Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Risk factors of Marital Violence of Married Men and Women in Different Levels of Severity”, de Elnaz Khosravipoura, Parvaneh Mohammadkhani, Abbas Pourshahbaz, Ommehani Alizadeh Sahraei, y Maedeh Yousefnejad, que estudia si los factores de riesgo de la violencia en pareja son diferentes según la severidad de la violencia. 

Un informe realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre violencia y salud define la violencia como “el uso intencional de la fuerza o el poder amenazado o real, contra uno mismo, contra otra persona o contra un grupo o comunidad, que resulta en o tiene una alta probabilidad de resultar en lesiones, muerte, o daño psicológico”. La violencia conyugal es un problema serio en todo el mundo, considerando el hecho de que este tipo de violencia ha sido experimentada principalmente por mujeres. Sin embargo, Swan y Snow (2002) entrevistaron a mujeres y les preguntaron sobre su agresión y la de sus parejas. Identificaron 3 tipos de relaciones: las mujeres como víctimas (34%), las mujeres como agresoras (12%) y las relaciones mixtas (50%). Por lo tanto, la violencia fue mutua en la mayoría de los casos.

Se sabe que existen 2 formas de violencia; el maltrato que se produce en el contexto de un patrón general de poder y control por parte de uno de los cónyuges (principalmente hombres) para dominar, aterrorizar y controlar a otro compañero a través de una violencia más severa debido a la patología individual del perpetrador, y la violencia en pareja “común” que es un tipo de agresión que ocurre a un ritmo relativamente igual entre hombres y mujeres y se caracteriza por actos de agresión infrecuentes y menores: la violencia en pareja común ha sido etiquetada como violencia situacional que se sale de control, con raros casos de lesiones sin un patrón general de poder y control. Por lo tanto, las motivaciones detrás de estos dos tipos de violencia son significativamente diferentes y la violencia más severa es unilateral en lugar de mutua. Dado que la violencia en tipos graves es el resultado de una patología individual y resultados de tipo menor del contexto interpersonal y la incapacidad para manejar el conflicto, los factores de riesgo de ellos podrían ser diferentes. Muchos de los estudios han investigado el factor de riesgo de la violencia conyugal, pero se ha considerado menos la investigación del factor de riesgo en diferentes niveles de gravedad. Por lo tanto, el propósito del estudio que resumimos es explorar los factores de riesgo tanto individuales como interpersonales de perpetración entre agresores graves y menos graves entre hombres y mujeres casados.

En el diseño analítico y comparativo se seleccionaron 306 hombres y mujeres casados ​​que habían vivido con su pareja durante al menos 6 meses y con edades entre 15 y 55 años. Con el fin de tener perpetradores más severos y menores en la muestra, se realizó en una muestra comunitaria (centros de entretenimiento) y tribunales familiares. Debe tenerse en cuenta que los tribunales y centros de entretenimiento se ubicaron en 2 barrios socioeconómicos diferentes. La muestra incluyó a 68 hombres y 82 mujeres que estaban en centros de entretenimiento y 82 hombres y 74 mujeres que estaban presentes en los tribunales de familia. También se incluyó a 150 participantes de la muestra comunitaria. Estos 306 participantes se dividieron en dos grupos (perpetradores más severos y menores). Finalmente, en base a sus respuestas, se organizaron 99 participantes en un grupo menor y 207 participantes en un grupo más severo.

Todos los participantes accedieron a participar después de haber sido informados brevemente sobre el objetivo de la investigación y el principio de confianza, luego completaron cuatro cuestionarios autoinformados por completo. Los datos se recolectaron a través del inventario demográfico realizado por el autor, la escala de ajuste diádico, el perfil personal y de relación y la escala táctica de conflicto revisada. Algunos cuestionarios se excluyeron de la investigación debido a estar incompletos o porque los participantes renunciaron a completar la prueba.

En cuanto al resto de resultados, en esta investigación se hipotetizó que los hombres perpetran violencia severa más que las mujeres, también la patología individual y las características tenían un papel más importante en la perpetración de violencia severa y las características relacionales tenían un papel más importante en la perpetración de violencia marital menor. Además, la mayoría de las investigaciones en la perspectiva feminista están orientadas al género, por lo que suponen violencia contra la mujer, por lo tanto, estudian a los hombres como perpetradores o a las mujeres como las víctimas y pierden las interacciones interpersonales. Por el contrario, la perspectiva del conflicto familiar se centra en el contexto y la interacción de las parejas, lo que disminuye la responsabilidad de los perpetradores. Por lo tanto, en el presente estudio considerando los diferentes aspectos tales como severidad (mayor / menor), género (hombres / mujeres) y tipo de factores de riesgo (individual / interpersonal / demográfico), se han comparado las diferencias entre los factores de riesgo y se ha determinado su papel predictivo en explicación de la violencia.

Los resultados que se basan en la comparación de las diferencias de los factores de riesgo entre dos niveles de severidad analizados por análisis de varianza multivariada indican que hubo diferencias significativas en los factores de riesgo entre los dos niveles. Las motivaciones y las patologías individuales y los factores que resultan en violencia severa y leve son diferentes, ya que no solo la severidad, sino también la calidad de estos dos tipos de violencia son diferentes. El segundo hallazgo muestra que los predictores más importantes son: el dominio que es un factor relacional y el manejo de la ira, que es un factor individual. Estos dos factores explican la perpetración de violencia marital menor.

El factor de dominancia fue predictor de violencia conyugal menor, aunque siempre se creía que la violencia severa ocurre en el contexto del control y el dominio, pero, de manera adversa, el hallazgo indica que el dominio predice una violencia menor (aunque esto puede ser el resultado de los pocos números de perpetradores menores de violencia en la muestra y, por consiguiente, esto afecta al resultado de los análisis). Según los hallazgos, la historia delictiva, el manejo de la ira y la edad, que son factores individuales y la atribución negativa, que es un factor relacional, tienen un papel importante en la explicación de la perpetración de violencia severa. También el historial criminal y el trastorno de la conducta fueron variables mediadoras entre el historial de abuso infantil en la familia de origen y la violencia conyugal en el futuro. La edad fue también el pronosticador de la violencia conyugal; mientras la edad aumenta, disminuye la violencia severa y moderada.

En conclusión, los factores de riesgo en violencia severa y menor son diferentes. Los predictores de violencia severa a menudo son individuales y parece que en la violencia menor, no se puede expresar con certeza que los factores de riesgo sean relacionales o individuales. Por lo tanto, los predictores de violencia tienen perfiles distintos. De acuerdo con los hallazgos, la planificación de programas de tratamiento específicos para el nivel de violencia menor o severa debe considerarse de forma diferente, por lo tanto, es mejor que los programas de tratamiento se planifiquen principalmente en función de la gravedad y no del género; parece que la violencia es un problema humano no solo para los hombres. Igualmente, sería necesario realizar estudios con un número mayor de participantes en el futuro para poder comprobar estas hipótesis con mayor fiabilidad.