Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “Can the offence behaviors of stranger rapists discriminate between UK and non- UK nationals?” de Almond, McMaus y Curtis; en él nos hablan de la posibilidad de discriminar entre violadores nacionales de Reino Unido y no nacionales fijándose en el comportamiento ofensivo que tienen durante el crimen.

Los delitos sexuales han aumentado un 41% en Reino Unido, siendo el 16% de las agresiones sexuales cometidas por desconocidos en el año 2013/2014. Este tipo delictivo es difícil de resolver y por ello la investigación se está centrando en generar inferencias entre los comportamientos en la escena del crimen y las características del agresor.

En Reino Unido el 14% de la población carcelaria es extranjera. El 34% de los delitos cometidos por estos presos son delitos violentos (22%) o delitos sexuales (12%). A estos datos se une la creciente preocupación de los ciudadanos por la inmigración y el delito. La investigación se ha centrado en la población carcelaria no británica sugiriendo la evidencia que, aunque el tamaño de esta población está aumentando hay pocas pruebas que apoyen que los delincuentes extranjeros sean más violentos que los nacionales. Los delincuentes extranjeros aportan a sus delitos una amplia gama de diversidad cultural, lingüística y religiosa y esto puede que haga que tengan diferentes comportamientos en la escena del crimen. El por qué de estas posibles diferencias puede deberse a la falta de comprensión del sistema legal del país, variaciones en la forma de investigar los crímenes o en lo que se considera un delito, barreras lingüísticas entre víctima y victimario y las propias diferencias de personalidad, ya que estudios anteriores mostraran variaciones en el neuroticismo y el narcisismo entre las diferentes nacionalidades (McCrae y Terracciano, 2005).

Este estudio pretende ver si los comportamientos en la escena sirven para discriminar entre autores nacionales y extranjeros, este hecho serviría para diferenciar más rápidamente sospechosos y centrar los esfuerzos de la investigación policial en el camino adecuado.

Los datos se obtuvieron de la base de datos SCASUK, utilizando 651 casos de violación por parte de un hombre desconocido contra una mujer mayor de 16 años. Todos los casos ocurrieron posteriormente al 1 de enero de 2000. Teniendo todos una sola víctima y solo agresor. Estos datos se dividieron en dos muestras. La primera formada por 217 delincuentes no británicos, siendo de 65 nacionalidades diferentes, la más comunes fueron la nigeriana (7,4%) y la polaca (6,5%), con una edad media de 28 años. La segunda muestra consistía en 434 delincuentes británicos, con una edad media de 27 años. En cuanto a las víctimas, las de la primera muestra tenían una edad media de 27 años y las de la segunda de 30 años.

Se analizaron de manera dicotómica (1 presente y 0 ausente) 70 variables de comportamiento relacionados con la participación interpersonal (autodivulgación, relación prolongada, referencias al disfrute de la víctima) y el tipo de violencia (mínima, moderada, severa).  Primero se analizó si había alguna asociación significativa entre las variables de comportamiento del delito y la nacionalidad del delincuente. Posteriormente se analizaba cualquier comportamiento llevado a cabo en el delito para comprobar que esa variable era óptima para la predicción de la nacionalidad.

De los 651 casos, 323 utilizaron la confianza como un método de aproximación, es decir, iniciaban una conversación o les hacían preguntas antes del ataque. Había una asociación significativa entre el método de aproximación y la nacionalidad, siendo 1’5 veces más probable que al usar la confianza la nacionalidad fuera extranjera (56,2%) que nacional (46,3%).

El 84’2% de los casos de violación cometida por un desconocido ocurrieron durante la noche. En este caso también fue más común que el autor fuera extranjero (89’4%) que en nacional (81’6%).

En la mitad de la tipología delictiva el agresor besaba a la víctima, siendo 1’42 veces más probable que si ocurría el delincuente sea extranjero (56’2%) frente a nacional (47’5%). Lo mismo ocurre en relación con el forzar a la víctima a practicar actos sexuales, sucede en la mitad de estos delitos, pero en esta ocasión es más probable que el agresor sea nacional (54’4%) si esto ocurre que extranjero (40’6%). Lo mismo sucede con la solicitud de actos sexuales, es más probable que ocurra con un violador nacional (45’6%), que con uno extranjero (37’7%).

En esta clase de delitos sólo un porcentaje muy bajo de los agresores piden disculpas (14%), siendo más posible que el agresor sea nacional (16’1%) que extranjero (9’7%). Sólo un 8% de los agresores destruyen pruebas forenses, siendo una conducta más común en agresores británicos (9’7%) que extranjeros (4’6%).

En el 14% de los casos de violación el agresor bloquea la entrada o salida para evitar que la víctima escape. Esta conducta es más común entre los violadores extranjeros (18’4%) que entre los nacionales (11’8%). En cuando a la presencia de armas de fuego solo se da en un 2’8% de los casos de violación, siendo 5’47 veces más probable que el agresor sea extranjero cuando está presente (6%) que si es nacional (1’2%).

En relación a la violencia presentada, en el 21’2% de los casos se considera mínima, en el 16’9% moderada y en el 4’6% severa. Se da la violencia mínima en aproximadamente un cuarto de las violaciones cometidas por extranjeros (26’3%), frente a un 18’7% de los casos cometidos por nacionales. Por último, en casi un tercio de las violaciones existe penetración vaginal usando las manos, los puños o los dedos. Se comprobó que su empleo era más probable en crímenes cometidos por nacionales (35’9%) que por extranjeros (25’3%).

En resumen, de las 70 variables se descubrió que once comportamientos discriminaban. Cuatro no superaron la regresión logística: la aproximación por confianza, la solicitud de actos sexuales, las disculpas y la destrucción de pruebas. Otros siete comportamientos tenían valor predictivo, cinco serían para el grupo de extranjeros: la nocturnidad, el besar a la víctima, el bloquear la entrada o salida, la violencia mínima y la posesión de un arma de fuego. Para los nacionales fueron predictivos la realización de actos sexuales y la penetración vaginal con la mano, puño o dedos.