Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Victim relations and victim gender in violent crimes committed by offenders with schizophrenia” de Annika Nordstrom,  que explica la relación entre las víctimas y los agresores de crímenes violentos cuando estos últimos padecen esquizofrenia.

Varios estudios epidemiológicos han investigado la relación entre el trastorno mental mayor y la criminalidad con resultados convergentes. Existe un mayor riesgo de cometer delitos en personas que desarrollan o que ya han desarrollado un trastorno mental importante, en comparación con la población general, y la asociación es más fuerte para el crimen violento que para el no violento. Un diagnóstico de esquizofrenia en hombres aumenta el riesgo de cometer crímenes violentos por aproximadamente cuatro veces. Para las mujeres, la esquizofrenia aumenta aún más el riesgo de cometer un crimen violento. Los familiares o conocidos corren un riesgo especial de convertirse en víctimas de la violencia cometida por alguien con un trastorno mental importante. Los informes del Estudio de Evaluación de Riesgo de Violencia de Mac Arthur afirmaron que “las personas con mayor riesgo son familiares y amigos que están en sus hogares o en el hogar del paciente”. El hallazgo fue respaldado por otro estudio de EE. UU. En el que 169 pacientes con trastornos psiquiátricos graves fueron seguidos durante un período de 30 meses después del alta del tratamiento psiquiátrico hospitalario. En ese estudio, también se encontró que las personas conocidas por el paciente enfrentan el mayor riesgo de violencia o amenaza de violencia. Entre los miembros más cercanos de la familia, las madres representaban el grupo más grande como blanco de violencia o amenaza de violencia. En un estudio en la prisión de Brixton en el Reino Unido, se compararon agresores violentos psicóticos versus no psicóticos en relación con las víctimas, y en ambos grupos cerca de la mitad de los delincuentes conocían a su víctima. El grado en que los hallazgos de estudios previos pueden generalizarse podría estar limitado por el hecho de que los resultados no se informan para grupos de diagnóstico específicos. El objetivo del presente estudio es examinar la relación de la víctima en crímenes violentos cometidos por hombres delincuentes con un diagnóstico de esquizofrenia, con especial referencia al género de la víctima y la gravedad de la violencia.

Hay en promedio 600 evaluaciones forenses psiquiátricas ampliadas realizadas por año en Suecia, de las cuales aproximadamente la mitad de los delincuentes son juzgados por tener un trastorno mental grave. En promedio, el 16% son diagnosticados con esquizofrenia. El material para el presente estudio consiste en 382 condenas de los tribunales de Suecia desde 1992 a 2000. Incluye todos los crímenes violentos cometidos por delincuentes varones mayores de 18 años y más que fueron diagnosticados con esquizofrenia según DSM-III-R y el DSM-IV  en la evaluación psiquiátrica forense previa al juicio y fueron derivados a tratamiento psiquiátrico forense. En el estudio, los crímenes violentos se definieron como homicidio intencional o real, homicidio involuntario o causar la muerte de alguien, violencia contra funcionarios y agresión, incluido el intento de asalto, todo según la legislación sueca. Esta definición de crimen violento se eligió ya que el estudio apunta analizar la relación de la víctima en crímenes violentos físicos. Se recolectó información de condenas de los tribunales escritos en relación con el número de víctimas, relación víctima y de género, arma utilizada, el grado de la lesión, el tiempo y el lugar del crimen, si los demás estaban presentes en la escena del crimen, si el delincuente fue el único autor y si el ofensor estaba bajo la influencia de alcohol o drogas. Algunas de las condenas (n = 108) incluían más de un crimen violento, y en algunos casos la clasificación del crimen cubría actos violentos contra varias víctimas. El mayor número fue un delincuente que había sido condenado por actos violentos contra ocho víctimas. De los 369 delincuentes, 13 fueron condenados dos veces durante el período de estudio. En total, se incluyeron 555 crímenes violentos, dirigidos a 615 víctimas. Durante el período de estudio de 9 años, 39 mujeres delincuentes cumplían los criterios. Estas mujeres fueron excluidas de este estudio, sin embargo, ya que las diferencias de género son considerables con respecto a un comportamiento violento, a pesar de que los diagnósticos psicóticos / bipolares, en particular, parecen reducir la brecha de género.

