Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el artículo “Promoting the qualitative research approach in the discipline of forensic and T legal medicine: Why more qualitative work should be promoted and how that can be achieved” de Kennedy, K. M. (2019), en el que se argumenta cómo la investigación cualitativa puede beneficiar a la medicina forense, identificar las barreras para su uso y sugerir soluciones específicas para también entender mejor al paciente.

En los últimos años, la medicina legal y forense ha evolucionado de manera dramática. Y, a medida que crecen las bases de pruebas, se debe alentar a los investigadores a aprovechar la mayor variedad posible de enfoques de investigación. El objetivo es poder utilizar metodologías complementarias que, en última instancia, produzcan los mejores resultados posibles.

Si bien la investigación cuantitativa es esencial, otros métodos de investigación también pueden ser muy beneficiosos. Cuantitativo y cualitativo representan dos enfoques principales en la investigación de las ciencias sociales, básicas y de la salud. Esencialmente, pueden diferenciarse por el tipo de información que explora cada uno.

La investigación cuantitativa suele conllevar análisis estadísticos de información en forma de valores numéricamente mensurables. La investigación cualitativa, por su parte, estudia material que no puede ser sometido a análisis estadístico. Pone un especial énfasis en interpretar los datos en términos de los significados que las personas individuales les atribuyen.

Asimismo, ambos tipos de investigación pueden ser considerados en función de su respectiva epistemología, ontología y metodología. Existen dos paradigmas predominantes en los ámbitos epistemológico (el conocimiento y cómo se obtiene) y ontológico (el ser en sí). Estos son: el positivismo (investigación cuantitativa) y el interpretivismo (investigación cualitativa).

La ontología positivista sostiene que existe una única realidad objetiva que es externa al investigador. Así, esta no estaría influenciada de ninguna manera por la perspectiva individual del investigador. El positivismo solo considera mensurables los fenómenos observables. Consecuentemente, la investigación cuantitativa tiene como objetivo ejecutar análisis estadísticos de una realidad única, objetiva y estática.

El interpretivismo, por otro lado, sostiene que la realidad es múltiple y relativa, variando según la interpretación de cada uno. La perspectiva ontológica subyacente es que la realidad es subjetiva y dinámica. En términos de epistemología, el conocimiento también es subjetivo y no existe una única forma “correcta” de conocer.

Este paradigma busca construir socialmente el conocimiento, indagando en cómo las personas dan cuenta del mundo en el que viven. La investigación cualitativa tiene una estructura menos rígida, pudiendo ser reactiva y flexible para responder y adaptarse a los hallazgos según avanza la investigación.

Así pues, varios factores contribuyen potencialmente al predominio de la investigación cuantitativa, al considerarla más objetiva y precisa. Entre estos encontramos, por ejemplo, el énfasis en el rigor científico de la investigación y las decisiones. En contraposición, algunos médicos, científicos, revistas, etc., consideran que los métodos cualitativos son más subjetivos, con resultados menos generalizables y pueden generar con más facilidad sesgos derivados de la relación médico-paciente.

Con respecto a la generalización de los resultados cualitativos, esta no se puede realizar de forma estadística. En su lugar, puede hacerse incluyendo una buena diversidad de participantes. La confiabilidad del análisis de datos cualitativos aumenta considerablemente cuando se utilizan evaluadores independientes para analizar dichos datos.

Siempre que sea posible, los investigadores cualitativos deben obtener información de fuentes diferentes e independientes. La meta es “triangular” los hallazgos, aumentando así la probabilidad de que sean una medida verdaderamente objetiva de investigación.

Así pues, en la medicina legal y forense, muchas de las investigaciones están relacionadas con temas delicados (suicidios, violencia doméstica…). En este contexto, muchos profesionales encuentran la forma de distanciarse de esta realidad en métodos cuantitativos de investigación. Se trataría en cierta medida, a su vez, de una autoprotección.

Entonces ¿por qué más investigaciones cualitativas serían beneficiosas para la medicina legal y forense?

Uno de los beneficios radicaría en que, al tratarse de una disciplina relativamente nueva, las investigaciones cualitativas pueden usarse para preguntarnos “qué” necesita ser estudiado. La teoría fundamentada propone que todas las hipótesis se derivan del análisis de los datos recopilados en sí, en contraste con el enfoque cuantitativo, donde la hipótesis es descrita antes de la investigación.

Asimismo, podría utilizarse para explorar los procesos utilizados para proporcionar atención médica forense. Por otro lado, los dos enfoques, si se aplican al mismo problema de investigación, explorarán diferentes aspectos del mismo problema. Por ejemplo, establecer la prevalencia de heridas anogenitales (cuantitativo) frente a indagar en por qué víctimas con estas heridas denuncian con más frecuencia (cualitativo).

No solo es importante la prevalencia de las lesiones, sino si la víctima recibe una atención adecuada centrada en el paciente. Esto es, ayudaría a comprender mejor todo (o casi todo) lo relacionado con la víctima y a esta. A entender a las personas como seres sociales, condicionados por la interpretación individual de sus experiencias y entornos. Finalmente, la investigación cualitativa puede emplearse con mucho éxito para ayudar al diseño del trabajo cuantitativo posterior (complementar metodologías).

Por tanto, la investigación cualitativa (creadora de hipótesis) a menudo puede ser útil para formar la base sobre la cual se pueden desarrollar muchos estudios cuantitativos (comprobadores de hipóteis) y de métodos mixtos.

Así pues, la contratación de revisores y editores, con conocimiento de la investigación tanto cualitativa como cuantitativa, para las principales revistas, ayudaría a ampliar el alcance de la literatura disponible. Además, los organismos correspondientes deben considerar la importancia de la investigación cualitativa, asignar las prioridades adecuadas e instruir a los profesionales en ambas metodologías.

Si quieres saber más sobre medicina forense y el ámbito de las Ciencias Forenses no te pierdas nuestro Máster de Criminal Profiling o nuestro Experto Universitario en Investigación Criminológica, programa 100% online y certificado por la Universidad a Distancia de Madrid, con becas especiales para lectores del Club Forenses.