Estimados suscriptores y seguidores del Club de las Ciencias Forenses, en esta ocasión les presentamos un resumen de uno de los capítulos de la obra “Association between personality disorder and violent behavior pattern”, de Martins de Barros, y De Pa´dua Serafim, que explica qué asociaciones existen entre el comportamiento violento y los distintos trastornos de personalidad.. 

Muchos estudios han confirmado la asociación entre los trastornos de la personalidad y el comportamiento criminal, mientras que otros han identificado que las personalidades antisociales y limítrofes son fuertes predictores de violencia y agresión, incluso entre los delincuentes. La personalidad antisocial se considera como un trastorno distinto de la psicopatía: el primer diagnóstico tiene en cuenta casi exclusivamente el patrón de conducta antisocial, mientras que el segundo incluye no solo el comportamiento sino la falta de remordimiento, insensibilidad y frialdad de afecto. Sin embargo, ambos se consideran disfunciones correlacionadas, teniendo en cuenta además que una parte de los pacientes antisociales podrían ser psicópatas.

Por otro lado, los pacientes con trastorno límite de personalidad, definidos por DSM-IV como sujetos con ira inapropiada e intensa, o dificultad para controlar la ira y la impulsividad en al menos dos áreas que son potencialmente autolesionantes, también son propensos a participar en la agresión física. Esto debe ser una consecuencia de la impulsividad central de este trastorno, ya que la impulsividad está más asociada con la violencia y la agresión. La cuestión de si existe alguna asociación entre los trastornos de personalidad específicos y los distintos patrones de delitos menores se ha abordado en términos de violencia instrumental y emocional, encontrando que los pacientes antisociales exhiben mucha más violencia instrumental que los pacientes no antisociales. Además, los delincuentes con trastornos antisociales y limítrofes son más agresivos e impulsivos que los delincuentes sin trastornos de la personalidad.

El objetivo del artículo resumido es buscar comportamientos violentos, agresivos y contra la ley en pacientes con trastornos antisociales y de personalidad límite observados en un centro de trastornos de la personalidad, probando si existen diferencias entre los patrones de violencia según a los diagnósticos. Para ello, se facilitaron encuestas a 51 pacientes, 11 con un diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial, 19 con trastorno límite de la personalidad y 21 pacientes control con un diagnóstico eje I, atendidos en la misma clínica ambulatoria pero sin trastorno de la personalidad. Solo se consideraron los pacientes que habían sido evaluados utilizando la Entrevista de Estructura para los Trastornos de la Personalidad DSM, una entrevista semiestructurada específica para los trastornos de la personalidad traducida y validada. Se realizaron búsquedas en los registros médicos de los informes de comportamiento violento, agresión o cualquier violación de la ley descrita por los psiquiatras después de los casos. Cualquier forma de estos comportamientos se consideraron válidos, incluso si no existían condenas: con o sin problemas legales, siempre que hubiera una descripción en la historia clínica de que el sujeto había lesionado la integridad física de otros o se había infringido alguna ley, se consideró válido para el estudio.

Se analizaron por tanto los registros médicos de todos los pacientes diagnosticados con trastorno antisocial de la personalidad, resultando en el estudio de 11 pacientes, 10 hombres  y 1 mujer, con una edad media de 25,09 años, donde el 100% había exhibido algún tipo de violencia, agresión u otra violación de la ley. Siete de ellos se dedicaron solo a crímenes contra la propiedad (63.63%), 2 en agresión (18,18%), 1 en homicidio (9.1%) y 1 en robo con homicidio (9.1%). Como grupo de comparación se evaluó aleatoriamente los registros de 19 pacientes con trastorno límite de la personalidad, 12 varones (63,15%) y 7 mujeres (36,85%), con una edad media de 26,31, y encontraron que 11 (57,9%) tenían antecedentes de alguna actividad delictiva : 1 paciente que participó solo en delitos contra la propiedad (5,25%), 7 en agresión o intento de homicidio (36,85%), 3 en ambos (15,8%) y 8 (42,1%) no registraron violencia. Ningún paciente cometió un homicidio. Para el grupo de control, los registros de 21 pacientes sin trastorno de la personalidad de la misma clínica ambulatoria fueron elegidos al azar para el análisis. Encontramos que entre los 21 pacientes (10 hombres, 47.61% y 11 mujeres, 52.39%, con una edad promedio de 43.52 años), 4 de ellos tenían antecedentes de agresión (19%) y 1 de delito contra la propiedad (4.8%), mientras que la gran mayoría no tenía antecedentes de violación de la ley (16 personas, 76,2%) y nadie tenía antecedentes de homicidio. Los tres grupos no son estadísticamente diferentes con respecto al género; con respecto a la edad, los grupos antisociales y limítrofes no son diferentes, pero son ambos más jóvenes que el grupo control.

Cuando se analiza estadísticamente el estilo de violación de la ley, el patrón de comportamiento también difiere entre pacientes antisociales y límites de personalidad. Los pacientes antisociales se dedicaron más a los delitos contra la propiedad que los pacientes límite. Por otro lado, los pacientes límite mostraron una tendencia estadística a participar en más episodios de agresión que los pacientes antisociales. Además, los pacientes antisociales incurren en delitos contra la propiedad más que en la violencia física, mientras que los pacientes límite muestran una tendencia a involucrarse más en delitos menores contra otras personas que en contra de la propiedad.

Se sabe y se concluye por tanto que aunque los trastornos de la personalidad están asociados con la criminalidad o con la violencia y la agresión, el patrón de comportamiento es diferente según el trastorno de la personalidad. La característica central de la personalidad antisocial, principalmente para el subtipo psicópata, puede considerarse la frialdad del temperamento, mientras que para la personalidad límite la impulsividad es central. Si bien la personalidad antisocial se asoció con crímenes contra la propiedad, la personalidad límite tiende a estar asociada con la violencia física y la agresión. Los crímenes contra la propiedad, como los allanamientos en el hogar o el robo con allanamiento de morada, generalmente requieren planificación y deliberación, un patrón que se observa en la violencia instrumental. Sin embargo, la agresión física, principalmente contra conocidos como familiares y amigos, está fuertemente asociada con la impulsividad y los arrebatos, siendo un patrón de violencia emocional.