clubforenses.com

clubforenses.com

Lobos solitarios: el perfil de un terrorista independiente (II). Club de las Ciencias Forenses.

, Lobos solitarios: el perfil de un terrorista independiente (II). Club de las Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, en esta ocasión les proponemos un resumen del artículo “Bombing Alone: Tracing the Motivations and Antecedent Behaviors of Lone-Actor Terrorists”, de los autores Paul Gill, de la University college of London, John Horgan, de la University of Massachusetts, y Paige Deckert, de la Pennsylvania State University, que analiza las motivaciones, el perfil y las conductas de los conocidos como terroristas solitarios o “lobos” solitarios. Este artículo se divide en tres partes, de las cuáles en esta segunda parte estudiaremos las conductas de estos individuos relacionadas con el evento terrorista en sí, así como sus relaciones con la sociedad y los grupos afines a ellos.

Tal y como resumíamos en la primera parte de esta investigación, el objetivo de realizar este estudio está centrado en evaluar los aspectos conductuales de los criminales. Si bien ya se evaluaron los aspectos genéricos del perfil de la muestra de 119 terroristas en prisión, a continuación se muestra el resultado del análisis de los elementos más complejos de su conducta:

  • Conocimiento de las intenciones por parte de terceros: en la mayoría de los casos (58.8%), el delincuente había producido cartas o declaraciones antes de que el evento terrorista tuviera lugar sobre sus creencias. En el 79% de los casos, otros individuos eran conscientes de la implicación del individuo con ideologías extremistas. En el 63.9% de los casos, la familia y amigos estaban al tanto de la intención del individuo de llevar a cabo un acto terrorista.
  • Actividades pre-evento terrorista: una quinta parte de la muestra (20.2%) se convirtió a otra religión antes de preparar el evento (en el caso de los empujados por motivaciones religiosas). Esto ascendió al 30% en el caso de los terroristas relacionados con Al Qaeda. La mitad (50%) cambiaron de dirección menos de 5 años antes de organizar el evento terrorista. Un tercio de la muestra (32.8%) cambió de dirección en el año inmediatamente previo. Por otro lado, aproximadamente el 40% estaba desempleado en el momento del arresto o del atentado, muchos de ellos de manera crónica. El 56.6% experimentó problemas financieros en el año anterior a llevar a cabo el evento terrorista. De hecho, muchos de ellos (32%) se encontraban sometidos a un elevado nivel de estrés debido a numerosas razones (muertes en la familia, problemas financieros, etc.), la mayoría de ellos siendo diagnosticados un año antes del evento (74.3%). Por último, un 12.6% de ellos aumentó su actividad física y excursiones en el último año.
  • Aislamiento social: más de un cuarto (26.9%) adoptaron su ideología radical viviendo lejos de su hogar. Un 37% vivían solos al planear el ataque, pero un 26.1% vivía con otros (del resto no se tienen datos). El 31% experimentó problemas en las relaciones personales próximas.
  • Comportamientos dentro de una red: uno de cada seis (16.8%) buscaron legitimación religiosa, política, social o cívica en ciertos líderes. El 33% de ellos se habían unido recientemente a un grupo más grande, que llevaba a cabo políticas polémicas. Un 31% de ellos habían sido recientemente expuestos a nuevos movimientos relacionados con el terrorismo a nivel de social media.
  • Enlaces a una red más amplia: un tercio (36.1%) tenían familiares o amigos que habían participado en eventos criminales o violencia política. Casi la mitad (47.9%) interactuó cara a cara con alguno de estos individuos, y un 35% lo hizo de forma virtual. En el 68% de los casos hay evidencia de que los individuos consumieron literatura o propaganda de un movimiento más amplio. En un 34.5% de los casos, el lobo solitario intentó reclutar un grupo antes del evento. En el 57.7% de los casos, otros individuos poseían información sobre el evento terrorista antes de que tuviese lugar. En una cuarta parte (23.5%) de los casos, los individuos estaban involucrados en la adquisición de armamento o tecnología.
  • Conductas relacionadas con la trama y el ataque: un 21% de la muestra recibió algún tipo de entrenamiento práctico, mientras que el 46% aprendió a través de fuentes virtuales. En la mitad de los casos (50.4%), los investigadores encontraron evidencias de manuales para fabricar bombas dentro de la propiedad del delincuente. Casi el 30% de ellos participaron, a su vez, en simulacros del ataque. El 57.1% realizaron simulacros o viajes preparatorios un año antes del ataque. En términos de objetivo, el 41% se centró en personas, 12% en propiedad, y un 32% en una combinación de ambos. Los objetivos principales fueron civiles 827.7%), individuos del gobierno (23.5%), empresas (17.6%), elementos religiosos (8.4%) y objetivos militares (6.7%). La mayoría de tramas terroristas fueron concebidas para realizarse en sitios públicos (58%), habiendo estado relacionados los terroristas con este sitio en un 25% de las ocasiones. Un poco más de la mitad tuvieron éxito en su atentado (51.2%), utilizando la mayoría su vehículo para desplazarse (61.2%). Por último, en un 21% de los casos hubo arrepentimiento por parte de los lobos solitarios tras el evento. De estos casos, un 44% cambiaron de creencias religiosas.

2 Comentarios

  1. Muy interesante investigación y muy útil para las investigaciones criminales y criminológicas.

    • Francisco Javier Torregrosa López

      8 febrero, 2016 at 2:49 pm

      ¡Muchas gracias por tu interés, Mario! El próximo jueves 11 saldrá la última parte traducida de la investigación. ¡Esperamos que la disfrutes!

      Javier
      Editor del blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lobos solitarios: el perfil de un terrorista independiente (…

por Francisco Javier Torregrosa López Tiempo de lectura: 3 min