Los resultados del estudio de la recolección de datos fueron los siguientes: La mayoría de las 615 víctimas habían estado expuestas a asalto físico (77%). Del resto, 9% fueron víctimas de homicidio, 6% de intento de asalto agravado y 8% de intento de asesinato. En 52 casos (8%) las víctimas murieron, y en 103 casos (17%) la lesión fue grave, lo que definió como un tratamiento hospitalario. En el 66% de los crímenes, el delincuente usó solo sus manos o puños contra la víctima, en tres delitos el delincuente usó un arma de fuego y en uno de estos casos la víctima murió. Un cuchillo era el arma más común (18%). De lo contrario, se registraron una amplia variedad de armas, incluidas macetas, piedras, patas de mesa y pesas. En el 80% de los casos en que la víctima sufrió lesiones graves o murió, se utilizó algún tipo de arma, en comparación con el 20% cuando no hubo lesiones o lesiones menores. Las víctimas masculinas eran más propensas a ser atacadas con un arma que las mujeres víctimas.

En cuanto a la relación con la víctima, aproximadamente la mitad de las víctimas no conocían al delincuente, la mayoría de las cuales eran completamente desconocidas (como un hombre desconocido en una parada de autobús). De las víctimas que no eran conocidas por el delincuente (n = 328), el 42% eran personas atacadas mientras desempeñaban sus funciones profesionales: las dos ocupaciones más frecuentes eran policías y agentes de seguridad en 50 casos y personal en clínicas psiquiátricas en 35 casos. En 27 de los casos (11 hombres y 16 mujeres víctimas) no fue posible a partir de la condena determinar la relación de la víctima, y ​​estos casos fueron por lo tanto excluidos de los análisis pertinentes. Dos de las víctimas femeninas en este grupo resultaron gravemente heridas. Las 588 víctimas restantes, 327 hombres y 261 mujeres, se distribuyeron en tres grupos: Familia de origen (n = 77) formada por padres, hermanos y abuelos, relaciones sentimentales (n = 183) compuesta por parejas, ex parejas o personas conocidas. para el ofensor, y desconocido (n = 328). La muestra total de víctimas incluyó a 15 niños menores de 18 años, 8 niñas y 7 niños. De estos, 11 niños eran desconocidos para el delincuente, dos eran hijos de la pareja del delincuente, el delincuente conocía a un niño y, en un caso, la víctima era el propio hijo del delincuente. Ninguno de los niños fue asesinado, un niño conocido por el delincuente resultó gravemente herido, pero los 14 restantes sufrieron lesiones menores o fueron víctimas de intentos de crímenes violentos.

Resumimos por tanto que aunque la violencia cometida por delincuentes con trastornos mentales graves atrae de manera intermitente la atención de los medios debido a características que parecen extrañas o impactantes (lo que aumenta el miedo público y las actitudes negativas hacia los enfermos mentales), se debe enfatizar que a pesar del hecho de que el presente estudio examina solo las clasificaciones de delitos más graves e incluye solo crímenes violentos, las lesiones se categorizaron como menores en el 75% de los casos. Los familiares y la red inmediata del delincuente son las víctimas más expuestas al riesgo de violencia grave, y la probabilidad de que una mujer o un hombre no conocido sea gravemente herido o asesinado por un delincuente con esquizofrenia sigue siendo, según el presente estudio, pequeña. Muchos factores concurrentes están involucrados en un crimen violento, entre los cuales el tipo de enfermedad mental, el consumo de alcohol o drogas y la relación con la víctima son importantes y más fáciles de medir. Otros factores más sutiles son la interacción entre el delincuente y la víctima y el proceso anterior al acto violento. El hecho de que solo las formas más graves de violencia dentro de la familia sean llevadas ante la justicia se indica en el presente estudio.