Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Crime location choices: A geographical analysis of German serial killers” de Synnott, Bakker, Ioannou, Canter y Van der Kemp; en él nos hablan de las posibles diferencias entre las distancias que recorren los diferentes tipos de asesinos, a través de un análisis de 49 asesinatos en serie resueltos en Alemania.

Las investigaciones sobre comportamiento espacial de los delincuentes han demostrado que las elecciones de lugares para los delitos no son aleatorias, sino que son decisiones influidas por tanto por su experiencia como por su conocimiento sobre el área.

Los asesinatos en serie, en general, son cometidos a más distancia del hogar que el resto de crímenes. Para estudiar este tipo de casos es habitual centrarse en el lugar donde abandona el cuerpo, ya que normalmente tiene un significado psicológico para él. El lugar de abandono del cadáver suele llevar un proceso de elección más consciente que el lugar donde capta a la víctima. Investigaciones previas apuntan a que los asesinos que dejan el cuerpo en la escena recorren distancias más cortas hasta su domicilio que aquellos que escogen otro lugar para dejar el cuerpo.

Para realizar este estudio se tomó una muestra de 49 asesinos en serie. Todos los autores fueron varones, la edad de inicio iba desde los 16 a los 51 años, con una edad media de 27 años. El número mínimo de asesinatos fue de tres y el máximo de 15, siendo la media cuatro. El total de los delitos fueron 225. Aproximadamente el 65% de los delincuentes eran solteros. El 59% estaba desempleado en el momento de cometer los delitos. El 75,5% de los asesinos vivió en una sola casa durante los crímenes, el 14,3% en dos y un 10,2% en tres.  En cuanto a los motivos el 53,1% tenían un motivo sexual, el 42,9% su motivación fue económica, un 2% tenía motivación mixta y otro 2% tenía esquizofrenia.

El material utilizado fueron mapas con los lugares de los crímenes marcados y un dossier adicional para cada asesino. Se utilizó como referencia el lugar de abandono del cuerpo, ya que es el sitio sobre el que se realiza una investigación más sólida. Se utilizaron cinco categorías para etiquetar los lugares: ambiente natural (bosques, prados, …), espacios verdes en un entorno construido (espacio verde, parque…), ambiente construido de uso general (calle, aparcamiento, parque infantil…), entorno construido para uso industrial (fábrica, planta de alcantarillado, obra en construcción, basurero …) e interior (casa, galería comercial, estación de tren, tren…). También se diferenció el estado civil de los delincuentes en tres categorías, en individual (solteros y divorciados), casados o en una relación (casados o prometidos), parcialmente casados o en una relación (aquellos que habían estado casados durante una parte de sus crímenes y la otro solteros).

Lo que se pretendía era ver si había diferencias en los procesos de elección del lugar del crimen entre los asesinos que abandonan o no el cuerpo y entre los que tenía una motivación sexual o económica. Para ellos se examinó las distancias entre el hogar y los crímenes y los sitios donde abandonaban el cuerpo.

Los resultados generales confirman los hallazgos anteriores sobre las distancias que viajan los asesinos en serie para cometer los delitos. El tipo de sitio de recuperación del cuerpo solo se correlacionó positivamente con la distancia recorrida del hogar a la distancia total de la muestra cuando la ubicación de la recuperación estaba en un entorno natural.

En el presente estudio la distancia media general fue de 11,05 kilómetros, siendo 4,55 km mayor que en estudios anteriores. La media para este tipo de delitos en EE.UU. es de 15 km y Reino Unido de 9 km. Esto indica que los asesinos en serie alemanes recorren más distancias que otros tipos de criminales, pero están en la media respecto a sus homólogos de otros países.

El tamaño medio de la zona donde cometieron los crímenes fue de 30 kilómetros y era altamente consistente, lo que significa que los asesinos son constantes en las distancias que recorren. Cuando se producía un cambio de domicilio había diferencias en las distancias, esto puede explicarse por la importancia psicológica que todavía tenía el hogar anterior para el delincuente. Investigaciones anteriores habían descubierto que los delincuentes cometen primeramente sus crímenes más cerca de su hogar anterior que del actual y con el tiempo esa tendencia se va revirtiendo.

El lugar de recuperación del cuerpo que estaba ubicado en un entorno natural correlacionó positivamente con la distancia entre el hogar y la comisión del crimen mientras que aquellos que se encontraban en un espacio verde, en un entorno construido o en el interior correlacionaban negativamente. Esto puede no ser sorprendente, ya que investigaciones anteriores descubrieron que los delincuentes que operan en un entorno rural viajan más lejos de sus hogares que lo de los entornos urbanos.

En un principio no se encontraron diferencias entre aquellos asesinos que se deshacen del cadáver en otro lugar que aquellos que lo abandonan en donde lo mataron, aunque estos resultados deberían ser tomados en cuenta con precaución.

Tampoco se encontraron diferencias significativas entre los asesinos con una motivación sexual y aquellos con motivación económica. Esto parece indicar que ambos grupos estén influenciados por los mismos factores en su comportamiento espacial y que no constituyan subtipos útiles para clasificarlos según el mismo.

Las mayores distancias que recorren los asesinos en serie frente a otro tipo de delincuentes pueden explicarse mejor por el papel que juegan las emociones anticipadas que por la teoría de las actividades rutinarias, al igual que la mayor planificación de este tipo de delitos.

En conclusión, no se encontraron diferencias significativas entre la media de las distancias de los que abandonaban o no el cuerpo ni entre los de motivación sexual o económica. Esto indica que la presente clasificación de asesinaos en estos subgrupos no sería óptima para diferenciarlos en relación a su comportamiento espacial.