Amigos del Club de Ciencias Forenses, esta semana presentamos el resumen del estudio “The combined effects of questioning technique and interviewer manner on false confessions” de Paton, Bain, Gozna, Gilchrist, Heim, Gardner, Cairns, McGranaghan y Fischer; en él que se realiza un examen empírico sobre como afecta de forma combinada tanto la técnica de interrogación como la actitud en la que la realiza en entrevistador sobre las confesiones falsas.

Primeramente, se realizó un estudio piloto donde se pretendía comprobar cuál era la influencia de las diferentes actitudes que mantenía el entrevistador. Para ello se utilizó una muestra de 104 estudiantes universitarios que se sometieron a una entrevista severa o amistosa y clasificaron el comportamiento de los entrevistadores con una escala de Likert de cinco puntos para evaluar el grado en que los entrevistadores mostraban 18 actitudes: nervioso, severo, amigable, comprensivo, asertivo, confiado, organizado, profesional, firme, respetuoso, positivo, formal, cálido, severo, organizado, efectivo, autoritario, competente y negativo. También se utilizó otra escala de Likert, en este caso, de once puntos para evaluar el grado en que los participantes experimentaron presión para confesar.

Para poder llevar a cabo las entrevistas cuatro estudiantes universitarios varones fueron entrenados por el investigador principal para realizar los interrogatorios después de una denuncia falsa de robo. Realizaron las entrevistas siguiendo un guion preparado.

Después se realizó el estudio principal, los participantes creían que era un experimento sobre los rasgos de personalidad y su relación con el desempeño en las tareas. Para poder llevarlo a cabo se utilizó una muestra de 120 miembros (53 hombres y 67 mujeres) de edades comprendidas entre los 16 y los 62 años, con una edad media de 28 años. Cada uno de los participantes era evaluado individualmente y tenían que contestar los dos cuestionarios del estudio piloto. Al acabar recibirían un cheque de regalo de diez libras. Los cheques estaban en la mesa que tenían enfrente. En un determinado momento del experimento el miembro del equipo que estaba con ellos abandonaba la sala dejando solos a los participantes. Al volver aseguraba que faltaba uno de los cheques y acusaba del “robo” a los participantes.

Pasados unos dos minutos entraba uno de los entrevistadores. Se presentaba como miembro del equipo de investigación e informaba al participante de que tenía que llevar a cabo unas preguntas sobre el asunto del cheque. Estas entrevistas se daban bajo dos condiciones, amistosa o severa. En la condición amistosa el entrevistador para establecer una buena relación y parecer cálido y amistoso se presentaba usando su nombre, mantenía contacto visual, sonreía y adoptaba una postura relajada. En la condición severa para parecer formal y abrupto usaba su nombre completo, no sonreía y adoptaba una postura severa y autoritaria. A continuación, en ambas condiciones, se le pedía al participante que contaran con sus propias palabras el suceso mientras tomaban notas. Después de esta fase de recuerdo libre el entrevistador realizaba una serie de preguntas prestablecidas en el guion, donde también tomaban nota de la respuesta. Además, de las dos condiciones había cuatro variantes de preguntas en cada una: minimización, preguntas repetitivas, preguntas guiadas y preguntas no guiadas. En la primera de ella se hacían afirmaciones del tipo “no te preocupes” o “estoy seguro de que no se dio cuenta de que esto era un tema importante”. En la segunda, se preguntaba hasta seis veces si había cogido el vale. En la tercera era del estilo “los cheques estaban claramente visibles en la mesa, por lo que hubiera sido fácil coger uno ¿no?”. En la última, se utilizó una aproximación propia del método PEACE.

Después de la fase de preguntas se hizo un resumen de todo lo que le habían contado y se les preguntaba si quería añadir algo más. Más tarde, tendían que firmar su declaración y un documento “aceptando la responsabilidad por el vale faltante”. Aquellos que no lo firmaron a la primera se les insistió dos veces más. Al acabar el interrogador abandonaba la sala y volvía el investigador que les informaba sobre las intenciones reales del experimento y se las pedía que completaran las dos escalas antes mencionadas.

