Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Teaching students about sender and receiver variability in lie detection” de Masip J., Levine T. R., Somastre S. y Herrero C. (2019), en el cual se analiza la eficacia pedagógica de una actividad de formación en detección de mentiras, con la finalidad principal de  corregir los sesgos  y adquirir conocimientos precisos.

La detección del engaño es un tema de diversos cursos de psicología y comunicación. Para adquirir un conocimiento preciso en el campo, hace falta que reemplazar los conceptos erróneos y creencias falsas sobre la detección de mentiras.

La detección de mentiras es un área afectada por diversos mitos y creencias falsas. Por ejemplo, muchos consideran que aquellos que mienten muestran siempre señales comportamentales que indican engaño.

Otra creencia común es que existen personas muy habilidosas en detectar mentiras. En cambio, esta es una realidad muy poco frecuente. En las investigaciones previas se ha observado que la capacidad general para detectar mentiras es ligeramente superior al azar (54%).

Los dos roles principales en una interacción los ocupan un receptor y un emisor. Las investigaciones en detección de mentira se centran en dos aspectos clave relacionados con el proceso de intercambio de mensajes veraces y engañosos.

Uno es la precisión de detección de mentiras, que hace referencia a la habilidad del receptor en distinguir entre mensaje veraces y falsos. El segundo aspecto es el procesamiento sesgado de los receptores que inclina hacia evaluaciones del mensaje muy poco objetivos y sesgadas. El sesgo más relevante en este caso es un sesgo de la veracidad (o de la verdad) que provoca mayor evaluación de los mensajes como veraces que como engañosos.

Si alguien detecta una mentira ¿es porque el receptor es muy receptivo, porque el que miente lo hace mal o ambas? ¿Cuándo una mentira se toma por veraz es porque el emisor es creíble o el receptor crédulo? Hace falta cierto conocimiento para no confundir aspectos relevantes del receptor con los del emisor. Por ello, para entender la detección del engaño y los procesos subyacente se necesita de un conocimiento más definido y empírico.

La precisión y la presencia de sesgos dependen de cuatro de constructos. Detectar un mensaje engañoso depende de la transparencia y credibilidad del emisor. Asimismo, este proceso también depende de la habilidad para la detección de la mentira y credulidad del receptor.

Hasta qué punto el emisor parece honesto cuando dice la verdad y engañoso cuando miente hace referencia a la transparencia. La credibilidad es el grado de honestidad o engaño que aparenta el emisor, independientemente de la veracidad del mensaje.

En cuanto al receptor, su habilidad de detectar las mentiras es el grado en el cual es capaz de distinguir correctamente entre mentiras y verdades. Su credulidad, otro aspecto clave, es hasta qué punto juzga los mensajes como veraces, independientemente de la veracidad del mensaje recibido.

La transparencia del emisor y la habilidad del receptor impactan en la precisión de la detección de mentiras. En cambio, la credibilidad del emisor y la credulidad del receptor influyen en la presencia o ausencia de respuestas sesgadas.

Para un conocimiento lo más preciso posible, es importante tener en cuenta la variabilidad de estas características del receptor y del emisor. En cuanto al receptor, hay poca variabilidad en habilidades para la detección de mentiras. De forma similar ocurre en cuanto a la credulidad de los receptores, tendemos a considerar los mensajes más como veraces que como engañosos.

En cuanto al emisor, la credibilidad y la transparencia son dos dimensiones con mucha variabilidad. Es decir, los comportamientos de los que emiten mensajes engañosos son poco uniformes y, por ello, detectar mentiras no es una labor fácil.

El estudio se enfoca en tres cuestiones. Una es observar si la variabilidad de los constructos de los receptores y emisores de la muestra (50) es consistente con la observada en otros estudios. Segundo, se verifica si el procedimiento de formación en detección de mentiras corrige las creencias erróneas de los estudiantes. Si es así, la evaluación de los constructos debería ajustarse a los hallazgos previos en la fase post-formación. Es decir, debería ser más precisa en comparación con la fase pre-formación.

