Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Trading places: Microlevel predictors of women who commit intimate partner homicide” de Szalewski, Huff-Corzine y Reckdenwald; en él nos hablan sobre las características a nivel micro de las mujeres que cometen un homicidio de pareja.

Las investigaciones previas descubrieron que es más posible que una mujer mate a su pareja que a cualquier otra persona. Además, los resultados mostraron que tanto las motivaciones, como las situaciones y la estructura de la ofensa difieren de la de los agresores masculinos. Lo que se busca con este estudio es comprobar las características que tienen a nivel micro el victimario femenino de los homicidios de pareja.

Para la realización del estudio se utilizó el SHR (Supplementary Homicide Reports) elaborado por el FBI, utilizando datos desde el 2010 al 2014. Solamente se incluyeron los casos de homicidio intencional y homicidio no negligente donde solo hubiera una víctima y un agresor. Personas íntimas se consideró al novio, marido de derecho consuetudinario, mujer de derecho consuetudinario, marido, mujer, novia, exmarido, exmujer. Se excluyeron las relaciones de personas del mismo sexo. La muestra total que se utilizó fue de 5.457 incidentes de violencia de pareja.

Se analizaron dos grupos de características, por un lado, las demográficas y por otro las relativas al caso. Las características demográficas incluían: la edad de la víctima, la edad del agresor y la raza de ambos.  La edad del agresor estuvo entre los 15 a los 96 años. La edad de la víctima entre los 14 y los 97 años. La raza se divide entre relación de la misma raza e interracial. Las características del caso incluyen arma del crimen (arma de fuego, cuchillo, objeto contundente, con el propio cuerpo y otras armas), estado de la relación (casados, noviazgo o divorciado) y región donde se produjo el crimen (sur y otras regiones; se dividió así ya que en el sur de EE.UU. hay mayores tasas de homicidios).

De los 4.547 incidentes analizados en un 78,5% de los casos el agresor fue un hombre. La edad media de los agresores hombres es de 43 años y las víctimas femeninas es de 41 años. La mayor parte de los casos ocurrieron en parejas de la misa raza (88,9%). Las armas de fuego se usaron en el 55,6% de los casos y los cuchillos en el 26,5%. Los demás tipos de armas fueron más escasos: objetos contundentes (4,9%), el propio cuerpo (7,4%) y otras armas (5,5%). En cuanto al estado de la relación, el más común era el noviazgo (48,5%), seguido de matrimonio (47,7%). Los divorciados solo representaron el 3,8% de los casos. La región con mayor número de homicidios fue el sur con un 44,1%, seguida del Oeste (24,3%), del medio Oeste (16,7%) y el Noreste (15%).

Al analizar los datos a través de la variable del sexo del agresor todas las variables son significativas. En relación a la raza, tanto en agresores masculinos como femeninos lo habitual es que sean de la misma raza, siendo más habitual en el victimario femenino (92%). En cuanto al tipo de arma, las mujeres no utilizan tanto las armas de fuego como los hombres (45,4% frente al 58,4% respectivamente). Las homicidas usan en mayor medida los cuchillos (45,9%) que los hombres (21,2%). En relación a los otros tipos de armas también las usan en menor medida las mujeres que los hombres (objetos contundentes 3,7% frente a un 5,3%; el propio cuerpo 1,7% frente a un 9%; otros tipos 3,4% frente al 6,1%). Los hombres matan más a sus esposas (50,2%) que a sus novias (45,68%). Esto ocurre al contrario en las agresoras femeninas que matan más a sus novios (59%) que a sus maridos (38,6%). Los dos géneros matan menos una vez se encuentran divorciados, aunque es verdad que la cifra es un poco superior en los hombres (4,1% frente a un 2,5% en mujeres). Las mujeres tienen más probabilidad de matar en el sur (49%) que los hombres (42,7%).

Los resultados muestran que la edad del agresor, la edad de la víctima, ser ambos de la misma raza, el cuchillo, el propio cuerpo, otras armas, el noviazgo y vivir en el sur serían predictores significativos para el género del agresor de homicidios en pareja. Para agresoras femeninas, cuando el factor de edad aumenta una unidad hay una disminución de 0,91 de ser perpetrado por una mujer. En cambio, aumenta la posibilidad en un 1,10 por cada aumento de edad de la víctima. Cuando es una relación con personas de la misma raza aumenta un 1,88 más las posibilidades de ser asesinado por su mujer que cuando se está en una relación interracial. En relación al arma, las probabilidades aumentan de que el agresor sea una mujer un 2,51 cuando se utiliza un cuchillo. Las probabilidades también aumentan un 1,39 cuando se está saliendo frente a cuando se está ya casado. En el sur también aumenta la probabilidad en un 1,38 con respecto a las otras regiones de que el agresor sea una mujer.

Los resultados obtenidos en este estudio están en línea con la literatura preexistente, donde los homicidas de pareja son mayoritariamente hombres, con edades superiores a aquellos que matan a desconocidos y suelen ser de la misma raza que la víctima. Las armas más utilizadas son las de fuego y los cuchillos, lo que también concuerda tanto para los homicidios en general como para los de pareja, aunque en este último presentan algunas inconsistencias. Por norma general, los homicidios se producen durante la fase de noviazgo o durante el matrimonio, siendo casi inexistentes una vez divorciados.

En relación a las agresoras decir que suelen ser más jóvenes que los hombres y sus víctimas más mayores. Esto puede estar relacionado con el patrón que siguen las relaciones siendo más común que los hombres se casen por primera vez de media dos años más mayores que las mujeres.

En cuanto al uso de armas por parte de las mujeres, en este estudio los resultados muestran que predomina el uso de cuchillos frente a las armas de fuego, aunque la literatura preexistente arroja datos del mayor uso de armas de fuego para los homicidios de pareja en general. Esta discrepancia podía explicarse porque las agresoras femeninas se sienten más cómodas con cuchillos que con armas de fuego. La cuestión del estado de la relación en el momento de la muerte no había sido muy estudiada en relación al sexo del agresor. Hasta ahora solo se había concluido que las mujeres mataban a personas íntimas que a desconocidos. Los datos del estudio indican que es más habitual que las mujeres lleguen al homicidio en la fase de noviazgo que durante el matrimonio. Esto junto con el dato que una vez divorciadas es extremadamente raro que cometan un homicidio apoya la tesis de que las mujeres matan en defensa propia o por el miedo producido por su victimización.

Una variable que se considera muy interesante y que no se ha podido explorar en este estudio es la diferenciación geográfica entre poblaciones rurales y urbanas. Se recomienda una investigación más exhaustiva sobre las diferencias entre estas dos poblaciones, ya que variables como el aislamiento o el uso de armas podrían influir en los resultados obtenidos hasta la fecha.