Al realizar un análisis multivariado se encontró diferencias significativas en las calificaciones entre las condiciones del entrevistador severo y el amigable en cuatro de los 18 componentes analizados. Lo más severos fueron juzgados como más duros y severos. Los amistosos destacaron en simpatía y comprensión.

Ninguno de los participantes confesó falsamente durante la etapa del interrogatorio de la entrevista. Cada confesión falsa se obtuvo cuando se le pidió que firmará la confesión. En total se consiguieron 37 declaraciones falsas: 14 de ellas fueron a través de preguntas no dirigidas (9 amistosas y 5 severas), diez fueron con la minimización (7 amistosas y 3 severas), 9 fueron con preguntas guiadas (5 severas y 4 amistosas) y 4 con preguntas repetitivas (2 amistosas y 2 severas). Hay que destacar que el modelo repetitivo fue estadísticamente significativo, ya que con cada aumento unitario del mismo se asociaba con una disminución de la probabilidad de conseguir una confesión falsa.

La interacción entre la actitud del entrevistador y la técnica no fue significativa en relación a la presión para confesar. Aquellos que confesaron calificaron el interrogatorio con un grado de presión más alto que aquellos que no confesaron.

Este estudio es una primera aproximación a los efectos de combinar la actitud del entrevistador más la técnica usada. Casi un tercio de los participantes firmaron la confesión falsa y la mayoría confesaron inmediatamente cuando se les presentó la declaración. Lo hicieron a pesar de la falta de evidencia incriminatoria, en ausencia de presión externa y a pesar de no ser conscientes de las consecuencias de confesar.

En relación a las técnicas, contrariamente a lo que se esperaba, la condición de preguntas no guiadas fue la que obtuvo un mayor número de confesiones falsas. Esta técnica a pesar de no ser coercitiva puede ser manipuladora psicológicamente. Si los participantes se sintieron cómodos y creyeron que habían establecido confianza con el entrevistador, aumentaría la vulnerabilidad para cumplir con la solicitud de firmar la confesión falsa. Por el contrario, el cuestionamiento repetitivo fue el que menos confesiones falsas provocó. La inferencia de culpabilidad transmitida al preguntar repetidamente a los participantes si habían cogido un cheque pudo haber provocado una oposición, alentando a la negación contra el mismo. Si los participantes se sintieron ofendidos en vez de intimidados pudo ser lo que hizo que no confesasen. Por tanto, puede ser que las preguntas repetitivas tengan un efecto antagónico y reduzca el riesgo de confesiones falsas.

El que las actitudes del investigador no tuvieran un efecto significativo en las confesiones falsas pudo deberse a las manipulaciones experimentales. La naturaleza potencialmente estresante del experimento pudo hacer que los participantes tuvieran una percepción más negativa del entrevistador amigable y, además, varios de los comportamientos del cuestionario eran parecidos y difíciles de diferenciar.

También hay que destacar que en este experimento los entrevistadores severos obtuvieron menos confesiones falsas de lo que se esperaba. Esto puede explicarse porque al exponerse a alguien percibido como hostil y grosero provocaba sentimientos de molestia y de falta de respeto lo que redujo la posibilidad de cooperación y aumentó la resistencia a la confesión.

Curiosamente la actitud amistosa más la técnica de las preguntas no guiadas fue la que obtuvo puntuaciones más altas en cuanto a presión por confesar. Esto puede deberse a que la actitud informal y comprensiva del entrevistador combinada con la ausencia de preguntas coercitivas creaba una forma sutil de manipulación psicológica que provocó que los participantes experimentaran una alta presión por confesar y firmar así la declaración falsa.

Se recomienda, por tanto, una investigación futura más exhaustiva sobre los factores que hacen que se produzca una confesión falsa.