Por último, también se solicitan auto-informes sobre los constructos. Se pregunta a los participantes cuánto de transparente, creíbles, crédulos y habilidosos en detección de mentiras creen ser. Este análisis tiene el fin de detectar el sesgo o prejuicio de punto ciego.

El estudio se lleva a cabo a lo largo de cuatro fases de evaluación y formación. En la primera fase se aplica un cuestionario. Este mide el conocimiento previo sobre la variabilidad de los constructos en otros. Asimismo, se evalúa cómo se perciben los propios sujetos en términos de dichos constructos.

En la segunda fase, de 3 semanas de duración, los participantes deben responder a 8 preguntas (p. ej. ¿Cuál es tu película favorita y por qué?). A cuatro de ellas deben responder con mentiras.

A continuación, cada participante responde ante sus compañeros a las mismas preguntas. Los demás deben evaluar si el emisor miente, su transparencia (% de evaluación correcta) y su credibilidad (%.de evaluación del emisor como sincero). El porcentaje de evaluaciones correctas de los receptores sirve de medida de habilidad. El porcentaje de mensaje evaluados por los receptores como veraces se considera como medida de credulidad, indicando la presencia del sesgo de veracidad.

En la tercera fase, los sujetos reciben formación basada en los hallazgos empíricos sobre la detección de la mentira. Esta información también se hace accesible a los alumnos de manera online. La cuarta fase es similar a la primera y corresponde a la post-evaluación del conocimiento. Cabe destacar que, para obtener datos de la eficacia de la formación, solo se tienen en cuenta 24 sujetos—solo aquellos que no faltaron a ninguna sesión de formación—.

Los resultados fueron similares a los de otros estudios (p. ej. Levine, 2016) en cuanto a las características del receptor. Se observó poca variabilidad en cuanto a las habilidades de detección de mentiras. Las habilidades de detección correcta superaron ligeramente el azar, siendo la media de detección de las mentiras 54,70%.

La variabilidad de la credulidad de los receptores en esta muestra fue inesperadamente alta. El sesgo de veracidad se hizo presente en la primera fase, dado que el 63,38% de las evaluaciones de los receptores fueron juicios de veracidad.

En la evaluación inicial de la fase 1, los sujetos consideraron que tanto los emisores como los receptores suelen variar mucho en transparencia, credibilidad, credulidad y habilidades de detección de mentiras. En cambio, en la fase 4, posterior a la formación, los resultados son sin duda alguna consistentes con los hallazgos previos.

Es decir, los participantes integraron correctamente la cuestión de mayor variabilidad de la transparencia y credibilidad de los emisores. Aprendieron que los que mienten varían mucho en credibilidad y transparencia. Lo mismo ocurrió en cuanto a la menor variabilidad real de la credulidad y habilidades de los receptores. Quedó claro que los que se dedican a detectar mentiras son similares en la poca habilidad de hacerlo y en su alto nivel de credulidad.

Estos cambios en el aprendizaje se observó en cuanto a cómo son los demás. En la auto-percepción de los cuatro constructos no hubo cambios y los sujetos no corrigieron sus falsas creencias. A pesar de haber recibido feedback sobre los constructos a nivel personal y formación, el sesgo de punto ciego permaneció.

A pesar de esa permanencia del sesgo del punto ciego, observado en muchos otros profesionales, una formación adecuada para la detección de mentiras corrige los sesgos, como el sesgo de la veracidad, y ofrece mayor objetividad en esta labor. Aunque sea extremadamente raro encontrar personas con altas habilidades en detección de mentiras, quedan pocas dudas de la necesidad de formación.

Puede que la formación no aumente directamente ni indudablemente el porcentaje de evaluaciones correctas de la mentira.  Pero muy probablemente podría hacerlo indirectamente a través de la reducción de creencias falsas, sesgos y otros impedimentos para una evaluación objetiva y fiable.

 

Si quieres adentrarte más en el fascinante mundo de  la detección de mentiras visita nuestro Máster en Comportamiento No Verbal y Detección de la Mentira.