Personajes Famosos y Suicidio. Club Ciencias Forenses.

Personajes Famosos y Suicidio. Club Ciencias Forenses.

Estimados suscriptores y seguidores del Club de Ciencias Forenses, esta semana les ofrecemos un resumen del artículo “Tensiones psicológicas encontradas en los suicidios de 72 celebridades”, de los autores Jie Zhang de la Universidad Shandong (China) y de la Universidad Estatal de Nueva-York (EE. UU.), Jiandan Tan de la Universidad Central de Finanzas y Económicas (China) y David Lester del Richard Stockton College de Nueva Jersey (EE. UU.), acerca del estudio de las tensiones psicológicas presentes en las notas de suicidio de celebridades.

La teoría de la tensión del suicidio postula que una tensión psicológica suele preceder un comportamiento suicida. La frustración resultante de las tensiones psicológicas pueden conducir a una violencia hacia la sociedad en forma de desviación y delincuencia o hacia uno mismo a través del suicidio. El presente estudio fue desarrollado para probar la teoría de la tensión del suicidio con los datos obtenidos de las biografías de 72 celebridades que se suicidaron, incluyendo personajes como Sigmund Freud (1856-1939) y Ernest Hemingway (1899-1961). A la hora de explicar el riesgo de suicidio, la teoría de la tensión psicológica del suicidio integra cuatro dimensiones. Cada uno de los cuatro tipos de tensiones se deriva de causas específicas. Una fuente de tensión debe constar de dos, y al menos dos, hechos sociales contradictorios. Si los dos hechos sociales no son contradictorios, no debería haber ninguna tensión. La primera causa de tensión son los Valores Opuestos, lo que sucede cuando dos valores sociales o creencias opuestos están compitiendo en la vida diaria del individuo, como la cultura dominante frente a las creencias religiosas de un miembro de una secta. Cuando los dos valores opuestos son igualmente importantes en la vida de la persona, esta experimenta una gran tensión. Cuando un valor es más importante que el otro, entonces no hay tensión. La segunda causa de tensión se encuentra en la Ambición vs Realidad, donde existe una discrepancia entre las aspiraciones de un individuo y la realidad que le toca vivir, como desear ser rico frente a una situación social desfavorecida que bloquea el camino hacia el éxito. Si la realidad está lejos de la ambición, la persona experimenta tensión. Cuanto mayor es la discrepancia entre la aspiración y la realidad, mayor será la tensión. La Privación Relativa, es la tercera causa de tensión, se centra en la privación comparada con una referencia, como la pobreza relativa en la que una persona pobre vive, sabiendo que otras personas con un origen similar llevan una vida mucho mejor. Una persona que vive en la pobreza absoluta, donde no hay comparación con los demás, no necesariamente se siente mal, triste o privada. Una mayor percepción de privación genera una mayor presión. Una Conducta Adaptativa Deficiente, la cuarta causa de tensión, es cuando un individuo carece de la capacidad de afrontar una crisis vital. Las crisis, como la pérdida de dinero, la pérdida de estatus, la pérdida de prestigio, un divorcio, la muerte de un ser querido, etc., pueden dar lugar a tensiones graves en la persona que no sabe cómo hacer frente a estos acontecimientos negativos de la vida. La falta de experiencia en el afrontamiento de las consecuencias genera tensión cuando aparece una crisis. Investigar la historia personal de un suicidio, el origen social, la posición económica, las situaciones vitales previas, la salud mental, las relaciones interpersonales y los hechos del día del suicidio puede ayudar a entender las causas del suicidio. Aún más, permite identificar las tensiones experimentadas en los suicidios. El presente estudio, mediante el análisis de biografías, analiza en qué medida se relacionan las tensiones identificadas en la teoría con los suicidios. Es difícil investigar la vida de aquellos que mueren por suicidio por la falta de información sobre ellos. La técnica más común es la autopsia psicológica, mediante una entrevista estandarizada o cuestionario a los que han sufrido la pérdida de un pariente cercano, amigo o compañero por suicidio. Existe una gran fuente de información sobre personajes famosos que han muerto por suicidio y acerca de los cuales se ha escrito una biografía detallada.

La teoría de la tensión del suicidio se ha visto respaldada por los casos de suicidio de 72 personajes famosos utilizando el análisis del contenido de las biografías de las celebridades seleccionadas. Todos salvo uno de los casos de suicidio sufría al menos una tensión psicológica antes del suicidio. Es más común que exista una tensión por ambición en las celebridades incluidas en la muestra. Las celebridades son por lo general más ambiciosas que la mayoría de las personas de la población general, a menudo aspiran a metas más altas en la vida y en su carrera, y por lo tanto, es más probable que puedan verse afectados por la discrepancia entre realidad y aspiración. Como se ha observado en estudios anteriores, una fuente de tensión de valores son las creencias sociales y religiosas. Aquellos individuos que han tenido un conflicto entre los valores de una religión minoritaria y los valores sociales dominantes tienden a experimentar frustración psicológica, y cuanto mayor es el nivel de internalización de los dos valores, más fuerte será la tensión de valores. Esa podría ser una razón por la cual las celebridades religiosas puntúan mucho más alto en la tensión de valores que las no religiosas entre los 72 casos de suicidios. Cuando sus carreras van cuesta abajo, por ejemplo, por la pérdida de un trabajo, la finalización de un contrato, la paralización de una producción, o la quiebra, muchos de ellos necesitan ayuda psicológica.

Sin embargo, este estudio cuenta con varias limitaciones. En primer lugar, la biografía original puede no haber descubierto toda la información necesaria para probar una hipótesis psicológica. Únicamente se seleccionó una cantidad limitada de información de las biografías. Por otro lado, los biógrafos originales no estaban probando ninguna hipótesis psicológica sobre el suicidio cuando escribieron las biografías. Por lo tanto, es muy probable que los datos, cuando se codificaron para el análisis, no estuvieran sesgados a favor o en contra de cualquier hipótesis. Otra limitación es que, para contar con una biografía escrita acerca de alguien (ya sea un suicidio o no), debe ser un personaje famoso. Así pues, la limitación en el estudio de suicidios de personajes famosos se compensa con la gran cantidad de información que se tiene de ellos.

Fundación Universitaria Behavior & Law – Club de Ciencias Forenses.

Traducción y edición: Leticia Moreno