Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen del artículo “Students Wearing Police Uniforms Exhibit Biased Attention toward Individuals Wearing Hoodies”, de los autores Ciro Civile y Sukhvinder S. Obhi, de la Universidad de Hamilton (Canadá), que analizan como el uniforme policial activa sesgos atencionales contra la gente de bajo nivel socioeconómico.

La ropa tiene poder simbólico y nos influye a nivel subconsciente. Es bien sabido que puede estar asociada al estatus socioeconómico, el género, la religión o la ocupación. Es algo poco estudiado por ahora pero se ha visto que afecta a nivel cognitivo en algunos estudios. Sabemos que un tipo de ropa u otro pueden hacer que nos cambiemos de acera por la noche o hacernos sentir seguros como un uniforme de policía. Sin embargo, no sólo nos influye en cómo vemos a otras personas por la ropa que llevan ellos, sino que lo que nosotros mismos llevamos puede afectarnos en cómo vemos a los demás.

Según estos investigadores, los agentes de policía operan en un entorno laboral en el que con frecuencia se enfrentan al peligro y, de manera consciente o inconsciente, les puede llevar a observar a la gente de su entorno separando a los que pueden suponer una amenaza de los que no. Es por ello que este estudio se propuso analizar los sesgos que implican para los policías su propio uniforme.

En el primer experimento participaron 28 estudiantes (23 mujeres), los cuales eran divididos en dos grupos: 14 llevaban uniforme de policía y 14 uniforme de mecánico. Debían ver un total de 64 fotografías de caras, siendo 32 de raza blanca y 32 de raza negra. En los resultados no se encontró que el uniforme afectara a la discriminación de caras de distinta raza.

En un segundo experimento, participaron otros 28 estudiantes (22 mujeres), con la misma división en dos subgrupos por uniformes. Esta vez debían ver personas de raza blanca y negra también pero unos vestían de traje y otros sudaderas con capucha. Se iban presentando las imágenes y un cuando aparecía un punto negro en alguna parte de la pantalla debían pulsar un botón. En esta ocasión se encontró un sesgo atencional en aquellos que llevaban uniforme policial: cuando en escena había una persona con traje y otra con sudadera y el punto aparecía junto al sujeto con sudadera sus tiempos de reacción eran más rápidos, lo cual significa que estaban prestando más atención a uno que a otro.

En el tercer experimento fueron esta vez 56 estudiantes (45 mujeres), 28 por subgrupo. Esta vez el uniforme policial fue el de seguridad del campus, y un subgrupo debía llevarlo puesto y el otro tan sólo se sentaba en una mesa junto al uniforme. La tarea era la misma que en el experimento 2 y, además de corroborar sus resultados, se encontró que la “influencia del uniforme” ocurría sólo mientras se llevaba puesto.

La explicación más probable de estos resultados es la identidad social que simboliza llevar puesto el uniforme y la subcultura que eso implica, que afectaría a su forma de pensar y comportarse. Los policías a menudo se enfrentan a individuos peligrosos y están concienciados de la amenaza y, del mismo modo que la raza no supuso ningún tipo de diferencia, la clase social se activaba a nivel subconsciente como un indicador de posibles peligros. Sin embargo, es importante recalcar que en todos los experimentos los participantes eran estudiantes, no policías reales. Sería importante replicar los resultados con policías reales y comprobar si los estereotipos funcionan de la misma forma con otro tipo de empleos.