo difieren en el estilo interpersonal del paciente: dominante, dominante hostil, hostil, sumiso-hostil, sumiso, amistoso-sumiso, amistoso, y amistoso-dominante.

Se pidió a los participantes que estudiasen ocho viñetas que describen un estilo interpersonal de un paciente involucrado en un incidente de rehenes, basado en las definiciones interpersonales de sumiso, amistoso-sumiso, hostil, hostil, amistoso, dominante, hostil-dominante y amistoso-dominante. Se evaluó la percepción de la capacidad de trabajar con el paciente mostrando las posibles respuestas en una escala de Likert de siete puntos que va desde extremadamente difícil (1) a extremadamente fácil (7).

Un ejemplo de la viñeta dominante para el estudio es la siguiente: El paciente A es un paciente forense que reside en un hospital seguro. Actualmente está involucrado en un incidente de crisis (por ejemplo, toma de rehenes / situación de barricada). El paciente A es autosuficiente, permanece tranquilo, se afirma a sí mismo, persuade a los demás, se hace cargo, instruye y da consejos, y defiende a los demás. “¿Qué tan fácil es trabajar con este paciente involucrado en un incidente de crisis?” Esto se repitió para los ocho estilos interpersonales.

Los resultado mostraron que la diferencia entre los grupos (negociadores de crisis, trabajadores clínicos y estudiantes) en estilos interpersonales dominantes, hostil dominante, hostil, hostil-sumisa y amigable-dominante no fue significativa. Sin embargo, se mostraron diferencias estadísticamente significativas en el estilo interpersonal sumiso en los tres grupos participantes; los estudiantes fueron más sumisos que los trabajadores clínicos o los negociadores de crisis. También existió una diferencia estadísticamente significativa al tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso entre grupos entrenados y no entrenados, demostrando que era estadísticamente más probable que los negociadores de crisis tuvieran un estilo interpersonal amistoso y sumiso. Un análisis de una vía de la varianza mostró que la diferencia entre los participantes con un estilo interpersonal dominante y los pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso no fue significativa, y asimismo un análisis de varianza de otra vía mostró que no hubo diferencias significativas entre los participantes con estilo interpersonal sumiso y el estilo interpersonal de pacientes hospitalizados forenses dominantes, indicando así que los participantes dominantes no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses sumisos.

También se planteó la hipótesis de que los participantes con un estilo interpersonal amistoso serían más optimistas sobre el trabajo con pacientes internos forenses con un estilo interpersonal amigable. Se realizó un análisis de varianza de una vía que muestra que hubo una diferencia no significativa entre los participantes con un estilo interpersonal amistoso y los pacientes forenses con un estilo interpersonal amistoso, mostrando así que los participantes amigables no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses amistosos. En cuanto a los negociadores de crisis, un análisis de varianza de una vía mostró que la perspectiva de los negociadores de crisis con un estilo interpersonal sumiso que trabaja con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante no fue significativamente optimista, al igual que de la forma contraria el análisis de varianza de otra vía reveló que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante no informaron percepciones significativamente más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso.

Resumimos por tanto de estos resultados que el estilo interpersonal sumiso demostró una diferencia entre los negociadores de crisis, los trabajadores clínicos y los estudiantes. El estilo interpersonal amistoso-sumiso fue diferente en los tres grupos participantes, mientras que los estilos interpersonales restantes no fueron significativamente diferentes entre los grupos. El entrenamiento en la negociación de crisis fue predictivo para tener un estilo interpersonal amistoso y sumiso en comparación con los grupos no entrenados. El análisis posterior reveló que los individuos dominantes no mostraron juicios positivos al trabajar con pacientes forenses forenses sumisos. Del mismo modo, las personas sumisas no eran optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

Los negociadores de crisis dominantes eran más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante, mientras que los estilos amistosos y hostiles no mostraron una complementariedad con los estilos interpersonales correspondientes de los pacientes forenses hospitalizados. Todos los participantes eran más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal amigable que cualquier otro estilo, incluido el hostil.

La investigación muestra que la amabilidad es común en todos los individuos y con frecuencia sucede independientemente del estilo interpersonal de la otra persona. Es probable que la razón de que no haya una complementariedad correspondiente entre el estilo interpersonal hostil, y el estilo interpersonal amistoso, sea que se observó que la amabilidad era más prominente que la hostilidad. Esto indica que los participantes que mostraron un estilo interpersonal amistoso fueron amables independientemente del estilo interpersonal del paciente forense. En consecuencia, controlar la amabilidad puede hacer que la influencia de la complementariedad sea más visible. El estudio actual encontró que los negociadores entrenados en crisis son más propensos a tener un estilo interpersonal amigable en comparación con los otros estilos; sin embargo, los negociadores de crisis tenían aún más probabilidades de tener un estilo interpersonal amistoso-sumiso que los otros participantes, lo que estaba de acuerdo con la hipótesis original. Sin embargo, los trabajadores clínicos y los estudiantes también eran más propensos a tener un estilo interpersonal amistoso y amistoso-sumiso que cualquier otro estilo interpersonal.

En cuanto al optimismo, los participantes en general fueron más optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal sumiso que con estilo dominante. Sin embargo, se produjo un resultado inesperado que desafió la teoría de la complementariedad. Los negociadores dominantes de crisis se mostraron optimistas acerca de trabajar con pacientes forenses con un estilo interpersonal dominante determinado por las definiciones de estilo interpersonal. Este resultado fue en contra de la teoría de la complementariedad; en su lugar, apoyó la hipótesis de “similitud” con énfasis específico en cómo los individuos con la misma personalidad “gustan” a individuos con las mismas características que ellos. Es posible, por lo tanto, que contrariamente a la visión de complementariedad de que los negociadores de crisis con un estilo interpersonal dominante sean más optimistas sobre trabajar con pacientes forense con un estilo interpersonal sumiso, los negociadores de crisis dominantes sean más optimistas sobre el trabajo con pacientes forenses dominantes.

De todos modos, hay que tener en cuenta que este ha sido el único estudio encontrado referente al estilo interpersonal, la interacción y la complementariedad de los negociadores de crisis y los pacientes forenses hospitalizados. Por lo tanto, los resultados de este estudio son exclusivos de la investigación actual y en función de 90 resultados, lo que si bien puede servir de referencia, sigue resultando una muestra pequeña. Una investigación con una muestra mayor podría ser útil para comprobar si es recomendable o no emparejar estilos interpersonales similares (negociador-sujeto problemático) para determinar el resultado más seguro en una situación de crisis. En general, se requiere más investigación para apoyar o negar la teoría de la complementariedad y la hipótesis de “similitud”.

No debemos de olvidar que con independencia del estilo interpersonal, todo negociador de situaciones en crisis debe de ser formado correctamente, siendo posible formarse, por ejemplo, a través del Máster Online de Perfilación de Personalidad y Negociación de Behavior & Law.